Los 10 relatos mejor valorados



Ultimos relatos


Mi primera doble penetracion!!!Categoría: Sexo infieles

Por veronica_ttr | 2014-04-11 10:12:25 | 0 comentarios

Hola a todos y gracias por leer los relatos de mi vida sexual y los que me siguen en twitter, les he dejado de escribir mis relatos por estar un poco ocupada más la situación que se vive ahora en Venezuela, una de mis experiencias sexuales aun casada fue la anterior que les relate ya que era el casi un niño pero con una polla Bien rica como las que me gustan a mí, gruesas grandes y venosas días después de esa follada que me dio, me sucedió la primera vez que estuve con dos hombres creo que fue la mas grande experiencia sexual que tuve, aunque hoy en dia lo he hecho mas de cien veces.
Ese día de mi primera vez con dos hombres fue precisamente con el hijo de la conserje y con un amigo de el, un joven moreno igualmente fornido compañero del gym, les confieso que me tocaba guardia ese día en la clínica y tuve que meter un gran pretexto por no ir.
Eran las seis y media de la tarde cuando después de darme una ducha y vestirme como todos los días, visto siempre pantimedias de nylon blanca y mi uniforme blanco de enfermera que es una falda más arriba de mis rodillas y chaquetilla blanca, me despedí de mi marido y Salí del departamento a tomar el ascensor, cuando abrió la puerta del ascensor estaba ahí junto a su amigo, entre y lo salude, pase y quede frente a el y su amigo a un lado, como que le quedo ganas ya que me tomo por la cintura al cerrar la puerta y me beso, viendo la cara de asombro de will el amigo de el, me dijo cuándo podríamos volver hacerlo, viendo a la cara del will no supe que responder, cuando llegamos a planta baja donde está la conserjería, el me tomo de la mano y me dijo que fuéramos a la conserjería que su madre no estaba, le dije que no al principio ya que mi trabajo me llamaba, yo pendiente y mirando para todos lados para que no me viera ningún vecino, el me llevo hasta casi la puerta y el will me tomo por detrás por mi cintura y me empujo mientras el abría la puerta, diciendo vamos que la vamos a pasar bien… pasamos la puerta y el sin soltarme Julio que es el nombre del hijo de la conserje, me tenía tomada por el cabello y me besaba metiendo su lengua en mi boca la cual yo le respondía con la mía, cuando de pronto siento el cuerpo de will que rosaba en mi nalgas y sus manos se desplazaban por mi cuerpo acariciando y apretando mis senos sobre mi ropa y besándome el cuello, de pronto siento la mano de Julio que baja hasta mis piernas subiendo mi falda hasta llegar a mi entrepierna frotando mi rajita sobre mis pantimedias estaba cachonda en tan solo 5 minutos, lleve mi mano atrás hasta llegar a la cabeza de will y volteé la cabeza hasta llegar a su boca y me beso como un sádico su lengua casi no me dejaba responderle, mientras Julio me desabotonaba mi chaquetilla dejando mi sujetador al descubierto y el despojándolo mientras me lamia mis senos y los mordía mientras sus dedos jugaban y me penetraba en mi rajita después de romper mis pantimedias, me llevo hasta la habitación de su madre y me tiraron en la cama julio se acostó a mi lado mientras me besaba con furia y acariciaba mis senos, estaba semi vestida aun siento como wil sube mi falda y abre mis piernas, y siento un tirón y will termina de romper mis pantimedias dejando mis muslos y mi tanguita al descubierto la cual la hiso al lado y comenzó a comerme la rajita, me excitaba tenerlos a los dos muy inquietos con sus manos y sus lenguas parecía que tenía un pulpo encima, julio se despojó de su pantalón sin dejar de besarme, y mi mano fue en busca de su polla que ya estaba erguida y gruesa la cual acariciaba mientras terminaba de sacar su pantalón, will seguía haciendo palpitar mi rajita con su lengua haciéndome gemir mientras besaba y acariciaba la polla de Julio,

Puntuacion: - Votos: 0

Leido: 82 veces

Anal InfielCategoría: Sexo infieles

Por Juan Pablo | 2014-04-11 03:13:00 | 0 comentarios

Tengo 18 años, el relato que les voy a contar realmente no me hace feliz, pero puta madre, que follada que le pegué a esa perra y aunque haya sido infiel todavía recuerdo esta experiencia y siento un leve cosquilleo en la punta de mi pene. Justo como cuando una chica desliza bien su lengua desde la base de mi verga hasta la punta de la cabeza, así.

LLevava ya 4 o 5 meses con mi novia, tenía yo 16 años, ella 18 y realmente me habia empezado a encantar el sexo con ella, follábamos en la calle, en el parque, en el ascensor, en su casa al lado de la habitación de sus padres en silencio. Realmente nos gustaba follar donde fuera. Cuando teniamos sexo en la calle eran rapidos encuentros, me venía en su vagina rápidamente mientras intentaba no pegarle tan duro en sus nalgas para que la gente alrededor no se diera cuenta que estabamos follando salvajemente en una acera de al lado, o en un callejón oscuro medio ebrios a las 2am. Mientras estábamos parados con los pantalones bajados a medias, la tomaba por detrás, penetrandola lo más duro que pudiera en rápidos y repetidos golpes mientras ella volteaba su mirada y me decía: "Guapo, pegame duro, dame más, más duro, halame el pelo" y eso sí que me ponía la verga dura como una roca y procedía a darle más y más duro. Realmente no había nada malo en la relación. Nada de discuciones y sexo increíble. Pero fue esta noche que cometí un error del que aún me arrepiento, pero fue uno de esos errores que por mal que uno se sienta cuesta admitir lo bueno que follaste esa noche, con esa persona que no es tu pareja pero que aún así te la follarías hasta quedar seco.

Estaba ya ebrio en una fiesta de casa típica, gente ebria, mucho alcohol, humo de cigarro y perritas calientes, bucando quien se las come. Y yo, como un pendejo borracho sentado en la mitad de la sala cuando he visto a una amiga mía que ya me la había comido antes, de manera sutil, sin tanta confianza pero aún así me la había follado muy rico antes, sexo de ebrios sólo de una noche, despreocupado y sin remordimientos. Recorde lo bien que se sentia su vagina en mi verga, lo bien que se sentían sus nalgas pegadas contra mi pubis y mi verga bien adentro de ella. Platicamos un rato y mas quería yo penetrar de nuevo su apretada concha que me habia hecho venir, que acogía mi pene de una manera deliciosa, su vagina tibia y humeda que estaba un tanto confundida. No sabía si le gustaba mas la verga o la concha y eso me ponía también. Creo que ella notó y ha leyó mis sucios pensamientos mientras platicabamos relajadamente, ya que de momento empecé a notar que su mirada se tornaba más y más sexual y que sus ojos pedían verga y simplemente lo empecé a sentir en mis pantalones también aunque aún sintiendome un poco culpable de imaginarmela brincando sobre mi dura verga en el inodoro de aquella casa, con el maquillaje medio corrido y unas tetas paraditas rebotando en mi cara con el brasier apenas colgando todavía, de ese sexo duro que me pone la verga de punta. Ella es bajita, unos 1.60 una buena cintura delineada y buena figura delgada, un muy buen par de tetas (Medianas, ni pequeñas ni muy grandes, el tamaño necesario y bien paradas) puestas ahí para uno mirarlas, deleitarse e imaginarse su verga en la mitad de ellas a punto de descargar una venida espesa en su cuello y cara). Un culito que parece que lo mirara a uno con deseo, como si se apretara en esos pantalones de aposta diciendo "mira, que tan bien crees que se sentiría tu verga dentro de mí?". Pelo castaño largo ojos cafe oscuro y unos labios acolchonados que besarían la punta de mi pene y me harían perder el control de todo solo por pasarse repetidamente cerrados y abiertos contra la punta de mi verga, con una respiración intensa que me haría sentir como cambiaba la temperatura de frío a caliente en un par de segundos mientras jadeaba y se atragantaba por todo el largo de mi pene.

Pasaron contados minutos y ella se ha parado de la silla donde estabamos charlando, dejando ver su culo forrado en esos jeans que le quedaban apretaditos y yo imaginaba su concha mojada que esperaba a que me desquitara el stress de la semana con ella y sin mucho dudarlo la seguí hasta el baño.

Al llegar al baño hemos cerrado la puerta y ella me ha dicho, "Me siento mal por tu novia" a lo cual yo respondí "-Prometeme que ni ella ni nadie se va a enterar de esto, vale?". Ella sacudió su cabeza de arriba a abajo como si sellara un pacto en la primaria. Despues de pocos momentos apagamos la luz del baño y empezamos a besarnos y a tambalear bruscamente contra las paredes del pequeño espacio que teníamos para sacarnos nuestros orgasmos a punta de mamadas, chupadas, clavadas duras y rapidas, agarradas y aruñones bruscos. De momento siento sus manos en mi cierre del pantalon como desesperadamente intentaban abrir esa cosa como si no hubiera tiempo, como si no pudiera aguantarse mas tiempo sin mi verga en su boca. Luego sacó mi verga del pantalon y la empezó a recorrer con su lengua de arriba a abajo, como si quisiera reconocer todas las texturas con su boca, todos los distintos puntos de mi pene donde podía hacerme voltear los ojos de para atrás sin pensar en nada mas, solo como se sentia su boca dándome placer en mis bolas. Por la punta por debajo y por arriba, como lamía cada rincón y como parecía ella disfrutarlo, como si mi pene supiera al más exótico chocolate que ella jamás había probado (Todavía me mojo cuando recuerdo como me la chupaba sin parar) y lo único que logró hacer que parara de felarme salvajemente fueron mis ganas incontrolables de penetrarla en ese mismo instante. La agarré bruscamente de los brazos, la paré y me tumbé con ella hacia el piso del baño apoyando mi espalda y ella encima mio. Bruscamente le quité sus tanguitas rojas y me bajé el pantalon hasta las rodillas, ya entorpecido por el alcohol me costó un poco encontrar su vagina mojada entre el ajetreo y el calor del momento. De sorpresa la penetré la primera vez sin piedad ni previo aviso hasta el fondo y a ella le encantó, estaba tan mojada y preparada para la verga que ni sintió el mas mínimo dolor. Así seguimos follandonos el uno al otro en el piso del baño, yo le agarraba y le pegaba en sus nalgas redondas que atrapaban mi pene y que salían en una hermosa curva hacia afuera. Les pegaba con mucha perversión en mi cabeza.

Luego de eso la agarré de la cintura y la hice darse vuelta, ella quedo en sus rodillas en 4 lista para tomar la verga de nuevo, pero esta vez yo de lo ebrio y excitado que estaba ni me daría cuenta que se lo metería en seguida por el otro camino: su apretado y virgen culo. Mi verga estaba tan lubricada y llena de los fluidos de ambos que simplemente se deslizó culo arriba con cierta facilidad que hasta me impresionó un poco. Ella gimió y soltó un pequeño grito y me decía: "solo sigue" y yo seguí dandole de mi verga por el culo y en su cara se podia ver el dolor que producia mi pene al rápidamente expandirle las paredes anales a aquella chica, pero no era dolor sólo, era un dolor acompañado por un placer retorcido. como si el dolor fuera también una parte placentera de la experiencia. En ese momento ella solo queria que yo acabara rapido, yo me sentía como usando un objeto de placer, como un animal excitado que no pensaba en nada mas sino en venirse, en sentir placer y en follar. Repetidamente le hacía recordar que le encantaba mi verga mientras me la seguía follando en posición de perrito y ella arqueaba su cuerpo, sacaba más el culo y volvía para atrás su cabeza. Yo ya sentía mi semen venir y pasados contados instantes ella dijo: "duele al principio pero luego ya se empieza a sentir rico, así que no acabes tan rapido ahora" y eso me hizo controlarme un poco y traté en enfocarme y hacer durar un poco más la follada aunque ya parecía casi que incontrolable mantener el semen adentro. Hasta que porfín ví su cara de satisfacción y solté toda mi leche dentro de su culo (A mí personalmente me encantan los creampies y siempre he tenido una fijación con el sexo anal) y sentí como repetidamente mi pene saltaba en cada contracción que hacía que mi semen saliera, dentro y muy apretado en su culito. Luego de un rato saqué mi verga nos pusimos la ropa e hicimos a que yo la cuidaba por que estaba muy borracha vomitando en el inodoro para que nadie en la casa se diera cuenta y por estúpido que me pareció funcionó. Salimos y nunca mas volvimos a cruzar una palabra, ahora sólo la veo en facebook y por la calle pero muy de vez en cuando y recuerdo esa noche en la que me la follé como ningun tipo se la había follado antes y pensar en eso me excita. Con sus rápidas miradas que me da cuando casualmente nos volvemos a encontrar contadas veces al año a distancia sé que todavía se acuerda de aquella follada brusca e increiblemente sucia aunque no cruzemos ni el más mínimo diálogo. Por más mal que me haya sentido después de serle infiel a mi chica tengo que aceptar que fue una de las mejores folladas de mi vida hasta ahora.

Puntuacion: - Votos: 0

Leido: 75 veces

El Primer Amante de mi EsposaCategoría: Sexo infieles

Por Francisco | 2014-04-10 12:02:02 | 0 comentarios

Somos Francisco y Almira.
Nosotros nos casamos jóvenes, yo de 31 y Almira de 28, hace ya 30 años, en 1979.
Almira era (y sigue siendo) una mujer muy atractiva, blanca, bonita, cabello castaño oscuro por los hombros , de cuerpo voluptuoso, con grandes tetas redondas, pesadas, paraditas y un trasero generoso, macizo, sobresaliente.
Una noche, cuando llevábamos 6 años de casados, tomábamos unas copas de vino y nos pusimos a conversar acerca de nuestras fantasías. Almira me confesó que ella fantaseaba con probar que se sentiría hacer el amor con otro hombre y yo salté emocionado y le confesé que mi mayor fantasía era, precisamente, imaginármela haciendo el amor con otro hombre, que a veces me masturbaba pensando en ello y que a veces cuando le hacía el amor me imaginaba que yo era algún desconocido.
Ella se escandalizó un poco pero logré convencerla que esa era una fantasía relativamente común y entonces me aseguró que, en todo caso, si alguna vez llegaba a acostarse con otro hombre -con mi permiso- de ninguna manera aceptaría que yo estuviera presente porque le parecería demasiado incómodo y vergonzoso. Yo le dije que estaba bien, que quizás luego cambiaría de opinión pero que si alguna vez se sentía tentada que lo hiciera, que tenía mi permiso y mi promesa de que jamás se lo sacaría en cara pero que la única condición era que tenía que contarme todo, hasta el más mínimo detalle.
Transcurrió el tiempo y yo siempre le preguntaba a Almira si no había encontrado ningún candidato, finalmente un día a principios de 1986, me dijo que había un hombre que le estaba "echando los perros" y que a ella le gustaba.
Se trataba de Arturo, el dueño y presidente de una empresa a la cual ella le compraba insumos para sus labores. Me contó que era un hombre comenzando los 40, muy varonil, guapo, delgado, altísimo y que cada vez que la veía se la "comía con los ojos" y la estaba atacando de frente a lo cual ella respondía con el tradicional "yo soy una mujer seria, casada".
Yo me emocioné mucho y la animé a que, como sólo saben hacerlo las mujeres, se mostrara interesada y a la vez temerosa y que poco a poco fuera dejando caer las defensas hasta "dejarse seducir".
Almira me iba contando de los "avances": al poco tiempo Arturo la llamaba por teléfono a la casa y ella lo atendía. La cosa comenzó a avanzar cuando un día ella le "confesó" que sí, que ella pensaba que era un hombre muy atractivo y que a ella le gustaba pero que "no quería faltarle el respeto a su marido" y que, además, le daba miedo. Mientras tanto, nuestras relaciones se tornaron ardientes: hacíamos el amor imaginando que era Arturo quien se la estaba cogiendo; ella se apretaba las tetotas y decía "Arturo se va a dar un banquete de tetas, cada vez que me ve no me puede quitar los ojos de las tetas!"; se preguntaba cómo sería el guevo de Arturo; como sería tenerlo montado sobre ella, en fin….
Un día al llegar del trabajo mi adorada mujercita me dijo, sonriente, "¡mañana te monto los cachitos como tú quieres!" , yo me emocioné mucho y le pregunté que qué pasaba y me dijo que Arturo la había invitado a almorzar y ella había aceptado. Le respondí que un almuerzo no significaba "cachos" pero ella me respondió " las mujeres sabemos de eso, estoy segura que después de almorzar él me va a proponer que vayamos a otro sitio y le voy a decir que si…¡se la voy a dar!"
Esa noche hicimos el amor divinamente, luego yo le afeité la cuquita dejándosela totalmente peladita salvo una rayita justo sobre el comienzo de la rajita (en ese entonces todavía no se usaba pero a mí me encanta así y pensé que a Arturo también le gustaría); escogimos la ropa que usaría; conversábamos emocionados: primero la aconsejé que se dejara calentar muy bien pues quizás Arturo estaría demasiado excitado y podría acabar rápido dejándola insatisfecha; recuerdo que tomó un huevo de pascua de chocolate que había en la mesa de noche y me dijo, sonriendo pícaramente
"¿y si lo tiene así de grueso?"
y yo le respondí
"no te preocupes mi amor que si estás bien aguadita te va a entrar rico aunque lo tenga así de grueso, recuerda que por allí cabe un bebé, lo importante es que estés bien aguadita y bien excitada"
"¿y si lo tiene muy largo?"
"no te abras tanto al principio y vas probando si aguantas y si te molesta le dices que lo tiene muy grande y que no te de tan duro"
"Y si me pide que se lo mame?"
"bueno….eso depende de ti mi amor, si tu quieres mamárselo ¡hazlo!. Ahora bien…si él no te mama la cuquita y pretende que tu se lo mames a él te recomiendo que te hagas la que te da vergüenza y nada más se lo acaricies y así lo dejas con las ganas de un segundo encuentro durante el cual te dejes convencer de mamárselo "
"¿le pido que se ponga condón?"
"si tu quieres que se ponga condón tengo que salir a comprártelos porque a lo mejor él no lleva pero……él es un hombre sano, casado, tú estás ligada y a ti te gusta sentir la lechita, al menos conmigo, así que….tú me dices"
"yo quiero sentir su lechita"
"como tú quieras mi amor! Otra cosa….al menos en el primer polvo, hasta que lo conozcas mejor, no te vayas a menear muy duro, suavecito ¿oíste?"
"¿porqué?’"
"porque ahí sí que lo vas a hacer acabar muy rápido y te vas a quedar con las ganas!"
"ayyyyyy! ¡pero yo quiero que él también goce!"
"y yo quiero que tu goces mi cielo, ¡yo te aseguro que él va a gozar un mundo! ¡te lo aseguro! De todas maneras..., si tu acabas primero entonces si puedes menearte con todo o si acaban al mismo tiempo entonces, en el momento en que él comience a acabar te abres bien, lo abrazas con manos y piernas por las nalgas, empujándoselas para que lo tengas todo bien adentro y aprietas la cuquita rítmicamente como ordeñándolo, así como haces conmigo "
Y así continuamos hasta caer dormidos…..
Llegó el día anhelado, un miércoles de abril de 1986. Yo salí para el trabajo temblando de emoción y poco antes de mediodía Almira me llamó por teléfono.
Me contó que se había dado un largo baño, que se había dado una ducha vaginal y luego se había perfumado y vestido con la ropa que habíamos escogido: un vestido de una tela liviana como de bluejean, bastante escotado, con dos tirantes que se amarraban en un lazo detrás del cuello. Debajo llevaba un brassiere strapless negro y unas pantaleticas negras tipo bikini, de encaje, muy bonitas y sexys. Calzaba unas sandalias azules, del mismo tono del vestido, amarradas a los tobillos, muy sexys y finalmente un blazer.
Me dijo que estaba un poquito nerviosa pero emocionada y dispuesta y que ya iba saliendo.
La cita era en el restaurante Shorthorn Grill, en La Castellana.
Yo estaba muy nervioso y pasado un tiempo prudencial quise asegurarme de que todo marchara bien y llamé por teléfono al restaurante, pregunté si ya había llegado una pareja de tal descripción y me confirmaron que si, ¡me moría de emoción! (luego Almira me recriminó riéndose que yo estaba loco, que si el mesonero les hubiera dicho que había llamado un señor preguntando por ellos probablemente Arturo se habría asustado y no hubiera pasado nada)
Una hora más tarde tuve que encerrarme en el baño y masturbarme imaginando que ya para ese momento Arturo estaría montando a mi mujer y anhelando que Almira lo gozara para que así…, se repitiera.
Pasé la tarde tan nervioso que me subía por las paredes, finalmente llegué a casa y mi esposa llegó pocos momentos más tarde, con una gran sonrisa en su bello rostro.
"i Mi amor, me tienes loco esperándote! ¿Cómo te fue?"
"Bien mi amor… ¡Chévere!"
"¿Lo hicieron?"
"Siiiiiiiiiiii, ¡ dos veces! ¡Muérete que él quería echarme el tercero pero le dije que era tarde y que tenía que llegar a casa antes que mi marido!"
"¿Y…..? ¿qué tal? ¿gozaste? ¿acabaste?"
"Si mi amor, fue divino, ¡acabé dos veces en el primero y creo que tres veces en el segundo!
"guaoooooooooooo, que bien! ¡ven! ¡vamos para el cuarto para que me cuentes!"
"ya va mi amor, déjame atender a los niños!"
Me fui a nuestra habitación temblando de emoción y pasó lo que me pareció una eternidad hasta que por fin Almira entró al cuarto y cerrando la puerta me dijo:
"mi amor… ¡tengo que lavarme!. Me dio cosa lavarme en ese bidet del hotel y sólo me pasé un papel tualé y estoy toda empegostada!"
Yo exclamé "Noooooooooooo, ¡no te laves!, ¡déjame ver! y abrazando a mi esposa la dejé caer en la cama y le levanté el vestido.
Al separarle las piernas ya de una vez vi que había una gran mancha de humedad en el puente de la pantaleta. Comencé entonces a bajarle la pantaleta y ella se resistía riendo: "nooooo chicoooo, déjame lavarmeeeee, me da penaaaaaa".
Cuando logré bajarle la pantaleta hasta medio muslo observé en la parte interior del puente una asombrosamente grande cantidad de semen fresco, muy espeso, pegostoso, como almidón o engrudo, así como en los labios vaginales de mi esposa
"¡mi madre! mi amor… ¿qué te hicieron? ¡mayor cantidad de leche!" exclamé y ella me respondió
"siiiii!, yo sentía como me bajaba mientras venía para la casa….¡y eso que se me salió un montón después del primero y tuve que pararme a secarme y después me volví a pasar papel tualé después del segundo, antes de vestirme!"
Sin poder contenerme terminé de bajarle la pantaleta dejándosela en torno a una sola de sus piernas y bajándome los pantalones me abalancé sobre ella.
Almira me gritó "noooooo, locooooo, déjame lavarmeeeee" pero fue inútil: hurgando con mi pene en su rajita y sin duda ayudado por la lubricación de la enorme cantidad de semen en su vagina la penetré hasta el fondo de un solo envión. ¡Jamás olvidaré la sensación!. ¡Era como si su apretadita vagina estuviera súper lubricada!... solo que no era la lubricación vaginal natural si no la leche de Arturo dentro de ella. La abracé y besé con locura y casi no quería moverme, sólo permanecer dentro de ella, sentía su vagina palpitar y creo que no aguanté ni siquiera un minuto antes de comenzar a emitir sonoros gemidos que Almira trataba de ahogar apretando mi cabeza contra su cuello y finalmente derramarme dentro de ella uniendo mi leche a la de Arturo.
Mi cuerpo temblaba sin parar y no paraba de estremecerme. Luego…, poco a poco, a medida que recuperaba el aliento, comencé a besar a mi adorada esposa, su cuello, su rostro, sus párpados, sus labios diciéndole sin parar lo mucho que la amaba y ella me abrazaba y acariciaba sonriente, ¡feliz!, ¡fue un momento inolvidablemente hermoso!
Cuando finalmente desmonté a mi adorada ella trató de levantarse para , ahora sí, ir a lavarse, pero se lo impedí y haciendo un esfuerzo por lo extenuado que estaba le volví a colocar su pantaleta y abrazándola le pedí…..
¡ahora sí!, ¡cuéntamelo todo!....¡por favor!, ¡hasta el más mínimo detalle!"
Almira me sonrió tiernamente, con una sonrisa hermosísima, la más dulce de las sonrisas, correspondió a mi abrazo y tras darme un besito exclamó:
"¡si que eres loquito!"
y comenzó a contarme los detalles….
Bueno, yo llegué al restaurante a las 12 en punto y ya Arturo estaba allí. Se paró muy galante y me dijo –estás preciosa!- y se le caía la baba viéndome las tetas. Me preguntó que quería tomar y le pregunté que estaba tomando él y me dijo que una cuba libre y le dije que lo mismo.
Yo pedí una ensalada y Arturo un salpicón de mariscos, conversábamos y el muy pícaro llevó la conversación al tema de las cosas que uno anhelaba de tal manera que yo me hice la gafa y le pregunté ¿y cuál es tu mayor anhelo? -¡hacerte el amor!- entonces yo le tomé la mano y le sonreí así como tímida. El me tomo la mano entre las suyas y me preguntó -¿quieres que vayamos a otro lado?- Yo bajé la cabeza y le respondí muy bajito -bueno…-
Arturo pidió la cuenta rapidito y cuando salíamos me dijo –deja tu carro aquí, vamos en el mío, así es más discreto- bueno, el muy bandido como que lo tenía todo planeado porque en 2 minutos llegamos al hotel, me llevó a uno que se llama Hotel residencial El Cid allí mismito en La Castellana. Se estacionó y me dijo, muy caballeroso, -espérame aquí- y me dejó en el carro prendido con el aire acondicionado. Al ratico llegó, apagó el carro, salió y me abrió la puerta me tomó la mano y me llevó así hasta el ascensor. En lo que abrió la puerta de la habitación me quitó el blazer y lo puso en una mesa que había en la entrada, me volteó y comenzó a besarme. Besa bien rico pero es tan alto que tenía que doblarse muchísimo para besarme, entonces me bajó el escote, me desabrochó el sostén y comenzó a acariciarme las tetas y no paraba de besarme. Luego me bajó el cierre y cuando se cayó el vestido se me separó, dio un paso atrás y se me quedó viendo boquiabierto al tiempo que me decía -¡que maravilla! y comenzó a desabrocharse la camisa…
Yo me dirigí a la cama, me senté y me quité los zarcillos y el collar y me acosté. Cuando Arturo se desnudó completico y venía a meterse a la cama yo levanté una pierna y le dije –quítame los zapatos- y él se puso a desabrocharme las sandalias pero sin dejar de comerme con los ojos ¡estaba que se babeaba!.
Cuando finalmente se acostó al lado mío comenzó a besarme otra vez pero acariciándome las tetas, al cabo de un rato bajó y se dedicó a mis tetas, me las besaba, lamía, mordía, acariciaba, estrujaba, en verdad se dio un banquete de tetas al tiempo que me apretaba la cuquita por encima de la pantaleta y yo estaba muy humedecida. Transcurridos algunos minutos comenzó a besarme milímetro a milímetro pero bajando hasta que llegó a la pantaleta y entonces me daba mordisquitos suavecitos encima de la pantaleta hasta que llegó a mis muslos y siguió besándome siempre hacia abajo hasta llegar a mis tobillos. Entonces estiró sus brazos y tomó la liga de mi pantaleta para bajármela. Yo levanté un poco la cadera para ayudarle y pude oír claramente como un suave quejido cuando comenzó a bajarla, seguramente originado en el momento en que me vio la totona peladita…
Terminó de quitarme la pantaleta y comenzó nuevamente a besarme pero ahora desde los tobillos hacia arriba. Cuando llegó a la cuquita me besó y mordisqueó delicadamente todo el bollito pero no llegó a besarme la rajita y muchos menos a mamármela si no que continuó subiendo hasta llegar nuevamente a mis tetas, se detuvo en ellas algunos segundos y entonces comenzó a besarme en la boca y sentí su mano acariciándome y apretándome la cuquita. Yo abrí un poco las piernas y sentí su dedo entrar en mi rajita que estaba totalmente empapada, eso lo entusiasmó y después de acariciarme a lo largo de la rajita por algunos momentos (sin dejar de besarme) me metió el dedo.
Yo abrí las piernas aún más y sentí su dedo entrarme bien profundo -¿te gustó?- interrumpí y Aldira continuó: si, tiene los dedos largotes y se sentía rico, era tan rico que yo comencé a menearme pasito y casi estuve a punto de acabar pero entonces me lo sacó y me abrazó e hizo que nos volteáramos de tal forma que yo quedara sobre él y me dijo –¡bésamelo por favor que me gusta mucho!-.
Yo me senté encima de sus muslos y comencé a acariciarle el guevo, lo tiene casi igualito al tuyo quizás un poquito más grueso pero las bolas si las tiene enormes y le cuelgan bastante. Cuando se dio cuenta que no se lo iba a besar o mamar me sujetó y nuevamente hizo que nos volteáramos y yo pensé -¡ya está! ¡me va a montar!- y en efecto se me montó y yo me abrí. ¿Eso es normal? ¡ni siquiera me preguntó si yo me cuidaba ni nada si no que se me montó! – Ay mi amor, tu eres una mujer casada y el supondrá que te cuidas y que si no lo haces y te preña….bueno, tienes un marido a quien achacarle la barriga! ¡sígueme contando!-
Bueno, yo le agarré el guevo y me lo pasé por la rajita varias veces para lubricarlo y me lo acomodé. El pobre estaba tan desesperadito que cuando lo sintió en la puertica me lo metió todito de una sola vez… ¡despacio pero hasta el fondo! . Entonces yo doblé las piernas y me abrí toda y lo abracé y él comenzó a darme pero suavecito y yo también comencé a menearme pasito…. No era como tú me dijiste….. aguanta bastante, se ve que ha cogido mujeres a montón porque se sabe controlar y se mueve rico, a ratos me daba de frente, después girando hacia un lado y luego hacia el otro y así, pero siempre suavecito. Fíjate que estuvo dándome suave por un buen rato, no sé, como 5 minutos o más y cuando yo comencé a respirar hondo y gemir y abrazarlo más fuerte me puso una mano bajo las nalgas y la otra sobre la cabeza, como para sujetarme y comenzó a darme duro, bien duro! y allí fue cuando yo acabé la primera vez.
Mientras yo acababa él me lo empujaba bien duro pero sin sacarlo, nada más como para que yo lo sintiera bien adentro y para que me rozara el clítoris. Después que yo dejé de gemir y de apretarlo y me relajé un poquito él comenzó a cogerme suavecito otra vez, como al principio y yo empecé a menearme más duro y así estuvimos un rato hasta que yo comencé a acabar otra vez y él volvió a ponerme una mano sobre la cabeza y la otra bajo las nalgas y me dio durísimo hasta que me lo metió completico y se quedó quieto y comenzó a gemir, acabando y yo lo abracé como tú me dijiste, con manos y piernas y estuvo acabándome adentro un buen rato, ¡no paraba de estremecerse! ¡con razón bota tanta leche! Se quedó un rato así, encima mío y yo le acariciaba la espalda. Cuando el guevo se le puso blandito y se me salió se medio incorporó y me besó y me dijo -¡Dios! ¡eres maravillosa!.... ¿sabes?.... ¡No pareces una mujer casada y con hijos!, estás apretadita como una señorita- y me volvió a besar por el cuello y me desmontó.
Nos quedamos abrazados y después de un rato él se paró al baño a orinar y en ese momento fue cuando sentí como me empezaba a brotar la leche….¡tiene la leche blanquita y espesísima , pegajosa!.....
¿y te gustó? le pregunté yo…..
¡umjú, se sentía rica!

¿y cómo sabes que la tiene blanquita?
¿no te vas a molestar?
Ay mi amor….¿como me voy a molestar? ¡dime!
porque me pasé un dedito y la vi
¿y la probaste?
Si, la tiene dulcita, más dulce que la tuya!
Ajá ¿y entonces?
Arturo regresó del baño y me paré yo para pasarme un papel tualé porque estaba chorreando leche. Cuando regresé y me acosté él me abrazo y se puso otra vez a besarme las tetas y conversamos un rato….. me dijo que quería que siguiéramos viéndonos; me preguntó que si mi marido era muy celoso; que si alguna vez nos encontrábamos por casualidad por allí en algún sitio y yo andaba con mi marido que hiciéramos como que no nos conocíamos para que mi marido no fuera a sospechar nada (allí lo abracé y le di un besito pensando "¡si supiera!"), le pregunté como era su esposa, si había tenido muchas amantes y me dijo que ninguna como yo y así estuvimos un rato charlando hasta que yo fui nuevamente al baño porque me había salido otro montón de leche.
Cuando regresé del baño Arturo estaba sentado en el borde de la cama con el guevo parado y me dijo "¡ven!". Al llegar frente a él se puso a disfrutar de mis tetas y a apretarme las nalgas hasta que finalmente se recostó y me dijo "¡móntate!. Yo me senté sobre él, le agarré el guevo y me lo acomodé y me lo fui metiendo despacito, hasta que entró todo y comencé a cabalgarlo. Arturo a ratos se medio incorporaba para besarme las tetas, a ratos me las estrujaba y a ratos se quedaba viendo como me brincaban con la cabalgata. Cuando yo comencé a acabar me pasó las manos por detrás de la espalda y comenzó a corcovear para darme duro y yo acabé rico y me desplomé sobre él. Al ratico me abrazó y nos volteamos (sin sacármelo) y me dijo "¡ábrete!. Yo levanté las piernas en el aire y me las sujeté por los tobillos, bien abierta y él se puso a darme durísimo y no tardé en acabar otra vez abrazándolo con mis piernas y revolviéndole el cabello con mis manos hasta que tomó mis manos y me abrió los brazos en cruz para ver como se me bamboleaban las tetas con sus embestidas y así pasó un rato dándome duro hasta que comenzó a gemir ¡ahí te va! ¡ahí te va! ¡ahí te va! Yo comencé a tener otro orgasmo justo en el momento que él se desplomó sobre mí y me abrazó durísimo y comenzó a acabar también empujándomelo como si quisiera entrar todo él dentro de mí y yo lo ayudé abriéndome toda y empujando sus nalgas con mis manos y piernas. Él se quedó un rato sobre mí, respirando fuerte entre mis cabellos y contra mi cuello y yo le acariciaba la espalda y contraía rítmicamente mi vagina para que la sintiera palpitar, finalmente me besó suavecito en la cara y en los labios repitiéndome que yo era maravillosa, me desmontó y se acostó boca arriba y me jaló hacia él haciendo que yo descansara mi cabeza en su pecho mientras me acariciaba la espalda y las nalgas. Conversamos un rato y me insistió que quería que saliéramos otra vez. Yo le dije (inventando) que quizás mi marido iría para Valencia el miércoles próximo, en cuyo caso saldría de madrugada y regresaría en la noche y él se entusiasmó y quedamos en que si yo le confirmaba el viaje de mi marido nos veríamos el miércoles. Así pasaron los minutos y él me pidió nuevamente que se lo besara, yo le respondí que me daba pena y comencé a acariciárselo y no tardé en sentir que comenzaba a ponérsele duro pero….para dejarlo con las ganas, le dije que era tarde y que mejor nos fuéramos. Yo me levanté , recogí mi pantaleta que estaba en el piso y me fui al baño, nuevamente me pasé papel tualé por la totona y cuando salí Arturo estaba esperándome con el guevo tieso "¡anda! ¡ven! ¡hagámoslo otra vez!" me rogó pero yo le dije que mejor era evitar problemas y que debía llegar a casa antes que mi marido para lavarme y cambiarme de ropa, etc., etc. y el aceptó –aunque desilusionado- y se dio una ducha rápida..
Cuando terminamos de vestirnos y arreglarnos él me abrazó y me besó diciéndome que estaba divina y finalmente salimos….me dejó nuevamente frente al Shorthorn Grill y se bajó, muy caballeroso, para darle su propina al valet y abrirme la puerta de mi carro y me susurró ¡"hasta el miércoles!" y partimos. De camino a casa, como venía sentada manejando, fue cuando sentí como me bajaba la leche y me empegosté toda.
Terminado el relato le dije a Almira "en algo tiene toda la razón Arturo: ¡eres maravillosa!" y la desnudé por completo e hicimos el amor dulcemente, despacio, divino y mucho, mucho más tarde finalmente la dejé que fuera al baño a lavarse.
Arturo estuvo cogiéndose a mi mujer durante poco más de un año, se la cogió innumerables veces, en todas las posiciones y prácticamente hicimos un ritual del hecho que ella siempre me regresara a casa con la cuquita repleta de leche y yo la montara.
En una ocasión que el carro de ella estaba en servicio y yo tenía que ir al centro de Caracas, me pidió acompañarme para que la pasara un momentico por la compañía de Arturo para encargarle unos materiales y pagar una factura. La espera en el estacionamiento fue más larga de lo normal y cuando finalmente regresó me contó que cuando Arturo supo que yo la esperaba abajo se excitó muchísimo y comenzó a besarla y manosearla desoyendo sus protestas (fingidas) y finalmente la recostó sobre el escritorio, le subió el vestido, le medio bajó la pantaleta y allí mismo se la cogió y ella acabó. Cuando Arturo acabó y se lo sacó le subió la pantaleta y se la frotó por la zona de la cuquita –como para que se impregnara bien - y bajara al encuentro con su marido con la cuquita y la pantaleta bien llenas de leche…..

Puntuacion: - Votos: 0

Leido: 80 veces

UNA AVENTURA,Categoría: Sexo infieles

Por raquel | 2014-03-20 15:03:43 | 0 comentarios

Hola les paso a contar mi relato es algo corto pero quiero contarlo ya que es algo tan guardado que tengo, hace unos 4 mese entre en un chat ya que soy ama de casa no me falta nada pero es como que me falta mas cariño de parte de mi esposo y tener sexo de distinta manera ya que el es un gran trabajador y siempre llega canzado y cuando tenemos sexo el fin de semana en unos minutos se termina,, es aqui que me puse a chatear me contcte con un hombre el cual me paresio alegre su forma de ser y seguimos en contacto, el es de rosario yo soy de villa maria luego de largas charlas por celular decidimos tener un encuentro, estaba un poco confundida ya que yo nunca le fui infiel a mi marido, hasta ese dia , llegue a la terminal me staba esperando muy bien el muy educado y siempre sonriente , yo le dije a mi marido que visitaria una amiga y me quedaria hasta el otro dia, asi que luego de tomar un cafe nos dirijimos asi un hotel , como ya se sabe luego de tento hablar por celu nuestro encuentro era muy ansiado yo estaba myu nerviosa y el me supo contemplar , lego de muchos besos y mimos nos desnudamos y mi gran sorpresa fue cuando vi ese PENE TEN GRANDE nunca me imagine que un pene seria tan grande ,comenzamos hacer el amos y fue fabulos algo que desd muchos años no tenia fue una y otra ves ,, acabe tantas veces que en un momento me desplome de tanto desgaste,, fue algo hermoso, el sabado por la noche desidimos no salir y fue tambien solo seo toda la noche yo regresaba el domingo por la mañana y esa mañana me insistio para tener sexo anal yo nunca lo habia hecho por el ano y luego de tamto seo y tan bien que me sentia es como que estaba en el aire y sin darme cuenta acepte a tener sexo anal , por dios nunca senti tanto dolor me comenzo a meter ese gigante pene y sentia que me desgarraba luego me apreto la boca fuerte y de un gran empujon metio completo su pene senti un dolor y me desmaye de tan grande dolor luego me desperte y me encontre con un tremendo charco de sangre en la cama y no me podia mover del gran dolor que tenia lloraba del dolor lentamente me fui al baño y me lave suavemente llorando le dije porque me isiste esto me dijo que se le fue lacabeza que lo perdonara , luego de un rato sentia que todavia me salia sangre ,, llego el harario de irme y en el micro no podia venir sentada del dolor llegue a mi casa y no podia caminar del dolor desde ya les digo que por dios que dolor es que te desgarren el ano , pero de todas maneras no me enoje con el el y sigo esperando el momento de ir a verlo,,

Puntuacion: - Votos: 0

Leido: 271 veces

Sexo Casual al dia 2 ella 27 y yo 21 añosCategoría: Sexo infieles

Por Alexander | 2014-03-20 13:50:05 | 0 comentarios

El Lunes 7 de octubre la conoci espontáneamente cerca del puente del guambra , fue algo espontanteo, primero ella estaba cominando en sentido norte sur mientras que yo caminaba en sentido contrario y a una cuadra alfrete que ellas, fue muy rápida mi reacción pues ellas dos revasaron mi frente y regrese a ver el momento que se curvavana hacia una calle de aquella acera, fue entonces que vi su cuerpazo, su amiga era fea y seguirá siendo jaja pero pamela estaba con una licra blanca de flores, blusa negra y tacos, entonces regrese y cruce la calle por donde pasa el trolebús, ellas estaban adelante mio, y de repente me las acerque y les pregunte, disculpen, estoy perdido de pronto me pueden ayudar a encontrar la escuela politécnica nacional, y se miraron y rieron, si claro dijo pamela, queda aquí asado cocinado jaja y bueno, tras hacer preguntas y mas preguntas para supuestamente llegar a mi destino les pregunte por su nombre a cada una, la fea rosa y la rica Pamela, le dije a pamela, disculpa pero me darias tu numero celular, y se rieron, pamela pensó que se trataba de una cámara escondida, estaba vestido con mi camisa rosa, jeans, zapatos blancos, un peinado parado de pelos y unas gafas, mientras ella se reia le dije que no, que tranquila que solo era un chico buscando una dirección, pues finalmente me hice con su numero celular y nos despedimos de beso en la mejilla,. Toco despedirme igual con la feita pero al final supervalio la pena,.

Bueno como era de esperarse , la llame una hora después de nuestro encuentro, y le dije que me interesaba mucho conocerla y todo lo demás, y que si saldría con migo, como para almorzar, ella me dijo que bueno y antes de que siga hablando se me termino el saldo, hice una recarga de 1 y la volví a llamar, le dije un par de cosas mas y entre esas también la llame reinita jajaja ella me dijo que no le dijera asi y me rei igual diciendo, jaja que chiste no te gusta que te digan reinita , ya esta bien amigui, y terminamos citándonos para el dia siguiente a las 12 en el quicentro shoping….. la verdad hable con mucha convicción por celular y aunque trato de ponerme travas al preguntarme mi edad y todo eso diciéndome que era mayo para mi , no dude en insistir persuasiva y peligrosamente jajaja, recuerdo que mietras hablaba con ella por celular caminaba por el parque de la floresta…………
Un dia después…
A la mañana siguiente me desperté con una cita en mi cabeza, con un cuarto muy desarreglado y con cero dólares en los bolsillos jajajkajaja por suerte pude conseguir como 10 usd, recuerdo que la cita del dia anterior era según yo para comer mariscos y ella acepto, bueno que mariscos si no tenia mas que para pasajes jajajajajajaja lo que si comio fue tiburón jajajajaja asi pues me propuse a dejar bien limpio mi cuarto, a eso de las 10 am ella me había llamado y ni cuenta que me di, le devolví la llamada diciendo que no le pude contestar porque estaba en una reunión del trabajo del mega, según yo era cajero jajaja, y curiosamente me dijo que se había desocupado antes y que si podíamos vernos antes, bueno finalmente nos encontramso en el moncerrat, esta ella sentada en unos sillones alado de internet que hay por ay mismo en el quicentro shoping, estaba con una licra negra semi transparente,tacones altos y una especie de chalina elegante, con gafas y cartera, le salude y me dijo hola, que vamos a comer , le dije mmmmmmmmmm y me dijo me gustaría una ensalalda, pues bien entramos en el monserrat y la verdad que estaba sudando por como le iva a hacer con menos de 10 usd para dalre ensalada, pasajes a la casa de ida y de vuelta y demás, bien todo salió perfecto, ella comio una ensalada y me pegue un yogurt total se hico 5 usd, entonces al sentarme a la mesa y porfin conversar ella me dijo tu estas muy jovencito, y le dije que porque si la edad no tiene nada que ver, me dijo que me sacara las gafas y le di gusto, pues le mire directo a los ojos mientras hablaba, ella cambio con migo y se mostro mucho mas accesible, tras conversarme que tenia hijos era graduada de la central y trabajaba como selectora de personal de no se que empresa a y que tenia novio jaja pero que viajaba jaja le dije que si le gustaría ir a mi casa, al principio me salió con cosas tales como , no pero no te conozco lo suficiente y ese tipo de cosas, como siempre la convencí y partimos de hay,,,,, al salir la gente nos miraba pues un poco si se notaba diferencia en edad entre los dos ella 27 y yo 21, pero finalmente y como siempre domine y controle la situación, nos dirigíamos a la riococa, ella dijo, que tal si vamos en taxy a lo que accedi pues era lo minimo ya que accedio a ir a mi casa en donde cualquier cosa podia pasar, tomamos un taxy y si que tardo en aparecer uno vacio, entonces la llanta se le bajo jajajajaja nos bajamos a tomar otro taxy, pues bien llegamos a la rio coca y tomamos un quinche me parece, entonces iva conversando con ella y entre conversa y conversa mis manos posaban sobre sus muslos perfectos vestidos de licra semitransparente, que rico, llegamos y la lleve a mi casa tomando una calle poco habitual por motivos de suma discreción, finalmente antes de llegar contaba con poco menos de 5 usd, entonces ella me dijo antes de llegar y por una tienda de hay, me compras algo de tomar, le pregunta que si queria cola o agua y me dijo despues de reirse, mm nose cerveza o no , pense que te gustaba, jajajaja pues claro que me gusta, le compre 2 cervezas y en una tienda por mi casa, llegamos a mi casa , apenas las 2 30 pm y un sol brillante por suerte una bulla que estaban haciendo alado de mi cuarto con una maquinaria eléctrica ceso al poco tiempo, no sentamos, le hice sentar en mi cama, prendi la computadora y nos pusimos a ver videos de youtube, poco a poco y con conversación mis manos eran dueñas de sus piernas, pues la acariciaba descaradamente y lo único que me decía era que me iva a dar en las manos jajajajajaja si como no jajajaja, bien, tomamos las dos cervezas y porfin me quede sin un centavo, pues ella quería mas cerveza y no quería que todo quedara así, pues le deje esperándome en mi cuarto mientras fui a ver 5 cervezas mas, me fio la sra de la tienda, y una vez con tanta cerveza tomamos y tomamos y el tiempo paso y todo se calentó, poco a poco la conversación la maneje hacia el sexo, ella me conto de su primer novio y de que lastimosamente con el no tuvo su primer orgasmo, que luego huvo quien se lo enseño con poses y todo, pues le dije si me podría enseñar esas pose jajajaja, de poco a poco mi mano porfin se quedo en su vagina claro sobre la ropa todavia, la tocaba y la tocaba y ella se dejo llevar, le bese y la acariciaba su vajina, ella de pronto dijo no, para!! , esto no esta bien, y le dije que tranquila que se deje llevar, entonces me dijo, ya, si lo vamos a hacer, solo quiero tomar un poco mas de cerveza, pues bien, tomamos y tomamos unos 2 o tres vasos mas, y en mi segundo intento tuve total éxito, pues mi mano ya no estaba solo encima de esa rica licra media transparente, ahora meti mi mano adentro, toque su vagina, introduje mis dedos, los movia de atrás hacia adelante, de adentro hacia afuera, de arriba abajo, a los lados , y todo esto mientras le besaba el cuello, los labio, susurraba en su oido lo mucho que me exitaba ella, y finalmente le dije que se saque el pantalon, pues asi lo hizo, y me saque el mio, bien que tenia 2 preservativos duo , pues antes de nada ella me pregunto que si tenia preservatios y que se los indicara, que bien, una vez ya me paso con una colombiana rikota y buenasa, a punto de todo ella no me permitio y yo mismo no me lo permiti porque no tenia un jodido preservativo, jajaja asi se aprende y esta vez eso ya habia aprendido, pues sin preservativo no hay relacion, claro estaba. Pues me puse el preservativo, y estava con una pose en mi mente que llevava dias dando vueltas en mi cabeza, y obio que queria provarla como sea y cuanto antes mejor, se trata de que la mujer debe acostarse boca arriba, tomar sus dos piernas cerradas y levantarlas lo mximo, hacerlas para atrás y con sus propias fuerzas mantenerlas, entonces me pongo frente a ella de rodillas, me inclino hacia aelante y su vagina esta como nunca muy muy descubierta , introduzco mi pene mientras ella se sostiene las piernas y lo empiezo a hacer, ella coopero muy bien, no recuerdo muy bien si antes ella chupo mi pene ya que estaba si un poquito borrachin pero de esa magnfica pose no me olvidare, ella grito y me dijo de todo, huy papi de lo que me perdi, de lo que he estado perdiendome todo este tiempo, y lo hacia, luego con mi pene en su vagina puse las plantas de los pies como apoyoy teniendome un poco de ella para no caerme hacia atrás le meti mi pene en una pocicion de 90 grados de arriba hacia abajo, fue donde mas se quejo, gritaba, tanto que me toco parar un poco para poner algo de musica, me parece que escribí en youtube mix de reggae jejejeje y al ritmo de lo que sea lo hicimos solo en esta posición, por alguna razón no me meti mucho con sus cenos pues facil saber que no me perdia de la grana cosa jajaja per sus nalgas eran grandes, no como las que uno dice grandes, pues hasta ahora recuerdo cuando la vi por detras caminando con esa licra blanca, era un trasero muy redondito, grande, y delicioso, desnudo ese trasero fue justo como me lo imagine en ese momento primerizo, que rica para que también, tanto que el momento en que salimos el 80 % de los carros la pasaban pitando, ese soy yo carajo!!!, bien luego de tener la relación, ella me alavo, y me dijo, quien diria que tu tendrias tanta pasion, eres un chico que parece santito pero si supieran mmmm, queria ver como toco el piano, le complaci, y posteriormente tras pelear por a quien le tocaba tomar la cerveza que sobro que según ella me tocaba tomar a mi y a la final nadie tomo jajajajaja nos salimos de mi casa, la lleve al autobus por el mismo camino, bueno conversamos un poco luego de haber tenido ese rico sexo, ella me decía que seré su amigui, algo asi como un amigo con derecho a sexo y morbo, finalmente ambos nos desenmascaramos y también le confesé que tengo novia , como escribi en lineas anteriores todos los carros pasaban pitando, lo unico que no queria yo era que alguien conocido pasara, que justo fue lo que sucedió, nadie afortunadamente conocido que yo sepa nos vio juntos esa tarde, ya eran como las 6pm. Y asi en la parada nos despedimos de beso , y ella tomo el bus hacia el quinche para irse luego por nosedonde para terminar en carapungo y asi culmina esta histora, no la llame mas…..

Puntuacion: - Votos: 0

Leido: 136 veces

Diana y Alfredo:Amigos de verdad (Parte 6)Categoría: Sexo infieles

Por Dianita | 2014-03-19 09:47:29 | 1 comentarios

Diana y Alfredo; Amigos de verdad (Parte 6).
Hola
Como ustedes saben……..el morbo es algo increíble. Nos atrapa en sus redes y casi nadie se libra de él.
En el tema sexual, el morbo no es una excepción y lo confirme cuando mi amiguita me dijo: “Hay amiguis, que difícil es para las mujeres…cuando probamos una verga…..no podemos dejarla de seguir probando!!!
Sin que ella lo supiera, en mi silencio le di la razón!
Cuando mi amigo Alfredo logró cogerme por primera vez, y su verga estuvo tocando directamente los labios de mi cuquita…….ufffff……que difícil me resultó rechazarlo!!!!, por el contrario, fui yo misma quien empujo hacia adelante buscando que esa verga se me fuera hasta el fondo!!!!
No debo negar que bastó con coger con él, para volverme loca de placer y animarme a sentirlo enloquecido, cogiéndome y disfrutando de mi!.
Cuando estaba sola en mi casa, juraba no volver a repetir esas infidelidades, pero de pronto los recuerdos y las imágenes me llenaban la mente y me daban ganas de volver a sentirlo en mí, para que me dejara rendida y llena de su semen.
Me volvía loca!! No sabía que hacer!. Solo los días me daban las respuestas y logré dividir entre el amor que hay entre mi esposo, y el placer que puedo recibir de mi amigo. Qué bonito es amar a los tuyos y que rico gozar y tener placer con un hombre…..sea el tuyo o sea ajeno….uffff es riquísimo tener todo lo que deseas!
No sé porque pero ….una mujer con ganas de hombre…..difícilmente ……deja pasar una oportunidad.
Mi esposo, aun cuando me apoya en todo, siempre quiere verme bien tanto en lo emocional como en lo físico, y además me atiende muy bien en lo sexual. Por ello no hay queja. Pero el morbo……ese morbo de saber o probar algo distinto, es lo que me ha llevado a la infidelidad.
Tal vez por ello, mi esposo, llegó a confesarme que estaba notando algo raro en mí porque me confesó que mi manera de vestir y de actuar era algo distinto, y aproveche el momento para comentarle que tal vez era la monotonía del hogar o estar sin hacer nada, lo que me hacía vestirme y maquillarme para sentirme bien. Aproveche para decirle que necesitaba tener otra actividad porque necesitaba desahogarme y distraerme haciendo otras tareas distintas a las del hogar.
El me entendió y aunque me ofreció que fuera a cursos, al Gym u otra actividad, me vino a la mente la invitación de mi amigo por irme a trabajar con él y así lo hice…..le comente a mi esposo que me sentía inútil en la casa y que aunque no necesitábamos mucho el dinero, lo que yo necesitaba era distraerme en otras actividades y que había pensado en ser productiva, y en tener otras experiencias, tal vez, trabajando o desarrollándome en una actividad laboral. En eso me atreví a preguntarle que si me dejaría trabajar para tener ocupado mi tiempo.
Ese pretexto me cayó del cielo porque mi esposo ya tenía dos o tres veces que me había indicado que podría meterme a un trabajo para ocupar mis tiempos y distraerme, por lo que mi esposo sin decirme mucho, solo me comentó que era buena idea, y que no lo pensara más, que solo cuidara mucho los tiempos de la casa para no dejar de lado la atención a nuestros hijos.
Sin decirle que ya tenía propuesta de trabajo, deje pasar unos tres días, y ese fin de semana, ya acostados para dormir, le comente a mi esposo que ya había encontrado un trabajo en donde no demandaría mucho mí tiempo y me permitía flexibilidad para actividades con nuestros hijos. Al preguntarme de que trabajo se trataba, le comenté:
-“Mi amor, fíjate que platicando con mi amiguita en la escuela, le comenté que me sentía mal por estar sola en la casa, y que buscaría una actividad fuera de casa, y que había pensado en buscar un trabajo sencillo que me permitiera tiempos libres, y me comentó que justamente Alfredo,….el de la escuela, le había dicho que le había renunciado una persona y que tenía una vacante en su negocio. Me dijo que le preguntara a él y así lo hice y le pregunte si aún estaba disponible esa plaza. Me comentó que si y ya me explicó de que se trataba el trabajo. Básicamente me explicó que como el nunca está en su negocio porque se la pasa visitando clientes, entregando productos y abriendo nuevos mercados, pues que su negocio se queda solo y que necesitaba a alguien que estuviera ahí, atendiendo y administrando la documentación y papelería. Incluso me comentó que aunque trabajara con el, casi nunca nos veríamos pero que todo lo trataríamos por teléfono y que muy ocasionalmente, podría acompañarle a cerrar negociaciones con algunos clientes y eso porque yo llevaría la papelería-.
En ese momento, descubrí una mueca de incomodidad en mi esposo quien se quedó en un silencio sepulcral. Mi esposo en sus fantasías sexuales, siempre imagina que justamente Alfredo, es quien me da unas cogidas fenomenales…. …..sin saber que en efecto, me ha cogido de una forma excitante, en situaciones por demás……fenomenales!!!. No sé si en ese momento, se enfrentó a sus emociones, ya que una cosa es tener fantasías sexuales y otra muy distinta, el saber que en la realidad, el hombre que mete en sus fantasías, sería mi jefe.
Noté esa incertidumbre en la actitud de mi esposo, sobre todo porque en alguna ocasión me había comentado que lo descubrió en varias veces, viéndome las caderas, o comiéndome con la mirada. Yo ya sabía ese antecedente y ante el silencio mostrado por mi esposo ante mi propuesta, traté de hacer más ligera la plática y distraerlo:
-La propuesta es que yo lleve la administración desde la oficina, y el, estará solo llamándome por teléfono. Una ventaja es que me dará un teléfono celular para que cuando yo salga a la Escuela, las llamadas que entren a la empresa, me las direcciona a ese teléfono móvil, y puedo contestarlas desde cualquier lugar. Tendré horario flexible, por lo que puedo ir por los niños a la escuela, ir a la casa a darles de comer, incluso atender sus necesidades, y cualquier cosa, podre atenderla desde el celular. Tal vez en ocasiones, en reuniones o presentaciones de sus productos, tendré que acompañarlo.-.
Mi esposo seguía en silencio y sin decir nada. Era obvio que su mente estaba trabajando a mil ideas por hora. No me resto más que decirle:
-“Te agradezco mi amor, que me apoyes en esta actividad y estoy segura que tu y yo, disfrutaremos lo que venga ya verás que si!!”.
Mi esposo no salía de su silencio, pero solo logró expresar: “Pues…..no sé qué decirte….solo quiero que me tengas al tanto de todo……- Me beso y se dio la vuelta para quedar dormido…..o pensativo?.
Llegó ese día lunes. Mi esposo seguía serio aunque trataba de no demostrarlo. Yo aún no le había confirmado a Alfredo que aceptaba su propuesta y ese día lunes, al despedirme de mi esposo, le comenté mintiéndole, que ese día iría a firmar contrato. Mi esposo sin decir nada, solo tomó sus documentos y las llaves del auto, abrió la puerta, y antes de cerrarla, sin decirme más, solo comentó: Te llamo más tarde, tal vez llegue ……mas tarde-.
Y cerrando la puerta, no dijo nada más. No debo negar que me sentí muy nerviosa, y acercándome a la ventana, vi como mi esposo se subió a su auto, y desde ahí, con su mano, se despidió de mí. Inmediatamente me senté en el sillón, nerviosa y sin saber qué hacer. Indudablemente sabía que los encuentros con mi amigo hasta antes, habían sido ocasionales, pero yo sabía que hacerle saber a Alfredo que aceptaría trabajar con él, implicaría aceptar desde ese momento, en formalizarnos como amantes y coger en todo momento. No sabía si dar ese paso o detenerme. Una cosa es coger por un ocasión y otra es coger en todo momento!!!!!. Quise pensarlo mucho,….aún estaba a tiempo, por lo que me dispuse a hacer actividades de casa para distraerme, pero el morbo y el deseo me llenaron la cabeza de ideas y después de una hora, me volví a sentar en el sillón, y viendo el teléfono, lo tomé y llamé a Alfredo a su móvil con cualquier pretexto, y después de platicar de diversos temas, me decidí a dar la respuesta más adecuada, y esperé hasta el último momento para que al despedirme le dijera:
-Por cierto, quiero darte una sorpresa!!....bueno…..creo que es sorpresa….pero probablemente para ti no lo sea…….recuerdas que me ofreciste trabajar contigo?.....pues platique con mi esposo y le comenté que …..tu me habías ofrecido una oportunidad de estar en tu empresa. Me apoyó y solo quiero saber si…..aun está en pie la propuesta?-.
Alfredo a través del móvil, soltó una sonrisa y solo me contestó:
-Claro que sigue en pie Dianita……es lo que esperaba me dijeras….- Cuando quieres empezar?- Y solo logre contestar –Si no tienes inconveniente, me integro el lunes siguiente, para que me permitas organizarme en esta semana y además, pueda llevarte todos mis papeles-.
Y ahí dio inicio otra fase de mi vida. Esa semana, aún con dudas, nervios, e inquietudes, aproveche para poner en orden todas mis cosas personales, y las de mi esposo, hijos, y hogar. Traté de no dar ningún pretexto para que mi esposo o yo misma, me arrepintiera de esa decisión.
Sin embargo, sucedió algo extraño en esta semana. Primero ese mismo lunes, al llegar mi esposo en la noche, efectivamente más tarde de lo acostumbrado, el estar en la recamara listos para dormir, me acarició, besó y me hizo el amor de una manera riquísima!. Así estuvimos hasta el día miércoles donde sin decirme nada, me hacía el amor exquisitamente.
Ese día miércoles por la noche, mi esposo llegó y aún con seriedad, me preguntó:- “Mi amor, he estado pensando mucho esta semana sobre tu nueva actividad. Tenía mis dudas, y realmente no estaba seguro de dejarte ir a trabajar y que tuvieras descuidada la casa pero platicando con una compañera de trabajo, me recomendó que te dejara porque incluso te dedicarías más a nuestra casa. Y en efecto, veo que tienes la casa muy bien ordenada y no tenemos ningún pendiente porque ya atendiste todo…….solo espero que todo lo que hagas, lo hagas excelentemente bien y que te dediques con esmero y atención a tu nuevo trabajo, y nunca dejes de hacer lo que te pidan pero hazlo muy bien. Y quiero que este sábado vayamos a comprarte algo de ropa porque yo sé que un trabajo implica que te veas siempre bien y muy bonita”.
El jueves me preguntó si quería irme sola a comprar algo a mi gusto independientemente de que el sábado fuéramos juntos a comprar algo. Pero no espero mi respuesta y sacó de su cartera una cantidad de dinero para dejármela en la mano y decirme que tenía libertad de comprarme lo que yo quisiera.
Yo con toda felicidad, salí ese día a comprar lo que a mi me gustaba y algunas cositas atrevidas.
Llegó el sábado y mi esposo me acompaño a las tiendas comerciales y comenzamos el recorrido en búsqueda de más prendas de vestir, y en el caminar, mi esposo encontró un leggins completo, con un escote muy atrevido y con todo el cuerpo entallado. Noté la mirada de mi esposo y me comentó que si me gustaba. Lo voltee a ver sorprendida y solo atinó a decirme que si me gustaba me lo compraba. No supe que decir pero pasamos al local y me probé esos leggins, los cuales me quedaron como pintado al cuerpo. Al ver a mi esposo, su rostro no podía reflejar más que felicidad.
Cuales fueron mis compras, y junto con las que me ayudo mi esposo? Ropa muy atrevida como jeans ajustadísimos, pantalones blancos también muy ajustados, blusas escotadas, muchas minifaldas, muchas, muchas, muchísimas tangas de hilo dental, y de todo tipo de diseños, incluso algunas tipo mariposa que deja libre los labios vaginales, zapatos de tacón alto, y algunos vestidos y ropa formal pero con sugerencias atrevidas, como trajes sastre con amplios escotes, faldas largas pero con aperturas muy amplias y ajustadas para destacar mis caderas.
No puedo negarlo……mi rostro estaba feliz. Mi esposo se notaba muy contento, ya que cada prenda, me la ponía y modelaba para mi esposo, y su felicidad no podía ocultarse.
Tal vez por ello, desde que llegamos a casa, toda la noche estuvimos haciendo el amor, y como nunca antes, el tiempo nos llevó hasta las 2 de la tarde del domingo,……prácticamente estuvimos haciendo el amor, sábado y domingo súper intensamente y en todo momento. No sé qué le pasó a mi esposo, pero debo agradecerle que me trato como si fuera una Reina, como una Puta, como una esclava, secretaria, masajista…..uffff…..me dejó súper exhausta!!!
Y el gran día llegó: Mi Primer día de trabajo llegó ¡!!
Ese lunes inició mi trabajo y mi esposo y yo fuimos a dejar a nuestros hijos al colegio, y estando ahí, mi esposo me preguntó si me llevaba al trabajo. No era mi plan porque quería desde ese día irme con mi amigo. No le contesté y solamente me salí del auto, para dejar a nuestros hijos. Sin que mi esposo se diera cuenta, logré distinguir a la distancia a mi amigo Alfredo, y no pude contenerme por lo que me regresé al auto y mintiéndole a mi esposo, le dije que no quería interrumpir sus tiempos, y que ahí me dejara, porque pasarían por mí. Sin esperar más su respuesta, me despedí diciéndole que aprovecharía que Alfredo deja a su hijo, para irme con él al trabajo. Mi esposo y yo, tuvimos sentimientos encontrados pero no dijimos más y con un beso nos despedimos, y yo baje del auto para irme hacia donde estaba Alfredo, a quien salude y le comenté que yo ya estaba lista para iniciar mi trabajo, y sin más, me subí a su auto el cual arrancó y nos fuimos. Mis ojos vieron a través del retrovisor, como mi esposo, dentro de su auto, me veía partir. Esa escena me partió el alma!!! No saben lo que sentí dejar a mi esposo ahí, viéndome sin decirme nada, como me iba con otro hombre!!!
No quise dejar esa imagen en mi mente, y comencé a hacer mil preguntas a mi amigo sobre el trabajo, en lo que llegábamos a la oficina. En cuanto llegamos a la oficina, mi amigo y yo dimos prioridad al trabajo y estuve trabajando muy bien. Mi amigo, estuvo en todo momento orientarme sobre el trabajo, como debía hacerlo, y dándome instrucciones precisas, y aunque tratamos de hacer el día formal, no podíamos evitar de vez en vez, coquetearnos. Y logramos controlarnos sin ir más allá, ni en propuestas ni en hechos. Y poco a poco comencé a meterme más de lleno al trabajo y mi amigo, aunque si salía a negociaciones, a media tarde llegaba al trabajo-
Así pasaron apenas tres semanas, cuándo mi esposo comenzó a ver situaciones fuera de lo normal. De eso me di cuenta porque comenzó a cambiar su estado de ánimo y comenzó a pedirme, que mejor el me llevaría al trabajo para evitar que desde la escuela me fuera con Alfredo, y también le fue extrañando que me arreglaba cada día más atrevida y además de ello, que literalmente no le contestaba el teléfono a mi esposo en horas de trabajo, y porque también comencé a llegar cada vez más tarde a casa………realmente nunca paso nada con Alfredo en ese tiempo, porque en realidad estaba trabajando, pero mi esposo comenzó a sentir extrañas mis actitudes, por lo que diario me hacía preguntas sobre el trabajo, pero yo sentía que me las hacía para investigar más detalles. Yo noté que los celos comenzaron a nacer en él.
Yo trataba de ser muy discreta o de no dar señas de que me sentía excitada con Alfredo, y aunque debo confesarlo, ya tenía tres semanas trabajando con el, y me sentía con ganas de coger nuevamente…..pero con mi amigo!!!.
Tal vez por ello, y sin darme cuenta, mi inquietud por estar con mi amigo íntimamente, pero sin pedírselo, me hacían vestirme cada día más atrevida. No quería decirle nada con palabras, pero si con mis actitudes!!
No me estaba dando cuenta que mi forma de vestir constaba de solo minifaldas y amplios escotes, y para variar….sin ropa interior. Un día, antes de salir a la escuela, mi esposo me llevo del brazo a la habitación y me reclamó porque en efecto, mis pezones llegaron a revelarse mucho entre la tela de mi blusa y aparte de notarse sobre ella, se lograba transparentar sin ser muy evidente, pero si ante cualquier ojo que se detuviera a mirarme con detalle, vería mis pezones marcados a través de la tela. En ese momento me di cuenta que si estaba siendo muy evidente en mi forma de ser. Afortunadamente ese día Alfredo estaría en una reunión desde temprano y mi esposo me dijo que ese día me llevaría al trabajo, por lo que no me molestó ni incomodó y acepte su propuesta. Tal vez eso lo hizo sentirse tranquilo y al momento de despedirme de mi esposo afuera del negocio de mi amigo, me abrazó, beso y me deseo buen día.
Mi esposo comúnmente llega a casa los viernes muy tarde (después de las 11 de la noche), por lo que ese día, me confíe y llegue aproximadamente a las 10 pm, y cuál fue mi sorpresa encontrándomelo ahí….sentado y observándome fijamente.
Tuvimos un desencuentro muy fuerte, al grado tal que me pregunto en varias veces si quería provocar a Alfredo con mi manera de vestir o incluso que si ya me había acostado con el……en mi mente pasaron mil ideas….alguien le habría comentado algo?….habrá visto y deducido algo? Incluso llegue a pensar que por ahí en la red, hubiera encontrado algún relato que antecede a estos y haya descubierto algo mío? …….no lo sé pero nos dejamos de hablar por casi dos semanas de tan fuerte que estuvo la discusión.
No sé porque las cosas se me presentaban de esa manera, pero aunque nunca le comente a Alfredo de mi problema matrimonial, me comentó que si lo acompañaba a Cancún el siguiente jueves y viernes para una exposición.
Dado que el enojo seguía con mi esposo, me sirvió de pretexto para nunca decirle que Alfredo me había invitado a un viaje de negocios, y opte por decirle a mi esposo, que no aguantaba tanta tensión y que quera irme de viaje unos tres días, y que pediría permiso en el trabajo.
Sin embargo mi esposo seguía tan enojado por todo, que nunca quiso escucharme ni ponerme atención, a pesar de que en dos ocasiones trate de provocarlo para que me hiciera el amor, y ni por mas provocativa que me mostré ante mi esposo…… me volteaba a ver. Un día antes de irme de viaje, llegó casi justo cuando yo iba llegando de mi trabajo pero note que venía bastante tomado.
Sin decirle nada, aproveche el momento y sin darle atención, aproveche para seducirlo y en tanto el, se ponía cómodo yo aproveche para ducharme y vestirme muy provocativa. Al salir y entrar a la recamara, mi esposo sentado en la orilla de la cama, se quedó admirándome. Yo sin decir más, puse en la TV una película porno y al poco tiempo, me acerque a él, lo abrace y lo bese intensamente. Me correspondió el beso y comenzamos un morreo muy cachondo. De un beso pasamos a las caricias y a desnudarnos para comenzar un ritual sexual muy rico.
Llevábamos mas de 15 minutos en el morreo tan excitante que llegó un momento en que mi esposo acostado en la cama, me puso sentada encima de él, y yo aproveche para restregarle mi coñito en su verga, ya que conozco que ese juego le excita mucho y le satisface sobremanera. Ese juego lo vuelve muy loco. Yo no decía nada pero si sabía cómo llevarlo a la locura, y en un momento mi esposo comenzó un susurro: “mi amor….así me gusta que lo hagas….me vuelves loco…..eres una diosa y tu rostro me enloquece cuando te veo así!!....me vuelve loco verte así ¡!!!-
Yo ya sabía porque le gustaba a mi esposo que yo me pusiera encima de él, rozándole su verga con mis labios vaginales, de adelante hacia atrás sin penetración, y me atreví a decirle:-¿Por qué mi amor?.....porque te vuelve loco verme así?
- Me vuelves loco porque me haces imaginarme muchas cosas…..cuando te veo como disfrutas tener mi verga así, fuera de ti pero rozándote, me imagino que……… - y guardó silencio.
- Porque te vuelves loco? Que te imaginas? – Como ya sé que pasa por su mente, comencé a moverme más intensamente sobre su verga, para darle más placer y que su calor se elevara, provocándolo a niveles extremos.
- Ahhhhh…te imagino……….te imagino……que……así se lo haces!!!!! – y guardo silencio otra vez.
- Que así se lo hago?-….a quién? – yo ya sabía pero lo motivaba para hacerlo hablar ahora que estaba muy alcoholizado.
- Que así se lo haces a…….a ….alguien!
- A alguien –le contesté-!!.
- Siiiii….a alguien….tu rostro gozando cuando te cojo, se vé hermoso…..pareces una diosa que goza intensamente cuando una verga esta dentro de tiiii……y me imagino su rostro enloquecido por el placer que le das!!!.
- Su rostro?, que le doy placer? Pero…..a quien?
- Ohhhhhh…a el!!!!...al otrooo….!!!
- Al otro?....dime que te imaginas cuando me pongo así???? Y comenzaba a moverme encima de mi esposo, haciendo círculos con mi cadera sobre su verga
- Asi me imagino...a tu…….a tu amigo!!!!!
- Ohhh mi amor…..que ricoooo!!!! Y sin decirle nada mis manos comenzaban a tocarme mis propios senos en lo que mi cadera seguía haciendo un vaivén encima de la verga de mi esposo sin metérmela.
- Ohhhhhh riquiiiisimo ……….asi me imagino que pondrías tu rostro lleno de placer ……y el abajo como yo estoy ahora!!!.....ahhhhhh asiiii….asiiiii te imaginooooo ohhhh….!!!
- Ahhhhh mi amor……te gusta imaginarme que se lo hago así?......te gustaría que se lo hiciera – Estaba jugando con fuego por lo delicado que estaban las cosas pero yo sabía que ese juego le gustaba a mi esposo y me lance con todo, porque conozco que es lo que le gusta escuchar y sabía que en ese momento, por lo borracho que llegó, aceptaría esas fantasías – Te gustaría verdad?- y yo no dejaba de mover mis caderas encima de mi esposo.
- Siii mi amor…..eres tan bella que mis celos por ti, me hacen desear que otros te deseen como yo te deseo!!!!....te quiero tanto que si no siento celos por ti, siento que no tengo motivos para luchar por ti……..siento celos pero quiero que te lo cojas como una puta!!!!! – Mi esposo exploto en deseos y comenzó a decirme todo lo que quería escuchar de él.
- Ohhhh asi quieres que se lo haga?...........y si se lo hago así……quieres que te lo cuente o no?.
- Ahhhhh……cógetelo…..cógetelo mi amor!!!......quiero que tu amigo se de cuenta que su mujer contra ti, nada tiene!!! Quiero que te diga mil veces que eres mucho mejor que su esposa y que tu coges muy ricooooo!!!!! ......cógetelo y hazlo bufar de gusto…….y si quieres decírmelo….hazlo….si no, guarda tu secreto!!.
- Mhhhh mi amor……si eso quieres……eso hare!!!!!......ten por seguro que Alfredo me dará unas cogidas bien sabrosas y cuando llegue a la casa llena de su leche, quiero que me cojas tu, para revolver sus leches y me hagan bien puta los dos…..eso quieres?-
- Siiii mi amor,…..eso quiero…..que seas mi puta…….que te pruebe…..que te coja, que te meta su vergaaaaa!!!....quiero que seas su puta!!!!....-
- Siiii mi amor…….te amo tanto….tanto que no quiero que te enojes conmigo…….por eso te obedeceré y seré tu puta….y cuando hagamos el amor tu y yo, te comentare como me coje Alfredo….te comentaré como soy de puta cuando el me mete su vergota…..como me llena de su leche-

Conozco a mi esposo y en cuanto me comencé a mover encima de su verga con mi coñito, lo volví tan loco que no pudo contenerse y me metió la verga hasta el fondo gritando que así quería que me la metiera Alfredo. Tanto placer no puede aguantarse y se vino en mí, llenándome de su leche y haciéndome explotar en un orgasmo intenso que me hizo desfallecer.

Se llegó el día de irme de viaje y solo pedí a Alfredo, que lo alcanzaría más tarde, y que me iría en otro vuelo para evitar rumores. Fue así que llegue a Cancún donde Alfredo ya me esperaba en el Aeropuerto, y tan pronto llegue me fui a hospedar. Esa noche no podía dormir y me la pase dando vueltas en mi habitación, y continuaba sin dormir por lo que baje al bar a tomar unas copas, y debido al calor, me tome más de una hasta que sentí que ya estaba bastante alcoholizada…….no sé como pero apenas subí a mi habitación donde tome mi Lap top y sin dejar de pensar en mi esposo, comencé a escribir este correo:

-“Mi amor, te escribo este correo, para avisarte que llegue bien, estoy descansando en el hotel y escribiéndote este correo, porque es inútil tratar de hablar contigo cuando te pones como aquel día, directamente no escuchas nada de lo que te digo y sigues pensando lo que se te ocurre y, lo que es peor, sin ningún fundamento. He pensado que si te lo escribo, probablemente me pongas más atención y evitemos los gritos e insultos y dejes de hacerme esas escenas de celos, tan desagradables e injustas. No soy la culpable de tus celos, es algo que tienes que corregir.

Apenas llevo como un mes y medio en el trabajo y ya piensas mil cosas!!! No puede ser que porque llego tarde del trabajo me vengas con todo tipo de preguntas y ridículas insinuaciones, desconfiando de todo lo que te digo, enojándote y hasta levantando la voz para finalmente decirme directamente que piensas que estuve cogiendo con Alfredo, solo porque llegué a casa cierto día con el pelo desarreglado, la blusa arrugada, la media corrida o un botón del escote roto. Peor, porque ya te había avisado que podía suceder que llegara tarde, porque Alfredo tenía que entregar urgentemente unos planes de trabajo y comercializar sus productos y necesitaba explicarme con detenimiento el nuevo diseño. Tú sabes que no soy experta en el tema y tenía que quedarme para meterme muy bien su idea. Si no hacia mía su idea….tal vez no saldría bien el proyecto.

Sabes perfectamente lo importante que es para mí, la posibilidad de desarrollarme en esta empresa, más ahora que conseguí desarrollarme muy bien en esta nueva profesión, después de tanto estudio y esfuerzo. Además yo siempre he pensado en que tu desearías que tu esposa, siempre haga bien las cosas, y que nunca quede mal en todo lo que haga….o te gustaría que me pidan algo y yo no entregue lo que piden?? Créeme que no me sentiría bien, si dejo en mal a Alfredo, ya que él me ha ayudado mucho. Yo sé que él tiene muchos deseos de que su negocio crezca y me sentiría mal si él tiene ciertos deseos y yo no colaboro con el, o lo dejo insatisfecho en sus planes, por lo que no puedo dejar de aprovechar cada oportunidad para demostrar que soy buena en hacer lo que me piden y además sé que debo mostrar mis condiciones y ser apreciada entre tanta competencia que hay allí, especialmente la tarada de la nueva secretaria que acaba de contratar Alfredo, porque siempre va con sus minifaldas escandalosas, buscando ganarse la atención de Alfredo por lo que enseña y no por lo que sabe! Caso muy contrario conmigo, que si me visto así de atractiva, es porque así te gusta a ti verme, ….por ti me visto así!!! Y sabes porque mi amor?.....porque tu y yo hemos tenido nuestros juegos que nos hacen disfrutar mucho….recuerdas nuestros momentos de intimidad?.....verdad que no es lo mismo imaginarlo que vivirlo?....o dime tu que sientes cuando me visto para irme con otro hombre?....aunque sabemos que solo es para trabajar!!!.... verdad que no son celos los que sientes, sino un morbo lleno de placer cuando te das cuenta de la mujer que tienes a tu lado??. Verdad que más que celos es un morbo de verme muy bella e irme a otro lugar, donde hay un hombre que puede darse cuenta de mi belleza!

Así que te vuelvo a pedir que vayas acostumbrándote a la idea mi amor, porque este tipo de cosas va a seguir sucediendo, es más, si todo va bien con el proyecto que tiene Alfredo, ya que es muy probable que la semana que viene tenga que irme de viaje con el a Cancún para hacer la presentación final de todo lo que ha hecho (sin saber que en ese momento estaba ya en la exposición con Alfredo en Cancún).

En resumen, quiero que sepas que acepto que he llegado muy tarde a casa, pero porque como bien sabes, porque tú has llegado tarde también, cuando un proyecto requiere dedicación, hay que mostrar responsabilidad para sacar adelante todo lo mejor de uno mismo; y si me ves que he llegado un poco desarreglada a casa, es precisamente por el apuro en volver a casa lo más temprano posible. Lo de la media corrida, como te dije, fue por el movimiento brusco al salir apurada del taxi que hizo que se corriera la media al zafar del portaligas. Tú también has llegado desarreglado a casa, con la corbata suelta, cabello removido o miento?

Y hablando de eso, resulta que todo lo que te digo lo tomas a mal y entonces inmediatamente me sales con ideas locas; por ejemplo, me dijiste que era una barbaridad usar portaligas para ir a la oficina, que no es muy propio usar minifaldas en el trabajo, porque permite ver lo que llevo puesto cuando estoy sentada, o que si cruzo las piernas se me ve todo, que si la blusa es medio transparente y se marca lo que llevo puesto debajo y cosas por el estilo. Lo mismo con eso de que el corpiño que llevaba puesto me levanta los senos y hace que se me noten los pezones. No es posible que pretendas controlar lo qué me pongo para ir a trabajar o a cualquier otro lado, además sabes que ahí en el trabajo, hay muchas mujeres y que estamos solas…..pero te repito….me visto así para ti, para excitarte y te vuelvas loco por mí. Tú mismo me lo dijiste un día: Te volvías loco de celos, solo imaginar que yo iba vestida muy atrevida y estaba en un lugar donde hay otros hombres o no es así??.

Sabes que me encanta y me vuelve loca usar portaligas y lencería sexy, porque me hacen sentir bien, deseable, que es lo que toda mujer quiere y yo siempre te digo la verdad mi cielo. Tú mismo me motivaste a ponerme esas prendas y sabes que las uso por ti y siempre pensando en ti. Por otro lado, recuerdas aquel día que pasaste de sorpresa a buscarme a la salida del trabajo con la intención de un encuentro romántico y cuando me viste salir demasiado provocativa hacia dónde estabas, mi actitud fue la de correr hacia ti para darte un abrazo y llenarte de besos, porque sabes que yo quiero estar linda, pero para ti, mi amor.

Te repito que el botón de la blusa no era nada más que eso…… mala suerte…….que era justo el tercero y dejaba ver demasiado?…eso es cierto, pero quiero que sepas que en realidad, yo ya iba a salir del trabajo y sabía que tu irias por mi, por lo que me desabroche el botón para que me vieras salir muy sexy, e incluso llegaras a pensar muchas locuras, pero nunca pensé que tu fueras a pensar que así estuve todo el día. Te debo confesar que en efecto, me desabroche el botón pero tardaste unos Díez minutos, y en ese intervalo Alfredo me llamó y yo ya había olvidado lo del botón por lo que desconozco si Alfredo me vio el escote cuando me agache a buscar unos papeles, pero no me importa porque ni cuenta me di!
Eso no me inquieta a mi, pero creo que a ti sí!!!

Te reitero….. Si me viste así, fue porque yo lo hice intencionalmente….para agradarte a tiiii!!!.

Además ya te dije mil veces que Alfredo es muy atento conmigo, pero porque es mi amigo solamente, aunque tú me dices que más bien su comportamiento parece más de un amante que de un amigo y no solamente “cuando se me rompe el botón de la blusa”. Desde el principio y siempre te lo dije…….es muy atento conmigo, y no puedo ser grosera con él.

Tal vez por ello es que me esfuerzo por estimularle cada día más, para que vea en mí, todo lo que puedo hacer…..y por lo tanto no puedo menos que corresponderle, en todo y mostrarle que estoy siempre disponible. La tercera semana cuando me puso frente a mi, su enorme proyecto, y me pidió estar simplemente abierta en ese momento, al verlo tan animado, pues no pude mostrarme desinteresada…..es más….cuando lo vi enormemente animado….realmente te debo confesar que me puso feliz, y hasta me motivo mantenerlo así de enorme y seguir adelante y es por ello mi amor, que luego ando saliendo tarde de la oficina, ya que mi deseo es terminar con todo lo que en ese momento esta acumulado. No me gusta verlo lleno y mi tarea es desahogarlo plenamente. Por eso cuando todos se van, no puedo salirme así como así y ser igual que todos los demás…yo me quedo por si se ofrece algo más, por ejemplo, cuando me dice que tiene el problema enorme y desea que me quede un momento para ayudarlo, no lo dudo…….y más cuando me muestra lo enorme del problema….…pues tengo que quedarme…..tu sabes que me gustan los enormes retos, y me quedo hasta que el termine todo…….en ese momento quedo muy satisfecha porque siento que gracias a mí, concluyó con el problema.

Por supuesto que la seducción es un instrumento muy eficaz para llamar la atención y ser reconocida en un trabajo. Tú mismo le llevas regalos a tu secretaria, y no tiene nada que ver que la quieras seducir o si??, y debes reconocer que lo haces para seducirla laboralmente y que se sienta bien trabajando para ti o…no es así?? Acuérdate que tú mismo me contaste lo amable que tratas de ser con tu jefe en cada oportunidad que se presenta y siempre me dices lo importante que resulta caer bien y que te tengan presente…..es verdad o no???.

Además te pedí mil disculpas por llegar tarde, porque odio hacerte esperar mi amor. Recuerdas ese día que me hablaste que pasarías por mi?……ese día estaba ya por salir cuando me hablaste por teléfono celular diciéndome que ya estabas afuera, y cuando te comente que me esperaras un par de minutos, tu mismo me diste la razón al decirme que todo lo que hiciera, lo hiciera muy bien, porque no querías que dejara de hacer lo que estaba haciendo, y que empezaran a hablar de mi o que comenzara a dar muestras de no querer cooperar….no creo que eso quieres que digan de tu esposita verdad……recuerdas que tu mismo coincidiste en que era un momento importante en la oficina, y en aquella ocasión, recuerdo que no sé qué paso a Alfredo, pero me dijo que me necesitaba más que otros días, porque traía una enorme idea en su cabeza, y que no quería que me fuera sin dejarme su idea dentro de mi y te debo comentar que le note tanta emoción en su proyecto que llegue a notarle demasiado excitado esa tarde y de verdad que lo note bastante apurado, más cuando él se quedó en su oficina arriba y me pidió que bajara para recoger sus cosas para poder terminar conmigo el proyecto. Esa noche cuando estaba yo abajo, lo notaba bastante acelerado y en un momento pensé que algo podía salir de su cabeza improvisadamente, pero no fue así…por eso me quede más tiempo abajo esperándolo.

Cuando note que ya venía, afortunadamente pude contenerle su idea, y desde mi posición allá abajo, lo miré y recuerdo como tome entre mis manos ese enorme barandal y con ansiedad y sin decir grandes palabras le di confianza en que su deseo podía concretarse, porque yo también estaba saboreando esa deliciosa idea del momento y él lo comprendió. Entonces me sonrió, se serenó y tomó su tiempo para enseñarme todo. Luego, con delicadeza puso manos a la obra para obtener lo mejor de mí (de la cabeza a los pies, podría decirse), me transmitió la misma pasión que él sentía por el proyecto, se entregó a mí con energía y finalmente acabamos juntos la tarea. Nunca como ese día, me sentí muy bien porque tú estabas esperándome afuera y yo estaba dando lo mejor de mí en ese proyecto tan intenso. Fue un momento glorioso, y más cuando Alfredo descargó toda su adrenalina y me llenó de satisfacción. La verdad es que se me eriza la piel al recordarlo.

Tendrías que compartir mi alegría. Acuérdate que tú mismo reconociste que el resultado había sido fabuloso para mi carrera, que mi tacto y dedicación valieron la pena que lo del posible viaje demuestra que Alfredo como mi jefe me tiene presente. Te aseguro que a partir de ese día va a pensar todavía mucho más en mí y no tengo dudas de que me quiere con él en Cancún. Por mi parte, no puedo sino sentirme halagada al ser apreciada en mi profesión por un hombre tan brillante y prometedor. Además Alfredo puede tener a la mujer que quiera, todas mueren por él y se lo demuestran constantemente, si me elige a mí no será solamente por mi lindo cuerpo y mi carita de muñeca ¿verdad?…donde dejas mis habilidades como mujer???

Tienes que comprender que Alfredo, además de mi amigo, es mi Jefe y que tiene la más contundente y palpitante virtud para penetrar mis limitaciones y darme la más increíble sensación de superación personal que nunca imaginé posible. Fue tan generoso que disfrutó a la par mía y en seguida quiso ofrecerme más, pero yo me negué porque me proponía un giro en una dirección que es nueva para mí, y más porque ese día no tenía tiempo, dado que estabas tu afuera esperándome. Con respecto a los textos, Alfredo quiso introducirse en mi análisis y ampliarlo (porque es verdad que es estrecho), pero me dio miedo permitirlo porque podía ser dolorosa para mi autoestima esa dilatación en un aspecto que siempre cuidé tanto. Por supuesto que él insistió y realmente estuvo a punto de convencerme con sus promesas en el sentido de que la experiencia no me causaría ningún trastorno sino todo lo contrario, pero ya se había hecho un poco tarde y tu me estabas esperando. Le prometí intentarlo en otra ocasión. Sé que tengo que poner todo para no malograr lo que conseguí, pero todavía tengo algunas dudas. Por eso, en lugar de hacerme sentir culpable, me gustaría que compartieras mi dicha y me motivaras a liberar todo mi potencial ¿no te parece?

Te aclaro que Alfredo está en todos los detalles y cuida mucho su apariencia y la de sus colaboradores, es súper profesional. Por eso valora también mi elegancia y discreción en la vestimenta. Fíjate que estaba tan complacido que me dijo que para la reunión de Cancún, me quería vestida exactamente igual que como estaba en ese momento, con la misma blusa, la misma minifalda y los mismos stilettos. También me pidió “por cábala” que usara la misma ropa interior, qué loco!

No se cómo se dio cuenta, pero se refirió concretamente a mi corpiño de encaje, adivinó que llevaba la tanguita y el portaligas de puntilla haciendo juego y también ponderó las medias transparentes con costura que destacan tan bien mis piernas (otras medias nuevas claro, porque acuérdate que una se arruinó en el taxi, jajaja). O sea que lo de Cancún es casi un hecho y quizás te lo tengo que agradecer en parte a ti mi amor, que con tu celosa obsesión no conseguiste sino hacer que estuviera yo permanentemente pensando en mi apariencia, en el efecto que podía causar en Alfredo y en lo que él deseaba de mí, potenciando todo lo que ocurrió después, tal cual se concretó maravillosamente aquel día ¿viste?

Por eso gordi, te lo repito por infinita vez y realmente espero que sea la última, porque ya estoy más que cansada de soportar tus ridículas sospechas. Verdaderamente a veces me haces dudar si hago bien en contarte las cosas, pero es mi forma de ser y adoro sentirte presente en cada momento, aunque después tenga que soportar tus palabras hirientes.

El día del enorme enojo, quiero también decirte, que algo que me inquietó mucho, fue cuando llegue a casa y te encontré sentado y solo me dijiste que jurabas que era yo la mujer que viste a través de la ventana de la cocina de Alfredo, cuando fuiste por mí, y que al no salir nadie, te asomaste por una ventana, mientras Alfredo, parado detrás, se estaba cogiendo a una mujer y la hacía gritar de placer. No era mi voz! Si además escuchaste gritos, como supones que era yo??…además en ese momento yo ni estaba viendo a Alfredo…..recuerdas que ese día estaba lloviendo?.....no se cómo veías hacia dentro!!!!! En cambio yo estaba disfrutando con la lluvia y me estaba gustando ver gotas de agua, porque estaba lloviendo, por eso me viste llegar con el cabello húmedo a casa, y si, en efecto no te voy a negar que quería ver ganas de Alfredo por sacar todo su problema, ¿Cómo es posible que imagines algo así de mí? Además reconociste que nunca le pudiste ver la cara a la mujer esa, porque tenía la cara agachada sobre un mueble y que la tapaba.

Y resulta que desde entonces estás como enviciado y te la pasas espiando a Alfredo todos los viernes, haciendo precisamente lo mismo que tú le críticas. Y todos los viernes me vienes con la misma historia… como el otro día que volvimos a pelear, porque me dijiste que volviste a ver a la misma mujer a quien se la cogió por detrás, y esa mujer mirando hacia la ventana con las manos apoyadas contra el marco como si supiera que alguien la viera por ahí, con el vestidito beige subido hasta los hombros, sin corpiño y con la vedettina por las rodillas. Todas tenemos un vestido beige y alguna ropita interior con flecos y lentejuelas, mi amor.
Mira mi cielo, crees que yo haría algo así?….sabiendo que estás enloquecido mirando, es absurdo mi cielo! Además no creo que pudieras ver algo aunque la ventana esté tan cerca, porque se interpone la mesita con el macetero de helechos que colocó justo ahí y siempre tiene alguna toalla colgada. Tú mismo dijiste que esa mujer se movía frenéticamente al compás y sabes perfectamente que ese no es mi estilo, no te pueden quedar dudas.

En este punto, quiero que sepas que ya estoy enterada de que lo tuyo realmente no son celos, sino un morbo de verme asediada por hombres, de verme echa una mujer exquisita y deseada por esos machos, y que no son celos los tuyos, sino un placer de imaginarme en brazos de otros hombres, y no porque no me ames, sino porque quieres sentir ese morbo!

Como quieres que me deje tocar por ti mi amor, si hasta hace unos minutos antes me estuviste insultando y denigrando, cosa que ahora ocurre casi todos los días. Te repito que yo estaba muy enojada y muy cansada como para sentir deseos de estar contigo y por eso me di media vuelta y me fui a dormir después de haber estado en el trabajo, con un día tan duro y excitante en la oficina. La verdad es que yo tampoco podía entender la causa de esa repentina erección tuya, tan fuerte además que parecía que el pantalón te iba a reventar. Eso fue muy incomprensible y desagradable para mí, por eso te grité que me dejaras en paz cuando te acostaste al lado mío.

Pero lo peor, y te lo tengo que decir aunque te avergüences, es que me di cuenta perfectamente de lo que estuviste haciendo bajo las sábanas. Seguro te estabas masturbando pensado o imaginando en cómo me cogía Alfredo o como me estaba tocando, besando o haciéndome mamar su verga….ya te imagino….masturbándote e imaginándote que soy una puta con el. Prefiero tomarlo como que finalmente decidiste comprender mi negativa y empezar a respetar mis puntos de vista. Y por eso te perdono, por esta vez, pero ni se te ocurra volver a masturbarte y ensuciarme lanzándome tu semen a mis nalgas así mientras duermo.

Si te llena de placer imaginar que y como me estuvo cogiendo Alfredo en lo que tu te masturbas a escondidas y me echas tu leche encima mío y después me recriminas que piensas que yo ando de puta con mi amigo, mejor te invito a que hagamos el amor y sigas pensando todo lo que pasa por tu cabeza, y en tanto me coges, me vayas diciendo todo….por lo menos me haces gozar a mi también no crees? Por lo menos me echas tu lechita pero dentro de mi no crees?? O por lo menos compartes lo que piensas y me haces volar la imaginación, imaginándome también como me cogería mi amigo!!!....no seas egoísta y comparte conmigo tu placer!

Espero que esta carta te sirva para reflexionar. Yo estoy de vacaciones sin salir de la habitación y pasándomela súper……Quizás leyéndola finalmente puedas entender que – aunque tantos hombres atractivos se fijen en mí- soy incapaz de mentirte y que lo mejor para los dos sería que pudieras ser más comprensivo y, en lugar de enojarte, te pongas muy contento si estoy feliz, por ejemplo, …..ahora tienes una gran oportunidad mi amor…….si me dejas ir con Alfredo a Cancún, sin sentirte mal de que me vaya con el, sabiendo que estaremos en esa exposición, te puede ayudar a dejar de lado tus celos ….tu solo imagina que después de tener un día durísimo, termine gozando el día, y por qué no, la experiencia de asistirlo y conocernos mejor.

No te dejes confundir por los celos y quiéreme cada vez más, amor…y déjame ser mujer!!.

Un beso esperanzado de tu incomprendida mujer.

PD 1: Quiero que sepas mi amor que tenías algo de razón y yo quiero rectificarme porque sólo eres un chiquito travieso ¿ya lo descubriste? Yo lo descubrí cuando aquel día que no te permití hacerme el amor, descubrí que estas dejando semen por todos lados. Desde luego que estás perdonado porque sé que seguirás haciéndolo diario y siempre lo harás pensando en mi felicidad, porque te masturbas imaginándote que gozo de otro hombre.

PD 2: Acabo de recibir en mi celular, una invitación de Alfredo para que el día de la exposición en Cancún, después de la expo, vaya con él a cenar y luego a bailar, y quiero decirte que pensaba no aceptar pero finalmente acepté porque ahora sé que no te vas a enojar ni un poquito. Lo pensé y estoy lista para abrirme completamente con Alfredo aunque se me desgarre alguna inhibición, porque es mucho lo que tiene para brindarme ¿sabes bebé? Yo también lo deseo y estoy ansiosa por conocer esa sensación de plenitud interior. Dulces sueños corazoncito mío.

Un besito cariñoso de, una feliz mujer.

(Continuará…)

Puntuacion: - Votos: 0

Leido: 153 veces