Los 10 relatos mejor valorados



Ultimos relatos


Andrea IVCategoría: Sexo en familia

Por Delfin | 2014-09-24 06:11:07 | 0 comentarios

Al llegar a casa de Andrea, fui recibió por una señora.

- Sí?... Tu debes ser Claudio no?

- Sí.

-Pasa. Yo soy la tía de Andrea. Carmen.

- Mucho gusto.

-Desde que llegue, esta mujer me estuvo hablando de vos...

- Espero que bien.

- Esta tranquilo que fue así.

- Hola Claudio. Sentate que ya viene Andrea.

Esa tarde conocí a la tía de Andrea. Ella como después me entere hacia un mes que se acababa de separar, y había venido a Buenos Aires, con su hija con intenciones de pasar las vacaciones de verano en casa de Irma.

Clara, era el nombre de la hija de Carmen, chica de años, inocente como ahí pocas, quizás por la crianza de provincia en un pueblo alejado de la ciudad.

Mi vida transcurría en la escuela y en la casa de Andrea, en mi casa eran contadas veces las que estaba, lo que no extrañaba a mis padres, por que conocieron a la familia de mi novia y les dieron su aprobación, mientras que mi noviazgo no interfiriera en mis estudios todo esta bien.

Una de las tantas noche que me quedaba a dormir, en la sobremesa que muchas veces se prolongaba hasta el fin de una película. La hermana de Irma se viene a despedir y su hija también.

-Bueno hasta mañana. Mañana parto mas temprano que vos, deseo terminar algunos tramites, en el centro, deseo llegar primera y salir primera de todos lados. Me acompañas Andrea?

Claudio - No me mires a mí, por no hay ningún problema, así aprovecho a estudiar.

Andrea - Bueno tía pero me despiertas vos, por yo soy una roca.

Irma - Bueno Carmen, otro día viajamos juntas. Mañana ya tienes compañía.

Carmen - Hasta mañana, sino quien me despierta.

Se despidieron a las dos con un beso.

Irma - Es mi hermana pero que horrible gusto para la ropa interior, el camisón que le compro a Clarita, la hace parece una vieja.

Andrea - Hay mama!... voy a buscar mas café.

- Si es verdad no? Claudio.

- Si la verdad le queda horrible, pero es una nena todavía.

- Y ahora que no esta Andrea te digo, viste el cuerpito que tiene la nena, parece que allá se alimentan bien no?.

- Y viene de familia le dije mirándola.

- Hay Gracias.

Andrea llego con el café.

- Bueno quien café vos Claudio?.

- Sí.

En ese momento no le di importancia al comentario, pero me sentí bien por haberme animado a decirle un piropo tan abiertamente cara a cara.

La mañana siguiente, al despertar ya se habían ido Andrea y su tía.

Para mi sorpresa fui despertado por Clarita, que llevaba puesto solamente una bombachita pequeña color piel y una remerita que no le llegaba a cubrírsela, pero si le pronunciaba tus dos tetitas, por lo visto a madre la quería hacer mas nena de lo que era, por nunca llevaba corpiños.

-Despertate Claudio, la tía ya viene con el té.

-Te gusta esta remera?

- Sí. Atine a decir, no pudiéndole sacar los ojos de su bombachita, que me permitía dejar adivinar su pubis todavía sin pelitos, totalmente virgen.

- Fue idea de la tía. No le gustaba mi camisón y me dijo que mañana me va a comprar otro mas lindo.

- Aquí vienen las tostadas y el té.

Mi sorpresa fue mayor, Irma llevaba un camisolín transparente, que era igual que nada y un conjunto rosa viejo, estaba deslumbrante, como los rayos de sol que se filtraban por la ventana. Ambas sentadas a los costados de mi cama coronaban esa maravillosa mañana.

- Sabia que te iba a gustar, este desayuno. No le quedaba feo el camisón, párate Clarita y date vuelta mostrale al tío tu figura.

Clarita se paro pero se quedo quieta.

- Clarita es media tímida, pero como yo le dije, estamos en familia. No Claudio?

Sí por supuesto, conteste yo con la boca seca.

- Como ya te dije Clarita si piensas té tu mama no le va a gustar el camisón que mañana te voy a regalar, no te preocupes va ser nuestro secreto, entre tía y sobrina que te parece.

- Sí tía.

- Bueno mostrale al tío que esta esperando.

En el preciso instante, Clarita comenzó lentamente a darse vuelta, con poco de duda. Irma deslizo una mano debajo de las sabanas y deslizó sus dedos bajo mi calzoncillo y comenzó a pajearme lentamente. Su cara reflejaba una calentura infernal tratándola de disimular por la nena. Pero sus palabras se tornaron exquisitamente morbosas.

Cuando quedo de espalda.

- Ves que el camisón no la favorecía, no ves que linda colita que tiene mi sobrina. ( Al decir estas palabras aceleraba suavemente el vaivén de su mano).

Levantándose un poco la remerita, Clarita me brindo una buena visión de su colita, la cual seguía elogiando su amada tía.

Su diminuta bombachita se metía en los cachetitos. A lo que me suegra acoto.

- Mi amor sácate la bombachita de la colita.

Ver como lo hacia casi me hace acabar, por que la paja continuaba, oculta por las sabanas. A Irma le encantaba pajearme y lo hacia con una mezcla de lujuria y ternura conmovedora. La inocencia angelical de Clarita, calentaba mucho mas mi semen, a punto de desbordar. Pude ver que Irma se había llevado su otra mano a su entrepierna y hacia presión en ella.

-Me saco la remera tía ?

- Bueno dale linda total estamos en familia?
Irma me sonrió y sus ojos bajaron mirando la sabana, como diciendo, Te gusta lo que te estoy haciendo.

- Mira tío ya me están saliendo las tetitas te gustan?

- Veni Clarita acércate para que el tío pueda verlas mejor. Clarita me los mostró anoche, los tiene mucho mas lindos que la ultima vez que la vi. Y le dije que cuando sea grande las va a tener hermosas.

- Déjaselas tocar al tío, como yo te dejo tocar las mías.
-Por que sabrás Claudio, que a mi sobrinita desde chiquita le encanta tocarme las tetas, costumbre que ya de mas grande no ha dejado, le encanta manoseármelas. no mi amor.
- S tía, pero..
- Pero nada de peros... mi amor. Ya te dije, desde hoy tu tío, va a compartir, todas nuestras cositas..
- Todas...
-Si mi amor, toditas..

Al palpar sus dos pechitos fue un lujo que le voy deber a mi suegra toda la vida.

Irma. - (me susurro al oído.) Tócaselos suavemente y juega un poquito con sus pezoncitos con el pulgar, que esta linda putita le encanta...

- Ayer Clara durmió conmigo y la picara me pidió que le diera de mamar como cuando era chica, pero yo ya no tengo leche. Pero me las chupo igual.

- Tía! Me da vergüenza.

-Que no te de vergüenza, que haría lo mismo.
Bueno... si un día se portan bien, los dejo a los dos que me chupen las tetas, Si a los dos juntos, para eso tengo dos no?


- Mira mi amor...con el tío no tienes que tener vergüenza Clarita.

A tu tío le podes decir como a mi que es lo que te gusta, por que yo lo quiero mucho sabes?

-Yo también te quiero tío.

- Gracias linda, ya nos vamos a conocer mejor, y como dije tu tía, me gusta que compartan su secreto conmigo.

-Sabías que Clarita, siempre cuando viene. Ella sabe que le puede pedir a la tía todo lo que a la madre jamás le pediría. No es así Clarita.

-Sí tía...puedo?

-No sé, pedile permiso al tío.

- Tío?

- Sí mi amor (su inocencia era increíblemente excitante.)

- Puedo tomar la teta a la tía.

Me que, sin palabras eh...

- Si mi vida al tío le gustaría ver como yo te doy de tomar la teta. Te parece Claudio?
-Si..Si..

Irma corrió la bandeja con el desayuno. Veni Clarita ubícate en medio de los dos. Ella entra en la cama, sin darse cuanta que mi pija esta de lo mas levantada.

Irma me la había dejado latente faltando la estocada final que pronto llegaría, mi corazón estaba en un salto no podía cree lo que estaba viviendo.

Mi suegra, bajo sensualmente su bretel izquierdo de su camisolín y corpiño a la vez dejándome ver por primera vez sus pechos blancos... mas blancos , que el resto de su piel. acrecentaba mi excitación eran unos pecho inmaculados, desde que los vi quede hipnotizado, Y tomándolos como lo hacen las madres con sus dedos y ofreciendo sus hermosos pezones, a los cuales Clarita se prendió a la teta como una beba, acomodándose en la cama, dejándome su virgen culito cerca de mi pija latente.

Solo unos instantes y Clarita estaba en un éxtasis tal, que me sorprendió.

Y el cual conocía bien Irma por que espero ese momento, para después hacer cualquier movimiento. Irma la arropo contra ella y mirándome corrió las sabanas.

Yo la miraba a Clarita que con los ojos cerrados, si no fuera por el imperceptible movimiento de sus labios se diría que estaba dormida.

En tanto Irma, con el pulgar fue bajándole su pequeña bombachita y tomándome en sus manos nuevamente, paso la punta de mi pija por la rajita de su sobrina, y fue alternando ambos movimientos de ir pajeándome a mí y he ir pasando sus dedos entre los cachetes de Clarita, en una caricia suave terminándose en su culito y volver a comenzar en su canalito....
-Clarita. respondía con un suspiro al detenerse la mano de Irma en su orificio. los gemidos eran casi imperceptibles, pues no dejaba de mamar la teta de su tía y acomodándose aun más cerca de su tía y levantando su colita para facilitar el trabajo de su tía.
Por mi parte ya no pude mas, Irma lo comprendió con una sonrisa y apresurando sus masajes me hizo acabar en la rajita de Clarita, en tanto ella como si nada, solo tenia sentidos para los pechos de su tía.

Irma al ver que me iba a retirar, me dijo por lo bajo.

- A Clarita le falta un poco. Quédate deja te se te vaya bajando de apoco entre la leche y su colita. Te va gustar mucho ya veras?

Que más me iba a ofrecer esa mujer, me acerque a sus labios y la bese con una ternura, que despertó en ella un sentimiento que se podía palpar en aire.

Irma paso nuevamente sus dedos por la rajita de su sobrina y mojándolos en leche se los llevo a la boca.

-Un pañuelo por favor Claudio.

Con el empecé a limpiar las sabanas y parte de la colita de Clarita.

-Clarita...Clarita...

-Sí tía que te parece si dejar un poco para mas tarde eh!

- Pero tía!

-Hoy le digo a tu mama que te deje dormir otra vez conmigo.

-Bueno.

-Clara seria Bueno si laváramos, mientras el tío, calienta el té nuevamente. Te parece?

-Sí tía.

-Anda al baño que ahora voy yo y te ayudo mi amor.

-Ya venimos tío.

-Anda mi amor.

Irma tomo el pañuelo para lavarlo.

-Es una pena en pañuelo en una bombacha es diferente. No te parece?

-Y si es tuya mucho mejor.

-Primero no descuides a mi hija, y si no decís nada vamos a tener mas cosas como las de recién. Por que parece que te gusto no?

- Mucho y a vos ?

- Que te pareció. ( Remarcando lo dicho con una sonrisa.)

- Tía vas a venir ayudarme?

- Voy Clarita.

Momentos mas tarde ya saliendo del baño.

-Ahora potente la remerita, que se enfrían las tostadas.

-Me untas una con dulce Clarita.

- Sí tiiito.

Desde ese momento los tres de alguna manera implícita fuimos cómplices. De lo que más adelante vendría.

Continuara...

Puntuacion: - Votos: 0

Leido: 157 veces

AMORES PROHIBIDOSCategoría: Sexo en familia

Por Horacio | 2014-09-23 09:15:59 | 0 comentarios

A poco de quedar viuda, mi suegra Irene vino a vivir con nosotros, por insistencia de su hija Susana (mi mujer).
Irene es una hermosa mujer de buen cuerpo aún y, a sus 50 años, se mantiene espléndida y para nada evidencia la edad que tiene, aparentando tener unos 10 años menos.
Confieso que me sentí fuertemente atraído por ella y desde el primer día, ejercí un muy bien disimulado control sobre su persona. Cuando iba a la casa de sus amigas, solícitamente yo la llevaba en mi coche y luego la buscaba; otro tanto cuando salía de compras, al punto de esperarla mientras hacía las mismas. En cierta ocasión y como al pasar, Susana me dijo sonriente:
-Cuidas más a mi madre que a mí misma.
-Tú me tienes a mí –contesté presto- pero ella no tiene quien se ocupe. Pero si te molesta mi atención, dejo de hacerlo y sanseacabó.
-No es para que lo tomes de esa manera –dijo dándome un beso- me encanta que te ocupes de mi madre. Y en prueba de ello, vamos al dormitorio que te lo agradeceré como corresponde…
Días después, Irene me pidió que la llevara de compras. Salió enfundada en una apretada falda de color negro que remarcaba ostensiblemente su espectacular cuerpo, particularmente el bien formado y prominente culo que tiene.
Como Susana se encontraba trabajando y tardaría bastante en volver, pude hablar a Irene sin tapujos antes de buscar el coche:
-Disculpa Irene, pero así como estás vestida YO no te llevo a ninguna parte…
-¿Por qué?- dijo mirándome extrañada- ¿Qué tiene de malo mi vestimenta?
-Es muy provocativa- exclamé vehemente.
-Dime Horacio-dijo acercándose a mí- ¡¿Acaso estás celoso?!
-Muy celoso – exclamé lanzado mientras la tomaba de la cintura – no quiero que nadie te mire…
-Que posesivo eres…, dijo entreabriendo sus jugosos labios.
La besé larga y apasionadamente, hasta casi dejarla sin aire.
-Dejame…respirar…un poco Horacio…me vas a matar…
La volví a besar y ella me respondió con fuego de su boca hambrienta y cuando bajé mi mano bajo la falda buscando su braga, ella me contuvo el gesto y, aún sacudida por la agitación, me dijo:
-Espera…espera… ¿te das cuenta de lo que vamos a hacer…?
-Perfecta cuenta-dije muy excitado-soy responsable de mis actos…
-Si…pero si Susana se percata…será un gran escándalo Horacio…pensemos un poco…estamos muy locos.
-No me importa nada Irene –me escuché decir- te deseo con locura y necesito hacerte mía…
La seguí besando con pasión desbordada, en tanto pude meter mi mano dentro de su braga y acariciar la suave hendidura que se encontraba totalmente mojada.



-Ay Horacio, ah, ah, no sigas porque me vas a hacer correr aquí…vamos a mi habitación…allí estaremos mejor.
La cargué en mis brazos y la llevé al dormitorio; la recosté sobre la cama y le fui quitando una a una sus prendas hasta dejarla totalmente desnuda. Un minúsculo triangulo de vello sedoso cubría la entrada de su coño palpitante; abrí sus piernas y me extendí entre ellas con la polla totalmente entumecida. Muy lentamente la fui introduciendo en el apretado pasaje, que fue enfundando el miembro a medida que ingresaba a su profundidad, en tanto sentía a Irene gemir y suspirar sonoramente.
De manera pausada pero progresiva, la fui bombeando con firmeza extrema, hasta sentir que Irene contraía fuertemente sus esfínteres al tiempo que gritaba:
-Aaahhhhh, aaahhhhh, que me corro Horacio….uuhh…aargg- dijo expulsando afuera sus líquidos hirvientes. Cuando cesaron sus espasmos, enfundé nuevamente la polla hasta lo más profundo y descargué todo mi esperma en cuatro chorros furiosos que rebalsaron sus entrañas.
Mientras descansábamos, me preguntó vivamente:
-¿Qué hora es? ¡No sea que llegue Susana!
-Cálmate Irene, recién son las 10 y 30 horas.
-Ah! Entonces tenemos tiempo ¿verdad?
-¿Tiempo para hacer qué? –pregunté intrigado.
Irene no me contestó y simplemente se puso boca abajo sobre la cama, exhibiendo el espectacular culo que tiene.
-¿No te apetece el postre? – susurró suavemente.
-¡Claro que sí! –exclamé y me ubique presto entre sus nalgas carnosas con la polla totalmente erguida. La lubriqué con restos de semen que brotaba de su coño y apoyé el glande sobre el orificio, el cual cedió generosamente ni bien lo presioné permitiendo al miembro ingresar sin dificultades. Estuve bombeando cosa de 20 minutos, alucinando extasiado dentro de ese conducto genial, el que a ratos semejaba una estrecha boca por la forma en que succionaba la polla. Cuando no pude contenerme más, descargué el resto de leche que me quedaba, el cual se escurrió generosamente en su interior.
-Aguarda, no la saques aún- me susurró roncamente en tanto comprimía fuertemente el orificio a manera de sopapa sobre la polla consiguiendo extraerme un pequeño chorro de esperma adicional. ¡Fantástica mujer! -pensé hacia mis adentros-es muy buena follando.
Esta fue la primera de una larga cuenta de folladas que tuve (y aún tengo) con mi extraordinaria suegra, a la cual cuido y protejo cada día más…sin olvidar a mi mujer, por supuesto, de la cual también me ocupo. Vivo feliz con mis dos mujeres en casa.

Puntuacion: - Votos: 0

Leido: 272 veces

yoCategoría: Sexo en familia

Por mateo lopez | 2014-09-22 21:10:42 | 0 comentarios

Mi what sap 50769576459 soy hombre

Puntuacion: - Votos: 0

Leido: 137 veces

Andrea IIICategoría: Sexo en familia

Por Delfin | 2014-09-22 01:40:32 | 0 comentarios

Llegamos con tiempo al centro, lo que nos dio tiempo de pasear un poco hasta que se aproximara la hora de ir a buscar a la madre de mi querida novia.

Ya en la puerta, nos estaba esperando. Tenia puesta la misma pollera blanca tableada, caminamos unas cuadras, hasta la zona de los cines, con el sol de la tarde cayendo entre los edificios, sus rayos tenues se filtraban transparentando su falda pudiéndose ver sus piernas contorneadas y el comienzo de sus bragas blancas.

En el cine nada importante, al salir comentamos la película, mientras comíamos algo liviano. El único contratiempo fue que al llegar a la estación de tren

ya habían cancelado dos trenes anteriores por una huelga de señaleros y la central estaba repleta de gente y en los andenes no cabria un alfiler.

Logramos ascender y estuvimos demorados media hora mas, antes de salir se corto la luz dentro del vagón y quedamos en penumbras, con tanto movimientos y empujones, quedamos cerca de una puerta que comunica con el vagón continuo. Mi novia quedo abrazada por su mama como protegiéndola y yo que tras de ella, no habia pasado ni la primera estación que me vi obligado a colocar una mano en su cintura.

- Sos vos Claudio?

-Sí como están.

- Bien.

-Y Andrea.

-Acá... estoy bien, apretada y con sueño. Con el amparo de la oscuridad fui, poco a poco apoyándome en la hermosa colita de la madre de Andrea me fui animando cada vez mas, a la vez que sentía que ella hacia recibo de ello sin decir una palabra. Después de la segunda estación que paramos en la cual subió mas gente, la situación me daba excusas ante cualquier protesta, pero como no las hubo y yo estando bien exitado, al estar tan unidos que su pollera ya se hundía metiéndose entre sus nalgas. Queriéndolas sentir mas y dada su pasividad me arriesgue a comprobar si era realmente aceptación. Me baje el cierre cubierto por la gente y la oscuridad reinante y comencé a frotármela entre sus nalgas, pronunciando los vaivenes del tren, ella contrariamente a lo imaginado aproximo mas su cola dejándose deliberadamente apoyar y librándose a disfrutar con mucho disimulo, cruzando algunas palabras con su hija.

Me di cuenta de su calentura por que apoyo su mano sobre la mía que la tenia en su cintura.

- Estas bien Claudio?

- Si Irma no se preocupe cuídeme a la nena.

- Como fuera mi hija.

Mientras intercambiábamos palabras nuestros cuerpos pujaban por estar mas cerca. Al pasar la cuarta estación, no pude mas y le fui levantando su falda hasta que parte de su ruedo quedo a la altura de mi estomago y mi pija quedo sobre su bombacha y entre sus nalgas. Por los movimientos del tren pude pasarle mi pija por sus cachetes, quedando en ese entonces, piel con piel lo cual aumentaba su desenfreno, dejándosela pasar calladita sin una palabra, como si fuera una colegiala que es manoseada por primera vez por entre las piernas.

En la quinta estación, me la tome con mi mano y se la pase por el lado interior de sus piernas, ella sintiendo esa carne caliente, entreabrió las piernas un poco, permitiéndome llegar a su pubis y hacer presión por sobre su bombachita blanca, eso sucedió varias veces, el tiempo para mi era interminablemente delicioso.

Pude sentir lo mojada que estaba la zona por sus flujos, al faltar una estación para bajarnos, volví a colocársela entre las nalgas y la fricción de ambos cuerpo llego a ese camino natural, que culmino con mi descarga copiosa, abundante de semen, entre su bombacha y pollera. No pude desaprovechar la ocasión, una oportunidad como estas no se da todos los días, así que me di el lujo de limpiar y expandir mi leche con mi pija por sus nalgas y piernas y termine de limpiármela con el ruedo de su pollera antes de guardarla, sabiendo desde ya, que al llegar a su casa y sacársela llevaría a su boca los restos de leche de su falda y se haría una paja de lujo, después de esa experiencia de le hizo vivir el novio de su hija, que ni su marido en las buenas épocas, logro despojarla de toda prudencia y llevarla a tal grado de indecencia.

Al bajar del tren, nos adentramos al frío para el cual no estabamos preparados, teníamos que caminar tan solo seis cuadras pero parecieron veinte. El viento nos obligo a abrazarnos a los tres quedando yo por suerte en el medio de ambas mujeres, lo cual nos causo risas y así entre temblores y chistes se fueron pasando las cuadras, antes de llegar a casa pensaba en la leche derramaba, todavía liquida entre su pollera y su bombachita blanca. Con este pensamiento ya la tenia parada nuevamente. Al doblar la ultima esquina e internándonos en la calle mas oscura e inevitable por ser la cuadra de la casa de Irma, y hablando del frío y de lo bien que nos caería un café, fui dejando su cintura bajando mi mano por el fin de su espalda para volver a sentir la falda mojada por mi leche, y animándome a bajarla mas, para poder por ultima vez, manoseándole lentamente y descaradamente su cola pasándole bien dos dedos por la raya de la cola llegando casi hasta el final de sus piernas, teniendo en cuenta que tanto su pollera era de una tela suave y su bombacha de raso, la sensación de mi mano ante ese cuerpo fue única. Subí y baje dos o tres veces la mano y apreté con delicia sus cahetes. Ya llegaba a levantar un poco la falda por el movimiento del breve pero intenso manoseo.

- Bueno... Bueno..(dijo Irma como avisándome) ya llegamos chicos. Y yo ahora les voy a preparar un buen café, después de ponerme cómoda por que estos zapatos me están matando, que les parece.

- Bárbaro mama yo y Claudio te ayudamos.

Al entrar Irma inmediatamente se dirigió al baño.

- Chicos me voy a dar una ducha en seguida salgo. Pueden ir preparando las cosas en la cocina.

- Si mama.

Ya en la cocina la tome a Andrea en mis brazos.

- Dale Andrea chúpamela antes de que salga tu mama, que llevo la leche de todo el día mi amor.

- Humm.. debe ser mucha pobrecita le debe doler tener acumulada tanta lechita, yo te la voy a sacar.

Así mi amor pajéamela bien, pásale la lengua como vos sabes, antes de caiga tu mama.

- Y si llegara mi mama y nos descubriera te gustaría.

Tal comentario me calentó tanto, que Andrea se dio cuenta y me pajeo con mas fuerza para hacerme acabar.

-Y si al verme pajearte y ver tu pija grandota y sus venas hinchadas y me ayudara a chupártela, danlole tu leche en su boca y salpicándole toda la cara.

-Dicho esto acabe en su boca un manantial de leche.

- Hija de puta que cochinita que Sos.

- Todo por tu leche mi amor.

Después ya en el comedor, los tres conversamos con el televisor prendido a media vos.

-Llegó carta de mi hermana.

-Sí como esta la tía.

-Bien tiene que hacer unos tramites en capital, y la invite a que pase unos días acá.

- Y cuando viene.

-No falta mucho, ella piensa que el mes entrante.

- Mi tía es muy buena, todos los del campo lo son o viven de otra manera.

- Seguro no tan acelerados como los de la ciudad.

Esa noche hubo una vuelta mas de café y yo me despedí y ellas se fueron a dormir.

De regreso, el frío, la noche y mi casa. Ya en mi cama, pensaba en volver a estar en casa de mi novia. Y como tentar y dejarme tentar, en ese juego sutil que, sin dejar sentadas las bases, cada día estaba mas candente. Juego de fuego, de momentos intensos, arriesgados y prohibidos.

Continuara...

Puntuacion: - Votos: 0

Leido: 166 veces

me folle a mi tiaCategoría: Sexo en familia

Por pedrosexi87 | 2014-09-21 19:19:37 | 0 comentarios

desde hace mucho tiempo mi tia es la causante de mis masturbaciones, ella tiene 40 años pero tiene unas ricas tetas, y un culito rico, un dia fui ah la casa de ella ah visitarla ella siempre pasa sola, cuando llegue ella estaba haciendo limpieza, y me ofreci ah ayudarle y me dijo q barriera en el cuarto de ella, cuando entre al cuarto de ella, vi sus tangas en la cama y un sosten en el suelo, cuando me fije q estaban sucios y eran los q ella se acababa de quitar lo cual me excito y oli sus tangas q tenian ese olorcito vaginal, y el sosten ah sus ricas tetas, empeze ah pasarmelos por mi pene q por cierto mide 20cm y derrepente ella entro y me dijo:
Tia: que haces???? con una vos algo molesta.
Yo: nada. escondiendo las tangas de ella. y ella me dijo
Tia: estabas oliendo mis tangas y mi sosten xq lo haces?? me dijo con una voz algo excitada.
Yo: tia le dije esq usted me excita y todas mis masturbaciones son por usted. ella me dijo
Tia: pero q dices??? soy tu tia???
Yo: pero tia esq estas buenota y me excitas y quiero cogerte
Tia: soy tu tia?? (una vos algo alegre) xq quieres cogerme???
Yo: xq estas ricas, tienes unos lindos pechos y un culito rico.
Tia: (ella ya un poco calmada y excitada me dice) cogemos pero si juras q esto queda entre nosotros.
eso me puso muy excitado q mi pene se puso erecto y se notaba en mi pantalon.
Yo: tia lo q tu quieras con solo q te coga.
y ella se empezo ah desnudar hasta quedar en ropa interior y se le veian sus grandes tetas y su vagina depiladita, ella se agacho y saco mi pene y empezo ah mamarmelo hasta q acabe en ella y me dijo
Tia: uufff q rica tu leche dame mas
y me empezo ah masturbar y con una mano se empezo ah tocar las tetas y se quito el sosten y me laze ah chuparle las tetas y ella decia
Tia: uffff dale hijo, dale mas rico chupamelas q salga lechita de mis pezones.
eso me esxcito y mis manos llegaron hasta su vagina y ela estaba mojadita, le baje su tanga y le vi su rica vagina depiladita se la mame hasta q se corrio, probe sus ricos jugos vaginales, y ella me dijo
Tia: penetrame por adelante, hechame lechita.
ella se puso boca arriba y abriendo las piernas, ella con sus manos se empezo ah tocar su vagina y yo suavente le empeze ah meter mi pene y ella gritaba
Tia: Ahhhhhhh!!! que rico dame mas, mas, q rico
y la empeze ah penetrar mas fuerte hasta q me corri adentro de ella y me dijo
Tia: uuuffff q rica tu leche, ahora follame el culo
Yo: tia vd q te gusta q te folle??? y lo vamos ah volver ah repetir??
Tia: si me encanta q me folles dame mas, y si vamos ah follar siempre q tu vengas.
ella se puso en cuatro y yo metiendo mi pene en el ano de ella, ella empezaba ah gemir cada ves mas fuerte, la empeze ah follar mas rapido y le agarre las tetas y se las aprete y vi q le salia leche me lanze sobre sus tetas y probe su lechita rica y despues segui follandole el culo hasta q acaba en el.
Yo: has quedado satisfecha tia?
Tia: si pero quiero q me folles otra ves por adelante y q acabes en mi cara.
esta ves ella acostandose y poniendo sus piernas en mi hombros la empeze ah follar, y ella gemia y gemia y decia.
Tia: ohhhhh q rico, dame mas, ahhhhhh dale mas fuerte.
hasta q acabe en su vagina nos abrazamos y dormimos un rato jutos.
cuando nos levantamos aduvimos desnudos hasta el dia siguiente esa misma noche volvimos ah follar,
que rico es follar con un tia..

Puntuacion: - Votos: 0

Leido: 306 veces

Mi prima dormida (Inicios)Categoría: Sexo en familia

Por betonto | 2014-09-20 13:13:25 | 0 comentarios

Lo que les voy a contar es 100por ciento real...
Si gustas contactarme y compartir experiencias/fotos, agrégame en skype: ricks.zom


Esto sucedió hace un par de años, para ser exactos en el año 2010, yo, el típico hijo de una familia normal, con 16 años, y en plena edad de la paja, nunca me había sentido atraído por las nenas un poco menores pero eso cambiaría por mi prima.

Mi prima en ese entonces contaba con 10 años, morenita, algo flaquita casi sin pechos, pero con un par de nalguitas muy bien paradas.

Ella acostumbraba a quedarse a dormir muy seguido en mi casa, debido a que se quedaba a jugar con mi hermana, que es un año menor que ella. Los primeros roces se dieron con juegos infantiles aunque con un toque sexual.

Tenía la costumbre de "molestarme" cuando y estaba acostado, llegaba y se me montaba con el afán de hacerme enojar aunque lo único que provocaba, era excitarme. Eso era una sensación fantástica, sentir su culito y su entrada rozando por encima de la ropa, mi miembro más que erecto, ella lo sentía pero arremetía en sus montadas jugando.

La verdad nunca me había sentido tan atraído, pero el clima de la región, caluroso y seco, no ayudaban mucho, ya que eran cómplice de que mi prima anduviese por la casa, no desnuda, sino de ropa ligera.

Su ropa habitual en esos días era simple, short de tela delgadita que apenas bajaba de sus nalgas, camisa de tirantes y su topcito, eso ponía mal a cualquiera que estuviera en plena edad de la punzada.

Los juegos seguían pero cada vez eran menos inocentes, pasaron un par de años, y hasta parecía rutinario, cada vez la punteaba mas descaradamente, o se me montaba, aunque estuviesemos con ropa, la ligereza de nuestras ropas, no impedían mucho el contacto y aquello era mangnífico de sentir.

Pasaron 2 años con los juegos y toqueteos, ella ya con 12 años, ya desarrollaba un lindo par de senos y su culo seguía siendo especial. Yo por mi parte, tenía varios meses leyendo relatos, decidí ser más osado, intentaría tocarla dormida.

La primeras noches solo pasaba mi mano por sus senos y parte de su culo por encima de la ropa, pero quería más, a la tercer semana comprobé que su ropa para dormir tenía algo de desgaste por lo que los elásticos de la cintura tanto de su short como su panty, eran algo flojos y se podían mover sin mucho esfuerzo.

En un momento de valor lo intenté, con cuidado tiré hacia abajo y para mi fortuna el short se bajó con todo y panty, al fin podía ver a pelo lo que tango me atraía de ella, sus hermosas nalgas, fue increíble, algo blanditas pero firmes, un espectáculo.

Pero esto no terminaría ahí....

Continuará...

Puntuacion: - Votos: 0

Leido: 340 veces