Los 10 relatos mejor valorados



Ultimos relatos


Despertar sexual de mi hija SandraCategoría: Sexo en familia

Por chente | 2014-06-22 18:18:19 | 0 comentarios

Un padre y su hija de 13 años se convierten en amantes de
forma inesperada.

Primero me presentaré. Me llamo Claudio, vivo en Barcelona,
España, tengo 40 años y trabajo en un gran multinacional del sector industrial.
Mi mujer, Carmen, tiene 35 años, llevamos varios años casados, y tenemos una
hija de 13, Sandra, que es la verdadera dueña y señora de la casa. Mi mujer
suele viajar mucho, ya que trabaja como comercial del sector farmacéutico, y
pasa mucho tiempo fuera de casa.

Desde hacía algunas semanas me estaba dando cuenta de cómo
nuestra hija, Sandra, cambiaba cada día. Ya medía casi tanto como nosotros (un
metro y setenta centímetros), sus pechos habían empezado a crecer y sus caderas
ya estaban tomando forma de mujer. Algunas veces me quedaba embobado mirándola,
y una vez la sorprendí en el baño, desnuda, y pude ver un poblado vello público
que me desconcertó. Mi hija se estaba convirtiendo en una mujer muy hermosa, con
su largo caballero negro y rizado, sus labios carnosos y rosados. Es tan delgada
como su madre, y tiene sus mismos ojos azules.

Mi mujer estaba de viaje por Alemania, y no volvería hasta
dentro de una semana. Una noche, mi hija, visiblemente afectada, se dirigió a
mí, mientras veía un programa por la televisión, casi dormido.

-Papá...

-¿Qué pasa Sandra? ¿Te ocurre algo malo?

-Creo que....

-¿Qué? No me asustes.. ¿Qué ocurre?

-Creo que me ha venido la regla...

Aquello me dejó pasmado. Mi mujer nunca me había dicho si
Sandra ya había tenido su primera menstruación, y a mí jamás se me había
ocurrido preguntárselo.

-Me duele mucho, y acabo de manchar mi cama, mientras
estudiaba ....

-No te preocupes cielo, que eso se limpia... Espera...

Me fui al cuarto de baño, y busqué entre las cosas de mi
mujer unas compresas. Desgraciadamente solo encontré unos tampax... ¿Qué podía
hacer entonces?

-Lo primer es limpiarte, luego veremos como podemos ponerte
este tampax... Es lo único que tiene tu madre....

Sandra se metió en la bañera, se quitó las braguitas llenas
de sangre y una camiseta muy desgastada, quedando totalmente desnuda a mi vista.
Era maravillosa. Con los pechos erguidos, pequeños, y los pezones negros y
fuertes. Su vello público, algo machado de sangre, era abundante y oscuro, muy
rizado, tuve tentación de tocarlo, cosa que hice mientras la limpiaba. Abrí el
agua caliente, y, suavemente y con ayuda de una esponja, fui limpiando su
coñito, muy despacio, cada vez más excitado.

-Abre las piernas bien mi niña, para que pueda limpiarte....

Por un lado me sentía profundamente avergonzado, pero por
otro empezaba a sentir una erección en el pantalón. Me detuve unos segundos
adicionales en la entrepierna de mi hija, y pude ver como cerraba los ojos,
mientras gemía levemente. Roce mis dedos entre sus labios vaginales y pude
notarlos húmedos, tentadores. Tenía ganas de meter los dedos dentro.

-Sandra, voy a limpiarte un poco por dentro.... ¿vale?

-Vale papá, lo que tú quieras....

Me mojé los dedos con un poco de jabón e introduje el índice
dentro del coñito de mi hija. Gimió al instante. Al rato tenía dos dedos dentro,
moviéndolos de forma circular, muy despacio. No podía dejar de mirar a mi hija,
que tenía sus manos sobre mis hombros. Yo estaba de rodillas en el suelo del
cuarto de baño, y fue cuestión de mover la cabeza hacía delante, unos
centímetros, para besar y comenzar a comerme sus pechos... No me lo podía creer,
con dos dedos dentro del coño de mi hija mientras le comía sus pequeñas tetitas.
Creí que me corría en el acto. Sentí una profunda vergüenza, y frene de golpe.

-Vamos Sandra... Ya estás limpia.... Ahora tienes que ponerte
el tampax...

-Pero cómo me lo voy a poner yo sola..... No sé ...-dijo de
forma coqueta.

Se dio la vuelta, mostrándome su maravilloso culo, y se curvó
hacía delante, tenido su vagina a escasos centímetros de mi cara.

-Padre, pónmelo tú... Me va a doler, es la primera vez, pero
quiero que seas tú....

Suspiré. Abrí un tampax de su bolsa. Y me dispuse a
introducirlo en el interior de mi hija.

Con la mano izquierda jugué con su coñito, mientras que
introducía el tampax con la mano derecha, lentamente. Mi hija no paraba de
gemir. La muy zorra estaba gimiendo de placer, a punto de correrse.

-Sí, padre, despacio, así... Uffff.... Es una suerte que mamá
no esté aquí.... Tú lo haces muy bien..... Uffffff

Estaba tan mojada que algunos fluidos, mezclados con sangre,
bajaban otra vez por sus piernas. Tuve ganas de quitarle el tampax y meterle mi
polla, totalmente empalmada, pero me contuve. ¡¡¡Es mi hija!!!! Terminé de
ponérselo, y le dije que se vistiera.

-Yaaaa ..... Qué bien, no he sentido nada.... Uffffff.....

Me fui al cuarto de baño de mi habitación, con la excusa de
limpiarme las manos y de dejarla con intimidad, pero allí me masturbé como un
loco, proporcionándome una de las mejores pajas que recordaba en mi vida.

Por la noche, leyendo el periódico en mi cuarto, no podía
dejar de pensar en lo que había pasado, horas antes, con mi hija. Por un lado me
sentía culpable, pero por otro no dejaba de recordar su cara, en como gemía
mientras le metía los dedos en su estrecho coñito. Me volví a empalmar, y a
punto estuve de comenzar otra masturbación, cuando alguien abrió la puerta. Era
Sandra.

-Padre, me duele el vientre.... ¿Puedo dormir contigo?

-Pero si ya eres mayor hija....

-Me duele.. Por fa....

No pude decir que no.

-Está bien, pero no me des guerra.. y a dormir....

-Mañana es domingo.... No tenemos prisa en dormir....

No me lo podía creer. ¿Mi hija me estaba intentado seducir?
¿O eran alucinaciones?

Se tumbó muy cerca mía, con su costado pegado al mío. No
podía casi ni respirar.

-Apaga la luz padre, que voy a dormirme, creo que tienes
razón... Hay que descansar...

Apague la luz con desgana, pero a los pocos segundos Sandra
se pegó a mí todavía más, casi tumbándose sobre mi cuerpo, rozando su coñito
sobre mi polla, que empezaba a ponerse tan dura como el mármol.

-Padre.. qué sueño tengo..... Qué a gusto estoy contigo...
Sin mamá...

Y empezó a frotarse, muy despacio, contra mi polla, mientras
no paraba de decir lo feliz que era junto a mí, la gran suerte que tenía de
tener un papá así, tan comprensivo y cariñoso, que mamá siempre estaba
regañándola, enfadándola, y que siempre tendríamos que estar así, los dos
solos.... Mientras hablaba tenía sus brazos alrededor de mi cuello, la boca en mi
oreja, y podía oler su maravillosos cabello.

-Sandra... Hija.... ¿Qué haces?

-Ufffff ...... Qué bien.... Qué dura....

No lo soporté más y la agarré la cara con ambas manos,
urgentemente, y le besé en la boca, obligándola a recibir mi lengua. La quité la
camiseta que llevaba, pero no me atreví a quitarle las braguitas, por temor a
que manchase las sábanas de sangre, y mi mujer pudiera saber que Sandra se había
acostado en nuestra cama. La tumbé boca arriba y comencé a comerle los pechos,
el vientre, los costados.. todo.... Ella no paraba de gemir. Me desnudé tirando
el pijama a una esquina del cuarto.

-Mi niña, ahora papá te va a enseñar una cosa... Coge mi
pene, y empieza a acariciarlo...

No acabé de pronunciar esto cuando ella ya había agarrado
fuertemente mi polla, y me estaba proporcionando una paja de campeonato....

-¿Así?

No podía creerlo. Enseguida Sandra se revolvió, y me metió mi
polla en su boca. Era una experta mamadora, de eso no cabía la menor duda.
¿Sería virgen todavía?

Tenía su cabeza entre mis piernas, con mis manos fuertemente
entrelazadas en su nuca, y me vine con fuerza, tres o cuatro disparos de
esperma, la misma leche que le había dado la vida ahora corría por su boca, por
sus estómago. Se lo tragó todo.

-Padre, qué rico.... Qué espesa... Creo que mamá no te cuida
como te mereces...

-Pensaba que ..... ¿eres virgen?

-Alguna cosita he hecho, pero nunca me han desvirgado, si es
eso lo que te preocupa.... He hecho algunas pajillas... a algún compañero....

-Pero si tienes 13 años... Eres....

-¿Una niña? Pues esta niña te acaba de dar el mejor orgasmo
de tu vida.....

-¿Y ahora vas a averiguar si soy virgen? – me preguntó
tentadoramente.

Pero estaba muy enfadado. No esteraba tener una hija así, y
me sentí turbado y avergonzado, como si fuera un mal padre. La mandé a su
cuarto, y cerré con llave el mío, al marcharse.

Apenas si pude dormir unas horas. Por la mañana decidí darme
un baño relajante, con sales y espuma. Llevaba unos minutos, con los ojos
cerramos, metido hasta el cuello de agua caliente, en la bañera, cuando alguien
golpeó la puerta. Antes de poder abrir la boca, la puerta de abrió, entrando mi
hija. Sin decir palabra, se desnudó, y se metió en la bañera, frente a mí.

-Ayer te portaste muy mal conmigo... Pensaba que nos lo
estábamos pasando bien...

-Sandra... Eres mi hija.. Si tu madre se entera....

-Pues ayer me comiste las tetas a base de bien aquí mismo, en
esta bañera.....

-Fue un error... Un error que no volverá a repetirse...
¿Quieres salir de la bañera ahora mismo?

-Por la noche no te cortaste en hacerme mucho más..... No voy
a salir, muchas veces me bañó con mamá.... Y ahora frótame la espalda...

Se dio la vuelta y se colocó entre mis piernas, rozando sus
nalgas contra mi pene, que comenzaba a endurecerse.

-Está bien, pero sólo un rato, ¿eh? Te froto lo espalda y te
marchas....

-Vale papá....

Cogí una esponja, la llené de gel y comencé a pasarla por su
espalda, por su cuello, mientras ella se acercaba cada vez más a mí, presionando
su culo contra mi polla.

Me estaba volviendo loco, no sabía si dejar la esponja y
obligar que se marchase del cuarto de baño, o bien follarla como un poseso. Pero
ella decidió por mí.

-Vamos padre, no me digas que no quieres averiguar si soy
virgen....

-Claro que sí cielo, claro que sí.... –no podía más.

La cogí de las caderas y comencé a besarla en el cuello.
Bastó con levantarla un poco y dejarla caer sobre mi polla. La entrada estaba
muy cerrada, pero el agua templada, mezclada con el gel, facilitaron las cosas,
y pude penetrar a mi hija hasta el fondo. Toda su vagina estaba cerrada, y me
apretó la polla con fuerza. Efectivamente era virgen. Me encantó saber que era
el primer hombre en su vida.

-Ves padre... ffff... Como era virgen.... Es todo para
ti..... Uffffff.... Muévete... Con cuidado.....

-Qué maravilla.... Tan cerrado.... Uhhhhh .... Eres mi
putita.....

-Sí, padre, sí... soy todo tuya, hazme lo que quieras....

Apoyé la espalda en el borde de la bañera y cogí a mi hija
bajo los brazos. Había que desvirgarla en condiciones. Hice que mi pene saliese
y entrase, casi completamente, de su vagina. Sandra no paraba de gemir, estaba a
punto de tener su primer orgasmo vaginal.

-Padre, no pares... Ufffff.... Creo que.... Uhhhhhhh.....

Me quedaba muy poco para correrme, pero quería ver el rostro
de mi hija mientras le llenaba de leche. Le di la vuelta y volví a penetrarla de
un solo golpe, mientras la besaba con fuerza. Sabía que podía quedarse
embarazada, pero no quería ponerme un condón, ni mucho menos correrme fuera. Mi
hija tenía que ser follada a fondo, sentir la lecha de un hombre dentro. Empezó
a cabalgar como una loca sobre mí, llenando todo el suelo del cuarto de baño de
agua. Ella también quería volver a correrse.

-¡Vamos papá! ¡Llena a tu niña de leche! Ugggggg..... ¡Vamos!

Con mis manos sobre sus caderas me arqueé hacia arriba,
hincándosela todo lo que mi polla dio de sí. Fue un orgasmo maravilloso, que
tuvo que llenarse de esperma hasta la tripa.

-Uffff, hija...... Por Dios..... Ahhhhhhhhhhh... Todo
dentro.....

Cuando nos calmamos fuimos al cuarto, y volvimos a hacer el
amor. Pasamos toda la siguiente semana, antes de que volviese mi mujer, casi sin
salir de casa. Llamé al trabajo y dije estar enfermo, y también al colegio de mi
hija. Los dos follamos como locos toda la semana. Por supuesto, siempre con
condón, no quería que se quedase embarazada. Desde entonces mi hija y yo somos
amantes, y creo que ha sido una de las mejores decisiones de nuestra vida. Quién
mejor que un padre para el despertar sexual de una mujer

Puntuacion: - Votos: 0

Leido: 219 veces

mi hijastra y yoCategoría: Sexo en familia

Por carlos | 2014-06-22 17:46:22 | 0 comentarios

lo relatare como si hubiese sido mi hijastra envienme relatos este es mi correo arrecho1981@outlook.com


Las manos de Carlos acariciaban mis pechitos suavemente, yo
tenia mis ojitos cerrados, disfrutando la caricia de sus enormes manos, cuando
lo voltee a ver, tenia sus ojos cerrados con una ligera sonrisa en sus labios,
mientras con la otra mano se acariciaba su enorme paquete, alce una mano y puse
mi manita debajo de su mano, entre su verga y su mano quedo mi manita atrapada,
estaba durísima, palpitaba a mi suave tacto, sin abrir los ojos me dijo que le
quitara el short, que aprisionaba su vergota, tome la prenda por el elástico y
lo jale hacia abajo, tarea muy difícil ya que su verga estaba muy erecta,
formando una gran carpa, Carlos divertido por mi esfuerzo, levanto su trasero y
con una mano jalo el short, su verga salto como un resorte y casi me golpea la
cara, seguí quitándole el short, lo quería ver completamente desnudo, claro que
no era la primera vez que lo veía en cueros, pero esta vez era diferente, estaba
a mi alcance, era para mi solita, acaricie sus piernas velludas, eran duras y
enormes como de futbolista, sus muslos gruesos parecían dos troncos los cuales
aventaban sus enormes huevos hacia fuera, por lo cual su verga se proyectaba mas
hacia arriba de lo normal, acaricie su abdomen, tenia algo de pancita, que le
daba un aire mas sensual, su torso completamente forrado de vello remataba en un
cuello grueso como de toro, sus brazos membrudos y llenos de venas, a causa del
trabajo físico de mecánico, me subí a sus piernas y abriendo mis piernitas me
monte como si fuera un corcel, frente a mi quedo ese objeto de placer, debía
medir como unos 19 o 20 cms de largo y era muy grueso, una extraña curvatura lo
inclinaba hacia la izquierda, gruesas venas lo rodeaban, su glande no estaba
completamente expuesto, gruesas gotas de liquido pre-seminal lubricaban la punta
de su pene, lo tome con ambas manos y no era capaz de abarcarlo en su totalidad,
acerque mi nariz a la punta, su fuerte aroma me llego al cerebro, lo acariciaba
con deleite y con golosa lentitud, Carlos solo se retorcía acostado en el sillón
sin abrir los ojos.


"Bésame preciosa"-me tomo de la cintura y me acerco a su
cara, recostándome en su pecho velludo, el sentir el contacto de su piel
ardiente con mis pezoncitos provocaron que se me pusieran como piedritas, yo le
daba pequeños besitos en los labios, su espeso bigote me picaba mi nariz, pero
el tomo mi cuello con una mano e introdujo su rasposa lengua en mi boquita hasta
mi garganta, abrí los ojos sorprendida por su acción tan cachonda, -"chupame la
lengua" tome su lengua con mi boca y se la succione suavemente, después me pidió
que metiera mi lengua en su boca y me la estuvo succionando largo rato,
provocando que mi rajita se humedeciera con palpitaciones que retumbaban en mi
cabeza, me bajo mi blusita de tirantes poniendo al descubierto mis pequeños
pezones de un color rosita claro, se los metió a la boca chupándomelos, yo solo
me retorcía en sus brazos, estire mi mano y alcance su verga que no había
perdido fuerza, al contrario, abundante liquido pre-seminal escurría por su
grueso tronco, haciéndola mas apetecible, el se dio cuenta de mi deseo y me
pregunto:


¿Le quieres dar un besito? -El tono ronco de su voz hizo que
me sonrojara, y una tímida risita salio de mi boca, como aprobando su petición.


Como estaba acostado en el sillón de tres plazas, se sentó a
lo largo poniendo una pierna a lo largo y la otra pierna flexionada apoyando el
pie en el suelo, yo me semi-recoste en el espacio que quedaba libre y tomando la
verga de Carlos con ambas manos la acariciaba tímidamente, arrancándole gemidos
de placer


"Chupala mamita"


Saque mi lengüita y la acerque a la punta, le di una ligera
lamida, su liquido pre-seminal formo una baba espesa de su verga a mi boca, con
un dedo la separe de su pene y me la metí a mi boca para probarlo, era tibio y
tenia un sabor a saladito, que no me desagrado, olía a un perfume mas fuerte de
los que yo estaba acostumbrada, acerque mi boca y le di un beso, en un
movimiento involuntario Carlos se retorció de placer, pero no habría los ojos,
solo estiro su mano y jalo la piel que cubría su pene, poniendo al descubierto
su glande rosado con forma de hongo "métetelo a la boquita", me pidió de nuevo,
"pero no me a caber, es enorme" –le respondí- "solo la puntita, bebe, chupala
como su fuera una paleta", procedí a engullir ese capullo de carne caliente,
extendí mi boca al máximo y metí un trozo de carne masculina, solo destinada a
mi madre, pero que en ese momento era su pequeña hija de 8 años, quien
satisfacía los requerimientos de su hombre, en un movimiento masturbatorio
levantaba su pelvis hacia arriba y hacia abajo, follandome por la boca, su
miembro me llegaba a la garganta, pero no retrocedí un momento, no me iba a
echar para atrás, si era lo que mas deseaba desde que vi su verga en la alberca.


La tomaba del tronco y la trataba de acostar hacia su
ombligo, pero rebotaba hacia mi rostro balanceándose de un lado a otro, me
entretenía jugando con su verga, repitiendo esa acción tan excitante, me la
introduje a la boca de nuevo chupandola con frenesí, leves quejidos invadieron
la sala, un delicioso olor a sexo incestuoso entraba por mi nariz y me llegaba a
mi cerebro aniquilando cualquier pensamiento moral, solo éramos una hembra y un
macho, me tomo de ambas orejas y me jalaba mas hacia su miembro para hacer mas
profunda la mamada, abundante saliva brotaba de mi boca, resbalaba por su tronco
y se depositaba en su pubis, "chupame los huevos", baje a sus testículos peludos
y los metí en mi boca uno a uno dándole ligeras chupadas, de pronto se puso de
pie,"chupamela parado, eso me calienta aun mas, ver a una mamita mamando su
primer verga es maravilloso", se puso de pie a un lado del sillón y me pidió que
me arrodillara, pero por mi corta estatura no alcanzaba a meterme su verga
completamente,solo la cabeza, así que me cargo en sus brazos y me sentó en una
esquina del sillón, después el se acerco a mi y colocando una de sus rodilla en
el descansa brazo del sillón y el otro pie en el piso formando un 4, apoyo una
mano en el respaldo del sillón coloco la otra en mi cabeza y me penetro de nuevo
por la boca, follandome como si fuera una vaina, lo tome por la cintura para que
no me ahogara de verga, porque sus movimientos de cadera eran muy fuertes y
contundentes, mi pequeño cuerpo era completamente ocultado por su enorme
anatomía masculina, tomo mis manos y las puso en sus redondas nalgas y las
acaricie lentamente, estaban peluditas, inclino su cabeza hacia atrás y solo se
oía su respirar agitado, en verdad que lo estaba disfrutando, me estaba follando
fuerte por mi pequeña boquita, sus huevos se balanceaban de un lado a otro
rozándome la barbilla, mis ojos parecían querer salírseme del tremendo esfuerzo
de atragantarme de su enorme verga.


-huffff- huuuuufffffff- que buena eres mamando verga, de
verdad- me decía con voz muy agitada -Hhhhhaaaaaaaaaaaaaaaaaaaahhhaaaaaaaaaa


Hhhhhhhhoooooooooooooooooooommmmmmmmmmmmmoooooooo


En la habitación solo se escuchaba el chupeteo de mi boca
hacia su miembro


"chop, chop", que delicia tener semejante pedazo de verga
para mi solita, el la sacaba de mi boca y se escuchaba un sonido como al
descorchar una botella por la succión que aplicaba a su verga, la retiraba y me
veía fijamente a mis ojos, yo lo miraba suplicante pidiéndole mas verga, ahora
era yo quien lo buscaba y el solo sonreía orgulloso


¿Quieres mas verga, preciosa?"


Si-


¿Si, que?


"Quiero mas verga"


"dime; quiero más verga papacito…."


"Dame mas verga papacito"


"Aquí esta nenita, toma mi verga, chupala, que es toda tuya
princesa"


Me daba ligeros golpecitos en mis mejillas con su garrote, yo
estaba súper mojadita,


la tome con ambas manos y la dirigí a mi boca sedienta,
arrancándole gemidos de placer al macho….


-Hhhuuuuuufffffffffffff, que
riiiiccccooooooohhoooooouuuuummmmmmm


Exprímeme el garrote que lo traigo hasta el tope de leche
para ti mi pequeña putita


Así, asiiiiiiiiiiiiiiiihhiiiiiiiiiiiiii chupa, chupa, ya mero
siguuuueeeeehhhheeeee hufffff!


Saco mi chupón de carne de mi boca y se empezó a masturba en
mi cara "saca tu lengüita preciosa" "ya mero viene tu
lllleeeeeeeeeeeeeeeccccchhhhitaaaahhhhhhaaaaaa"


¿Cuál lechita? -pensaba- en eso estaban mis inocentes
pensamientos cuando de pronto gruesas gotas de un liquido blanquecino salieron
disparados de la punta de su verga con tanta potencia que un enorme chorro de
semen me tapo un ojo, de tan potente y espeso, los demás chorros fueron a dar a
mi cara y cabello, conté casi nueve disparos de leche abundante, solo los
últimos dos se depositaron en mi lengua, los probé y su sustancia y sabor
hicieron que se me enloquecer mis 5 sentidos, usando su verga como cuchara los
recogió de mi rostro y me los metía en la boca, así estuvo juntando sus mocos y
metiéndolos a mi boquita, todavía me pidió que se la exprimiera bien "sácale
hasta la ultima gota de leche, mi vida"


Con ambas manos tome ese garrote, y lo fui exprimiendo hasta
la punta, sacando una gruesa gota de semen, lo tome directo del envase y lo
engullí golosa,


"que linda niña, tan obediente, desde hoy serás mi nena
consentida"


¿Qué te salio de la verga? –pregunte intrigada y con el semen
escurriendo por mi barbilla


"es semen, con esa lechita se forman los niños"


¿Voy a tener un niño? –pregunte asustada-


"No preciosa, necesitas que esa lechita te entre aquí"


Me contesto poniendo su mano en mi rajita, que estaba muy
mojada de la excitación la cual formaba una mancha sobre mi diminuto short.


"pero no te preocupes, solo eres una bebe, cuando seas mayor
y tengas novio, puede ser…


"Pero yo quiero que tu seas mi novio", -le dije mirándolo a
los ojos-


¡Pero yo soy tu padre!, respondió Carlos divertido, pero con
cierto orgullo en su voz,


No me importa, quiero que estés siempre conmigo, y mamarte la
verga cuando tu quieras…


"Mira pequeña, podemos ser novios, siempre y cuando tu mami
no se entere de lo nuestro, debemos tener cuidado de que no se de cuenta, solo
así podremos ser "noviecitos"


¿Y cuando seamos novios, me vas a meter tu lechita en mi
cuquita…?


"ya somos novios" ¿no?


- - Si - -le respondí sonriendo con coquetería, aun con el
sabor de su semen en mis labios


"Solo déjame tomar un respiro y horita te hago ver el cielo y
las estrellas sin ser de noche je je je, pero para eso debes darme una
chupadita, para que se despierte nuestro amiguito" –señalando su verga flácida,
que colgaba de manera graciosa, aun en ese estado tenia un tamaño respetable, me
acerque de nuevo a su polla y la tome con mi boquita, ahora si me cabía la mitad
y ya no estaba tan dura, estaba tibia y suavecita, retire su piel que cubría su
cabeza y le di unos buenos chupetones, que maravillosa es la juventud masculina,
en unos cuantos momentos sentí de nuevo enderezarse la verga de Carlos,
llenándome de nuevo el espacio bucal con su portentoso tamaño, "espera nena,
tengo que preparar el camino", me acostó en el sillón, quitándome el diminuto
short rosa, después tomo mi calzoncito y colocándoselo en la nariz, aspiro su
aroma "mmmmmhhhhhhhh hueles rico preciosura, a banquete de reyes" y en verdad
que se iba a dar un banquetazo con mi cuerpo virginal, coloco su cabeza entre
mis piernitas e introdujo su lengua rasposa en mi rajita dándole pequeñas
lamidas, eso me tenia con los ojos en blanco, no quería que se detuviera, lo
tome de los cabellos y hundí mas su cabeza entre mis piernas, el entendió mi
movimiento y metió la punta de su dedo en mi pequeña rajita, salte de la
impresión, pero no retrocedió en su caricia, me estaba dedeando y con su lengua
acariciaba mi diminuto clítoris, que estaba duro como piedra,
"hhhhhhhhhhhhhhhhhooooooooooooooo" "no pareeeeeeeeeeeeeeeesssssssssss hooo"


Meteme todo el dedo, quiero sentirte
dentrooooooohhhhhhhhhhhhmmmmmmmhhh


-"no reina, el dedo no, mejor esto"-señalándome su vergota


- - - - "te voy ha hacer mujercita"-- - - -


Se levanto, masajeando su enorme espada de batalla, que
estaba durísima y gorda, desafiando la gravedad.


"esto te va a doler un poco, pero siempre pasa esto la
primera vez, pasado la primera parte, me vas a pedir verga a mi o a cualquier
macho"


-No Carlos, yo solo quiero estar contigo – exclame-


Aun no acababa de decir esto, cuando ya tenia la punta de su
polla, justo a la entrada de mi rajita, separando mis labios vaginales con su
tremenda herramienta, no pude evitar soltar un grito de dolor, por la desigual
cúpula, yo una pequeña nenita y el un hombre de treintaytantos follandose a una
pequeña,


¡hhhhhhhhhhhhaaaaaaarggggggggggg! –exclame-


¡No Carlos, no sigas! –detente por
favooooooooooorrrrrrrrrrrhhhhhhhrrr


-noquiieeeeeeeerooooooooooooooohhoooooggggggggg!---


Era demasiado tarde, ya tenía la cabeza adentro de mi
cuevita, en un violento movimiento de cadera, empujo el resto hasta sentir sus
huevotes en mis nalguitas, sentí que la vista se me nublaba, todo empezó a girar
a mí alrededor, caí en un desfallecimiento, no supe de mí.


Cuando recobre el sentido, nada había cambiado, estaba
atravesada por la verga de mi padrastro, quien no había dejado de follarme, pero
el dolor estaba desapareciendo por lo dilatada que ya estaba, el comprendió y
empezó a follarme mas rápido, acariciando mis pezones, sus embates hacían
rechinar el sillón, poco a poco fue tomando velocidad, ya la sacaba a la mitad y
la volvía a meter hasta el fondo, sacándome quejidos que eran de dolor y placer
al mismo tiempo, hasta que el dolor desapareció por completo, poniendo al
descubierto nuevas sensaciones de las que nunca creí imaginar, cuando sacaba su
polla sentía un vació extraño en mi vientre y yo misma me empujaba hacia el,
para hacer mas profunda la penetración, mis labios vaginales se proyectaban
hacia fuera rodeando su verga como un estrecho anillo, por lo distendida que
estaba, así estuvimos follando un buen rato, hasta que sentí que me tomo de mis
piernas, las levanto colocándolas en su pecho, metió un dedito de mi pie en su
boca succionándolo suavemente una corriente eléctrica recorrió mi espalda
agitándome sin control, el tomo mas velocidad en sus embestidas.


"hhhhhhhhhhhhhhhaaaaaaaaaaaaaaa chiquita que rica estas, tan
apretadita"


"hooooo cielos, no quiero terminar
nuuuuuunnnnncccaaaaaaaaahhhhh"


Te estoy follando perrita tal como lo querias,
gozaaaaaaaallllllaaaaaaaaaaaahhaaa


Sus palabras me calentaron tanto que sentí una erupción en mi
interior…


¡Carlos! –Exclame- siento que hago pipiiiiiii-


"no bebe, es tu primer orgasmo, no te detengas, báñame la
verga de tu néctar preciosa


¡Sentí una deliciosa explosión que me transporto lejos de
ahí…al paraíso!


Mis contracciones, apretaban su verga deliciosamente…lo que
provoco que no pudiera detener más su eyaculacion


"yo también ya me vengooooooooooohhoooooooooooooo……-


Toma pequeña zorra, te llenooo de leche..eeeeeeeeeeeeeehhhhh


Su verga descargo su potencia masculina en mi pequeña vagina,
retacandome de atole tibio y espesote. Sus palpitaciones las sentí en mi pecho,
de tan profundo que me llenaba, se desplomo encima de mí, bañado en sudor, pero
con una amplia sonrisa de satisfacción…


- - ¿Te gusto?- -


---Fue m-a-r-a-v-i-l-l-o-s-o—conteste con un hilo de voz,
aturdida por la gran cogida de la que había sido objeto.


Su verga resbalo de mi interior, extrayendo sangre y semen
mezclados en una sustancia extraña, Carlos me limpio con un pedazo de papel
higiénico húmedo, me puso una pomada anestésica para el dolor, me vistió y me
llevo cargada a mi camita, me acostó y me abrigo muy bien, cerré mis ojos
satisfecha pero muy cansada, no pensé que hacer el amor agotara tanto...deposito
un suave beso en mis labios y se marcho a su recamara…


Una ardiente relación nació a partir de ese día, Carlos se
metía a mi recamara a altas horas de la noche, cuando mi madre dormía, me
despertaba con su verga erecta metiéndomela en la boca, me follaba como loco,
llenando al tope mi vagina de leche, y se marchaba satisfecho de poderse coger a
la madre e hija, esto no era de todos los días, pues también tenia que cumplir
con mi madre, para no despertar sospechas. Pero esperaba sus visitas nocturnas
con ansiedad. Aprovechábamos cualquier ocasión para entregarnos al placer del
incesto, días después estreno mi culito, para pertenecerle por completo, a veces
era yo quien me metía cuando el se duchaba y tomando su verga en mi boca le daba
sus buenas mamadas hasta que me llenaba la boca de mocos y me iba corriendo a
desayunar, ya con mi estomago semi-lleno de leche.


Nuestra relación incestuosa duro el tiempo que mi madre
quiso, su hambre de sexo la llevo a ponerle los cuernos a Carlos, con quien nuca
se caso, conoció un policía rubio, guapísimo, igual de bien dotado que Carlos,
me di cuenta por lo gorda que se veía su bragueta, pero con Luís, que era el
nuevo juguete sexual de mi madre, no hubo química para que naciera algo entre
los dos, me imagino que el me veía como una niña, a pesar de que puse todo de mi
parte para seducirlo, dejando que viera mi cuquita depilada, usando faldas mas
cortitas y sin calzones, pero Luís ni enterado, pensé que todos los hombres eran
igual de calientes, afortunadamente no es así, ni hablar, pero yo me daba mis
buenas escapadas al taller de Carlos y follabamos toda la tarde, fuimos amantes
y hoy que ya soy mayor, estamos juntos, la diferencia de edades es notoria, pero
sigue conservando ese vigor sexual, tan salvaje, que no tengo necesidad de
buscar mas sexo que el que el me proporciona.

Puntuacion: - Votos: 0

Leido: 171 veces

quiero recibir relatos de incestoCategoría: Sexo en familia

Por carlos | 2014-06-22 17:41:03 | 0 comentarios

arrecho1981@outlook.com este es mi correo

Puntuacion: - Votos: 0

Leido: 70 veces

HALLAZGO 1/2Categoría: Sexo en familia

Por carpì76 | 2014-06-19 15:30:26 | 0 comentarios

HALLAZGO 1/2

Dorotea 56 Toribio 41

Estoy sentado en el bar frente a mi lugar de trabajo, como siempre, tomando un café, viendo pasar la gente que va y viene de compras, haciendo trámites, se ven de todo tipo de personas, mujeres muy lindas, hombres muy ensimismados en su ocupaciones, algunos gesticulan o hablan solos, hasta que la veo, apareció otra vez esa mujer que me impactó, está bien vestida, sin lujos, casi humilde, tiene buenas formas, un lindo cuerpo, ya debe estar cerca de los 60 pero me atrae, la sigo con la vista, no camina apresurada, mira vidrieras, pasea, si no me acerco ahora la pierdo otra vez, tengo que saber quien es, me atrae, salgo del lugar, sin pagar de todos modos el mozo me conoce y sabe que regresaré, rápidamente cruzo la calle, me acerco la miro con detenimiento, tiene lindo rostro algo ajado, con algunas marcas o señales del paso de los años pero me sigue cautivando, la sigo, lindas caderas, buenas piernas, al ponerse de perfil veo su parte delantera, sus pechos son abundantes, no exagerados, algo me empuja a tratar de entablar conversación con ella, me sostengo muy cerca ya la acompaño a dos o tres metros, mis ojos clavados en ella hacen que “sienta” mi mirada se da vuelta busca quien es, se encuentra con mis ojos, me mira firme, se sonríe, baja algo la cabeza y continua su lenta caminata, hace unos metros vuelve su mirada, ahora me mira con fijeza, como interrogándome, soy yo quien debo mirar a otro lado, pero es inútil mi interior no me deja alejar, ella está parada frente a un vidriera me acerco y saludo
---Buenos días señora, como está usted
---Buenos días, estoy bien, usted me está siguiendo señor
---Si señora pero no tengo intensiones extrañas, me permite que la acompañe y conversar
---Si como no -continúo caminando ahora estoy a su lado
---Lindos días primaverales estamos gozando no le parece?
---Si, así es
---Está de compras señora?
---No señor, salgo a caminar para ejercitar algo mis piernas no quiero quedar en mi casa sentada
---Me alegro y mas me alegro que haya decidido andar por este lugar gracias a eso la encontré
---Sorprendida -Como que me encontró
---Si señora hace unas semanas atrás la vi y goce con un feliz arrebato que me produjo su vista
---por favor,
---Señora me llamo Juan Carlos, muchos me dicen Juanca, si usted gusta puede llamarme como quiera, si no es un atrevimiento la invito a tomar algo así podemos conversar mas tranquilos.

Los ojos de ambos escudriñaban la personalidad del otro, querían saber que intenciones habían en el trato principalmente en el de él. Aceptó fuimos a un bar-restauran que estaba a pocos metros, entramos, la ayu-de a tomar asiento, se acomodó bien en la silla,
---Juanca me llamo Dorita así me dicen mis familiares y amigos
---Que bello nombre acorde con su figura, es usted una dama encantadora
---Por favor, reserve esos comentario Juanca
Pedimos café, ella pidió un cortado mediano, le ofrecí si quería acompañar con facturas, yo las pedí para ambos.

Comenzamos a dialogar sobre las cosas cotidianas, que sucedían en la ciudad, mas lo que hacíamos ambos en nuestra rutina diaria, por ello llegue a saber que vivía en un barrio algo retirado de donde nos encontrá-bamos, el trato fue sencillo, abierto, franco, feliz, simpatizamos, luego de un buen rato allí, salimos y se-guimos caminando, ahora ya mas juntos, ella averiguó sobre mí le conté que estoy en las inmediaciones donde tengo un departamento de dos ambientes en un quinto piso, que todas las mañanas y parte de la tarde la paso en estos lugares, que realizo operaciones inmobiliarias fortuitas, escuchaba con interés, se-guimos hablando ahora ya estábamos en la parte personal, le pregunte por ella me explicó que era viuda de casi 15 años, que tenía una casita recibida de herencia, tuvo dos consortes, de su marido al que había cuidado en los últimos cinco años de vida, luego de su viudez, él le había pedido que se casaran estando enfermo, ella estaba sola lo cuidaba, conociéndolo que era un buen hombre sin familia decidió acom-pañarlo,
--- y usted Juanca,….. Así fue la pregunta para conocer mi estado civil
---Dorita soy soltero, sin ningún compromiso, vivo solo: una señora limpia el departamento, arregla y asea mi ropa, hace ya seis años, no tengo otros compromisos y no tengo familia , me interesé por la de ella a lo que respondió que estaba sola en la vida, que era muy larga su historia para contarla, además que no era muy feliz recordándola, le contesté que habría oportunidad y tiempo para escucharla, sonrió, pero ahora se impone un almuerzo, habíamos pasado mas de dos horas y media de conversación sin darnos cuenta, ella buscó un argumento para no aceptar, con suavidad la tomé del brazo, la levanté de la silla y la fui empujan-do hacia el lugar del restauran, ahora estaba mas distendida, aparecía como mas radiante, pedimos la co-mida, un buen vino, un excelente postre, mientras continuamos conociéndonos, hasta llegué a preguntarle si quería conocer mi departamento, ella me miró con una sonrisa pícara y me hizo un comentario de que iba demasiado avanzado, insistí con la promesa de que lo conociera y después hiciera lo que quisiera, pero que me encantaba que ella estuviera en él. No obtuve respuesta categórica, solo debí explicar que mi actividad empresarial era muy ignota ya que no tenía oficina, la administración era la mesa del café desde donde la vi, pero que tengo un muy buen pasar con mis ingresos,

En medio del almuerzo ella preguntó por mi edad a lo que respondí tengo 46, ella no creyó expresando que mis facciones indicaban no mas de 38 años, el interrogante no se hizo esperar, con delicadeza me dio a entender que sería mejor que yo la evaluara a lo que dije que debí contar con no mas de 45 o 46, bajó la cabeza, dijo 49, viste –la tutee- no estamos muy lejos si parecemos mellizos sonó una carcajada, seguimos con nuestras inquietudes sobre cada uno, ella en confidencia dijo que su origen fue muy humilde, con algunos sinsabores fuertes, pero que pudo sobreponerse y con voluntad pudo salir adelante, entre los comentarios dejó claro que en su vida hubo solo un hombre que por razones familiares no se comportó del todo bien, pero que eran jóvenes, chicos y no se lo podía culpar, las circunstancias fueron adversas para ellos.


El interrogante que vi en sus ojos me indicó que debía hacer referencia a lo mismo y comencé a desnudar mis antecedentes, diciéndole que desde muy chico quedé solo con mi padre que era un muchachón, mis abuelos me criaron y que pase por muchas privaciones, ya siendo joven, trabaje y economice al extremos, había conocido la extrema pobreza, no quería regresar a ella, luego un golpe de suerte me permitió avanzar en mi establecimiento económico.

En este diálogo vi en Dorita algunos movimientos., unos mohines de dulzura, demostración de cariño, afec-to, me agradó, me hizo sentir como que iba por el buen camino de conquistarla, porque desde que la había visto dos semanas atrás mi inquietud, excitación no me había dado tregua sentía vibraciones extrañas, prin-cipalmente en el sexo.

Luego de la sobremesa quedamos a tomar un café, ella pidió un te, continuamos con nuestra conversación, ahora el tuteo era recíproco, había una muy buena sintonía, se creó una corriente de simpatía inexplicable, para ambos, es lo que tratamos de aclarar antes de levantarnos, ya eran las 15:30 se nos había pasado el tiempo sin darnos cuenta.

Al ponernos de pie, supuse que se alejaría, pensé rápidamente como impedirlo, me dijo “Juanca muéstra-me tu departamento, quiero verlo” se me abrió el cielo, “Por supuesto Dorita, estamos cerca” me tomó del brazo acercó a mi oído y me dijo “podemos ir en taxi, tengo necesidades y el baño del bar no me da tranquilidad” “por supuesto mi amor…” me salió sin darme cuenta ella se sonrió con picardía, ubique un coche, llegamos inmediatamente, subimos en el ascensor, venía pegada a mi cuerpo, abrí el departamento entramos fui directo al baño lo abrí y se lo ofrecí….. “Es todo tuyo Dori”

Mientras estuvo en el baño preparé un mate, ella salió me acerque, la acompañé, mientras que calentaba el agua, le mostré la cocina, el lavadero, el dormitorio de huéspedes que nunca fue usado y mi dormitorio, al verlo dijo “parece que recibís visitas…” “Dori, es que me gusta descansar cómodo, al departamento por razones de seguridad no son muchas las personas que entran, te aseguro que eres la cuarta, mi colaborado-ra, dos amigos y tu, nadie mas ha entrado ni lo conoce, la invitó a sentarse en la cocina o en el hall, ella acepta la cocina, nos sentamos en el mismo lado de la mesa, ella toma el mate se levanta y comienza cebarlo, trae el apoya pava, la pava y se sienta a mi lado como si fuera lo acostumbrado, como si estuviera en su casa, lo mas sencillo.

Esta mujer me está excitando mas de lo que creí, es una mujer distinta, me atrae mas de lo que imagine cuando la vi, cada momento que pasa la veo mas bella, mas excitante, mas sexy, estoy acelerado.

Ella ha tomado la iniciativa de llevar adelante esta amistad, que según sus costumbres esto es muy raro, se siente muy a gusto junto a este hombre, no siente ningún reparo, mas se siente segura y protegida, le gusta estar a su lado, lo encuentra atractivo, siente algo en su estómago, pero no le da importancia, es un cosqui-lleo feliz que no ha sentido antes.

.-Te agrada mi departamento Dorita?
.-Es muy lindo, está bien cuidado y bien ordenado, limpio, está muy bien
Se ve que la señora que te atiende es buena y que sos ordenado porque ella no se cuando vino o cuando se fue pero todo está prolijo, me gusta….
.-Vivirías en él
.-Silencio
.-Estoy en el centro de la ciudad, lo que necesito está cerca, hasta los restauran, todo lo tengo a mano, aho-ra me toca a mi conocer tu casa, Dorita
.-Si en algún momento vas a poder llegar
.-Linda te noto algo decaído, he hecho algo mal
.-No, no, es que mi casa es tan humilde que es posible que no te guste
Me acerque la tomé del brazo, inclinado, ella me miraba desde el rabo de su ojo, le comenté
.-Nací en la pobreza Dori, fui muy pobre mis abuelos hacían bolas de Fraile para que vendiera, con eso yo comía, ayudaba a ellos, mi padre se alejó de la casa de ellos y me dejó, así me críe, fui a la escuela, trabajaba por la noches cuando fui mas grande, tuve un empleo en supermercado con el que ayudé a mis abuelos hasta que murieron cuando yo tenía 22 años, a los 24 tuve el golpe de suerte desde allí comencé la nueva vida, que es la que llevo, por ello no me asusta la pobreza, la respeto.

Al terminar mis palabras inclinó su cabeza para donde estaba, consideré sugestiva esa inclinación, entonces acerque mis labios y la besé en el pómulo, siguió cebando el mate, acerqué mi silla,

.-Que pasa linda, no estás tan feliz y alegre como en el restauran??
.-Juanca no me siento del todo bien aquí sola contigo,
.-No está en mi faltarte al respeto, de ninguna manera, si te sentís mas cómoda vamos donde quieras cari-ño…. ella se sonrió mas tranquila
.-Si, así es ya son las 16:30 es hora que me acerque a mi casa, ha sido un día muy lindo, te agradezco….
.-No, no Dorita, no me voy a despedir de ti aquí, así que si te vas te acompaño,

Ella fue dejó la pava sobre la cocina, el mate buscó donde limpiarlo, le dije que lo deje así, tendió el repasador sobre la mesa, demostración de una ama de casa ordenada, se aproximó, no tanto, insinúo dirigirse a la puerta de salida la seguí, abrí la puerta salimos llamamos el ascensor, estamos algo distanciados, había surgido un espacio de cuidado, bajamos salimos a la calle, el portero nos saludó, le Dije “Roberto esta es una señora amiga se llama Dorita, es una persona que aprecio.” “Muy bien don Juanca, encantado de conocerla señora Dorita” dijo el portero.

Ella me miró y le aclaré podes venir cuando quieras él te va a dejar entrar, si no te hubiera presentado el no te admitirá. AAAAHHHHH

Caminamos unos metros paré un taxi la invité a subir,
.-A donde vamos
.-A tu casa Dorita, o no puedo acompañarte, hice ademán de abrir nuevamente la puerta del vehículo, la maniobra tenía varias interpretaciones.
.-No, no, si por favor como no vas a poder ir,
Le dio la dirección emprendimos el viaje, ella se aproximó, me tomó del brazo, apoyo su cabeza en mi hombro
.-Que cosas que suceden a veces, hoy de mañana vine sola a caminar y esta tarde todo un caballero me lleva de regreso salí desamparada y vuelvo acompañada,
.-La vida tiene giros extraños Dorita, hay que seguirlos a veces, como hice yo esta mañana cuando mi ins-tinto que guió hasta ti, -acerque mis labios a su frente, la bese-, no estoy arrepentido de haberte seguido, la atracción que sentí fue genuina, eres una buena mujer que se merece mi respeto, me gustas Dorita, -la miré y me sonrió, le había tomado la mano, se la acariciaba-
.-Parece que la simpatía es mutua Juanca-me besó en el pómulo, ahora nuestras manos estaban enlazadas por nuestros dedos, se la apreté suavemente, con cariño.

Llegamos al barrio indicó al chofer donde ir y nos bajamos, pagué.
.-No te vas?, como vas a volver?,
.-Como vas vos al centro
.-En colectivo
.-Yo también cariño o me puedo quedar a dormir
Me miró sorprendida no reímos juntos, entramos a su casa, está prolijamente ordenada, hay una fragancia sutil, un olor particular agradable, estoy satisfecho dentro de estas paredes, me agrada aún sin haber visto nada

Me mostró la casa, el dormitorio con cama matrimonial, el comedor y la cocina, el baño, todo prolijamente arreglado y limpio, estamos juntos ella dijo
.-No se parece a tu departamento
.-Sin embargo tu casa es mas cálida que mi departamento estábamos mirándonos de frente, nuestros ojos bailaban mirando los labios del otro, un impulso acerque mis labios, ella no los retiró, cerró los ojos, la besé muy suavemente
.-Me esperas me voy a poner mas cómoda –entró a su dormitorio, la puerta quedó entreabierta
.-Dorita, linda, que te parece si vamos a cenar al centro –se mostró por la abertura de la puerta en ropa interior, sentí la primer sensación en mi pájaro-
.-Juanca ir al centro, luego volver es mucho gasto, no te parece?
.-Dorita cariño, no importa lo que cuesta, si quieres ir a cenar vamos no te preocupes por otra cosa.
.-No se –salió del dormitorio con un salto de cama, hasta las rodillas, se veían sus hermosas piernas, conversemos un poco –vení siéntate a mi lado- lo hice
.-Juanca, necesito decirte algo importante, me has dado dos besos, los he aceptado porque desde que me di cuenta de que me seguías –tenía las manos de ella entre las mías, estábamos muy cerca- me ha pasado algo que nunca pensé que sucedería, me atraes, me agradas siento que te conozco, que debo estar a tu lado, -aproveché para rodearla con mi brazo, la atraje, la besé en los labios pero fue mas intenso, mas apa-sionado que el anterior, ella solo se dejó besar, no quise ser imprudente, no avancé.
.-Que vamos a hacer Juanca?
- Dorita, cariño, hace semanas atrás cuando te vi sentí mas o menos lo mismo que me acabas de contar, desde esa fecha esperé hasta hoy, así que te propongo dejarnos llevar por nuestros instintos, nuestros de-seos, seamos felices, ya no somos unos chiquillos, somos personas mayores que sabemos donde vamos, por lo menos yo se que te quiero que deseo estar a tu lado, -ella acercó su cara, le acarició la nuca se besaron.

.-Vamos a cenar a otro lado, los vecinos, si nos quedamos murmurarán, mas tarde regreso, -rápidamente se cambió, se embelleció, salió con ropa adecuada, mostraba mas sus senos con una blusa abierta, ajustada pollera con tajo al costado, zapatos de tacones altos, estaba mas hermosa que a la tarde y solo había tarda-do unos minutos en arreglarse.

Salimos caminando, me tomó del brazo, hasta una avenida allí logramos un taxi, nos ubicamos muy estre-chamente, ella me retiró la mano de entre sus piernas sobre la pollera
.-Despacito cariño
.-Te amo –le dije al oído – se sonrió ampliamente
.-Gracias parece que es recíproco –la besé

Llegamos a la cercanía de mi departamento, fuimos directo al restauran
.-Juanca, vas muy apresurado cariño, estamos cerca de tu departamento
.-Dorita, mi amor, a nuestra edad no podemos engañarnos, estamos juntos estamos bien, no te faltaré al respeto, si no quieres estar a mi lada solo tendrás que decirlo o solo darlo a entender, pero si sentís lo mis-mo que siento no podemos desperdiciar tiempo, debemos ir a los hechos, mi paquete estaba formado,

Este hombre no pierde el tiempo, es práctico y directo, ya me hizo humedecer, me gusta, creo que lo voy a pasar bien, pensó Dorita

Sentados a la mesa, en una esquina, hicimos el pedido de la comida y un buen vino, conversamos mucho, de diversos temas, es una mujer que está actualizada, de buenos modales, simpática, buenas formas, relle-nita, como me gustan, que tengan que acariciar, ella lo tiene arriba y abajo, es evidente que nuestras mira-das dicen todo, las mías son calientes, las de ella son excitantes, le veo chispas en los ojos, parece que quie-re comerme, pasamos casi dos horas, tomamos mas de una botella de vino, estamos chispeantes, puede suceder cualquier cosa. Eran las 23 horas habíamos hecho la sobremesa, era la hora, así que ella dijo,
.-Es hora de descansar, cariño, no descansé esta siesta y me encuentro algo cansada
.-Por supuesto Dorita, lo que quieras –en vos muy baja cerca de oído
.-No necesitas ir al baño movió la cabeza afirmativamente
.-Pues vamos, luego te llevo a tu casa

Fuimos al departamento, directo al baño, en la sala la aguarda, salió se había arreglado la cara y el cabello, se acercó nos miramos fijamente, di dos paso la tomé de la cintura nos besamos con apasionamiento, la abracé fuerte, ella me estrechó desde el cuello, me acarició la nuca, después del beso, siguió la incursión de nuestras lenguas, ella no puso reparos para recibir mi caricia, sentí la necesidad de mover mi pelvis, bajé mi mano derecha presione sobre sus nalgas, cedió separó algo las piernas, nos separamos para respirar me miró a los ojos, me acarició la cara
.-Me parece que te quiero de toda la vida mi amor, me siento tan a gusto entre tus brazos, con tus caricias, no se que es lo que siento amor, pasión

Otra beso pasional, parados en el medio de la sala de estar, abandone el beso para dedicarle unas caricias a su cuello, mis manos, ahora las dos presionaban sus nalgas, juntó su cara a la mía, se dejaba tocar, subí una mano a los senos, hizo lugar sin separar la cara, sentí un suspiro, cubrí sus rostro de besos mientras mi mano presionaba su pecho, ella tiró su cabeza para atrás me prendí de su cuello.

Pretendí llevarla al dormitorio, se opuso, entonces la llevé al sofá triple, nos sentamos, mis manos buscaban todo, la otra teta, le puse la mano en la rodilla, la bajé por debajo de la pollera entre los muslos que ella no cerró, me excitó la suave y calida piel de su entre pierna, se recostó
.-Juanca despacio cariño, estoy bloqueada, esto es imprevisto amor
.-Sientes que algo está mal cariño, quieres que pare
.-No que vayas más despacio, que pueda pensar

Mi mano llegó hasta el lugar de su jardín del amor, está húmeda, presiona con mi mano, abrió un poquito sus piernas para que pueda calzar mi palma, así presioné su vulva, sentí suspiros y gemidos, no me soltaba el cuello, mantenía mis labios en su cuello, mordía su lóbulo, levanté la pollera, la palma de mi mano pre-siona y acaricia su jardín.
.-Mi amor, eres bella, hermosa, serás mía?, te deseo, -ahora abrió mas las piernas,
.-Si mi amor seré tuya -

Me paré, le tendí las manos ayudando a ponerse de pie, la bese le indiqué mi dormitorio, al entrar se colgó de mi cuello me mordió el labio, junto a la cama le bajé la pollera ella se sacó la blusa, me sacó la camisa, bajó el pantalón siempre unidos por los labios, quedé en slip, me separé en la penumbra distinguí su cuerpo con un sostén y una trusa haciendo juego, estaba magnífica, la invite con movimiento a la cama se recostó, me puse a su costado, comencé el juego del amor, besos, en los labios, en el cuello, saqué una copa del corpiño ella sacó la otra, luego desprendió el corpiño mientras me dedicaba a mimar sus pechos con delicadeza, mi mano se metió por debajo de su trusa directo al Monte de Venus, estaba mojada, invité a que me acariciara, con timidez tomó mi aparato con slip y todo, uummmm fue la expresión, lo acarició, mis dedos jugaban en los bellos saturados con los jugos vaginales, le retiré la prenda ella colaboró me saque mi slip quedó mi órgano expuesto, ella lo miró en la penumbra se sorprendió lo que vio, me ubique entre sus piernas, poco abiertas, bajé, con el glande acaricié su clítoris, suspiró, recorrí toda la longitud de la unión de sus labios vulgares, al llegar al final presione, entró el glande, sentí como su mano presionó mi espalda, suavemente empujé

.-Así mi amor, despacito, está cerrada, mucho tiempo sin gozar, despacito amor

Ya estaba entrando todo, con mis rodillas indique que abriera mas las piernas, ahora lo hizo con amplitud permitiendo una penetración total suavemente, me quedé quieto, nos besamos sus pechos aplastados por mi cuerpo, me daban un sensación de placer que, a mi me pareció nunca había sentido con ninguna otra mujer, quieto sobre y dentro de ella gozamos de ese momento

.-QUE LINDO, AMOR, ME GUSTA, ASI CON PLACER. ES GRANDE, ME GUSTA

Lentamente comencé el movimiento propio de apareo, ahora la respiración era mas agitada, mi movimien-to sacudía su cuerpo, que solo recibía mis potentes sacudones, empujes, sentí el estremecimiento
.- AAAAYYYYY QUE RICO AMOR aaaaaaaajjjjjjjjjjjjjjjjjjjj soy tuya, toda tuya
Continué con mi ejercicio ella ahora bajó las manos a mis nalgas para acompañar mis movimientos, sus caderas se ubicaban mejor para recibir, lanzó un nuevo gritito
.- OTRA VEZ MI AMOOOOOOOR
Mis embestidas ahora eran mas veloces y potentes, comencé a roncar, pegué dos o tres golpes fuertes quedé hundiendo mi pájaro en lo mas profundo de su vagina
.-JUANCA QUE FELICIDAD SENTIR LA TIEBIEZA DE TU SEMEN AMOR……
La besé profundamente, me quedé sobre ella que me sostenía abrazado por la espalda, no dejaba que baja-ra
.-ASÍ CARIÑO, QUEDATE ASÍ ARRIBA MIO PAPITO QUERIDO
Sentí como los músculos de su vagina oprimían suavemente mi falo, así lo repitió varias veces
.-TE GUSTA MI AMOR LO QUE TE HACE TU AMANTE, TU MUJERCITA
.-ES EXTRAORDINARIO DORITA ES DE UNA SUAVIDAD EXTRAÑA

En medio de este diálogo mi amigo dijo presente ella se prendió de mi labio me excitó, comencé a darle nuevamente, ahora ella dejó de abrazarme para buscar apoyo en el respaldo de la cama, se prendió con ambas manos para acompañar con su cuerpo mis movimientos, sus caderas adquirieron potencia, ayudan a gozar, gime con fuerza, casi sin inhibición, habla mas fuerte diciendo cuanto le gusta, al cabo de unos minu-tos somos los dos los que gemimos, roncamos, hubo un orgasmo simultaneo, estamos cansados, traspira-dos, jadeantes, respiración agitada, quedamos en reposo, ahora me liberó, me puse a su costado con mi amigo chorreando sobre sus piernas, ella las cerró, así estuvimos unos diez minutos, ambos somnolientos, ella me dijo
.-cariño me voy a bañar
.-te acompaño

Puntuacion: - Votos: 0

Leido: 124 veces

HALLAZGO 2/2Categoría: Sexo en familia

Por carpi76 | 2014-06-19 15:27:01 | 0 comentarios

HALLAZGO 2/2

Dorotea 56 Toribio 41

Con sus manos cubría su vulva para impedir salieran los líquidos que no obstante el cuidado corría por sus piernas, fue directo a la bañera, abrí la lluvia aguardamos el agua tibia tome el jabón la enjaboné en todo su cuerpo, su vulva y su vagina recibió mi mayor dedicación
.-QUE LINDO AMOR, nos besamos con fervor
seguí con su higiene, a su vez ella me masajeaba donde podía, no desaprovechó la oportunidad de hacerlo en mi palito, también lo miró detenidamente así como estaba le cubría la palma de la mano, le llegaba mas allá de su muñeca, ES MUY LINDO, dijo, terminamos, busque las toallas nos secamos mutuamente, mis ojos no dejaban de acariciar ese cuerpo, que no era nada extraordinario, pero que me atraía con fuerza, me gusta, lo necesito terminamos fuimos a la cocina saque fiambre, una botella de vino le indique donde encontrar galletitas y nos pusimos a comer, ambos teníamos hambre, dialogamos sobre lo hecho, estamos sin remordimientos, somos felices, no hacemos mal, así que le dije
.-Te quedas a dormir aquí, mañana veremos, me miró se sonrió
.-Que cambio mi amor, hoy de mañana salí a caminar, encontré un amigo y un buen amante y ya duermo junto a él antes de 24 horas,

Nos acostamos juntos, ella usó solo su ropa baja, sus senos estaban a mi disposición, nos estrechamos, besos, caricias, dulces palabras de amor, así nos fuimos relajando hasta que quedamos dormidos.

En la mañana juntos nos despertamos, ella fue al baño y regresó, en la penumbra nos acariciamos, mi herramienta esta dispuesta, así que unas cuantas caricias en sus senos, un jueguito con la mano y los dedos en su vulva, en el ingreso de su vagina, mientras ella estiraba el salame de entre mis piernas, resumiendo antes de unos pocos minutos lo tenía todo dentro, con las piernas bien abiertas recibió a su querido y calmante amigo dentro de su vagina tibia, jugosa, dispuesta a los masajes del apareo, tuvimos una hermosa sesión de sexo matutino, “es nuestra luna de miel mi amor” dijo Dori segundos antes de lanzar gemidos, suspiros, exclamaciones de placer, tuvo un orgasmo al que acompañé, llenándole nuevamente sus órganos de semen.

Sonó el timbre de la puerta él fue al portero le dijo a la colaboradora que se tomara el día, que viniera mañana.

Los dos mientras desayunaron siguieron charlando, durante la mañana ella continuó conociendo el departamento solo en ropa interior, bombacha amplia, corpiño haciendo juego, luego comiendo muy juntos, por la siesta bien repuestos tuvieron nuevamente sexo con amplios juegos previos, por la tarde se vistieron, salieron él la llevó de compras, ropa interior, blusas, polleras, vestidos, todo lo que necesitaba le compró, ella rechazó muchos artículos, no la escuchó, los compró, después de tres horas volvieron al departamento, ella al dejar los bolsos, paquetes de las compras, se abalanzó sobre él y lo estrujó con abrazos,. besos, caricias, se desnudaron mutuamente y se entregaron, ahora en la sala de estar, en el sofá a gozar de sus cuerpos en plenitud, así fue transcurriendo el día, los días a medida de que se iban ampliando los conocimientos de cada uno.

Al quinto día ella decidió ir sola hasta su casa a controlar, volvió a las pocas horas.

Las relaciones que mantenían eran normales, clásicas, ella era conservadora, no deseaba innovar, así que los ejercicios coitales no pasaban de acariciarla, mimarla, subirla, hacerle el amor, conversar avanzando en el conocimiento intimo de cada uno, lo principal fueron sus historias de vida.

En pleno período de apareamiento, dando paso a sus necesidades, a demostraciones de cariño, pasión.

Así pasaron los días cada vez profundizando algo mas en sus intimidades las que aparecen en la medida que se sumergen en los hechos de sus existencias, conociendo, ambos, las circunstancias que mas marcaron sus conductas, así por ejemplo ella comentó lo de su matrimonio casi infantil, sus vínculos posteriores, hasta la última unión con un hombre mayor que solo la quiso como ser humano, como compañía hasta el fin de sus días.

Avanzaron en su conjunción de tal manera que resolvieron alquilar su casa, la de Dorita, ella vendría a vivir al departamento, como una forma de mayor unión, de más intimidad, además de seguir sumando las historias de cada conociendo sus hechos más sobresalientes de su vida.

Él contó que era hijo único de un matrimonio que se disolvió siendo muy niño, que su madre se había alejado de su crianza dejándolo al cuidado de su padre, el que falleció al poco tiempo, quedó al cuidado de sus abuelos quienes lo educaron y criaron, que luego de trabajar en distintos lugares, de haber sufrido necesidades, tuvo el golpe de suerte con un importante premio de lotería que le permitió comprar tres departamentos, con lo que inició su crecimiento patrimonial al vender uno pequeño más ahorros adquirió uno más grande, así fue juntando unidades ahora ya tiene 12 propiedades en alquiler con lo que puede vivir con comodidad, hacer ahorros, luego nuevas adquisiciones, ella lo escucho con atención, demostró su admiración, lo elogió, sintió orgullo por el hombre que había aceptado, sintió que su ego se henchía por la elección que hizo.

Así lentamente fueron desgranando sus experiencias, hasta que una tarde haciendo esas confesiones ella le dijo que se había casado siendo casi una criatura con un muchacho mayor, pero que sus padres no lo quisieron y a los pocos meses del nacimiento del niño la llevaron a otra ciudad no permitiéndole volver a ver a su hijo, lo que le causó un gran dolor en el alma, que hasta el día de hoy desea conocer a su hijo querido, en este punto Juanca se acercó la estrechó en un abrazo, sostuvo por un momento el cuerpo de esa mujer tan querida que sufría con el recuerdo de aquel hecho lejano.

La convivencia era cada vez más feliz, la intimidad se intensificaba con la apertura de sus almas hacia el otro, se amaban con frecuencia.

Una tarde en medio de estos intercambios él le preguntó si lo amó a aquel muchacho que la sedujo, a lo que contesto que fue el amor de su vida, que lamentó siempre el haber perdido contacto con él, luego averiguó como se llamaba el hombre que la hizo madre, ella agachó la cabeza, con dulzura dijo ASDRUBAL.

Esto sorprendió a su compañero, vio como abrió desmesuramente sus ojos, palideció, la miró con tanta sorpresa, salió de su garganta
.-“sos DOROTEA”

Dorita tan sorprendida como él lo miró, dijo ”SI”
.-Soy COLO...llllll se hizo un gran silencio, ella se dejó caer en un silla con su rostro demudado, asombrado, los ojos vacíos, la boca abierta en una exhalación dijo
.- entonces vos sos..........................................TORIBIO MI HIJO
.- MAMAAAA dijo él.

Pasado el asombro se acercaron se estrecharon en un fuerte abrazo, al separarse se miraron fijamente y en un arrebato de amor y pasión se besaron en los labios con una fuerza que no habían conseguido anteriormente, apareció una nueva y renovada instancia en esta unión, la pasión tomó otra dimensión, ante el hecho de realizar una acción prohibida


Guardaron silencio, quedaron sentados con las mentes vacías, ambos vencidos, caídos, así estuvieron muchos minutos, hasta que ella se levantó como una zombi lentamente fue al dormitorio se tendió sobre la cama, su brazo izquierdo cruzó su cara a la altura de sus ojos, así quedó.

Por su parte Juanca, Toribio o Colo, se retiró a la habitación de huéspedes también quedó tendido, abrumado por el acontecimiento.

Ambos daban vueltas al punto de que resultaron madre e hijo, de cómo llevarían la vida de aquí en adelante, que propondría el otro, así estuvieron hasta el mediodía siguiente en que ella tomó su decisión, había hallado a su hijo y no lo iba a desechar, lo esperó demasiado tiempo, muchos años deseando conocerlo, por otra parte encontró al hombre que era el verdadero compañero de vida, además la satisfacía con mucha pasión, cariño, amor sus necesidades, tampoco lo quería perder, preparó un almuerzo rápido, liviano, ambos tenían hambre

Se acercó a la puerta de la habitación dijo
.-Juanca está listo el almuerzo, venís?
.-Voy Dorita, voy

Pasó por el baño se higienizó, se peinó fue a la cocina allí estaba su amor, porque después de haber dado muchas vueltas al asunto llegó a la conclusión que la quería más como mujer que como madre, ella era la mujer que durante todo su vida estuvo buscando para unirse por el resto de sus días, su calor interno no mermó, mejor aún se intensificó, surgió una nueva y muy caliente pasión ante el hallazgo de su madre.

Estaba parada al lado de la mesa redonda con mantelitos individuales cercanos, vestía un salto de cama transparente mostraba apenas sus senos, sin corpiño, más la trusa que llevaba, esta visión lo exaltó, él se acercó para besarla, así lo hizo con una suave unión de sus labios, eso fue todo, deseaban conocer las consecuencias de sus descubrimientos.

Fue ella quien a los pocos bocados expresó, Juanca, cariño no sé a qué conclusión has llegado, de mi parte debo decirte que acepto esta situación como la planteamos aquella mañana en la vereda, un encuentro de un hombre y una mujer que se conocieron por una acción circunstancial, la vida nos encontró a ambos, vos tuviste la visión y de mi parte tuve la intuición de que eras mi hombre, o sea te quiero como mi HIJO, como mujer amo al hombre que es mi cría, al terminar esta expresión notó que sus senos estaban rígidos, sexo está mojado, se excitó. Él escuchó con mucha atención, las palabras que renovaron su interés, su deseo.

No contestó de inmediato, lentamente tragó el bocado, ingirió otro, la miraba directamente a los ojos con una visión intensa, cariñosa, llena de algo parecido al furor, no se levantó se inclinó, clavó su rodilla derecha al lado de la silla de su madre, le tomó la mano, ella se dio vuelta en la silla para enfrenarlo,

.-Madre, mi amor, he revolcado en mi mente en las últimas horas lo ocurrido, llegue la conclusión que lo mejor que pudo haberme pasado en la vida ha sucedido, -por haber escuchado el razonamiento de su amada más lo que dejó en claro, su hombría floreció con renovado impulso, estaba muy excitado- encontré a mi madre y también a la mujer que buscaba para compartir mi existencia, -su mano acarició el seno, mientras aproximó su cara, eres el amor de mi vida y no cambiará en nada el amor que te tengo.

Dicho esto la tomó de la nuca y le dio un beso que sus dientes lastimaron los labios, ella lo abrazó, se estrecharon con una unión labial que no habían gozado anteriormente, el morreo que sostuvieron los llevo a accionar las manos como una extensión de su inquietud pasional, él metió una mano por entre las piernas, las abrió cuanto pudo permitió que él quede en medio, se prendió de la trusa para sacarla a tirones que entregó con sus movimientos de caderas, mientras ella desataba el nudo del pijama y bajaba junto con el slip, eran dos jóvenes enamorados, apasionados, entregados al gozo, el armamento de su hijo apareció más grueso, más grande que de costumbre, se corrió en el asiento, ubicó el glande en la puerta de su vagina, mientras el beso continuaba, él dio un feroz golpe de caderas que produjo una queja en su amor que abrió la boca como para tomar aire y poder respirar, la penetración fue torpe, grotesca, algo dolorosa -lo que después valoró como una sensación muy agradable- ella para poder ayudar se corrió en el asiento permitiendo que su amado ajustara la penetración hasta producirle un orgasmo extraordinario, seguía con la boca abierta, la cabeza hacía atrás, se dejó manipular, él la atrajo -mientras sus labios apretaba el pezón de sus pecho-, se terminó el asiento cayó sentada entre las piernas de él, así sentada, penetrada, comenzó a cabalgarlo, gimiendo, gritando el placer que le causaba su amoroso hijo, sus pechos bailaban frente a la vista de su amado que se sentía incentivado por ello, hasta que ella en el colmo de su éxtasis decía
.-mierda, mierda, que bueno, mierda, me gusta, hijoooooooooo
Sus pechos saltaban, ante el peso sobre sus piernas él retiró la silla la recostó en el suelo, apoyo sus manos a los lados de los senos, comenzó un bombeo que ella demostraba el placer que le causaba al mover sus caderas acompañando el movimiento del apareo salvaje que llevaban a cabo, la vista de los senos de ella bailando al compás de la serruchada causaban más placer en él lo que se traducía en un agrandamiento, endurecimiento de su pistola para gozo de la mujer que demostraba lo que se deleitaba, mientras sus órganos no dejaban de producir sacudones electrizantes que deleitaban su cuerpo, cuando observó cómo su pareja comenzaba a ponerse rígido, sus músculos se exteriorizaron con esplendor, recibió tres cuatro golpes de pelvis que la hicieron gritar más fuerte que antes, a la vez que notó la descarga tibia de los líquidos que segregaba el macho que la poseía, quedó quieto, se reclinó para besarla en los labios, luego lamió los senos de su madre.

Ella en aquella posición, soportando el frio del piso lo que nada significaba, porque distinguió los latidos del corazón de su amado a través del caliente, grueso miembro que rellenaba, agrandaba, con creces su vagina, se mantenía firme en la vagina de su madre, lentamente comenzó otro accionar ante la mirada interrogante “otra vez amor?” y placentera de su amada que se prendió de los brazos de él llegó hasta sus labios se lo mordió mientras gemía y gritaba al percibir una nueva descarga de su hijo
.- Dios mio, que gran cogida me estás dando mijo, esto no tiene comparación, -perdió la calidad que había mantenido durante estos meses de placer, nunca se expresó en estos términos-
.-Mamá desde ahora vamos a coger mejor que antes y dentro de un ratito voy a entrar por tu trasero
.-Te lo doy con gusto amor, recibirás con orgullo la desfloración de tu madre
Mientras lentamente se produjo el desenchufe sexual por la reducción natural de él, ayudó a ponerse de pie a su amada y ambos quedaron sentados en la silla, ella en la falda de él, apoyó la cabeza en el hombro, acarició la cara del amor, lo beso en los labios
.-Estuviste muy bien mi amor, nunca goce como hace un momento, fue lo máximo.

Su convivencia se extendió hasta el fín de sus días, previo unirse en matrimonio civil a los pocos días del gran acontecimiento.

Puntuacion: - Votos: 0

Leido: 87 veces

mi sobrinita, de 14Categoría: Sexo en familia

Por sobrina | 2014-06-17 15:53:59 | 0 comentarios

Bueno lo interesante es lo q paso hoy,
Yo Salí a pasear en mi moto, y me la encontré como a un km. De su secundaria iba con dos amigas, me pare a saludarla, y me dijo que las llevara a la escuela, a lo q respondió ok. Si no les importa ir amontonadas, dos atrás de mi y una en el tanque, las amigas de inmediato dijeron q ellas atrás, por lo que mi sobrina se fue en el tanque, pero por la presión de sus nalgas en mi pene, se me paro de una forma brutal, no dije nada, y me limite a disfrutar el corto trayecto, ella no parecía importarle, cuando llegamos a su escuela, se bajaron, y cuando se retiraron sus amigas le dije:

Discúlpame por lo de ahorita, pero no lo pude evitar
-por qué?
-Por lo de ahorita.
-Si, pero que??
-Que venía excitado
-A, eso¡¡ no te preocupes, lo que pasa en nuestra burbuja, en nuestra burbuja se queda
Me dio un beso y corrió con sus amigas.
Te imaginas como estoy????

Dany.dany.hdz@gmail.com

Puntuacion: - Votos: 0

Leido: 387 veces