Los 10 relatos mejor valorados

descocado por mi perro

Descocado por mi perro lobo Hola mi...

MI ESPOSO ME CONVECIO DE PROBAR OTRO VERGA

MI ESPOSO ME CONVECIO DE PROBAR OTR...

Estacionamiento

Hola espero que te guste esta histo...

me iso el amor un san bernardo

Todo comenzo hace un par de años c...

amigas por accidente

mi nombre es karina les cuento este...

Kim: Mi primita... Mi putita (V)

" Despues de una buena temporada fu...

sexo con mi sobrina de 9 años y sus lindas coletas

Bueno mi nombre es Raúl rengo 20 a...

Mi prima numero uno

Era verano cuando ella llego, soy p...

mis compañeros de escuela

me llamo alex tengo 8 años soy de ...

Primera vez

Bueno esto que les contare es porqu...



Ultimos relatos


Mi madre es ahora mi esposa!!Categoría: Sexo en familia

Por Alex | 2015-03-03 12:05:09 | 0 comentarios

Llegue de trabajar y como siempre Juanita me esperaba arregladita, maquillada, perfumada..feliz de volver a tener un hombre a su lado..la enorme sonrisa en su rostro, el brillo en la mirada me demostraba lo contenta que estaba nuevamente..rodeando mi cuello con sus brazos me beso apasionada en la boca, nuestras lenguas se enroscaron de inmediato y saboreando nuestra saliva nos perdimos en un beso largo e intenso, mis dedos la recorrían desde la espalda, las caderas amplias, acaricie esas nalgas anchas, aguaditas y tan ricas, tan mías..ella untaba su cuerpo al mio, sentía sus enormes tetas contra mi pecho..es bajita y algo llenita, pero desde que iniciamos nuestra relación ella a cambiado mucho, tanto su aspecto como su manera de vestir, de arreglarse..ahora usa zapatillas muy altas porque a mi me encanta verla así, sus ropas antes discretas, sencillas..ahora son mas entalladas, mas ajustadas y hasta cortas, escotadas, me encanta su cuerpo y me encanta que me lo muestre sensual, sexy..sus cabellos antes largos y entrecanos pues ya es una mujer muy madura, tiene 57 años..ahora lucen un corte moderno y con luces doradas, acariciandole las nalgas seguí el contorno, el delgado y pequeño hilito de la tanguita..ahora solo usa tangas cuando siempre uso esas enormes pantaletas de señora..mientras nos besábamos apasionados, ambos nos acariciábamos por todo el cuerpo..cada vez mas apasionados, mas exitados de poder estar juntos y demostrarnos nuestro amor...
Tan seria y discreta que Juanita solía ser, de verdad que no imagine nunca lo caliente, lo golosa y hasta complaciente que ella podía ser, nunca la vi como mujer..como la mujer que en realidad es..hasta ahora que la disfruto plenamente sin limitaciones de ningún tipo.

Bajando el cierre de mi pantalón..me saque la verga ya parada, tiesa, dura y palpitando..Juanita de inmediato mientras yo lamia esa carita de aspecto tan humilde, tan sencillo pero tan lindo, sujeto mi tranca, su manita suave, sus deditos amorosos me agarraron la verga dándome unos jalones tan ricos como ansiosos..ella gemía exitada jalándome bien rico la verga, rodeándola con sus deditos, dejando que yo mordiera, que yo chupara su cuello y oídos..es tan deliciosa ella, a su edad me resulta la mujer mas exitante, la mas cachonda y hermosa del mundo..
"¿Quieres chuparmela verdad Juanita?..ohhhh..¿Quieres mamarla verdad?..lo se..lo se..yo no e dejado de pensar en ti todo el día mi amor..te amo..te amo y me encantas cada día mas..ohhhh..ya quería llegar a casa y besarte, tocarte..me gustas tanto Juanita..me encantas.."
Ella mordiendo ahora mi cuello asentía mirándome cachonda, les juro que jamas imagine que Juana fuera así..una mujer deliciosa y cachonda, golosa..a mas no poder..
"Ohhhhhh..si..si mi amor..quiero CHUPARTELA..quiero mamartela..sabes que me encanta hacerlo travieso..sabes lo mucho que me gusta hacerlo..nunca disfrute tanto hacer esto como ahora contigo papi..ni yo me la creo a veces..porque yo nunca fui así..te lo juro..pero ahora.. Ahora no puedo vivir sin ti..sin esta verga tan rica..tan dura.,tan gruesa y tan enorme mi amor..déjame CHUPARTELA si?..me dejas?.."
Había desabrochado ya mi camisa y mientras se iba hincando..arañaba mi pecho con las uñas tan largas que usa, mordía tan rico mi piel hasta llegar a mi tranca..que en realidad no es ni gruesa ni enorme..solo 15cm de carne, pero que ella insiste en decir que son enormes..pero la expresión de su rostro, la alegría con la que sujetaba acariciando, subiendo y bajando sus dedos alrededor de mi tranca me demostraban cuanto le gusta mi verga..mirándome amorosa empezó a lamer la hinchada cabeza provocando que me retorciera de placer..sonreía al verme disfrutar lo que me hacia..su lenguita traviesa como si fuera caramelo paladeaba la cabeza saboreando el liquido transparente que fluía de ella, sin dejar de jalarmela tan rico..abriendo la boca lentamente se la fue metiendo toda..es pequeña pero que la meta completa a su boca es algo digno de ver pues nunca antes me lo habían hecho de ese modo, incluso ella..solo hace muy poco que comenzó a hacerlo y fue su iniciativa no la mía, por eso me encanta tanto..hace las cosas que yo le pido y también las que ella desea..para complacerme, para hacerme feliz..dice que jamas disfruto el sexo..que estaba reprimida y que sabe que eso orillo a su anterior pareja a dejarla, pues no era muy buena en la cama y que no quiere que pase lo mismo conmigo, que no quiere que me aburra de ella y la deje por otra como ya le sucedió..

La misma cama que durante la mayor parte de su vida la compartió con otro..ahora es NUESTRA..y ahí estábamos ambos desnudos, besándonos, acariciandonos, tocándonos como solo una pareja que se ama y se gusta puede hacerlo..ella seguía mamandomela y yo le correspondía comiéndome su rica y tan hermosa, suculenta vagina..lamia el monte de Venus llenito, la textura de su piel ahora sin un solo vello púbico se sentía en mi lengua delicioso, ella es muy peludita..me gustaba lamer y chupar sus ensortijados vellos largos y gruesos, me encantaba meter a mi boca su tupida pelambrera hasta que decidí afeitarla, rasurarla..tenia esa fantasía pues hasta ese momento nunca había estado con una mujer que se rasurara el vello púbico..se lo pedí y Juanita aunque sonrojada al principio porque tampoco ella en su vida se había afeitado acepto..yo le rasure el vello y ella rasuro el mio..así que ahora ambos estábamos afeitados lo cual nos hacia sentir mucho placer..Juanita no dejaba de mamar mi verga, de chupar mis guevos..y yo..pues le correspondía lamiendo, chupando goloso esos hermosos labios gruesos, carnosos, esa vulva deliciosa que olía y sabia mas deliciosa que nunca..como me encanta mamarle la panocha, como me gusta lamer y chupar esos labios, hundir mi lengua lo mas dentro que puedo de su vulva y darle de chupetones a su clítoris, disfruto escucharla quejarse, gemir y hasta lloriquear cada vez que lamiendo su clítoris la hago corrérsela..con solo lamer su clítoris..
Sin quitarle las altas zapatillas de plataforma y tacón de alfiler..la acomode boca arriba..es una mujer espléndida y su cuerpo llenito, su piel aunque ya arrugada y marchita me resulta de lo mas hermosa..la miraba..deleitandome con la vista que su cuerpo me daba..las enormes tetas morenas le colgaban a los costados, el vientre abultado, con estrías y esa cicatriz de cesárea que me hacia amarla aun mas se le veían tan cachondas..puse sus pies en mis hombros..acariciaba y apretaba con deleite esos muslos gruesos de piel flácida ya pero tan rica..nunca pensé que una mujer tan madura, tan adulta y llenita me gustara tanto..pero era cierto..me encanta demasiado, estoy enamorado..
Ella mirándome cachonda.,abría las piernas quejándose bien rico al sentir los golpes que le daba en el coño con mi tranca bien parada y bien dura..lamiendo sus zapatillas mas que sus pies..exitado azotaba con fuerza mi pequeña tranca contra su gorda y deliciosa panocha..el sonido que eso hacia me llenaba de enorme placer..y Juana se retorcía en la cama disfrutando lo que le hacia..
La sujete de las caderas, de las ricas y tan cachondas lonjas, coloque la verga en la húmeda y caliente entrada de esa gruta rica dejándosela ir toda de un solo y fuerte empujón, que rico abrió la boca Juana dejando escapar esos quejidos que tanto me gustan y exitan..apoyandome en sus muslos gruesos ahora la embestía penetrándola hasta dentro..a duros y fuertes empujones, que rico sentía hundirme en ella, sentir sus paredes interiores rozando mi carne..el sonido de mi macana deslizandose en su coño era maravilloso..delicioso..sabroso como ella..que no paraba de quejarse, de gemir, de retorcerse todita.,disfrutando tanto como yo la metida de verga que le estaba dando..nos acoplamos tan bien ella y yo, que la acomodaba como se me antojaba y Juana se dejaba participando también..fue un encuentro delicioso e intenso como siempre, es tan rico hacerle el amor, cogermela..besando, lamiendo, mordiendo su cuerpo nos revolcamos en nuestra cama..disfrutando nuestra unión carnal..la embestía chocando contra su pubis de manera hasta violenta sin que ella se quejara, al contrario hasta disfrutando como se lo hacia..solo cuando eyacule.,cuando deje salir mi semen inundando su interior fue que me detuve..tumbándome a su lado nos abrazamos amorosos cubriéndonos de besos, de caricias y palabras de amor..pues una cosa es cierta..ambos nos amamos!!!

Que diferente es ahora..que podemos disfrutar nuestro amor y nuestra unión..caminar por la calle tomados de la mano como cualquier otra pareja, besarnos en la boca y decirnos que nos amamos delante de la gente sin que nos juzgue..tuvimos que cambiar de domicilio para lograr eso, donde nadie nos conociera, donde nadie supiera nuestro pasado..ahora nuestros vecinos saben que somos esposos, marido y mujer, solo la evidente diferencia de edades quizá llame la atención..pero solo eso, es algo normal..pero lo que no saben y no sabrán nunca, es que Juana y yo somos en realidad...Madre e hijo!!..así es..Juanita es mi madre..nunca imagine que me follaría.,que me andaría cogiendo a mi propia madre..es mas jamas imaginamos ni ella ni yo..que no solo tendríamos relaciones sexuales, relaciones incestuosas..sino que además viviríamos en pareja, como marido y mujer..es algo que fue sorpresivo y ahora nos resulta maravilloso el ser Esposos..cuando iniciamos esto, lo hacíamos de manera discreta..ella no quería dar de que hablar con la gente que nos conocía, pero después de un tiempo nos resultaba imposible ocultarlo ya..la gente empezaba a sospechar que entre mi madre y yo había algo mas que un simple amor de hijo y preferimos mudarnos para vivir a plenitud nuestro romance, nuestro amor..
Y fue lo mejor que nos paso en la vida..somos muy felicites, pero es en mi madre donde el mayor cambio se nota..
La puse boca abajo, la monte..mi tranca estaba de vuelta bien parada..besando su espalda, mordiendo su nuca fui bajando por su espalda, sus caderas, sus nalgas.,Juanita recostada boca abajo dejaba que su hijo la besara, quejándose bien rico, al llegar a sus nalgas aguadas pero tan ricas, las bese, las apreté, las lamia..las separe para verle el ano a mi madre que ahora es mi mujer..me encanta su ano, es tan hermoso, tan lindo y tan rico...lo olí, hundiendo mi nariz en su ano, mi madre disfrutando lo que sentía..meneaba y paraba las nalgas..ella nunca había dejado que su pareja..mi padre..se lo hiciera, pero ahora lo disfrutaba mucho.."mejor de vieja y con mi hijo..hago estas cosas que de joven..soy una sucia no cabe duda" suele decir cuando le hago cosas que jamas antes hizo ó permitió que le hicieran..así que oliendo y lamiendo su ano empeze a dedearselo..los cachondos quejidos que Juana soltaba me erizaban la piel de lujuria..de deseo..nunca antes había tenido la oportunidad de tener sexo anal..y era mi mas sucia fantasía..así que imaginen el placer que ahora me provoca no solo el poder tener sexo anal cada que se me antoja..si no además..tener sexo anal con mi propia madre!!!..culearme a mi propia mamá!!!..es un sueño erótico llevado a la realidad..no lo creen así??..
Detrás de mi madre que ahora estaba empinada en cuatro patas..sujetándola de los hombros..la embestía con fuerza, entrando en ese rico ano suyo..Juana gritaba y se retorcía, berreaba mezcla de dolor y placer a la vez..que rico apretaba el esfínter mordiéndome la verga, se la empujaba hasta dentro de su recto..nunca imagine que el sexo anal fuera tan exitante, tan sabroso..y menos haciéndolo con mi madre..la puse boca arriba..alzándola de las caderas seguí dándole por el culo pero ahora quería ver su cara, sus gestos cuando le clavaba la verga por su ano, por su culo tan rico..que hermoso espectáculo cuando eyacule..fue ver su ano como en pelicula porno..escurriendo mi blanca y espesa leche..
Mi madre y esposa cumple todas mis fantasías, mis gustos..y aunque aun no lo sabe, no le e dicho..tengo la fantasía de verla con otro..quiero que otro se la coja..quiero verla ensartada por una verga mucho mas gruesa y mas grande que la mía..y quiero que se la dejen ir por su culo, por ese delicioso culo y panocha que merece una verga mucho mas GRUESOTA y GRANDOTA que la mía..quiero ver ese coño ya ese ano salpicados de otra leche..jodidos por otro hombre mas resistente y aguantador que yo..
Espero poder cumplir esa fantasía muy pronto con ayuda de alguno de Ustedes..aun no se como voy a convencerla, como se lo voy a pedir, pero así como es de sumisa y obediente.,se que tarde ó temprano mi madre aceptara ser la hembra de otro con tal de darme gusto.
Somos de Mexico DF...ella es madura y llenita como ya les dije, de facciones humildes como de empleada domestica..pero es una verdadera hembra en la cama..
Alex.jmnz.mnz@hotmail.com

Puntuacion: - Votos: 0

Leido: 879 veces

De niñera con mi primito de 7 años (1)Categoría: Sexo en familia

Por Evelyn | 2015-02-15 19:30:32 | 4 comentarios

Hola a todos los que lleguen a leer mi relato.
Este es mi primer relato, siempre quise escribir uno pero me daba flojerita pero hace unas semanas que me paso algo increible y sinceramente se los tengo que venir a relatar asi que comencemos.

Mi nombre es Evelyn, tengo 17 años y soy de morelia
Mido 1.60 y desde la secundaria fui muy precoz, mis pechos siempre fueron mas grandes que los de las demas chicas y aunque me molestaban porque eran "por gorda" la verdad siempre fue pura envidia, ya que me han abierto la puerta a muchos lugares :3
bueno en cuanto a mi trasero pues diria que es lo normal, me gusta mucho y todos los chicos me lo chulean. Mi ultimo exnovio decia que eran como dos bellos bombones. Blanco como la nieve y terso como terciopelo
Pero ya dejando de lado mis atributos les relatare mi historia

Desde la preparatoria eh podido conseguir a cualquier chico que desee
Nunca me a tocado alguno que no quiera conmigo a menos que sea gay
No soy puta ni zorra pero tampoco soy una monja, como a cualquier chica me gusta el sexo y desde toda la vida me parece algo hermoso

Me habian metido tantos penes y habia intentado todo lo que se a excepcion del sexo anal, siempre eh querido saber como se siente pero cuando estoy con un chico me da miedito imaginar que todo su pene entrara en mi pequeño ano, siento que me lo rasgara y me dejara todo roto

Todo comenzo en año nuevo, acababa de salir de vacaciones de navidad y queria ganar un poco de dinero ahora que tenia tiempo libre
Estaba pensando que hacer por dinero cuando me surgio una bonita oportunidad

La hermana de mi mama iba a salir de vaciones con su marido como celebracion de aniversario y año nuevo pero tenian a su hijo de 7 años johnny (mi primo)
Se les dificultaba llevarlo con ellos y no lo podian dejar en casa solo

Le preguntaron a mi mama si se lo podian encargar solo por 5 dias. Mi mama no queria ya que por tener poco de conseguir su actual empleo aun no tenia vacaciones
Mi tia siempre fue muy generosa asi que ese era mi momento de gloria

-Tia tia no te preocupes, yo voy a estar de vacaciones hasta febrero, yo me puedo hacer cargo de mi primito aunque mi mama no pueda estar en casa

-No lose es mucha responsabilidad evy (decia mi tia)

-Soy muy responsable tia, ten por seguro que cuidare bien de mi primito

-Pero no podria pedirte un favor asi, estas segura?

-Claro somos familia, aunque si te preocupa tanto podrias pagarme por ello :p (dije con mi linda cara de coqueta)

-jaja ay mijita claro que si, solo hay que ver que dice tu mami

-Me parece bien, Evy me a demostrado que es una niña de bien, ella podra encargarse de johnny sin ningun problema

BINGO! decia en mi cabeza por conseguir el dinero por ver tele y jugar con mi primito 5 dias
Mi tia accedio y me daria $1000 por practicamente nada.



Paso el tiempo y llego el dia en que mis tios saldrian de viaje.
llegaron con johnny a nuestro departamento muy temprano

-Te portas bien con tu tia y tu prima johnny (le decia mi tia a mi primito)

-Si mami te lo prometo

Me dejaron a cargo y se fueron
Johnny era un lindo eh inocente niño un poquito regordete y me queria mucho, se que yo le gustaba y eso me daba mucha ternura

dieron las 7:30 y mi mama se se fue como siempre al trabajo, me dejo algo de dinero para la comida y salio de prisa
mi primito se dispuso a ver la tele, puso una serie de anime que se llama Ranma 1/2
Aun estaba con algo de sueño asi que regrese a dormir un poco mas en mi cuarto

Lo intente pero no pude, me frustre porque estaba cansada y no podia dormir
Me puse a ver el techo un rato y me puse a pensar. Pasaron por mi cabeza muchas cosas y una de ellas fue que no iba a ver a mis compañeros por un rato, me senti algo triste porque no iba a poder coger :(

me quite las sabanas y me dispuse a masajear un rato mi bizcochito
Nunca lo necesite porque siempre lo hacian por mi, pero ahora que no habia nadie tenia que recurrir a eso
comence con masajear sobre mis pantaletas, de arriba hacia abajo luego mas rapido y comence a introducir un dedito

Que rico se sentia, mi florecita se empezaba a empapar y queria mas, me pedia mas
Trate de darle mas metiendo mi dedo mas adentro y moviendolo en circulos, lo movia mas rapido y mas adentro pero no era suficiente
Decidi meter otro dedo y otro dedo hasta tener mis 4 deditos dentro. Los movia y empujaba mas y mas rapido, se me empapaba la mano pero no podia terminar, mi chuchita queria un grande y vigoroso pene pero no se lo podia dar.

Con mi otra mano me dispuse a masajear mi clitoris, estaba tan hinchado y rosadito que temia que explotara
Comence a frustrarme porque ya llevaba 20 minutos con mis 4 dedos metiendo y sacando lo mas rapido que podia y con mi otra mano movia y frotaba mi botoncito de placer como si fuera una dj experta y solo empapaba mi mano y no terminaba
Segui dendole a mi colita hasta que comenzaba a llegar a mi maximo. Decidi usar mi culito asi que con mi mano que estaba completamente empapada por mis juguitos la saque e inmediatamente meti un dedo en mi pequeño y virgen ano

estaba completamente apretado pero entro con una facilidad increible, era la primera vez que algo entraba ahi
me lo habian besado y chupado muchas veces porque me decian que parecian unos lindos labios rosados apretados como mandando un beso

Movia mi dedo mas y mas adentro y mas y mas rapido, no podia aguantar, queria gemir como puta pero mi primito me escucharia asi que me contuve lo mas que pude

Dure a lo mucho 40 segundos mientras urgaba en mi ano y con mi otra mano masajeaba mi inflamado clotoria mas y mas rapido.

AAAAAAAAAAAAAAAAAAAAUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUHHHHHHHHHH!!!!!!!!!!!!!!!

No pude mas, se me arqueo la espalda y solte el mas dulce y placentero gemido que seguro escucharon hasta los vecinos
Una fuente de fluidos vaginales broto de entre mi piernas bañandome por completo mi vientre y mi enorme y blanco busto
En ese momento que escucho la puerta que se abria
Lo mas rapido que pude me tape con las cobijas y que entra mi primito

-Evy estas bien? escuche que gritaste

-que te pasa? toca antes de entrar (le dije tampandome con las cobijas y con el rostro empapado de sudor)

-perdon es que me preocu...¿porque estas tan sudada y encuerada?

-Ammm estoy haciendo ejercicio johnny asi es mas fresco

- ¿pero en la cama?

- si, asi si quiero descansar solo me acuesto. Ahora sal de mi cuarto, me tengo que vestir

- esta bien (y salio)

PTM la sarandeada de mentiras que le tuve que decir a johnny para que no se enterara que me masturbaba
no podia dejar de pensar en que me fuera a delatar con sus padres o mi madre

Paso el dia y nos pusimos a jugar videojuegos (uno de peleas) me gano varias veces y que de la nada me dice:

-tu te pareces a las chicas del juego

-jaja porque dices eso? (me saco algo de onda su comentario)

-es que tienes la panza plana y el pecho grande

-jaja es que me ejercito johnny, si tu te ejercitas te veras igual que los personajes

-de veras? me ayudarias evy? quiero ser igual que ellos

-claro nene mañana comenzamos a hacer ejercicio vale?

-si (dijo con una cara de alegria y felicidad en su rostro)


Llego mi mama y cenamos, paso la noche y todo normal. Ya en la mañana me desperte y note que mama se habia ido, estaba el dinero en la mesa y una notita que decia que no queria que comieramos chatarra

Fui al cuarto donde estaba johnny y aun dormia, se veia muy lindo asi que fui y me hice el desayuno y a ver la tele
Pasaron unos 40 minutos y que sale johnny con su pijama de spiderman

-evy evy estoy listo para hacer ejercicio

-jaja esa actitud me gusta, come algo primero nene vale?

-si entrenadora (fue y se puso a comer cereal)

Escuchar esa frase me toco el corazon

-Johnny me voy a arreglar, cuando termines te alistas para que ejercitemos y me avisas, voy a estar en mi cuarto

-vale (me decia mi primito con mucho entusiasmo mientras comia mas rapido)


Pues me dirigi a mi cuarto, me puse algo de sombra y rubor por si me encontraba a alguien, un top ajustado, una linda tanga negra y unos leggins
para que no se notara
me estaba haciendo una cola de caballo cuando escucho que mi primito me grita:

-ENTRENADORA EVY YA ESTOY LISTO

-jaja ya voy lindo (le dije mientras se me ruborizaban las mejillas con esa frase)


Tome mi celular y que salgo

-Johnny donde estas?

-Aqui en mi cuarto

Que voy para su cuarto y al entrar me dejo completamente impactada
Estaba acostado en la cama boca arriba completamente desnudo
no pude evitar verle su pequeño y blanquito pene, parecia de juguete
Calculo que eran unos 5 o 6 centimetros

-JOHNNY!! QUE ESTAS HACIENDO!!??

-Me preparo para ejercitar Evy ¿que me vas a decir que tengo que hacer?

-NO! pero que? vistete vamos a correr al parque no esto

-No soy bueno corriendo, me canso muy rapido, quiero ejercitar como tu lo hacias ayer. Enseñame tu tecnica, ademas me gusto eso de que si me canso me aucesto :)

-Nnno es qque esto amm no

-Anda dime porfavor (me decia mientras se entristecia)

-Johnny es que no puedo

-Si no me dices le dire a mi tia que no me quieres enseñar la tecnica de ejercitar desnudo que me dijiste el otro dia en tu cama y te castigara por envidiosa


No creo que el castigo sea por eso (decia en mi cabeza)
El bastardo me tenia acorralada. Puff no hay de otra, le enseñare cualquier ejercicio que haga en la cama y esto terminara

-Bueno Johnny, te enseñare pero tienes que prometer que no le diras a nadie de esto ya que es una tecnica secreta y si la revelas ya no seremos amigos

-Si evy te lo prometo

Le dije que hiciera ejercicio que inventaba, ni idea si existan. Uno de esos era el arco invertido, le dije que lo hichiera repetidas veces moviendo la cadera de arriba hacia abajo
Solo veia su pequeño pene como se movia de arriba y abajo

-Johnny no te quieres poner un short?

-Hace mucho calor Evy, asi es mas fresco ¿porque no lo haces conmigo?

-Estemm bueno

Hice el ejercicio un par de veces vestida hasta que me dijo:

-Pero quitate la ropa Evy es mejor

-Ammm no Johnny estoy mejor asi

-Pero asi te vas a sofocar y ya no vas a querer seguir haciendolo, si no lo haces le dire a mi tia que no te ejercitas bien y te va a regañar

-Oye prometiste que no le dirias a nadie de eso

-Pues lo tienes que hacer bien Evy, lo digo por tu bien

-Bueno lo hare bien pero juraras que no le diras a nadie

-Trato

Carajo que estoy haciendo (decia en mi cabeza mientras me quitaba el pequeño top que sostenia mis pechos copa 36 C)
Se saliero como dos pares de melones que tomaban aire
Me sonroje completamente y mi primito solo dijo:

-Evy tu pecho se parece al de Shampoo (un personaje de su serie)

-Callate, asi ya no le diras a nadie eh

-No, te faltan los pantalones Evy (me lo decia el mocoso mientras hacia el ejercicio y no paraba de ver mis grandes y tersos pechos

-De acuerdo (le dije)

Me pare y me quite la licra quedando unicamente con el tanga negra de hilo dental que se me metia en mi redondo y suave culito
Mi primito se le quedaron los ojos de plato y vi como se le comenzaba a parar su penesito llenandose de pequeñas venas y poniendose como una pila doble A

-Evy que calzon tan raro es ese ¿no te aprieta el pipi? (me decia mientras se sentaba y no paraba de mirarme)

CARAJO NI SIQUIERA SABE LA DIFERENCIA ENTRE HOMBRES Y MUJERES! en que lio me eh metido (dije en mi cabeza)

-Bueno Johnny es que yo no tengo pipi, las mujeres tienen vagina y los hombres pene que viene siendo el pipi

-Vagina? que es eso?

-Lo que tenemos las mujeres

-Woow que locura ¿puedo ver?

-No Johnny eso ya es muy privado

-Pero tu me estas viendo el amm pene, es injusto que no me dejes ver tu vagina

-Te dejo ver pero tendras que hacer los ejercicios solo y no le contaras a nadie de esto vale?

-buuu esta bien, los hare solo y ya no le dire a nadie

PUFF un peso menos que comenzaba a incomodarme ver a mi primito regordete sacudiendo su pene junto a mi en la cama

Decidi a bajarme la tanga y mi primito boquiabierto viendome hasta que quedo en el suelo

-No tienes nada Evy eres como un muñeco

-No, mi vagina esta aqui Johnny (le dije mientras me sentaba y abria las piernas)

El crio se acerco y no paraba de mirarme, me quede pensando en que podria pasar por hacer esto? si mantendria su promesa de no decirle a nadie? quiza no era buena id.............

-¡AH!

-Te dolio? (me decia mientras alejaba su oca de mi bollito)

-NO PERO PORQUE ME BESASTE AHI QUE TE PASA!?

-Perdon Evy, es que se ve como una boca y queria que mi primer beso fuera con alguien que amara, me gusto mucho :)

-Pero yo soy tu prima eso no es bueno

-Pero me gustas mucho Evy, eres mi prima favorita ¿te puedo dar otro?


NO ME PREGUNTEN PORQUE ENSERIO NOSE PORQUE LO DIJE, NO PENSE Y AUN NOSE PORQUE LO HICE


-bueno (Le dije algo insegura)


Asi comenzo mi primito a besarme mi puchita, era muy inexperto pero me daba mucha ternura lo que me dijo y supongo que el estar desnuda me empezaba a excitar un poco. Su segundo beso duro mas y empezo meter la lengua dentro de mi

-ya Johnny jajaja ya es suficiente jajajajaja

Me daba mucha risa y el hecho de que mi primito de 7 años me chupara la vagina me empezaba a excitar al punto de que me empece a mojar
Le llene toda la boca de mis jugos y solo se despego para decirme

-Evy te hiciste pipi en mi boca, eres una cochina :(

El escuchar eso y ver su carita llena de mis jugos saco lo perra que tenia adentro y no pude mas

-No es pipi, es lo que las mujeres sacamos cuando sentimos rico (Y le plante un rico beso en los labios)

Un beso que se juntaba con mi saliva y mis flujos que tenia en su boca haciendo una rica mezcla de amor

-Eso es un beso de verdad (le dije mientras estaba todo atontado por lo que pasaba)

-Creo que mi pipi, digo pene le pasa algo. Esta todo hinchado ¿porque evy?

-Porque le gusta lo que vez y quiere cariño bombon

-Como le doy cariño?

-Yo me encargo de eso :)


Lo acoste y me inque, baje le di un rico y lento beso con mis laboios y de un jalon me lo meti todo en la boca (no fue dificil) comence a succionar despacio y con mi lengua lo recorria por todos lados mientras estaba dentro de mi boca

PTM no me podia controlar, en la vida habia tenido penes de todos tamaños, colores y sabores. Pero nunca uno delgado, pequeño completamente lampiño, virgen, blanco y rosado

Me encantaba chupar el pene de mi primito, lo succionaba mas y mas, recorria mi dulce lengua por todo su capullo, masajeba sus pequeñas bolitas con mis dedos y con mi otra mano jugaba con mi rosadito clitoris
Ese pequeño pene me sacaba lo puta, ese sabor a crio virgen que no se puede describir, es el sabor de la inocencia

Para cualquiera que pueda imaginar esa escena completamente desnuda como vine al mundo, con mis grandes, suaves y perfectos pechos al aire y mi bizcochito completamente empapado pidiendo verga y mi primito teniendo el mejor dia de su vida

Me detuve y me levante

-Evy porque paraste? se siente rico en tu boquita

-No es justo que solo tu sientas rico (le dije mientras me acostaba bocaarriba)
Quiero que te acuestes encima de mi para que le siga dando cariño a tu pipi

Johnny salto como si se quemara la casa y se puso sobre mi. Agarro su pene y me lo trato de meter en la boca

-ESPERA! asi esta la cosa, le dare cariño a tu pipi si tu le das cariño a mi vagina.
Entre mas rapido le des cariño yo te dare cariño mas rapido ¿esta bien?

-SI SI (decia Johnny extasiado por la excitacion)

-Bueno, trata de darle mas cariño a esta parte (señalandole mi clitoris) y yo te dare aun mas


Dicho y hecho el mocoso comenzo a chuparme como loco mi chochito, pasasba demasiado rapido su lengua por mi clitoris asi que me dispuse a seguir chupando su pajarito
Me chupaba la conchita muy inexpertamente, deseaba que hubiera sido otra persona pero habia puntos donde si sentia bien
Comenzaba a perder la excitacion asi que le dije que se concentrara ya unicamente en mi clitoris
Para que me chupara mas me meti su pene junto con sus bolas en toda mi boca y jugueteaba con mi lengua todos sus genitales
Esto lo puso como loco y que se detiene

-Evy ya no puedo mas creo que me hare pipi

Con la boca llena alcance a decir -tu sigue! y segui chupando todo
Cual fue mi sorpresa cuando estaba tranquilamente con sus bolas y pene en mi boca cuando de la nada

-AAAAAAAAAAHHHHHHHHHHHHHHHHHHHH!!!!!!!

me muerde el clitoris! CARAJO EL MEJOR PLACER DE LA VIDA
mientras me lo mordia delicadamente con la punta de su lengua me rozaba el clitoris
NO PUDE MAS ENSERIO QUE NO PUDE MAS, NO PUDE SOLTAR UN GEMIDO PORQUE TENIA LA BOCA LLENA, POR INERCIA O INSTINTO LO QUE HICE FUE SUCCIONAR MAS Y MAS SU PENE Y BOLAS COMO EL POPOTE DE UNA MALTEADA

Mientras mas y mas succionaba mis flujos salieron como el otro dia simulando una fuente empapando completamente a mi primito inundandome entre mis piernas

Estaba liberando todos mis jugos con singular alegria pero no me di cuenta que por instinito estaba succionando las bolas y pene de mi primito mas y mas. Mi primito no soporoto mas con eso y solo grito mi nombre

EVY!!!!!

Inmediatamente soltando semen como si se orinara, salio tanto que me trage mas de la mitad y el otro resto me salio de la boca
Se me corto el orgasmo con eso y escupi sus genitales

Caimos rendidos y muertos y nos quedamos asi por unos 10 minutos
su semen era diferente, no era bizcoso, era mas bien como agua, muy parecido al liquido preseminal
Me limpie lo que me quedaba en mi boca y en eso mi primito se lanzo y me planto un lindo beso en los labios

-Te amo Evy, ah sido el mejor dia de mi vida me quiero casar contigo

-Si Johnny se sintio muy rico pero sera mejor dejarlo hasta aqui
Portate bien y no le digas a nadie de esto y lo repetiremos otro dia

-Sipi (y me abrazo)


Ya despues de eso tuve que lavar la colcha de la cama y nos dimos un rico baño juntos

Queria relatar todo en un relato pero se hara infinito
Luego les contare como me fue en el baño y como termino el resto de la semana
En el relato final les pasare mi facebook para que me manden sus opiniones nenes, mientras les dejo una fotito para que estrangulen al ganzito pensando en mi.

http://goo.gl/iahJ3H

Los amo y muchas gracias por leer mi relato. Nos vemos

Puntuacion: - Votos: 0

Leido: 1034 veces

Mi relatoCategoría: Sexo en familia

Por Yo soy re pornero | 2015-02-15 13:28:14 | 0 comentarios

Bueno, vamos directo al grano ...


La primera vez que cogimos yo y mi hermana ( ella tenía 14 y yo 15 )



Mi hermana y yo íbamos a diferentes colegios por lo tanto teníamos diferentes horarios, solo coincidíamos en el miércoles, llegabamos casi a la misma hora y nuestros padres no estaban.
Yo hasta ese entonces siempre cuando ella se iba a bañar cerraba las puertas de toda la casa para poder escuchar si alguien salía de algúna parte de mi casa y correr para mi cuarto, para que hacía esto? SI para poder mirar por la ranurita donde va la llave y cuando salía de la ducha mirarla desnuda *-*.
Por suerte ella se bañaba todos los días !!!! Siempre era al rededor de las 22 o 22:30 y por suerte a esa hora nuestra mamá estaba cocinando así que no había forma de que me descubra.
Igual, no estaba TAN perfecto todo eso, solo le podía ver las tetas y por poco tiempo ya que sólo se las veía cuando se agachaba para secarse las piernas, hasta que un día a ese baño no se que le paso que no se podía bañar nadie mas, no salía bien el agua por la ducha, por lo tanto tenía que bañarse en el otro baño y no se por que también ella había cambiado de horario para ducharse, es decir ahora era a las 23 o 23 30 por lo tanto era MUCHO mejor para mi ya que mis papas a esa hora ya dormian ( quiero dejar en claro que ella no sabia ni sospechaba nada de esto ) bueno ahora la ducha seguía en frente de la puerta pero mas atrás es decir que cuando salia la veía ENTERA! eso para mi era el paraiso.
Tenía unas tetas pequeñas pero con unos pezones tan duritos, una concha sin pelos y bien cerradita, y bueno el culo, que se lo miraba y sacaba fotos cuando ibamos a la playa, era perfecto, no muy grande ni muy chico y paradito. En fin, la espié varios meses hasta que un día me animé a hacer algo que nunca había echo, cuando la vi salir de la ducha entré y le dije "huy perdón, me estoy meando, yo no te miro quedate tranquila" y ella se metió para adentro de la ducha y cerró a cortina y dijo( ella ni bien vio que se estaba por abrir la puerta se tapó, por lo tanto no vi NAADA " ni que me pudieras ver algo, soy re plana. Igual no iba a salir te iba a llamar para que me alcances un shampoo"
- Ibas a gritar mientras que papa y mama estan durmiendo ? Respondí MUY nervioso ya que tenía al lado mío a mi hermana DESNUDA!
- Noo bobo, iba a ir tapandome con las manos las partes jaja, hasta tu cuartoo.
-Ahh, jajaja, bueno ya te traigo.
-Gracias, pero habla más despacio que papa nos va a cagar a pedos
-Maaal que boludo, ya vengo. - le respodí. Yo hablaba algo fuerte por que estaba muy nervioso
Ya quería entrar y mirarla toda, entonces cuando encontré el shampoo entré sin pedir permiso ni nada y ella se estaba rascando una teta *-* Se rió y me dijo " gracias, que cagaso me pegue"
- No, de nada, jajaja te pica todavía ? Yo te rasco si queres jaja, bueno seguí bañandote, y en cuanto estaba por salir me dijo..
- Nono quedate que ahora te lo doy ( era algo extraño que me quiera devover el shampoo, osea el shampoo se deja en el baño ...
-Bueno, jaja ...- yo ya tenía la pija mas dura que un arból.
-Te voy a tener acá un buen rato jaja, todavía ni me enjabone ni nada.- me dijo ella mientras asomaba la cabeza.- JAJJAAJA boludo, se te re paro pero mal.- Me dijo.
-Nono, la tengo mal acomodada y parece que la tengo parada.- Le respondí.
-Si claro, a ver mostrala.-
-Bueno, te la muestro eh jaja,
-Y, vos me acabas de ver las tetas así que estaríamos a mano. - Dijo mientras cerraba la canilla.
-Segura? A ver si la saco y me decís que era una joda.
-Dale boludo, ni que fuera droga, es solo la mija de mi hermano.
-Bueno, pero ahora si se me paro ( YO OBVIAMENTE LA TENÍA PARADA DESDE ANTES ).-
- A claro, pura excusa, mostra igual dale.
Entonces me bajo el short y me quedo en pelotas ( si no tenía boxer por que cuando la espiaba no me lo ponía)
-Fua, re grande, nunca había visto una en persona ajajajaja, bueno eu, dejame terminar de bañar.
Entonces me fui a dormir.
Al día siguiente otra vez me llamó y esta vez yo si toqué la puerta y me dijo "no pases, solo te quiero decir que la proxima vez que te laves los dientes dejes la pasta cerrada" Yo ta estaba pensando en que ibamos a cojer ! pero no...

Llego el miércoles y yo estaba solo en casa hasta que llegó ella con un short de calza ( llegaba de educación física ) me saludo y se iba para su cuarto pero como ya teníamos confianza ( por lo de la ducha ) le agarré el culo, se dió vuelta y me dijo " a te gusto eh"
-Obvio jaja-
-Mira, ya se te paro de nuevo- dijo y me bajo el pantalon.
-JAJAJ sii obvio mira esa calza.- dije.
La agarré de la cintura ( yo ya con el short otra vez puesto ) y la empeze a besar, le toque con las dos manos el culo y la apretaba contra mi para que sienta mi verga en su vagina, después me animé y esta vez le baje la calza dejandola solo en bombacha, ella me saco el pantalon y esta vez yo si tenía boxer, nos seguimos besando pero ahora ella sentía mas mi pija sobre su concha.Le saco la remera y el corpiño rapido y mientras nos besabamos le tocaba los pezones.Ella me dice "queres que tengamos nuestra primera vez juntos?.
-Siiii ! Le dije entusiasmado mientras la tiraba contra el sillón y le bajaba la bombacha, yo no daba mas me iba a estallar la pija y se la meti bien rapido, grito bien fuerte hasta que empezo a gemir yo mientras le tocaba las tetas y le decia GRACIAS, me estas cumpliendo el sueño le saque la pija, la di vuelta y le acabé en las tetas ( acabé rápido por que estaba MUY caliente ) ella me dijo " esto lo vamos a hacer todos los viernes hasta que seamos mayores, tengamos o no tengamos novio/a okey? OBVIO le dije yo, le bese las tetas, le agarre el culo y le dije anda a bañarte. Me beso y me dijo " te amo" y desde ese día todos los miercoles cojemos juntos ( ahora tengo 17 y ella 16, y seguimos cogiendo, espero que les haya gustado.... Y AGUANTE MI HERMANAAAAAAA

Puntuacion: - Votos: 0

Leido: 210 veces

La nena de los Video juegos y mi hija.Categoría: Sexo en familia

Por Urbano | 2015-01-26 02:43:29 | 0 comentarios

Esto q les voy a contar es totalmente real me paso hace muy poco tiempo.
Por lo tanto no voy a dar nombres verdaderos.
Soy de argentina cuento con 25 años, estatura media 1:65
Pelo castaño oscuro fisico trabajado por actividades como baile y gimnasio.

Todo empezo a principios de enero de este año.
Como todos los veranos me fui con mi hija de vacaciones a una playa cercana de mi ciudad,
vivo solo con ella, mi mujer fallecio cuando ella solo tenia 1 año de edad en un accidente.
Yo con tan solo 17 años y estando solo me tuve que hacer cargo de mi hija como pude cosa que no se me hiso problema gracias a que siempre tuve buena relacion en la sociedad y consegui trabajo enseguida. Actualmente tengo 25 años y mi hija 9.
Siguiendo con el tema... Una tarde (alrededor de las 3 de la tarde)mi hija me pregunta si la puedo llevar a los video juegos que estaban a 2 cuadras de la casa. como y tambien tenia ganas de jugar y distraerme un poco lo que al momento le dije que si. ya estando alla compre fichas y le dije Toma pilar anda y divertite con los juegos que quieras. yo fui y me puse a jugar a uno de pelea que siempre jugaba. al rato veo que mi hija estaba charlando con una nenita mas de o menos de su edad rubiesita con una maya celestita. ignore el tema viendo que era solo una niña y segui en lo mio... Luego viene mi hija pidiendome que la ayude a poner las fichas en el tejo para jugar con esta nena. Me la presento me dijo "ella es pricila" la salude le pregunte su edad y me dijo q tenia 8 años. fui a hacer lo q me pidio mi hija ya en el tejo consegui dos banquitos viendo q mi hija y pricila no llegaban arriba de la mesa ayude a mi hija a subir y luego a pricila.. ayudando a pricila pude notar su colita toda redondita su piel bronceadita y q su maya le quedaba apretada para el cuerpecito que tenia. realmente me quede atras de ella ayudandola a jugar ya q era media torpe y sinceramente se me hiban los ojos cada 2 segundos. Me puse a imaginarme escenas en las q acariciaba a pricila sentada encima mio siendo ensartada termine exitandome y se me paro. Trate de sacarme esa idea de la cabeza dado que tenia mas o menos la edad de mi hija. Pero justamente cuando queria olvidar todo, ella jugando con el tejo hace mucha fuerza y se cae para atras apoyando toda su cola contra mi,la tome por la cintura ella se reincorporo y me pidio perdon algo sonrojada. Se me quedo en la cabeza esa sensacion de su colita apoyada en mi y me volvia loco. Ya terminando el juego le dije a mi hija que nos vayamos a casa que tenia ganas de bañarme en la pileta (mas alla de estar en 1 ciudad con playa me gusta mucho mas la tranquilidad de una pileta privada. por eso tengo una piscina pequeña para disfrutar de la tranquilidad de mi casa) en eso me dice "papi, puede ir pricila a casa con nosotros?" le respondi q no se puede por q ella tendria q pedirle permiso a sus padres y como no ns conocen no la dejarian. Ella dijo que no habia problema y si la podiamos acompañar a pedir permiso... Sinceramente dude mucho pero bueh... La cara de mi hija me pudo... Le pregunte donde vivia y resulta a vivia a la vuelta de nuestra casa. Fuimos y afuera de la casa habian dos mujeres y un hombre de unos 30 años tomando mates. Cuando llegamos salude la nena me presento a mi y a mi hija. El hombre era el padre. Y las mujeres su madre y su tia. Pidiendo permiso.El padre me pregunto sobre la situacion y le dije como habia ocurrido todo. Solo se rio y me dijo "tipico de niñas, consiguen amigitas enseguida" me pregunto donde vivia le dije que estaba a la vuelta de la esquina y la madre y el padre optaron por dejarla... Ya en mi casa fuimos al patio trasero. Y mi hija me dice q se va a poner la maya q entremos con pricila entramos pero la nena pensando q era ondo no se animaba la ayude a entrar aupa mio mientras aproveche sinceramente a tocarle la cola. Ya en el agua ella me empezo a salpicar con mucha confianza y nos pusimos a jugar ella me tiraba agua y no le respondia. En un momento ella se abalanza hacia mi abrazandome y diciendome "gracias por dejarme venir a jugar con pilar" en ese momento del abrazo ella me da un Piquito q me dejo anonadado. No pude reaccionar ni nada. Solo me exite de una manera q nunca antes me habia pasado. Estaba con la Pija totalmente dura y y me daba miedo q ella se diera cuenta. En eso sale mi hija entra a la pileta y se ponen a jugar yo procedo a salir y tirarme en una toalla en el piso a tomar sol y a pensar en lo sucedido.. No entendia si lo habia hecho a proposito o solo por inocencia pero eso me generaba mucho morbo y exitacion. Al rato salen las 2 de la pileta y se acuestan a mi lado hablando sobre sus juegos favoritos y demas. Me paro para ir a buscarme algo fresco para tomar y al pararme veo a las 2 boca abajo charlando y me quedo maravillado con las nalgas de pricila redonditas y brillantes por el agua y el reflejo del sol en eso desvio la mirada y le veo las nalgas a mi hija aun mas redonditas y formadas q las de pricila. Me sorprendi ya q como el padre nunca la habia mirado. Pero el morbo del momento me llevo a mirarla con exitacion y lujuria. Vuelvo con una gaseosa y le combido a mi hija y a pricila. Le digo q mi hija q tiene q bañarse y q luego acompañariamos a pricila a la casa. No muy contenta se fue a bañar. Entramos con pricila a la casa ya en el salon nos sentamos en el sillon y puse las noticias para distraerme 1 rato. No podia sacarme la imagen de las nalgas de pricila y mucho menos las de mi hija de mi cabeza. En eso Pricila me pide 1 toalla para secarle le doy una que estaba en el sillon y me pregunta si le molestaba q se saque la maya para secarse, q ella en su casa se secaba asi. No podia creerlo esa niña q me estaba volviendo loco me estaba preguntando si podia quedar totalmente en bolas adelante mio. Obviamente le dije q si. Mientras se sacaba la maya yo miraba el espectaculo q parecia un sueño. Ese cuerpecito bronceado, Esa conchita chiquitita a la cuals e le notaban los labios y me ahbia exitar aun mas ese pecho plano con sus hermosos pezoncitos, era perfecto. Y nose por q pero de mi boca salieron las palabras "Queres q te ayude a secar?" nose por q dije eso y me estaba arrepintiendo y la nena justo me dice "Bueno mi mama siempre me seca ami en casa nunca lo hago sola". Agarre la toalla y le empeze a secar todo su cuerpecito al llegar a sus nalgas aproveche para masonearla y ella no decia nada... Ya ahi aproveche la situacion y le pase la toalla por su conchita se la hiba refregando con muchas ganas y veo q ella se empieza a poner colorada y se le agita la respiracion. Le pregunto "Te gusta?" a lo q me responde "se siente lindo" la traje hacia mi la sente encima mio pero mirando hacia adelante. Y la empeze a mastubar pasandole mis dedos por arriba de sus labios. Ella no decia nada. Solo seguia suspirando, en eso veo q tensa todo su cuerpo y empieza a temblar... Habia llegado al orgasmo! No lo podia creer! En eso me corta todo placer cuando mi hija me grita desde el baño q se habia olvidado una toalla. Viendo la situacion le dije a Pricila q no le contara a nadie eso sino no la dejarian volver a casa a jugar con Pilar, me dijo q esta bien q no contaria nada le pedi q espere q apenas se salga Pilar iriamos a su casa sonrio y me dijo q "Esta bien yo espero". Llevo una toalla al baño cuando entro me encuentro con mi hija desnuda esperando la toalla me quede paralizado viendo q su cuerpo era mucho mas desarrollado q el de Pricila incluso ella tenia unas diminutas tetitas q se asomaban de su pechito, su conchita toda rosadita con unos labios vaginales q le resaltaban para una nena de su edad y su carita con sus ojitos claros la hacian perfecta, le doy la toalla y le pregunto si quiere q la ayude a secar me dijo "bueno papi dale" esa frase me hiso exitar aun mas hise lo mismo q con Pricila, al llegar a sus nalgas aproveche a masonearlas no podia creer la colita dura y paradita q tenia mi hija! Luego le pase la toalla por la conchita varias veces y veo q su respiracion empieza a acelerarse. Se pone colorada y le pregunto. "Mi vida, te gusta esto?" a lo q me responde "Si Papi, es re lindo no pares" eso me puso a 10 mil. puse la toalla en el piso y le dije q se acostara sobre la toalla cn las piernas abiertas. Le dije "Papa te va a hacer una cosita si no te gusta me avisas y paro" me hace señas con la cara q si. Y hundo mi boca en toda esa hermosa conchita y empiezo a chuparsela y meterle mi lengua, mi hija empieza a gemir de exitacion y en menos de 1 minuto veo q empieza a temblar. Mi hija habia tenido su primer orgasmo! la ayudo a pararse y le cortaba mantenerse en pie, le temblaban sus piernitas! le dije q ese seria nuestro secreto le di 1 beso en la boca y le dije q se vistiera me abrazo muy fuerte diciendome "Te amo papi" Vuelvo al salon y veo a Pricila esperando. En me siento junto a ella esperando q mi hija se cambie asi acompañarla a su casa, en eso viene mi hija y me dice q le costaba caminar q le temblaban las piernas. Me di cuenta q el orgasmo habia sido mucho para ella. Le dije q no se haga problema q la lleve aupa hasta el sillon y le dije q acompañaria a Pricila yo hasta su casa. Me dijo q si y salimos con Pricila. Ya llegando a su casa veo a su madre afuera discutiendo por telefono. Cuando llego le pregunto q habia pasado q estaba tan furiosa y me dice "Tenia una salida programada con mi Cuñada la chica q viste hoy aka junto a su marido y el mio para divertirnos un poco, y la conchuda de la niñera me acaba de avisar ahora q no va a venir. como voy a conseguir alguien q cuide a pricila ahora" En eso pricila asi de la nada le dice "Me puedo quedar con Pilar en su casa a dormir y vos podes salir trankila" a lo q la madre le responde. "No hija no podemos molestarla a ella y al padre" en eso interfiero yo sin dejarla terminar y le digo "No hay drama. se puede quedar compartiria cama con Pilar y mañana a la mañana la pasan a buscar o la traigo yo si quieren". Era mi oportunidad de aprovechar la sitaucion y ver si podia llegar mas lejos. La madre con un brillo en sus ojos de haber solucionado todo dice "Esta bien. mi marido va a estar contento de q no tenemos q cancelar la salida" la mando a Pricila a buscar ropa para q pueda cambiarse. Esperandola afuera sale el padre y me dice "Gracias loco, disculpa q te jodamos asi pero nos re salvaste la salida" le dije "no hay drama mañana a la mañana o despues de comer la traigo si quieren" "dale dale muchas gracias, por cierto soy manuel" "no de nada. mucho gusto yo soy julian". Luego de eso salimos para casa. En esa cuadra y media fui pensando mil maneras de poder hacer algo cn Pricila y no sabia por cual opcion decidirme. Llegamos y mi hija estaba re contenta al saber la noticia.
Luego de comer le dije a las nenas q se fueran a dormir, la mande primero a mi hija a q acomode la cama para las dos. Cuando se va le digo a Pricila "pricila queres jugar de vuelta con migo como hoy?" y me dice "sisi me encantaria" eso me hiso sacar los colmillos automaticamente y le contesto enseguida "cuando pilar se duerma sali despacio te espero en el sillon de la sala para jugar solitos" sonrie me da un beso en la boca y se va a la pieza cn ella eso fue alrededor de las 10 y media de la noche. Me quede mirando television solo. eso de las 12 veo q pricila aparece en la sala en bombachita y le pregunto "tu pijama pricila" a lo q me responde "si vamos a jugar como hoy tengo q estar sin ropa o vamos a jugar diferente" No podia creer la pendeja ya sabia q le hiba a hacer! Le pregunto sobre pilar y me dice q dormia y la movio un par de veces para asegurarse q estaba dormida. Le digo q se suba al sillon le saco la bombachita y la dejo a un lado "vamos a hacer una cosa yo te voy a poner algo en la boca y vos tenes q chuparlo como 1 chupetin o un helado, luego de eso vamos a jugar igual q hoy" ella me dice q si. acostada en el sillon boca arriba sin ropa y con sus ojos tapados pricila ni se imaginaba q me esperaba! Me saco toda la ropa y le acerco la pija a la cara y le digo "abri la boca" ella abre los ojos como asustada y me dice "eso no me va a entrar en la boca" le respondo q no se haga problema q si va a entrar y q le va a gustar. Ella obecede al acto y le introdusco la cabeza y le digo q empieze a chupar. se me pone dura la pija en el acto y me acomodo para q quede derecho a su boquita ella le pasaba la lengua a la cabeza y la chupaba como si fuera un helado de paleta. Le digo q la tome cn las dos manos y empieze a moverlas! Era espectacular! Me estaba pajeando y chupando la verga! Intento meterle mas en la boca pero veo q no entraba. Cabe aclarar q me mide 22 centimetros y la tengo bastante gruesa. Le digo q abra la boca lo mas q pueda y q se la meta adentro. Veo q mi pija empieza a hundirse en esos hermosos labios de nenita!Le dije q hiba a salir un jugito calentito q cuando salga q se lo tome q le hiba a gustar. Ella sin poder responder siguio en lo suyo alrededor de 5 minutos hasta q senti q hiba a acabar. La agarre de la cabeza hise fuerza para hundirle mas mi pija en su hermosa boquita. tenia un poco mas de la cabeza adentro y me di cuenta q pricila tenia arcadas se estaba ahogando con mi poronga dentro de su boca! No pude mas y empeze a vaciarme dentro de su boquita. Con una mano la agarre de la nuca con fuerza para q no se la sacara. y con la otra le tape la nariz para obligarla a q se tragara todo. A pesar de q hacia fuerza para safarse ignore y segui vaciandome en toda su boca. Cuando termine se la saco y veo sus ojos llorosos su boca toda colorada con restos de semen. Colorada por casi ahogarse. Toda su boca enchastrada. Le pregunto "te gusto?" y me dice "si pero me duele mucho la boca ahora. y ese jugito calentito q salio era muy rico aunke era mucho y casi me ahogo" le digo "ahora te toca disfrutar a vos" no termine de decir eso q ya estaba en su conchita chupandosela y masturbandola al mismo tiempo. Luego de 1 rato veo q empiezan a temblarle las piernas y le pregunto si queria seguir o estaba cansada. Me responde q queria seguir q le gustaba mucho. Yo estaba encantado una nena de 8 años solamente para mi y le gustaba lo q hacia!
Le digo.. te gustaria probar otro juego nuevo? Aunke te puede doler 1 poco.. y me pregunta
"q hay q hacer en ese juego" y ahi le respondo "tengo q meter esto (le digo agarrandome la pija) aca en tu conchita mientras le pasaba dos dedos por sus labios" ella se quedo como pensando y me dice "esta seguro q eso va a entrar ahi? parece muy grande" y le digo "recien pensaste lo mismo y te entro en tu boca" se rie y me dice "es cierto tiene razon, jugemos"
la dejo asi boca arriba en el sillon, me pongo bastante salida en la punta de la pija y se la pongo en la entrada de su hermosa conchita virgen y empiezo a entrar. la abrazo y le digo q si le empieza a doler q me agarre de la espalda. siento q entra mas de la cabeza y me encuentro con su virginidad ahi apunto de romperse. siento q me empieza a clavar las uñas en la espalda, la beso en la boca y se la clavo de 1. se sentia hermoso haber desvirgado a esa hermosa nena! siento q lloraba y al abrir mis ojos veo sus lagrimas corriendo. freno y le pregunto si queria q pare. me hace señas con la cabeza q no y me vuelve a besar. la agarro asi como estabamos y la subo arriba mio sin dejar de penetrarla. queda ella sentada encima mio y empieza con el mete y saca. siendo q ella lloraba cada vez mas pero estaba gimiendo y disfrutando como 1 puta, luego de unos 15 o tal vez 20 minutos ella ya habia acabado varias veces yo sentia q cada vez estaba mas mojada y no podia creerlo. sin aguantar mas me vacie automaticamente adentro de ella, empezo a sentirlo por q abrazo y hacia mas fuerza como para q entre mas! la levanto y me doy cuenta q le habia entrado 1 poco mas de la mitad de mi pija adentro! se la saco del todo veo una mezcla de semen, sangre, fluidos de ella de todo. la llevo aupa al baño nos bañamos juntos. ahi dentro me chupo la pija 1 rato mas hasta acabar dentro de su garganta. Pricila me habia hecho acabar 3 veces en menos de 1 hora! nunca me habia pasado. salimos de la ducha la ayude a secar y cuando salimos del baño estaba pilar afuera. Sinceramente no sabia como reaccionar. Q decirle a mi hija estabamos los 3 en silencio y ella rompe el silencio diciendome "vi como jugaron todo el rato papi. por q no jugas con migo asi" le dije esperame aca mi vida. Lleve a pricila a la cama la acoste le di un hermoso y profundo beso me responde diciendome "lo quiero mucho julian" le dije "descansa y acordate q este es nuestro juego secreto, y tal vez ahora empezemos a jugarlo con Pilar tambien" ella sonrie y se desmaya del cansancio en la cama.. y con Respecto a q paso con mi hija al salir de la pieza... Bueno eso sera para el proximo relato.. espero q les alla gustado!

Puntuacion: - Votos: 0

Leido: 1445 veces

Kim: Mi prima... Mi amante (V)Categoría: Sexo en familia

Por Darkel_xG | 2015-01-11 19:08:53 | 0 comentarios

— ¡Esper-mmm! — se escuchó la voz de mi prima al besarle los labios mientras la empujaba hacia atrás, paso a paso hacia dentro de su habitación



— No… mmm…hagas ruido — respondí envuelto en sus labios al tiempo que mis manos comenzaban a levantar su blusa



—¡No…! — gimió débilmente —… nos van a escuchar… — agregó temerosa de que su madre y las demás personas abajo la escucharan



—Mmm… están platicando hasta el patio, seguro tardaran… — respondí tratando de calmar el temor de mi prima que se resistía un poco a mis caricias, pero finalmente levantó sus brazos y deslicé su prenda sacándola por encima de ella



—Mmm… ¿o ahora ya no quieres?…mmm… después de tanto estármelo pidiendo allá abajo… — pregunté mientras envolvía los húmedos labios de la jovencita que hacía unos minutos había estado abajo pidiendo, rogando que aliviara el calor entre sus piernas



— ¡Ahh! Mmm… no, pero… ¡Mm!- — gimió mi prima mientras mis labios callaban su voz y mis manos recorrían el interior de sus piernas bajo su minifalda, comenzando a recorrer su coñito por encima de sus bragas que comenzaban a humedecerse



—Entonces… calladita — dije al tiempo que me le despegaba un instante, cerraba la puerta detrás de nosotros y regresaba hacia la caliente señorita delante de mí



— Abre la boca — indiqué desabrochando mis pantalones rápidamente, liberando mi erecta carne frente a ella quien apenas colocaba sus rodillas en el piso sobre un cojín, cuando mis manos la sorprendieron tomando fuertemente su cabeza



—¡Espgh… mmmm! — pronunció al sentir mis manos atrayéndola con fuerza mientras mi verga se internaba en el calor de su boca



— Shh… ¿calladita y obediente recuerdas? — repliqué con autoridad, mientras comenzaba a mover mi verga dentro y fuera de su boca con fuerza, provocando sonidos en su boca al entrar y salir



—Mmm… Eghpera… — alcanzaba a gemir mi prima tratando de empujarme un poco, sus ojos se cristalizaban por el esfuerzo de su garganta y los bordes de su boca se llenaban de hilillos de su saliva



Ignoré las débiles protestas de mi prima, follando prácticamente su deliciosa y suave boca, su lengua estimulándome a cada segundo que se rozaba contra mi dura verga.



— ¿Esto te gusta verdad? ¿Qué te llene la boca de verga así? — pronuncié excitado ante mi prima que solo movía sus manos a sus costados y me tomaba de las piernas, mientras seguía recibiendo mi verga abriendo lo más que podía la boca



— ¡Ahh…! — gruñó la señorita al instante que saqué un momento mi verga, tomando aire y respirando sin aliento, con su mirada sumisa viéndome hacia arriba



— ¡Mmmgh!— gimoteó mi prima al sentirse incapaz de evitar que volviera a meterla en su boca



—Ahh…que rica boca Kim…mmm— gemí entrecerrando los ojos, víctima del placer al follarle la boca, la saliva escapando en demasía de su boca, impregnando mi dura verga y escurriendo por su barbilla



Empujaba con mis manos su cabeza contra mí, alojando mi verga en lo profundo de su boca, moviéndome incapaz de detenerme, sosteniéndola del cabello y penetrando el interior de sus labios perdido de deseo.



—Mmm… — seguía escuchándose la voz de mi prima recibiendo obedientemente mis arremetidas, por momentos apretando el interior de su boca para aumentar mi placer



La forma y temperatura de su boca me hacían imposible poder aguantar más, temblé por un instante y gemí levemente al comenzar a vaciar mi corrida mientras me seguía moviendo con menos fuerza en su boca.



— Ahh… tómatela toda o mancharas algo y mami se podría dar cuenta… Ahh — pronuncié delirando, descargando todo lo que salía de mi palpitante verga



— ¡Mmm!— gimió mi prima con mi verga metida aun en su boca, recibiendo mi corrida, palmeando de pronto mis piernas en señal de que perdía el aire



— Ahh… — gemí liberando su boca, mirándola sin aliento tratando de jalar aire, mientras mi semen se notaba dentro de su boca y escurría en gran cantidad por sus labios



—… que boquita tienes mi amor…— agregué agitado por la corrida, observándola quitar todo lo que escurría por sus labios con sus dedos, volverlo a llevar a su boca y desaparecerlo todo tragando enseguida



—…estaba tibio…— dijo mi prima con su rostro satisfecho, refiriéndose al líquido que había bebido de mi



— ¡Ah! — grito risueña con su vocecita de niña, mientras la tiraba sobre la cama, me colocaba ligeramente encima de ella, situándome un poco de costado, abriendo sus piernas, exponiendo sus húmedas bragas, las levanté desnudando su rosado coño e introduje dos de mis dedos abriendo su canalito vaginal al tiempo que mis labios envolvían su boca



— ¡¡Mmm!!— gimió tiernamente tratando inútilmente de zafarse de mis labios y de mis manos, temerosa y sabedora de que no podría evitar gemir o gritar con mis dedos buscando su orgasmo



Aseguré su cuerpo inquieto y seguí moviendo mis dedos en su interior mientras callaba cada sonido de su boca en la mía y observaba sus temerosos ojos sumisos y placenteros.



— Mmm…— gemía una vez tras otra mi prima, mis dedos se movían incesantemente en su húmedo y palpitante coñito



Mi delicada prima entregada, excitada, teniéndola junto a mí, con sus blancas y delgadas piernas abiertas recibiendo mis dedos, mis labios callando los gemidos de la muchachita que se mantenía ahí con las bragas en las rodillas, la minifalda sobre su cadera y ella moviéndose erráticamente por el placer; solo pensarla y mirarla me excitaba en demasía, provocándome que moviera con más rudeza los dedos en su jugoso interior.



Me deleitaba comiéndome esa suave y hambrienta boca en la mía, su cuerpo se movía involuntariamente, y ella comenzaba a gemir más fuerte en mi boca acercándose al orgasmo.



— ¡Mmmgh!— chilló mi muñequita al sentir la primera oleada de su orgasmo contraer su coño, apretando las uñas de su mano contra mí, sintiendo como mis dedos arrancaban le desencadenaban su orgasmo a cada movimiento, su coño contrayéndose arrojaba sus jugos sobre mis dedos



Mis labios seguían sellados a los suyos, silenciando todo sonido de su voz, sintiéndola temblorosa, apretando sus piernitas contra mi mano.



—…mmmm… Eso es mi amor, así me gustas, calladita… — dije sonriéndole cariñosamente, mientras ella respiraba agitada apenas solté sus labios, gimiendo muy débilmente; levantó la vista con sus mejillas enrojecidas



—… ¿Podemos seguir? — preguntó deseosa, queriendo tener algo más que mis dedos dentro de su coñito



—No mi amor, tú no sabes estarte callada, nos escucharían… ¿no quieres que tu mami te vea haciendo estas cosas, verdad? — respondí amable besando sus labios una vez tras otra



—…No — respondió enseguida —… Pero no te vayas aun… — agregó algo molesta por no poder seguir



— Solo me estaré un momento, no puedo estar tanto aquí, si lo notan se vería raro… — respondí acariciando su rostro



— Está bien… — respondió, no perdiendo tiempo y comenzando a besarme como si nunca llenara de ello



Pasaron algunos bastantes minutos, se me fue el tiempo acariciando el cuerpo de mi prima entre su ropa, besando con deseo esos labios suaves; pero al final la convencí de parar pues debía irme ya; y con algo de desaprobación de su parte finalmente bajamos y nos cercioramos de que su mami y los demás seguían detrás en el patio.



—… No te vayas a salir por ahí con alguna de “esas”… — dijo seria y celosamente mientras yo me dirigía a la puerta y ella debía ir hacia el otro lado de la casa



—No existen “esas” entiende… — respondí sonriendo mientras salía al patio de enfrente por la puerta y dejaba dentro a mi celosa prima



Entré a mi casa, solo entrar estaba mi madre acomodando algunos adornos de la casa, el día siguiente era fin de año.



—… ¿más adornos? — pregunté



— Solo unos pocos hijo, ¿qué hacia tu tía? — preguntó



—…Eh, platicar, con los demás, cosas así — respondí



— Mas tarde llegaran tus otros tíos… — comentó, sorprendiéndome



—¡! ¿Mas? Pero si ya son varios… — respondí refiriéndome a que ya había 5 o 6 familiares visitantes más que habían llegado para pasar aquí juntos el fin de año, no me gustaba tanta gente entrando y saliendo de mí casa la verdad



— Si, llegarán más tarde, se quedarán aquí ya que en casa de tu tía ya están los demás — agregó mi madre mientras seguía serenamente acomodando los adornos



— Bueno… — respondí — Voy a salir… — agregué



— Come algo, y no vuelvas tarde, ya es tarde — dijo rápidamente mi madre, cierto, eran más de las 7 pm



— Si — respondí, pasé a la cocina y comí algo rápidamente



Salí de casa y regresé poco más de una hora después, me acerqué a la puerta, pero se escuchaba demasiado ruido dentro.



—…Buenas noches — saludé al entrar, tratando de parecer amable, aunque realmente no era tal; estaban prácticamente todos reunidos ahí, incluso los que deberían llegar más tarde



—… ¡Buenas noches muchacho! — respondió amable mi tío recién llegado



Repetí el saludo con una o dos más personas, hasta llegar a saludar a mis dos primas recién llegadas, a estas no me molestaba tanto tener que saludarlas.



Una vez que terminé de saludar a las dos guapas señoritas, todo volvió a su cauce y todos comenzaron a platicar, me alejé por un momento y me dirigía hacia mi cuarto cuando una conocida voz lleno mis oídos.



— Miguel — dijo Kim, provocando que volteara



— Voy a dejar algo arriba, ahora regreso con ustedes… — respondí



— Voy contigo — respondió caminando rápido hacia mi



— Subo y bajo, no tienes que sub-—



— ¡Voy! — respondió en voz más fuerte



—… Okey, anda vamos — respondí, tampoco me molestaba que subiera conmigo



Subimos, como había dicho solo dejé mi abrigo y nos dispusimos a bajar.



—…Espérate — pronunció mi prima jalando mi brazo, mirándome un tanto raro justo antes de acercarnos a las escaleras



— ¿Qué pasa? ¿olvidaste algo? — pregunté amablemente



— No… — respondió algo nerviosa



— ¿Entonces? — pregunté nuevamente



—… ¿Te atraen? — pronunció mirándome fijamente mi prima entre la poca iluminación de ese pasillo



—… ¿Atraerme quienes Kim? —



—…tu sabes bien quienes… ¿te gustan? — preguntó nuevamente, y entendí que se refería a mis recién llegadas primas



—…deja de preguntarme eso, ¿no puedes llevarte bien con unas chicas alguna vez? — pregunté sonriéndole



—…Si es alguna que te guste no… — respondió mirándome seria



—…Son nuestras primas, qué más da si me gustaran o no —



— ¡Yo también soy tu prima! ¡Dime, ¿Te gustan?! — preguntó molestándose



—…No, no me gustan, no te pongas así, no grites, vamos abajo — respondí tomándola del brazo



No dijo nada más, caminó en silencio a mi lado hasta llegar abajo y mezclarnos entre la charla al llegar con los demás, charla que no era muy agradable del todo para mí, pero tenía que “convivir”



Todos nos retiramos después de bastante entrada la noche, los hospedados en la amplia casa de mi tía y los que deberían quedarse en mi casa o más bien casa de mi madre, o supongo que lo hicieron así, pues yo subí a dormir; y así amaneció el siguiente día, era fin de año.





— Buenas días mi amor — saludé en voz baja a mi prima, abriéndole la puerta para que pasara



— ¿Te levantaste hace mucho? — pregunto mi prima al entrar a la casa cerrando ella misma la puerta



—Hace un buen rato ¿Por? — pregunté, eran más de las 9, tenía bastante que me había levantado



—…por nada — respondió sonriendo — ¿Están todos levantados? —



— Si, están desayunando algo, ¿Vamos con ellos? — pregunté acariciándole el cabello



— No no, vamos… donde estemos solos — respondió



— Okey… — sonreí haciéndola seguirme hasta la cocina donde había una pequeña mesa y sillas, todos los demás estaban en el comedor, bastantes metros lejos de ahí



— Aquí estamos solos — dije sacando la silla, invitándola a sentarse



—… ¿Vas a ir a algún lado hoy? — preguntó curiosa y sonriente mi prima



— No creo por q-!—



— ¡¡Hola!! ¿Qué hacen aquí tan solos eh? — preguntó una voz femenina que entraba a la cocina



— Hola Gaby, nada, solo platicamos — respondí amable rápidamente a mi prima que nos cuestionaba juguetonamente



— A bueno; buenos días, ¿Kimberly cierto? — preguntó en su saludo Gaby hacia Kim



—…Buenos días… — respondió Kim pareciendo sonreír, pero no lo hacía yo la conozco bien



— Bueno… recuerda lo que te dije anoche Miguel, no te olvides eh — agregó sonriente mi prima cambiando de tema, mientras sacaba algo de tomar del refrigerador



— ¡! Ah, sí… no lo olvido… — respondí a Gaby, algo sorprendido por su “recordatorio” en ese momento



— ¿De qué cosa? — preguntó enseguida Kim al no saber de qué hablábamos Gaby y yo



— Secreto, secreto prima… shhh — respondió divertidamente Gaby sonriendo y acercándose a la salida de la cocina



— Bueno, no platiquen mucho, adiosito — agregó Gaby saliendo por la puerta y dejándonos solos nuevamente



— ¿Miguel que es eso de lo que hablaban? — preguntó seriamente mi prima



— No, nada olvid-—!



— ¡¿Por qué no me dices?! — gritó mi prima subiendo el tono de voz



— No grites, no es nada importante Kim — dije claramente, mientras mordía una manzana tomada del centro de la mesa



— ¡Kim! Hey — dije notando su rostro molesto y verla bajar la cara — No te enoj-—! agregué sin terminar pues mi prima se levantaba violentamente, empujó la silla con enojo, me miro con su rostro furioso con los ojos ya casi llorosos, y en un instante salió de la cocina sin darme tiempo a nada



— Oye, regresa — dije caminando tras ella fuera de la sala por el pasillo, sus enojados y apresurados pasos la hicieron llegar enseguida a la puerta, salir por ella y cerrarla sin delicadeza



—…Kim… — pronuncié casi solo para mi apenas llegando a la puerta



Regresé dentro, me senté un instante en la sala y alcancé a mi madre y a los demás en el comedor; paso un buen rato hasta que…



— Vamos a ir a comprar unas cosas hijo, no salgas hoy, es reunión en familia más tarde, vamos a volver en un par de horas — comentó mi madre entrando en la sala y encontrándome ahí



— ¡¿2 horas?! ¿Pues qué tantas cosas van a comprar? — pregunté sorprendido, incluso el centro comercial más alejado no era para tardar tanto



—… Ya sabes cómo es tu tía, le gusta buscar aquí y allá, por eso vamos a ir todos — respondió mi madre



— ¿Todos?… — volví preguntar, cierto, en ese momento “todos” los que estaban en casa se reducían a: mi tío, mi madre, mi tía y sus dos hijas



—Bueno, todos excepto tú, y tu prima Gaby — respondió mi madre



— Okey, ¿y Gaby dónde anda? hace rato no la veo — pregunté



— Creo que fue a casa de tu tía, con los demás, deberías ir y no estar aquí nadamas — agregó mi madre mientras tomaba su abrigo de una mesilla cercana



— Bueno… — respondí mientras mi tía y los demás llamaban a mi madre y se disponían a salir



— Volvemos más tarde, no salgas — volvió a indicar mi madre mientras salía por la puerta con los demás, se escuchó el motor fuera encenderse y segundos después desapareció el sonido por la calle



—… reconfortante silencio y calma… — pronuncié para mí mismo, estirándome sobre el mueble; silencio y calma que no duraron mucho



— ¿Kim? — pregunte escuchando abrirse la puerta



— No, soy yo — se escuchó la voz de Gaby arribando dentro de la casa



— ¡! Ah, eres tú, pensé… olvídalo — respondí sonriendo a mi atractiva prima, sus ajustados jeans se apretaban contra sus piernas y su corta blusa dejaba a la vista la piel baja entre su vientre y su naciente entrepierna



— ¿Paso algo con Kimberly? La vi algo molesta hace un momento — preguntó mi prima mientras se sentaba un instante y yo alejaba la vista de sus voluminosos y redondos pechos que eran apretados por su ropa



— Ah, eh no, no pasó nada; ¿estaba molesta? — pregunté, intentando no mostrar demasiado interés



—… Si, de hecho me gritó un par de veces, vaya que tiene un carácter bastante especial, ¿no crees? — preguntó mi prima sin mucho interés



— Eh, bueno si… algo temperamental creo— respondí, “una malcriada celosa, eso es lo que es” pensaba en mi mente



— Vaya que si…, bueno, solo vine por algo a la cocina, deberías ir con todos, ¿te espero? — preguntó mi prima dirigiéndose a la cocina



— No, gracias voy más tarde — respondí amable mientras mi prima volvía a cruzar de regreso llevando un pequeño recipiente con ella



—… Bueno, nos vemos allá guapo — respondió coqueta mi prima, caminando por el pasillo hacia la puerta



— Claro, nos vemos allá — respondí mientras la escuchaba marcharse tras la puerta



—… No estas nada mal Gaby… — pronuncié riendo con mi propio comentario



Encendí el televisor nuevamente, la diversa programación era tan aburrida que era más divertido presionar el botón para seguir cambiando de canal, quise subir por la laptop pero la diversión comenzaría enseguida…



— Ahora quien… — pronuncié en voz baja, volviendo a escuchar la puerta abrirse



— ¿Olvidaste algo? — pregunté desde la sala, pensando que era Gaby quien regresaba



—… Si, olvidé que no puedo dejarte solo un segundo — escuché la voz de Kim, enojada o molesta detrás de mi



— ¿A qué viene ese comentario? ¿No crees que andas muy enojona últimamente? — pregunté girándome sobre el sofá viendo su rostro molesto, pero tan bello



— ¿Que hacían? — preguntó seriamente



— ¿Que hacíamos de que Kim?, nadie hacia nada — respondí algo enfadado



— ¿Hacían “eso” que no me quisieron decir? ¿Que era? ¿¡Traerla aquí y toquetearse!? — preguntó con enojo mi prima acercándose mas



— “ ¡Si Kim, claaaaro todas las mujeres deben estarme viendo, todas esperando que vaya y las toque, y yo esperándolas, me voy tras una, otra y otra más! ” — respondí irónicamente, enfadado por sus acusaciones



— ¡No estoy bromeando Miguel! … ¡No soy idiota, veo cómo te mira! — gritó mi prima



—Kim… — resople tratando de tener paciencia con la quinceañera malcriada que tenía enfrente — ¿Cómo me ve según tú?… ¿Como? no me puede “ver” de ninguna forma si llegó apenas ayer, ¿qué tanto puedes haber visto según tú? — agregué molesto, tratando de guardar calma



— Pero tú debes conocerlas desde antes, yo no… — agregó bajando un poco el tono de voz —… y…y te ve así, así como solo yo puedo ¡Ninguna más puede! — gritó con su rostro un poco apenado, no podía enojarme con ella, sus celos seguían siendo algo que me encantaba de alguna u otra manera



— Si dejaras de estar de celosa un momento te darías cuenta que estamos solos, y ya que eres la única que puedo tocar, no me lo niegues y ven — dije conociendo que su caliente mentecita acabaría aceptando la proposición



—…Solo a mi… — respondió con un ligero y lindo puchero en su rostro mientras se acercaba de pie junto a mí que estaba sentado, colocando mis manos alrededor de su cintura y estrujando sus nalgas



— Como iba yo a cambiar “esto” por alguna otra… mmm — pronuncie poniéndome de pie, besando sus labios mientras mis manos continuaban apretaban sus duras nalguitas bajo la tela de su ajustado y corto short de licra que dejaba sentir la redondez de su culo



—… Pero ella tiene, más… más pech-—



— Mmm… — se escuchó solamente al oprimir mis labios contra los suyos mientras mis manos deslizaban su elástica prenda junto con sus bragas, mis dedos apretaban y recorrían la perfecta forma redondeada de sus nalgas



Moví las manos bajo la tela de sus bragas, recorrí su piel separando sus carnosas montañas de carne, y los dedos de mi mano derecha alcanzaron su coñito, comenzando a masajearlo entre la abertura de sus labios vaginales



— Nos… mmm… verán si entran — gimió mi prima mientras movía sus labios sobre los míos



Ignoré sus tenues comentarios y deslicé su ajustada licra y bragas hasta sus rodillas cayendo hasta sus tobillos, al tiempo que ella con un movimiento de sus pies se desprendía completamente de las prendas



— Ah… — gimió mi prima al tomarla de las nalgas y colocarla sobre el sofá, abriendo sus piernas y colocándola en cuatro patas con su pecho contra el respaldo del acolchonado mueble



— Abre bien las piernas muñeca… — indiqué, colocando mi cara entre ellas y comenzando a lamer la totalidad de su rosado y entreabierto coño, sintiendo su panochita ya un poco húmeda mojarse totalmente por mi saliva y los fluidos que emanaban poco a poco de su interior



—Ahh mmm… — gemía mi nena, notándola como mordía sus labios del placer, girando lo poco que podía el rostro para verme hacia atrás entre sus piernas abiertas, lamiendo, mordiendo y succionando con fuerza los labios de su hambriento coño mientras separaba sus nalgas con ambas manos



—…métela — pidió la señorita al ver que me ponía de pie y que me deshacía de mi ropa, enfilando mi dura verga hacia la división de sus piernas



El ancho de la cabeza de mi verga abrió los labios de su coño, comenzando a clavársela, ella empujaba sus caderas hacia atrás intentando sentir toda mi verga dentro de ella



— Sigues estando tan apretada… mmm… — gemí al tiempo que mi verga entraba por completo en su suave y cálido canalito



— Ahh… fuert- ¡Ahh!.. — chilló llena de placer, mientras comenzaba a cojerla con fuerza, haciendo golpetear su blanco traserito contra mis piernas provocando comenzara a ponerse rojo



— ¿Tanto te gusta que… te llene de verga? ¿Eh?… Ahh… — pregunté mientras mi palma castigaba una y dos veces golpeando contra sus nalguitas rosadas



— ¡Auu! Mmm… Si… Ahh… Me encanta… — gimoteó mi prima sacudiéndose una vez tras otra hacia adelante, recibiendo mi verga dentro y fuera de esa panochita que me quemaba por completo al penetrarla



— ¡Ahh! — gimoteaba mi prima minutos después, apretando su coñito contra mi venuda verga, arqueándose por el orgasmo, chillando de gusto y clavando las uñas contra el respaldo del sofá, mientras los suaves movimientos de mi cintura prolongaban su placentera sensación



— ¿Ah? — gimió mi prima volteándome a ver con la respiración agitada aun — No la saques — pidió mi prima al verme despegarme de su cuerpo



— Vamos a detenerlos aquí… guarda la calentura mi amor — respondí, pensando en acumular su incesante calentura para lo que tenía pensado hacer más tarde



— ¡¿Por qué?! Todos están… allá, nadie vendrá ahorita, sigue Miguel… — insistió mi prima negándose a parar



— Mas tarde seguimos mi amor… mmm… anda ponte esto — repetí mientras me colocaba la camisa y le daba sus prendas a mi prima



— ¡No quiero parar! — gritó sin querer hacer caso, realmente también me era difícil parar de cojerme a mi caliente prima, pero al tener siempre tanto tiempo para cojermela me podía dar el lujo de detenerme a la mitad alguna vez



— Vístete mi amor — repetí sonriéndole acariciando sus desacomodados cabellos



No respondió nada, aceptó sumisamente sin saber porque paraba, solo bajó su rostro enojado y subió sus bragas por sus delgadas y bien formadas piernas hasta llevarlas a cubrir su intimidad, hizo lo mismo con sus ajustado short de licra negra y se puso de pie de mala gana; terminé de acomodarme la ropa y bese en consuelo sus dulces labios, paseando mis dedos por el borde del elástico de su licra, acariciando toda su cadera



— Vamos con todos — dije tomándola de la mano e invitándola a salir de ahí



Guardó silencio y siguió mis pasos aun molesta, cruzamos en unos pocos segundos los metros de mi casa a la suya y entramos en ella escuchando el bullicio de las voces dentro de ella



Saludé normalmente a mi tía y a los otros visitantes, en la mayoría adultos; excepto Gaby, Kim, un par de primos demasiado pequeños y yo,; la no tan divertida charla y el ir y venir en la casa duró hasta pasada más de una hora, casi mediodía, al fin llegó mi madre y los demás que habían salido, traían consigo algunas bolsas y demás cosas; el charlar y “convivir” se prolongó hasta la media tarde, mi madre y mi tías preparaban algunos alimentos, mientras el ruido y las risas momentáneas de tantas personas se escuchaban por todos lados.



Cayó la noche y la cena familiar dio lugar, estaba bastante agradado por la divertida y rica cena de fin de año, incluso mi prima Kim elegantemente arreglada parecía divertirse bastante con todos en la mesa, mientras calmadamente cenaba e intercambiaba una que otra mirada conmigo.



La cena transcurrió, observaba de vez en cuando a los demás, en especial a mi otro par de primas que no veía muy seguido, Gabriela y Cristina, Gaby de mi edad, la otra dos años menor, pero las dos igual de atractivas, alejé mi vista y seguí comiendo, deberían ser ya alrededor de las 10 u 11 de la noche.



Pero una vez que la cena concluyó, la verdadera celebración parecía comenzar como había pensado yo, mis tíos sin desaprovechar la reunión para comenzar a beber mientras charlaban ahora en algún lugar de la sala o por momentos saliendo al patio; me era, o más bien nos era permitido beber un poco a los jóvenes, pero fuimos solo Gaby y yo los que bebimos y solo un poco como ameritaba la celebración, la música en un nivel bastante alto se escuchó enseguida en la casa, no había problemas de que los vecinos se molestaran por esto, incluso los vecinos se escuchaban igual o más animados en su celebración, e incluso se lograban escuchar recurrentemente estallidos lejanos de fuegos artificiales en las cercanías.



— ¿No vas a beber ni un poco? — preguntó Cristina a Kim después de que solo quedamos los tres en el comedor y los demás andaban por la casa



—…No — respondió no muy amable Kim hacia la sonriente Cristina, quien parecía ya haber bebido por los tres



— Ja’ anda Kim — insistió Cristina sonriendo divertida hacia Kim



—No— repitió cortante Kim, ya algo molesta



—Mmm… ay bueno ya, tú te lo pierdes prima, yo eh…yo ya algo tomada tengo hasta ganas de unos besos con alguien… ¿tú no? ¿Miguel? — pregunto provocativa Cristina, con su sonrisa juguetona en el rostro, poniéndome incomodo, sin duda le hacía mal beber



—¡! Que cosas dices — dije sonriendo intentando relajar la situación



— Anda Migue… por-!—



— ¡No! — grito Kim interrumpiendo a Cristina, Kim se veía apenada pero muy molesta



— ¡! ¿Eh? ¿Por qué no prima? No me digas… ¿estás celosa? — respondió Cristina riendo en broma



— N-no, pero no pueden hacer eso — respondió apuradamente Kim



— Pero si tú lo tienes aquí siempre, préstamelo un poquito, ¿anda si?— siguió Cristina con su divertida broma, divertida para ella



— Oigan, ya está bien de bromas, ya Cristina — dije intentando callar a las dos muchachitas en la mesa, tratando de quitar a Kim de esa incómoda situación



—… Bueno ya, solo jugaba, que aburridos — agregó riendo Cristina mientras se paraba de la mesa con su vaso y salía del comedor un poco tambaleante



— No le hagas caso — dije sonriendo a Kim que mantenía la mirada baja



—… ¿Por qué dijo eso? — preguntó molesta



— Ella es así — respondí sonriendo



— ¿¡Porque!? —



— Kim, estaba bromeando no le hagas caso — insistí levantando su enojado rostro con mi mano



— Son unas putas… no se para que vienen — dijo mi prima enojada con su bello rostro delineado con el ligero maquillaje, con sus labios enrojecidos por el brillante labial color cereza sobre ellos



— Mmm… ya princesa — respondí sonriendo y besando sus carnosos labios — ¿pero porque no bebiste ni un poquito eh? — pregunté soltando enseguida sus labios por si alguien llegaba



—… No me dejan… — respondió bajando la mirada, lindamente apenada



—Bueno, yo si te dejare… — respondí sonriendo, pensando en lo que yo tenía de alguna manera preparado para dicha noche



—… ¿que? — preguntó mi prima sin saber a qué me refería



Ignoré sutilmente su pregunta y salí con mi prima de nuevo a donde estaban los demás charlando de esto y aquello.



Por fin se dio la media noche, la hora marcada para el inicio del nuevo año, no faltaban las uvas por aquí y por allá, algunos otros u otras bebían mientras la música pausaba un instante, el comer uvas y demás costumbres de las “12:00″ dando inicio al nuevo año se hicieron presentes; pasado ese instante todos siguieron celebrando incluso con más intensidad, pasó un rato y todos seguían charlando ignorando que era de madrugada, mis primas Gaby y Cristina cayeron rendidas víctimas del cansancio y el sueño además de su “par” de copas permitidas para la celebración; al estar todos “enfiestados” nadie decía nada si alguien simplemente desaparecía de frente de todos, quien se cansaba tomaba su decisión y se retiraba a dormir, así pasó con mis primas y un par más de familiares que subieron a descansar; yo por mi parte tenía otros planes.



— Kim, dile a mi tía que ya te vas a dormir — dije a Kim en voz baja



— ¿Porque? — preguntó sorprendida mi prima entre la incesante música y ruido



— Solo dile, hazme caso ¿sí?, anda, rápido, y me esperas en la cocina — agregué



Enseguida salí de ahí como si me retirara a salir de la casa e irme a la mía, pero aguardé en la cocina cercana a la salida, hasta que enseguida llegó Kim después de haberle dicho seguramente a su madre que se iba a dormir.



—… ¿Qué pasa? — preguntó mi prima al entrar a la cocina



— Ven vamos a la casa — respondí tomándola de la mano y caminando hacia la solitaria salida, pues todos estaban muy dentro en la casa



—¡! ¿A tu casa? — preguntó sorprendida mi prima



— Si, vamos, está sola — respondí sonriendo



— P-pero le dije a mi mama que ya me iba a dormir, además podrían ir allá y… — dijo nerviosamente mi prima



— No pasa nada, todos están festejando y terminaran yéndose a dormir en cuestión de un par de horas, tu mami pensará que estas dormida, igual yo, anda mi amor ven — respondí encaminándome a la puerta con ella



— ¡Pero! — alcanzó solamente a decir mi prima cuando ya salía conmigo de la casa



— Ponte esto — dije enseguida, poniendo mi abrigo sobre su espalda cubriendo sus desnudos brazos bajo la fría noche



Caminamos rápidamente los metros hacia mi casa, ella caminando apuradamente, cuidando su andar al pasar con los tacones por el césped y llegar enseguida a la puerta de la casa, abrí la puerta y entramos; haciendo bastante ruido los tacones de mi prima sobre el piso, subimos las escaleras, ella en silencio aun con miedo de venir conmigo solos tan noche.



— ¡Apaga la luz! — gritó asustada, cuando entrábamos en mi habitación y yo encendía la fuerte iluminación del techo



Obedecí su apenada petición que claro era por miedo a que los demás vieran la luz en la casa encendida, cerré la puerta tras nosotros incluso poniendo el seguro, cerré las cortinas y encendí una lámpara de mesa colocada sobre un buró al costado de la cama, misma lámpara que yo rara vez usaba pero ahora serbia bastante, iluminando así la habitación lo necesario para distinguir las cosas muy nítidamente, mi prima permanecía de pie mostrándome su delineada figura entallada en su corto vestido rojo de una pieza, su cabello peinado colocado tras su cabeza mostrándose tan exquisita ante mí.



— ¿Que buscas? — preguntó mi prima mientras sus piernas casi totalmente descubiertas por su corto vestido caminaban hacia mi



— Esto… — respondí girando y mostrando una botella de una bebida alcohólica y un par de vasos cristalinos



— No debo beber… — respondió al tiempo que yo vaciaba algo del líquido en uno de los vasos y lo ofrecía a ella



— Solo un poquito anda — respondí viéndola dudar



Finalmente tomo el vaso con sus dudosos dedos y lo llevó a su boca, bebiendo gran parte del liquido



— Je’, hey despacio — dije soltando una leve risa al verla hacer unas curiosas muecas en su rostro mientras bebía del vaso



— No está tan mal… — respondió volviendo a dar un trago, acabando con la bebida



Serví un poco para mí y volví a llenar su vaso y verla beber nuevamente mientras yo hacía lo mismo.



— Esto… ¿es muy fuerte? — preguntó mi prima refiriéndose a la bebida



— Solo un poquito, pero puedes tomar un poco más si quieres — respondí



— Al menos, la primera vez que bebo es contigo… mmm — pronunció mi prima viniendo hacia mí y besando mis labios



Bebió y sirvió ella misma una y dos veces más mientras alternaba entre mis labios y beber de su vaso, poco a poco la botella se iba vaciando y la manera de hablar de mi prima cambiaba, el alcohol ya hacia su efecto, yo disfrutaba sentado en la cama con su cuerpo sobre mi restregándose contra el mío sensualmente.



— Ya no tomes… mmm… te marearas más… — dije despegándome de sus labios húmedos



—…Poquito… poquito más ¿sí? — preguntó coqueta, sirviéndose nuevamente



Bebió y finalmente dejó el vaso de cristal a un lado, arrojándose de lleno encima de mí.



—… Mira como estoy aquí abajo… tócame ¿sí? — dijo sensualmente mi prima, metiendo su mano entre sus piernas abiertas que estaban sobre las mías, haciendo que la tela de su ajustado vestido se subiera mostrando por completo sus piernas



Mis manos levantaron aún más el vestido liberando su culo y pasando mis manos por sus nalgas que estaban arropadas ajustadamente entre sus finas bragas, mientras mi boca sentía su incesante y húmeda lengua recorrer la mía.



— ¡Mmm…! — gimió al sentir mis dedos alcanzar la humedad de la rajita de su coño



— Quítame los calzones, méteme los dedos ya Miguel… — gimió casi rogando sufriendo de las leves caricias sobre su coñito



Incorporé mi cuerpo poniéndome de pie junto con ella sin despegarme de sus labios, bajé de rodillas hasta sus piernas, jalé sus calzoncitos hacia abajo y mi boca se introdujo entre su desnuda entrepierna, estimulando con mi lengua su excitado clítoris.



—Ahh… mmm… así… — gimió mi nena mientras abría sus piernas lo poco que podía para permitirme seguirle comiendo su conchita



Despegué mi boca de su coñito, le bajé sus bragas hasta los tobillos, desabroché los dos altos tacones de sus pies y saqué sus bragas por debajo de sus lindos pies que ahora estaban desnudos; me incorporé y regresé hacia su rostro que rogaba que volviera a jugar con mi boca en su coñito, trataba incesantemente de volver a besarme, poniéndose de puntitas, pues ahora sin los tacones volvía a estar mucho bajita que yo, besé sus hambrientos labios, disfrutando de acariciarla, sentirla como ahora estaba vestida solamente de la parte superior, con el vestido subido alrededor de su cadera, y abajo nada más que las medias negras que cubrían sus piernas hasta la mitad de sus blancos muslos transparentándolos entre la fina tela.



— Déjatelas — indiqué a mi prima quien intenta bajar sus medias



— ¿Te gustan? — preguntó juguetona y sexymente mi prima dejándolas en su lugar



— Si… mmm… — respondí, besando sus labios y acariciando sus muslos



— ¡Ya quítate eso!… — ordenó impaciente, prácticamente arrancando la camisa de mi cuerpo, desnudándome de cintura hacia arriba



— Ya te la quiero mamar… — agregó dominada por el deseo mientras se subía sobre mí que estaba tendido sobre la cama, deshaciendo con fuerza mi cinturón, bajando ella misma mis pantalones y dejando mi verga salir frente a su boca, mientras ella se colocaba con sus piernas abiertas sobre mi rostro



— ¡Mmm! — gimió mi prima mientras mamaba mi verga; mi boca y mi lengua lamían sin sutileza su coño mientras mis manos separaban a mi antojo sus nalgas



— ¿Te gusta que te coma así la panochita mi amor? — pregunté mientras mordía los labios de su conchita, escuchándola chillar de gusto ahogadamente al mamar y masturbar mi verga con desesperación



— Ahh… — gemí sin poder evitarlo disfrutando el calor y las caricias de su juguetona lengua sobre mi dura verga, la tibieza de su saliva era un deleite



— ¡Ahh! Ahh… — gimió mi prima sacándose mi verga de su boca, víctima de la mía que exploraba con frenesí su jugosa panochita; mientras yo aseguraba con mis manos sus caderas, metiendo mi rostro por completo entre sus piernas, lamiendo y chupando sin parar, intentando provocar rápido su orgasmo



—¡Ahh! mmm… — chilló la señorita, arqueando su espalda mientras yo seguía comiéndome su dulce coño hasta sentirla comenzar a correrse en mi boca, lamiendo y masajeando su vaginita con mi lengua, sintiéndola temblar encima de mi



— Métemela… — pidió aun agitada, girándose, colocándose de frente a mí y sentando su tibia intimidad contra mi verga, dejándome sentir el calor de su rajita que aplastaba mi duro pedazo de carne intentando ella solita metérselo dentro solo moviendo las caderas



— Ahh…eso es… siéntate muñeca, comete mi verga en esta panochita rica… apriétame la verga — dije extasiado sintiendo como mi prima acomodaba mi verga en la entrada de su coñito y bajaba sus caderas dejándola entrar con fuerza



— Ahh… dame, métemela duro…métemela — gimió Kim, comenzando a subir y bajar sus caderas con mi verga entrando y saliendo de su ajustada panochita



— ¿Te gusta duro?… ¿Así? — pronuncié mientras sacaba por completo mis piernas de los pantalones dejándolos a un lado, sujetando sus nalgas firmemente, comenzando a hacer subir y bajar mi cintura entrando con violencia dentro de su ardiente coño, derritiéndole las entrañas con el calor de mi verga



— ¡Ahh… Sisi! Fuerte a tu putita… ¡Ahh! — gemía mi prima moviéndose encima de mí, recibiendo encantada mis fuertes arremetidas contra ella, con esa carita de viciosa pervertida que solo mostraba en la cama conmigo



Escuché sus recurrentes peticiones de darle más y más duro, mientras yo seguía entrando y saliendo de sus entrañas, disfrutando de su caliente coño que lleno de sus fluidos lubricaba mi verga, mientras yo gozaba hundiéndosela dentro, sintiendo sus paredes vaginales abrirse y cerrarse a mi paso.



— ¡Ahh! ¡Más… mas! — gimió la muchachita al contraerse su coño y comenzar a temblar entre espasmos volviendo a agitarse sin aliento a causa de otro orgasmo, cayendo un momento encima de mi pecho mientras mi verga seguía cojiendo su coñito el cual seguía corriéndose deliciosamente humedeciendo incluso ya mis testículos



— Que rico aprietas mi amor… mmm — gemí al oído de mi prima que respiraba agitada sobre mí, moviendo sola sus caderas de nuevo, suplicando por más y más



—Mmm… ahh… Mas, fuerte, cojeme duro… bien duro — gimió mi muñeca con su deseosa voz rogando por más sexo, apoyando sus manos sobre mi pecho para seguir moviendo en círculos sus temblorosas caderas



Después de un momento de incesantes penetraciones, moví su cuerpo a un lado mío, levanté sus piernas, poniéndome de pie a la orilla de la cama y sin perder tiempo volví a entrar en su tierna panochita



— ¡Ahh! espera… — pidió mi prima cuando me comenzaba a mover sobre ella, levantó un poco su espalda e intentó sacarse su vestido que seguía cubriendo la mitad superior de su cuerpo



— Espera… — tomé con algo de fuerza su vestido y jalándolo hasta sacarlo por encima de su cabeza



— ¡Cojeme… ya! — mientras mi verga permanecía dura en su interior pero mis manos desabrochaban el sujetador de sus pechos y dejaba de nuevo desnudo ante mí su redondo par de tetas



— Mmm… ya voy preciosa — respondí volviendo a imponer el ritmo fuerte contra su coñito, apretando sus pechos entre mis manos, marcando un poco mis dedos sobre esas suaves montañitas de carne



— Ahh… ¡Sisi…duro, dame duro! — pedía sin ningún pudor, mientras yo le separaba con ambas manos sus dos largas piernas enfundadas en esas medias negras que la hacían ver aún más sensual de lo que ya era



Entraba y salía del coñito de esa señorita mientras mis dedos apretaban cada parte de su cuerpo, masajeando su clítoris con mis dedos mientras seguía arrancándole incesantes gemidos de su chillona vocecita sin darle descanso a esa delicia de coñito.



— Ahh… ahh — gimió mi prima quien seguía sacudiéndose por mis movimientos, con las piernas abiertas recibiéndome encima suyo, perforándole hasta el fondo su húmeda conchita.



— Córrete otra vez, córrete mientras te cojo esta panochita deliciosa… Ahh — pronuncié cojiendola sin pausas, mientras mi boca succionaba, chupaba y mordía sus pechos y sus duros pezones



— ¡Ahh! Espera… Ahh — gimió incapaz de aguantar el placer de su orgasmo que invadía su cuerpo, clavando ligeramente sus uñas en mi espalda mientras mi verga se ahogaba nuevamente en los calientes fluidos de su interior



Me levanté rápidamente y volteé su cuerpo, levantando sus caderas colocándola a cuatro patas sobre la cama, como lo que era, una perrita en celo.



— Mmm… — gimió Kim sostenida en sus manos y rodillas, mientras mi verga abría sus paredes vaginales otra vez, la tomaba de las caderas y con deseo le llenaba su prohibida y caliente panochita de mi carne erecta



El sonido de sus carnosas nalguitas golpeando contra mi cuerpo llenaba la habitación junto con los imparables gemidos provenientes de su boca cada vez que empujaba mi verga dentro de ella.



— Ahh… me corro — gemí entrando y saliendo con más fuerza de ella, sintiendo como mi verga no aguantaba más y estaba a punto de derramar mi corrida dentro de su caliente vaginita.



— Si, dame… dámela — gimió perdida en su propio placer, mientras yo empujaba mi cintura contra ella hasta sentirme estallar, dejando mi verga escupir mi semen dentro mi primita



— siiii… — murmuró en éxtasis mi prima mientras los movimientos de mi cadera la inseminaban segundo a segundo



Terminé de correrme en el fondo de su mojado coño y saqué mi verga que perdía algo de su tamaño, hice su cuerpo a un lado y metí mis dedos en su coño, mientras la sostenía del cuello y besaba con deseo sus labios.



— Ahh… mételos… mmm — gemía mi prima con placer, exigiendo más y más sexo en su panochita mientras yo mordisqueaba sus labios, su mirada se notaba perdida por el placer y también por lo que había bebido



Movía mis dedos en el interior mojado de su conchita, los fluidos de su coño mezclados con mi caliente semen llenaban mis dedos mientras los movía dentro de ella.



— ¡Ahh! Miguel ahh… — gimió mi nena después de un momento, moviendo descontroladamente sus brazos y sus piernas al tiempo que su coño se preparaba para derramar sus tibios jugos nuevamente



— Mmm… hazlo — pronuncié mordiendo sus labios al instante que mis dedos le desencadenaban tremendo orgasmo



— Ahh… ¡Mmm…! ya… ahh — chilló gimiendo mi prima mientras mis dedos se movían en círculos dentro de ella, castigando su sensible coñito que se contraía contra mis dedos



Bajé el ritmo del movimiento de mis dedos, sintiéndola como temblaba sobre mis brazos, respirando agitada contra mi boca, recuperando poco a poco el aliento.



—…Mas… anda — gimió melosamente recuperando un poco de fuerza y dirigiéndose hacia mi verga que ya volvía a estar lista para follar a la caliente muchachita



Sus manos volvían a masturbar mi verga, y ella de rodillas sobre la cama volvía a llevarse mi verga a la boca.



— Ahh… — gemí tomándola fuerte del cabello introduciendo mi verga por completo en su boca



— ¡Mmmgp!…— balbuceó sintiendo mi dura verga llenar su boca, moví mi verga unos instantes y la saqué impregnada de su saliva



— Ven… métemela — pidió mi prima volteándose, volviendo a ponerse en cuatro con la cabeza bajada entre las sabanas levantando su delicioso culo, mostrándome sus redondas nalgas con las piernas entreabiertas; verle esos labios de su coñito tan rosados y tiernos que me hacían querer ensartarla en mi verga al instante



— Métemela Miguel… — insistió de nuevo con la voz llena de deseo, sin duda el alcohol le había quitado la poco vergüenza y la hacía estar aún más insaciable —… ¿anda si? métemela hasta el fondo… mmm… tan duro como el día que me desvirgaste, como cuando me rompiste… ¿te gusto hacerlo? ¿Quitarme la virginidad mientras me llamabas putita… me decías todo lo caliente que era por gustarme que me la metieras? ¿te gusto ser el primero en abrirme, ser el único…? anda métela y hazme gritar como esa vez que me volviste tu puta… — rogó mi muñequita, trayendo a mi mente recuerdos que me excitaban demasiado, mientras la veía ahí separándose las nalgas con una mano, viéndome hacia atrás esperando que volviera a cojermela sin darle respiro.



—…solo yo puedo cojerme este cuerpecito… ¿entiendes? — pronuncié colocando mi verga entre su entreabierto coño y volviendo a poseerla



—Mmm… si, cojeme solo tu ahh… métela hasta el fondo… hazme tuya, soy tuya desde ese día… mmm — gimió excitada sintiéndome volver a abrirle su coñito hambriento de verga



Atraje con fuerza sus caderas, moviendo las mías con fuerza contra ella, tratando de calmar la calentura que me quemaba.



Entraba y salía de ella, sintiendo la fricción de su apretado coñito contra mi verga, gozando a cada segundo de cojerme a la zorrita de mi prima, dándole lo que tanto deseaba, lo que siempre estaba pidiendo a todo momento, aplacándole esa calentura que mostraba conmigo cada que tenía oportunidad.



— ¡Ahh! Sii…mmm… papito — gimoteó masturbando su propio clítoris mientras otro orgasmo la envolvía, sentí los fuertes espasmos de su coño nuevamente, esta vez no paré ni un segundo, seguí follando con fuerza su débil cuerpecito, sus orgasmos la dejaban gimiendo descontrolada; saqué inesperadamente mi verga de su encharcado interior y la coloqué presionándola contra el orificio de su culito



— Ahh… Métemela… dale a tu primita puta por el culo — exigió ganosa mi prima, mientras mi verga vencía el esfínter de su culito y avanzaba desplazando las paredes de su culo, sodomizándola con ya más de media verga dentro del culo



— ¿Te gusta tanto darle el culo a tu primo eh?… ¿qué te rompa esta colita cuando se me antoje? — pregunté sexosamante apretando su cuerpo contra mí, sintiendo la totalidad de mi verga entrar en su cálido culito



—Sii… métemela hasta el fondo, tú me rompiste el culo recuerdas ¿?, ahí llorándote pidiendo que pararas un poco, pero tú me cogiste fuerte como la putita que era… ahh… ahora cojeme así otra vez, siempre… reviéntame el culo… llena de leche el culito de tu primita ahh… — gimió ganosa mi prima mientras yo bombeaba con dificultad su apretado recto, sintiendo su culo no querer dejar escapar mi verga; sacándosela casi por completo para volver a metérsela hasta el fondo, haciendo chocar mis testículos contra los labios entreabiertos de su conchita, enterrándosela hasta el fondo



— Ahh… Kim… — gemí bombeando con fuerza sus entrañas, gozando de las paredes ajustadas de su interior estrangulándome la verga



— Así así mi amor… ¡ahh! ¡fuerte Miguel! ahh… métemela hasta el fondo… cojeme así de duro ahh… — gritaba la escandalosa chiquilla con las manos apretadas contra las sabanas, sintiéndome embestir sus nalgas una vez tras otra, dejándome llenar su culo con la carne dura de mi verga, llegando a lo más profundo de su interior



—…Te encanta la verga en el culo mí amor… tan zorrita saliste… — mi prima se sacudía adelante y atrás con sus piernas abiertas manteniendo levantado el culo, ofreciéndomelo para que siguiera cojiendomela con más fiereza, gimiendo sin poder ya articular palabra la muy golfita, convertida en una putita que gozaba con cada violenta embestida que le daba



— Ahh… métela… rómpemelo con tu gruesa verga… mmm… me gusta tan grande… abriendo mi culito, llénamelo… ahh… — gritaba ella, con sus dedos moviéndose dentro de su coño lo poco que podía, gozando de mi verga en su culo mientras se masturbaba



— Ahh… dame… fuerte, fuerte ahh… — gimió seguramente a punto de alcanzar el orgasmo



— Ahh… como aprietas zorrita — pronuncié cerrando los ojos del placer al sentir todo su cuerpo moverse erráticamente, con su culito contrayéndose contra mi verga, haciéndome temblar del placer, ahora movía mi verga con dificultad dentro de ella hasta que su culo dejó de contraerse cuando el orgasmo abandonó poco a poco su cuerpo



— ¿Mas mi amor?… ¿Te encanta que siga cojiendote duro? ahh… — gemí extasiado, sosteniendo el tembloroso cuerpo de mi prima que seguía moviendo las nalguitas en busca de más y más



— Ahh… Si… Coj- ¡ahh! cojeme a tu antojo… tu putita puede aguantar todo lo que quieras ¡Ahh! — gimió con la voz entrecortada por el placer



Seguí perforándole el culo, dándole con más ganas solo por escucharla gemir con esa chillona vocecita de niña puta; bajando la velocidad de las penetraciones por instantes, para después volver a abrir con violencia su dilatado culito.



— ¡Ahh! Ya… espe-¡Ahh! Miguel… — chilló con desesperación sintiendo ella su coñito a punto de estallarle de nuevo, sin siquiera habérselo tocado ni ella, solo de recibir las placenteras embestidas en su caliente y estrecho culo, mi verga llenaba sus paredes vaginales a punto de arrancarle un orgasmo más, su coño estaba por demás sensible debido a sus anteriores orgasmos



— ¡Ahh! Mas… mas ¡Ahh!… — chilló nuevamente descontrolada, cayendo hacia adelante, tendiendo su cuerpo sobre la cama imposibilitada ya de detener sus caderas levantadas debido a sus temblorosas piernas, no dejé salir mi verga de su culo, empujé mi cuerpo hacia abajo sobre sus nalgas, quedando por completo sobre ella, sosteniéndome con mis brazos contra la cama a los costados de su cuerpo, mientras empujaba con fuerza mi cadera contra sus nalgas, con mi verga entrando en su culo, sintiendo a mi nena aún más apretada por la posición de su cuerpo, su boca respiraba y gemía sin aliento contra las sabanas mientras todo su cuerpo permanecía tendido sobre la cama soportando mis embestidas



— ¡Ahh! ¡Me ve- ahh! — chilló mi prima estallando en otro orgasmo mientras yo sentía las contracciones de su culo, viéndola casi volverse loca del placer moviéndose descontrolada lo poco que podía conmigo sobre ella; y en un momento mi verga comenzó a llenar el fondo de su culo con mi corrida





— Ahh… siente como te lleno el culito… mmm — gemí vaciándome en sus suaves entrañas, dejando descansar algo de mi peso sobre su cuerpo al apretar con fuerza mi verga contra sus nalgas, dejando mi semen en lo profundo de ella



—…eso, lléname el culo de tu leche… la única caliente leche que me ha llenado el culo… mmm — gimió placenteramente con la voz casi inaudible pero llena de deseo, terminando de gozar de su orgasmo mientras yo llenaba su interior y besaba su espalda, moviendo suavemente mi cuerpo sobre ella



Saqué mi verga de entre sus nalgas, abandonando su dilatado culo y recostándome agitado a su lado después de acariciar sus nalgas mientras su cuerpo permanecía temblando boca abajo.



— Quiero más… pero estoy cansada, y mareada… — dijo mi prima colocándose de lado frente a mí, acercándose y descansando su cara sobre mi hombro y sus brazos sobre mí



— Ya está bien… también estoy algo cansado, y te dije no bebieras tanto por eso estas mareada… — respondí abrazando su cuerpo contra mí y acariciando sus cabellos sobre su frente



— Ya sé… tomemos mas — respondió sorprendiéndome, arrodillándose sobre el colchón y volviendo a tomar la botella de bebida que estaba al lado de la cama



— Kim, mañana te puede doler la cabeza si bebes más… — agregué incorporándome sobre la cama



— Anda, solo un poquito más, toma… — dijo con voz de niña regañada dándome uno de los vasos



Acepté su invitación y bebí junto con ella un poco más, pero no le bastó con un poco, sino hasta dejar la botella casi vacía.



— Kim ya, mírate ya cuanto has bebido, deja eso — ordené a mi prima que sonriente y obediente dejaba todo sobre el buró y se volvía hacia mi



— Ya… no me regañes, y si tome fue por tu culpa eh — dijo volviendo a dejarse caer a mi lado



— Yo no te dije que tomaras tanto… ya acuéstate… — respondí amable a la alcoholizada muchachita a mi lado



—… Me voy a dormir… ¿aquí contigo? — pregunto entrecortadamente mi prima con algo de pena y duda



— Si, las demás habitaciones están ocupadas y no creo quieras irte a tu casa así, y además quiero te quedes aquí — respondí acariciando su suave piel



— Pero… mañana temprano podrían ver que no estoy allá… — comentó aun dudosa



—… Mañana nadie despertara temprano mi amor, ¿no ves que ni siquiera se han ido a dormir? — respondí riendo un poco



— Bueno… si tengo sueño, ¿podemos dormirnos ya amor? en serio tengo mucho — preguntó mi prima acurrucándose contra mi



— Espera, puede hacer frío… — respondí deslizando las sabanas y cubriéndonos con un par de cobertores



Volví a ocupar mi lugar a su lado y su cálido y desnudo cuerpecito busco cobijo contra mí bajo las sabanas, y entre algunas tenues risas terminó quedándose dormida, después de un momento pasó lo mismo conmigo.

Desperté por la mañana con la suave fragancia de su cabello sobre mi cara, mi mente se tornó alerta enseguida, pero rápido me calme notando la hora y viendo a mi prima que dormía tranquilamente a mi lado, no debían pasar de las 7:30 y nadie estaba despierto aun; por un momento simplemente observé a mi linda novia dormir, arropé bien con el cobertor su cuerpecito y salí de la cama, me puse algo de ropa y bajé las escaleras después de cerrar el cuarto.



Encendí el televisor mientras revisaba el celular, pensando un poco



— ¿Qué haces tan temprano aquí abajo hijo? — preguntó mi madre somnolienta aun llegando de su habitación después de que yo tenía unos un rato ya abajo



— ¡! Eh… nada, mi habitación está ocupada, es todo — respondí algo nervioso



— ¿Ocupada?… ¿Por quién? — preguntó mi madre



— Eh, bueno, Kim, se quedó dormida anoche ahí… — respondí



— ¡! ¿Tú prima? Pensé se había quedado allá, porque venir acá, ¿dónde dormiste? — preguntó interrogante mi madre



— Bueno no sé, tal vez vino por algo y le gusto mi cama — respondí riendo — Yo solo la encontré ahí, le pregunté si estaba bien pero se volvió a quedar dormida, tal vez estaba cansada de anoche o yo que se… yo emm… ¡! Dormí aquí — dije señalando el amplio sofá en el que estaba sentado



—… No debiste, deberías haber llevado a tu prima a su casa e ir a tu cuarto eh, tu tía pudo haberse preocupado — respondió aun dudosa mi madre



— Bueno si, pero paso así y ya no pasa nada; además en esta época todos duermen en todas partes qué más da ma’, dejémosla que descanse ahí y ya — respondí sonriendo



— Bueno, se lo diré a su madre para que sepa, iré en un momento para allá… debe pensar que está en su habitación, seria alarmante sino sabe que esta acá— respondió más tranquila mi madre encaminándose a la cocina



— Eh, claro ma’ solo déjenla dormir ahí — respondí a mi madre que se alejaba



“Salió mejor de lo que pensé, la excusa… “pensé tomando aire



Pasaron las horas y todo transcurría normal, excepto que mi bella durmiente seguía en su lecho y era ya casi medio día.



— Voy con tu tía aquí a la panadería regresamos enseguida hijo — comentó mi madre solamente para mí, ya que éramos los únicos en la casa, pues los demás estaban ya una vez más en casa de mi tía; excepto Kim claro, que ya casi todos sabían que estaba dormida placenteramente en mi cuarto



— Claro, iré para allá enseguida — respondí mientras mi madre salía de la casa



Apagué el televisor y subí las escaleras hacia mi cuarto.



— Kim… despierta ya dormilona… — pronuncié en voz baja tratando de despertarla sin asustarla



— Kim… mi amorcito, ya es tarde… — volví a decir al lado de mi prima que poco a poco movía sus párpados



— ¿Mm? Tengo sue-! ¿Miguel? — dijo mi prima levantando un poco su cabeza



— Ya es muy tarde mi amor, ya levántate… — dije besando su rosada mejilla



—… No quie-! Auuu mi cabeza — gritó levemente mi prima, tomándose los costados de la cabeza y sentándose sobre la cama con algo de malestar en su rostro



— ¿Te dije te iba a doler la cabeza te acuerdas? — respondí



— Solo me molesta un poco…no me regañes — respondió acercándose hacia mi



— Mira cómo te me antojas, ven acá… — dije volviendo a cautivarme por su desnudez saliendo de bajo las sabanas, tomé su ligero y esbelto cuerpecito y la coloqué justo sentada encima de mí, sintiendo su espalda contra mi pecho y su desnudo culito sobre mis piernas



— ¿Recuerdas? ¿Cuándo te hacia esto a cada rato, levantar tu cuerpecito desnudo, sentarte sobre mis piernas y meter mis dedos en tu panochita? — pregunté a su oído, teniéndola sobre mi mientras mis dedos jugaban en la entrada de su coñito



—Si… me gusta que lo hagas…— respondió tímidamente agitando un poco su respiración mientras yo sostenía uno de sus pechos en mi otra mano y castigaba con dulzura su pezón



— Desde entonces te gustaba tanto esto… siempre pidiendo que te desnudara y te subiera sobre mis piernas, siempre queriendo que mis manos tocaran tu cuerpecito, siempre tan caliente; y cuando yo no aceptaba te ponías de berrinchuda, aunque eso tampoco se te ha quitado mi amor, sigues siendo igualita que antes, caliente y berrinchuda como me gustas… Mmm — susurré al odio de mi prima mordiendo el lóbulo de su oído, moviendo mis dedos suavemente en su coñito que se humedecía con mis caricias y mis palabras, escuchándola comenzar a gemir recostada contra mí



—Si me encantaba… Mmm… Y me encanta Ahh… — gimió mi prima con mis dedos moviéndose entre el suave y húmedo par de labios rosados de su coñito, escuchándola gimotear débilmente, ronroneando como una gatita a mi oído mientras mis dedos la volvían loca



— Tan pronto y ya tan excitada con mis dedos… Mmm… Tan caliente y tan hermosa mi amor… Mmm… — pronuncié mientras besaba su cuello



— Muévelos más… ahh… por favor… — gimió sintiendo como yo hacía cada movimiento muy suave, prolongando y aumentando la calentura en su cuerpo, jugando con su intimidad, besando con toda paciencia desde su oído hasta su cuello haciéndola temblar de las sensaciones



— ¡Miguel! anda… — gimió suplicante sintiendo como yo tenía su orgasmo en mis dedos y lo dejaba ir, impidiéndole llegar, sintiendo yo como su coño se lubricaba alrededor de mis dedos, ganoso de otro orgasmo de los que apenas hacia unas horas había gozado hasta el cansancio



— Shh… solo espera…Mmm — pronuncié susurrándole, moviendo muy poco mis dedos sin meterlos más que la punta en su conchita, masajeando el exterior de sus labios húmedos y calientes



— ¡Miguel!… — gemía pidiendo que la hiciera acabar, pero aun sumisa, tendida sobre mi esperando que yo mismo arrancara su orgasmo de ella, sin moverse, solo dejándome que mis manos castigaran placenteramente su caliente cuerpecito sin dejarla llegar



— Aquí viene… ¿lista? — susurré excitantemente al odio de mi prima haciendo el movimiento final dentro de ella



— ¡¡Ahhh!! Espe—! Mmmm ¡Ahh! — chilló mi prima contrayendo repentinamente su cuerpo, mis dedos habiendo entrado de pronto hasta el fondo de su coño provocando que su orgasmo la invadiera con más fuerza de lo normal, mis dedos moviéndose ahora con fuerza en su interior haciéndola temblar y apretar sus piernas mientras yo mordisqueaba su oreja; moviendo mis dedos de cierta manera repentina; mis dedos que conocían cada centímetro de su conchita, permitiéndome hacerla llegar tan fuerte como se me antojara



— Goza mí amor… — indiqué al odio de mi nena que perdía incluso la voz para gemir, mientras arqueaba la espalda con mucha fuerza víctima de los latigazos de su enorme orgasmo



— ¡Mi— Miguel… ya ya! para… no… ahh — chillaba desesperadamente sin fuerza mi prima, moviendo todo su cuerpecito debilitado entre mis brazos



—…sigue mi amor… vacía todos tus calientes juguitos sobre mi… — susurré mientras masajeaba su sensible clítoris y al oírla gemir mi verga ya se endurecía aplastada por sus nalgas sobre mi



Mi prima gemía de manera irregular encima de mí desvaneciéndose por las oleadas de placer que poco a poco la abandonaban dejándola gimiendo temblorosa entre mis brazos.



— ¿Te gusto mi amor? — pregunté a oído juguetonamente



—… No me dijiste… que sería tan fuerte, malo — respondió enojonamente, volteando un poco, llevándome yo mi boca hasta la de ella



— Anda vamos abajo, te daré algo para la cabeza, ponte tu ropita muñeca — agregué sonriendo mientras intentaba bajarla de encima de mi



— ¡NO! — gritó sujetándose como pudo de mí, tratando de evitar que la bajara — Un ratito mas ¿Si? poquito y ya… ¿Si? — pregunto con su melosa voz



—No mí amor… — sonreí besando sus labios y bajándola ahora si de encima de mí venciendo la fuerza de sus bracitos que se aferraban a mí; poniéndome de pie



— Porque no… yo quería otro rato contigo… — dijo en tono triste bajando la mirada, mientras permanecía de rodillas sobre la cama



— Porque ya es tarde… anda floja vístete y levántate, ya acabo la noche de pasión — dije bromeando con mi linda prima



—… A- a mí me, me gusto anoche… fue como una noche de bodas sabes… yo con vestido, bebiendo un poco los dos… tu tan guapo como siempre, haciéndome el amor y durmiendo conmigo….. graci-—



— ¡Hey! ¿No se te ocurra darme las gracias por algo así de acuerdo? Lo hago porque te quiero y solo por eso, no lo hagas o entonces si me molesto ¿okey mi amor? — dije sin dejarla terminar su frase



—…sip, entiendo, pero no te enojes — respondió sonriendo lindamente, disculpándose con su mirada



— Pero a mí también me gusto, serias la novia más sexy en una noche de bodas — dije sonriendo mientras acariciaba sus tímidos labios que ahora sonreían completamente



— ¿En serio? pensé que era un poco tonta por pensar así… — respondió mi prima



— No eres tonta, anda vístete mí amor — respondí cariñosamente



— Oye y…—



— Shh, ya, vístete ándale, es muy tarde, tontita —



— ¡No soy tonta!… tú lo acabas de decir… — respondió en su tono mimado mi prima



— Ya ya, no te enojes o no vamos a salir juntos más tarde — dije mencionando algo que llamó al instante la atención de mi prima



— ¡¿Salir?! ¿A dónde iremos? — preguntó ilusionada



— A varios lugares, pero si no te vistes rápido te olvidas de eso y no vamos — respondí en broma



—… Pero, están todos en casa, van a querer ir también, ¿verdad? — dijo con desanimo



— No me importan los demás, me importas tú —



— ¡¿Iremos tu y yo solos?! — volvió a preguntar con su voz alegre de nuevo



— Si preguntona, apúrate mi amor —

------------------------------------------------------

Puntuacion: - Votos: 0

Leido: 351 veces

Kim: Mi primita... Mi putita (3.5)Categoría: Sexo en familia

Por Darkel_xG | 2014-12-29 20:56:50 | 0 comentarios

“Disfrutando por segunda vez la desvirgada conchita de mi tierna primita”


“Este relato se sitúa cronológicamente después del relato Kim: Mi primita… Mi putita (III) y antes del Kim: Mi primita… Mi putita (IV)”

--------------------------------------------------------------------------------------



—…Mmm… ven princesa, a bañarte primero como dijo tu mami – indiqué entre besos a mi primita, recordándole las indicaciones que me había dicho mi tía antes de dejarla a mi cuidado una vez más

—¿Pero tú me vas a bañar?... – preguntó al instante

—…Mmm…— sonó mi boca deleitándose con su tierno par de labios — Claro que si princesa, estaremos solitos un buen rato… — dije volviendo a saborear la inexperta boca de mi muñequita, recorriendo a mi antojo con mi lengua el interior de su boquita, era increíble lo dura que me ponía la verga mi nena con solo besarla, moría por cojermela de nuevo, pero saborearía a mi princesita poco a poco, aunque la verga prácticamente ya me babeaba de excitación

Llevé a mi niñita hasta la entrada al baño mientras besaba su boquita continuamente en el trayecto, todo su cuerpecito era el más delicioso manjar, mis manos estrujaban sus pequeñas y levantadas nalguitas por debajo de su vestido, mientras ella con esfuerzo se ponía de puntitas uniendo su boquita con la mía, al tiempo que yo la sujetaba fuerte masajeando su traserito y sus caderitas, mis manos no podían dejar de recorrer su pequeño cuerpecito.

—Entra princesa— dije abriendo la puerta del baño, mientras ella obedecía y separaba de mí su carita toda enrojecida de la calentura, para entrar al baño y pasar yo detrás de ella

Cerré la puerta detrás de nosotros y comencé a llenar la tina.

—…Bésame más…..— pidió tímidamente mi primita parada de puntitas de nuevo, levantando sus brazos hacia mí, buscando que la levantará para poder pasar sus bracitos alrededor de mi cuello y volver a besarme como siempre lo hacía, le encantaba besar

—Si princesa…— dije sonriéndole a mi muñequita, sujetándola contra mi levantándola un poco, abriendo sus labiecitos con un enorme beso que fue continuado por otro y otro más, sí que era inexperta moviendo su boquita o su lengua, pero ella era la menos interesada en separar su boquita de la mía, eran increíbles las ganas con que besaba ya mi pequeña niñita, era yo el que después de un par de minutos separaba un momento mi boca de la suya para dejarla recuperar el aliento; le miraba su par de pequeños labios húmedos de saliva, algo agitada, pero mirándome directamente, casi rogando con la mirada que no dejara de besarla tanto tiempo; la esperé un momento más esperando que ella me besara primero

—…Ya!— ordenó con timidez mi nena, yo sabía que ella era la dulzurita más obediente de todas, pero la impacientaba que no la besara enseguida; la miré ponerse temerosa por haber gritado, era un encanto mi princesa; no pude evitar una ligera sonrisa antes de dejar de jugar con su calentura y volví a envolver su boquita que esperaba impaciente unirse con la mía

—No…. — murmuró en un pequeño puchero mi primita ya que después de un momento la separaba de mí una vez más pues ya la tina estaba al nivel de agua que debía estar

—Un momentito princesa – dije ya dejando todo listo, y volviendo frente a ella, sacándome la camiseta ante su atenta mirada, le sonreí, aunque a ella parecía solo interesarle más mirar hacia donde mis manos se movían para hacer bajar mis pantalones, quedándome en bóxer ante mi muñequita, obviamente la verga estaba que se me reventaba desde hacía mucho rato, y el bulto era considerable bajo la tela algo ajustada

—Levanta los brazos princesa — ordené acercándome para desnudarla

Así hizo, levantando sus bracitos para dejarme sacar su vestidito colorido, observé con detalle mientras la tela iba dejando al descubierto sus preciosos muslitos, subiendo hasta mostrar sus braguitas ajustadas, mientras mis manos jalaban su vestido desnudando su vientre, sus nacientes pechitos desnudos y finalmente sacándole el vestido por encima de la cabeza, haciendo que su negro cabellito se desacomodara.

—Ven preciosa – dije acercándola más para terminar de desnudarla, pero antes de hacerlo, ella tomó mi bóxer por los costados y terminó de desnudarme inclinándose frente a mí, haciendo que mi verga brincara erecta frente a su carita

—¿Lo chupo?— preguntó enseguida mirándome a los ojos, con sus manitas ya alrededor de mi verga

—Date vuelta— dije sonriéndole, girándola, mientras sus manitas resbalaban por mi miembro casi negándose a soltar mi verga, me incliné detrás de su colita, observando sus preciosas nalguitas un poco cubiertas por sus braguitas, tomé los costados de sus calzoncitos y los bajé hasta sus rodillas, dejando la pequeña prenda resbalar hasta sus piecitos, mientras mis manos separaban sus nalguitas, hundía mi cara entre sus pequeñas montañitas de carne y lamia desde abajo lo que alcanzaba de su conchita subiendo con mi lengua por toda la raja de su culito hasta dejar mi lengua sobre el rosado puntito que es la entrada de su culito, moviendo mi lengua en círculos escuchándola suspirar, manoseaba sus nalguitas tomando una en cada una de mis manos y apretándolas, llevando mis manos hasta sus caderitas y recorriendo sus piernas mientras seguía lamiendo su culito, tenía la verga ya más que salida en la posición que estaba, a instantes estuve de acomodarme y ensartarle la verga ahí mismo sobre el piso; pero, separé mi boca, dándole una nalgadita y después un beso sobre una de sus tiernas nalguitas, incorporándome detrás suyo repegándola contra mi sintiendo su tibieza y dejándola sentir mi verga contra su cuerpecito

—A la tina princesa ¿okey? – le dije al oído besándole la mejilla con mis manos en sus caderitas, con mi verga entre sus piernitas moviéndome contra ella como si estuviera cojiendola, sintiendo sus muslitos suaves deleitar mi verga erecta que asomaba al frente de ella por entre sus piernitas, mientras ella apretaba sus piernitas contra mi verga la cual yo tallaba contra su panochita haciéndola suspirar

—Mmm…— suspiraba temblorosamente mi princesita pegada a mi mientras le besaba el cuello y las mejillas un momento, antes de moverla hacia el frente para hacerla llegar a la tina, sino ella se hubiera quedado ahí a disfrutar de los roces de mi verga contra su rajita que después de haber probado la verga ahora estaba hambrienta de volver a tenerla abriendo sus casi preadolescentes paredes

La cargué metiéndola en la tina mientras ella se sujetaba de los bordes de la tina, enseguida me metí yo poniéndome detrás de ella, recargándome contra uno de los extremos de la bañera y recargándola a ella contra mi pecho pasando mis manos al frente suyo y comencé acariciando sus pechitos húmedos.

Después de unos minutos jugueteaba con el cabello enjabonado de mi muñequita, enjuagando su cuellito y acariciando incesantemente su cuerpecito, mi princesa se escuchaba cada vez más excitada, siempre había sido muy fácil ponerla más caliente que un hornito en un instante, ya hora ya tenía demasiado tiempo jugando con su cuerpecito

—¿Te gusta mi amor?...— dije mientras le besaba el cuellito haciéndola suspirar, llevé mi mano a su panochita y con dificultad dejé resbalar poco a poco un dedo dentro de su ajustada conchita

—Ahhmm… – gimió mi tierna primita, abrumada por tantas sensaciones y encantada de todo lo que le hacía – Ya…— murmuró mi princesa meneando las piernitas y apretándolas contra mi mano que invadía su pequeña intimidad

—…¿Qué quiere mi muñequita? – pregunté lamiendo sutilmente y mordisqueando su orejita, y después recorriendo su cuello con mi boca, mientras mis dedos no dejaban de jugar en la entrada de su conchita, mi dedo delineaba pacientemente una y otra vez los bordes del interior de su estrecha panochita, sintiendo en la punta de mis dedos la calentura interior de la vaginita de mi prima, muchísimo más cálida que la agradable tibieza del agua; la verga pegada contra el nacimiento de las nalguitas de mi prima me estaba matando de excitación, la misma tibieza del agua me mantenía la verga a punto, pero la tibieza que deseaba sentir alrededor de mi verga era la del interior de su conchita que había desvirgada hacía poco, añoraba sentir ya la quemante carnosidad de la rajita de mi princesa, ese calor que me había derretido la verga cuando le rompí la conchita

—Ya… no aguanto… — rogó mi muñequita temblando entre mis brazos ante las sensaciones, girando como podía su cabecita hacia mi queriendo besar mi boca, mientras respiraba agitada por el goce que mis dedos le daban entrando y saliendo de su ajustada conchita y mi boca despertando sensaciones desconocidas para ella hasta hacía poco tiempo; solo verle los cachetitos rojos sobre su preciosa piel blanca era obvio que estaba ardiendo en calentura mi princesita, se moría por qué me la cojiera

—Ya métemela…— pidió entrecerrando los ojos perdida en sus sensaciones y echando la cabecita hacia atrás entre suspiros, mientras yo jugaba con su pequeño clítoris entre mis dedos debajo del agua, restregándole la verga contra el culito, sin parar de masajearle las tetitas

—…¿Te gustó cuando te rompí la conchita princesa? – pregunté girándola de frente a mí, aun colocándola encima de mis piernas con mi verga aplastada entre sus nalguitas, mientras su boquita rápidamente envolvió la mía

—…Si… — respondió apenada –…Desde que me rompiste la conchita siempre la siento muy caliente… y quiero tenerla adentro… ¿lo harás?... — terminó de decir, mientras yo me moría aún más de la excitación ante las sexuales palabras de mi primita, me encantaba oírla a ella misma decir que le había “roto la conchita”

—Así debes pedírmelo princesa… — dije besándola sin miramientos, comiéndole prácticamente la boquita, mientras ella se dejaba hacer, dejándome siempre llevar el ritmo aunque ella se muriese de calentura; la sentía temblar ligeramente ante las sensaciones de su cuerpecito al besarme

—…Ahh… mmm… — ronroneaba prácticamente mi muñequita entre mis brazos mientras me besaba más desinhibidamente, dejándose llevar por sus deseos de hembrita

No pude esperar más, sin despegarme de su boquita, levante un poco sus pequeñas caderitas, colocando con dificultad la cabeza de mi verga ante los tiernos labios de su panochita los cuales separé lo poco que pude con mis dedos sin dejar de besar su suave boquita; pero un par de intentos por penetrarla no bastaron, el grosor de mi verga comparado con la pequeña entrada por donde debía entrar evitaban que mi verga invadiera una vez más a esa pequeñita que tenía encima.

—Mmm!… ah…— tembló mi pequeña finalmente, cuando por fin el grueso de mi palpitante verga vencía la estrechez de la entradita de la conchita de mi princesa, no pude evitar suspirar igualmente, la delicia de volver a internarme en esa prohibida carne era y es indescriptible, mi verga avanzaba abriendo de par en par ese canalito vaginal que parecía tan estrecho como la primera vez, la verga casi parecía dolerme de la presión, y la calentura me invadía poniéndome la verga cerca de correrme aun sin haber siquiera entrado más que un par de centímetros dentro de mi muñequita

—Mmm, que delicia eres princesa! – dije besándola con más frenesí y mordiendo un poco sus labios, al tiempo que mis manos terminaban de hacer bajar sus caderitas sobre mí y la presionaba con fuerza queriendo hundirme hasta el fondo en esa tierna panochita que me quemaba de manera sublime; sentí mi carne erecta abrir sus infantiles carnes poco a poco; los tiernos bordes de su interior me producían las mejores de las sensaciones, avancé más y más, reclamando como un macho cada rincón de la tierna intimidad de mi hembrita

—Aahh!!... – gimió mi pequeña sintiéndose penetrada hasta el fondo, mientras mis manos estrujaban sus tersas nalguitas, manteniendo mi verga hasta el tope de su conchita, disfrutando de mantenerme inmóvil dentro de ella, sintiendo las palpitaciones de mi verga a punto de estallar y los espasmos de su panochita, esperando a que mi verga se relajara, pues no quería bañarle el coñito de leche tan pronto

—Muévete princesa…— ordené instantes después, mirándola obedecer, pasando sus bracitos alrededor de mi cuello, la mirada en su rostro rogaba que la dejara besarme pues no alcanzaba mi rostro, así que bajé mi cabeza a su altura y la dejé apoderarse de mi boca; comencé a mover poco a poco sus caderitas arriba y abajo, sintiéndola temblar y suspirar, incapaz de controlar su cuerpecito por momentos, cuidando yo de que no se saliera mi verga por completo de su interior, pues sería difícil volver a meterla debido a su estrechez, la tenía empalada y no pensaba sacársela

—Ahh… ¿así… te gusta mi entradita?— preguntó moviendo en círculos su culito como yo le había enseñado, para acomodarse bien mi verga en su interior; sin duda haberle descorchado la conchita la había hecho más putita, y con tanta calentura encima dejaba de ser un poco la muñequita sumisa y obediente de siempre y surgía la pequeña hembrita en celo que yo había venido despertando

—Me encanta muñeca…mmm…eres la princesita más putita…que delicia de conchita tienes…eres solo mía— dije besando sin pudor a la tierna doceañera que se movía encima de mi verga, haciéndome alucinar de gusto de verla gemir débilmente, encantada de que le llenara su conchita de verga

Nunca pensé que me fuese a saber tan delicioso penetrar a una niñita así, tan preciosa, era un manjar prohibido que me daba el lujo de tenerlo en casa; no descansaría hasta convertirla en mi completa zorrita, y disfrutaría a cada instante a esta muñequita, tal como lo hacía en este instante.

—Mmm… muñequita… como aprietas hermosa…— gemí apretando fuerte sus redondas nalguitas entre mis manos, los excitados suspiros de mi princesa me estaban matando excitación, y su pequeña conchita parecía cada vez más perfecta, más suave, mas húmeda, tan tierna, tan estrecha, no podía parar, me estaba matando de placer mi nena, cada vez trataba de hacer las penetraciones más profundas y marcadas, tratando de cojerla más fuerte, pero en esta posición mi pequeña se estrechaba demasiado

—Ahh…ahh…— suspiraba tiernamente entre suaves gemidos mi nenita, su carita a centímetros míos estaba enrojecida de gusto por estar siendo cojida, mis manos recorrían con lujuria su cuerpecito entero, acariciando sus piernitas, sus abultadas nalguitas, bajando mis manos por su espaldita que acababa en esas preciosas caderitas que conducían a esa delicia de manjar que tiene por traserito mi tierna nena; aunque estrujar sus rosadas nalguitas era a lo que más tiempo dedicaba; me era imposible penetrarla con rudeza en esa posición, pero aun así la excitación me hacía imposible subir el ritmo pues no quería correrme tan pronto

—Mmm… ¿te gusta princesa?...— pregunté separándome un momento de su húmeda boquita

—…Ay sii… mmm…— suspiró mi nena meneando el traserito sobre mi mientras mis manos descansaban sobre sus pequeñas caderas, acompañando y remarcando el ritmo de sus inexpertos movimientos

—…Ahh… muñeca… en cuanto crezcas un poquito más… podré metértela entera nena… te encantará— dije delirando de gusto, pero ciertamente me moría de ganas de llegar a penetrarla completamente, pero por el momento el tamaño de su conchita me lo hacía imposible

—…¿Me la meterás más dentro…?— preguntó curiosa, mientras mis movimientos pélvicos comenzaban a bombearla algo fuerte para su cuerpecito

—Si princesa… mmm – respondí chupando uno de sus casi inexistentes pechos – Pero será hasta que te pueda entrar… eres la nena más apretadita del mundo… me vuelves loco –

—…Se siente muy rico… ahyy… — pronunció mi nena con sus bracitos aferrados a mí, mientras sus casi inocentes caderas danzaban en círculos sobre mi verga, en cuanto aprendiera a hacerlo un poco mejor, seguramente me mataría del placer

Me sentía desfallecer por instantes por las incesantes oleadas de placer que esa tierna nena me producía en sus movimientos, podía asegurar que mi cuerpo estaba ardiendo en calentura, pero aun así la temperatura de mi nena encima me quemaba el cuerpo, sus esbeltas piernitas sobre mis muslos me quemaban la piel, y mis brazos que envolvían por momentos su cuerpo, sentían la elevada temperatura de mi primita; pero nada era tan cálido como su interior.

—Mmm…— pronunciaba simplemente con los ojos cerrados mi nena, las sensaciones simplemente le provocaban querer moverse más, querer sentir mas – Ahh! Mmm….! — gimió dulcemente mi prima ahorcándome la verga en sus contracciones, su pequeña panochita se corría, tomándome por sorpresa tanto a mi como seguramente a ella

—Eso mi amor… ahh… disfruta princesa…— suspiré estrujando sus firmes nalguitas

—Mmm…sisi… me hace cosquillas… — agregó entre erráticos movimientos meneándose sobre mi verga, la cual soportaba como podía la deliciosa presión de su vaginita

Comencé a bombearla nuevamente, mientras su cabecita agitada reposaba casi a la altura de mi hombro; sus agitadas respiraciones golpeaban cálidamente contra mi piel al tiempo que mi humanidad la poseía con fuerza; su tierna panochita cada momento se amoldaba un poquito más a mi verga, aunque cada borde se resistía deliciosamente frotándose ajustadamente contra su invasor, mi nenita me provocaba a penetrarla más y más.

—Ahh… que delicia eres princesa… — gemí bombeándola lo poco fuerte que podía en esa posición, y haciendo un esfuerzo traté de incorporarme con ella clavada

—…Mmm… — gimió mi nena casi preguntando porque me movía

—…Sujétate bien con las piernas como te enseñé – indiqué a la nena, haciendo una vez mas además de incorporarme

—Pero no… aquí me gusta… no quiero moverme…— respondió sin querer dejar de menearse sobre mi

—Es para que vayamos a la cama… ¿no quieres ir?— pregunté besándola

—No… solo métemela… me gusta como entra… — respondió casi sin mucha lucidez, su intención era tan solo seguir sin importar donde fuera

Decidí no insistir, y abrazándola por la cintura comencé nuevamente a entrar con fuerza en ella, escuchaba su agitada respiración acompañar cada una de mis penetraciones, el agua ahora un poco menos tibia, salpicaba ante el incesante movimiento de mi cuerpo contra el suyo, mientras el cuerpecito de mi nena se meneaba como el de una muñequita encima del mío, soportando cada una de las lujuriosas arremetidas contra su intimidad, su cuerpecito temblaba cada que mi verga hacia el movimiento hacia afuera de su conchita, y suspiraba cada que se volvía a hundir en ella, sus delineados y rosados labios vaginales los sentía abrazar mi verga ajustadamente, me hubiera encantado una visión más cercana de mi verga invadiendo su rajita, pero la posición no me lo permitía; sentía los testículos tener su carga lista para inseminar a la tierna muchachita, pero no quería, no aun, quería hacerla mía más y más todavía.

—Ahh… nena, que húmeda y calientita estas por dentro… ¿tanto te gusta mi verga? – pronuncié extasiado de gusto tras cada invasión a su estrecha intimidad

—…Sii… entra muy rico… hazlo más…— respondió mientras yo le besaba la boca y mis manos no dejaban de acariciar hasta el último rincón de su piel

—Ahh… que panochita tienes, succiona delicioso... – gemí delirando de gusto, su conchita parecía más que sedienta de leche, como si su interior suplicara que mi semen bañara su pequeño canalito vaginal

—Ahhy… otra vez… Ah Ah…— chilló mi princesa apretándome con fuerza con sus manitas, al tiempo que su cuerpecito se arqueaba, evidentemente orgasmando de nuevo, los espasmos en su conchita eran sublimes, nunca en la vida había deseado pensar en algo más para intentar evitar que esos espasmos me obligaran a correrme, tenía pensado esperar un poco más, pero cada contracción vaginal de su interior, cada que su cuerpecito se meneaba descontrolado sobre mí, cada que uno de sus sexuales gemiditos llegaba a mis oídos, todo eso me desafiaba, me seducía a derramarme en su interior, a impregnar nuevamente sus carnosas paredes vaginales con el fluido proveniente de mi verga

—Ahh… nena, me vuelves loco… eso, así…— deliré aun sintiéndola menearse, en un orgasmo claramente más largo que el anterior

—Ahyy… primo… ya, ahy!— chilló mi tierna nena, incapaz de soportar su propio orgasmo, el cual parecía no querer ceder, pues sus espasmos continuaban torturando mi verga

No pude más, aun con su orgasmo encima, envolví con fuerza su cuerpecito entre mis brazos, apretando sus nalguitas contra mí, la penetré a fondo nuevamente, provocando que sus grititos aumentaran una vez más, su conchita rogaba que la inseminara y eso iba a hacer.

—Shh… que rico cojes nena, mira como me pones… ahh… tu voy a llenar de lechita otra vez…— dije casi enloquecido, con mis manos apretándose con demasiada fuerza contra la tierna carne de sus nalguitas

—Ahh… ya ya!… — gimió sin fuerza mi nena, mientras mi verga más dura que nunca la bombeaba hasta el fondo, provocando que su liviano cuerpecito saltara sobre mí, con mis brazos asegurando sus caderitas

—Ahh… si, eso mi amor…— gemí penetrándola sin miramientos, mientras mis huevos cargados de leche golpeaban contra su tierno traserito

Y en un instante más, sentí la verga palpitarme deliciosamente, mientras en mis penetraciones comenzaba llenar a de leche la pequeña cavidad de mi nena, sujetaba su traserito con fuerza contra mí, haciéndola menearse sobre mi verga, al tiempo que mi semen iba estrellándose chorro a chorro contra el fondo de su conchita.

—Ahh… pequeña… — gemí besándola, mi verga aun tiesa liberaba mi quemante semilla en su interior, mientras ella gemía continuamente a causa de mis pausadas, pero profundas penetraciones

—Mmm… ahh…— gemía mi niña que estaba más que agitada por mis penetraciones, su cuerpecito temblaba diciendo adiós a su propio orgasmo, mientras aceptaba encantada como mis testículos se vaciaban dentro de ella

—Ahh… que rico te mueves princesa… mmm – dije besándole la boca, sintiéndola como su respiración agita le hacía casi imposible besarme, pero sus ganas de besar eran muchas para no hacerlo

Permaneció en silencio un buen rato, todo el rato que pasamos comiéndonos la boca, mi verga había perdido parte de su tamaño ya, pero seguía aun un poco dentro de ella, quizá estaba incluso cercana a recuperar su tamaño nuevamente por el gusto de estar besando y manoseando a mi calenturienta niña.

—Ya mi amor… ya…— dije risueñamente, despegándome casi a la fuerza de su boquita – Mmm… ya;… vamos a salir del agua… — agregué nuevamente, tras un par de besos más de su parte, intentando llevarme a su boca de nuevo

—…¿Ya no nos vamos a seguir besando…?— preguntó algo penosa

—Si princesa… pero vamos a que te vistas primero— dije sonriéndole tiernamente, liberando mi verga de su conchita por fin, y moviéndola para ponerme de pie

—No te pares, te vas a caer, déjame voy por la toalla Kim – indiqué a la nena, que hacia ademan de sujetarse de los bordes de la tina para ponerse de pie; era obvio que las piernas no iban a responderle

—¿Por…?— dijo curiosamente

—…Por esto princesa… — dije levantándola y poniéndola de pie; y las piernas ni siquiera le pisaron firmes al levantarse, así que la mantuve sujetada

—…Me duelen las piernas… ¿Es malo…?— preguntó con un puchero, tratando de mantener el equilibrio por si sola

—No mi amor, se te pasará… — dije envolviéndola en la toalla y cargándola en brazos

Se sujetó a mí y la llevé a su habitación, busqué algo de su ropita a mi gusto y terminé de vestirla; tanto pasar mis manos sobre su cuerpo me hacía tener el glande al descubierto una vez más en mi erecta verga.

—Espérame nena, voy por mi ropa al baño… mmm…— dije a la nena besándola

Asintió y salí camino al baño; vine ropa en mano de regreso, ahí estaba mi nena sobre su cama, con su linda blusa y su corta faldita que había escogido para ella, sus hermosas piernas me hicieron punzar la verga una vez más.

—¿Qué piensas nena…?— pregunté cariñoso, mirándola observarme mientras me subía los boxers y me ponía lo demás

—…Me gusta verte… — respondió un poquito apenada

—Y a mí me gusta verte princesa… — respondí terminado de ponerme la camiseta, me acerqué a ella besándole dulcemente la boca — ¿Puedes pararte ya nena? –

—No… — replicó con un puchero mientras yo trataba de ponerla de pie y la veía tambalear

—Okey… te dejo aquí solita y te peinas porque si no ya sabes que tu mami te regaña… mientras voy a la cocina y subo por ti en un momentito ¿va?— dije acariciándole las piernas

—Bueno…— respondió no muy convencida, mientras yo le pasaba su cepillo para el pelo; había un espejo enorme de frene a la cama, así que no necesitaría bajar de la cama para peinarse

Le acaricié un instante más el cabello aun húmedo y salí de la habitación; regresé por ella momentos después y comimos sin mayor novedad.
De más está comentar alguna otra cosa sobre ese día, así terminó todo esa ocasión.

***

Días después conducía yo hasta lugar en donde recogería a mi primita; estaba en una academia de danza o más bien ballet, al parecer había tomado clases desde más pequeña, pero las había dejado por un tiempo, y ahora en vacaciones le habían conseguido un lugar donde asistir mientras estuviera pasando las vacaciones con nosotros.

Llegué al dicho lugar, bajé y entré, habían otras personas esperando a sus hijas, sobrinas, hermanas o lo que fuesen; la busqué entre el grupo de niñas y finalmente identifiqué entre las demás; no duró mucho mi espectáculo pues la clase terminó después de unos minutos; y detalles más detalles menos, finalmente la vi dirigirse hacia donde yo estaba, seguramente donde la recogía su madre siempre, y me vio finalmente; parecía algo sorprendida, agradablemente sorprendida.

—¡Primo!— exaltó la voz sonriente, caminando deprisa hacia mí

—Hola muñeca – respondí amable a su saludo; mirándola llegar hasta mi con su ropita de ballet, la tela de un color rosa pálido ajustada al cuerpecito, y la parte de la falda levantada hacia los costados, característica del ballet; recorrí en una sutil mirada sus pequeñas y largas piernitas, que estaban entubadas en unas mallitas del mismo color

—¿Viniste por mí?— preguntó curiosa, pues nunca antes se había dado la necesidad de que yo fuera por ella

—Si Kim, mi tía salió y me pidió venir por ti – no era tanto así, mi tía le había encomendado a mi madre venir por Kim, pero al final ella me había terminado prácticamente mandando a mí, aunque yo no había tenido mayor inconveniente en aceptar

—¿Y me viste?— preguntó, obviamente se refería a si la había visto danzar

—Si nena, eras la más linda de todas… — dije sonriéndole, mientras se cambiaba a sus zapatillas normales

Sonrió y la dirigí delante de mí hasta el auto, subió y seguidamente lo hice yo.

El camino fue un simple y curioso cuestionar de preguntas de parte de mi prima; llegamos y bajó del auto junto conmigo, caminábamos por el césped camino a la puerta de mi casa.

—¿Y estoy solita contigo?— preguntó coquetamente

—No nena – dije riendo un poco, sabía yo muy bien a que se refería con eso – Esta tu tía – agregué, pues mi madre estaba en casa

—Ah…— respondió algo desalentada

Entramos a casa y dejé las zapatillas de Kim en un sitio, me senté al sofá al igual que mi prima, esperé a que apareciera mi madre, y que se hiciera ella cargo de mi prima.

Pero no apareció, la llamé un par de veces, mientras Kim no dejaba de estar de inquieta sobre mí.

—Voy a ver si está arriba, aquí estate — avisé separándome de mi prima y yendo hacia arriba

Busqué donde pensaba que podría estar, incluso hablándole, pero no estaba; saqué el celular y le marqué; estaba en casa de los abuelos, no tan lejos de casa, tampoco tan cerca, había aprovechado que un tío había pasado a la casa, él iba hacia allá, la había invitado y se había ido allá.

Terminé la llamada normalmente, volvería junto con mi tío más tarde, ni siquiera me tomé la molestia de me mencionarlo, obviamente tendría que hacerme cargo de Kim yo mismo.

Bajé la escalera guardándome el celular en el bolsillo, llegué hasta la sala, donde mi primita esperaba recostado a lo largo del sofá mirando televisión.

— ¿Tienes hambre? – pregunté levantando sus atirantadas piernas y pies para sentarme, después dejándolas reposar sobre las mías

—Amm… poquita… — respondió risueña moviendo sus piernitas adornadas por esas rosadas mallas, dejándome observar con claridad desde mi posición, la delicia de labios de su panochita marcados bajo la fina tela del mismo color que cubría su pequeña intimidad

—Puedo ordenar pizza, ¿quieres? – cuestioné, acariciando sus piernas en un subir y bajar de mi mano por sus esbeltos muslos

—¡Sisi!— gritó enseguida, era obvio que le encantaba

—Bueno, déjame la pido, dije tomando el teléfono – así hice y segundos después terminé la llamada

—¿Me tengo que cambiar…?— preguntó refiriéndose a su ropita de ballet que traía puesta

—No princesa, tu casa está cerrada hasta que regrese mi tía… además así te ves muy bonita – dije sonriéndole, sabiendo que eso le gustaba escuchar a la muy coqueta

Rio nerviosamente la nena, mientras seguía hablando de cualquier cosa, al igual que yo; y así transcurrieron unos minutos.

—¿Y me veo más bonita así?... ¿O así?— preguntó cambiando de poses coquetamente frente a mí, tenía varios minutos excitándome con su tierno pero sensual cuerpecito

—De las dos formas muñeca… tanto que creo que tendré que hacerte el amor así princesa— dije a la nena quien pareció llamarle particularmente la atención, tal vez eso buscaba provocar en mí

Al instante escuché que la pizza llegaba, la recibí y momentos después estábamos comiendo ahí mismo en la sala.

Terminamos y un momento después atendí una llamada de un conocido mío, cosas personales; la llamada demoró bastante, pero finalmente colgué y volví a dar toda la atención a mi primita; era obvio que la idea de hacerla mía en ese atuendo me había pasado por la cabeza infinidad de veces, incluso una ocasión anterior en donde se suponía que se quedaría conmigo vestida para la clase de ballet para que yo la llevara, pero al final no había sido necesario y la oportunidad se me había escapado; pero al parecer ahora no sería así.

—¿Y hoy por qué no estas de besucona princesa?— pregunté riendo un poco, mientras le daba un repentino y succionaste beso en los labios

Reaccionó sobresaltada, sin saber qué hacer, dejándome actuar hasta separarme de sus labios; y entonces habló sonrojada.

—Tú me has dicho que cuando esté mi tía o mi mamá no lo haga… — respondió nerviosa y con un lindo puchero en el rostro

—Pero no están princesa… mmm – agregué envolviéndola en mis brazos, atrayéndola hacia mí y comiéndole la boca con descaro

—¡! Mmm… mi tía está arriba… — dijo entre mis labios; aún más nerviosa por la posición en que nos encontrábamos ahora; parecía entender muy bien que estas cosas deberían ser privadas

—No… mmm… no está en casa boba… mmm… ya hubiera bajado… la llamé, vuelve más tarde – dije entre besos a la nena – Así que me voy a cojer este culito otra vez – agregué sexualmente, acariciando con deseo sus nalguitas sobre la ajustada tela que cubría su culito

—Mmm… — ronroneó disfrutando mis besos — … ¿En serio? — agregó insegura

—Muy enserio princesa… — dije sintiéndola ahora más decidida a besarme, envolviendo sus bracitos alrededor de mi cuello – Arriba… mmm… vamos arriba – dije levantándome con ella, sintiendo como sus dientes mordían mi labio tal vez accidentalmente por el movimiento, o tal vez a antojo de ella

Llegamos a la habitación, con ella aun aferrada a mi cuello y decidida a no separarse, su respiración y su aliento golpeaban agitadamente contra mi rostro cuando abría su boquita húmeda en busca de aire.

—Eso mi amor… que rico besas… mmm… — dije a la caliente muchachita, que parecía poseída por algo más, seguramente si le hubiera dicho que estaba sola conmigo desde el principio, hubiéramos terminado en este instantáneamente

Traté de sacarme la camisa, estaba de pie al borde de la cama, mientras ella de rodillas sobre el colchón se aferraba a seguir devorándome; me encantaba lo caliente que se ponía mi nena.

Con dificultad logré que se despegara de mi un instante para sacar mi prenda por encima de mi cabeza; y la observé ahí, impaciente, callada, decidida a seguir con lo suyo enseguida, hambrienta de mi boca, con esa mirada tan particular que solo un deseo y una necesidad tan carnales pueden provocar; y esa mirada se despertaba en mi nena, la de una pequeña hembra en celo.

La observé quitarse rápidamente la prenda que cumplía como ropa interior, de una fina tela que translucía aun así su hambrienta panochita, quedó ante mí con solo la parte de arriba de su traje que estaba unido a la parte de la falda, la cual era simplemente un montón de holanes que cubrían prácticamente nada, y debajo las rosadas mallitas sobre sus piernas me incitaban a penetrarla ya mismo.

Parecía querer decir algo, pero la tomé del cabello y la hice abrir la boca para meter mi verga en ella, gran parte de mi verga se perdía en su cálida boquita, su delicado par de labios subía y bajaba a mi antojo alrededor de mi carne erecta.

—Ahh… nena… — suspiré, no quería que me la chupara demasiado tiempo, solo que me la dejara bien lubricada; así que hundí mi verga más de lo posible para ella, provocando que le dieran arcadas sobre mi verga, lo hice un par de veces más, y su boquita ya era un mar de babitas que escurrían sobre las venas de mi verga

—Ah… — suspiró gustosa al separar mi tranca de sus labios; en un movimiento tomé su cuerpecito y la coloqué en cuatro patitas sobre la cama; mientras ella aceptaba obedientemente

Hundí mi boca entre su infantil conchita, la cual destilaba ya ese dulce aroma a hembra joven, su culito se alzaba en el aire al total descubierto pues la prenda que hacía de falda apenas le llegaba a la cadera.

Lamí y hundí mi lengua con frenesí dentro de su pequeño orificio vaginal; me volvía loco ver su rajita lampiña esperando tan cerradita a ser reclamada por mi verga otra vez.

—Aquí va mi amor… — dije escupiendo sobre su conchita y colocándome prácticamente encima de ella con mi verga punteando ya su panochita

—Mmm…— gimió dulcemente mi nena al sentir mi glande vencer una vez más la entrada de su rajita, era enloquecedor las sensaciones que me provocaba mi princesa; mis manos sujetaban con ansia sus caderitas ensartándole más y más carne dura a mi tierna prima

—Ahh… bebita…que panochita tienes… — gemí delirando de gusto, cada empujón de mi verga hacia que mi nena acomodara y entreabriera mejor las piernitas, tratando de acomodarse para disfrutar mi verga a placer la muy zorrita

—¡Ahh!... sii…— gritó de gusto mi primita al sentir mi verga abrirse paso hasta el tope de su conchita, y como comenzaba a bombearla sin esperar más

Era un manjar, los bordes interiores de esa tierna panochita me mataban de gusto, cada que empujaba mi verga hacia adentro parecía haberse vuelto a apretar al máximo; mi cintura se movía incesantemente contra la pequeña criatura que me recibía como una total perrita.

—Ahhy… primito sisi…mmm… — gemía dulcemente mi nena contrayendo sus esfínteres en su primer orgasmo, mientras yo aprovechaba para pausar un poco mis penetraciones pues la verga se me reventaba de gusto con las palpitaciones

—Ahh… eso putita… — dije loco de gusto, dando un par de nalgadas sobre sus nalguitas, las cuales estaban ya rojitas por mis muslos golpeando contra ellas

Me afirmé sobre la cama y sujetándola de las caderas la atraje una y otra vez contra mí, mientras yo prácticamente babeaba de gusto, mirando su cuerpecito sacudirse adelante y atrás.

—Mmm… ahhy— gemía incesante mi princesa encantada de que me la cojiera

La hice incorporarse un poco hacia atrás, provocando que mi verga empujara deliciosamente el fondo de su panochita; tomé su prenda de arriba por la parte de la falda y levanté la tela sacándosela finalmente, dejándola desnuda, simplemente sus piernas seguían envueltas en la suave tela de sus mallitas.

La envolví entre mis brazos y aumenté el ritmo de las penetraciones un momento, sintiéndola temblar y escuchándola gemir más desesperadamente encantada de todo lo que le hacía.

—Ahh…si… métela mételaaa… — gemía mi nena víctima del placer, mientras mi boca recorría su cuello y mis brazos la abrazaban con fuerza manteniéndola en esa posición donde mis manos recorrían pausadamente sus pechitos y su pequeño vientre hasta bajar a su clítoris

—Ven princesa… — indiqué girándola y sentándola sobre mí, en una posición que a ella le encantaba; sentí su cuerpecito sentarse sobre mí, mientras mi verga se mantenía refugiada en su vientre

La sentí comenzar a saltar sobre mi verga, apoyando sus manitas sobre mi pecho por momentos, mientras mis manos azotaban sus nalguitas repetidas ocasiones, disfrutando de verla menearse encima de mí, tan pequeña, tan zorrita.

—Ahh… ahuu… ¡sisi!.. – gimió aún más fuera de sí la muy zorrita, meneándola la cola como pocas veces mientras se vaciaba sobre mi nuevamente, reventándome la verga a contracciones

—Ahh… Kim, espera… espera… — gemí extasiado, teniendo que sujetarla de las caderas para que dejara de saltar de esa manera que lo hacía, porque estaba a punto de correrme si seguía haciéndolo

—Mmm… me encanta esto… mmm… mas— gimió dejándose hacer, besándome la boca y meneando en círculos el culito de una manera sublime

—Párate princesa…ahh… — dije levantándola con mi propia fuerza, mientras ella se colocaba en cuatro prácticamente ella solita, así era como la quería nuevamente

—Métela… me gusta mucho… — dijo dentro de su calentura, con el culito una vez más levantado y sus manitas separando sus nalguitas esta vez

Avancé sobre la cama hasta su culito y lamí una par de veces su culito; no sé si ella sabría que volvería a encularla, o si sus ganas de sexo simplemente le dejaban dejarse hacer a mi antojo; mis dedos esparcieron mi saliva sobre su pequeño orificio que parecía imposible de profanar; pero ya lo había hecho yo antes, así que sabía muy bien las glorias que enterrarme en ese dulce orificio me iban a provocar.

—Mmm…— ronroneaba impaciente mi nena sintiéndome comerle el culito mientras mis dedos jugaban en su conchita

Me incorporé sin poder esperar más, con la verga palpitándome de ganas de penetrarla, y dirigí mi glande sobre su pequeño ano.

—Ahh… acomódate bien princesa… — gemí hundiéndola más y más verga sin miramientos, era el culito perfecto, un recto tan estrecho, pero tan elástico, con esos bordes que me volvían loco al adentrarme en ella

—…Ahyy… me duele poquito… — pronunció calladamente mi nena, cuando mi verga estaba atorada casi hasta la mitad dentro de su palpitante recto

—Shh… ahorita pasa mi amor… tranquilita… — dije acariciándole la espalda y comenzando a bombearla poco a poco

—Mmm… mmm!... — gemía mi primita al sentir los primeros mete y saca en su interior, mientras sus intestinos parecían querer succionarme hacia adentro

La temperatura de su interior me estaba matando de gusto, su culito parecía querer amoldarse lo mejor que podía a su invasor, mientras mi tierna nena gemía encantada de la enculada que le estaba dando.

Seguí sodomizando ese dulce recto minuto tras minuto, mi nena echaba el culito hacia atrás queriendo probar más centímetros de verga, pero su pequeño interior se negaba a poder cobijar la parte de verga que seguía fuera; cada incursión dentro de ella era el cielo, me mataba de la excitación el ver ese tierno traserito debajo de mí, y no podía parar de atravesar mi verga entre esas firmes nalguitas que se regalaban ante mí.

—Ahh… Kim… — gemí sabiéndome cercano a correrme

Los minutos transcurrían y sentía su esbelto cuerpecito revolverse del placer, moviendo sus nalguitas de una manera sublime mientras mi verga no dejaba de bombearle el culito; esa delicia de recto que me provocaba querer penetrarlo hasta que le quedara liso por dentro.

—Ahyy!!... primito… ahh… — gimió meneando las piernitas, cuando el orgasmo la invadía inesperadamente, un orgasmo provocado por las incesantes penetraciones en su culito

—Ahh… no aguanto… te voy a llenar de lechita princesa…. – gruñí sin poder aguantar, me hubiera gustado esperar a que su orgasmo avanzara más, pero me fue imposible cuando las primeras contracciones de su esfínter anal apretaron mi verga

Y así ocurrió, entre sonidos corporales de ambos, sus incesantes contracciones desencadenaron el caudal de vida que comencé a vaciar en sus intestinos; la sentí flaquear de las piernitas, e igualmente el ímpetu del movimiento me hizo dejarme reposar sobre ella; cuerpecito tendido sobre la cama recibía al mío sobre ella, mientras mis últimos empujones la sumían sobre la cama al tiempo que mi fluido seminal bañaba su interior, disfrutando de las palpitaciones de los cuerpos de ambos.

—Mmm… primo… — suspiró sin oxígeno sintiéndose algo aplastada por mí, pues mi cuerpo casi reposaba de lleno sobre el suyo

—Mmm… princesa… eres la mejor…— añadí hundiendo mi rostro entre sus negros cabellos, llevando mi rostro hasta su hombro y subiendo entre besos hasta su cuello

Dejé que mi verga abandonara su interior, y le di media vuelta mirandola de frente debajo de mí, con sus cabellos tan desordenados, el rostro enrojecido del esfuerzo y con la respiración aun agitada; me parecía tan perfecta, tan esbelta, tan sublime y sumisa, tan mía.

—Siempre serás mía princesa… — dije a mí nena, quien me miraba coqueta y sonriente, desnuda bajo de mí, con nada más que esas finas mallas rosadas en sus largas piernitas

—Sii… — respondió nerviosamente mientras la abrazaba fuertemente envolviéndola entre mis brazos, y volví a saborear sus prohibidos labios con mi boca


---------------------------------------------------------------------------------

Darkel_xG

Darkel_xG@hotmail.com

Blog: http://kimrelatos.wordpress.com

Puntuacion: 10.00 - Votos: 1

Leido: 499 veces