Los 10 relatos mejor valorados



Ultimos relatos


mis secretos: como me folle a mamaCategoría: Sexo en familia

Por Rafael | 2014-06-30 14:22:20 | 0 comentarios

Hola,me llamo Rafael y hay muchas persona que me conocen, pero ellos no conocen mis secretos.
Yo soy un hombre de estatura aproximadamente 1.75 tengo un cuerpo muy cuidado ya que en las noches voy al gimnasio, tengo 21 años y mi pene mide 22cm, hoy les contaré unos de mis secretos sexuales como me folle a mama, esto pasó cuando yo tenía 15 años, un día de primavera en mi casa sólo entonces vivíamos mama y yo ya que mi papa se iba de viajes muy largos. Mi mamá no tiene un buen cuerpo pero si un buen culo. Un día yo me bañaba y masturvaba, entró mi mamá al baño , yo me asuste y oculte mi pene ya que estaba muy erecto luego ella salió y se fue a su dormitorio. Yo me vestí y fui al colegio, al volver del colegio ella me espero, y me hablo sobre la masturbación y todo sobre sexo, yo me sentía un poco asustado luego ella se fue a su dormitorio, pasó el día y llegó la noche, yo dormí toda la tarde y me desperté a media noche y fui a la cocina cuando escuche a mama a gemir, no lo creía ella se masturvaba en la sala, yo muy editado me hice la paja, cuando escuche a mama decir : Rafael o si... Más duro... Más.. Más.., me existe más. Me escondí por que ella iba a su dormitorio, yo la seguí de escondidas y mama se desnudava, yo entre a su cuarto sin que se de cuenta ella se agachó un poco para recostarse, allí aproveche y agarre a mama, ella gimio un poco y le dije se que quieres Mami ella me dijo no es lo correcto. Yo le dije si Mami sólo será una noche. Mama lo Penso y me dijo ven aquí y me hizo una mamada, fue la mejor mamada que me hicieron, ella me dijo te toca hacerme feliz, empecé leyéndola en su boca baje un poco Mami sus senos lami su concha ,ella estaba muy mojada le hize una mamada ella gemía como zorra osi... No pares...más...le dije te voy a meterla toda y ella agarró mi pene y se lo metió en la concha, ella gritaba, todo se movía, le puse en cuatro y se lo hice, ya me iba a venir ella lo noto y me dijo vente en mi cara descargue como nunca ella lo lamio todito me hizo otra mamada mi pene estaba otra vez parado así que le dije te voy a dar por el coño y ella dijo soy virgen por allí entonces le dije vuelta le puse en cuatro y allí lami su ojete mama gemía le metí suave ella gritaba más rápido romperme el culo más.. Más.. Yo me fui estabamos muy Cansados descargue toda mi leche y dormimos juntos, mama me dijo mañana quiero que lo alcaloide nuevo y yo le dije ya Mami ... Continuará...

Puntuacion: - Votos: 0

Leido: 387 veces

Siempre te espere…Categoría: Sexo en familia

Por delfin | 2014-06-27 04:59:09 | 0 comentarios

Siempre te espere…
Capitulo Primero
Todavía no terminaba de sorprenderme la directora del colegio, que a pesar de mi historial o quizás por el, me hallan dado la plaza bacante. No dejaba de sorprenderme, pero en fin, fue el único centro educativo, que hizo caso omiso de el. El puesto, todavía no estaba bien definido, pero yo no estaba en condiciones de exigir demasiado. El aspecto de mi interlocutora, era rustico y muy formal más bien severo, pero se podía vislumbrar un par de pechos de considerable volumen, los cuales por sus ropas trataba de disimular, pero estando hablando con ella me fui dando cuenta, que todo era solo una postura dado su papel de directora. Pues se notaba que se sentía orgullosa del tamaño de sus pechos. Yo trataba de disimular y no mirarlos, pero debo decir que era casi imposible, no hacerlo. Mi represión era comprensible ya que se trataba del primer contacto y por lo tanto presentación ante ella. Terminadas las formalidades del papeleo. Ella se levanto y me dijo: Mañana por la mañana, yo personalmente, lo acompañare en una visita informal por las instalaciones y procederé a la presentaciones a los demás profesores. Mañana tendré para usted un resumen de los programas en vigencia y a emprender, en un futuro.
Al despedirme, la bese en la mejilla, y al acercarme con mis manos apoyadas en su brazo izquierdo, con mi pulgar roce su pecho. Sentí en ella una electricidad, lo cual confirme, por que llegue a notar, un leve enrojecimiento en sus mejillas. Y en ese mismo instante, ya me comenzaba arrepentir de mi osadía.
Me traicione al decir: Discúlpeme… hasta mañana.
Ah. No crea que no he leído su historial, es más le he prestado suma atención. Pero sepa que aquí no condenamos a nadie, como ya lo vera a lo largo de su estadía en esta su nueva escuela. Pero también debo decirle que aquí, somos muy discretos. Todo lleva su tiempo, se lo digo porque le deseo todo lo mejor y deseo que usted separa valorar y sopesar, nuestra forma de pensar y respetar nuestras normas.
Volví a repetir: Discúlpeme… Yo no quise... Me di vuelta a hacía la puerta, y ella me paro tomado mi brazo.
-No tiene, por que disculparse. Lo veré mañana, por la mañana y allí le presentare a mi esposo, él es pastor evangélico y también a nuestra psicóloga.
-Como usted disponga, señora directora.
Ella entonces, bajando la voz. Me dijo:
-Le vuelvo a repetir, mi esposo es pastor... O sea mañana, trate de ser más discreto, al mirarme los pechos. Todo tiene su momento…
Fue allí, donde yo me puse rojo. Sonriendo fue ella quien me beso la mejilla, y al hacerlo se arrimo mas que la vez anterior a mi y pude sentir sus tetas, contra mi pecho.
Al salir pensaba, en sus palabras y reflexionar sobre mi futuro, de mi nueva vida y estar listo para mañana.

Desde la escuela, cada media hora salían micros que te llevaban a la estación de san Fernando. Estando en el micro, sucede algo que me indico que llegue al lugar correcto y que cambiaría mi vida, pues esta historia que contare es larga y excitante como la vida misma.
Como los profesores entraban primero, me senté casi al final del micro cerca de la puerta trasera, por la cual se salía del micro. me senté y quede abstraído en mis pensamientos.
Pasando unos quince minutos, me vuelve a la realidad el ruido de los chicos, hablando todos al mismo tiempo. Me quede mirando el rostro de un niño y mi vista se fijo en el. En su rostro llevaba la inconfundible marca de la picardía, segundos antes de hacer una travesura, y del deseo de no ser descubierto. Al seguirlo con la mirada observo que al pasar junto a la maestra, la roza intencionalmente pasando toda la palma de su mano por la cola de ella. Ella ni lo noto pues trataba de controlar a una nena que llevaba del brazo, la cual parecía tener alguna dificulta de aprendizaje. Mi gesto inmediato fue una sonrisa... Era evidente que el chico disfruto de ello y lo va a disfrutar aun mas, en el recuerdo esa noche en su cama, después de comer y cuando lo manden a dormir. El chico se bajo en la que debería ser su parada. Todo en el micro siguió igual, no se noto para nada la bajada de un pasajero ni su audacia.
Mis pensamientos fueron retrocediendo a mis tiempos de escuela, y recordando que yo también tuve momentos tan preciosos como los que el niño había obtenido hace solo un instante…
En las épocas patrias, siempre se hacían actos que los chicos representaban, para los padres y maestros. Bien en recreo una semana antes de la fecha patria, ya se alistaban los preparativos. Mi asombro fue ver sobre el escenario a una maestra nueva que habría sido de los primeros años o de infantes, pues nunca la había visto antes, se encontraba trabajando, y llevaba puesta una minifalda y su guardapolvo era solo un poco mas largo y no cubría lo suficiente, cuando se ponía en cuquillas se le veía todo, por esa época ya había aflorado una de mis aficiones, la de husmear debajo de las faldas de las mujeres no solo en la escuela, en la iglesia y en mi familia. Al llegar a mi grado me ofrecí para ayudar a armar el escenario para las fiestas. Mi señorita me dijo que si, y en la segunda hora me llevo al escenario y me presento.
- Aquí te traigo ayuda, supongo que la necesitas.
- OH!! Si estamos un poco retrasados.
- Como te lamas?
- Alberto.
- Bien Alberto, yo soy la señorita Cristina. Y además de trabajar nos vamos a divertir, pues te voy a enseñar a decorar el escenario, veras que no te vas aburrir.
- Buenos los dejo antes del timbre de salida vendré, a buscarlo.
- OK.
Es día me deleité con sus piernas y sus pantys, que dejaban divisar una bombachita blanca. Conteniendo mis deseos de tocarla, más bien pensando como hacerlo. Ella en su inocencia, (eso creía yo). Se agachaba frente a mi mostrándome todo, en un momento al bajar del escenario por una escalerita estrecha. Me dijo.
- baja tu primero, para yo alcanzarte unas cajas y después bajo yo.
Baje y ella me pasaba las cajas estando para ello de cuquillas, mis ojos no podían separarse de su entrepierna, y al parecer ella lo había notado. Antes de bajar le dijo a dos nenas que también estaban de ayudantes.
-Chicas por que no van a la cocina y le dicen a la portera, que les de cuatro botellitas de agua y vasos.
Las chicas salieron corriendo y ella se dispuso a bajar.
- No corran o las voy a poner en penitencia esta claro.
- Si seño.
Para bajar ella se dio vuelta, comenzó a descender , yo debajo de la escalera tenia la mas maravillosa visión, de sus grandes piernas y su entrepierna, me quede helado tanto así que ella siguió bajando y yo me quede inmóvil, mi cara golpeo con su cola. Ella se dio vuelta.
- OH, mi amor perdóname, pensé que estas mas abajo.
Yo me quede callado, o bloqueado.
No te pongas mal mi amor, yo no voy a decir nada, yo se que te dada vergüenza.
Yo con la cabeza gacha susurre:
- no me dio vergüenza.
Ella enmudeció….
-Te gusto verme debajo de mi falda. Diciendo esto, miraba como incomoda para todos lados por si regresaban las nenas.
-decirme la verdad, yo no se lo voy a decir a nadie, esto va a quedar entre nosotros sabes.
-Te gusto verme debajo de mi falda.
- Si. Ella sonrió.
En se momento llegan las nenas con el agua y al pasar unos minutos vino a buscarme mi señorita.
- Bueno Alberto ya es hora.
- Como se porto.
- Una maravilla, podrás traérmelo mañana.
- Te gustaría.
- Si Seño.
- OK te espero mañana.
Yo me iba de la mano de mi maestra, cuando miro atrás y estaba ella sonriendo.
- Alberto ven un minuto por favor. Te vas sin dame un beso.
Yo me pare y mi señorita dio su consentimiento soltándome la mano. Al llegar junto a ella se agacho para estar a mi altura y me dijo al oído.
-No te preocupes, yo no voy a decir nada.
Haciéndose de esa manera cómplice de mi travesura.
-Realmente quieres venir mañana.
-Si.
- Decime que color de bombachita llevo puesta mi amor.
- yo baje la cara y dije blanca.
Me dio un beso, y se despidió hasta mañana.
Al día siguiente, al llegar, ella me saluda con un hermoso beso.
Mira como vos fuiste ayer buen ayudante, decidí recompénsate y te tengo un regalo para ti.
Diciendo esto, separo las piernas y me digo.
-Mira hoy no me puse medias, así que me podrás mirar la bombachita toda la mañana, lindo.
No paso una hora, que ya no pude más y metí una mano bajo su falda, ella se dio vuelta sacándomela rápidamente, y miro a las chicas que estaban entretenidas recortando papel glasé y pegándolos en una cartulina, se dio vuelta.
Y me puse rojo.
- delante de las nenas no mi amor. (Viendo mi cara) No estoy enojada solo que no quiero que ellas vean, sabes. Llamo a las nenas.
-Chicas nos ayudan a traer las cosas del sótano al escenario, Alberto va a bajar y me las alcanza a mi en las escaleras y yo se las paso a ustedes y las acomodan arriba OK.
Baje al sótano y ella me dijo cuando me pases las cajas y yo se las doy a ellas, vas a tener tiempo de mirar y magrear mis bragas cabroncito, y me beso sobre los labios.
Fueron unos minutos eternos, yo la tocaba toda con mi torpeza y deseo, también notaba que ella se refregaba mas al contacto de mi mano. Al terminarse las cajas, le pidió a chicas que fueran por agua nuevamente.
A lo cual, las chicas, dijeron, la portera, a estas horas estaría limpiando, los baños...
- Bueno, vallan a buscarla, o si no la esperas a que ella regrese. pero no vengas sin el agua, por favor. Dicho esto, bajo al pequeño sótano.
- te gusto, eres muy chiquito para hacer esas cosas sabes. alguna vez le tocaste debajo de la balda a una señora?
-Si.
-Si. y quien te deja, hacer eso. Yo me quede callado.
- Veo que te gusto mucho. y se te paro la pijita, si me dices quien te dejar ver debajo de su falda. Yo te puedo tocar allí, (Era la primera vez que alguien me decía eso, ella debía saber eso)
- bueno ahora, antes que regresen las nenas te voy a hacer masajitos en tu pijita, lindo. Bájate el cierre.
- decime a quien se deja tocar por un niño, tan lindo como vos, dale dicime...
-mi tía..
la hermana de tu mama, tu tía debe ser una calentona como yo... Pero será tan puerca como yo.
Ahora yo me doy cuenta, que ella hablaba para si, que ello la calentaba mas. Ella antes de ponerse a mi lado de rodillas se saco su bombachita.
- Así que te gusta mi bombachita, mírala ahora y la vas a oler, es olor de hembra, de hembra caliente, mi amor. Sabes que vamos hacer con ella te voy a envolver tu pijita en ella y hacer una linda pajita. Mientras vos le miras la conchita peludita a la putita de tu señorita.
- Que edad tiene tu tía.
- no se, es tan grande como mi madre.
- Que hija de puta, que degenerada calentona es tu tía, sabes en todas las familias hay putitas que le gustan los nenitos lindos como vos.
Yo, no la escuchaba, sentía el rose de su penda mientras me pajeaba suave pero firmemente.
- no le tenes, que contar esto a nadie, solo se lo podes contar a tu tía, si te lo pregunta, así sabrá que una tan putita como ella también disfruto de su sobrinito... que degenerada...
A los dos o tres minutos y acabe sobre sus bragas ella me seco con ella, miro mi leche.
- cuanta leche que tienes ni amor. Ahora mírame como, me voy a frotar la concha con mi bombachita llena de tu lechita.
-Ahora mírame bien, lo golfa que es tu maestra, como se pajea con tu leche. Decile a la putita de tu tía, que te haga todas las noches, una paja como te la hice yo...
Seguro que tu madre es de igual de guarra y espía y se pajea viendo a su hermana, pajeando a su hijito....ah!!! que puta soy... y que puta es tu tía.... Mírame la concha...mírame como ahora tu maestra acaba con tu leche en sus bragas... en su concha ah!!!...
Con los ojos abiertos, me quede mirando, por primera vez a una mujer pajeandose y con mi leche en sus bragas.

Volviendo a la realidad, que delicia… al viajar por esos años… mientras no dejaba de mirar a la maestra, llevaba un guardapolvo blanco un poco mas corto que su falda negra plisada la cual le llegaba a la mitad de la pierna casi a la rodilla, su trasero era prominente era obvió el deseo expresado por el niño. En se momento veo que otro niño al pasar detrás de ella, corre los pliegues del guardapolvo blanco, para que su mano solo sea separada de su objetivo por la falda y repite la acción de su compañerito, esta vez pude ver con mas detenimiento como, pasaba su mano por un cachete y la deslizaba por la raya que los separa… fueron unos segundos eternos, se me seco la garganta… ella se dio vuelta le acaricio la cabeza y le dijo:
- hasta mañana, cuidado al bajar.
El niño paso toco el timbre y el bus paro dejándolo bajar. No podía ser que ahora ella no se había dado cuenta, yo se que hay mujeres que disfrutan de ello… mi mente se disparo… ella era maestra, y de echo que esos chicos eran de su escuela y tal vez de sus grados.
Al llegar a la estación "San Fernando". Bajamos del micro yo y mi excitación.
San Fernando, era una Terminal, tan pequeña que no cumplía con su finalidad por la incomodidad dada la cantidad de gente que circulaba en las horas pico…y esperando en el anden que llegue el tren. Busque acércame a la maestra del bus.
- Hola mi nombre es Alberto soy nuevo en la escuela veo que vamos a ser colegas.
- Mucho gusto mi nombre es Clara.
- Siempre es así.
- Si lo dices, esto… todos los días a estas horas es un rió de gente.
- Mama tengo calor.
- Son tus hijas.
- Si te presento ella se llama Esther y ella Claudia… y acercándose un poco más me dice, ella tiene problemas de aprendizaje tu entiendes?
- Si claro!
Mientras estábamos hablando en el andes ella se iba sacando su guardapolvo blanco y después hizo lo mismo con los de sus hijas, para colocarlos en una bolsa de mano. las nenas no tendría más de años, pero Claudia, según me decía ella, mentalmente solo siete. Su figura ya me había impactado en el bus, pero más lo hizo como estaba vestida Claudita, ese día la nena, tenía una pollerita casi mini acampanada blanca y suéter rosa viejo encima de una remerita la cual dejaba adivinar sus insípidas pero hermosas tetitas.. Y su hermana Esther tenia una combinación muy parecida pero en color celeste, su cuerpo era mas pequeño y resaltaba la diferencia entre hermanas no solo por el problema de Claudia si no que el pelo de Esther era mas tirando a rubiecito.
Ya eran las siete de la tarde y el sol ya se ocultaba, algunas luces de la estación comenzaban a prenderse, y el tren no arribaba.
-Para colmo atrasado.
-Si y con la gente que hay. No creo que podamos tomar algún asiento.
-Asiento, yo ya ni sueño, hasta después de pergamino yo casi nunca me senté y con suerte.
-Allí viene!
Una vez que paro el tren subieron a tropel, la gente casi se mataba por subir deje que ella, subiera adelante mío. Pensé en aprovechar ese momento como lo había echo aquellos chicos, pero fui un poco mas precavido pues era la primera ocasión, deseaba entablar una amistad y no lo quería arruinarlo. Note que un tipo se había metido forcejeando a los demás gente detrás de la hijita, la verdad es que estaba apetecible la nena con su pollerita estaba terrible y era una situación que invitaba a aprovecharla, en ese instante lo mire y como conozco ese tipo de maniobras, pues yo las hecho, tome del hombro a la hija de Clara y la ubique a mi lado, como resguardándola de las intenciones del tipo, el entendió en seguida mi enojo, pues habrá pensado que era su padre.
Clara, mirando tal situación, sonrió he hizo un ademán o mueca de " con estos siempre igual". Al verme cuidar de sus hijas, creo que la hice sentir segura, de que con quien compartiría el viaje.
Bien en realidad, ahora la tenía toda a mi disposición, de espalda frente a mi y pensaba como aprovecharme sin que la madre lo notara.
-Claudita, esta conmigo no te preocupes trata de entrar al vagón no nos quedemos en la puerta.
-OK!
Finalmente conseguimos entrar en el interior y continuamos hablando, entre ambos se encontraba Esthercita. Yo detrás de Claudita y con una mano sobre su hombro y con la otra tenia mi maletín, y su hermoso culito sobre mí pija que ya se me había parado… y la luz tenue del vagón ayudaba a mis intenciones.
Mientras hablamos yo note que un jovencito se había situado detrás de la madre de las nenas y me imaginaba lo que estaría pensando hacer, o lo que ya estaría empezando a hacer. El solo pensamiento me calentó tanto que deje el maletín entre mis piernas y dejar la mano libre a mis deseos ya que mi mano derecha la había bajado de su hombro a la cinturita de la nena.
Mientras conversábamos, creo que ambos sabíamos que teníamos la cabeza en otras cosas, como disimular hablándome y de vez en cuando asintiendo a las respuestas del otro. Mientras ella dejaba que el intruso a sus espaldas siga con su trabajo. Yo me daba cuenta de ello, pues veía una mano del muchacho, tomándola de la cintura, y dada la pasividad de Clara, estaría disfrutándola con creces. Lo cual, me confirmo que ella y algunos de sus alumnos tenían, un pacto tácito y les permitía ciertos privilegios, como los del autobús.
Atraje a Claudita para frotármela y pasármela bien con su hermoso culito. Viendo que como la madre era apoyada por un extraño, ayudado por la poca luz del vagón, todo ello creaba una atmofera perfecta y yo realizaba la misma tarea con su hijita, ya no me cabía la menor duda que ella disfrutaba de estos viajes.
Mientras que Claudia al igual que su madre no decía nada, me lance con todas mis cartas, fui subiéndole la pollerita, con dos dedos hasta llegar al pliegue de la faldita, al subirla comenzar a manosear su bombachita, la niña me miro y yo me quede helado. Pero enseguida, salí al frente.
- Te pasa algo Claudita…
- No señor (y me sonrió, dulcemente, siguió jugando con su hermanita, y de vez en cuando me volvía mirar sonriéndome.)Esas miradas, me dieron, paso libre a mis deseos...
Pasado el susto, y con el corazón en la boca, pero sin sacar la mano se su culito. Veía a la madre hablándome se la notaba mas contenta que un cascabel.
- Sabes que en la escuela son pocos con los que había podido entablar una amistad, yo diría contados con los dedos.
- Gracias, tu eres muy amable, y es muy bueno ya tener una nueva amiga en mi nuevo trabajo.
- Pues es difícil encontrar personas con los mismos gustos. (dicho esto puso su mano sobre la mía), la cual estaba en la cinturita de su nena.
La situación estaba cargada de morbo pues mi otra mano ya estaba bajo la falda y sobre el precioso culito de su hijita.
Su comentario no fue mal recibido por mi, fue un detonante en mi cabeza, entonces me baje el cierre y ya tenia mi pija sobre canalcito de su hija, la cual yo apretaba para que se quedara lo mas pegadita posible a mi. En ese tiempo, que fueron minutos interminables, le pase mi pija por todo su culito y entre sus piernitas. ella se dejaba hacer sin demostrar molestia, Era muy complaciente, y al ver que ella me dejaba actuar sin restricciones, hasta me anime a separar su calzoncito, para que no hubiera nada que me separe de esa carnecita fresca que está a mi alcance y disfrutarlo, quedando mi pija sobre su canalcito y atrapada por su calzón, el cual ya me lo imaginaba rosadito ya no me controla iba a acabar y tirar dos o tres lechazos sobre la nena.
De repente al ver que dos señoras se levantan, Clara me dijo vamos a sentarnos. Entonces con velocidad y miedo pues esta temblando baje la pollerita y me subí el cierre del pantalón, tratando de disimular que no encontraba el maletín. Clara me vio subirme el cierre pero no dijo nada, realidad hizo como que no vio nada. Solo comento risueñamente...
-Te ayudo.. y sin esperar mi respuesta, sonrió levemente y se dispuso a tomar asiento.
El momento era increíble y mi corazón explotaba, no daba crédito a lo que me estaba pasando.
Ella quiso tomar el asiento junto a la ventana, trate de serenarme, estudiar la situación, por fue inútil, todo me sobrepasaba...
Ya había bajado el sol y dentro del vagón había muy poca luz. Pero de igual manera al pasar frente a mí para sentarse, vi en su falda negra que tenia unas machas blancas y gotas de leche escurriéndose por los pliegues de su falda, eran los restos que su casual acompañante había derramado sobre ella, a la altura de sus nalgas, tres chorros abundantes de leche. El contraste era espectacular y deliciosamente morboso. Al ver esto, el clima se me torno realmente sensual y quede sin control de mi respiración.
Mi calentura era insoportable, nos sentamos y entre nosotros las dos nenas paradas para no estén solas en el pasillo, no había lugar para los cuatro, cuando de repente Clara dice:
- Te molesta si siento a Claudita sobre tus faldas y a Esther la tengo yo.
- No por favor, como me va a molestar..
Era una propuesta divina, ella tomo a Claudita y la ayudo a que se sentase en mis piernas, estoy seguro que noto mi bulto en el pantalón pues se había formado una mancha pre-seminal de la calentura que tenia.
Ella obvio esa visión, pero al sentarla levanto levemente su pollerita y demorando uno a dos segundos mas de lo usual. Como mostrándome que era ella, quien me iba a regalar tan hermoso momento, en ese instante pude confirmar el color rosa de su calzón y la puso casi encima de mi bulto. O sea que la pollerita me tapaba los costados y ella estaba sobre mi bulto tan solo en bombachita.
Su forma de hablar había cambiado. En vez de decir así te incomoda, como la senté, ella me dijo:
-Así te gusta, como la senté.
-y ahora te toca a ti.
Tomo la su otra hija sobre sus piernas, y seguimos hablando del colegio.
- Te voy a presentar a las personas indicadas dentro de la escuela, veras que te va a gustar tu nuevo puesto.
- Te agradezco, pero no se… mañana la directora me mostrara la escuela y me presentara, pero tengo algunas dudas, de que vuelva a revisar mi legajo y en verdad no es...
- No te preocupes, es amiga mía mañana temprano hablare con ella.
- Te agradezco, pero al decir verdad no esta muy limpio que digamos…
- Te entiendo todos tenemos debilidades… (sonriendo y mirando a su hija sobre mi falda).
Quedándome callado…
- Mira en este lugar tan apartado de las grandes ciudades, los maestros que ejercen aquí, lo hacen por dos razones, o nacieron en la zona o los mandan por que se portaron mal en algún otro lugar. Así que descuida.
- Y a ti cual de las dos razones te trajo a este lugar.
- Las dos, nací aquí y no soy tan buena como parezco… (Y se echó a reír).
No se, si ya te has dado cuenta, pero una forma de llevase bien con nuestra directora es elógiales, sus pechos.
Me lo dices, por que soy hombre.
A buen entendedor, pocas palabras. Si fueras mujer te diría lo mismo.
Y parece, tan recatada la esposa del pastor.
Esther se acerca a su mama para hablarle al oído, mientras tanto ya mi mano por debajo de la faldita de claudia ya había bajado a mi cierre..
- Dice que tiene frió, Allí tengo una manta, por favor me alcanzas el bolso.
- Si por supuesto. Saco mi mano del culito de su hija y se la alcanzo.
Ella nota mis movimientos sospechosos y me pongo colorado. Mientras ella pone sobre ella y su hija la manta me dice.
Se nota que estas incomodo, a ver Claudia levántame apenas un poquito para que Ricardo se pueda acomodar, todo esto lo decía en un tono pausado sonriéndome con una complicidad que yo no podía creer. Acomode mis piernas y se vio mi cierre bajo con mi pija afuera, un poco fláccida por los nervios, pues sentía los ojos de Claudia clavados en mí.
Así mi amor ahora apóyate y estate quietita y calladita así nosotros hablamos, mi amor.
Ella comenzó a acomodar a su otra hija sobre si. Claudia puso su cola sobre mí verga desnuda, y en dos segundos yo hacia fuerza contra su calzoncito, metiéndolo entre sus nalguitas. Era evidente que ella la sentía, pues se movía más como si se la acomodase para darse gusto.
Mientras Clara continuaba hablándome yo notaba que algunas veces miraba a su hijita moverse sobre mi, tuve pánico que le diga algo…
- estas incomoda mi amor, te pasa algo. Le decía a la hija.
- No mama, me gusta viajar así, no es divertido Esther?
- Si.
- Que ocurrencias estas chicas!!
- Ellas encuentran la diversión en todas partes no?
- Si es verdad, o si no nosotros tenemos que encargamos de que se diviertan y sean lo mas felices posible, no te parece.
- Si es verdad, eres toda una madre.
Y yo veía que una mano estaba debajo de la manta, la cual la movía lentamente, no lo podía creer lo que veían mis ojos.
-Yo trato de suplir todas las necesidades de mis hijas y mías también. Creo que todos buscamos eso.
Estaba masturbando a su hijita mientras me veía a mí. Para ese entonces la faldita de claudia se levanto un poco pues tenia mi pija parada entre las piernitas y rozando su conchita y mi cabeza levantaba su faldita.
Y si esas necesidades, no son bien vistas.
Bueno, estando con las personas correctas y siendo discretos, la vida nos nuestros placeres. no te parece...
Era la segunda vez en el día que escuchaba la palabra. Discreción.
Decidí jugarme, dejando pocas dudas de lo que estaba haciendo, corrí la falda de Claudia sobre su pierna, para darle una vista de lo que sucedía debajo a la madre, sin dejar nada a la imaginación. Y comencé a mirarla expectante, para saber cual era su reacción.

Al ver eso Clara, se quedó en silencio mirándonos y comenzó a mover la mano con más velocidad debajo de la manta, y Esthercita se recostaba sobre su pecho y encerraba sus ojos... y al abrirlos fijaba la vista en la entre pierna de su hermana.
- esta es mi humilde bienvenida profesor… (corriendo un poco su manta, dejando ver su mano debajo de los calzoncitos de su niña), y sin dejar de moverla.
- Estuve esperando toda una vida una mujer como tu!
- Y yo alguien como tu!
Sonriendo me dijo: Que corto encuentro…. Es una lastima, pronto vamos a tener que terminar… la conversación pues me bajo en dos estaciones más.
Vamos a tener que terminar lo dijo en un tono tan diferente que solo podía ser lo que estaba pensando…
Entiendo, entonces te puedo pedir un favor…
- Si.
- Que me ayudes, pues tengo aquí un lió con las mantas.
- Si dame un minuto que termine yo.
- como veras yo también tengo problemas con mi manta (sonriendo).
Subí mas, la pequeña falda hasta la cintura y Claudia, no podía sacar la vista de la caliente pija que se levantaba entre sus piernitas.
Continúo mirándome con los ojos fijos y vidriosos viéndome como magreaba a su niña y acelero la paja que le estaba haciendo a esthercita.
-ya esta mami.
-Si mi amor. ahora voy a ayudar a tu hermanita.
- Bueno ya esta, haber que pasa aquí?
Clara se acerco a mi y Esthercita se había parado pero pude ver como ella se subía la bombachita que tenia casi por las rodillas, acomodo su pollera y comenzó a doblar la manta. Mientras la madre con sus manos bajo la falda de Claudia y rodeo mi pija que quedo levantando el vestidito de su hija por delante… separo las piernas de la nena puso su mano sobre la falda y presiono mi pija sobre la conchita de Claudita y comenzó a frotar con un movimiento lento de abajo hacia arriba. Y tanto fue a si que acabe con tres tremendos chorros entre las piernas de su hijita, la nena se seguí moviendo como si fuera un juego para ella, fue tanta la leche que su pollerita comenzó a humedecerse, y Mirta lo noto. Y acercándose a mi oído me susurro.
- No te preocupes, las bombachitas las lavo yo… y mi marido nunca se entera de mis viajes.
Después, y mientras se levantaba para ir acercándose a la puerta de salida, me quede mirando la mancha de su pollera la cual ya se había secado. Pase la mano por su hermosa cola como aquel niño esta tarde.
No te olvides de este detalle blanco, o tu marido cree que es plasticola?
- Mañana te cuento…chau!!
Continuara…

Puntuacion: - Votos: 0

Leido: 208 veces

La secretaria de Papa.Categoría: Sexo en familia

Por nena | 2014-06-25 16:28:09 | 0 comentarios

Hola mi nombre es Paola, la historia que voy a contar es 100% verídica, saben quizás, por el estilo de vida actual me consideren una mujer anticuada, pero mi educación y mis principios siempre me han hecho ser de una manera un tanto cuanto conservadora, es decir soy la típica señora decente que vive con su marido y mis hijas; y siempre lo estoy atendiendo, mi marido es un excelente padre de familia es honrado y muy trabajador, pero es el clásico marido serio que siempre me está diciendo lo que debo de hacer, que siempre debe estar todo en su lugar porque si no mi marido se enoja, que todo debe estar siempre a tiempo porque si no a mi marido se le hace tarde, caray; bueno, en fin, así que poco a poco el me ha ido haciendo a la idea de que debía ser una esposa sumisa y abnegada, quizás eso fue lo que me hizo buscar en otros medios, algo de placer.
Mi hija Marlene generalmente siempre está en eso de la Internet, deja frecuentemente abierta algo que ella le llama su sesión, y yo realmente a eso no le entiendo mucho, y falta decir que me falta un gramo para ser una burra en eso de las computadoras y en general, reprobé casi todas las materias cuando yo era alumna, apuradamente se prender una computadora, no termine la escuela y soy tan tonta; que cuando conocí a mi marido pensé que él era mi salvación económica, pues fue un excelente estudiante, así que he vivido así bajo su custodia desde muy jovencita el me enseño a hacer mujer en la cama y a satisfacerlo como Dios manda, pero fuera de nuestra alcoba me obliga a vestir muy decente y recatada, y por ningún motivo me permite voltear ver a otro hombre cuando vamos por la calle, mis amigas varias veces me han insistido en que mejor lo deje pues yo creo que yo tengo derecho a vivir, y a mí me gustaría vestir más coqueta, mas femenina y a veces si he pensado en dejarlo, además a veces llega borracho a la casa y arma unos escándalos, y tengo que decirles la verdad a veces me siento presa bajo su mirada inquisidora, a veces lo veo como un dictador, o un verdadero tirano.
-un día mi hija salió al colegio de monjas al que asiste, y me acerque a la computadora que empezó a emitir sonidos extraños, de esos sonidos modernos virtuales.
-¿Marlene estas ahí?
-Se podía ver en una ventanita que decía chat en el monitor
-¿Marlene estas ahí?
-Por un momento decidí apagar la computadora y seguir con mis labores domésticas diarias, pero entonces volví a ver con detenimiento el monitor de la computadora.
Y que sorpresa me lleve cuando vi en la parte superior derecha de la pantalla una foto de mi hija prácticamente encueros, solamente con unas zapatillas de plataforma que yo no sé las conocía, y con un bikini de encajes de florecitas hasta arriba de las caderas de tiritas, definitivamente yo no se lo había comprado, y pensé rápidamente si quizás lo había adquirido ella sola con el dinero que le damos para sus gastos del diario, sin embargo por la ropa que me compra mi marido para modelárselas en la intimidad me di cuenta que era una ropita interior cara, el bikini parecía de corte francés y arriba de la cintura estaba totalmente en topless, sin brasiere y se podía ver con claridad todas sus tetas insolentemente grandes, también me di cuenta que se había puesto un piercing en el ombligo muy sugestivo con la forma de un miembro fálico, de color plateado.
Marlene se parecía mucho a mi las dos somos de senos grandes, aunque yo nunca me exhibiría así en la compu, pude observar sus pezones y sus aureolas y eran tan grandes, y tan rosadas como las mías,
Mis pezones están un poco más rosados que los de ella pues ya han recibido los chupetones de mi marido por extensas jornadas de placer durante horas en las noches, sobre todo los días Viernes que es el día de sexo obligatorio según él, ya que el sábado descansa en su trabajo, mis pezones también ya han sido disfrutados por varios novios antes que él; el pobrecito de mi marido trabaja mucho para poder mantenerme como una diosa, pero aun así en la intimidad siento que no me coge bien, y casi siempre termino fingiendo todos mis orgasmos con un excelente estilo debo decir, no tengo nada que envidarle a las mujeres hermosas del porno, me he fijado mucho en como gimen y hago un esfuerzo por gemir con la misma vehemencia para mantener a mi esposo satisfecho y no se me vaya a ir con otra, pero la verdad es que en el fondo cuando estoy desnuda en la cama con mi marido siempre termino inevitablemente recordando a uno de mis ex novios, Ricardo el cual sí que me cogía bien y con el cual no tenía yo que fingir nada, por momentos me follaba despacio, me lamia mi conchita a conciencia y me empalaba gentilmente como un caballero y me machacaba mi pucha por horas lentamente, de momento y sin decirme nada, me tomaba fuerte de la cintura y me comenzaba a cogerme muy duro a empellones, metiéndome la verga furioso hasta adentro haciendo retumbar mis nalgotas contra su torso de hombre todo peludo y oliendo a sudor, jalándome el cabello hacia atrás con fiereza como si me estuviera montando cual potra, y gritándome toda clase de improperios, y a Ricardo fue a quien realmente le entregue mi Virginidad, también la de mi cola por cierto.
La Verdad es que hasta la fecha me remuerde un poco la conciencia pues cuando me embarace de Marlene aún estaba saliendo con ambos y aunque Ricardo era todo un galán conmigo no sé porque elegí a mi Actual esposo y la cuestión es que no recuerdo con exactitud si las fechas en que las que aún me cogía Ricardo coincidían del todo con las fechas en que me empezó a coger mi actual marido de novios; cuando me entregaron los análisis de que estaba yo embarazada de Marlene, de inmediato le dije a mi actual marido que iba a ser papa y pronto fijamos fecha para casarnos, Ricardo en cambio era un Mujeriego y pendenciero, empedernido y cuando supo lo de mi embarazo y de mi boda, de inmediato me felicito e incluso asistió a la fiesta, aún recuerdo como abrazo a mi marido varias veces, y se emborracho junto a él como si fueran grandes Amigos, pero mi esposo nunca se imaginó que Ricardo era probablemente el padre de Marlene.
La última vez que vi a Ricardo fue en la boda precisamente, mi esposo había bebido de mas, y estaba con su mama y su familia dejándome sola en la mesa de honor, Ricardo se acercó sigiloso y se sentó a mi lado, mientras con una de sus manos toco mis piernas desnudas por debajo de mi vestido de novia y comenzó a jugar con mi liguero y con mi tanga blanca, por debajo de la mesa, y susurrándome al oído cosas sucias como me excita oír, me obligo a ir al baño de caballeros o si no le diría a mi marido que él era el padre de Marlene, de inmediato accedí a ir con él al baño de hombres y allí entre mingitorios y olor a orines de caballeros, previo a ponerle seguro al baño me arrincono como loco en contra de las paredes del baño, y a base nalgadas hizo que me subiera yo sola el vestido de novia hasta la cintura, me desgarro la tanga de un tirón, y comenzó a follarme a un ritmo vertiginoso, haciéndome gritar de placer; la música de la fiesta hacía que mis gemidos de hembra ardiente se perdieran en medio del escándalo de la fiesta y no pudieron oírlos los invitados, de una cosa estoy segura, Marlene ya estaba en mi vientre hacia cuatro meses y seguramente la primera verga que ella vio fue la que se asomaba por mi vagina y era la de su verdadero Padre, Ricardo, que la estuvo sacudiendo durante cerca de media hora, al final Ricardo se corrió como todo un caballero al tiempo me besaba románticamente dentro de mí, sobre las dos; llenándonos de su abundante simiente, que de mi vagina comenzó a escurrir entre mis piernas, lo bueno es que Marlene aun no nacía y mi Marido nunca se dio cuenta.
Cuando por fin salimos del baño el cabron de Ricardo tuvo la idea prodigiosa de regalarle a mi marido como regalo de luna de miel la llave de su chalet, para pasar allí la luna de miel, mi marido no tenía dinero y de inmediato acepto la invitación, yo no le dije nada a mi marido pero me enamore aún mas de Ricardo esa noche en silencio.
Pues como les decía, mi tradicional mañana de ama de casa se había transformado en la de una investigadora, sin querer de la vida íntima de mi hija, no era mi intención espiarla, ya que siempre la he respetado, y así seguí viendo a mi pequeña hija de 18 años semidesnuda, en plena red, tenía una sonrisa pícara en el rostro que parecía invitar a cualquier extraño a que la viera y la siguiera observando y en la otra mano sostenía un cigarro, a medio fumar.
Del otro costado aparecía el tal Mario un Hombre como de 30 años, de facciones toscas muy varonil y guapo, muy bien vestido con ropa muy elegante, y sin duda se veía un muchacho de buena familia con un rostro que me pareció algo familiar, pero definitivamente nunca lo había visto,
Por un momento sentí cierta vergüenza ya que siempre he educado a Marlene de otra manera y la verdad es que nunca había visto a mi hija así, no parecía una adolescente normal sino toda una putita adolescente, digo, con la educación que le hemos dado mi marido y yo, todos en la colonia la hacen una santa; y bueno es que siempre ha ido a puras escuelas de monjas no entiendo porque se portaba así, si era igual que sus hermanas; ¡Qué barbaridad!, pensé, eso de verla casi desnuda exhibida y ¿si su papa la viera? ¿Qué pensaría?, pero yo estaba segura que eso nunca pasaría; por otro lado la verdad es que Marlene ya era toda una mujer y su cuerpo parecía la de toda una Diosa Griega, pero acababa de cumplir 18 años y nunca me imaginé que se mostrara como Dios la trajo al mundo sobre todo frente a cualquier extraño con el que ella platicara, además porque pude ver que tenía más de noventa contactos en su chat privado, y la gran mayoría hombres, casi todos mayores que ella.
-Mario dice: ¿Marlene estas o no?
Volvió a preguntar ese Hombre, por un momento no pude más y decidí indagar acerca de la vida privada de mi hija, y me hice pasar por ella.
-Si soy yo, Marlene dije, fingiendo ser ella
-Hola mi amor, pensé que ya te habías ido al cole.
Por un momento trate de hacer un esfuerzo en no sonar desentonada para una cría de su edad y no me descubriera su amigo.
-Es que se me hizo tarde Mario, pero dime ¿que necesitas?
-Nada Reyna, solo te escribía de rápido, la verdad es que voy camino al trabajo y decidí hablarte desde mi nuevo celular, para probarlo, ja, ja; no y además para confirmar lo de esta noche.
-Intrigada, me hice la que conocía el tema y le dije,
-claro, como quedamos amor
-Que cariñosa estas hoy mi Vida, me da gusto, mira la verdad es que ya hable con los tipos que te platique, son unos ancianos de mi chamba y ya vieron tus fotos, yo me encargo del negocio tu sabes y ya después te doy tu parte, solo quería decirte que te arregles con la lencería que le sacaste a tu papa el otro día que andaba borracho y de preferencia usa el baby doll negro, eso hará resaltar tu piel tan blanca, y te maquillas en tonos cargados, quiero que hoy en la noche les des un espectáculo de lujo, son como diez empresarios socios de mi padre Ricardo, nos conectaremos de manera simultánea, ya sabes pones tu cam y tu micro y las bocinas, ah y por favor no quiero volverte a recordar que debes tener suficientes dildos y consoladores a la mano, y si te piden cualquier posturita la haces mi amor; ya que recuerda que a veces son exigente los viejos.
-Claro que si Mario, le dije sorprendida, oyes
-¿Todos son de la Empresa de tu padre?
-No amor, algunos son de la empresa de zapatos de mi papa, Ricardo Roldan, pero otros son de algunos amigos.
¡No supe que decir era el apellido de su propio papa!
-Pero me apure a terminar la conversación antes de que el sospechara algo
-Bueno nos vemos en la noche nena te hablo al celular para que estés lista en el chat privado ya con tu ropita puesta.
-Chao Marlene
-Chao Mario.
-Espera, salúdame a tu madre amorcito, y a ver cuándo le dices que esta preciosa, desde el día en que la vi de lejos no he dejado de pajearme pensando en cogerme a las dos al mismo tiempo, ¿como ves?
-Por Dios Mario no sabía que decir, y de inmediato mi cuerpo se estremeció, y mi pucha se puso mojada.
-Ay Mario como dices esas cosas mi mama es muy decente a demás solo vive para mi papi, lo más que puedo hacer por ti es mandarte algunas fotos de ella en la playa conmigo y mis hermanas,
No sé porque le dije esto último, creo que la excitación me gano
-Está bien nena, nos vemos en la noche.
El resto del día, seguí haciendo mí que hacer acostumbrado; vino mi marido a comer, y después de alimentarlo, me pidió que se la chupara un rato debajo de la mesa a lo cual accedí como buena esposa esclava de inmediato, después de un rato de mamársela a conciencia se vino en mi boca y como de costumbre me trague todo su delicioso semen.
Pero por primera vez mi mente ya no estaba pensando en la verga de mi marido, sino en la verga de un desconocido, Mario.
Mi marido volvió al trabajo en el turno vespertino y yo me quede sola esperando a mis hijas.
Me puse a ver la televisión, cuando de pronto la computadora volvió a sonar, y me acerque a verla
La misma ventanita del chat se abrió y decía:
Mario dice: Marlene, mira no serán diez hombres porque mi papa Ricardo también va a ver tu sesión espero que lo complazcas en todo lo que te diga porque después quiero presentártelo para que trabajes en su empresa como su secretaria particular, y puedas llevar un buen sueldo a tu casa, porque lo que es tu papa.
-Y se cerró la ventanita del chat a la vez que escuche que mi Marlene llegaba del cole.
-¡No puede ser pensé se va a desnudar frente a su propio padre!, ya eran casi las siete de la noche, y a mi mente regreso toda la conversación que había tenido con ese tal Mario.
-Mama creo que deje mi sesión abierta por descuido, ¿sé que no leíste nada verdad?
-Claro que no hija,
-Es que ando muy distraída con eso de que las monjas son muy payasas y nos dejan muchísima tarea, precisamente hoy tengo que hacer algunos trabajos por la Internet, y como es en equipo unos amigos me van a ayudar, voy a poner un poco de música para que no te moleste si hablo con ellos, ya ves que como son adolescentes a veces dicen groserías;
-Está bien hija.
-Sabes la Tarea esta algo difícil y laboriosa y creo que voy a desvelarme quizás no duerma nada, tu sabes es que pronto hay exámenes y quiero ganar una mención honorifica este año.
- pero no te preocupes mami yo siempre saco el diez, ja, ja;
Sonrió Marlene, y dándome un beso se fue a su recamara presurosamente.
Tratando de olvidar la imagen de mi hija siendo observada por varios hombres desconocidos, y por su propio papa; me dirigí al televisor, imaginándola todo lo que esos hombres la obligarían a hacer esa noche, y todo por ganar un excelente puesto en la propia compañía de su padre, comencé a pensar en situaciones sexuales acerca de mi propia hija y mi coño se comenzó a mojar.
-Cuando escuche que el celular de Marlene sonó tres veces.

Puntuacion: - Votos: 0

Leido: 283 veces

primera vez con mi "papi"Categoría: Sexo en familia

Por chente | 2014-06-22 18:55:49 | 0 comentarios

Pues mi rica historia empezó cuando tenia 8 anos mis padres se divorciaron fue un poco triste al principio pero después de alguna manera me acostumbre a ello paso como medio ano y mi madre consiguió una nueva pareja el era un hombre alto de unos 35 anos mas o menos pelo negro ojos cafés en pocas palabras un hombre perfecto.Cuando mi madre me lo presento y el fue muy amable conmigo pero desde que lo conocí notaba que me miraba raro,el y mi madre compraron una casa a la cual nos fuimos a vivir todos juntos mi madre trabajaba por lo tanto casi no estaba en la casa,me dejaba sola con el,yo era un poco tímida con el pues lo conocía muy poco pero poco a poco fui conociendolo ja valla que lo conocí bien.Cuando veía la televisión el se sentaba a lado mio me miraba muy insistente como si quisiera algo de mi,me sonreía y me decía : "mi niña ven y sientate en las piernas de tu papi" y me daba un chocolate por esa razón yo aceptaba,me sentaba en sus piernas ponía sus grandes y suaves manos en mi cintura varias beses llego a acariciar mis piernas y a apretar mis todavía no desarrollados senos, esto paso una que otra vez dejo de hacerlo,fui creciendo y desarrollándome hasta que cumplí los 13 el día de mi cumpleanos me regalo una laptop lo recuerdo bien me abrazo y cuando me abrazo apretó mis nalgas y mi cuerpo hacia el suyo y yo accidentalmente roce su pene con mi mano el me sonrió mi madre no estaba presente había salido a estados unidos por una semana cosas de trabajo,
yo le dije a mi "papi" le decía así,que me ensenara a usarla ya que no sabia muy bien,el me dijo que si quería ver vídeos yo le conteste que si y le pregunte de que? el solo se rió y me vio de pies a cabeza yo llevaba un short demasiado corto y una blusita que dejaba notar mis no muy grandes senos yo era delgada altura normal para mi edad.Se sentó en el escritorio y me pidió que me sentara en sus piernas lo hice y espere ansiosa a que pusiera los vídeos el abrió una pagina y mi sorpresa fue que esa pagina era porno el me pregunto que si alguna vez había visto vídeos así yo le conteste que no el solo se rió y dijo que quería ver uno con migo yo acepte pues tenia curiosidad, puso el vídeo lo vimos yo estaba muy atenta a este,sentí que su mano tocaba mi pierna pero no dije nada seguí atenta al vídeo derrepente volteé y vi su pantalón,note un bultito en el,era su pene un poco erecto el se dio cuenta que lo vi y me dijo:"quieres tocarlo mi niña?" yo me puse muy roja y acerque mi mano puse esta misma encima de su pene el suspiro y me pidió que lo apretara un poco,el acariciaba mi espalda mientras yo en ese tiempo una niña inexperta en el tema tocaba un poco tímida su pene,me agradaba la sensacion sentía un bultito calientito y muy suave,el quito mi mano desabrocho su pantalón y saco su enorme pene umm se me hace agua la boca de solo pensarlo,yo me sorprendí
el lo sacudió acaricio mi mejilla tomo mi mano y la puso en su pene me dijo que lo tomara,lo tome,yo temblaba un poco y esta muy roja el me dijo pidió que lo apretara puso su mano encima de la mía y comenzo a moverla de abajo asía arriba muy lentamente así estuvo por un ratito y después me dijo que lo metiera a mi boca yo callada no decía nada solo movia mi cabeza diciendo que si abri mi boca lo mas que pude y lo meti el empujo mi cabeza asia su enorme miembro,lo saque rapido,su pene era tan grande que cuando lo metió paso un poco a mi garanta,sentía que me ahogaba,el solo me pidió perdón me levanto de sus piernas ,abrió la suyas y me puso de espaldas a el mis nalguitas muy cerca de su pene acaricio mis piernas ,metió su mano debajo de mi blusita y apretó un poco mis senos saco su mano y por encima de mi short paso su mano,la metió debajo de mi calzoncito con sus dedos abrió mis labios vaginales mientras besa mi cuello,con dos dedos los abría y con uno acariciaba lento mi clítoris me dijo mientras lo hacia lo recuerdo perfectamente "mi nina esta mojadita,que rico" siguió tocando mi clítoris le daba pequeños pellisquitos,saco su mano me volteo metió su mano a su boca y comio mis,como el dijo ricos juguitos, se quito la ropa se masturbo un poco enfrente de mi mientras veía,me cargo y acostó en la cama pego su nariz a la mía y se movió tomo mi barbilla y pego sus labios a los mios yo no hice nada ni siquiera correspondí su beso,paso su lengua por mis labios volvió a pegar sus labios y esta vez trate de corresponder su beso ese fue mi primer beso y el mas rico que me han dado,quito mi blusita y beso mis pezones un besito tierno los succiono mordió lamió uff que rico! bajo por mi abdomen desabrocho mi short y con la boca lo quito igual que mis calzoncitos ya cuando los habia quitado beso mis piernas hasta que llego a mi vagina la holio y dijo algo que me exito mucho "mira que rica vaginita virguen me voy a comer hoy,la de mi linda nina" paso su lengua por toda mi vagina hasta casi llegar a mi ano la mordia suavecito y la chupaba yo gemía discretamente,siguió por un rato después se sentó en la cama recargando su espalda el la pared se masturbo muy rápido acariciaba su pecho a apretaba sus pezones yo solo lo veía me dijo ven mi niña yo hice caso y fui a donde el estaba me dijo que tratara de meter su pene a mi vagina yo le dije que no sabia como el me dijo que el lo hacia pero que hiciera lo que el me decía,asustada le dije que me iba a doler que mejor no el dijo que si que me dolería pero solo un poquito y después sentiría muy rico,me levante y abrí mis piernas y me inque cerca de su pene el me abrazo y yo a el apretó mis pompis tomo su pene y lo paso por mi vagina me dijo "estas lista mi niña" yo temblaba y tenia un poco de miedo el comenzo a tratar de meter su pene hasta que logro meter la punta yo grite en su oído el me dijo que estuviera tranquila metió un poco mas yo seguía gritando lo metió todo de un golpe yo grite muy fuerte ,suspiro en mi oído y me pidió que me moviera empecé a moverme lentamente por un buena rato aumentaba mi velocidad sentía como su enorme y rico pene se movía dentro de mi el solo decía "mmm vamos así mi niña" terminamos el saco su pene me dio un besito yo me acosté muy agitada a su lado me abrazo y nos quedamos dormidos juntos

ahora tengo 17 y mi papi y yo seguimos haciendo travesuras mientras mi madre esta fuera

Puntuacion: - Votos: 0

Leido: 437 veces

PapiCategoría: Sexo en familia

Por chente | 2014-06-22 18:49:29 | 0 comentarios

Papi había sido super tierno conmigo y además había sentido tan rico chuparle su cosita, me sentía un poco extraña, con un enorme calor en el estomago y unas ganas de llegar pronto ese dia del cole para saludar a mi papi y sentarme en sus piernas.

Antes ya había llegado a sentarme en sus piernas para sentir ese bulto grande y gordo bajo mis nalgas, sentir como palpitaba cuando me movía y ver la cara de mi papi, entre el gusto de tenerme abrazada y, ahora entendía, lo caliente que se iba poniendo cada vez que me movía un poco.

Ese día no solo me senté en sus piernas, sino que empecé a hacerle cariño en su pelo, me sentía como en una nube, recordaba como había sentido la noche anterior, lo rico y caliente que se sentía su cosa en mi boca, la extrañaba mucho y quería volver a sentir eso, pero además quería saber más, porque tenía tanta curiosidad, tenía una curiosidad que nacía de mi entrepierna, la sentía cada vez más humeda y quería saber porqué. Finalmente me decidí.

- Papi, te puedo hacer una pregunta?

- Si amor, dime.

- Pero no se como hacerla, ummm, es que me da un poco...

- De verguenza?

- Si...

- No te de, dime, que quieres saber?

- Bueno. Papi porque cuando me siento contigo se me moja la entrepierna?

Papi abrió los ojos, entre sorprendido y caliente, me dijo:

- a ver, muestrame.

Abrí mis piernas y mi papa metió su mano entre mi falda, eso me estremeció un poco y me encantó, Metió sus dedos y me toco mi cosita sobre el calzón y movió un poco sus dedos, de pronto me dijo:

- No te siento bien, te voy a revisar mejor.

Metió sus dedos por entre el calzón y de pronto sentí que me levantaban del suelo, una presión demasiado deliciosa para explicarla, mi papa me estaba tocando mi clitoris y abriendose paso entre mis labios, de pronto sentí como la punta de su dedo se abría paso hacia adentro y como un enorme calor inundaba mi estomago y cabeza.

Lo movió un poco en la entrada y yo sentía que eso me iba a volver loca, di un pequeño gemido en su oreja y me dijo:

- Si que estás muy humeda, como se siente?

- Uuuuuy muy rico papi, le respondí, se siente muuuy ricoo.

Esto parece le gustó más porque comenzó a mover cada vez más rápido los dedos y entrar cada vez más profundo, Me dolía un poco, pero la sensación de deseo crecía cada vez más, ya ese dedo no me bastaba y le dije al oído:

- Papi me puedes meter otro dedo si quieres, se siente muy rico.

La cara de mi papi estaba cada vez más de locos, me miraba con unos ojos llenos de deseo y creo que yo a el también. No me metió dos, sino que me metió tres y ahí sentí realmente dolor, era tan grande, nunca había intentado meterme tantos dedos y ahora mi papa sentía me estaba metiendo la mano, gemía como una loca en su oído y de pronto no soporte más, cerré fuertemente mis piernas y le mordí la oreja y el cuello, mi papa dio un pequeño salto y me dijo, eres una verdadera ... no sabía porque pero escuchar que me decía como le decía a mi mama me encantó, yo también era la ... de mi papa. Le dije al oído me gustaría ser tu ... papi.

Mi padre se levantó del sillón y me dijo, es hora que vengas conmigo. Yo no sabía donde me llevaría, fuimos a su habitación y cerró la puerta detrás de él. Me dijo, agachate ... y le hice caso. Se sacó su tremenda vergota y me dijo chupamela. A diferencia de la noche anterior, esta vez fue menos cariñoso y me cogió la cabeza de la nuca y me metió su enorme verga hasta el fondo de la garganta, yo me estaba atragantando, pero me fascinaba ese control que tenía, me hacía sentir una verdadera ...

De pronto me sacó la verga de la boca y me levantó, violentamente me tiró en la cama y quedé con el culo a su merced, se dejó caer encima mío y comenzo a meterme los dedos en la vagina como un verdadero animal. Recordaba lo cariñoso que había sido la noche anterior y lo animal que era ahora y sentía que era lo más delicioso que había vivido.

De pronto sentí una cosa muy caliente en la boca de mi vagina que estaba hecha un río y me penetró violentamente. Si tres dedos me habían parecido que me partían lo que estaba sitiendo ahora era que me estaba rompiendo, eschcuaba el sonido de como entraba y salía de mi cuerpo su pene, pero no podía entender por completo lo que sentía, un deseo más allá de lo que hubiese sentido agachada escuchando a mi mama gemir, más fuerte que cualquier masturbación anterior. Me sentía romper entera, que en cualquier momento me desarmaba y se me caían los brazos, las piernas, explotaba la cabeza y mi culo saltaba partido en mil pedazos.

Mi papa me estaba rompiendo la vagina y me decía al oído:

- Eres una ... exquisita.
- Si papi, me encanta, metemelo!!

Se movió salvajemente durante no se cuanto tiempo, no sé cuantos orgasmos tuve y el me seguía bombeando y yo ya me sentía la más ... del mundo, era todo tan delicioso... De pronto me la sacó muy rápidamente, se encaramo sobre mi y me abrió la boca y me dijo:

- Abre bien la boca ...

Le hice caso y de pronto sentí su leche muy caliente cayendo en mi boca, mis labios, mi blusa del cole, mi pelo y mi rostro... me pasó los dedos por donde cayó y me los pasó por la boca y me dijo, cometela... me tragué su leche, era lo mas rico que había probado, estaba caliente y me dormía un poco la lengua, pero era exquisito, le dije:

- Mas!! dame mas!
- Tranquila bebe, en un rato mas, ahora a hacer las tareas.

Me fui a hacer las tareas con su sabor en mi boca y unos deseos que eso no hubiese terminado nunca...

Puntuacion: - Votos: 0

Leido: 299 veces

desvirgada por mi padreCategoría: Sexo en familia

Por chente | 2014-06-22 18:37:10 | 0 comentarios

Todo empezó hace algunos meses mientras remodelábamos el apartamento. Consta de una sala-comedor bastante grande, una cocina amplia, el cuarto principal con su baño y dos cuartos más con un baño afuera. En la remodelación que estábamos haciendo íbamos a remodelar mi cuarto que es el principal, el de Caro lo ampliaríamos y se construiría un baño dentro que sea solo para ella, el tercer cuarto como le quitamos una parte para ampliar el de Caro lo convertimos en un estudio y un baño que quedaría para visitas.

Lo primero que arreglaron fue mi cuarto ya que era el más rápido, solo duraron una semana en pintarlo y cambiarle la cerámica al baño, yo mientras dormía en el cuarto desocupado, después vinieron los otros dos cuartos y los baños, comenzaron a tumbar las paredes que comunicaban los cuartos y la que daría entrada al estudio ya que quedaría abierto, es decir a tres paredes. Una ves tumbadas las paredes caímos en fin de semana, como el cuarto de Caro seguía con su cama y sus cosas solo le faltaba una pared, ella siguió durmiendo allí.

El primer día del fin de semana en la mañana nos dedicamos a limpiar un poco la casa ya que había mucho polvo, en la tarde una vez finalizada la limpieza me senté a leer el periódico en la sala como siempre lo hacía en mi sillón, pero al alzar la mirada vi algo que me llamó la atención, como no había pared se podía ver al cuarto de Caro, ella se estaba quitando la ropa porque se iba duchar, esa vista me hizo voltear, pero volví a verla no se por que, será porque desde que se empezó a desarrollar no se dejaba ver desnuda, vi sus pequeños meloncitos con sus pezones rosados y abultados y los vellos que le empezaban a nacer en el entrepierna, al igual que se le marcaban sus primeras curvas en las caderas. En la noche cuando me trataba de dormir lo único que venía a mi mente era Carolina, hasta tuve una erección recordando lo que había visto.

Pasó el fin de semana y regresaron los obreros y ahora si tenían que vaciar el cuarto de Caro, ella mudo su ropa y útiles escolares a mi cuarto ya que tendría que dormir conmigo ya que era la única cama que quedaba en la casa. Al llegar la noche que nos acostamos a dormir, volvió mi erección sin explicación alguna, al ver que mi hija dormía a mi lado. No entendía lo que me pasaba pero me sentía muy extraño.

Al día siguiente, yo salí a tomarme unos tragos con unos amigos y regresé medio mareado, cuando entré al cuarto vi a Caro acostada en el medio de la cama y medio desarropada, su camisón de dormir se le había subido a la cintura y se le veían sus pantaleticas blancas, mientras me ponía mi short de dormir, volvió mi excitación al verla así y me acorde que de 6 a 8 había tenido entrenamiento de gimnasia y eso la hacía dormir como un plomo, en las mañanas siempre la tenía que jamaquear para que se despertara para ir al colegio. La volteé de medio lado para poder acostarme y cuando la toqué sentí un escalofrío que me recorrió todo el cuerpo y le comencé a acariciar el pelo, luego bajé a sus caderas hasta sus piernas, le sobé su trasero por encima de sus suaves pantaletas y la giré boca arriba, una vez en esa posición le subí el camisón hasta los hombros y pude ver otra vez sus blancas teticas, no pude mas con la excitación y mientras se las tocaba y chupaba cuidadosamente con la otra mano me hacía una paja estupenda, paré antes de acabar para bajar y abrirle sus piernas y tocar su tierno conejito y así llegar a una formidable acabada. Le acomodé el camisón, la arrope y después de lavarme me acosté a dormir.

Ya estaba obsesionado con mi hija ya que teníamos una semana durmiendo juntos por que no terminaban el cuarto y siempre que podía la espiaba mientras se duchaba o cambiaba, me cambiaba delante de ella para que me viera desnudo y mientras dormía la acariciaba y besaba.

Al llegar el fin de semana ella tenía una competencia de gimnasia y cuando llego la noche que se iba acostar a dormir, me pidió una pastilla ya que le dolían un poco los músculos y en cambio le lleve a la cama una para dormir, a la media hora ya estaba rendida, procedí a desarroparla y quitarle el camisón por completo al igual que sus pantis y dejarla completamente desnuda ante mis ojos. Le comencé a tocar y besar cada rincón de su cuerpo, le chupé las teticas y bajé lamiendo hasta que me topé con su pubis, le abrí las piernas y se lo chupé con esmero, provocando que fluyeran líquidos de su conejito, luego me situé sobre ella y apuntando mi erecto miembro se lo fui metiendo poco a poco hasta que llegó a chocar con su himen y empujando un poco para quitarle su virginidad y provocar mi mayor excitación y acelerando mis movimientos llegar al orgasmo que le llenaría su interior de mi cálida leche. Luego la limpié, la vestí y arropé para acostarme a dormir a su lado.

Al ella despertarse casi al mediodía me dijo que le dolía el entrepierna y que tenía una pequeña mancha de sangre en los pantis y no le tocaba la menstruación y yo le dije que seguro se había lastimado cuando estaba realizando los ejercicios en la barra de equilibrio y ella me dijo que era verdad, que su profesora les había advertido que con este ejercicio le podía doler y hacer como si perdieran la virginidad.

Ahora cada vez que veo sus practicas o voy a sus competencia y veo que realiza este ejercicio en la noche le doy una pastilla para el dolor que en realidad es para dormir y le hago el amor cuantas veces quiera.

Puntuacion: - Votos: 0

Leido: 298 veces