Los 10 relatos mejor valorados



Ultimos relatos


Andrea IICategoría: Sexo en familia

Por Delfin | 2014-09-20 06:48:44 | 0 comentarios

Estabamos en días de transición entre el otoño e invierno y los cambios de climás bruscos afectaron a Andrea ,y por ello tuvo que guardar unos días de cama ,estados de fiebre la llevaron a ser medicada y a prolongar su estadía. Pero con los cuidados de su madre y mi compania la paso lo mejor que pudo. La enfermedad de Andrea nos unió mucho mas a Irma y a mi, por que los dos nos desvivíamos por que a Andrea no le falte nada. Pasaron los días y el juego nos iba involucrando a ambos.

Por las noche no era extraño que me quedara a dormir en la sala de estar de esa manera pasaba mas tiempo con Andrea. Por ese entonces Andrea había tomado un nuevo vicio que se vino acoplar con los que ya teníamos.

Quizás la proximidad de su madre y el peligro de lo prohibido la exitanban a mas no poder. Para despedirme antes de irme a dormir poniendo un dedo cruzado en sus labios en voz baja me decía:

-Me voy a despedir de ella.

Yo me paraba a la cabecera de su cama, me baja el cierre y sacándomela se la ofrecía a su boquita abierta, para que con la lengua como a ella le gusta jugara alrededor de la cabeza de mi pija.

- Esta atento por si mi mama viene. Ella no se si le va a gustar que su hijita le saque la lechita a su novio estando enfermita.( decía con picardía).

Yo no daba mas, - Te voy a acabar...

- Tíramela todo en la cara mi amor, ella cerrando los ojos y abriendo la boca se disponía a esperar el chorro de leche sobre ella , tome mi pija con la mano y comenze a moverla frenéticamente, cuando siento que la puerta se había entreabierto logrando dejarme ver una silueta, pero lo que tenia entre manos ya estaba muy avanzado como para dejarlo, así que continúe ya poniéndome de costado para que nuestra espectadora tuviera una mejor visión y sin mas lance toda mi leche sobre la cara de mi novia y algunos guascazos cayeron en su pelo y sobre la almohada, mientras se podía notar que bajo las sabanas ella con una mano en su entrepierna se movía como una serpiente.

Irma golpeo la puerta que estaba entreabierta y entro, apenas tuve tiempo de guardarla y disimulando me senté sobre la cama.

Andrea había tomado un pañuelo y pasándoselo por la cara simulo sonarse la nariz.

- Es muy tarde chicos, que les parece si la continúan mañana y ahora nos vamos a dormir eh!.

- Si mama ya nos despedíamos.

-Nos encontró en plena despedida.

-Te sentís bien Andréa.

- Si mama.

-Te saco una manta estas acalorada

-Bueno.

Arropandola quedo contra la pared, Irma siempre mirardome.

Al quedar de espalda Andrea, se notaron los restos de leche en su pelo y mucho mas en la almohada.

-Qué duermas bien. Que Claudio sabe lo yo quiero ahora.....

Pasando un dedo por la leche y como extrañada lo miro y me miro.

-Qué vayan a descansar. Chau mi amor.

Cerramos la puerta de la habitación.

-Bueno hasta mañana Claudio, como me levanto temprano me voy a dormir chau.

Con un beso nos despedimos

La mañana siguiente desperté por los ruidos de Irma que se preparaba para ir a trabajar. la vi cruzar el pasillo semivestida. Llevaba un conjunto blanco hermoso de seda, eran de esas bombachas grandes donde la tela sigue todas las formas de una mujer y la hace mas acariciable que si estuviese desnuda. Yo también daría mi show cuando me despertase antes de irse, corrí las sabanas dejando parte de mi slip a la vista, sobre todo la parte interesante y con la pija bien parada, tanto que a penas sobresalía la cabecilla por un costado.

El momento llego, para el cual yo fingí dormir, con las sabanas enroscadas debido a un sueno ( Erótico por supuesto), la sentí llegar y detenerse sentándose a mi lado, sentía su mirada en mi slip ,estuvo un momento ahí después se levanto sin despertarme, cuando regreso yo trataba de entre abrir un ojo para ver su comportamiento. volvió a sentarse me miraba el slip y mi cabeza asomando por el costado.

-Claudio?

Yo no conteste para demostrale que estaba profundamente dormido.

- Claudio?

Miro hacia el pasillo, y después no lo pude creer lo que vi, todavía pienso que fue un sueno. Ella llevaba una pollera con tablas bastante ancha y blanca.

-Claudio? Llamo nuevamente como para asegurarse, después mojo dos dedos en su boca llenándolos de saliva, los cuales los paso, con miedo por mi cabeza, y la rozo dejando saliva en la puntilla, como lubricándola. para ese entonces, ya sobresalía mucho mas que antes, repitió ese movimiento llevándose los dedos a la boca una vez mas, después con la mano izquierda levanto su falda por sobre las rodillas y después corrió su bombachita y metió su otra mano debajo de ella,( yo la veía por instantes, pero pude ver su cara afiebrada) al sacarla la olió y me la volvió a pasar por mi cabeza nuevamente, con dos dedos bajo el prepucio lentamente, y sin soltarlo volvió a subirlo, mientas hacia esto, su otra mano estaba debajo de su falda y seguramente corriendo su bombacha. La acción de bajar y subir el prepucio se me hizo insoportable, creo que ella se dio cuenta que faltaba muy poco para ver salir la leche que ella había logrado poder sacarme, porque puso su otra mano en el momento justo para recibir los tres lechazos en su mano. Inmediatamente se levanto y salió de la sala.

Yo estaba tan caliente que me pajee nuevamente ni bien se fue acabando otra vez.

Claudio... despertate que ya me voy.( Me grito de la cocina).

Tiempo que aproveche como sugería su llamada para que me encuentre visible.

- Hola buen día.

- Muy buen día.

- Eso espero. No te olvides que los espero en el centro a la salida de la oficina para ir al cine esta noche, no me fallen. Chau!

Continuara...

Puntuacion: - Votos: 0

Leido: 114 veces

Andrea ICategoría: Sexo en familia

Por Delfin | 2014-09-20 06:45:11 | 0 comentarios

Todo comenzó seis meses a esta parte, donde los personajes de esta historia se mezclaron y salieron a florecer los deseos más oscuros y perversos de cada personaje involucrado. Yo me llamo Claudio y mi novia Andrea y habíamos congeniado a la perfección, tanto intelectual como sexualmente. Ella vivía no muy lejos de casa, nunca antes habíamos conversado, pero nos conocíamos de vista. Al ser un pueblo no muy grande la mayoría de la gente se conoce, por tener lugares comunes donde ir a comprar alimentos o pagar impuestos, etc.

Andrea vivía con su madre y padre cuando empezamos a salir, un año mas tarde los padres separaron y su padre se fue a vivir al sur haciendo su vida y raras veces se comunicaba con su ex familia.

Irma así se llamaba la madre de mi novia, era una mujer espléndida de cuarenta y pico de años, los cuales no habían mellado sus encantos, es mas le habían dado la belleza y sensualidad que ninguna jovencita por más linda que fuera podría imitar, algo etéreo que se forja con los años y que algunas mujeres lo saben obtener de la vida. Y ella era fiel muestra de mis palabras.

Al hacernos más íntimos, yo entraba en su casa como en la mía. Y muchas veces hicimos el amor en el cuarto de Andrea cuando la madre estaba en el trabajo. No puedo precisar el momento exacto de mi fascinación por la madre de Andrea, pero mis ratones, dieron rienda suelta a mis fantasías. Sin desatender mi papel de novio, mi atención se iba centrando en Irma.

Quizás, fue una noche, después de comer, la familia me había invitado. El padre decide irse a dormir, y los tres continuamos viendo televisión, Irma preparo café, al terminar la película la madre se despidió, ella nos daba tiempo a que hagamos lo mismo en la puerta de entrada de la casa. Andrea la mañana siguiente tenia y examen, por lo cual no hicimos nada, antes de irme le pedí de ir al baño y entramos en la casa nuevamente, antes del baño había un pequeño hall que comunicaba con otras habitaciones, de repente pasa la madre.
Todavía están aquí.
Si mama Claudio, va a pasar al baño.
Buenos buenas noches, y le dio un beso a su hija y otro a mi.
Mama, esta Claudio.
Ella dijo eso, por que la madre, estaba solamente con una vieja y corta camisola encina y de tan corta que apenas se movía se le veía su bombacha verde agua, realmente estaba hermosa.
Ella sonrió, pero hija, Claudio es ya como de la familia no y me dio el beso de buenas noches, mi mano derecha rodeo su cintura y acerque mi mejilla, después de besarme ella se dio vuelta estando a mi lado.
Te das cuenta Claudio, ahora me vengo a enterar de que hija tan antigua y pacata que tengo.
Yo no pude responder, pues mi mano continuaba en su cintura y mis dedos comenzaron a delinear el borde de su calzón, hasta llegar, a donde se separa dejando un canal entre las dos nalgas, allí baje al pulgar, para seguir el canal.
Y ella, me apretó los hombros con sus dedos y se separo de mi.
Y vos defendeme no te quedes callado.
Gracias por considerarme ya como de la familia.
Ves todo arreglado, chau buenas noches.
Yo entre en baño y al salir Andrea no dijo nada y no le dimos importancia.


Una de mis primeras experiencias en ese campo fue, un detalle que anteriormente no había reparado. Ella siempre dejaba las bombachas en el baño, después de bañarse al regresar del trabajo. Mi novia y yo siempre la esperábamos con un mate y veíamos televisión en el comedor, comentando las cosas que nos habían sucedido ese día. Cuando ella tomaba asiento en la sala, yo me dirigía al baño, mientras Andrea conversaba con su mama. Ya antes de entrar estaba excitado, y después sentado en el inodoro tomaba su bombacha en mi mano, rodeaba mi pija con ella, que ya estaba súper caliente y comenzaba a pajearme lentamente cerrando los ojos, tratando de que esos minutos sean los más largos y sentidos, pensaba en que esa tela que se estaba mojando con mis jugos, había estado cubriendo su conchita, y como ya dije, pensaba que con sus cuarenta años estaba de lo mas deseable y seguramente de lo mas caliente y deseosa, lo cual me propuse descubrir.

Ya no solo me pajeaba con sus bombachas, sino que seguía todos sus movimientos, buscaba cualquier excusa para entrar en la casa y revisaba los cajones en los cuales guardaba su ropa interior, y las veces que estaba solo las olía y me la imaginaba llevándolas puestas y terminaba acabando sobre sus prendas. Llegue a saber que color de bombachitas llevaba en cualquier momento del día. Cuando cenábamos, si llevaba una pollera corta siempre se me caía algo debajo de la mesa, por que me fascinaban sus prendas pero más me gustaban vérselas puestas. No desperdiciaba un instante con tal de mírale sus bombachas a la madre de Andrea, llegando a ver como cubrían su intimidad y ese agujerito que se le formaba entre sus labios vaginales, o alguno de sus vellos púbicos.

Ya en la época que se separo, me di cuenta que ella sospechaba de mi conducta y descubrí que estaba muy lejos de su disgusto o desagrado, llegándome incluso a alentarme en ese juego. Me di cuenta de su cambio hacia mí por que me resultaba mucho más fácil encontrar sus prendas y lo confirmo el día que al salir del baño nos cruzamos en la puerta y me dijo:

-Parece que hoy tenemos prisa, por entrar no?

Con una sonrisa tentadora y llena de picardía. Y sonreí rojo de vergüenza.

-Entra, yo a tu edad también estaba siempre apurada...

Cuando entre había dejado su bombacha recién usada, como regalo sobre la tapa del inodoro, me la acerque a la nariz para oler el flujo de su entrepierna, una especie de almíbar amarillento y blanco en parte seco y algo húmedo, envolví mi pija con ella y me pajee sin importarme si quedaba llena de leche. En ese instante llamo a la puerta Irma y me apresure a abrirle.

-Vine a buscar mi bombacha. No la viste?

-sí, pero se me acaba de caer en el suelo y esta mojada.

-No importa, la tengo que lavar.

Y al verla se dio cuenta de que estaba blanca y llena de leche, entonces agrego mirándome. Claudio yo no me imaginaba que...

-Mamá, ya comenzó tu programa...

Por suerte interrumpió ese momento, Andrea, desde el comedor.

-Ya voy mi amor. Y sosteniendo la prenda dijo.

-Bueno... de esto vamos hablar otro día, no te preocupes, ahora vamos al comedor.

Al terminar la serie, todo fue normal, mi novia y yo seguimos charlando y mi suegra se dispuso a realizar la cena. Como a lo quince minutos fui hasta la cocina y le pregunte si necesitaba ayuda, pero lo que yo realmente quería era saber como había quedado la situación y adivinar cual iba a ser su proceder.

-la puedo ayudar?

-No la salsa es fácil de hacer...

O mejor si, cuídamela mientras me cambio, revolverla de vez en cuando para que no se pegue abajo.

-nena!!. Llamo la atención de su hija que esta, en la otra habitación.

-Si ma...!

-Por que no vas a comprar pan?, No pongas esa cara, si es acá nomás.

-Esta bien ya vuelvo.

No habían pasado tres minutos cuando ella regresa de la habitación, cuando la vi tuve que aguantar la respiración y tratar de no parecer un tarado, la situación era normal, pero mi cabeza funcionaba a mil.

Ella se puso una pollerita no muy corta pero con vuelo, que la hacia muy sugerente. Cuando prendió el horno, con el trasluz que provoco la bombilla pude seguir al detalle sus piernas y entrever su bombachita rosada de algodón. Creo que ese día comenzamos a jugar un mismo juego.

Su carácter no cambio mucho, solo como para que me diera cuenta yo, lo cual me excitaba mucho más.

En la mesa hablábamos y discutíamos algún que otro programa político, pero yo en realidad estaba muy duro, me temblaban las rodillas, no sabia que hacer y a la a vez estaba ansioso por la situación.

-que te pasa Claudio?

-Nada mi amor.

-Quizás no te gusta la comida.

-No para nada, al contrario, ya sabe como me gusta su cocina. Creo que es tan solo un dolor de cabeza pasajero. En realidad eso espero. - - En ese instante, se me cayo un cuchillo y no fue como otras veces ex profeso, fue de distraído.

Quede inmóvil, mientras ellas seguían hablando. - - Por un segundo Si es pasajero, con una aspirina ya esta. Si no es mal de amores.

Mama. No digas eso que yo lo cuido muy bien.

Agachado debajo de la mesa, no pude evitar tratar de mirar sus piernas, y para mi sorpresa ella las separa un poco mientras continuaba hablando con Andrea, dejándome ver su bombachita y el vello del pubis que la abultaba un poquito y en ese instante, que para mi duro un siglo, cruzo las piernas no sin antes abrirlas mucho mas pudiendo ver que en el centro de sus labios estaba mojada por sus flujos, dando con ello fin a su función.

Pocos minutos después pedí disculpas y me dirigí al baño y allí, pardo me la saque y comencé a pajearme, todavía no había terminado, cuando oí que tocaban a la puerta.

-Soy yo Claudio, Te sentís mucho mejor ahora?

Ese ahora me pareció con un doble sentido, entonces respondí con la vos ligeramente cambiada, para que pensara realmente lo que estaba haciendo, porque en ningún momento deje de pajearme.

-Si Irma, ahora me siento mucho mejor..

-Bárbaro! Viste que yo tenía razón. Cuando acabes... veni a la mesa. Yo voy por el postre y una aspirina, por si todavía te hace falta.

-Bueno, gracias, ya termino.

Lo cual era verdad y de que manera: Un torrente blanco sobre los azulejos!

Continuara...

Puntuacion: - Votos: 0

Leido: 150 veces

Cojiendome a mi jefa y a su Hija.Categoría: Sexo en familia

Por ruben and | 2014-09-14 15:57:48 | 0 comentarios

No, puedo creer que este aqui, buescando en la red me encontre esta pag. y viendo esto no podia quedarme cayado, debia contarles esto.

Bueno tengo 28 años trabajo para una familia, en donde la que me contrato esta muy buena tiene aproximadamente entre 33 a 36 años, con ella se presento la oportunidad meses atras, cuando habiendo confianza ella me invito a rumbiar queria salir a desestresarse pues fue una semana muy agitada en el trabajo. bueno esa noche en medio de la borrachera ella me contaba su vida, el como se sentia sola con una hija, y casi no tenia tiempo para ella. la escuche por un buen rato, y luego le dije que estaba muy bonita que no se preocupara por eso. de mi boca salio decirle que que desperdicio que nadie se fijara en ella. Ella me observo y me abrazo se puso frente a mi cara y me sampo un beso, disfrute un buen rato de sus besos que boca tan deliciosa tenia,

Me dijo que por un buen tiempo no habia tenido sexo con nadie, yo le respondi '' Pues ten sexo conmigo''. se sonrrio y me dijo ''¿a donde vamos?'' . le dije que no se preocupara por eso, la lleve a un motel cerca, y tuvimos sexo toda la noche, fue espectacular cuando le quite la ropa abri sus piernas note al quitarle las tanguas que tenia un panocho inmenso y peludo fue delicioso follarla ella lo disfruto mucho, lo se porque se veia como me lo pidio toda la noche. luego acostados abrazandome tocaba mi pene y le pregunte que si ya lo habia chupado antes, se sonrrio y dijo siempre hay una primera ves, hagamoslo, y comenzo a chuparlo, para mi tambien era la primer ves me deje llevar pues lo hacia muy bien chupaba delisioso.

fue solo una ocacion, no ha susedido de nuevo, pero me paso otra situacion, su hija tiene 14 años esta muy tierna,
nunca le ubiese prestado atencion hace un año que la conoci toda antipatica, la situacion cambio y todo se presto para piropiarla pues se esta poniendo muy buena, es linda ahora se viste muy sexi, se lo dije, y al parecer le ha gustado lo que le dije. en el segundo piso del negocio hay una habitación vacia donde a la hora del almuerso descanzo y escucho un rato musica, ella llegaba del colegio cuando escucho ruidos y entro me vio y me pregunto que hacia, le dije que siempre descansaba un rato alli. yo estaba acostado en un sillon cuando ella se acosto al lado mio con el pretesto de querer escuchar por mis audifonos de un momento a otro subio su pierna encima mio. yo no aguante tenia su uniforme y era muy corto mande mi mano a agarrar su pierna se dejo y fui subiendola hasta llegar a su trasero que por cierto lo aprete fuertemente, mande mi dedo y logre tocar su culo meti mi dedo y ella mirandome solo gimio y apreto su culo mientras metia mi dedo sobe su cuca, y se mojo, luego levante su blusa, arranque su sosten y comense a chupar sus pesones sus tetas estaban duras pequenas pero duras, fue rico chupar sus pesones, luego la voltie y le decia quiero follarte y comense a penetrarla, le dolia al tan solo meterle mi cabeza, no podia creer la deseaba tanto que mi pene se hincho bastante. y no podia meterselo todo. la coji fuerte delas caderas y presione hasta meterselo todo, su cuca era muy pequeña se que lo disfruto aunque le dolio bastante por ser virgen y fue algo seco, lo contrario a la de su madre que se mojo bastante y cuando entraba mi pene salia humedad de su vagina, la verdad me gusto hacerlo con ambas las dos caras de la moneda la esperimentada y la inesperta que se dejo llevar, su hija aun me lo da; a su madre le envio indirectas pero me rechaza. entonces por ahora solo mme queda conformarme con su hija.

Puntuacion: - Votos: 0

Leido: 255 veces

ME CACHE A MI SUEGRACategoría: Sexo en familia

Por alfa | 2014-09-13 14:55:32 | 0 comentarios

ME ,FOLLE a .mi suegra cuando mi novia se fue a comprar

Puntuacion: - Votos: 0

Leido: 464 veces

SexoCategoría: Sexo en familia

Por alfa | 2014-09-13 14:40:29 | 0 comentarios

alfredo

Puntuacion: - Votos: 0

Leido: 102 veces

Haciéndole el amor a Alma, mi hijastra. (parte 1)Categoría: Sexo en familia

Por Oscar | 2014-09-13 12:02:22 | 0 comentarios

Me llamo Oscar, tengo 51 años, soy alto, corpulento, de buenos músculos debido a los años de deporte que tengo. Tengo el pelo gris canoso y piel bronceada. Esto que les voy a contar es la vez que le saqué la virginidad a mi hijastra Alma.

Alma tiene 16 años recién cumplidos. Ella es de estatura baja pero es hermosa; piel blanca, pelo castaño largo y ojos marrones, además de que para su edad ya está bastante desarrolada; tienen dos tetas medias y firmes y una cola enorme y paradita. No hay hombre en todo el barrio que al pasar ella no se volteé a comtemplar tan hermosa colita.

Todo empezó un jueves, ese dia mi mujer tenía que salir a hacer unos tramites a otra ciudad y como tenía que ir temprano, se quedaría a dormir en casa de mis cuñadas. Mi mujer quería llevarse a Alma, pero ella tenía que ir al colegio al dia siguiente y se quería quedar en casa. Mi mujer no estaba para nada de acuerdo en que nos quedaramos a solas, sobre todo siendo su padrastro, pero como siempre terminó haciéndome caso y no tuvo más remedio que dejarme a cargo de la hermosa Almita.

Esa tarde, cuando mi mujer ya se había ido, no pude evitar exitárme pensando en que pasaría dos dias a solas con aquella bebita tan sensual e inocente, toda para mi. Mi mujer tenía 35 años y es muy hermosa, pero la nena me volvía loco.

Cuando ella volvío del colegio no pude evitar la erección sólo con verla: traía puesto su uniforme escolar que consistía en una camisa blanca con corbata y una pollerita a cuadros. Tuve unas ganas terribles de abalanzarme sobre ella y cojerla piedad en la alfombra del living, pero me contuve.

Alma cerró la puerta y caminándo hacia mi me dió un beso, lo que hizo que me calentara todavía más.

- Hola Oscar, mi mamá ya se fué?

- Si, mi amor. Estamos solos...

Tenía que pensar en otra cosa o ella se daría cuenta de lo que me pasaba.

- Que bien, vamos a estar tranquilos - dijo riéndo mientras se quitaba las zapatillas en el living y comenzaba a retirarse la corbata.

- Si chiquita -le contesté -que bueno, así pasamos un rato juntos vos y yo...- le dije sin sacarle la vista de encima.

- Usted y yo Oscar?- me preguntó aún tratando se sacarse la corbata. En ese momento me miró y me dijo: -me ayudaría a sacarmela?

Yo estaba que explotaba pero me concentré y caminé hacia ella. Su cabeza me llegaba al pecho debido a mi altura, así que inclinándome un poco puse mis manos alrededor de su hermoso y suave cuellito. Luego de desatarle la corbata, no pude evitar darle un beso en la mejilla, lo que hizo que sonrojara.

- Ya está mi amor.

- Gracias- me dijo- y qué vamos a hacer ahora?- preguntó mirándome dulcemente frente a mi.

La tenía tan cerca, tan hermosa, tan inocente, tan tentatora. La miré durante unos segundos a los ojos sin responderle hasta que dije:

- Ahora, vamos a amarnos...- le dije y abrazándola comenzé a besar su boquita.

Ella dió un paso hacia atrás pero la abrazé fuerte y seguí besándola. Intentó quitarme de encima pero nada podía contra mis fuertes brazos. En ese momento reaccioné: la estaba besándo en contra de su voluntad, pero ya no había vuelta atrás, así que cerré los ojos y seguí. Besaba esa boquita dulze, esos labios suaves, tocaba esa lenguita caliente con la mia, mientras mis manos acariciaban su pelo y su cinturita. Ella bajo los brazos y se dejó hacer finalmente.

Yo la besaba, desahogando apenas todo lo que ella provocaba en mí. No la solté por un momento, nuestras bocas no se separaron en cinco minutos. Finalmente, la deje respirar un poco. Ella me miró asombrada pero luego me sonrió, lo que hizo que me tranquilizara.

- Oscar... por qué hizo eso?- me preguntó mirándome a los ojos mientras podía sentir los latidos de su corazón.

- Porque te amo, bebita. Me enamoraste ni bien llegaste a mi vida. Conocí a tu madre hace poco, me pareció una mujer hermosa, pero hasta hace dos meses, nunca pensé que iba a encontrar a una mujer, no, a una niña tan encantadora, por eso, quiero hacerte mia...

- P-pero Oscar, esto está mal... mi mamá puede saberlo - me dijo preocupada.

En ese momento me dí cuenta que ella tal vez quería corresponder lo que yo sentía por ella, pero se veía reprimida por su madre, entonces acaricié su mejilla con mi pulgar y le dije sin dejar de mirarla a los ojos:

- Tranquila nena, ella no va a saber nada de esto. Ahora, lo único que importa somos vos y yo, si chiquita?

- Pero...- me dijo y no la dejé hablar, sino que le tapé la boca con otro beso.

Esta vez ella también me abrazó, así que colocando mis dos manos en su enorme cola aún protegida por su faldita, la cargué y luego de sentarme en el sofá seguí besándola, con ella encima mio.
Alma pegaba sus labios a los mios mientras yo metía mi lengua caliento dentro de su boquita de adolescente, buscando de nuevo su tierna lenguita.
Entonces empezé a desabotonarle la camisa, y luego le baje la faldita. Ella se quedó en ropa interior: traía puesto un corpiño y culotte, ambos de color blanco y rosa, además de sus medias. Comenzé a pasar mis enormes palmas en cada nalga, suavemente mientras le besaba la boca, el cuello, la frente y olía el delicioso perfume de su pelo.

Ella también se movía, me abrió la camisa negra que tenía y comenzo a dar pequeños besitos en mis pecho peludo, calentándome más y más, mientras yo no paraba de acariciarle la cola por encima del culotte y con mi otra mano le frotaba el cabello.

- Te amo bebita, te amo...- le dije comiéndole la boquita de miel que tenía.

- Y yo lo amo a usted, Oscar- me dijo tímidamente mientras levantaba la mirada y me sonreía.

Desde que la conocí hace dos meses, ella siempre fué respetuosa y no me tuteaba, así que le dije:

- Soy tu papá a partir de ahora, si?

- Si papito - me dijo y volvió a pegar su boca a la mia.

Continué palpando su enorme colota sin dejar de disfrutar sus besos apasionados que me daba en el cuello y pecho.
Continuámos besándonos como por media hora, yo tenía la verga que explotaba pero seguí besándola. Esa nena ya era toda mía, pero quería tratarla como se merecía, me la iba a cojer tarde y noche, y el dia siguiente así que me relajé y decidí seguir gozando del placer que me daba y me iba a seguir dando con aquella hermosa niña..
(continuará...)

Puntuacion: - Votos: 0

Leido: 345 veces