Los 10 relatos mejor valorados



Ultimos relatos


mis profes favoritas parte 2Categoría: Sexo Maduras

Por kiko | 2014-07-30 09:09:08 | 0 comentarios

Ya 2013 me había desarrollado y le mira va las tetas a todas las mujeres por lo q marylu ya no era mi profesora puesto que ella solo dicta a sexto y yo estaba en séptimo entonces me llene de valor y cada descanso yo iba a saludar la sólo con la intención de que cuando le diera un abrazo sentirle sus tetas en mi pecho y su olor era tan delicioso sentir esas tetas en mi pecho ese bulto pero al Finan todo cabo descubriendome y por eso ahora saluda de mano

Puntuacion: - Votos: 0

Leido: 23 veces

mis profes favoritas parte 1Categoría: Sexo Maduras

Por kiko | 2014-07-30 08:58:23 | 0 comentarios

Era 2012 en mi colegio , yo estaba en primero de bachillerato y era muy raro ver a todos mi directora de curso llamada marylu era muy compasiva conmigo y además amable y cariñosa un poco desatenta pero lo que si era es que ella si estaba buenisima y para mi suerte ella es tan pequeña como yo pero tenia un poco medianas las tetas lo cual en esos momentos no me exitaba por que en ese entonces yo era muy inocente bueno así paso el año .

Después yo no sabría que la mujer de pelo castaño y ojos cafes... Mirar 2 parte.

Puntuacion: - Votos: 0

Leido: 41 veces

Erika, Límpiale Aquí…Categoría: Sexo Maduras

Por faboles72 | 2014-07-19 12:00:55 | 0 comentarios

Erika, fue por muchos años la esposa de un compañero de escuela y andanzas, tiempo después ellos decidieron divorciarse, el partió en busca del sueño americano y a Erika la vida no le sonrió para nada, teniendo que hacerse cargo de sus dos hijos Antonio y Joselyn.
Tiempo después al mudarme a la nueva oficina tuvimos la necesidad de contratar a una persona que nos ayudara con la limpieza, así que puse anuncios en el diario; siendo esto totalmente infructuoso, una tarde cuando pasaba a visitar a mi madre mire a Erika caminado por la acera, detuve el auto y le ofrecí llevarla a su casa.
Durante el corto viaje ella me comento que estaba pasando por muchos problemas económicos y de trabajo, siendo esta la oportunidad de ayudarle dije.
- Erika, en la oficina hay un trabajo disponible pero no sé si lo aceptes, es de limpieza…
Ella sin dudar un segundo, respondió.
- Claro que sí, cuando comienzo?...
Acordamos que comenzaría al día siguiente. Ella se presentó conmigo como se había acordado, le indique cuál sería su sueldo y las actividades que tendría que realizar en la oficina y gustosa se quedó a su primer día de trabajo.
Más tarde ese día mientras Erika limpia mi oficina, se inclinó para asear un librero y ahí fue cuando me di cuenta de su enrome trasero, el cual estaba enfundado en unos jeans color blanco muy ajustados, me tome un tiempo para observarla y note que sus senos eran grandes, aun que tenía unos kilos de más eso no importaba, su cara era la de una mujer madura la cual había sido maltratada por los años y la vida, sin dejar de ser atractiva, su cabello hasta el hombro ondulado y teñido de color rojizo, ojos grandes café, boca pequeña y labios delgados. Como la relación con ella era bastante buena y nos llevábamos poco pesado dije.
- Y quien te riega las macetas amiga?...
- Jaja, pues… un chavo… me las anda regando amigo pero como que está muy chavito y no sabe muy bien es 12 años más joven que yo…-respondió con desenfado-
- A la madre… en serio… -dije con un poco de asombro-
- Porque me preguntas te ofreces a regarme el jardín… o qué?-pregunto en tono de broma-
- Jajaja, pues como quieras gordis, ya sabes que tengo para todas…-respondí-
- Na, no te hagas wey, si la que se te antoja es mi hermana… o ya no?-pregunto-
- Mmm… esa Zaira… se me fue viva…-dije en respuesta a su pregunta-
La conversación quedo ahí ya que mi teléfono sonó y atendí la llamada, Erika salió al terminar de asear mi oficina y la volví a ver cuando salió, pasando a despedirse de mí.
- Ya me voy amigo. Gracias por la oportunidad, no te vas a arrepentir…-dijo Erika y salio de la oficina-
Pocos días después llegando a la oficina, mire un enorme culo asomándose por el hueco de las escaleras, ese día había amanecido con ganas de llevarme algo al plato, así que me acerque y al notar que el culo pertenecía a Erika; me coloque detrás de ella y dije.
- Así te quería poner… amiga…
Ella salto hacia adelante y volteando a verme respondió.
- Ándale síguele y un día te voy a dar una cogida a tu tamaño...
- Jajaja, pues cuando quieras amiga… ya sabes dónde está mi oficina…-respondí en tono retador.-
No sé si ella también andaba ganosa o solo fue el momento pero al pasar a su lado me palmeo las nalgas y rio al hacerlo.
Normalmente Erika hacia el aseo de mi oficina primero pero ese día no fue así, el día transcurrió y ella no hizo su labor, entro casi a las 13:30 hrs. Y comenzó a realizar la limpieza yo atendía una llamada en ese momento y deje que ella hiciera su trabajo, al terminar con la llamada dije.
- A ver a qué horas…
- Ahí… amigo… pues me entretuve en otras cosas…-respondió-
Miraba sus gordas y grandes nalgas balancearse de una lado a otro con cada movimiento que hacia al barrer mi oficina, así siguió pasando el tiempo; hasta que la voz de los chicos me regreso a la realidad y me di cuenta que ya era hora de salir a comer.
- Bueno amiga, llego la hora de la comida, vas a salir o traes comida?-pregunte-
Lo que respondió Erika, me dejo sin palabras por un instante.
- A dónde vas amiguito, si aquí tienes mucha comida…-dijo tocándose las tetas y las nalgas-
- Jajajaja en serio… o estás jugando… amiga de verdad quieres coger…?-respondí-
- Pues si no… vamos a echarnos un coito de amigos… no?-respondió acercándose a mí-
- Segura?... no te vas a arrepentir…-respondí mientras ella se acercaba más-
La respuesta fue clara, sus manos tomaron mi pene por encima del pantalón y lentamente su lengua se paseaba por sus labios.
- Ando caliente amigo… me ayudas con eso?...
Comenzó a desabotonarme la camisa y el pantalón. La detuve un momento y Salí a cerrar la puerta con llave
- Ahora si amiguita… te voy a dar una cogida… que vas a ver las estrellas…-dije mientras le pedía que se desnudara-
Lo primero en salir fue su blusa, sus grandes pechos cubiertos por un brasier blanco se tambaleaban con cada movimiento que hacía, al tiempo que yo terminaba de quitarme la ropa dejando solo mis boxers, Erika saco su pantalón por debajo de sus pies y un gran pubis se dejaba ver debajo de un panty del mismo color de su brasier.
- Nada mas no mires mi panza… amigo… es que me quedo así después de los embarazos-dijo tratando de cubrir su abdomen flácido-
- Acércate Erika…-dije estirando la mano-
Ella se acercó y la senté en la silla de mi escritorio, la mire fijamente y dije.
- Me dejas meter mi verga en medio de tus nenas…
- Aja… hazlo…-respondió despojándose del brasier-
Sus grandes senos se colgaron un poco y ella los tomo con las manos separándolos un poco; en espera de mi pene. Baje mis boxes y al ver mi pene Erika exclamo.
- Hay dios… donde guardas esa cosa amiguito… mira nada más…
Tome un poco de saliva y la unte sobre mi pene, me acerque a los senos de Erika y coloque mi pene en medio, ella lo aprisiono con sus senos y comenzó a masturbarme con ellos.
- Oooo…Erika… ummm!!... son muy suaves tus tetas… mami…-dije al sentir sus senos en mi pene-
- Te gustan amigo… quieres que te chupe la puntita cuando salga…-dijo Erika-
- Aja… chúpame un poquito… porque no tenemos mucho tiempo…-respondí-
Su boca se abrió lentamente y mi glande se introducía en ella cada vez que aparecía de entre sus senos.
- Mmm, amigo… que buena herramienta tienes, oo, oo, oo, así sigue así… cógeme las tetas…-decía Erika-
- Ooo!!... mmm!!... amiga… que buenas están… dame más lengua en la cabeza…-dije mientras miraba como su lengua pasaba por mi glande-
Así estuvimos por vario minutos, hasta que dije.
- Gordis, quiero cogerte… me dejas…
- Mmm!!... si… méteme esa verga en la cola y el culo amigo….-respondió-
Saco mi pene de en medio de sus senos y se puso de pie bajándose los pantis.
- Donde y como que quieres… corazón…?-pregunto Erika-
- Recárgate en el escritorio, gordis… quiero ver ese culote en todo su esplendor…-respondí mientras me untaba un poco de lubricante en el pene-
Ella se colocó como le dije, cuando me coloque detrás de ella paro las nalgas y separo un poco las piernas.
- Dámelo ya… no me hagas esperar… cógeme duro… hazme gritar con esa verga…-dijo Erika-
Coloque mi pene en su vagina, pero como la diferencia de estaturas era mucha, tuve que flexionar mas rodillas para lograr la penetración, ella ayudo subiendo una pierna al escritorio y abriendo una de sus nalgas para que mirara donde se lo clavaba. Lentamente le hundi mi pene y exclamo.
- Ooouuu!!... bebe… mmm!!... te gusta… te gusta mi cola…?
- Aja… caliente y humeda… como me encantan…-respondi-
Una vez que mi pene se deslizo todo dentro de Erika, comencé a darle sin piedad a su vagina, provocando que los sonidos de sexo surgieran en la oficina.
- Pap, pap, pap, pap, pap, pap, pap… ou, ou, ou, ou, así, así, bebe así… cógeme más… uuuyyy!!... no te detengas… méteme la verga hasta el fondo… uyy… pinche gordis estas que ardes… que colota tienes se traga mi verga como un caramelo… -decíamos y gemíamos los dos-
- Prométeme que esto se queda entre nosotros… mmm, aa, aa, aa, aa, aa, aa, aa… claro que si… no te preocupes… mmm, aa, uyy, pinche Zaira de lo que se perdió… aa, aa, aa, aa, aa…-decíamos sin parar de gemir-
Aquellas penetraciones infernales a la vagina de Erika, siguieron por espacio de unos 20 minutos, variando la velocidad y dureza de las mismas. Al cabo de ese tiempo el sudor de mi frente comenzó a caer sobre sus enormes nalgas y espalda. Así que Erika dijo.
- Te me estas cansando bebe, déjame mamarte la verga… un poquito… quiero sentirla completa en mi boca.
Saque mi pene de su vagina y ella giro poniendo se de rodillas en el piso y tomando mi pene comenzó a propinarme tremendas chupadas de miembro. A causa del placer que me provocaban sus labios y lengua la sujete de los cabellos y le clave el pene entero en la boca, pude sentir como se hundió hasta el fondo y mi glande choco con algo, en ese momento lo saque y ella tomo aire…
- Hay, no mames… me llego hasta las anginas… pff, pff… dámelo gug, gug, gug, guuuuggg!!!... uuuugaaaggg!!!... pfff… pfff… -mamaba y decía Erika-
Sus ojos se llenaron de lágrimas producto de la asfixia que mi pene en su boca provocaba. Después de unos momentos de estar ensalivando la pija, le pedí que se colocara de nuevo en posición de perrito pero ahora en el sofá. Ella se colocó sobre él apoya brazos del sofá y dijo.
- Ven métemela de nuevo y cógete mi culo también… no me la saques hasta que te vengas… quiero tus amiguitos en mi boca…
Así que volví a penetrarla duramente por la vagina. Mientras mis manos se aferraban a sus enormes nalgas separándolas.
- Aaaaa!!... si, si… bebe, cógete a tu gorda putona… me gusta tu verga… dámela toda…-dijo Erika al sentir que mi pene se hundía en su sexo-
- Uyy… gordita… estas empapada… mami… aja… aja… dame más… escúpeme en el culo para que me la metas ya…-decíamos los dos-
Junte toda la saliva que aún me quedaba en la boca y la deje caer sobre su culo, separando un poco más sus nalgas, mire aquel agujero obscurecido y en forma de asterisco, se notaba cerrado y apretado.
- Ya te la metieron por ahí… gordis…?-pregunte-
- Aja… muchas veces… no te preocupes… aaa, aa, aa, aa, aa, aa, aa, aa… ya métemela en el culo bebe…-respondió Erika-
Atendiendo a su demanda, saque mi pene de su vagina y lo coloque sobre su ano, empujando y sin mucho esfuerzo mi glande se clavó en él.
- Uyyyy!!... bebe… dámelo, dámelo todo… métemela toda sácame los pedos bebe…-decía envuelta en placer Erika-
Así que me dispuse a enterrarle todo el pene en el ano, una vez que este cumplió con la perforación de aquel agujero, comencé a meter y sacar despacio mí pene.
- Aa, aa, aa, aa, um, um, um, más duro… me gusta duro… dame duro bebe… no importa que chille… dame durooo!!...-dijo Erika-
Ni hablar al cliente lo que pida… violentamente deje que mi pene entrara y saliera de su ano, al hacer esto miraba como el esfínter de Erika se hundía y salía con cada penetración que le daba.
- Pap, pap, pap, pap, pap, pap, pap… ou, ou, ou, ou, así, así, bebe así… cógeme más… uuuyyy!!... no te detengas… cógete mi culo… aa, si, si, mmm, um um, aaaa!!... se siente riquísimo… tener tu verga en mi culo… sigue, sigue…-gemía Erika-
- Uy, gordita… que rico culito… tienes mami… esta sabroso… te gusta, bebe… te gusta… me encanta tu culito… gordita… -decíamos ambos-
Duramos varios minutos así, hasta que mi pene ya asfixiado por el ano de Erika, comenzó a decirme que quería respirar…
- Mami, me voy a venir… me vengo gordita…, espérate… sácamelo… déjame voltearme… espérate…. No te vengas….-dijimos-
Saque mi pene de su ano y ella se giró rápidamente quedando recargada en él apoya brazos sobre sus hombros y clavándose mi pene en la boca solté dos grandes chorros de semen inundándole la boca de semen, ella logro tragar la mayor parte y el resto se derramo por sus labios, siguió chupándome el pene hasta dejarlo limpio y sin rastro de semen.
- Que rico, que rico… mmm, bebe… que rico me cogiste… de verdad que me hiciste ver las estrellas… que se repita… más seguido no?-dijo Erika mientras lamia mi pene-
- Ok… la clave será que te diga… “Erika, límpiale aquí.” –dije-
Los dos nos vestimos de nuevo y Sali a abrir la puerta de nuevo, ahora cada que podemos y con solo decir Erika límpiale aquí… ella sabe que quiero sexo con ella…
Fin…

Puntuacion: - Votos: 0

Leido: 74 veces

Mi tia es dueña de mi virginidadCategoría: Sexo Maduras

Por Anon | 2014-07-16 02:16:29 | 0 comentarios

Me llamo Victor.Esta historia es real y cambio nombres por respeto a la identidad.

Hace 4 años, cuando yo tenia 16 años, mis papás y hermanos fueron de viaje a Veracruz para visitar a unos parientes. Yo no fui por atender el estudio. Decidieron que debia quedarme con mi tia Lola debido a que en la colonia, se habian metido a robar y no me querian exponer a algun peligro. Mi tia es divorciada, tiene 42 años, bien conservada, mas alta que yo(y eso que no soy chaparro), blanca y un poquito gordita y tiene un culazo gordo como dos sandias bien puestas.

Llego por mi y tomamos un transporte para llegar a su casa. Yo iba junto a la ventana y ella a lado de mi. Un anciano iba a sentarse y mi tia le cedia el asiento, pero la detuve diciendole:
-Sientese en mis piernas tia- dije mediotimido
-Estas muy flaquito, no me aguantas- dijo riendo
-Si aguanto

No muy segura, se sento en mis piernas. Y tenia razon, en un ratito su peso me tenia adolorido. Sus muslos grandotes me abarcaban todo, pero me encantaba.

Llegamos a su casa, me preparo de comer y fue a acostarse. Yo rapidamente fui a maesturbarme pensado en su retaguardia. Durante 3 dias todo transcurrio normal, de vez en cuando, le hacia algun cumplido inocente que se tomaba a bien. Un dia, mientras ella lavaba los platos, yo me quede absorto viendo sus voluminosas y firmes nalgas. A travez del reflejo del microondas nuestras miradas se cruzaron
-¿Te gusta como lavo los trastes? - dijo serenamente
-Ah pues esque...- balbucie sin saber que responder
-Tu novia esta muy huesuda ¿no estara enferma?- me pregunto cambiando de tema.
-Pues no se, si esta demasiado delgada, le preguntare.
-Pues ten cuidado mijo, en una de esas, la quiebras con un abrazo. O peor, la partes en dos mientras te diviertes.
Me rei por tan ingeniosa referencia a la posicion de misionero. Se acerco a mi, se sento junto a mi, encendio la television y puso su piernota sobre mis rodillas, diciendo en broma que un buen sobrino tambien es un descanza pies. No se molesto por haberle mirado el culo. Decidi ir mas alla, poco a poco. Le hacia una que otra broma en doble sentido y ella reia, y ella me decia cosas como "estas muy guapo" "eres un muchacho lindo"

Mi tia llego cansada de su trabajo y se desplomo boca abajo en su cama. Me grito y acudi. Con pantalon formal y ajustado, ya se imaginaran tremenda vista de trasero que tenia frente a mi.
-No pesas mucho, parate en mi espalda- me dijo sin verme.
Le obedeci y le di ese masaje. Me indico sus hombros y que no me diera pena sentarme en su espalda. Me sente y le di masaje en sus hombros.
-En la espalda porfa, y sientate en mis llantotas, no muerdo.
Me sente en sus nalgas y eso me provoco una ereccion. Eran sumamente alochonadas y comodas. Estaba muy excitado, e intentaba disimularlo dandole el masaje que queria.
-¿Te gustan verdad? - pregunto repentinamente.
-Que tia?- respondi nervioso
-Voy a pararme.
-No, espera...-dije sin pensar, para que no viera mi pene erecto.
-Entonces si te gustan mis piernotas- dijo riendo.Yo no supe que decir.
-Eres jovencito y guapo, seguramente hasta alguna maestra te habra echado el ojo.
-No se- dije riendo timidamente.
Nos quedamos en silencio 3 minutos, seguia sentado en sus nalgotas sin darle masaje. Me quede asi porque ella no me decia nada de nada, solo callada. Yo estaba supercaliente y no pude resistir. Empece a frotar mi pene en sus nalgotas. Dio un respingo pero no me dijo nada. Empece a frotar con una fuerza notable. Mi tia rapidamente se volteo, y quedamos en posicion misionero.
-Que tienes puñetas?soy tu tia - me pregunto en voz baja y mirandome a los ojos.
Le respondi dandole un beso de piquito, a lo cual bruscamente me tomo de la cabeza y me clavo una mirada de enojo. Se quedo unos segundos asi, yo muerto de pena. Su semblante cambio y lentamente me devolvio el besito.

Comenzamos a besarnos apasionadamente. Abrio las piernas y yo embestia con fuerza. Nos manoseamos por todos lados y por fin, pude agarrar esas enormes caderas que me traian loco. Se desabrocho la blusa y saco una de sus tetas enormes. Las chupe como loco, mientras ella me acariciaba. Le desabroche el resto de la blusa, y bese todo su estomago. Baje y le desabroche el pantalon. Se lo quite y...joder, eran piernas voluminosas-apetecibles.Me quite rapidamente la ropa. Y la penetre con esmero, que rica vagina. Nos abrazamos, gemiamos y nos besabamos. Ella se volteo en posicion de perrito para darme su culo, su enorme culo. Se la meti por detras y la cogia con rapidez y fuerza, mientras daba gemidos de placer.

Algo que con mi novia flacucha y debil no podia hacer, pues apenas embestia con fuerza, me decia"tranquilo, me duele. de forma salvaje me dejas las piernas y pompis adoloridas" y demas pendejadas parecidas. Con mi tia no, entre mas fuerza invertia, mas placer le daba. Hasta me senti un poco mal, pues si yo fuera musculoso en vez de delgado, tendria el vigor sexual necesario para superar la fuerza de mi tia. Si, era ma fuerte que yo. Sus nalgotas resonaban sonoramente por toda la habitacion. Finalmente, me vine en su espalda.
-Vente mijo- me dijo seneramente para acostarme a su lado.
Nos quedamos desnudos y abrazados en silencio al menos por 10 minutos.
-No pasa nada, corazon. Nomas no le digas a nadie- me dijo al oido, como si hubiera sido algo traumante, o por lo menos, indebido.
-Uste es una diosa tia- dije con total sinceridad
-Mi chiquito- me dijo tiernamente y dandome un besito en la boca.

Dias despues, nos comportabamos como si nada hubiera pasado. Mis papas regresaron del viaje y todo siguio normal. Mi tia y yo, no volvimos a tener relaciones sexuales. Conjeturo que le surgio alguna culpa moral, no estoy seguro y no me anime a preguntarle. El unico gesto nuevo era que, en los pocos ratos que estabamos solos en casa de quien sea, sentarnos en el sofa y ver la tele, se sentaba en mis piernas y entrepierna, mientras yo toqueteaba su cintura y muslos. Pesaba mucho, pero al menos, me daba mucha inspiracion para masturbaciones mias.

Es todo, gracias por leer

Puntuacion: - Votos: 0

Leido: 106 veces

Celeste y sus relatosCategoría: Sexo Maduras

Por Celeste | 2014-07-08 01:34:49 | 0 comentarios

Pues fijate que como siempre andamos de comision tenemos que andar buscando donde tener sexo, entonces lo que hace mijefe-amante es dejarme al ultimo de todos y nos vamos juntos: en una ocasion lo veo que anda buscando una entrada una rancheria y se va parando, hasta que de repente entra en una y como yo voy viendo el plano cuando levanto la cabeza veo que es una mina de sascab, se baja y abre mi puerta y me dije vamos, y yo todavia de inocente le digo cuanto vamos a caminar? me dice nada y se empieza a desbarochar el cinturon ya bajar los pantalones, puso un tapele en el suelo me inque y le comenze a dar unos besos en la punta de su verga que ya erecta empezaba a babear, se la lami a los lados hasta que me la comi completita y ya a punto de venirse me levanto y me quito los pantalones me volteo y me recargo un el asiento de la camionesta y me empeza a meter un dedo por la vagina, despues dos me masturbo por un rato hasta que me vine, ya con mis jugos mojo mas su verga y me penetro por el ano al mismo tiempo que me seguia mastutbando por la vagina, yo para ese momento ya estaba mas exitada como pocas veces y le pedi que me mordiera la espalda, al pedirselo y ecuchar mi gemidos y gritos lo calente mas y me penetro con mas fuerza hasta que me vine como tu sabes chorreando mis jugos.

Dice que nunca habia sentido a una mujer venirse de esa manera y yo me estoy aficionando a que su verga me entrepor el ano.

Puntuacion: - Votos: 0

Leido: 81 veces

Mi dios me siento muy soloCategoría: Sexo Maduras

Por nestor | 2014-07-03 06:54:27 | 0 comentarios

Mi Dios porque a mi me toco esta siempre solo ya que no tengo amigos ni amigas y con muchas ganar de tener muchas ganar para el sexo y ningunas mujeres se me acerca soy un hombre de 43 años y un buen cuerpo deportista y no se me acerca ni una veteranas cuando fue fui a cobrar un dinero a una señora mayor de edad de 55 años y yo me tocaba mi pene y ella ni me decía nada y yo con ganar de que me chuspara mi pene y me digo que tengo que hacer el oficios y me toco irme a mi casa bien triste ya que vida me toco y no te me acerca ni una perra con dos libra de carnes aveces envidios a los hombres que tiene su esposa y tienes por fuera sus dos mozas de mas y ami no me toco nada de eso y ami me gusta ver muchas películas de porno y lee muchos relatos eróticos ayúdeme a ver que tengo para ser muy desbuenas para todas las mujeres

Puntuacion: - Votos: 0

Leido: 82 veces