Los 10 relatos mejor valorados



Ultimos relatos


Con la hermana de mi mejor amigoCategoría: Sexo infieles

Por Leonel | 2015-03-13 19:13:57 | 0 comentarios

Bueno, mi nombre es Max, tengo 18 años una hermosa novia, y un gran secreto. Era un día como cualquier otro, yo estaba aburrido en mi casa sin nada que hacer miraba televisión un día mas del año como me gusta decirles a esos días hasta que escucho sonar el teléfono, me levante a atenderlo, era mi mejor amigo que me había invitado a salir a tomar unos tragos por la noche y después ver si íbamos a bailar a algún lugar solo para divertirnos cosa típica de amigos.
Llegue a su casa mas o menos a las 19:00 Hs (Horario de Argentina) mas o menos... Después de unas 2 HS de estar en su casa cuando íbamos a salir empezó a llover muy fuertemente, así que tuvimos que quedarnos, llame a mi novia por que le había dicho que valla con nosotros para tomar algo y luego salir a bailar y avisarle que no valla a ningún lado por que la salida se suspendía. Como los padres de mi amigo trabajan mucho nunca están en casa por las noches, decidimos cocinar algo, después de un rato llego su hermana super empapada, mi amigo Andy (así es como se llama el) me dijo que le alcanzara una toalla a su hermana Micaela es una chica bastante linda de una mirada muy dulce un cuerpo bastante esbelto muy bien ejercitado y trabajado de una estatura que debe rondar entre 1 metro 68 Centímetros con un bonito trasero debo decirlo. Yo los conozco a ambos hace 5 años para mi su hermana era como una amiga mas para mi, le di la toalla la salude y le pregunto como le va típico argumento de educación que tiene uno, me contesta que mal por que había roto con el novio por que la había engañado. Lo único que se me ocurrió en ese momento fue darle un abrazo no me importo que estuviera empapada por la lluvia sentía que estaba quebrada, debo decir que soy una persona muy corpulenta paso mucho tiempo en el gimnasio y mi cuerpo es como se podría decir bastante tonificado y remarcado en músculos y en ese momento estaba sin camiseta. el abrazo que le di ella me lo retribuyo pero no se sintió como un abrazo de amigos si no como que disfrutaba tocar mi cuerpo cuando lo hacia, le dije que todo se solucionaría con el tiempo que no se preocupara... Me fui para seguir ayudando a Andy con la cena. Se me da bastante lo de cocinar es algo que me gusta de toda la vida, había hecho una lasagna con 4 tipos distintos de queso y una salsa, serví la comida en los platos cenamos lo mas tranquilos los 3, Micaela, Andy y yo.
Con Andy jugamos juegos online en la computadora como hasta las 2 AM como en su casa me consideran uno mas de la familia, en la habitación de Andy hay 2 camas y una de el y otra mia, nos acostamos a dormir. No pude pegar un ojo por que me quedo esa sensación del abrazo que me dio Micaela ademas no me gustaba verla triste por que como dije era como una amiga mas para mi. 3:22 AM me levanto a buscar agua en la cocina y algún bocadillo ya que tenia un poco de hambre, para dirigirme a la cocina tengo que pasar junto a la habitación de Micaela estaba apenas entre abierta y escuchaba que lloraba, no se me ocurrió mejor cosa que hacer que... Si, entrar a su habitación, golpeo su puerta y le pregunto si puedo entrar, ella me contesta que si, comenzamos a hablar la consolé un poco hasta que se dio cuenta que no valía la pena estar llorando por alguien que la traiciono, después de eso me mira fijamente y me dice, Maxi (ella me dice asi de cariño) sos la mejor persona que conozco ojala tuviera a alguien a mi lado alguna ves y me da un beso en mi mejilla con mucha dulzura (a la ves de la mejilla fue un poco en la comisura de la boca levemente)le conteste que ya encontraría al adecuado.
Acá es donde empieza lo interesante de esa noche, cuando me decido a ir a buscar lo que debía buscar me agarra mi mano y me dice no te vallas, me agarro fuertemente la mano y me tironeo hacia ella haciéndome caer sobre ella sin querer encima de su cama... Nos miramos fijamente hasta que ella me beso en la boca, yo sorprendidisimo por que sabia que tengo novia y ella es muy respetuosa en esas cosas de meterse con alguien que tiene pareja, le pregunte que por que hizo eso y me dijo, Maxi hazme olvidar a ese infeliz, le conteste que no por que tenia novia no puedo serle infiel entonces me siguió besando y no entendía por que pero lo disfrutaba yo también mis instintos mas básicos afloraron, cerramos la puerta me besaba intensamente con ella me acariciaba mucho el torso disfrutando de mi, le quito su blusa que usaba para dormir y para mi suerte no estaba usando brasier, tenia los senos mas delicados que jamas había visto... eran de un tamaño un poco mas grande que el normal y tenia los pezones tan duros que era una tentación el saborearlos me voy deslizando por su cuello lentamente hasta poder saborear esos dulces senos que ella tenia, eso la excito muchísimo al parecer metió su mano dentro de mi ropa interior y tocaba mi pene como queriendo verlo de una ves por todas ella me quita de encima suya y me dice, veamos que es lo que guardas hay veo siempre mucho musculo en vos pero veamos que tal estas allí también, me quita el short que llevaba puesto y yo no tenia el pene totalmente erecto pero hacia ese camino iba, me tiro en su cama y lentamente me fue besando recorriendo desde mi boca pasando por mi cuello mi torso y siguiendo hasta mi pene me quito mi ropa interior y para su sorpresa se encontró con una gran sorpresa un pene erecto de unos 22 centimetros, en lo que ella me dijo "como pensé, no me ibas a defraudar", comenzó a hacer un jugueteo sin tocar con su boca aun mi pene hasta que lo agarro fuertemente con su mano y comenzó a masturbarme mientras que lentamente deslizaba sus labios introduciendolo en su boca, me hizo sexo oral cerca de unos 10 min y debo decir que fue el mejor sexo oral de mi vida no dejaba de chuparla ni un momento sentir como su lengua se deslizaba por el tronco de mi pene era lo mejor, me levante y la recosté en la cama a ella era mi turno lentamente le baje sus shorts (super cortos) empece a besarle las piernas cerca de su vagina y podía ver como su ropa interior estaba super mojada empece a acariciar su vagina con mi lengua por encima de su ropa interior parecía que lo disfrutaba por que se retorcía bastante y esos gemidos pidiendo que le quitara su ropa interior la delataban de que estaba gozando, le quite su ropa interior y ahora para mi sorpresa era una vagina tan hermosa ni un vello púbico en esa delicada y hermosa vagina con un aspecto muy blanco pero al abrirla un poco ese color rosada muy fuerte te hacia desearla muchísimo mas comencé a lamerle su rosado y pequeño clítoris que mezclado con que estaba un bastante mojada fue todo un manjar deslizaba mi lengua por su vagina y el placer que ella sentía creo que fue indescriptible, gemía pidiendo mas aun, cuando comienzo a besarla en su boca nuevamente, mis ganas de penetrarla eran muchísimas pero no tenia condones ni nada de eso así que había pensado que todo se termino ahí, ella me mira y me dice que la penetre que no me preocupara por que tomaba pastillas anticonceptivas, me agarra de mis brazos y me tira encima de su cama (estábamos levantados y desnudos después de que había terminado de hacerle sexo ora la levante de su cama solo para besarla apasionadamente) y me sentí dominado lo cual para mi no era muy común se sentó encima mio sin agarro mi pene con su mano y se lo introdujo en su vagina costo un poco para que entrara dentro por que era demasiado estrecha mi pene por decirlo de una forma se sentía asfixiado de tan estrecha que era empezó a subir y bajar lentamente ella se sentía tan excitante, luego comenzó a subir y bajar mas rápidamente su gozo no se comparaba con nada pidiendo mas y mas diciéndome como le gustaba y no dejando de gemir ni un minuto, la levanto sin separarla de mi y la acomodo debajo mio siguiendo el mismo proceso lentamente empezar a darle fuerte esos gemidos me excitaban muchísimos y el meterle mi pene en su vagina mientras le tocaba su clítoris con mi dedo pulgar al mismo tiempo de penetrarla hizo que ella acabara, su cama se mojo un poco, nos levantamos y se dio vuelta diciéndome dámelo, antes de eso me hizo sexo oral y me dejo bastante saliba en el pene lo cual cuando se dio vuelta empece a introducir lentamente mi pene en su ano, disfrutaba muchísimo el sexo anal ella no paraba de gemir, cuando estaba por acabar no pude aguantar y mi pene expulso mucho semen dentro de su ano, eso parecía que la éxito muchísimo que acabo nuevamente...Luego de la "aventura" nos bañamos, si nos bañamos juntos, lo que paso dentro del baño es una historia que se cuenta sola, ella se fue a dormir feliz yo también.
Al otro día nos saludamos como cualquier otro día y le pregunto que si diría algo sobre lo que paso, y me dijo que no por que la ayudo a salir de su depresión ademas era una persona muy buena como para arruinarle su relación que no lo merecía y me dio las gracias por "ayudarla". Así que bueno simplemente somos amigos nuevamente con una historia muy excitante entre ambos ahora.


Queda una incógnita por responder... ¿Se repetirá otra vez?

Puntuacion: - Votos: 0

Leido: 282 veces

MI PRIMERA EXPERIENCIA DE CORNUDOCategoría: Sexo infieles

Por ricardo | 2015-03-11 10:37:43 | 0 comentarios

MI PRIMERA EXPERIENCIA DE CORNUDO
Hola, soy casado, tengo 56 años y hace dos semanas mi esposa tuvo el placer de coger con otro tipo en mi presencia. Ella tiene 52 años muy bien llevados, ya que su figura es hermosa; Sus nalgas y senos son bastante firmes, así como su abdomen es bastante plano, y llevamos juntos 27 años, en todo este tiempo ella solo estuvo conmigo por lo que alguna veces en los juegos previos al sexo me decía que era justo que pudiera probar otros miembros, y sinceramente me sacaba de onda; al principio lo decía de juego, pero cada vez fue más insistente con el tema, su pedido era serio, muy en serio: ella quería sentir dentro de sí a otro hombre, y no lo hacía por querer ser infiel, solo quería probar, según me decía, sentir una nueva sensación.

A mí no me incomodó demasiado el tema, y hasta puedo decir que me excitaba, y un buen día le dije que aceptaba, que buscara con quien, que escogiera y si todo iba bien, pues tenía mi permiso, pero con la condición de que yo debía estar presente. Ella me miró, luego sonrió traviesa y me dijo que me agradecía esa prueba de confianza y me hizo una mamada sensacional y hasta se tragó algo de mi semen, que ella sabe que es algo que me excita mucho.

Yo pensé que le tomaría tiempo, pero a los tres días me dijo que quería mi permiso para salir a tomar un café con un amigo que había contactado por Facebook. Lo de amigo es un decir, recién lo había conocido y se habían pasado dos días enteros chateando. Para mi sorpresa no era un jovencito, ni siquiera alguien en los treinta, ya que aquel tipo tenía 46 años. Era un hombre culto, agradable, educado, atento y de muy buena formación, ya que era un profesional de la medicina. Para presentarnos, mi esposa eligió un restaurante elegante en Coatzacoalcos, y llegamos puntuales, evidentemente excitados, y aquel tipo ya nos esperaba en una mesa apartada y poco visible, detalle que me pareció de muy buen gusto.

Durante la velada yo estuve tranquilo, más que nada observando a aquel hombre que bien pronto podría estarse cogiendo a mi mujer. Ellos charlaban de manera abierta sobre lo que sí y lo que no les gustaba en la cama sin que se perturbaran en lo más mínimo por mi presencia. Todo transcurría como una charla de amigos y de pronto mi esposa le dijo:

-y entonces ¿sigues interesado en acostarte conmigo?- Él dijo muy resuelto que sí, que no pensaba en otra cosa desde que la había conocido por el chat, y ella respondió que tenía unas ganas enormes de ser poseída por él; ni corto ni perezoso, él le tomó de la mano y le dijo que le haría el amor hasta dejarla saciada... y yo, en medio casi de los dos, seguía la charla sintiendo que invadía su privacidad. Finalmente ella dijo, sonriéndonos a los dos pero dirigiéndose a él:

- Me gustas, me gustas mucho, mira, déjame que lo vuelva a platicar con mi esposo y te llamo para quedar este sábado; ¿Te parece bien? Es más, creo que podemos fijar la hora… ¿Te va bien a las siete de la noche?

-¡Claro, es una hora perfecta! –Dijo aquel médico, y luego nos preguntó a los dos- ¿Han pensado en que nos veamos en algún sitio en particular o me permiten sugerir?

-No, sugiere el lugar… lo importante es que disfrutemos… ¿No estás de acuerdo, mi amor? –dijo mi esposa dirigiéndose a mi con una sonrisa y apretándome la mano.

Durante todo el trayecto de regreso a casa ella no dejaba de hablar de lo excitada que estaba, así que apenas lleguemos a casa nos desnudamos como si fuéramos casi unos adolescentes que se hubieran quedado a solas, y la penetre toda y en todas las poses, algo que me excitaba y extrañaba al mismo tiempo, porque ella es más bien conservadora en cuanto a esto, y mientras cogíamos me preguntó, con voz ronca:

-Mi amor, ¿estás seguro... me das permiso de que coja con el doctor? -Yo le dije que sí, que por mi parte no había problema y si ella tenía ganas estaba bien, a lo que ella respondió- ¡no sabes las ganas que tengo de sentir una nueva verga aquí dentro! probar a otro macho como tú, mi cielo… ay, mi cielo, me haces tan feliz.

En plena cogida, mientras yo le metía mi verga en la posición de perrito, ella tomó el celular y en medio de jadeos le dijo a su amigo el doctor:

-ahora mismo estoy cogiendo con mi esposo, cariño, y quiero que tú y yo estemos en la cama este sábado; tengo su permiso total, para que delante de él me hagas lo que quieras, todo lo que se te antoje- y colgó. Su orgasmo fue explosivo y dejo las sábanas húmedas de sudor y placer.

Llegado el sábado y nos fuimos los tres a un motel muy elegante y discreto, ubicado en Coatzacoalcos, por el rumbo de la carretera vieja a Mina, y me excitó mucho ver que aun cuando entramos los tres en nuestro auto, la mujer que nos asignó habitación no dijo nada ni hizo un gesto de sorpresa, por lo que deduje que los tríos sexuales son ya algo frecuente en Coatzacoalcos.

Mi mujer tomó la iniciativa, como habíamos acordado en casa, y técnicamente yo no estaba presente. Los dos comenzaron a abrazarse y a besarse con mucha pasión, y bien pronto quedaron desnudos los dos. El tipo realmente estaba bien dotado, ya que su verga media por lo menos seis o siete centímetros más que la mía. Además, el tono de piel del doctor, bastante oscuro, contrastaba con la blanca piel de mi mujer. Siempre que lo platicábamos, ella me decía que tenía la fantasía de coger con un negro, y entendí que de alguna forma el doctor estaba satisfaciendo esa fantasía de mi mujer, tanto por lo grueso de su verga como por lo largo. Yo estaba en el sofá viendo cómo aquel tipo avanzaba en la cogida a mi mujer, y ella, absolutamente desinhibida, se dejaba llevar por la pasión de sentir, por fin, una verga nueva en su panocha. Lógicamente, mi verga estaba durísima de ver la acción y hasta los huevos me dolían pero disfrutaba del espectáculo.
Una mujer que realmente tiene ganas de que se la cojan pone todo de su parte para lograrlo. Mi esposa se hincó frente al tipo y comenzó a darle una mamada sensacional. Podía ver desde donde yo estaba, cómo se tragaba enterita esa verga. Pensé en preguntarle después por qué siempre me decía que no podía meterse toda mi verga en su boca siendo que la del doctor se la tragaba enterita, pero rechacé la idea porque ella podría tomarlo como reproche. La vi montarse en el doctor, primero como si fuera a caballo, inclinándose para besarlo en la boca, y luego se acuclilló y era tremendo ver a mi mujer subiendo y bajando las caderas y que esa verga le entrara, como ella dice, hasta la garganta, pero su rostro denotaba que estaba gozando de una manera increíble y me dediqué a ver.

Me sorprendía la agilidad de mi esposa a su edad, su elasticidad para abrir las piernas, para mover las caderas y hasta para inclinarse a mamarle la verga al doctor. Lo digo porque muchos de mis amigos, más o menos de mi edad, se quejan de que sus mujeres… y la mía también, siempre les duele algo, se sienten mal, cansadas o tienen mucho sueño, pero en ese momento mi mujer era realmente una chamaca y de verdad gozaba con la cogida que le estaba dando el doctor.

No dejaba de verlos, ella sonreía feliz, y el doctor estaba hasta sudando pero emplearon todas las posiciones que conmigo ya no usaba. Me gustó verla ponerse de a perrito y más cuando el doctor le puso la punta de su verga en el culito, y mi mujer volteó a verme como pidiéndome permiso, y yo, con un gesto y una sonrisa le dije que adelante, y ella me dijo entonces:

-Papacito, por favor pásame la cremita que traigo en mi bolso, mi amor… si no, no me va a entrar esto, mi cielo… está muy grande y muy gorda, papacito… si, esa mi amor-dijo, cuando yo tomé de su bolso el pote de crema. El doctor volteó a verme y sonrió, y luego comenzó a embarrar crema en su verga y en el culo de mi mujer que se dejaba hacer, y era lindo ver cómo aflojaba el esfínter para que el doctor metiera uno de sus dedos embadurnado de crema. Ya lubricadita, se puso inclinada y parando la colita, y el doctor comenzó a meterle la reata, primero la cabeza y sinceramente vi sufrir un poco a mi mujer.

No lo van a creer pero hubo un momento en que pensé en ayudar al doctor abriendo las nalgas de mi mujer pero no fue necesario ya que ella misma se abrió sus cachetes para que el doctor metiera ese animalote por su ano. Tardaron un poco pero por fin vi a mi mujer ensartada por el culito. El doctor estuvo moviendo lentamente su verga, entrando y saliendo, sin dejar de sobarle las nalgas y los senos a mi mujer hasta que de plano ya no aguantó y le dijo que se iba a venir… y ella, con un gesto le dijo que sí. Desde donde yo estaba podía ver cómo se le balanceaban los huevos al doctor y cómo su verga tenia espasmos mientras arrojaba todo su semen en el culito de mi mujer… ¡Fue toda una experiencia! Luego que la verga del doctor se salió del culito de mi esposa, y ya aguadita, mi mujer me llamó para que me acostara a su lado, y ahí, mientras el doctor se limpiaba la verga con la colcha de la cama, mi esposa y yo nos dimos uno de los besos más cachondos de que tenga memoria… y esa fue mi primera de muchas experiencias cornudas que he tenido.

Puntuacion: - Votos: 0

Leido: 338 veces

Mi cuñada parte 1Categoría: Sexo infieles

Por Juan de arco | 2015-03-10 21:46:16 | 0 comentarios

Soy un chico de 36 años, empresario al que le fascina sus empresas y disfruta cada segundo, tengo energía para regalar a caudales, optimista y resolutivo,muy resolutivo.

Después de esta pequeña presentación os explicaré mi historia, hace 11 años que estoy casado con una maravillosa mujer 7 años más joven que yo, intelignente, trabajadora, buena madre, preciosa, muy, muy buen cuerpo, por mi trabajo y el suyo no nos vemos mucho pero tenemos sexo unas 6 veces por semana donde ella termina de dos a tres veces...

Su hermano al que lo tiene en un altar esta casado con mi CUÑADA, con la que fue, es y será su única mujer ya que ninguno de los dos han estado con nadie mas, ella es morena de un 1,65 con un buen cuerpo tras haber dado a luz dos veces, pechos grandes, con clase... Unos labios carnosos y un culo desaprovechado.

Hace años que me atrae mucho, lo de siempre... En las fiestas cruzamos miradas y esas chorradas que se cuentan...un día la vi en mi casa, se estaba cambiando en mi habítacion para ir a la piscina y le vi los pechos desnudos, aceitosos por la crema que se estaba poniendo, fue sin querer pero ella se tapo rápidamente, me regalo una sonrisa y se fue... Cada vez que nos despedimos hacerca sus pechos sobre mi, suave y discreta... Como si no pasara nada, siento su aliento dentro mi y deseo ponerla empotrada contra la pared... Respiro y me hago fuerte.

Hace pocos días estuve en su casa y se que su sexo es rutinario y soso, y como soy un poco mujer me fui a su cajón de si habitacion, buscaba algún juguete que me quitara la razón y fue así... Encontré un mini estimulador de clitoris, muy pequeño de pila de reloj, eso no tiene nada de potencia... Vi su ropa interior, casi todo era magnifico, sexi y me sentí muy caliente, solo de pensar me estaba volviendo loco...

Esta semana le envié un mensaje por whassp que le decía que cuando era su cumple, a lo que ella contesto que el. 13 de junio, le respondí que ya tenía su regalo de cumple, a lo que ella respondio con alegría, le dije entonces que seria algo que le haría sonreír mucho y le haría mas feliz, ella me contesto que era, desaba saberlo, yo le dije que era un regalo que jamás nadie tendría qye saberlo que fui yo, a lo que ella tardo en contestar, pero cuando lo hizo dijo ; secretísimo.!!! Ya estas en el camino que no tiene marcha atrás... Le dije que en junio.... Y así quedo la cosa hasta el domingo....
se presentó en mi casa con mis sobrinos, su marido trabaja, vestía un pantalón ajustado azul, una camiseta ajustada gris con zapatillas a juego, pelo suelto, sus gafas... Estaba cansada y se tumbo de lado con sus pechos duros uno encima de otro, la miraba y solo podía le pensar en arrancarle la camiseta y darle el "polvo" de su vida, se incorporó para tomar el vermut que le había preparado y con mi mujer delante le dije a mi cuñada, tengo tu regalo "oficial" de tu cumple cuñada... Vi en su cara reflejado como un escalofrío recorrio todo su cuerpo, alzo la mirada y con una sonrisa me pregunto: el oficial ? Estonces ya estábamos solos en el comedor, sus pezones se endurecieron, la camiseta entonces empezó en mi imaginación a romperse poco a poco... Le di el regalo, una funda muy top que a mi mobil no le encajaba por un pequeño motivo, me lo agradeció con dos besos y rozo muy suave sus pechos conmigo, estuve a punto de cogerla del culo...
Cada día desde entonces le envió whassp con chorradas para que no se olvide de su camino ... El que ya empezó y aun no sabe como va a terminar, cosa que yo si lo se...

El regalo de Junio que ya tengo en mi poder es un estimulador grande de exterior para el clitoris, que se carga con el usb, potente como un túrmix de 3000w solo pienso en el día que se lo regale, ella espera algo así, esta indecisa pero lo aceptara y lo disfrutara con su marido, yo hire haciendo camino y en breve os contare como por fin mi CUÑADA estará en mis manos para darle uno de sus mejores momentos.

Puntuacion: - Votos: 0

Leido: 449 veces

Olvidando tu amor... de cama en cama (Iniciando el año con IvánCategoría: Sexo infieles

Por Dannae Sosa | 2015-03-10 05:06:07 | 0 comentarios

Hola! Antes que nada agradezco a los que han leído mi primer relato. Al final les dejo mi correo para quienes gusten enviarme sus comentarios de manera más personal.

El relato que compartiré con ustedes en esta ocasión sucedió hace poco más de dos meses, en esos momentos cursaba mi primer semestre de la Universidad, me había atrasado con unos trabajos durante el transcurso del semestre así que decidí ponerme al corriente durante las vacaciones, por lo que el estrés por regularizarme estaba a todo lo que da, al comenzar este nuevo año logré terminar todas las actividades pendientes y adelantar para terminar mis asignaturas, cansada y con ganas de relajarme decidí entrar al chat para buscar ayuda para ello, era el primer viernes del año y todo parecía tan tranquilo pues la mayoría había regresado a sus actividades normales, y había pocos candidatos buscando lo mismo que yo.
Pasaron unos cuantos minutos de que había entrado al chat, cuando uno de ellos por fin se animó a enviarme un mensaje, comenzamos con el típico ¡Hola! y demás formalidades, después de esta pequeña presentación me dijo que si podíamos tener sexo a lo que contesté inmediatamente que si, me dijo que si podía ir a su casa pues estaría solo y ahí podríamos hacerlo, acepté la invitación eran aproximadamente las 10:30 de la mañana, así que quedamos de vernos en una hora, me dijo como llegar y en donde exactamente nos encontraríamos para irnos a su casa; como ya me encontraba lista para salir agarré mis cosas me despedí de mi papá que se encontraba en casa y salí con rumbo a mi cita, pues no quería hacerlo esperar ya que siempre la primera impresión es la que cuenta.
Tomé el autobús con rumbo hacia el lugar donde habíamos quedado de vernos, el trafico estaba de infarto y comencé a ponerme más nerviosa de lo que ya estaba, los minutos se me fueron super rápido, para mi mala suerte el autobús se fue a vuelta de rueda y nada que avanzaba, eran ya las 11:30 y aun me encontraba algo lejos del lugar de la cita, estaba vuelta loca y tenia ganas de matar al chófer; eran ya casi las 12 cuando por fin pude llegar al lugar me baje unos metros antes de donde me había dicho para ver si todavía se encontraba él esperándome pues ya había pasado casi media hora de la hora en que habíamos acordado, encabronada llegué a la farmacia donde según me esperaría y al no ver a alguien con las características que me dió decidí caminar un poco mas adelante y me paré justo afuera de una tapicería, nerviosa miraba a mi alrededor por si lograba reconocerlo, aunque ya no tenia esperanzas de encontrarlo y en mi pendejez no le había pedido su numero de celular para marcarle en caso de que sucediera algún imprevisto.
En ese momento de la tapicería salio un hombre que se me quedo viendo bien raro y luego se volvió a meter, mientras seguía viendo en los alrededores del lugar, del otro lado de la avenida unos metros mas adelante de la dirección donde me encontraba se hallaba un chavo el cual no dejaba de verme de repente comenzó a hacer señas como llamando a alguien, disimuladamente volteé a ver si era a mi o al señor de la tapicería al darme cuenta que no había nadie mas que yo de ese lado de la calle me atreví a cruzar aquella avenida, al llegar al otro lado comenzó a hablarme:
Iván: Danna?
Yo: Si!
Iván: Hola soy Iván! el chico del chat
Yo: hola mucho gusto, disculpa la demora pero... habia mucho trafico
Iván; si, no te preocupes, aunque ya estaba apunto de irme pensé que ya no vendrías
Yo: no como crees? algo tarde pero llegué
Iván: Vamos! vivo aqui cerca
Yo: si claro
No podía creer que Iván fuera tan guapo, tal y como me gustan, es alto 1.76, güero y con una espalda que me hace alucinar, no se me olvida la cara de alegría de Ivan mientras cruzaba la calle para llegar a él, esa mirada de ¡WooW! enserio eres tú, la chica del chat?.
Caminamos cerca de dos cuadras hasta llegar a su casa al abrir la puerta y entrar me di cuenta que eran unos pequeños departamentos, entramos y me invitó a pasa al segundo departamento que es en donde vivía, al centrar cerró la puerta:
Iván: Quieres un poco de agua?
Yo: Si por favor!
Iván: hace algo de calor allá afuera
Yo: si algo, y está es tu casa?
Iván: Rento, toma el agua está al tiempo
Yo: no te preocupes está bien asi graxias!(me tome el agua), donde dejo el vaso?
Iván: Dámelo!,(lo tomo y se lo llevó a la cocina)
Al regresar me tomo de las manos y me jaló hacia él, sin decir nada comenzó a besarme muy tiernamente, el sabor de sus labios eran tan ricos, en cada beso nuestra respiración era mas entrecortada, estuvimos besándonos así bien rico unos minutos en la sala, cuando creyó conveniente me invito a pasar a la única habitación que había en el departamento, la cual estaba a oscuras, por lo poco que pude distinguir había dos camas en dicha habitación una junto a la puerta y una individual junto a la ventana.
Ahí Iván se quitó la playera dejando al descubierto su torso semiatletico se notaba que le gustaba hacer ejercicio, impresionada por el cuerpo de el de manera torpe comencé a acariciarlo a besarlo nuevamente, mientras mis manos se perdían entre su pelo castaño, su barba raspaba mis mejillas en cada beso, mientras nuestras manos jugaban con nuestros cuerpos por encima de la ropa que aun teníamos, me quite rápidamente la blusa que llevaba y también mi pantalón quedando solo en ropa interior la cual era especial para la ocasión, volvimos a esos besos tan ricos y tan tiernos, debo confesar que ademas de guapo es muy bueno besando, poco a poco bajaba besando mi cuerpo su barba provocaba en mi maravillosas sensaciones, me quite el sostén y deje que el besara mis pechos de vez en cuando mordía mis pezones arrancándome gemidos de placer, mi temperatura comenzó a subir de una manera incontrolable, ansiosa por sentirme penetrada por él logre desabrocharle el pantalón y bajárselo junto con su boxer, dejando al aire libre aquella verga completamente erecta frente a mis ojos...
Iván: Te gusta?
Yo: con la voz entre cortada dije si!
hizo a un lado las muñecas que había sobre la cama y se recostó en ella en ese momento me quite lo ultimo que tenia de ropa, completamente desnudos nos acostamos sobre aquella cama me acomode encima de el, comenzando a besarlo con una enorme pasión, ya estaba dispuesta a ensartarme en aquella verga cuando me dice:
Iván: Espera! antes quiero que me la mames!
presa del deseo y por complacerlo comencé a meterme su verga en la boca, apenas me la había metido un poco cuando el comenzó a gemir de lo rico que sentía, tal vez no sea una gran mamadora pero hasta el momento nadie se ha quejado o me haya dicho que lo hago mal, con cada mamada Iván movía su cabeza de un lado a otro mientras con sus manos me agarraba del cabello, y dirigía mi cabeza, en ocasiones me la metía hasta lo mas profundo de mi garganta, estuvimos así cerca de 10 minutos, hasta que el me dijo:
Iván: llego el momento en que posición quieres que te lo haga?
Yo: como quieras soy toda tuya
al oír esto sonrió, me acostó boca arriba con mis nalgas en la orilla de cama y con las piernas bien abiertas se acomodó y empezó a penetrarme lentamente, una vez completamente ensartados me dijo "lista?" yo solo movía la cabeza, se acostó encima de mi y comenzó a penetrarme lento, despacio mientras con mis piernas lo apretaba a la vez que nos abrazábamos y arañaba su espalda, poco a poco aumentaba el ritmo y nuestros gemidos eran mas fuertes,
Iván: Aaaaaaahhgg! te gusta?
Yo: si no paareeeesss, maaaaassssssssssssss
Iván: asiii mamiiii, mee poneees bien calienteeee
yo: Aaaaaaahhhh ahhhhhhh ahhh h que rico coges papiiii!!!
en cada embestida me hacia tocar el cielo, su cuerpo comenzó a sudar junto con el mio.
Iván: ya casi me vengo
yo: dame tu lechita, la quiero probar!
cambiamos de posición y esta vez me toco estar arriba de el cabalgándolo, trataba de moverme lo mejor que podía, su cara de placer es inolvidable, su manos marcaban mis pechos en cada pellizco que me daba, y sus dedos se marcaban en cada nalgada, mientra yo me sostenía de sus pechos, gemíamos y cogíamos como salvajes sobre esa cama, cambiamos nuevamente de posición y los dos recostados en la cama me puso de lado y el atrás de mi alzo un poco mi pierna y comenzó a penetrarme mientras se agarraba de mis pechos yo volteaba la cabeza para besarlo, de repente dejo de besarme y se quedo quieto y comenzó a venirse dentro de mi era maravilloso sentir su verga bañándome por dentro con su caliente semen.
Iván: Oooooohhhh que ricooooo!
Yo: te gustó?
Iván: mucho!!!
quedamos así por varios minutos mientras nos recuperábamos un poco, me la saco con cuidado, me dio otro beso y se levanto para limpiarse yo hice lo mismo, su semen caía por mis piernas
Iván: no te preocupes yo al rato limpio la cama
yo: ok.
me limpie y comencé a vestirme, me arregle lo mejor que pude y el también se vistió
Iván: Estuvo bueno no?
Yo: si demasiado, y vives solo?
Iván: No, con mi "hermana" y mi "sobrina"
yo: ahh orale!
en ese momento confirme lo que ya sospechaba desde que entre en su habitación, Iván era casado!
Yo: bueno es hora de irme, ya es tarde
Iván; Claro, te acompaño a la puerta
antes de salir nos despedimos con varios besos igual de tiernos y dulces!,
Iván: fue un placer conocerte Danna
Yo: igualmente ojalá algún día se vuelva a repetir
Iván: por su puesto
yo: bueno adiós guapo cuídate y linda tarde
Iván: Gracias igualmente ya sabes como llegar a la parada?
Yo: si, gracias no te preocupes, nos vemos

llegue a la parada y tome el autobús de regreso a casa, la sonrisa y la impresión que Ivan dejo en mi, han hecho que no lo olvide, su perfume quedo impregnado en mi cuerpo, y la emoción me duró mas de una semana.

Espero lo hayan disfrutado y para lo que quieran contactarme aquí está mi correo:
dannae.sosa@hotmail.com

saludos!!!! y disculpen las faltas de ortografía!

Puntuacion: - Votos: 0

Leido: 170 veces

la esposa de mi amigo se come mi verga 3Categoría: Sexo infieles

Por Arturo | 2015-03-09 17:41:52 | 0 comentarios

el nos había descubierto cuando estuvimos en mi coche, pero que por alguna razón su suegro no me había reclamado ni a mi ni a su nuera, y que mi plan era quedar bien con el papá de mi amigo y que ella me ayudaría mucho si nos acompañaba,
— haré Lo que tú me pidas. Me dijo,
— claro eso lo se !!, pero quiero que mañana traigas un buen escote que muestre ese par de tetas, le dije.
Después me retiré del hospital y mi mente comenzó a planear lo que sucedería el día siguiente.
Continuará.........

Puntuacion: - Votos: 0

Leido: 410 veces

la esposa de mi amigo se come mi verga 2Categoría: Sexo infieles

Por Arturo | 2015-03-09 17:38:53 | 0 comentarios

Continuamos charlando, la plática se fue y ella me pregunto si fue adrede el no dejarla pasar cuando se acercó a su marido en el hospital, le dije que no había sido intencional pero que al sentir su trasero rozar me había gustado mucho
,— de verdad ? me contesto.
— claro que si, mira como me tienes, conteste al momento que tome su mano y la puse sobre mi verga.
— Hay no ! Contesto, quitando su mano.
Pero yo le volví a tomar su mano y la hice que la abriera hasta que palpará por completo mi tronco, ella comenzó acariciar mi falo por encima del pantalón, le tome su cara besándola cachondamente mientras ella intentaba liberar mi tranca, yo la deje que me la sacara, mientras apretaba sus tetotas hasta que logré liberar una y comencé a chuparsela ella ávidamente saco mi tranca y comenzó a masturbarme. Mientras le chupaba las tetotas le pregunté qué si quería comerse mi verga y ella me dijo que si quería.
Inclinándose sobre el asiento del coche se metió mi tranca en su boca y comenzó a darme unas buenas mamadas, mientras yo le agarraba el culo, mientras le decía
— así te gusta chuparmela putita.
Y ella me decía que si sólo moviendo la cabeza sin dejar de mamarmela.
Después de un buen rato que estuvo comiendo verga yo excitado por la adrenalina de que nos fueran a descubrir comencé a empujar más fuerte su cabeza hacia mi verga hasta que avente todo mi semen en su boca y ella al sentir mi leche caliente trató de quitarse pero la sujete fuerte haciendo que se comiera todos mis mecos, y ella siguió chupandomela hasta que se tragó todo y para mí sorpresa aún después de venirme continuó mamando verga hasta que me la dejó muy limpia sin rastro de semen, cuando terminó se incorporó acomodandose las tetotas en el brasier, me guarde la verga diciéndole
— que rico te comiste mi leche putita, se ve que te tenían a dieta y que te encanta la verga.
— si me gustó mucho y nunca lo había hecho. El cabron de mi viejo sólo se monta y se chorrea adentro de mi y éso de vez en cuando. Me dijo.
Arranque mi coche y la llevé a su casa saco los documentos y regresamos al hospital, pero en el camino yo le venía acariciando su vulva por encima del pantalón y mi tronco volvió a reaccionar, por lo que le pregunté qué si quería volver a comerse mi tranca ella sólo se inclinó y liberó mi verga comenzando a chuparla en el trayecto hasta que de nueva cuenta me vine en su boca y ella volvió a comerse toda mi leche caliente esto momentos antes de llegar al hospital.
Cuando subimos a la habitación ella se acercó a su marido y lo beso tiernamente en la boca, y mientras se inclinó a darle el beso dejó ver sus nalgotas, cosa que su suegro que estaba en la habitación del hospital no paso por desapercibido y noté como le lanzó una mirada lasciva a su culo y cuando el se dio cuenta que vi su mirada sólo me dijo
— Qué buena mujer tiene mi hijo, tan cariñosa con el después de como la ha tratado.
— Claro le respondí al momento que también yo le lance una mirada lasciva a su culo. El sólo sonrió con una mirada de complicidad, y dijo;
— pero como que se tardaron algo en ir a la casa, hasta salí a buscarlos al estacionamiento a ver si se habían regresado por algo pero no los vi Y me regresé al hospital, pero ya que llegaron como que ella regreso con más animo.
— si porque estuvimos platicando, y creo que eso
era lo que le faltaba, lo hubiera invitado. Le contesté.
— gracias pues mañana que vengas a ver a Juan la mando a mi casa por otros papeles y te agradecería que tú nos acompañaras, pero dile a Lety que irás con nosotros, me dijo.
Al despedirme de ellos salí de la habitación y la esposa de mi amigo se ofreció a acompañarme al llegar al elevador la tome de las nalgas y le planté un buen beso diciéndole que mañana regresaría, y que su suegro la iba a mandar a su casa a recoger unos documentos que el me había pedido que yo la llevará a ella, pero que yo había decidido llevarla a ella e invitar a su suegro para que nos acompañara, ya que yo creí que por lo que me platico

Puntuacion: - Votos: 0

Leido: 398 veces