Los 10 relatos mejor valorados



Ultimos relatos


Cambio de mujer decente a una mujer liberada 5Categoría: Sexo infieles

Por veronica79x | 2016-02-25 14:21:37 | 0 comentarios

Sin esperarlo con un segundo hombre en un dia

El poli me dijo ahora si le va a regañar su esposo, le dije no tiene por qué regañarme puesto; porque en primera esta semana estoy de solterita, y no me he portado mal, otra vez mi bocota, a lo que me contesto, ya le dije que su forma de ser y de vestir a cambiado, además que trae esa faldita ajustada a medio muslo en la que puede ver la forma de sus nalgas, y en el pecho derecho tiene un chupetón, recalcándome que no le fuera a salir con que me había caído y por eso tenía un moretón en el pecho.

No será que ahora se la están cogiendo como debe de ser, por eso ahora anda alegre por la vida, además de alegrarnos la vista con la ropa que usa, dejando ver esas pinches tetotas y culote que tiene, de inmediato sentí que mis cara se ponía roja y la sentía caliente, me dijo no se preocupe por mí; se guardar secretos le dije gracias, que vería la forma de compensar su silencio, quedó callado y me dijo que se conformaba con verme las nalgas y tetas, calle; dijo que ya se iba; que de hecho estaba esperándome a mí para cerrar el edificio, que por que no se las mostraba en ese momento, me paralice y sin querer accione más la vibración del pene que tenía clavado en la panocha, me volví a encoger, pregunto que si estaba bien, se me acerco, diciendo suena su teléfono pero vio en mi otra mano el celular, me dijo que es ese ruido no dije nada.

Tomo el control y subió más su intensidad, me volví a encoger, dijo; a picarona traes clavado un consolador en la panocha, bajo la intensidad, me reincorpore, y me dijo déjame ver lo que traes en medio de tus piernas; acto seguido me subió la falda y la intensidad del consolador, pero me dijo no se ve nada, para después bajarme un poco los cacheteros y ver que tenía un plástico rosa en forma de concha, después me quito totalmente los cacheteros diciéndome suba la pierna para que no se ensucie su tanga, lo hice, me quito el cachetero me quito el consolador y vio que estaba mojado, estas súper cachonda, porque está muy húmeda, solo le dije que sí, a lo que me comento el cabron de Héctor se salió con la suya; ya que cada vez que lo veía, me comentaba que estaba rebuena con unas tetotas, unas piernotas y un culote para probarlo y comérselo.

Me quede paralizada de nuevo; momento que aprovecho para tomarme y manosearme las nalgas; después me manoseo las tetas y me desabrocho la blusa y el bra y al manosearme las tetas sentí una textura y tocamientos diferentes a la mano de Héctor, para después mamármelas y seguir manoseando mis piernas y mis nalgas, después se fue directo a mi boca y nos empezamos a besar; diciéndome que por lo menos me había lavado la boca ya que sabía a pasta de dientes; solo lo que hice fue abrazarlo por la cabeza y dejarme llevar por el momento y disfrutarlo, ya que en ese momento sentí mucha excitación, al estar en brazos de un tercer hombre semidesnuda; y con sus manos en mis nalgas, en ese momento pensé que en un mismo día dos hombres distintos me habían comido la boca, mamado las tetas y manoseado las nalgas.

Pero me preguntaba a mí misma porque no tocaba mi panocha que si lo le gustaban mis tetas y nalgas, sacándome de concentración; me dijo que me fuera a lavar la panocha que algo de jabón y agua la dejaban limpia le conteste que donde y me dijo que en el tercer nivel del estacionamiento había un baño; abrí el coche y antes de subir me dijo que el manejaría entonces me iba subir al carro de mi esposo y me dijo que me esperara.

Fue a la consejería por una toalla para ponerla en el asiento, comentando no se valla a manchar quedando evidencia y después tenga problemas, puso la toalla y al momento de sentarme me dijo que no me bajara la falda, cosa que hice, pero en ese momento se sacó la verga y me dijo que si me gustaba, la vi era gorda y larga; no tan gorda como la de Héctor pero si más larga, me dijo tócala se ve que tienes ganas de tocarla y probarla, se la toque lo empecé a masturbar, en ese momento me acorde que cuando a Héctor lo estaba masturbando con el líquido que salía de su verga lo esparcía por la cabeza de su verga y gozaba cosa que repetí con el poli, comentándome que rico se la estaba jalando, permanecimos un tiempo así; yo masturbándole la verga, besándonos y el manoseando y estirando mis tetas, para después decirme que le mamara la verga, por lo que me incline para mamársela pero no se pudo; me comento que me pusiera en cuatro patas en el asiento de copiloto y que me inclinara así lo hice, y si pude mamarle la verga.

Prendió el carro y bajamos al nivel tres mientras yo estaba empinada y expuesta para que me vieran las nalgas y panocha, saque la verga de mi boca, le comente que me podían ver, y me dijo que en el edificio solo estábamos él y yo, que si no me acordaba que me había dicho que solo me estaba esperando, llegamos, me volví a engolosinar; hasta que me dijo que se vendría momento que seguí con la mamada para que se viniera en mi boca, lo cual hizo tragándome una gran cantidad de semen, el cual deguste volviendo a dejar una verga limpia, me comento sabes muy bien comer una verga hasta sacarle lo mocos, me dije a mi misma segunda verga que mamas y que te tragas su semen, me volví a sentar.

Espero un tiempo y me dijo que me fuera a limpiar la panocha cosa que hice, cuando regrese a la carro vi la envoltura de un condón y me dije este no solo quería verme las nalgas y tetas, o que se conformaría con una masturbada y una mamada de verga sino que quiera cogerme; me dije a mi misma va ser al tercero en mi vida; pero en un mismo día, dos hombres distintos me tendrían con las piernas abiertas y cogiéndome, momento que me recorrió un escalofrío, me subí a mi carro y me toco la panocha y me dijo ahora sí te voy a clavar la verga, se puso el condón hizo que me pusiera de perrito sacándolas nalgas por la puerta del carro de mi esposo; y en esa posición me cogió por un rato, diciéndome putita, pásate al asiento de atrás y acuéstate boca arriba.

Lo hice y es más yo sola me abrí de piernas, poniendo mis pies en el asiento trasero y delantero, en el momento que me iba a montar me dices ya está preparada y en posición sí que eres una patita de primera, me la clavo, me estuvo cogiendo, me mamo las tetas por un buen rato hasta que me dijo que se vendría le dije espera yo también quiero venirme pero el no aguanto más y se vino; sentí que había sacado la misma cantidad de mocos que la primera vez, quedo todavía montado en mi con su verga dentro de mi panocha por un momento, comentándome, aprietas y coges rico, le dije que de esto ninguna palabra ya que conocía a su esposa y luego me la encontraba a la salida, a lo que me dijo que no era su esposa, que era su prima; no di mucha importancia a su comentario, ya que pensé me quiere ver la cara, le dije que tampoco a Héctor y me juro que no abriría la boca, sacando su verga de mi panocha, para decirme que me pusiera en cuatro patas y sacara las nalgas por la puerta, le comente para que, diciendo te voy a dejar los mocos esparcidos en esas pinches nalgotas, lo hizo, sentí bastante semen caliente, pero parte escurrieron en mi ano, esa sensación de tener su semen en mi ano, me volvió a excitar, después me comento que se encargaría de cerrar los niveles de estacionamiento.

Mientras que yo fuera al nivel uno, le dije que tenía que pasar al baño y me comento que en la conserjería, a lo que le dije, porque no me lo prestaste desde el principio, y me dijo que porque quería estar en el carro de tu esposo, fajándote, masturbándome, y mamándome la verga, para que cuando te subieras en el carro con tu esposo te acordaras, que hay te abrí de piernas para cogerte, fue por eso que bajamos al tercer nivel, ya no dije nada; lo mismo hubiera sido abrirme de piernas en el nivel uno que en el nivel tres, y yo sin haberme venido, me dio la llaves de la conserjería para que pasara al baño, paso la toalla al asiento del piloto, me senté todavía con la falda como cinturón, con las tetas y nalgas al aire, pendí el carro y subí al nivel uno, llegue al nivel uno; apague el carro baje, semidesnuda, busque mi bolsa la cual estaba acompañada por mi cachetero y el consolador, los tome, y sentía que su semen bajaba por mis mulos, con las nalgas, húmedas así como mi ano.

Me dirigí así como estaba a la conserjería la abrí, fui al baño, y lo primero que hice fue lavar el pene de plástico, limpiarme las nalgas, pero no el ano ya que me gustaba la sensación de su semen, para posteriormente abrir las piernas y meterme el consolador, después me limpie los muslos y me puse el cachetero, subiéndolo lo más posible para sentir como se me metía más el pene de plástico, me baje la falda que estaba arrugada, me limpie las tetas, viendo cómo se veía el chupetón, me quite la blusa para arreglarme el bra, y después ponerme la blusa me compuse el maquillaje, y me volví peinar, al momento de estar cerrando la conserjería, me volteo y veo que viene el poli, le doy las llaves, las guarda en su pantalón, y me toma de las nalgas y me besa, diciéndome que está muy buena, además que mamaba, que cogía riquísimo y tenía la panocha apretadita.

Se separó de mí no sin antes volver a besarme y manosearme el trasero, me dijo huele a puta, le conteste; que ahora le preocupa y cuando me tenía empinada o con las piernas abiertas cogiéndome no le importo, me dijo perdón pero con ese tetamen, culote y con lo rico que coge y aprieta, le pregunte que, me dijo que no perdería la oportunidad de hacerla mi puta.

Mire como soy viudo y con lo buena que esta, la tendría en casa siempre con las piernas abiertas, llenándola de mocos, le dije perdón, no sabía, me dijo que no había problema, me dijo que hacia donde iba, le comente que hacia el sur, me dijo que tan al sur le dije que por pericoapa, me dijo que él iba hacia Tláhuac, que si por favor le daba un aventón ya que era tarde, me dije a mi misma, si es tarde, ya que desde que salí de la oficina, hasta ese momento habían pasado dos horas, ósea; que estuve en sus manos dos horas más o menos, como pasa el tiempo.

Le dije que sí, me subí al carro , salí del edificio, cerró la puerta del edificio, se subió al carro, vio mis piernas obviamente se me subió la falda, al momento de sentarme, me pregunto que si me había gustado estar con él, momento que me empezó acariciar las piernas, me dijo perdón pero tiene una piernas que invitan a tocarlas, y me dije que más da; si ya me manoseo y me cogió, además de que estaba todavía caliente porque no había terminado, le dije que sí, preguntándome si tendría oportunidad de estar conmigo otra vez, le dije en forma de broma estás conmigo o no, pero él me dijo; que quería estar de otra forma, ósea que quieres que te vuelva abrir mis piernas, solo dijo sí, no conteste.

Empezamos a platicar, le pregunte que entonces si era cierto que era su prima la que luego venia, y me dijo que sí, preguntándome porque, le dije que creía que me lo decía para que no le fuera a decir nada a ella, le dije que cuanto tiempo tenia de viudo y me dijo que dos años, le di mi pésame y me disculpe, y de mi boca salió ahora entiendo, preguntándome que entendía, no dije nada, pero me volvió a preguntar, pero ya yo sin ningún recato, pena o pudor y con toda la serenidad del mundo, le dije que porque había sacado mucho semen las dos veces.

Me dijo que tenía de no coger el mismo tiempo de viudo, comentario que hizo que me mojara y excitara a un más, me pregunto porque yo cogía con él y con Héctor, si tenía esposo, ni siquiera hice el intento de disuadirlo de que Héctor no me cogía, porque él ya se había dado cuenta de que le daba las nalgas y me habría de piernas para Héctor, le dije que mi esposo no me hacía caso, ósea que no te coge le dije no, mientras él seguía acariciando mis piernas, me dijo que si me gusto lo que me hizo se ponía a mis pies, me reí, y me pregunto qué pasa, le dije que se ponía a mis pies o en medio de mis piernas, se rio y me dijo que mejor en medio de mis piernas y nos reímos.

Lo deje en la el metro Taxqueña, después de dejarlo, seguí manejando y me acorde que en la cerca de pericoapa venden tacos y tortas hasta altas horas de la madruga, llegue, tome mi bolsa y saco, baje del carro y me puse el saco, al momento de llegar el taquero me escaneo de arriba abajo, y me dijo en que le puedo servir guapa, le pregunte de que había; me dijo que de suadero, tripa, pero lo que mejor de ese lugar era su chorizo, lo cual me ruborice un poco, y le dije voy aprobar de su chorizo, me comento cuantos, le dije dos, me dijo que me sentara, lo hice pero me costó trabajo ya que eran unos bancos altos, y se me subiría la falda; me dije si ya dos hombres me han visto encuerada, manoseado y cogido, que no pasaba nada que me viera las piernas, y no estaba equivocada su vista no se apartaba de mis piernas y era porque se asomaba algo de mi cachetero, además de que estaba todavía caliente, separe un poco las pierna, para darle mejor visión, acabe de comer pague y le dije que estaba muy rico su chorizo, me dijo cuando quiera, al momento de ir al carro moví más las nalgas, y llegando al carro lo voltee a ver y vi que su mirada estaba clavada en mi trasero, me moje.

Subí al carro, tome el control remoto lo prendí, llegue a mi casa sin apagarlo, abrí, me quite el saco, me senté en el sillón y subí más las vibraciones, del consolador, cerré los ojos y veía imágenes de lo que había hecho ese día, diciéndome; el día de hoy te entregaste a dos hombres diferentes, te manosearon, te mamaron las tetas, mamaste las verga de los dos, te tragaste su semen, y te abriste de piernas para que te cogieran los dos, momento que como volcán explote en un rico orgasmo, que parecía que no se acabaría, después de haber terminado, me pare, apague el consolador y me fui a la recamara acostándome, con la ropa y zapatillas puestas.

Puntuacion: - Votos: 0

Leido: 243 veces

Cambio de mujer decente a una mujer liberada 4Categoría: Sexo infieles

Por veronica79x | 2016-02-25 14:20:45 | 0 comentarios

Por dejarme como novia de pueblo, y no atenderme como mujer.

En la noche llego mi esposo, otra vez solo un saludo de beso, preguntándome como me sentía y como me había ido en el día, le respondí bien, le pregunte lo mismo nada más que su contestación vario un poco; diciéndome que por capacitación de la empresa tendría que salir una semana de casa, lo que me sorprendió fue la reacción de mi cuerpo, me empecé a mojar y a excitarme, y como estábamos a 6 días de las fiestas patrias y él se iría de viaje el día viernes en la noche; le dije que entonces que haría yo, ya que mi hijos irían a la escuela el lunes y que regresarían el miércoles en la noche ya que sus padres de él, los recogerían de la escuela y se los llevarían a Hidalgo regresando el miércoles en la noche.

Además que habíamos planeado que él y yo iríamos a festejar a un bar, a lo que dijo que me pusiera de acuerdo con mis amigas y me fuera a festejar con ellas que después a su regreso me llevaría a cenar, cosa que hizo encabronarme; perdón pero sentí que la sangre me hervía, y solo le dije un simple ok; entonces le dije no estaría en casa, solo me dijo cuídate y no tomes mucho ya que te dejo el carro, no vayas a tener un accidente; y en vez de divertirte te la pases en la cama de un hospital sola.

Por lo que me dije a mi misma voy a estar en la cama pero no por accidente, y además acompañada, nos fuimos a dormir otro beso en la frente y a dormir, pero el solo durmió, ya que mi estado de encabronamiento no me dejo dormir; solo empecé a lucubrar ideas.

Al siguiente día les hable a mis padres para que recogieran a los niños y que se quedaran el fin de semana a dormir en su casa, los cuales preguntaron porque, diciéndoles lo sucedió con mi esposo, nos pusimos de acuerdo y que el domingo en la noche me dejarían a mis hijos, para que al día siguiente fueran a la escuela, que porque no iba a casa de ellos para festejar el 15, contestando que no: que me pondría de acuerdo con mis amigas para ir a festejar, y otra vez lo mismo no tomes mucho ya que vas a manejar, solo le dije que no se preocuparan, porque lo más seguro me quedaría a dormir en casa de una de ellas; que es divorciada.

Llego la mañana y mi marido fue a dejar a los niños a la escuela con todo y sus maletas, regreso, cogió su maleta, llamo a un taxi, nos despedimos y que nos veíamos el viernes, le conteste cuídate y solo un beso de despedida.

Me metí a bañar no tenía prisa me había dejado el carro, pero empecé a sentir mi respiración entrecortada mis pechos y pezones duros, mi sexo mojado y palpitante en pocas palabras me estaba excitando, termine de bañarme, y como robot fui a mi lugar secreto donde guardo la ropa, escogiendo un cachetero blanco y un bra blanco, después fui al closet y saque un traje sastre azul marino; que no usaba porque la falda me quedaba como funda además que me quedaba un poco corta, la blusa blanca algo trasparente sin mangas, unas zapatilla negras, sin medias, me maquille y me dirigí al carro.

Al momento de subir al carro la falda, se subió demasiado dejando ver mi cachetero y parte de mi sexo, al sentarme me puse una franela en las piernas; para que no se viera mi desnudes, pero después en el trayecto no sé porque me la quite, así fue todo el camino hasta el estacionamiento de la oficina.

Estacione y baje del carro me baje la falda y me fui en el elevador así solamente sin nada más arriba, llegue a mi piso, se abrió la puerta del elevador, vi sentado en un escalón a Héctor con una bolsa de plástico negra, cuando me vio, dijo hola putita, que buena estas, parándose, tomándome de las nalgas me acerco a él y me dio un beso que me dejo sin respiración, sentí que mi cuerpo empezó a excitarse, después me dejo de besar, pero sin dejar de manosearme las nalgas, diciendo que rico culo tenia, para después soltarme.

Diciendo que si no abriría la oficina, busque en mi bolsa las llaves, las encontré, me incline otra vez sin doblar las rodillas para abrir la puerta, haciendo con este movimiento que se subiera la falda, pero en esta ocasiono solo se vieron el inicio de mis nalgas y cacheteros; diciendo que ese tipo de calzón se me veía mejor porque hacía que las nalgas se me vieran más jugosas, además de dejar un poco a la imaginación, pego su pene a mis nalgas, sintiendo un escalofrió que me subía por la espalda y se concentraba en mi sexo y pechos, me vino a la mente la promesa que le había hecho que la próxima vez le entregaría mi culo, lo que medio miedo, curiosidad y exaltamiento.

Entramos; yo me dirigí a mi escritorio, después me fui a la cocina para prender la cafetera, el solo me seguía con su mirada los pechos; pero más las nalgas y piernas, regrese y me comento que solo venia por su herramienta ya que había acabado el trabajo de la oficina, pero que tenía otro trabajo pendiente, inmediatamente pensé que el trabajo consistía en cogerme por el culo, cosa que me lo hizo saber después, pero antes diciéndome que las piernas se me veían muy bien; pero que se veían mejor cuando las tenía totalmente abiertas para él, además que el culo con esa falda se me veía exquisito, pero que se me veía mejor cuando estaba a cuatro patas, con un dedo clavado en el culo; que se me veía las nalgas como corazón, además de blancas y carnosas, mientras el no dejaba de tocarse el pene, que ya se veía que estaba excitado.

Se acercó a mi tomándome otra vez de las nalgas y diciéndome que si no extrañaba su verga; tomo mi mano e hizo que la tocara, la cual empecé a tocar arriba del pantalón, mientras decía que se había masturbado pensando en la rica mamada de verga que le había hecho, así como le encanto que me trague su semen, después me vio a los ojos preguntándome que si había disfrutado el manoseo de tetas, culo y dedeada de panocha y culo, de la comida de coño y cogida que me había dado, lo mire, me acerque a él y lo bese, mientras mis manos fueron desabrochando su pantalón para sacar su verga y empezar a masturbarlo, mientras él quería subir mi falda pero no podía, por lo que deje de masturbarlo, desabroche el botón y baje el cierre de mi falda; momento en que me bajo la falda dejándola a la altura de mis rodillas mientras me manoseaba la nalgas, besándome la orejas, ocasionado que mi cuerpo fuera un volcán de lo excitada que estaba, mis manos volvieron a masturbar su verga, sentí que en la punta salía líquido.

El cual estaba muy baboso; utilizándolo como lubricante para que mi mano lo masturbara mejor, después me enfoque en la cabeza de su verga, esparciendo el líquido que le salía sobre ella haciendo que él se retorciera; cosa que me gusto porque sabía que le estaba dando placer.

Me bajo el cachetero hasta donde había quedado mi falda para posteriormente manosear y estrujar mis nalgas a su antojo, empezando a masturbarme la panocha y apretar con sus dedos mi clítoris, susurrándome al oído; que sabroso tenía el culo, y penetrándolo con el dedo que estaba en mi vagina, ahora lo tenía en el ano; al momento di un brinco, tomándome el, de la otra nalga para que no me hiciera para atrás y abrirme más las nalgas ocasionando que su dedo entrara en mi ano, sentí dolor y ador, la respiración se me iba pero no dije nada, me dijo que me relajara; todo esto susurrándome al odio, él sabía que eso hacía que me excitara más, dejo el dedo un rato sin moverlo, soltó mi nalga y con esa misma mano me manoseo las tetas sobre la blusa, por un rato, después dijo que me desabotonara la blusa que me quería ver y mamar las tetas, lo hice sin perder tiempo, el mismo me desabrocho el bra y me manoseo las tetas, me las mamo, paso toda su lengua sobre mis pechos dejando su saliva, para posteriormente ocuparse de mis pezones, los mordió, los succiono como queriendo sacar leche, se despegó de mis pechos.

Dijo que si me podía hacer un chupetón, me quede callada, pero después le pregunte porque quería hacérmelo, contestándome: primero porque tienes unas tetas exquisitas y dos para cuando tú lo veas; te acuerdes de que eres mi hembra, además me dijo que mi esposo ni se daría cuenta.

Momento que mi bocota me volvió traicionar diciéndole que mi marido había salido de viaje y llegaría el próximo viernes; además que mis hijos no estarían en casa, a lo que argumento entonces no hay problema se dirigió a mi pecho derecho y me hizo un chupetón en la parte de arriba dejándomelo morado y rojizo, diciéndole que jamás me habían hecho uno; que me había dolido; además de que con el bra que usaba se me vería, diciéndome que mejor para que vieran que esas pinches tetotas estaban bien atendidas.

Me empezó a besarme; yo ya no me acordaba del dedo que tenía en el culo ya que no sentía molestia; mas solo la misma sensación de rareza de la primera vez, volvió hacia mi oreja susurrándome que tenía el culo apretadito; empezando a sacarme y meterme el dedo del culo, diciéndome que sentía, le dije que ardor y dolor pero que me estaba gustando la sensación, contestando, solo es el dedo, imagínate cuando tengas toda mi verga clavada perforándote el culo; no vas a querer que te la saque, dejo de hacerlo al momento que metió otro dedo en el culo, provocando más dolor y ardor, dejándolos incrustados, me vio a la cara, diciendo que me inclinara porque quería ver como mi culo se tragaba sus dedos.

El se puso detrás de mí, sin sacar sus dedos y con la otra mano hizo que me inclinara dejando mi culo a su disposición, y diciendo tienes unos pinches nalgas grandes, carnosas y un culo hermoso y rosadito.

Nos levantamos y me empezó a besar y a manosear pero sin sacar los dedos de mi culo, después me volvió a masturbar la panocha y yo su verga, diciendo que nunca se cansaría de manosearme, tomándome de la nalga abrazo acercándome a él, no empezamos a masturbar, solo se oía los gemidos que emitíamos hasta que terminamos en un orgasmo delicioso, su semen quedo en mi mano y parte en mis muslos, el termino con su mano muy mojada, estuvimos así un momento recuperándonos pero sin soltarnos el sexo.

Me dejo de abrazar momento que vi la cantidad de semen en mi mano y me dijo que no se había masturbado, para guardármelos, como vio que no quitaba la mirada de mi mano, me dijo que me lo embarrara en la panocha, cosa que hice; sentí como su semen estaba calientito, al momento de embarrarlo en mi panocha sentí como que burbujeaba y el retiro el dedo de mi ano, sintiendo un vacío en mi ano.

Se sentó ,me dijo que me sentara en sus piernas, pero como la falda y el cachetero estaban en el suelo, dijo que subiera una pierna para quitármelos; cosa que hice; una vez desnuda de la cintura para abajo y con la blusa puesta y el bra hasta arriba, me senté de lado dejando parte de la nalgas al aire, me empezó a manosear las tetas, y nalgas; decía que no abriera las piernas para que su leche se quedara en los labios de mi panocha, diciendo si era verdad que estaría solterita y sin hijos, contestándole que sí; le pregunte porque quería saber eso y me dijo que su señora le dijo que me invitara a comer, para que probara el pozole que hacía, le dije acaso estás loco, como crees; me dijo no hay problema, ya que si te acuerdas hay una invitación de la oficina para una cena del 15 de Septiembre, por lo que solo vas a comer y después los dos nos salimos; pero no vamos a la fiesta, le volví a decir que no, ya que si su señora me ve vestida así, va a pensar que te ando dando las nalgas, y el comento y no es así; a lo que yo le dije, bueno si pero todavía las nalgas no; se rio y me dijo ok, pero todo lo demás ya tiene mi marca; hasta tu teta derecha; le volví a decir que no; pero lo que me dijo me dejo como piedra.

Me platico que su señora ya sabía de mí, yo estaba con la boca abierta, vio mi semblante, y dijo que él, le había platicado de mí, de las veces que venía a dar mantenimiento a la oficina, que por eso mandaba más comida para que me compartiera, además él le comento que me veía triste y que era una mujer muy seria, respetable, casada y con hijos y que en las fiestas de la oficina bailaba conmigo, como veras mi señora sabe de tu existencia; mucho antes de que me dieras las nalgas y te abrieras de piernas para mí.

Me quede muda no sabía que contestar mientras él me seguía manoseando las tetas y nalgas, me dijo no te preocupes comemos y nos salimos, como vez, le dije, no creo además de cómo voy a ir vestida.

El dijo que ya lo tenía planeado; que le había dicho a su mujer que teníamos que ir vestidos como la fecha lo requería, y que según yo en pláticas le dije que no tenía ropa de ese estilo y que no me compraría para usarla solo un momento, por lo que no iría a la fiesta, le dije que era un mentiroso, que por qué le había dicho mentiras, su señora le dijo mira si quieres tenemos ropa de mi hermana que no usa, además por lo que me has platicado de tu compañera, usa la misma talla de ropa que ella, como vez si se la llevas, el todavía comento cómo crees se valla a molestar, mira la lavo y se la llevas, le dices que es con mucho respeto, además de que si pueden se dan una vuelta por la casa y comen de mi pozole.

Me dije a mis misma estoy desnuda totalmente de la cintura para abajo, con las tetas afuera y sentada en sus piernas, y el manoseándome, además de que su esposa me mandaría ropa, me invita a su casa a comer y este cabron quiere que después vallamos a otro lado en vez de la fiesta, mira que cabron es este, vestida y alimentada por su esposa para que después me abra de piernas y le de las nalgas, momento en que estaba pensado, Héctor me comento putita en que estás pensando, que tu panocha está empezando a escurrir y las tetas se están poniendo duras.

Volví de mi pensamiento le dije mira tú señora te comento que me mandaría ropa, que me invita a comer a tu casa, que después tú y yo nos saldríamos y no precisamente para ir a la fiesta de la oficina, que cabron eres; me pregunto porque; le dije mira tú señora me viste, me ofrece su casa, de su comida; preparándome ella sin saberlo para que después me abra de piernas y te de las nalgas, cabron solo me quieres coger, me contesto y que por lo que dice tu cuerpo creo que te gusto la idea, solo calle.

Me dijo además de que sería hasta el otro día, le dije como; si salimos de mi casa, nos vamos a un lugar más íntimo, cómodo y como no está tu esposo y mi señora se va con sus hermanas no hay problema, porque sabe que después de la fiesta de la oficina me voy a seguir festejando con mis amigos.

Le dije que me excitaba la idea, pero que me sentía mal por su señora y el me comento yo no me siento mal por tu esposo, me dejo callada, me levante de sus piernas mi sexo lo sentía como que si tuviera pegamento; momento que se levantó se subió su pantalones, fue a la puerta de la entrada diciéndome; que hay estaba la ropa que me enviaba su mujer, momento que me quite la blusa para acomodarme el bra pero me dijo que me lo probara sin bra, me dio la ropa que consistía en una falda negra larga con los colores de la bandera y una blusa blanca sin mangas solamente colgaba algo de tela, que no tenía tirantes que solo llegaba al hombro también con colores de la bandera, me puse la falda no sin antes pasarme en mi panocha una servilleta mojada.

La falda me quedaba algo holgada, me puse la blusa y vi como los pechos se me salían algo de la blusa, me comento que pinches chichotas además que se me veía el chupetón que me había hecho, me dijo ponte el chichero para ver como se ve; me lo puse y me dijo que no me veía tan tetona, pero que si se me veía el chupetón, le dije no puedo usar eso y me dijo que sí, que él me conseguiría un tatuaje de la temporada; le dije que eso jamás; que no me haría ningún tatuaje, a lo me contesto es un tatuaje que con agua te lo pones y en dos días se quita, le dije de que sería el tatuaje y me dijo puede ser una bandera par que vean que tu teta es muy patriota o una que diga que viva México cabrones, le dije que mejor la bandera.

Diciéndome ok; que mañana pasaría a la oficina para irnos a su casa, pero eso si me iría bien cogidita y escurriendo, me empecé a quitar la ropa y me dice ya no te da pena; a lo que le digo después de todo lo que hemos hecho y lo que mañana hagamos crees que me va dar pena, si me conoces mejor que mi esposo y que mi ginecólogo; me contesto mañana das el grito pero no de independencia sino de la desvirgada de culo y culeada que te voy a dar, me puse roja y me dijo que a poco apenada le dije un poco.

Pero como toda mujer le pregunte que más tenía en la bolsa y me dijo que se le avía olvidado, me dio un paquete de medias negra trasparentes, que en el paquete se veía que tenía aberturas laterales además de otra abertura que empezaba debajo del ombligo y termina en la parte trasera dejando la mayor parte del trasero expuesto, también me entrego una tanga negra, de hilo dental, ósea que solamente me taparía la panocha, también me entrego unas zapatillas negras no muy altas, así como una falda negra que en la parte de la cintura y antes de media nalga estaba muy entallada, pero después estaba muy holgada y tenía encajes como adorno, posteriormente me entrego un bra negro sin tirantes y me dijo que me lo probara me lo puse, me dijo que me veía mejor con ese bra, al ponérmelo sentí y vi que parte de mis pechos y mis pezones salían por un abertura que tenía el bra, después saco una blusa que negra con algo de escote ajustada hasta debajo de los pechos y suelta hasta la cintura me dijo que me la pusiera y me dijo de lujo, te ves buenísima: para esto ya se había sacado su verga y se estaba masturbando, me dijo que fuera al baño para que me viera la blusa y como se me veían los pezones fui y vi que me no me veía tan tetona sino que se me asomaban un poco los pechos pero de forma natural; eso si se me notaban los pezones como roca.

Le dije que esa ropa de donde era, que si la había comprado ya que era nueva, y me dijo que lo había comprado, le dije que porque había hecho el gasto, diciéndome que me quería ver vestida así, además el tarado me dijo que la ropa no era de marca ya que la había comprado en el mercado, cosa que no me importo ya que me había gustado el detalle.

Le dije que esa ropa para cuando era; me dijo que después de salir de su casa, vamos a ir a bailar y a tomar la copa pero no con la ropa que me había mandado su señora sino que con esa ropa, le pregunte que cuando y donde me cambiaria a lo que solo dijo la llevaras abajo, y le dije ósea por arriba toda una señora respetable y por abajo como puta, a cual dijo no cualquier puta; sino mi puta, además de que no te ves como tal, aclarando que la ropa no se veía vulgar cosa que si era cierto.

Empecé a quitarme la blusa y bra, de repente que me toma de las nalgas para acercarme a él; aprovechando para poner su verga entre mis piernas para posteriormente tenerla tallado mi panocha, no poniendo yo ningún tipo de resistencia, me empezó a besar y me dijo que creías que no te cogería, me quede callada lo abrase de la cabeza para besarnos. empezó a manoseármelas nalgas, diciendo que el culo lo dejaría para dar el grito, no seguimos besando; yo haciendo movimientos con mi cintura para poder sentir el rose de su verga en mi panocha; medio podíamos caminar me llevo hasta mi escritorio, me sentó en el filo del escritorio me abrió las piernas y me susurro al oído segunda vez que me abres las piernas para cogerte, me empezó a pasar su verga por toda mi panocha y después sentí como me iba penetrando su verga, sentíamos molestias, además que no podía penetrarme, me comento sigues cerradita putita pero veras como tu panocha se acostumbra a mi verga y vas a gozar después, me la empezó a meter y sentía dolor y ardor igual que la primera vez.

Entonces saco lo poco que me había metido y me dijo mámamela, déjala con mucha saliva; lo cual hice bajándome de escritorio para ponerme en cuclillas, empezando a mamarle la verga, me engolosine puesto que no la soltaba, hasta que me la quito de la boca y me sentó otra vez en el filo del escritorio; yo sin que él lo hiciera o me digiera; solita me abrí de piernas y me empezó a penetrar me la metió toda, pero el no dejando de ver los gestos que hacía, me decía disfruta putita, empezó a sacarme casi toda su verga dejando solamente la punta, para volver a penetrarme estuvo así un rato, para después al oír mis gemidos y decirle que me cogiera como su puta; me empezó a coger duro y rápido aunque después disminuía su movimientos de apareamiento, me empezó a decir que rica y apretadita tenía la panocha que si por el fuera siempre estaría en medio de mis piernas bombeándome la panocha.

Me comento que como quería seguir cogiendo a lo que le dije que me gustaba que se sentara y yo lo cabalgara, me dijo si saca la putita que hay dentro ti, le comente que lo que tenía adentro de mi era su verga y no quería que la sacara; lo cual esbozo una sonrisa; para posteriormente sacarme la verga, momento que sentí un gran vacío en la panocha, se sentó me acerque y le dije que primero me sentaría dándole la espalda, a lo cual no dijo nada, después de algo de tiempo me voltee, pase las piernas a cada lado de sus piernas, para posteriormente tomar su verga pasándomela sobre la panocha e irme la metiendo poco a poco, me dijo abre tus nalgas y le dije que para que; me dijo que para que la penetración fuera más profunda, lo que hice fue abrir mis nalgas y sentarme completamente en su verga, me dijo ahora si estas totalmente empalada, me pidió que no me moviera que solo apretara con mi panocha su verga cosa que hice y se sentía rico, me beso, me manoseo las nalgas, me susurro en mis oídos, todos en la oficina creen que vas a ir a la fiesta, que podrán ver ese culote y tetotas ,y ver si te pueden abrir de piernas, en ese momento me empecé a mover y tuve un orgasmo, te excito lo que te dije, solo le dile que apoco todos querían cogerme y solo dijo sí, pero solamente yo te puedo coger ya que eres mi putita y le dije que solo me habría de piernas para él y que el solo me podía coger, así estuvimos cogiendo más tiempo hasta que tuvimos un orgasmos juntos, me quede todavía con su pene dentro de mí; no besamos y el manoseando mi nalgas, después me comento que si estaba preparada para mañana; a lo que le dije que sí, entonces estas dispuesta a darme las nalgas y el culo para dar el grito; de la culeada que te voy a dar.

Me desmonte de él; sintiendo su leche bajar por mis muslos, por lo que me dirigí al baño y me dijo a dónde, le conteste al baño, me dijo no, ya sabes que no te puedes quitar mi leche de tu cuerpo, además que tu esposo no está por lo que no veo ningún problema, al momento de regresar saco de la bolsa una caja le comente que era, pero antes me dijo que me acostara boca arriba en el escritorio, apoyando los pies sobre el escritorio para que no se me saliera su leche y que me abriera de piernas; hice lo que me pidió.

Medio la caja pero antes había sacado su contenido, en la caja decía vibrador con forma de concha Control remoto inalámbrico 20 velocidades de vibración Dual sin tirantes correa vibrador Invisible, la cual tenía en medio una forma de pene con largo de 85 milímetros y de ancho de la punta de 33 milímetros, la base en forma de concha tenía 70 milímetros de ancho por 107 milímetros de largo, arriba del supuesto pene tenía una protuberancia; la cual era para estimular el clítoris me quede sin habla, me dijo que jamás te metieron un consolador, vibrador o algo en la panocha le dije el único plástico que había entrado en la panocha era el condón que usaba mi marido para cogerme, y tu verga.

Me dio el vibrador y lo toque del pene; se sentía duro pero a la vez suave y de la base en forma de concha se sentía suave, le dije que para que era me la quito, momento que paso el pene plástico por mis muslos donde tenía su leche, le dije que hacía, me dijo que recolectaría toda la leche posible para dejármela dentro de la panocha.

La recolecto me metió el pene de plástico hasta topar con su base para posteriormente metérmelo en la panocha, sacarlo y volver a metérmelo me estaba cogiendo con el artefacto de plástico color rosa, además que cuando lo puso a funcionar sentí que vibraba, me moría de gusto; tenía un control remoto pequeño que hacía que subiera su vibración no aguante más y me vine, me lo enterró, mas no dejo que lo sacara me dijo que me vistiera.

Me puse el cachetero, me dijo no se te ve, era cierto lo que decía en la caja que era invisible, me puse la falda, el bra y mi blusa, momento que lo puso a funcionar y solo me encogí como si me doliera el estómago, le dije que ya no lo hiciera funcionar, me tomo de las nalgas me beso y me dijo te falta por aprender mucho putita, me dio un abrazo y un beso de despedida; medio el control remoto en la mano, me dijo disfruta y se fue; cuando me di cuenta había estado con el cómo cinco horas, desde la nueve de la mañana que lo vi en las escalera, hasta las dos de la tarde que se despidió de mí; me sentía muy pero muy cansada pero sin culpas.

Fui a mi lugar a sentarme, me recargue en el escritorio, quedándome dormida por cuatro horas, al momento de despertar fui a tomar mucha agua, ya que estaba sedienta y hambrienta, y para el hambre solo comí unas galletas; que dando todavía con hambre, después fui al baño; me extraje el pene de plástico, me senté e hice mi necesidad fisiológica, me seque, enjuague el pene de platico y en automático abrí mis piernas y me lo metí para posteriormente ponerme el cachetero, fui a mi lugar por mis cosas regrese al baño, me retoqué el maquillaje, me peine, regrese a mi lugar, y mi mente se desconectó de mi dejándola en blanco.

Momentos después volvía tomar conciencia y me conecte a la realidad, vi que pasaron dos horas, en las que solo mi pensamiento se fue, apague la computadora, salí de la oficina, y al momento de querer cerrar la chapa de abajo, me incline sintiendo que el pene de plástico se me incrusto más en la panocha, sentí de nuevo excitarme, cerré con llave; me incorpore y me subí más el cachetero, sintiendo más como se me metía el pene de plástico.

Me sentía rara caminando con eso incrustado en mi sexo, pero fue más la curiosidad y lo prendí pero con baja moderación, cuando llegaba a mi carro el poli me dijo; ahora con mucho trabajo le dije si, lo bueno, que antes me había retocado el cabello y el maquillaje, pero me excite al saber que tenía clavado en mi panocha un pene de plástico el cual vibraba y platicando con el poli, volviéndome a excitar, el cual me dijo si me está portando bien; hice como que no escuche, pero me repitió la misma pregunta, a lo que le dije; que porque me decía eso, me dijo que porque; de unos días para acá la veo más linda y risueña, le dije a si es la vida.

Puntuacion: - Votos: 0

Leido: 279 veces

Cambio de mujer decente a una mujer liberada 3Categoría: Sexo infieles

Por veronica79x | 2016-02-25 14:18:57 | 0 comentarios

Me llevo hasta mi escritorio primero me sentó con las piernas abiertas jugo con mi clítoris y empezó a mamar mis pechos para después decirme si quería llegar a más le conteste traigo la panocha rasurada como te distes cuenta y además me puse una faldita corta que dices estoy dispuesta o no.

Me acostó en mi escritorio mientras nos seguimos besando descendió a mis pechos a mi ombligo y después a mi panocha yo abrí lo que más puede las piernas era como tocar el cielo y regresar me succionaba los labios mordía mi clítoris y yo agarraba su cabeza para enterrarla en mi panocha no quería que acabara momentos después me empecé avenir atener mi orgasmo mucho mejor que cuando me masturbo con su mano, se bebió lo que salía de mi después se acercó a mi cara y me beso me dio mucho morbo el sabor de mi sexo.

Me sentó de nuevo en mi escritorio, me mamo las tetas y me tocaba el culo para después preguntarme si me había gustado le dije que sí, me paro del escritorio me quito el corset y él se sentó y me dijo me toca a mí; ya sabía que quería, que chupara su verga le dije que no lo sabía hacer y que él me enseñaría, que lo chupara como una paleta lo hice y después que hiciera mis labios como una “O” y me lo fuera metiendo al principio me dio asco ya que sabía salado y el líquido que salía era espeso, pero como pasaba el tiempo le fui agarrando gusto hasta sentí que se le hinchaba la verga me dijo que ya iba a llegar que lo sacara pero me acorde lo que hice la otra vez con su semen que tenía en la mano y me excite más, metiéndomelo más; no aparatándome y tragando todo su semen que me supo delicioso se lo seguí chupando hasta dejarlo limpio.

Descansamos un rato y me comento que desayunáramos pero ya no era desayuno sino comida, le dije que me vestiría lo cual no dejo que hiciera; solo estaba yo con el ligero el cachetero y la medias.

Empezamos a comer y le comete porque yo; a lo cual ya sin ningún reparo me comento que como me había dicho que tenía unas tetas y un culo para ser disfrutado, además que se me veía la cara con tristeza y en la fiesta de la empresa cuando bailaba con él se le paraba la verga porque lo excitaba demasiado, a lo que le comente que yo creía que eran fantasías mías y me di cuenta que no.

Porque dices que la cara de tristeza porque te veías apagada cargando la rutina del diario la cual cambio en el momento que te vestiste más coqueta y empezaste a enseñar más lo que ocasionó que me emocionara hasta decirme que tenías que ser mía que tenía que cogerte y desvirgarte el culo, lo cual no he hecho; estar dentro de ti bombeándote la panocha con mi verga, y se le volvió a parar, y yo empecé a mojarme, dejamos de comer para comernos besos y manosearnos mutuamente se retiró y fue por una colchoneta me empezó a besar, me acostó se puso en medio de mis piernas y empezó a mamar mis tetas, yo ya lo quiera adentro de mí, que me poseyera; a lo cual me pregunto que si estaba segura, le dije mira lo que hemos hecho antes, yo en mi vida me había vestido así; además no había recibido ni dado sexo oral, ni me habían metido un dedo en el ano y todavía preguntas estando con las piernas abiertas para ti y tu arriba de mí ya cógeme quiero sentirte adentro hazme tu mujer tu puta y márcame con tu semen en mi interior, acto seguido me la fue introduciendo a lo que le dije despacio está muy gorda me contesto que tu esposo no la tiene a si, le dije que no así de gorda que parecía que me estuviera desvirgando; me la fue metiendo poco a poco fue algo tormentoso ya que estaba cerrada mi panocha porque no tenía uso y además que su verga era gorda, pero de repente la sacó y me dijo que faltaba el condón a lo que le conteste yo no tengo ninguna enfermedad; él dijo yo tampoco pero si sales embarazada solté una risita y el dije que estaba operada desde hace años que no había problema, me dijo que bueno; es mejor a pelo para sentir tus jugos y tu calor al natural me la fue metiendo poco a poco todavía con un poco de dolor pero en menor grado, un vez que la tuvo toda adentro se quedó quieto y me dijo que para que se me amoldará mi panocha a su verga después de un rato yo era la que me movía, entonces el empezó con un mete saca lento el cual iba incrementado al oír mis gemidos y suplicas que me hiciera suya que me cogiera que me hiciera su puta, no sé cuánto tiempo paso cogiéndome, me quedé sorprendida del aguante que tenía (después me comento que él se había tomado la pastilla azul).

Me susurró al odio que si cambiamos de posición eso me derritió y le dije como me dijo de perrito ósea yo a cuatro patas lo hice se puso detrás mío y me paso su verga por mi panocha y ano yo creía que me cogería por el culo pero no fue así, me penetro en mi panocha me dolió pero a la vez sentía riquísimo que llegaba a lugares que no habían sido tocados, me estuvo cogiendo un buen rato, lo que hizo que tuviera un orgasmo con una verga adentro de mi panocha algo que jama había experimentado, rato después se acostó y me dijo que yo me penetrara me abrí de piernas tome su verga y me lo fui clavando lentamente yo tenía el control de las clavadas de su verga, mientras él me mamaba las tetas y me acariciaba las nalgas hasta que llegó a meter un dedo en mi culo me dolió pero lo deje fue algo raro pero excitante, después me sentó en la silla de cantinero me inclino y me la metió mientras jugaba con mis tetas, nos besamos y volvió a meter el dedo en mi culo para esos momentos yo sentía delicioso; después de un rato cogiéndome me volví a venir, casi pierdo el conocimiento pero él seguía cogiéndome y manoseándome, después me dijo que llegaría le dije que me dejara acostar y se subiera en mi para que así dejara su marca y me hiciera su mujer, su puta, se subió en mí y me empezó a coger a los pocos minutos sentí su torrente cálido que me inundaba no deje que se saliera de mí y quedamos así yo abajo y con las piernas abiertas y el en medio de mis piernas paso un rato su pene dejo de estar duro y salió cuando hizo eso sentí como se me salía el semen de mi panocha y llegaba a mi culo, me recosté en su pecho mientras él me manoseaba las nalgas y le dije que estaba agotada y le prometí que otro día le entregaría el culo.

Dormimos un rato nos dimos un beso le dije que iría al baño y me dijo que no me aseara que me fuera así nos empezamos a vestir y sentí como escurría su semen entre mis piernas y mojaba las medias de mi boda lo que hizo que esbozara una sonrisa me pregunto qué pasaba y le dije que el liguero y las medias eran de mi boda a lo cual comento que esta era una segunda boda, me beso, me sobo las nalgas, tetas me dedeo la panocha y me dijo que ahora yo sería su mujer, su amante, su puta a lo que yo le respondí que siempre lo recibiría con las piernas y los brazos abiertos, siempre y cuando fuera discreto; me dio un beso de despedida y nos salimos del edificio cada quien para su casa, yo en la pecera sentía que todos me veían como una puta, lo que en vez de darme pena hizo que me mojara; llegue un poco tarde a casa pero aun así, llegue antes que mi marido; el cual me encontró bañada y acostada lista para dormir, medio un beso en la frente y se durmió, yo sentía que mi vagina estaba súper abierta y los pechos me dolían pero me sentía muy satisfecha.

Al día siguiente no fui a la oficina me quede en casa ya que estaba muy cansada y adolorida de mi sexo, por lo que al momento que mi marido se fue al trabajo, yo volví a conciliar el sueño, quedándome dormida hasta las 10:30 P.M., lo primero que hice fue ir al baño para ver con más detenimiento mi cuerpo pare ver si no tenía algún rastro que me delatara como un chupetón, mordida etc..

Una vez que verifique que no existía ningún rastro visible que me delatara esboce una sonrisa, ya que mi pensamiento fue, que el único rastro era lo inflamada y sensible de mi vagina así como la dolencia de mis pechos, me acorde de que la ropa no estaba precisamente a la vista pero que tampoco se encontraba en mi lugar secreto, lo que hice fue preparar la lavadora para poner la ropa a lavar, mientras la lavadora hacia su trabajo me puse a desayunar ya que era muy tarde y me acorde que el día anterior no había desayunado si no solo comido, lo que hizo que mi cuerpo sintiera una corriente que empezaba en mi sexo y recorría mi espalda, obviamente volviendo a mojar mi sexo.

Como mi marido me comento que llegaría más tarde que de costumbre, pensé en salir a caminar y porque no a tomar un helado, por lo que me dispuse a bañarme, pero al momento de estarme bañando mi mente me traiciono, sentí como si me hubieran puesto un programa en el que decía “SI VAS A SALIR A LA CALLE PONTE COQUETA SEXI, HAS QUE LOS HOMBRES TE VOLTEEN AVER, SE EL CENTRO DE LAS MIRADAS” momento que empecé a lucubrar de como saldría vestida; ya que como comente en relatos anteriores no tenía ropa sexi, ni coqueta solo lo último que me había comprado, por lo que al momento sentí que el mundo se acababa, seguía con el pensamiento de la ropa y en automático me enjabone el sexo y empecé a quitarme el poco vello que tenía, otra vez esboce una sonrisa y me dije a mi misma soy Verónica; pero Verónica transformada.

Salí de la bañera y seguía con el pensamiento de la ropa, era algo tormentoso; como que si la forma de salir vestida en ese momento fuera algo súper importante para mi vida, no se la verdad como explicarlo, pero bueno, entonces empecé a caminar desnuda en la casa, solo iba y venía, solo por caminar; entonces que voy al closet, lo abro empiezo a buscar y mover la ropa de mi esposo, con cuidado para que no se notara mi intromisión en sus cosas, no encontré nada fui a la otra recamara y me acuerdo que había ropa que mis tías y hermana habían traído para que mi esposo y yo la lleváramos a un albergue para regalarla, al momento de estar buscado encontré un leggins grises de mi hermana que la verdad se veían como nuevos, los tome, seguí buscando y encontré un blusón blanco, este se lo había visto a mi tía, me fui al closet para tomar unos zapatos de piso, me retire al baño a cambiarme, lo que me di cuenta que inconscientemente o conscientemente no tome ropa interior para ponerme, me vestí y vi que el leggins se ajustaba a mis piernas, se metía en las nalgas y el sexo, después me puse el blusón y vi que no se notaba tanto las nalgas y el sexo, ya que el blusón llegaba unos centímetros abajo del nacimiento de mis nalgas, mis pechos no necesitaban bra ya que el blusón al ser ceñido de la parte del busto le daba soporte aunque al momento de caminar se movían más, me maquille un poco, tome mi bolsa y salí.

Una vez en la calle volví a sentir esa sensación de morbo, en la que te imaginas que todo el mundo sabe que no traes nada de ropa interior, una vez que la sensación disminuyo, comencé a caminar a al bazar pericoapa, no sé por qué no tome el transporte público ya que sería más rápido, solo me dedique a caminar, sentía como los hombres se quedaban viendo el movimiento de mis pechos, y al momento de pasar volteaban a verme el trasero cosa que hacía que me mojara y preocupara ya que con el leggins se me vería dicha humedad; por lo que después mejor lo que hice fue amarrarme a la cintura un sweater que llevaba, pero no por eso deje de mover las nalgas y obsequiar una que otra risita, en el camino me decían, que conmigo acabarían de crecer, que si en esa cola me formo, que si como lo muevo lo bato, y no sé qué santa de estupideces que en vez de enojarme o hacerme sentir mal; solo me excitaba más.

Llegue al bazar y me compre un helado empezando a caminar entre los pasillo y preguntando el precio de cualquier cosa que llamaba mi atención, después salí del bazar y fui a la plaza que está en frente ósea pericoapa, al momento de subir las escaleras que escucho que dicen mira lo que me mando dios, momento que volteo y veo al taxista que me llevo a la oficina y me había dado su tarjeta, en ese momento no subí ni un escalón más, el taxista que por cierto se llama Rodrigo me alcanzo diciéndome que cada vez que me ve, me veo más buena, a lo que le dije solo me había visto dos veces, me pregunto qué hacía y otra vez mi bocota le conteste que tenía ganas de caminar, me pregunto vienes sola o esperas a alguien y otra vez mi bocota no vengo sola y no espero a nadie, si fueras mi esposa no te dejaría salir, solo sentí que mi cara se puso caliente y de seguro roja porque me dijo que todavía no me pusiera de ese color ya que para eso faltaba hacer ejercicio, como hacer sentadillas, no dije nada, empezamos a platicar como si fuéramos grandes conocidos, pero la plática termino cuando uno de sus compañeros le dijo que tenía pasaje, a lo cual me dijo que como me llamaba y le dije que Verónica se despidió no sin antes decirme que le llamara para seguir la plática.

Entre al centro comercial y ya me sentía muy mojada por lo que entre al baño, y si esta mojada tome un poco de papel y me seque y trate de secar el leggins, cosa que no se pudo por lo que tome más papel y lo puse en la parte de mi sexo para que no se mojara más el leggins.

Salí del baño y empecé caminar otra vez sin rumbo ya que en mi mente empezó a maquinar como y que se sentiría coger con Rodrigo, me vinieron muchas imágenes a mi mente de la vez que me masturbo, manoseo y cogió Héctor, pero ahora con la cara de Rodrigo, eso hizo que sintiera que de mi sexo saliera un manantial de fluido por lo que fui al baño, en el momento que me bajo el leggins, veo que el papel esta mojado, pero a la hora de quitármelo veo que el líquido es abundante y viscoso.

En el momento de salir del baño camine y me senté en una banca, hasta ese momento recapacite mi estado actual era de una mujer casada desde hace 14 años, con dos hijos y esposa fiel, además que mi cuerpo solo había sido de un solo hombre, y en unos días cambie mi forma de vestir, mi forma de actuar, deje que el señor de la limpieza del edificio donde está mi oficina me comentara que esta buena y que sin querer o no, le mostrara las nalgas y mi sexo sin ningún remordimiento; que hoy al momento de salir de casa buscara ropa sexi para que me viera coqueta, que la mirada de los hombres que pasaban en el camino su vista solo se dirigiera a mi busto y a mis nalgas realmente me hacía sentir mujer, que en vez de molestarme: me excitaba y que solo basto dos días para que Héctor me manoseara y me cogiera, era el segundo hombre con el que me había acostado y ahora ya pensaba en abrirme de piernas para que el taxista me cogiera, eso hizo que hubiera un debate en mi pensamiento y sentimientos; estaba hecha otra vez un rompecabezas.

Mi cabeza decía que no debía de seguir con este juego; pero mi cuerpo en especial mi sexo opinaban diferente; porque a cada palabra e imagen que recordaba sentía una excitación que hacía que me mojara y que mis pechos, pezones se endurecieran, en esos momentos no sabía nada; mi cabeza estaba sin atar sin saber qué hacer, por lo que en esos momentos me pregunte a mí misma:

Verónica te gusta sentirte viva, con ilusiones que te vean atractiva, que te deseen, que te hagan comentarios a tu cuerpo, que te hagan sentir cosas nuevas, lo que es tener un hombre entre las piernas y que sepa hacerte vibrar, enloquecer y que te haga gozar; que sientas todas las sensaciones que jamás has sentido durante 14 años y que solo basto un mes para que cambiaras toda tu vida personal: o que simplemente te vean como un mueble y como una simple compañera, después mi mente quedo en blanco como si me desconectara no sé cuánto tiempo estuve solo mirando el escaparate de una tienda de lencería pero sin mirar nada en concreto, (yo sé que varias mujeres saben de lo que estoy hablando, de esos momentos que estamos en una encrucijada), después de que tuve conciencia me levante y me dirigí de nuevo a casa pero ahora sin sentir ese sentimiento o impulso de ser coqueta, me sentía ida como en otro mundo.

Llegue a la casa me cambie de ropa y me puse un camisón largo playero color morado con gris, fui al baño me asee mi sexo, sentía que me latía pero no di importancia fui a la sala y me puse a ver la TV, pero a la vez no veía nada, pero no sé en qué momento me estaba acariciando el pecho y a la vez me estaba tocando el sexo sobre el camisón, algo que jamás en mi vida había hecho, sentía mi respiración entrecortada estaba excitada, por lo que poco a poco me subí el camisón y me empecé a masturbar, era algo nuevo para mí, mi excitación iba en aumento sentía que desmayaba de placer y vino a mi mente los comentarios que hacían a mis pechos y nalgas, la vez de la falda que hasta ese momento sentí las manos de otro hombre manosear mi cuerpo, que me penetraron el ano con el dedo y que al día siguiente estaba haciendo y recibiendo sexo oral, recibiendo por primera vez el semen de un hombre en mi boca, que ese mismo día estaba con las piernas abiertas y dejándome penetrar por un hombre que no era mi esposo, todo pasaba como una película, y mi excitación en aumento hasta que fue interrumpido porque al oír el timbre de otro departamento; me acorde que mis hijos llegarían, por lo que no pude alcanzar mi orgasmo, me levante de la sala me fui a bañar pero seguí caliente excitada, cuando me empecé abañar; y que cada vez que pasaba la esponja por mi cuerpo sentía mi excitación, la reparación entrecortada por lo que me volví a masturbar hasta alcanzar mi orgasmo momento que mis piernas perdieron fuerza y caí sentada en la bañera, todavía con la mano en mi sexo, después de unos minutos me repuse pero no del todo salí me cambie, llegaron mis hijos y mi excitación se fue.

CONTINUARA

Puntuacion: - Votos: 0

Leido: 273 veces

Cambio de mujer decente a una mujer liberada 2Categoría: Sexo infieles

Por veronica79x | 2016-02-24 14:37:00 | 0 comentarios

A lo cual se alejó de mi tomo sus cosas y me comento que si mañana me veía con falda pequeña eso quiera decir que quería llegar a más.

Salí de la oficina sin cacheteros ya que se los llevo y en el transporte público me toco ir sentada a lo cual empecé a reflexionar lo que había hecho hubo sentimientos y pensamientos confusos y me dije que no se volvería repetir.

Ese día me baje en automático en un centro comercial fui al departamento de damas y me compre una falda tipo escocesa que llega cinco dedos abajo del nacimiento de mis nalgas, me la probé y la compre, así también fui al departamento de lencería y vi que un panty cachetero atrápame y decía con este panty segurísimo que le darán muchas ganas de agarrarte la cola y posiblemente nunca te suelte, panty cachetero con abertura en la entrepierna, lleva recortes en los en los costados para dejar más piel a la vista pero dejando también mucho a la imaginación, no se marca con prendas exteriores, pedí uno y me comento la señorita que con ese tipo de prenda me vería bien a lo que le dije pero es que estoy gordita; me dijo por eso te ayudara le comente que si podía probarlo y me dijo que sí que su supervisora no estaba y así me daba el visto bueno entre a los probadores y me lo probé después ella entro y me dijo que no estaba gorda y que se me veía un culo de infarto que le daba envidia me puse la falda y me dijo estas como refrigerador yo le conteste por lo gorda no porque hasta los huevos te meterían, me lo quite lo page y me fui a casa.

Al llegar mi casa me pregunte qué estaba haciendo ya no alcance a seguir en mis pensamientos porque llego mi esposo como siempre cansado lo que hizo que me enojara y me digiera a mí misma, si él no me hace caso hay otro que me pone mucha pero mucha atención, lo que hice fue ir al baño y me afeite el sexo dejándolo como una chiquilla.

A la mañana siguiente le comente a mi esposo que tenía que hacer otros trámites a lo que contesto con un simple “OK”; después que se fue me puse la falda me vi al espejo y como que faltaba algo me puse las medias el liguero de mi boda y un corset blanco con una blusa de cuello V blanca que hacía que mis pechos se vieran como globos de lo apretados que estaban y se empezaban a asomar mis pezones , y además que use unas zapatillas blancas que hacían que el trasero se me viera más parado y redondo, debajo de la falda el cachetero atrápame color blanco, me sentía rara ya que sentía que no estaba protegido mi sexo, cogí mi chamarra y me fui en taxi no se veía nada pero el taxista no dejaba de ver por el espejo situación que hizo que me excitara por lo que baje el cierre de la chamarra diciendo que hacía calor y deje a la vista del taxista mis pechos apretujados y mi falda exhibiendo mis piernas y muslos; a lo cual el taxista no perdió detalle.

Llegue a la oficina baje del taxi y el taxista me comento que ricas tetas y piernas que si así estaba todo era una gordita muy buena y muy cogible no dije nada le pague y me entrego una tarjeta con su número, nombre y que estaba a mi disposición, cerré la puerta ya estaba húmeda con los pecho inflados y los pezones como rocas y con la respiración entrecortada me metí rápido al edificio para que los polis no vieran mi estado.

Pase sin ningún problema pero en el elevador también entro el señor de la limpieza del edificio; me saludo, se me quedo viendo y me dijo que de unos días para acá me veo mucho mejor, le dije gracias pero como tenía calor y estaba sudando me quite la chamarra y el señor de limpieza que se llama Armando me dice que rica, se cae de buena, solo esboce una sonrisa y el mientras tanto me estaba comiendo con los ojos llegue a mi piso y como la chapa está cerca del piso que me inclino sin doblar las rodillas pero con las piernas un poco separadas ya que no me acordaba de lo que llevaba debajo de la falda, brindándole la visión de mi culo y mi sexo, que por lo pequeña de la falda se subió lo suficiente, para que me comentara que con todo respeto tiene un culo y una raja impresionante momento que me acorde de lo que traía puesto yo creo que vio mi ano y mi sexo abrí la puerta y me metí dejándolo a fuera y yo súper excitada de todo lo que nunca jamás pensé hacer en mi vida, era otra.

Llegue a la oficina y lo primero que hice fue ir al baño a secarme mi sexo; después prendí mi computadora y me puse a trabajar como a las dos horas que tocan pregunto quién y me contesta Héctor en ese momento sentí un escalofrió en todo mi cuerpo y me empecé a humedecer le abrí me dio un beso en la mejilla, me escaneo y dijo “ya lo sabía eres una putita”, acto seguido se metió a la oficina me dijo que caminara sobre el pasillo de la oficina lo cual hice moviendo las nalgas y sacando más el pecho cuando regrese con él me dijo; envidio a tu esposo que te tienen cada noche y día, estas buenísima, a lo cual sin pensar le comente que mi esposo solo me tiene como sirvienta que no me pone atención cuando termine decir eso me dije yo misma que fue lo que dije.

En ese momento me atrajo así el de la cintura y me empezó a besar y a manosear mis piernas y muslos cuando fue hacia mis nalgas se llevó la sorpresa de que no había obstáculo entre mi ano y sexo me subió la falda me vio por atrás y por adelante y me dijo ya vienes preparada posteriormente me quito la blusa y dijo que se veían muy ricas mis tetas nos seguimos besando y me quito la falda me quede con el corset y el cachetero me dijo que volviera a caminar lo hice yo moviendo más las nalgas; cuando volteé tenía su pene fuera del pantalón regrese con el pero los pezones ya se veían más y cuando llegue con él me dijo que rico se me veían los pezones me tomo de las nalgas me pego a él en ese momento sentí su pene duro y palpitante en mi vientre ya sin ninguna pena lo tome y lo acaricie lo empecé a masturbar mientras él me manoseaba toda y me besaba y chupaba mis pechos o como él dice me mamaba las tetas parecía que mis tetas lo tenían hipnotizado después dejo de mamármelas y me dijo susurrándome al odio que si alguna vez había hecho o me habían hecho sexo oral me quede callada y me dijo entonces como te coge tu esposo y le dije que yo abajo y el arriba de mí, a lo que contesto de misionero solo dije sí, y te mama las tetas a lo que le dije que no, que pasaban desapercibidas y me dijo semejantes tetas no pasan desapercibidas, me pregunto cada cuando cogía mi esposo, le comente que muy rara vez y que la última vez fue hace diez meses, y me pregunto cuanto tiempo te coge que se lo explicara; le comente que me besaba me acostaba me quitaba las pantaletas que antes usaba me masturbaba mi sexo y me dijo que digiera panocha bueno me masturbaba mi panocha me habría de piernas y me penetraba con su pene siempre usábamos condón , a lo que comento ósea que te abría de piernas y te metía la verga y te cogía por cuanto tiempo; poco ya que me lastimaba y tu tenías tu orgasmos o venida no solo el terminaba salía de mí se quitaba el condón y se dormía en ese momento puso una cara de asombro exclamando ósea que tu panocha no tiene mucho kilometraje y no la han llenado de semen bueno solo cuando te hizo a los hijos o no, solo moví mi cabeza asintiendo pero eso cambiara no te preocupes me contesto, porque no le has dado el culo si te lo ha pedido por que he oído cometarios que duele mucho todo esto me preguntaba mientras nos masturbábamos mutuamente a lo que comento a hora entiendo, le pregunte que entendía y me dijo el día que te metí el dedo en culo no quisiste primero pero después lo disfrutaste porque ese cambio porque cuando me mamaste las tetas me enloqueciste y dije que nada que mi hicieras diría que no aunque me dolió y me sentí rara pero después me éxito mientras nos seguimos besando y manoseando me llevo hasta mi escritorio primero me sentó con las piernas abiertas jugo con mi clítoris y empezó a mamar mis pechos para después decirme si quería llegar a más le conteste traigo la panocha rasurada como te distes cuenta y además me puse una faldita corta que dices estoy dispuesta o no.

CONTINUARA

Puntuacion: - Votos: 0

Leido: 327 veces

Cambio de mujer decente a una mujer liberadaCategoría: Sexo infieles

Por veronica79x | 2016-02-23 17:45:00 | 0 comentarios

Soy Verónica de 36 años casada con hijos, llenita más no gorda, caderona y nalgona de tetas 36c.

.Mi historia comienza en mi oficina que casi siempre estoy sola, un día mi jefe se comunicó para decirme que vendrían a pintar la oficina, a esto no le di importancia ya que muchas veces iban a darle mantenimiento a la oficina, pero lo que nunca pensé es que esa vez sería diferente y que cambiaría mi vida, mi forma de ser, en pocas palabras seria otra mujer en mi misma.

Bueno resulta que el señor Héctor llego el martes once de Agosto del 2015, al cual conozco desde hace tres años además de convivir en la fiestas anuales de la empresa, tomar una copa y bailar con él, había algo de amistad, él siempre hacia el mantenimiento de la oficina, por lo cual después de saludarnos y comentar cosas sin importancia, empezó su inspección para ver que trabajo realizaría, al momento de inspeccionar la oficina y trasladarse de un lugar otro veía que no me quitaba la vista de encima, y me comentaba que guapa estaba, que me veía bien, y no sé qué cosas más a lo que no conteste y solo me fui a mi lugar, hasta que vi cómo se tocaba el pene al momento me dio mucho coraje y asco, una vez acabada la inspección de la oficina me comento que el día de mañana regresaría no le conteste y mi actitud fue de indiferencia, una vez que se retiró sentí en mi entrepierna mojada y algo extraña o mejor dicho excitada y confundida, después con el trabajo se me olvido el tema.

Al siguiente día yo ya me encontraba en la oficina y treinta minutos después tocaron a la puerta momento que sentí que las piernas las tenía como gelatinas y mi entrepierna se empezó a mojar, abrí y era el, me comento que subiría su herramienta y materiales para realizar su trabajo me invito a desayunar que me invitaba ya que su esposa le manda bastante comida, yo la acepte pero vi como su mirada me comía y eso que no uso ropa pegada ni escotada total que seguimos desayunando una vez que terminamos se puso a trabajar igual que yo, pero cada vez que me paraba veía como se me quedaba viendo el trasero, (llevaba un pantalón holgado pesquero delgado con unas zapatillas altas que hacía que las nalgas se me vieran más (grandes y redondas), me sentí alagada y a la vez con pena), y me comentaba que bonita señora con usted se alegra las mañanas, en los siguientes días no sé qué me paso pero me arreglaba coquetamente me ponía pantalones más ajustados que dibujaban mis nalgas, mi sexo y blusas que dejaban ver el canalito de mis pechos hasta deje de usar pantaletas y brasier mata pasiones y me compre brasieres push up de los que hacen que se te vean los pechos juntos y redondos así como panties cacheteros los cuales sentía que se metían en medio de mis nalgas al principio sentí incomodidad pero cuando salí a la calle fue como un golpe de morbo de que como si la gente supiera que traía bajo la ropa, todo esto lo hacía sin que mi esposo se diera cuenta, le decía a mi esposo que yo me iría en pesero a mi trabajo con el pretexto de que tenía que ir realizar trámites a oficinas de gobierno, cosa que no hubo problema ya que siempre realizaba estos trámites y por varios días , pero esto lo hacía para salir vestida coqueta y no tuviera problemas con mi esposo, el regreso a casa no había problema ya que yo llego primero que mi esposo por lo que no se daría cuenta, situación que ocasiono que al viajar en la pecera me sintiera el centro de la mirada de los hombres los cuales no perdían oportunidad para deleitarse con mi trasero situación que en ese momento me desquicio ya que me sentía que era otra persona, con sentimientos y pensamientos distintos a los de costumbre, en pocas palabras no era yo.

Y en la oficina a la hora del desayuno que siempre me invitaba se me quedaba viendo más mis pechos, no sé si lo hacía yo inconsciente o consiente de la situación pero me agachaba más lo que ocasionaba que se vieran todos mis pechos retenidos en ese bra que parecería que iba a explotar, veía como sus ojos se clavaban en la visión de mis pechos y su cara de fiera asechando su presa, también me paraba a caminar con el pretexto de ir por cualquier cosa momento en que movía más las nalgas lo que ocasionaba que me mojara y él se sobaba su pene sobre su pantalón lo que una vez me dio mucho coraje y asco ahora me tenía excitada, en el trascurso del desayuno y del día me decía que me veía más bonita, a lo cual solo le decía gracias, que con esa ropa me veía sexi y bonita, y diciéndome cualquier tipo de comentarios a mi cuerpo en especial a mis pantalones cosa que debo aclarar que esta situación se repitió varias veces, hasta que un día en el que me desconocí por completo me puse una falda de mezclilla pegada y larga pero con abertura en el frente y una blusa de cuello en V y una chamarra ya que soy friolenta, además de que a la entrada al edificio no se notara ya que cosas de la vida me daba pena, llamaron a la puerta y mi corazón se sentía que se saldría de mi pecho, las piernas como gelatina y mi entrepierna empezó a mojarse en ese momento me quite la chamarra y por el frio los pezones se me pusieron como roca si de por si por la excitación ya estaban duros y yo creo que por lo mismo los pechos se me inflaron abrí la puerta y o sorpresa me saludo de beso en la mejilla, después me dijo que desayunáramos me di la vuelta para dirigirme a mi lugar por el desayuno moviendo más las nalgas ya que sentía su mirada clavada en mi trasero voltee discretamente sin que se diera cuenta y si estaba pasmada su mirada en mis nalgas, me agache pero no doblando las piernas yo sabía que vería por completo mi trasero en todo su esplendor, y si por lo que vi en medio de sus piernas veo que le gusto, ya en el desayuno nos sentamos pero como las sillas son de tipo cantina al momento de sentarme se abrió más la abertura dejando solo ver mis piernas y un poco mis muslos lo que su ojos no perdieron detalle yo todavía con un poco de decencia jajajaja me cubrí al estar desayunando le comente porque estaba tan serio ya que no era el así y me comento que en su meten tenía grabado mis piernas y muslos, le dije que pena que estaban muy gordas a lo cual me respondió que no se veían sexys, lástima que las tape, me quede callada y en un descuido para tomar la azúcar quede con las piernas y muslos destapados situación que no me ocasionó problema por lo cual no hice nada y el no despegaba los ojos de mis piernas, lo que propicio a que me digiera que bonitas piernas se ven que son tersas y duritas, que si no dejaba expuestas al sol por que se veían muy blancas, en ese momento me sentía aturdida mojada, con la respiración entrecortada, pero con pena y no pena me sentía un rompecabezas.

Durante el desayuno su mirada se centraba en mis pechos y mis piernas, fue cuando yo con una mirada indiscreta baje la vista y vi la carpa que tenía en el pantalón, comenzamos a platicar de cosas sin importancia hasta que llegamos al tema sexual, ya en la plática me pregunto qué cuanto novios había tenido le comente que tres, pero lo que más me saco de onda y me éxito a la vez fue cuando me pregunto que si a los tres les había dado las nalgas, que si me había abierto de piernas para ellos, me puse roja sentí que la cara se me ponía caliente, el vio como que no entendí y me dijo que si con los tres había cogido y no sé porque le conteste que solo con uno ya que es mi actual pareja mi esposo, y que con los otros dos no había pasado de besos y tocamientos no creí que de mi boca saliera esa respuesta pero ya estaba dicho ,me comento que si no tenía la curiosidad de sentir los brazos y labios de otro hombre para ese momento me sentía confundida excitada, no sabía que pasaba por mi mente y por mi cuerpo ya que sentía que me estaba humedeciendo y con un señor de 45 años, le comente que no había pasado por mi mente, el ya no comento nada como que siento que me dejo la semilla de la curiosidad, a lo cual comento que mejor siguiéramos trabajando, me fui a mi lugar con los pensamientos y sentimiento revueltos, además de que estaba húmeda pero muy húmeda, pasaron tres horas y que por mala suerte se fue la luz, entonces vino a mi lugar a platicar pero yo lo veía con su mirada penetrante como si me quisiera comer, se sentó a la orilla de mi escritorio y pude ver que estaba excitado ya sin pena se tocó el pene y creo que se lo acomodo, fue entonces que me pregunto que había pensado con lo que me comento me quede callada y después no sé porque salieron las siguientes palabras de mi boca que me daba miedo que mi marido y que todo el mundo se enterase, además de quien se fijaría en mí, me comento que varias chiquillas quisieran mi cuerpo para un fin de semana le comente que como si estaba llenita, gorda y sin miramientos me dijo que tenía unas tetas y un culo para ser disfrutados, su palabras las sentí retumbar en mi mente y cuerpo, le comente que cosas decía que lo hacía para quedar bien en ese momento se acercó a mí, me dio un beso en los labios me quede como una estatua y en mi entrepierna me empecé a mojar mucho, más se volvió a acercar y me empezó a besar los labios el cuello yo no dejaba que metiera su lengua en la boca, pero entre sus besos en el cuello y con soplido en las orejas me empecé a excitar, con lo cual al regresar su boca a mis labios lo recibí sin poner resistencia no se cuento tiempo nos estuvimos comiendo la boca, el metió sus manos bajo mi blusa y solo acaricia mi espalda para ese momento yo no sabía lo que hacía solo me entregaba, después dejó de besarme y me pregunto acercando su boca a mi oído que si me está gustando sentir los brazos y labios de otro hombre yo no le conteste, pero él sabía que si me estaba gustando, posteriormente me vuelve a besar pero esta vez me toma de las nalgas y me soba me las estruja ocasionando que se me olvidara de que era una mujer casada con hijos pero que en ese momento estaba en manos de otro hombre el cual me estaba comiendo la boca y manoseándome las nalgas sobre la falda y diciéndome que rico culo tenia, durito redondo grande, carnoso que se daría un festín con él, momento que pensé que este me quería hacerlo por la cola cosa que me espanto ya que soy virgen del culo y ni a mi marido lo dejo aunque me lo ha pedido en varias ocasiones, así pasamos un rato hasta que tomo mi mano y la llevo hasta su pene se la toque para después acariciarla sobre el pantalón mi mano tenía vida propia yo no creí lo que estaba haciendo, en esos momento me toco las piernas pero ahora metiendo las manos bajo la falda lo cual después de manosearme las piernas y los muslos sus manos se dirigieron a mi nalgas las cuales volvió a acariciar pero como única barrera eran mis cacheteros, las manoseo por un rato para después introducirlas en mi cacheteros y manoseando mis nalgas, estrujándolas posteriormente saco una mano y me metió un dedo en la boca el cual chupe después lo saco de mi boca y se fueron hacia mis nalgas la lubricación la quería para tratar de meterlo en mi ano cosa que no permití al principio cosa que entendió y dejo de manosearme las nalgas para empezar a manosearme los pechos primero sobre la blusa después me quito la blusa y posteriormente me subió el bra para manosearme el pecho ahora sentía la piel de sus manos su dedos solo oí que dijo que tetas tan ricas, hice la cabeza hacia atrás momento que empezó a chupar mi pecho mis pezones eso hiso que perdiera el control total de mi cuerpo era su muñeca no le podría decir que no a nada, momento que aprovecho para bajar una mano a mis nalgas y querer introducir de nuevo su dedo en mi culo pero como dije no diría no a nada me metió su dedo primero sentí dolor molestia rareza pero después empecé a excitarme estuvo un momento así con su dedo en mi ano chupando mis pecho manoseándome las nalgas hasta que en un momento paro y me saco mis cacheteros momento que sentí que cada vez se acercaba más a mi sexo me seguía besando, no me di cuenta cuando tenía el pantalón desabrochado y su pene de fuera se lo acaricie, era parecido al pene de mi marido a diferencia de más grueso y sus testículos eran más grandes, el me empezó acariciar mi sexo y así estuvimos besándonos y masturbándonos mutuamente me decía que era su putita, su funda, su nalga mientras me masturbaba y manoseaba me comento que él ya se había dado cuenta de que conmigo tendría chance al momento que empecé a vestirme de diferente manera y a exhibirme y mover más las nalgas lo que le dio más seguridad fue cuando no me tape las piernas y parte de los muslos que sabía que había una puta en mí, palabras que en vez de enojarme me hicieron excitarme más hasta que yo tuve mi orgasmo y él también tuvo el suyo, en mi mano se quedó el esperma parecía que tenía litro almacenados, nos quedamos un rato más besándonos, para posteriormente irme al baño a limpiarme la mano, al momento que cerré la puerta del baño me dio por oler y probar con la punta de la lengua el semen, cosa que no hago con el semen de mi marido ya que jamás lo he probado, me lave me peine porque estaba despeinada una vez terminado Salí con mucha pena, llegue a la cocina y allí estaba él se me quedo viendo me atrajo hacia el de mi cintura y me comento que me había parecido en ese momento (me dije a mi misma lo goce bastante) pero le comente que me sentía rara y confundida, a lo que me dijo que estaba exquisita momento que empezó a manosearme las nalgas debajo de la falda y puesto que no traía nada me dijo que la piel de mis nalgas eran sedosa y además duritas hizo que diera un paso atrás y que me subiera la falda para ver los que había manoseado me retire subí mi falda y me dijo que le gusta la panocha rasurada pero que no se veía mal hizo que me abriera como dice el la panocha y vio en su interior y dijo rosadita y toco mi clítoris después me dijo que le enseñara el culo por lo que me voltee y se lo mostré me lo toco y medio una nalgada y dijo que rico culo grandote y carnosos, me dijo que me pusiera como cuando fui a mi lugar por el desayuno cosa que entendí me agache sin doblar las piernas lo manoseo y lo beso, me volteo nos besamos o mejor dicho no fajamos para después separarnos me dijo que se tenía que ir que si quería que llegáramos a mas que el siguiente día fuera rasura de mi panocha (pablaras textuales) y con falda más corta, le comente que no, ya que no sé qué me paso, que me dejé ir por el momento pero no ser repetiría.

A lo cual se alejó de mi tomo sus cosas y me comento que si mañana me veía con falda pequeña eso quiera decir que quería llegar a más.

CONTINUARA

Puntuacion: - Votos: 0

Leido: 543 veces

la mentira de karenCategoría: Sexo infieles

Por jose nelson | 2016-02-14 20:19:09 | 0 comentarios

Hola a todos esto lo escribo hoy catorce de febrero.
Los que les voy a contar es halgo cierto es la mentira de mi esposa.

Ella cuando la conoci me confeso que había tenido sexo con dos hombres.
Uno Roger que las desvirgo y otro hombre mas.
Ya casados me di cuenta de dos mas ahora me encontre un mensaje de Roger en su face haciéndome pasar por ella le conteste.
Ahi me di cuenta que no solo hubo otro hombre si no que fue su amante que el era casado y la esposa una sus mejores amigas.
Y ahora después de tanto tiempo les tengo que decir que me duele xq no se con quien me case que mas falta ella me avergüenza de saber que muchos hombres se comieron su panocha el saber que su boca probó un monton de pichas.
Me siento desepcionado y a las ves siento vergüenza saber como se an burlado de mi tantos años me duele y no soy machista pero les digo no hay nada mas que duela que una mentira.

Puntuacion: - Votos: 0

Leido: 778 veces