Los 10 relatos mejor valorados



Ultimos relatos


la esposa de mi amigo se come mi verga 3Categoría: Sexo infieles

Por Arturo | 2015-03-09 17:41:52 | 0 comentarios

el nos había descubierto cuando estuvimos en mi coche, pero que por alguna razón su suegro no me había reclamado ni a mi ni a su nuera, y que mi plan era quedar bien con el papá de mi amigo y que ella me ayudaría mucho si nos acompañaba,
— haré Lo que tú me pidas. Me dijo,
— claro eso lo se !!, pero quiero que mañana traigas un buen escote que muestre ese par de tetas, le dije.
Después me retiré del hospital y mi mente comenzó a planear lo que sucedería el día siguiente.
Continuará.........

Puntuacion: - Votos: 0

Leido: 335 veces

la esposa de mi amigo se come mi verga 2Categoría: Sexo infieles

Por Arturo | 2015-03-09 17:38:53 | 0 comentarios

Continuamos charlando, la plática se fue y ella me pregunto si fue adrede el no dejarla pasar cuando se acercó a su marido en el hospital, le dije que no había sido intencional pero que al sentir su trasero rozar me había gustado mucho
,— de verdad ? me contesto.
— claro que si, mira como me tienes, conteste al momento que tome su mano y la puse sobre mi verga.
— Hay no ! Contesto, quitando su mano.
Pero yo le volví a tomar su mano y la hice que la abriera hasta que palpará por completo mi tronco, ella comenzó acariciar mi falo por encima del pantalón, le tome su cara besándola cachondamente mientras ella intentaba liberar mi tranca, yo la deje que me la sacara, mientras apretaba sus tetotas hasta que logré liberar una y comencé a chuparsela ella ávidamente saco mi tranca y comenzó a masturbarme. Mientras le chupaba las tetotas le pregunté qué si quería comerse mi verga y ella me dijo que si quería.
Inclinándose sobre el asiento del coche se metió mi tranca en su boca y comenzó a darme unas buenas mamadas, mientras yo le agarraba el culo, mientras le decía
— así te gusta chuparmela putita.
Y ella me decía que si sólo moviendo la cabeza sin dejar de mamarmela.
Después de un buen rato que estuvo comiendo verga yo excitado por la adrenalina de que nos fueran a descubrir comencé a empujar más fuerte su cabeza hacia mi verga hasta que avente todo mi semen en su boca y ella al sentir mi leche caliente trató de quitarse pero la sujete fuerte haciendo que se comiera todos mis mecos, y ella siguió chupandomela hasta que se tragó todo y para mí sorpresa aún después de venirme continuó mamando verga hasta que me la dejó muy limpia sin rastro de semen, cuando terminó se incorporó acomodandose las tetotas en el brasier, me guarde la verga diciéndole
— que rico te comiste mi leche putita, se ve que te tenían a dieta y que te encanta la verga.
— si me gustó mucho y nunca lo había hecho. El cabron de mi viejo sólo se monta y se chorrea adentro de mi y éso de vez en cuando. Me dijo.
Arranque mi coche y la llevé a su casa saco los documentos y regresamos al hospital, pero en el camino yo le venía acariciando su vulva por encima del pantalón y mi tronco volvió a reaccionar, por lo que le pregunté qué si quería volver a comerse mi tranca ella sólo se inclinó y liberó mi verga comenzando a chuparla en el trayecto hasta que de nueva cuenta me vine en su boca y ella volvió a comerse toda mi leche caliente esto momentos antes de llegar al hospital.
Cuando subimos a la habitación ella se acercó a su marido y lo beso tiernamente en la boca, y mientras se inclinó a darle el beso dejó ver sus nalgotas, cosa que su suegro que estaba en la habitación del hospital no paso por desapercibido y noté como le lanzó una mirada lasciva a su culo y cuando el se dio cuenta que vi su mirada sólo me dijo
— Qué buena mujer tiene mi hijo, tan cariñosa con el después de como la ha tratado.
— Claro le respondí al momento que también yo le lance una mirada lasciva a su culo. El sólo sonrió con una mirada de complicidad, y dijo;
— pero como que se tardaron algo en ir a la casa, hasta salí a buscarlos al estacionamiento a ver si se habían regresado por algo pero no los vi Y me regresé al hospital, pero ya que llegaron como que ella regreso con más animo.
— si porque estuvimos platicando, y creo que eso
era lo que le faltaba, lo hubiera invitado. Le contesté.
— gracias pues mañana que vengas a ver a Juan la mando a mi casa por otros papeles y te agradecería que tú nos acompañaras, pero dile a Lety que irás con nosotros, me dijo.
Al despedirme de ellos salí de la habitación y la esposa de mi amigo se ofreció a acompañarme al llegar al elevador la tome de las nalgas y le planté un buen beso diciéndole que mañana regresaría, y que su suegro la iba a mandar a su casa a recoger unos documentos que el me había pedido que yo la llevará a ella, pero que yo había decidido llevarla a ella e invitar a su suegro para que nos acompañara, ya que yo creí que por lo que me platico

Puntuacion: - Votos: 0

Leido: 321 veces

la esposa de mi amigo se come mi vergaCategoría: Sexo infieles

Por Arturo | 2015-03-09 17:36:09 | 0 comentarios

Éste es el relato de como la esposa de mi amigo me dio unas buenas mamadas de verga en mi coche.
Suele suceder que un amigo mío era muy conflictivo y siempre andaba en problemas, un día fui a buscarlo y su suegra me dijo que estaba en el hospital ya que lo habían golpeado.
Al llegar al hospital pase a el área donde estaba ya que era donde había seis camas sólo separadas por cortinas.
En un camastro estaba mi amigo y su esposa cuidándolo ella de pie al acercarme la salude y le pregunté por el estado de mi amigo, me dijo que muy mal ya no podía ni hablar por la golpiza que había recibido. Así continuamos platicando, hasta que mi amigo despertó y fue cuando me acerqué a su lado para tratar de entender lo que me quería decir a través de lo que escribía en un papel, su esposa se hizo a un lado para que yo pasara y al pasar debido a lo angosto del pasillo inconscientemente roce sus nalgas Y al sentirlas mi falo rápidamente reacciono con una erección cosa que la mujer de mi amigo no ignoro.
Total que al estar ya al lado del camastro tratando de entender lo que él me escribía, no pude controlar mi erección y tenía la verga bien dura cosa que se notaba esto debido a que yo acostumbro pantalones de vestir de tela delgada y algo ajustados y al girar la cabeza pude observar a la esposa de mi amigo sentada frente al camastro de forma que ella quedaba de frente al camastro y me miraba de perfil y sentí su mirada cosa que nuevamente hizo reacción endureciendo más mi tronco, seguí como si nada según yo platicando con mi amigo, pero a cada oportunidad que tenía me tocaba la verga por encima del pantalón descaradamente ya que el camastro estaba por encima de mi cintura y cubría las sobadas de verga que me daba a excepción de la mujer de mi amigo la cual por estar de frente y sentada podía mirar todo muy bien, así estuve como media hora hasta que llegó el Papa de mi amigo así que tuve que cederle el lugar donde yo estaba parado, así que fui.Y me sente a un lado de su mujer y.pude constatar que desde ese lugar tenía un panorama completo de la persona que estuviera al lado del camastro.
Éso me excito mucho pues comprobé que ella me había visto cuando me agarraba la verga por encima del pantalón descaradamente y también sabía cómo la tenía de paradota.
Cuando platicabamos yo le dirigía mis miradas a sus tetas ya que las tiene grandes. El Papa de mi amigo nos dijo que iría con el médico y salió de la habitación yo me levanté y me acerqué al camastro y en eso ella también por lo que me hice a un lado para dejarla pasar y aprovechar en repegarle mi verga en sus nalgotas ya que como esta gordibuena tiene unas buenas nalgas y unas tetotas y ella al sentir mi erección lejos de quitarse repego más su culo a mi verga como mi amigo estaba inmovilizado no podía ver como su esposa me repegaba el culo.
Después de unos minutos regreso su papá y yo volví al sillón de espera.
Él le pidió a la esposa de mi amigo que fuera a su domicilio y que trajera unos documentos para hacer el trámite de incapacidad laboral.
Ella se despidió y fue cuando el papá de mi amigo me pregunto si yo tenía tiempo disponible como para trasladar en mi coche a Lety la esposa Jorge mi amigo, le dije que tenía la tarde libre ya que la había solicitado para visitar a Jorge y que entonces, sí tenía tiempo para llevar a Lety por los documentos, salimos de área y al llegar al elevador le permití pasar primero que yo con la intención de volver a darle un repegon de verga y así sucedió además de que para mí suerte se encontraba el elevador lleno de gente por lo que aproveche para continuar repegando mi tranca en ese trasero.
Al llegar a mi coche abrí la puerta del pasajero para que subiera Lety como toda una señora, cosa que ella agradeció mucho ya que en palabras de ella, nunca su marido había tenido ese detalle.
Ya en el coche comenzamos a platicar con más confianza mientras oscurecia, y como estaba estacionado en un lugar apartado con la oscuridad el ambiente se puso más acogedor

Puntuacion: - Votos: 0

Leido: 352 veces

Mi fascinación por dejarlas embarazadas Parte I (Ana)Categoría: Sexo infieles

Por LapizdeSeda | 2015-03-08 16:26:17 | 0 comentarios

La serie de relatos que les voy a contar son totalmente ficción.

Mi nombre es Adrián y tengo una fascinación por dejar embarazadas a todas aquellas mujeres con las que tengo sexo.
Soy un hombre de estatura media cabello semi largo, complexión regular, mi pene mide 17 cm.
Les voy a relatar a la primera mujer que deje embarazada.
Su nombre es Ana tiene 19 años, juntada con su pareja que desde hace dos años le es infiel pero no lo ha dejado por sus dos hijos, principalmente porque no tiene otro lugar donde estar, es dependiente de él. En cuanto a su aspecto ella es guapa, no es ni gordita pero tampoco se podría decir que es delgada, de estatura muy baja, apenas con 1.59 cm, lo que más resalta de ella son sus enormes pechos, tal vez para compensar de que no está muy proporcionada de su trasero.
Ana se dedica a limpiar casas ajenas para ganar un poco de dinero, es mi amiga desde hace un par de años.
Mi relación con ella es buena, no se puede decir que seamos amigos cercanos pero de alguna manera me cae muy bien a pesar de su carácter, es un poco mamona.
Un día conversando y ella contándome de su trabajo le propuse limpiar mi casa, ella acepto sin pensarlo mucho. Quedamos el día y la hora para que fuera a hacer las labores, ella se presentó e hizo su trabajo, así pasaron dos ocasiones, mostrándome muy amable y nada exigente en cuanto a la limpieza de mi apartamento, para que sintiera confianza.
Me empecé a llevar mucho mejor con Ana, platicábamos mientras hacia la limpieza, se llevaba alrededor de 2 horas en terminar. Le hacía bromas que cada vez iban subiendo de todo, primero eran albures hasta que se convertían en propuestas, ella lo tomaba como bromas, solo se reía o me daba un golpecito en los hombros. Las cosas subirían de tono cuando “jugando” le decía chichona o le daba nalgadas mientras hacia su trabajo, lo tomaba de buena manera, hasta que le empezaba a robar besos o a acariciar sus hermosos senos, ella no protestaba en lo absoluto, solo me dedicaba una sonrisa inocente.
Un día me arme de valor para llegar a algo más, mientras estaba arreglando mi habitación empezó a tender la cama y me dio una vista de su hermoso trasero poniéndose en 4 para poder tender mejor la cama. Me acerque a ella y le sobe su culito para después propinarle una buena nalgada, ella se sacó de onda diciéndome que qué demonios estaba haciendo.
— No te enojes, es solo que me prendió verte así.
— Esto no es correcto Adrián.
— Te pagare el doble.
En ese momento le robe un beso que ella correspondió, fue un beso largo pero no me iba a conformar con eso así que fui besando lentamente su cuello, cosa que me di cuenta que es su debilidad y que la pone muy caliente.
— Y si des tendemos mi cama chichona?
— Adrián por favor, basta o me iré.
— ¿Y por qué no haces el menos esfuerzo para que no siga?

Fui bajando hasta quedar frente a esos dos enormes tetas, lentamente fui quitándole la playera azul obscuro que tenía puesta, y por supuesto quitándole el sostén que pedía a gritos que fuera liberado.
Contemple sus senos y sin pensarlo ni un minuto empecé a besar y a chupar esos pezones grandes y negros.
Ella aunque parecía no gustarle lo que estaba sucediendo, no trataba por liberarse, tenía que guiarla para poder lograr mi objetivo.
A esas alturas mi erección era evidente, de tan solo pensar en lo que iba a hace se me ponía a cada segundo más dura, y ella lo pudo notar. Tome su mano izquierda y la puse encima de mi pene.
Rápidamente ella también se calentó, tal vez por lo prohibido del asunto, por los besos en el cuello o porque estaba a punto de ponerle tremendos cuernos a su novio.
No tardó demasiado en, por si sola, acariciar mi verga, para después ponerse de rodillas. Ella se quedó pensando un momento y por un instante tuve la impresión de que se levantaría, agarraría sus cosas y se marcharía, pero esas ideas se esfumaron cuando comenzó a quitarme el cinturón y desabrochar el pantalón, quedando al descubierto mi miembro, ese pene con las venas marcada y de color chocolate, ese pene que la iba a embarazar por tercera ocasión.
Empezó a darle besitos en el tronco de mi verga de una manera inocente, casi infantil, con esa carita de niña buena, ver eso me calentó de una manera que no puedo describir, en ese momento deje a un lado el poco romanticismo que mostraba, solo la tome de la cabeza y le dije que abriera su boquita, ella así lo hizo y comencé a introducirle por completo mi verga, empecé a taladrarle la boca y de vez en cuando la metía hasta el fondo, hasta que sus labios tocaran la piel de mi panza, la mantenía aunque ella claramente se ahogaba, se ponía roja y al dejarla respirar, tomaba aire para luego toser, que hermoso fue ver eso.
Le dije que se acostara en la cama boca arriba con las piernas bien abiertas, me acomode y antes de que pudiera cogérmela, me suplico que me pusiera un condón, cosa que obviamente no hice, solo le lance una sonrisa burlona y sin decir ni una sola palabra, la penetre.

— No por favor! Ponte un condón, me vas a embarazar!
— Crees que a estas alturas la voy a sacar?
— Por favor, te lo suplico.
— Hace mucho que te tengo ganas Ana.
— Eres un desgraciado.
— Lo dudo, pero me voy a venir afuera con una condición.
— ¿Cuál?
— Quiero que me digas cosas calientes.



Dada las circunstancias de que la tenía bien ensartada y yo tenía el control de la situación ella accedió, convirtiéndose en mi putita barata.

— Cógeme Adrián, ¡hazme tuya!
— ¿Quieres que te rompa a cogidas?
— Si por favor! Quiero sentirte dentro.
— ¿Y el cornudo de tu marido?
— No le digas así.
— Bueno me estoy tirando a su mujer, de que otra manera lo puedo llamar? Jajá
— ¡Hay que rico! Me gusta.
Pasaron alrededor de 30 minutos, estaba próxima mi eyaculación pero no iba a correrme fuera.
Empecé a penetrarla más duro hasta que paso lo inevitable, con una última embestida para que llegara hasta el fondo, descargue todo mi esperma dentro de ella, algo que nunca olvidare fue su cara de susto cuando sintió mi leche llegar hasta lo más profundo de su vagina, quedo en shock.
Me levante y me puse mi ropa, la deje ahí en mi cuarto para que pensara las cosas. Pasaron más o menos 20 minutos, ella salió ya con su ropa puesta.
Sin dirigirme la palabra se aproximó hacia la puerta, solo le di una nalgada y atine a decirle, que rico coges putita.
No le pague, salió de mi departamento muy rápido, aunque después de eso estaba seguro que eliminaría cualquier contacto con migo, mi sorpresa fue grande cuando no sucedió eso.
Unas semanas después me entere por su hermana que ella estaba embarazada, producto de aquella revolcada. La cogida que le propine fue de lo más rica, pero no se compara con saber que la deje embarazada, y que ella y su esposo van a cuidar al hijo que le hice a Ana.

Mi mail es: cotoneteblanco@gmail.com

Puntuacion: 10.00 - Votos: 1

Leido: 222 veces

Todo llego mejorCategoría: Sexo infieles

Por Juan | 2015-03-03 17:19:42 | 0 comentarios

Les contaré primero que me casé muy joven y fueron pasando los años nuesros hijos creciendo pero junto con eso fue pasando lo que a uchos matrimonios les sucede, todo se fue enfriando, llegaba a casa cansado y después de comer y conversar trivialidades a acostarse y a dormir, sin ningún insentivo sexual de por medio. Tomé la iniciativa de salir de la ciudad solo con mi señora, fines de semana completos en que lo psasabamos super bien y despues de tres o cuatro días volviamos a la misma monotonía.
Luego de un tiempo conocí a una mujer mas joven que ambos con la que salí un par de veces y realmente todo era distinto y sin darnos cuenta nos faltaban días en la semana para estar juntos.
Después de un breve tiempo me separé y me fuí a vivir con esa mujer, con la que haciamos todo lo que jamás pude hacer, sexo cada noche y cada mañana y los fines de semana nisiquiera nos levantabamos y puedo decir que fueron los mejores años de mi vida. Aparte de que nos entendíamos y llevabamos una vida sin contratiempos de ninguna especie. Para que decir si en lo sexual no dejamos postura por explorar y cada día que pasaba nos dabamos las gracias por estar juntos.
Pero como tanta felicidad no es duradera, luego de un tiempo ya las cosas no marchaban igual y de un día a otro descubrí que ella había encontrado un muchach mas joven con el que seguro hacía lo mismo que conmigo, por lo cual después de conversar civilizadamente las cosas decidimos poner término a nuestra larga relación, que valga decir duró más de 6 años y de lo que no me he arrepentido jamás pues todo lo que he leído en tanto y tanto relato que llega a mi PC ya lo he vivido y gozado.
Hoy vivo una vida tranquila, con una nueva pareja y nuevos hijos y puedo decir que en la vida hay caminos y caminos y que de recorrerlos en alguna esquina se encuentra la felicidad y mientras se es joven hay que hacerlo todo para encontarle sabor a la vida y sentido al sexo abiertamente. Saludos a cada uno de Uds. y felicidad es la palabra correcta.

Puntuacion: - Votos: 0

Leido: 141 veces

Olvidando tu amor ... de cama en cama(Conociendo a Said)Categoría: Sexo infieles

Por dan | 2015-02-28 02:35:29 | 0 comentarios

¡Hola! con este relato comienzo a compartir parte de mis experiencias sexuales, así que espero comprendan mi inexperiencia.
Lo que voy a narrarles sucedió hace casi dos años, por aquellos días había terminado mi relación con un chico que conocí cuando estudiaba la prepa abierta, lamentablemente la ruptura me había dolido mucho, así que para distraerme comencé a darme de alta en varias redes sociales en las que buscas pareja o encuentros sexuales, según sea el caso. Durante los primeros días conocí a varios chicos, con los que tras varios mensajes decidí conocer en persona la mayoría de ellos eran de lo mas aburrido que se puedan imaginar, al platicar con un amigo y al contarle por lo que estaba atravesando en ese momento, no dudó en recomendarme una pagina en la que según el era mas efectivo conocer gente de tu misma zona y con los mismos intereses.
Al llegar a casa y prender la computadora no dude en entrar en dicha pagina al principio toda nerviosa, empecé por poner lo que buscaba e inmediatamente comenzaron a llover las propuestas, era sorprendente la cantidad de chicos que buscaban sexo, lo cual no me era grato pues en realidad solo buscaba conocer gente y hacer amigos, con el paso de los días seguí conectándome en el chat y platicando con varios chicos con los que intercambie numero telefónico para seguir en contacto con ellos.
Se dio la oportunidad de conocer a uno de estos chicos, su nombre Said. Platicábamos por Whatsapp por largos ratos durante el día, por nuestras ocupaciones no podíamos vernos para conocernos físicamente,cierto día Said me envió un mensaje diciéndome que ya era el momento de conocernos y que había hecho un espacio en su apretada agenda para vernos, la cita era el sábado a las 10 am, confirme la cita y solo me quedo esperar a que llegara el día, ambos nos enviamos mensajes diciéndonos lo nerviosos que estábamos pues por fin nos conoceríamos, ese día quedamos de vernos cerca de un sitio turístico que quedaba cerca de nuestras casas, salí con los nervios de punta de mi casa y con media hora de anticipación pues no quería hacerlo esperar, al llegar al lugar de la cita y bajarme del taxi, inmediatamente lo vi me reconoció y rápidamente cruce para alcanzarlo, me saludó dándome un beso cerca de la boca, debo confesar que al principio si me dio cierta pena pues resulté ser un poco mas alta que él. Caminamos un poco para conocer el lugar y terminar de conocernos. luego de un rato de estar platicando, nos fuimos a una parte del parque por donde no había gente para estar solos y mas a gusto, mientras nos besamos Said me tomaba de las nalgas, la situación, el lugar y la abstinencia que tenia hicieron que comenzara a excitarme.
Said se encontraba super excitado, pues cada beso era mas provocador mientras él intentaba meter sus manos dentro de mis jeans para poder acariciar mis nalgas yo ponía un poco de resistencia pues al ser un lugar publico alguien podría vernos, me recargo sobre un árbol y al ver que no cedía a desabrocharme el pantalón, comenzó a acariciarme los pechos por encima de la blusa, era tan rico sentir sus manos sobre mi pecho que inconscientemente abrí las piernas para que el se me acercara mas, lo abracé y comencé a acariciar su espalda por encima de su playera, cada caricia que nos dábamos me hacia olvidar donde estábamos, deje a un lado el miedo que tenia para dejarme llevar por lo que estaba pasando, Said se desabrochó el pantalón y se lo bajo junto con su ropa interior dejándome ver su verga que ya estaba bien erecta, con cierto temor se la comencé a tocar mientras nos volvíamos a besar, entre cada beso me decía que si me gustaba a lo que yo contestaba que si, por el lugar no podíamos hacer mas cosas, así que me dijo que si quería que me la metiera un rato a lo que accedí pues ya me había puesto muy caliente, así que me dijo que me bajara mi pantalón y pusiera en posición de perrito, Said se acercó a mi sexo y comenzó a besarlo era riquísimo sentir su lengua luego de varios minutos de hacerme sexo oral, saco un condón de la bolsa de su pantalón y me pregunto si ya estaba lista, solo moví la cabeza, comenzó a meterla muy lentamente cuando ya se sintió seguro me la dejo ir de una sola embestida, comenzando un mete y saca de lo mas delicioso.
Said: Te gusta?
yo: Siiii!!! dale papi
Said: estas bien rica mami.... gimes bien rico!
yo: tu también, dame mass sigueee!!
Said: si como tu quieras
cada que podía Said me daba una nalgada mas fuerte, me pellizcaba los senos jugando con mis pezones, por la posición y lo fuerte de la cogida yo solo me agarraba de donde podía, por la excitación del momento solo pudimos coger cerca de 10 minutos pues alguien podía cacharnos, afortunadamente por las embestidas fuertes que me daba, Said termino rápidamente corriéndose dentro del condón, para salirse de mi luego de su corrida, con el aliento entre cortado y un poco cansados por lo que acabábamos de hacer nos vestimos lo mas rápido que pudimos, caminamos un poco mas hasta llegar al rió que atraviesa esa zona, ahí nos sentamos a la orilla del río y continuamos platicando de lo que pasaría con nosotros después de la cogida,
Said me confeso que tenia planes de volver con su ex-novia pues a pesar de que yo le gustaba seguía enamorado de ella, debo confesar que todo eso me afecto pues no acostumbraba a coger en la primera cita y pues ya que andábamos en confesiones le comente que no era el único chico con el que intentaba salir, lo cual lo tomo con mucha tranquilidad,quedamos como buenos amigos con la promesa de repetir la cogida en otro momento y lugar, pues a pesar de todo había sido muy satisfactorio para los dos.
me acompañó a tomar un taxi de regreso a casa, nos despedimos con otro beso y con la ilusión de vernos otra vez.

Espero les haya gustado!

Puntuacion: - Votos: 0

Leido: 100 veces