Los 10 relatos mejor valorados



Ultimos relatos


UNA PERRA TRAPADA EN PIEL DE MUJER ICategoría: Sexo en familia

Por LUIS AMODEMIPERRASOFIA | 2014-01-18 23:54:37 | 0 comentarios

Ya llevábamos casi dos años follando (si se le puede decir follar a utilizarla, ¡como se me antojaba!) la conocí en un chat para adultos; ella vivía a poca distancia de mí (algo así como tres horas en autobús). Era una mujer que tenía que "salir del clóset"; en realidad, apesar de ser una ama de casa de edad y convencional,dedicada a su familia, entregada a su rutina, y a su esposo, ¡no era feliz!; y yo lo sabía por la manera como empezamos a desenvolvernos en el chat; ¡es lujuriosa y pervertida al extremo!, pero requería que alguien que le hiciera sacar eso a flote, ¡realizarse sexualmene, llegar a su límite!.

Al inicioel cibersexo era furte, pero normal, ¡pero en breve empezamos a practicar con las distintas filias!, y la llegué a conocer mejor que ella misma: Sin saberlo era una potencial practicante del sexo duro, los roles, el bdsm, la zoofilia, el incesto, la lluvia dorara, el scat y el lesbianismo; ¡era un verdadero "estuche de monerías"!; no era una belleza, ¡ni muchos menos joven!, ¡pero era lo que menos importaba!, su forma de ser, ¡su entrega!, eran espectaculares.

Yo la iba iniciando, aunque fuera por chat, en todas y cada una de ésas prácticas; ¡hasta que tuvimos nuestro primer encuentro real!; para entonces yo ya me había convertido en "Amo", y ella era "Mi Perra Puta", "Mi Perra Puta Sofía" o "Perra Puta", simplemente. Así que, literalmente, ¡la utilicé como a una perra auténtica!, poniéndole su collar y cadena, y haciéndola caminar desnuda por el cuarto del hotel; le llevé creal integral, para dárselo en platón, como "croquetas", y agua en otro plato; ella no podía hablar ni una palabra, y sólo obedecía cada indicación; ¡me la follé con dureza, usándola, sin piedad!, pues llevaba juguetes, ¡enormes dildos y vibradores!, pinzas para los pezones y unas pocas cuerdas. ´

Al eyacular en su hocico, la llevé al piso de la regadera del baño y ahí, ella de cuclillas y yo de pie, le mié en su hocico y le hice tragar casi un vaso de orina; ¡eso me volvió a excitar, y a ella también!, que, para entonces, ya llevaba media docena de orgasmos, ¡y escurría de sus jugos por sus muslos! ¡Quedó encantada!, y desde ése momento ya éamos Amo y Perra, ¡pero reales!

La seguí utilizando de ambos modos: A veces por chat, a veces en vivo; ¡y cada vez le subíamos un poco la intensidad a los encuentros!; yo le ordenaba imaginarse en al o cual situación, y ella usaba su imaginación.

Cierta vez, que un amigo me prestó su perro (un labrador con mucha energía), me cité con mi perra para usarla, ¡y que la usara el perro!; pensé en omitir los detalles del encuentro, pues es un tanto largo, ¡pero sí les contaré que ella quedó aotonada en la vagina por el animal, y la hizo llorar de placer y dolor!

Cada vez más nos hacíamosdependiente uno del otro, ¡como si os hubieramos convertido en una droga mutua.


Otra ocasión llevé a una amiga, chica jovencilla, ¡pero caliente!; le había contado de "mi esclava sexual", y tenía mucha curiosidad; llegamos al hotel, en donde mi perra ya esperaba; yo entré solo al cuarto, primero, para desvestir a mi puta perra, ponerle collar, correa, y pinzas en sus pezones colgantes (al estar en 4 patas); entonces permití entrar a mi amiga, quien la vio con verdadera estupefacción (creía que yo bromeaba), le pedí se levantara la falda y se quitara las pantaletas, ella me hizo caso; entonces ordené a mi perra que le mamara la vagina, ¡y claro que ella obedeció!; ¡la mamaba, la chupaba, la succionaba, de tal modo, que parecía lesbiana de toda la vida!; mi amiga y mi perra se corrieron, y luego ordené que le lamiera el ano, ¡cosa que también hizo, y cómo!; una vez más terminaron entre quejidos y jadeos; finalmente, para acabar, le pedía mi amiga que se quitara todo lo que traía abajo, porque venía "el postre"; las llevé al baño, y puse a mi perra en el piso de la regadera, y le dije a la chica "orínate en su hocico"; ¡ella no lo podía creer!, ¿obedecería aquella mujer? (porque a sus ojos era mujer); ¡pues sí, mi perra se colocó en posición y abrió grande el hocico, y la muchacha le orinó ahí!; ¡mi perra tragó mucho, y poco escurrió!, además de correrse unas dos veces más (si lo de "MI Perra Puta" no era nada más por decir).



Mi perra estaba encantada conmigo, ¡mucho!; a veces me escribía que me amaba como a nadie en el mundo y, cuando no nos podíamos ver, me decía que me odiaba (ya saben, relaciones destructivas); pero igualmente yo sabía que ella me traía loco, por su lujuria y perversión fuera de lo normal.



Yo, que ya estaba viviendo solo, empecé a imaginar con hacer realidad una serie de relatos y fantasías que le escribía a mi perra y le enviaba por correo electrónico; aunque ella era casada, ya no follaba casi nunca con su marido pues él era muy "puritano", y ya no le excitaba tener sexo con él (precisamente por eso entró al chat en la ocasión en la que la conocí); empezaba a planear la economía de mantenerla, ¡como mi perra puta real!; daba vueltas en mi cabeza la idea de traerla a vivir conmigo, de tenerla ala mano para lo que se me antojara, ¡para la depravación que se me ocurriera!; y, finalmente, me decidí.



Ella vivía en una casa, no muy lujosa, con sus dos hijos y el esposo; cierto día, ¡sin más ni más!, me presenté en su casa, casi por anochecer; detuve mi carro frente a la entrada principal y toqué a su puerta; abrió uno de los hijos, me preguntó qué deseaba, y yo le contesté: "Vengo buscando a mi perra"; a lo que él, extrañado, me contestó que ahí sólo tenían un perro, pero macho; le pedí permiso para entrar, aunque él como que dudaba; ya adentro la busqué con la mirada, ¡y ahí estaba, sentada frente a su computadora!; "Ésa es mi perra", le dije al joven señalando a su madre; el muchacho dijo unas grosería y llamó a su hermano y padre; ¡mi perra Sofía, al verme, casi se desmaya!; "¡Éste señor acaba de llamar perra a mi mamá!"; debo decir que, por poco y se me avientan encima los tres y me hubieran matado ahí mismo, pero alcancé a decir: "¡Puedo probarlo!, ¡puedo probarlo!"; el señor los contuvo un momento, pero sin decir nada; yo me dirigí a mi perra y le dije: "¡Desnúdate!"; ¡ella lloraba, era demasiado!; "¡Desnúdate!", le repetí, ¡y ella obedeció!, ¡quedó sin nada en segundos!; los tres hombres de la casa estaban boquiabiertos, aunque no tanto el señor, que ya se venía sospechando algo tiempo atrás; "¡Mámaselo!", le ordené señalándole al menor de sus hijos; ella me miró como suplicando, "¡Mámaselo!", repetí muy seguro; ella se puso en 4 patas, fue adonde su hijo la miraba aterrado, le desabrochó el pantalón, le bajó los calzones, y se llevó su pene al hocico; ¡su hijo intentó resistirse!, pero estaba tan sorprendido, ¡y fue todo tan rápido!, que no alcanzó a actuar; luego, a él mismo, mientras era mamado por su propia madre, se le hizo una falta quitarse con horror, ¡en verdad no sabía cómo actuar!; los otros dos intentaron intervenir, ¡pero levemente!, igual, por la sorpresa, Pero yo me interpuse, "¿No deseaban saber?, ¡pues esperen para saber!"; ello los contuvo, ¡lo suficiente para que vieran cómo la verga del joven, palpitante, era mamada con gusto!, ya mi perra había olvidado cualquier pena, cualquier consecuencia, y mamaba llena de lujuria y deseo; ¡el joven se corrió en el hocico de su perra madre! (literalmente), entre gemidos y jadeos; ¡ella también se corrió, y los que no participábamos pudimos darnos cuenta por los jugos que expulsó por su sexo!; entonces ordené: "¡Mámate a tu otro hijo!", ¡a lo que ella obedeció igualmente! El esposo se retiró, cabizbajo, diciéndome, "Le enviaré los papeles del divorcio"; le contesté, "Es lo mejor, caballero... es lo mejor". El segundo hijo se resistía a dejarse bajar los pantalones, y me dirigí a él: "¿Qué no te percatas que tu madre eligió su camino?, ¿qué no te percatas que esto es lo que ella desea?, ¿la quieres ver feliz o desdichada el resto de su vida?"; el joven se me quedó mirando, como desconcertado, lo que le dio tiempo a mi perra para bajarle los pantalones y los calzoncillos; el otro hijo casi lloraba, pero también escuchó mi argumento, y se aguantó; mientras mi perra mamaba a uno, fui con el otro y le dije: "Métele tu pene en su vagina, ¡ella lo desea!"; el joven se enojó un poco, ¡pensé que me golpearía!, pero la observó, ¡tan feliz, tan lujuriosa, tan llena de vida!; se acercó por detrás, ya que ella estaba en 4 patas, se agitó un tanto su pene hasta que volvió a crecer, ¡y le metió la verga de un solo golpe hasta el fondo!; ¡ella gimió de gusto, aventando la cabeza hacia atrás, gozando como pocas veces!, luego volvió a mamar al que tenía enfrente. ¡Todos se corrieron al mismo tiempo, en una escena de incesto y lujuria sin precedente!



Una vez así, cansados los tres, le puse su collar y su correa a mi perra puta Sofía; la encaminé hacia la salida, no sin antes darles una tarjeta a sus hijos con el domicilio donde viviría ella; "Aquí pueden visitarla cuando gusten, ¡y follársela también cuando gusten!, hasta podrían quedarse algunos días con nosotros"; los jóvenes, aún exhaustos, incrédulos, ¡pero ciertamente satisfechos de la follada!, y casi volviendo a excitarse por ver cómo la llevaba yo, como perra auténtica, sólo asintieron con la cabeza.



La saqué a la calle, ¡en medio de la mirada de algunos transeúntes que pasaban!; la subí al carro, a la parte trasera, y partimos a nuestra nueva vida llena de la perversión y lujuria que ella (y yo), deseábamos para "mi perra puta Sofía"



Continuará...

Puntuacion: - Votos: 0

Leido: 392 veces

Respuesta a Magia 2014Categoría: Sexo en familia

Por Franck | 2014-01-18 16:06:03 | 0 comentarios

Oye no es posible ver tus enlaces.

Puntuacion: - Votos: 0

Leido: 356 veces

Noemí seduce a su hijo IVCategoría: Sexo en familia

Por oriaj | 2014-01-18 10:07:00 | 0 comentarios

Hola de nuevo amigos lectores les escribo en este cuarto relato lo que sucedió después de a verle sido infiel a mi hijo Carlos los que no saben mi hijo es mi hombre bueno para que entiendan busquen mis relatos anteriores para que sepan como mi hijo me embarazo y ahora somos una familia.
Bueno los que no hayan leído mis relatos anteriores soy de estatura mediana cuerpo normal sin ser gorda ni flaca me dicen muchos que mi cuerpo es perfecto eso dicen mis pechos o senos o tetas como mas les guste son medianos y mis nalgas o glúteos se mantienen en su posición como ya saben yo tengo 33 años soy vendedora de bienes raíces en si mi trabajo lo hago desde mi hogar y solo salgo a mostrar las cacas en venta cuando salen los compradores en si mi estatus económico es bueno. My hijo Carlos tiene 14 años el es muy guapo alto atlético mas bien parece de unos 18 o 20 años, y después viene mi hija de 4 años que tuve con mi segundo ex marido y después esta Danny el bebe que tuvimos mi hijo y yo.
Bueno como saben en mi último relato le fui infiel a mi hijo ya que el se encuentra en un viaje de deportes de la escuela y regresaban en 15 dias y lo que paso después de eso es que a la semana siguiente me llamo una pareja para mostrarle una casa que se encontraba a las afueras de la ciudad así que el día de la cita me vestí con una falda de vestir o gabardina que me quedaba arriba de la s rodillas y de bajo unas medias negras muy sexis y unas zapatillas de tacón o plataforma altos, una camisa blusa arriba un chaleco de dama y un saco que hacia juago con mi falda y medias. Deje a mis hijo encargados en una guardería para poder asistir a la cita.
Llegue a la casa que tenia en venta y espere a la pareja después de un rato de espera se acerco un auto y llegaron eso fue lo que pensé yo ya que al bajarse del auto solo bajo un hombre se acerco a mi me saludo y me pregunto si era yo la vendedora de bienes raíces a lo que le respondí que si me dijo que el quería comprar la casa con su pareja pero que por cuestiones de trabajo su esposa no pudo llegar.
El rápidamente me pidió disculpas por no a verse presentado y me dijo que se llamaba patricio. Yo me presente con el y le dije:
Noemí: yo soy Noemí y soy la vendedora de bienes raíces espero le guste y lleguemos a un buen acuerdo si usted lo dice.
Patricio: ok pero primeramente déjeme decirle que usted es muy guapa y atractiva pero primeramente quisiera que me muestre la casa.
Noemí: gracias por lo de guapa y ok pues entremos y le muestro la casa por dentro.
Al escuchar y responderle me sonroje mucho y el se dio cuenta entramos al interior de la casa. Al ir caminando hacia el interior me percate que patricio me miraba de una manera que me éxito ya que no dejaba de ver mis piernas y el escote que dejaba ver un poco mis pechos.
En el interior lo primero que le mostré fue la cocina momento en el que el aprovechaba para ver mis senos cada vez que yo le mostraba los muebles que se encontraban en la cocina. En uno de esas muestras y por el angosto espacio que avía debido a los muebles el me roso un poco con sus manos mi cintura y yo sentí como electricidad ya que me avía excitado por todo lo anterior.
Noemí: pues esta es la cocina que le parece patricio
Patricio: pues me gusta y una disculpa por lo que paso no fue mi intención tocarla
Noemí: no hay problema fue un accidente
Después de eso le mostré la sala después los baños y por ultimo le mostré el cuarto principal. Entramos al cuarto y el comenzó a ver la habitación:
Noemí: que le parece entonces
Patricio: pues me parece muy buena esta casa
Noemi: entonces hacemos el contrato
Patricio: pues claro prepare los papeles de compra
Noemi: pues aquí los traigo solo firme y el contrato me realiza el deposito bancario y la casa es suya que dice.
Patricio: ok
Dicho esto me aproxime hacia una mesa que había cerca para poner en orden los papeles pero de pronto patricio se acerco por detrás mío y me tomo por detrás con sus brazos fuertes y me dijo al oído.
Patricio: que guapa eres Noemí quiero hacerte mía aquí y ahora que dices guapa
Al decir esto no supe que decir me quede callada y de pronto sentí mi cuerpo que me decía a gritos que quieria ser follado por ese hombre y lo que le respondí fue
Noemi: yo también quiero ser tuya
Al decir esto patricio me beso el cuello me sentía tan caliente que mi conchita comenzó a mojarse de mis jugos vaginales, patricio metió una mano debajo de mi falda y corrió un poco la tanga que llevaba y metió un dedo en mi conchita y se percato que ya estaba toda mojada.
Patricio: veo que ya estas mojada guapa espera a correrte ya que te voy ha hacer la mujer más feliz cuando te folle que dices guapa.
Noemi: si quiero patricio quiero ser tuya quiero que me folles quiero sentirme tu mujer.
Avía perdido la conciencia de la situación debido a la calentura estaba a punto de serle infiel a mi hijo de nuevo y eso se me estaba olvidando debido a que mi cuerpo necesitaba un hombre y patricio estaba aprovechando esa situación sin saberlo.
Patricio me cargo y me llevo a la cama de la evitación como una novia que se estaba entregando a su hombre me dio un beso tierno que le correspondí y me coloco en la cama.
Patricio: eres muy guapa que desde el momento que te vi tenia ganas de hacerte mía y nadie va a impedir que seas mía hoy y en esta cama que será mi cama matrimonial con mi mujer.
Noemi: no me importa si será tu recamara solo quiero ser tuya en este momento necesito que me folles.
Patricio: te voy a desnudar de la forma mas especial que nunca vas a olvidar.
Dicho esto me tumbo en la cama comenzó a acariciarme las piernas la cara me dio un beso tan dulce y excitante se saco la camisa que llevaba y quedo solo con los vaqueros que traía puesto se podía ver su cuerpo atlético con músculos y un pecho muy bien marcado .
Patricio se aproximo a mi oído y me dijo
Patricio: Noemi esta tarde nunca lo vamos a olvidar hoy vas a estar con un verdadero hombre.
Dicho esto me saco el saco que llevaba yo puesto me saco también el chaleco y de la forma mas tierna me comenzó a desabrochar los botones de la blusa mientras me besaba de una forma tan sensual que perdí la noción del tiempo me saco la blusa y yo baje besándolo por el cuello tiernamente le bese todo su pecho marcado y desabroche al vaquero que traía puesto delicadamente hasta que se los saque y quedo en la cama solo con un bóxer que dejaba ver ya su bulto ya en su tamaño el me atrajo hacia el y me comenzó a besar tiernamente mientras me desabrochaba la falda y me la saco me contemplo así como estaba y me dijo.
Patricio: eres un ángel que a caído en mi cama y no desperdiciare esta oportunidad de tenerte y hacerte mía este día
Dicho esto me desabrocho el sostén y con sus manos comenzó a masajeármelas ya mis pezones de mis pechos estaban erectos por la sensación de sentir las manos de ese hombre en mi cuerpo.
Noemi: chúpame mámame mis pechos le dije.
Dicho eso acerco su baca a mis pechos y comenzó a succionarlos y mordisquearlos de una forma que me dolían un poco pero el sabia excitarme de esa forma
Después bajo basándome mi vientre hasta llegar hasta mi vagina que todavía se encontraba cubierta por mi diminuta tanga ma quito la tanga y comenzó a meterme un dedo después dos hasta tres yo ya no aguantaba el placer de sus dedos que me corrí como una loca
Noemi: hoo siiii hhooo me coorrooo me corrooo
Me corrí con sus dedos después el acerco su boca a mi vagina y comenzó a hacerme un sexo oral con su lengua que al poco rato ya me había corrido por segunda vez
Subió besándome todo mi vientre hasta darnos un nuevo beso tierno y excitante y yo baje hasta su pene le quite el bóxer y hay estaba ese pene que mi vagina necesitaba estaba a 100 en todo su esplendor su pene media unos 23 o 25 cm de largo y unos 8 0 10 cm de ancho eso me impresiona ya que los penes de mis ex maridos eran de unos 17 cm de largo y el de mi hijo mide 18 apenas debido a su edad pienso es normal ya que cuando crezca mas le crecerá más.
Primeramente comencé a masturbar ese pene y después me lo lleve a la boca le estaba dando un sexo oral a aquel extraño el se paro de la cama me baje al piso y le seguí dando placer con mi boca después el me tomo de los cabellos y comenzó a follarme la boca el sintió que se corría y paro me saco su pene de mi boca y me dijo
Patricio: quiero sentir mi pene en medio de tus pechos guapa.
Noemi: ok guapo te voy a dar la mejor paja rusa que jamás te han dado
El coloco su pene entre mis pechos yo aprisione ese pedazo de carne con mis pachos y comencé ha hacerle una paja rusa o cubana no se como se le llama si alguien sabe díganme como se llama.
Después de eso nos recostamos en la cama y me dijo.
Patricio: para que no te duela tu conchita cuando meta mi pene en ella te voy a dilatar tu chochito y tu mi pene ponte boca abajo mientras yo te dilato la vagina tu lubrica mi pene.
Noemi : esta bien guapo todo lo que me pidas lo haré anda que ya no aguanto quiero que me folles.
Así como lo dijo patricio compensamos a hacer la postura del 69 creo que se llama así.
Después de un rato me dijo que ya era hora
Patricio: es hora de hacerte mía por fin guapa anda ven acá.
Noemi: esta bien pero antes ponte un condón que no quiero quedar preñada hoy
Patricio: ok pero yo no traigo tu traes uno
Noemi: no no traigo y ahora
Patricio: pues no hay problema yo te aviso cuando me corra va
Noemi: ok pero afuera conste va
Dicho eso el me atrajo hacia el se puso enzima mío en la posición del misionero tomo su pene lo acomodo en la entrada de mi vagina y comenzó a jugar con mi chochito
Noemi: patricio mételo con cuidado tu pene es muy grande y mi vagina no ha recibido un poste como ese
No contesto me dio un beso apasionado y comenzó a meterme su pene en mi vagina su pene rasgaba las paredes de mi vagina me dolía.
Noemi: hoo para para me duele
Le dije pero el me beso y comenzó a meterme mas su pene y de un empujón metió todo su pene en el interior de mi vagina.
Grite como si me hubiesen quitado la virginidad ese pene estaba matándome de dolor el comenzó con el mete saca delicado y después mas rápido hasta que me acostumbre al tamaño de su pene.
Paro el mete saca sin sacar su pene el se recostó en la cama y yo ya estaba arriba de el cabalgándolo estaba fuera de mi le piada mas placer y el me daba mas duro y fuerte masajeaba mis pechos con sus manos mientras yo lo cabalgaba a el.
Pare me puse de pie el también me dio un beso sensual me llevo a la cama me puso en 4 patas y me comenzó a follar en la posición del perrito me monto como una perra me apretaba los pechos en todo momento y yo me sentía mujer me sentía bien siendo follada por ese extraño
Después nos en esa posición nos recostamos los dos en la cama en la posición de la cuchara o cucharita es mi posición favorita ya que el me podía besar y mamarme los pechos además de poder masturbarme mi conchita.
Estuvimos así un rato hasta que me dice que se va a correr
Patricio: me corro guapa me corro
Noemi: hoo correte afuera amor hoo afuera amor hooo
Patricio: hoo hoo no Noemi quiero correrme dentro de ti quiero dejar mi semilla en ti guapa
Dicho esto comenzó a acelerar el mete saca me aprisiono para que no pudiera escapar de el hasta que sentí en mi interior la gran corrida que tubo fueron 5 grandes chorros de semen que descargo en mi y después saco su pene y se podía ver la gran cantidad de semen que escurría de mi vagina.
Noemi: te dije que te corrieras fuera puedes dejarme preñada.
Patricio: perdón no me pude contener guapa es que eres una mujer tan rica en la cama que me encanta tu vagina
Después el me dio un beso nos abrazamos y nos quedamos dormidos después de un rato desperté el estaba dormido todavía me fui al baño me metí a duchar estaba satisfecha sexualmente pero mi cabeza me decía que era una mala madre por estar engañando a mi hijo
Estuve así hasta que patrio entro al baño se aproximo a mi me beso y si hay tuvimos nuestro segundo raund de sexo después de tener sexo nos vestimos salimos de la casa antes el me firmo los papeles de compra de la casa y nos despedimos con un beso tierno y el metió su mano debajo de mi falda me quito la tanga y se lo guardo en su bolsillo y me dijo ya sabes donde encontrarme tienes mi teléfono espero tu llamada le respondí que si y el se marcho en su coche yo me sentía mujer me sentía satisfecha por ese hombre que me había follado me había echo suya de una forma que nadie me lo había hecho me preguntaba si lo volvería ver pero que haría con mi hijo el es mi hombre no puedo engañarlo con este hombre que apenas conozco que ago. me preguntaba mientras conducía Asia casa varias cosas pensé pero no se que hacer pues mi hijo es mi hombre lo amo pero este hombre extraño me había echo gozar como Nadie lo ha hecho ni siquiera mi hijo me había hecho sentir eso menos con las parejas con las que hemos estado en los intercambios que realizamos con mi hijo no se que hacer que me aconsejan ustedes amigos lectores llamo a patricio lo olvido y sigo con mi vida incestuosa con mi hijo y las parejas que nos contactan espero me puedan ayudar con sus comentarion en el correo de mi hijo y mio que es mu_aries140492@hotmail.com espero consejos sugerencias o parejas que hagan intercambios que me puedan ayudar a desidir que es lo que ago solo se que amo a mi hijo y esta por regresar de su viaje hasta pronto………..

Puntuacion: - Votos: 0

Leido: 665 veces

TATARABUELA DE SU HIJACategoría: Sexo en familia

Por LUIS | 2014-01-18 02:23:38 | 0 comentarios

TATARABUELA DE SU HIJA.


Una mujer muy joven se embarazó, ¡tenía apenas 15!; pero era justificado, ¡para esa edad ya había follado con decenas de hombres!; ella empezó a los 8 años, ¡con su propio padre!; le encantaba ver pornografía por internet,desde los 7, ¡y cómo se daba duro mirando los clips de video!; se metía los dedos en la vagina y el ano, imaginándose ser la protagonista de las películas; se acostumbró a correrse más de una vez cada día, ¡o hasta tres si tenía tiempo, oportunidad, privacía!

Cierta vez se descuidó, ¡dejó abierta la puerta de su recámara!; y, su padre, qien había descansado ése día, se asomó y la vió masturbándose como toda una ramera profesional; el ombre, de poca moral y muy lujurioso, se excitó de inmediato, ¡viéndola desnuda, fresca, candente!; entró de gope a la recámara y la "descubrió", dejándola fría de miedo.

-¿Qué haces, escuincla?... -Le gritó aparentando furia e indignación; ella intentó taparse mientras balbuceaba.

-¡No, papito... yo... yo...!

-¡No intentes mentirme!, ¡te vi perfectamente!...

-¡No te enojes, papito!...

-¡Debería azotarte!...

-¡No, no, por favor!...

En eso hubo un silencio; el hombre simuó calmarse un poco, lo que dejó un tanto sorprendida a la niña, quien esperaba ya estar moreteada por todos lados.

-¡Sólo hay una forma para que te perdone!... y no se lo diga a tu madre...

-¡Sí, papito, sí, lo que digas!...

El hombre se desabrochó el pantalón, dejándolo caer; luego sguió con el calzoncillo, también dejándolo caer, quedando así en pelotas, con la enorme verga erecta, palpitante.

-¡Mámamela! -Le ordenó a la chiquilla.

Ella estaba pasmada; un tanto por la sorpresa de que ver a su padre desnudo; otro poco porque estaba muy bien dotado, ¡como en las películas!; y un tanto más porque no la golpeó.

-¡Mámalo, dije!

¡Sí... sí!

Y ella, desnuda, tal como estaba mientras se masturbaba, se llevó la verga de su progenitor a la boca; metió sólo la cabeza, pero su papá la tomó del pelo y metió casi la mitad de su miembro en la boca de su hija.

Ella sentía que se ahogaba, ¡pero no era así!; se percató que podía respirar perfectamente por la nariz mientras sucionaba esa polla; así que empezo a relajarse y a mamar con más agilidad, ¡casi como si tuviera experiencia!; tal vez tanto ver ecenas de mamadas le ayudó.

Su padre se vino en su boca, ¡haciéndole llegar el semen hasta la garganta; ¡éso la hizo toser con cierta violencia!



-¡No vayas a escupir nada, ni a vomitar!, ¿entendiste, Sofia?



La niña sólo asintió con la cabeza, con los ojos ligeramente llorosos, pero no de dolor ni malestar, únicamente por haber tosido con fuerza.



Ya habiendo tragado la leche de su padre, la niña, ¡se relamió los labios!, ¡le había gustado tragar semen!; de ello se percató perfectamente su papá, ¡lo que le volvió a excitar!; ahora se la folló por la vagina y el ano, ¡por ambos orificios!; a Sofía ni le dolió, ¡porque llevaba un año dándose duro por ´sos hoyos, hasta casi meterse la mano entera!



Ambos se corrieron, ¡la niña más de tres veces!; ya desde ésa edad era una grandísima puta consumada. Padre e hija follaron así cada día, durante casi tres años, convirtiéndose en lujuriosos amantes y cómplices; hastaque su padre se divorciò de su madre, ¡precisamente por no follársela!; ¿pues cómo iba a poder, si la niña lo dejaba seco constantemente?



¡Pero ya había surgido una perra en celo inigualable!



Sofia, al quedarse sin su padre y follador titular, ¡y y con casi doce años de edad, tiempo de lujuria!, se vió obligada a conseguirse quién le diera duro, quién la penetrara salvajemente. Probó con maestros, compañeros de escuela, ¡con estudiantes de otros colegios más grandes!, etc., etc. ¡Y lo gozaba de lo lindo!, aunque extrañaba a su papá.



Ya un poco más grandecita, 15 años para ser más exactos, se inmiscuyó en algunas prácticas un tanto extremas, que conoció, ¡obviamente!, por el internet (practicó el sado y la zoofilia, se dejó utilizar para alguno que otro bukake, ¡y hasta algo de lluvia dorada!); tuvo orgasmos de todos tipos, ¡en cantidades enfermizas!



Cierta vez, cuando tuvo oportunidad de visitar a su papá, que había emigrado a otra ciudad, ¡se lo folló!, ¡se lo folló de un modo tal, que el hombre no pudo meter su pene en otra vagina por casi una semana!; de ésa relación Sofía quedó preñada; ¡ella así lo había planeado!, ¡ella deseaba un hijo de su propio padre, amante y grandioso follador!



Al poco tiempo se le empezó a notar, ¡y su madre armó tremendo escándalo!, pues ella le dijo que se hbía metido con un estudiante cualquiera, ¡en una fiesta!, y que ni lo conocía!; su madre ya no la quería en su casa, así que le oblogó a llarle a su papá, ¡a ver si él se quería hacer cago de ella!



-¿Papá?... ya te contó mi mamá del embarazo, ¿verdad?



-Sí, ¡pero cómo eres tonta, dejarte embarazar!, ¿pues qué no aprendiste nada del internet, medio anticonceptivos?



-No te enojes, papito... ¿me puedo r a vivir contigo?



-Si, ¡ya sabes que sí!, me encanta darte duro; vente...



Así, sin que su padre ni su madre supieran que el hijo era de él, se fue a vivir, ¡y a follar!, con su papá; cada mañana ella le mamaba, o le ofrecía su sexo, o su culo, ¡o los tres si él tenía ganas!; como no se volvió a casar, ella no tuv problemas con nadie, ¡la casa era para los dos y nada más!



Pero Sofía tenía sus planes, ¡tremendos planes!, pues recordemos que ya habia practicado tantas perversiones y filias que, difícilmente, se conformaía con una vida de ama de casa sencilla, como la muje d su papá.



Nacieron los niños, ¡gemelos!; "¡Fabuloso!", pensaba ella; su papá, que seguía ignorante de ser el padre y abuelo de los niños, se encariñó con ellos, y pronto empezó a "abuelear" con ellos; Sofía, en cambio, apenas con 16 años, dejaba volar su maginación a niveles de historia fantástica.



La primer rareza que su padre le notó a su hija y amante, ¡fue ue ella les limpiaba la zona erógena, después de defecar u orina, con la lengua, cual perra!



-Pero, ¿qué haces, puta? -Le cuestionó su padre, que ya casi nunca la llamaba por su nombre.



-Los limpio...



-¿Con el hocico?...



-Sí, como buena perra...



-¿Como buena perra?, ¿eso es lo que eres?



-Sí, papito, ¡una perra!



El hombre, que la había follado de todas las maneras conocidas, que se había cansado de eyacular en, sobre y dentro de ella simplemente, levantando los hombros, le dijo:



-¡Bueno, si te satisface!



El hombre ganaba muy buen dinero, así que no les faltaba nada, ¡pues tenían hasta un par de señoras que les ayudaban al quehacer unas horas cada día!; así que Sofía tenía todo el tiempo del mundo para dedicárselo a sus bebés. Y seguía follándose a su padre, pero cada vez era un poco menos constante, no podría decirse si por la edad, por el trabajo que cada vez le pesaba más, ¡o porque estuviera disminuyendo la libido entre ellos!; ¡pero a Sofía no le podría ocurrir una estupidez como esa!, inmediatamente puso manos a la obra para no quedarse "sin follar como perra en celo".



A sólo un par de meses de haberse convertido en madre, la "niña" contactó con un importante criador de perros.



-Sí, deseo 3 cachorros de gran danés; deben ser de raza y tener todas sus vacunas, desparasitados, ¡muy limpios! -Dijo al hombre que la atendió.



En una semana tenía, en casa de su padre, a los tres cachorros, por lo que su padre la cuestionó.



-¿Para qué tanto perro?, ¡con uno hubiera sido suficiente para cuidar la casa! -Le reclamó por no haberle consultado.



-¡Hay, papito!, ¿no puedes complacer a tu niña? -Le dijo poniendo una cara de inocencia y candidez que el hombre no pudo resistir.



-¡Está bien, haz lo que quieras! -Terminó diciendo, casi complacido por ver una expresión que casi creía olvidada.



En la casa de Sofía y su padre seguían las cosas raras (para él, por supuesto): Ella continuaba limpiando el ano y el pene de sus bebé con la boca, generalmente lamiendo (cosa a la que se acostumbró su papá); ¡pero también la llegó a pillar lamiendo la verga de los cachorros de gran danés!, pero ella eludía cualquier regaño haciéndose la graciosa o dándole a entender que eran cosas de ella; también, alguna vez, la encontró probándose un traje de cuero muy raro, que tenía argollas y quién sabe cuántas cosas; él le revisó la prenda cuando ella salió de compras y pudo ver que, en lo que componía la tanga de cuero, ¡había dos sendos vibradores pegados!, es decir, al ponerse la tanga, ambos juguetes quedaban dentro del ano y la vagina sin tener forma de salirse si no se quitaba la tanga, ¡que no era fácil de quitar si el traje estaba completamente puesto!; la espió y se dio cuenta que Sofía la usaba muy seguido, cuando iba a la calle, a pasera a los bebés, ¡como si fuera su ropa íntima!; llegó a creer que él ya no era apto para satisfacerla, y tal vez tuviera razón.



Sofía también había tomado la costumbre de estar en casa solamente con una bata, ¿para qué más si follaba con su padre cada vez que él deseaba, además de que ella se empezaba a poner más y más prendas tipo bdsm extremo?; las compraba y usaba como ropa cotidiana.



A los cachorros, cada vez más grandes, les seguía tocando y chupando la polla, aunque ellos aún no reaccionaran como animales en edad reproductiva. Al papá cada vez le preocupaba más lo que ella hacía, ¡pero no se animaba a intervenir!; un poco porque tenía razón, ¡era cosa de ella y nadie más!; y otro poco porque no deseaba que fuera a tener el arranque de largarse llevándose a sus nietos, ¡quién sabe a dónde!



Los niños tenían ya 10 meses, ¡y se veían rozagantes!; los perros ya eran jóvenes llenos de vitalidad, de energía; Sofía había quedado, gracias al ejercicio (que nunca dejó de hacer), como si no hubiera parido a nadie; su papá seguía trabajando como burro, ¡tanto que ya no se la follaba sino cada tres o cuatro días!; ¡entonces vino la sorpresa:



-¡Papi!, ¡te tengo una sorpresa enorme! -Le dijo la mañana de un domingo, día de descanso del maduro, pero aún fuerte hombre de 50 años.



-A ver, hija, dime... -Mencionó mientras se levantaba.



-¡Acompáñame a la sala!



-Voy, voy... ¡si son apenas las 7 de la mañana!



-Es que ellos no pueden esperar más...



-¿Ellos?



En medio de la sala, muy quietecitos, estaban los tres gran danés; Sofía sentó a su papá en un sillón a unos tres metros de ellos.



-Observa, ¡observa muy bien!, tardaré dos horas, más o menos. -Le dijo al curioso señor.



Sofía se quitó la bata, una de las varias que tenía para andar por la casa, estaba desnuda; se acercó a los perros, ¡y se puso en 4 patas!; su padre observaba sin dar crédito a sus ojos, ¡pero no podía ni moverse!, empezaba a imaginarse lo que vendría; ella se inclinó y empezó a succionar la verga del más fuerte, como unos 2 minutos; luego siguió el otro, ¡y el tercero!; con ello provocó a los animales, ¡que empezaron a tener un leve forcejeo entre ellos!, pero el más fuerte se impuso sin mayor lío, se encaminó hacia la parte trasera de Sofía, se levantó, ¡y la penetró con su poderosa polla!; ¡la follaba de un modo tan salvaje que su papá no pudo sino tener la erección más rápida y fuerte de los últimos 6 meses!; ¡era una escena de una bestialidad, una lujuria, una depravación tan extremas que él no podía ni parpadear!



El animal estuvo entrando y saliendo por espacio de unos minutos; ¡luego se quedó muy quietecito!, pero pegado a Sofía, ¡su bulbo había quedado dentro de la vagina de la niña!; ella gemía y jadeaba como nunca la había visto, ¡ni en sus mejores momentos juntos!, ¡casi eran gritos de dolor y gozo!; ella sentía como el semen del animal seguía entrando en su vagina; una vez que acabó el primer perro, ¡el segundo en turno arremetió contra ella casi instantáneamente!; ¡y éste le metió la verga enorme en el ano, lo que provocó un grito de doloroso placer en ella!; obviamente su padre estaba como loco de excitación, ¡e igualmente sorprendido!; y su límite se puso a prueba cuando ella, mientras era bestialmente follada, volteó a verlo directamente a los ojos, como diciéndole: "¡Soy una perra en celo que goza indescriptiblemente!, ¿te gusta verme así?"; ¡y más aún, cuando el bulbo del perro quedó dentro de su cola!, impidiendo que el animal se bajara en varios minutos.



Cuando el segundo la llenó de esperma en la cola, ¡el tercero siguió!; pero esta vez, ella se acerco, caminando en 4 patas, a su padre y, mientras el poderoso gran danés la follaba, ella sacó la verga de su padre, ¡enorme, palpitante!, y la metió entera en su boca (o hocico, si tomamos en cuenta su papel); el hombre estaba feliz, ¡encantado!; estaba presenciando, quizás, la escena de zoofilia más maravillosa que una mujer de apenas 17 años realizara, ¡además de mamarlo a él, su padre!; ¡zoofilia e incesto en un solos acto!, ¡maravilloso!



Tanto el animal como él terminaron dentro de la niña; el perro, con el bulbo crecido, se quedó amarrado a ella; su padre eyaculó enorme, ¡hasta la misma garganta de ella!, quien, ya con más experiencia, aguantó un poco la respiración, para tragar ése semen sin problema, ¡ni una gota asomó siquiera de su boca!, y eso que fue abundante, ¡abundante!



Aún con el perro pegado, metido hasta las entrañas de su vagina, y sin nada de esperma en su boca, ella preguntó:



-¿Te gustó, papito? -El tono era tan cándido, ¡como si la niña le hubiera hecho un dibujo, o una escultura de plastilina!



Él no pudo contestar; apenas, con los ojos entrecerrados, asintió con la cabeza, entre resuellos.



-¿Ves cómo puedo seguir excitándote hasta ponerte como loco?



-Sí, hija, sí lo puedo ver. -Fue su única respuesta.



Los meses que siguieron Sofía follaba a los tres canes cada tercer día, ¡y a su padre cada tercer día distinto!; ella lo hacía mirar la escena con los animales, ¡pero lo dejaba caliente!, hasta el otro día cuando la follaba durísimo, recordando lo del día inmediato anterior.



A los bebés, con año y algo más, los seguía limpiando con la lengua, como siempre; éste acto ahora le parecía a su padre algo excitante también, pues él ya comprendía que su hija era una perra en toda la extensión del término. A veces, cuando la situación era propicia, el momento exacto, Sofía chupaba los penes de sus hijos cuando orinaban, ¡y también de los perros!; su padre también veía esto como un salvaje acto de depravación, ¡que le hacía desearla más!; aunque, a veces, le preocupaba que ella tragara tantos orines, ¡pues a veces llegaba a un medio litro en el día!; cuando consultó a un médico, sobre la "orinoterapia", se tranquilizó, ¡pero sólo un poco!, pues no tuvo el valor de consultar a nadie respecto a la orina de perro.



Transcurrió un año más y, ¡oh, sorpresa!, ¡Sofía estaba nuevamente embarazada!; obviamente era de su padre, ahora no lo ocultó, ¿cómo podría, además?; sin embargo, a pesar de las súplicas de él, ella no cesó en sus prácticas sexuales y de "higiene"; solamente cuando la panza era un poco más grande, dejó de follar con los perros; los aleccionó para que se dejaran mamar cada tercer día por ella, de modo tal que de todos modos los gran danés estaban satisfechos.



Tuvo a su hijo (varón también), y permaneció tres días en el hospital, intencionalmente; porque ella sabía lo que ocurriría al regresar. No bien hubo entrado a su casa, con su padre cargando a su nuevo hijo/nieto, ¡cuando los perros se abalanzaron hacia ella y casi la tiran!; Sofía lo único que hizo fue quitarse rápidamente las ropas que traía, y se puso en 4 patas; su padre, prudentemente, se sentó en un sillón a observar; ¡los animales se dieron vuelo!, ¡la follaban con una desesperación que parecía angustia!; ¡ella tenía orgasmo tras orgasmo sin poderlo evitar!, ¡jadeaba, gemía, gritaba, lloraba!; la arremetida del primero la hizo sangrar, ¡aún no estaba perfectamente cerrada la pequeña herida del alumbramiento!; pero el animal, finalmente sólo eso, ¡le daba más duro!, como si supiera que era como un castigo justo por haberlos dejado varios días sin "su perra"; Sofía sintió un alivio, a pesar de los orgasmos, cuando el perro se amarró a ella y dejó de entrar y salir.



En breve siguió el segundo, al que le manipuló para que entrara en su ano; ¡lo mismo!, ¡qué salvajismo, que brutalidad!; pero Sofía no se "rajaba", ¡ella perdió la virginidad con sus propios dedos a los 7 años, ¡ahora, a sus 19, no se iba a acobardar!; el animal le provocó varios orgasmos más, igualmente, entre una verdadera parafernalia de gemidos, gritos, quejidos; el animal se amarró a su cola, quedaron estáticos un rato, hasta que el bulbo disminuyó y salió;



¡Finalmente, el tercero!; pero Sofía, que observaba, de vez en vez, a su padre, se acercó como aquel día y, mientras era follada, y con el niño aún en brazos de él, le mamó la verga hasta que eyaculó en su boca, dejándolo seco. ¡Fue un día maravilloso!; aunque su vagina estaba lastimada en serio, ¿pero qué importaba, si ella lo deseaba así, hasta el mismo dolor y las heridas?, sólo era una alegría más en su experiencia.



Los años transcurrieron para ésa familia tan feliz en lo que respecta a sexualidad, ¿o a perversión?; Sofía mamaba los penes de sus hijos como una costumbre, a veces tragando orines, a veces sólo haciéndoles sentir a los niños que era algo común; se follaba a los tres perros como siempre, ¡delante de quién estuviera!; ello provocó que varias señoras del quehacer renunciaran y hablaran de esa "vieja loca"; su padre estaba contento, ¡porque con ella no podía dejar de excitarse!; si no era la ropa de cuero estrafalaria, era la zoofilia, o la actitud para con los propios hijos, ¡en fin!, él tenía la verga siempre juvenil.



Hasta que un día, cuando los gemelos cumplieron 9 años, Sofía habló con ellos.



-Hoy su mamá les va a chupar sus cositas de un modo distinto, niños.



-¿Distinto, mamita? -Preguntó uno.



-Sí, ¡ya son unos hombrecitos!, en una semana cumplen 9 años y ya es hora de que sepan para qué sirven sus cositas.



-¿Como las usan los perros y abuelito?



-¡Exactamente!, ¡como las usan los perros y abuelito!



Sofía empezó a mamar el pene de uno de ellos, intentando provocarle la primer erección a su hijo; ¡y claro que funcionó!, ¿o qué, creería alguien que una pervertida y putísima perra como ella, con sus 25 años, 18 de experiencia, iba a fracasar?; su hijo empezó a sentir cómo su pene se hacía grande, ¡como el de abuelito!, y se percató que tener a su madre chupándoselo era muy rico; en breve el niño se quejaba quedito, gracias a la sensación, acompañada de un leve dolorcillo debido a que el glande, por primera vez, daba paso a la cabeza de su miembro; pero Sofía lo hacía tan delicadamente, y con tal precisión, que el niño no tuvo miedo alguno, ¡y se corrió en la boca de su putísima madre!



Sofía también tuvo su orgasmo, "¡Exquisito!", pensó; luego inició lo mismo con el otro gemelo quien, después de ver cómo había gozado su hermano, estaba ansioso de probar; pasó exactamente lo mismo que con su hermano. ¡Los dos niños estaban iniciados!



Poco a poco Sofía fue aumentando la intensidad de sus relaciones con sus gemelos; su padre sabía un poco, por comentarios de sus nietos, pero no todo pues ella lo hacía cuando él estaba en el trabajo; pero no quiso intervenir, ¿cómo podría evitar que ella se los follara, si él se la folló a ella?, decidió no meterse, aunque se enterara, poco a poco, de todo.



A los seis meses de follarse a los niños, sin descuidar a su padre y a los perros, Sofía dejó de tomar anticonceptivos, y obligó a su papá a usar condón; ¡ella deseaba ser preñada por sus gemelos!; ¡y así pasó!, a sus 25 años y meses estaba esperando, ¡gemelos!, ¡de alguno de sus gemelos! "Era lo único que me faltaba para ser la perra puta más auténtica del mundo", pensaba con alegría sin igual.



Dio a luz, sin problemas, nueve meses después (cosa un tanto rara, pues eran hijos de los hijos de su abuelo, pero ella se alimentaba concienzudamente, esperando no tener alguna complicación por la herencia, por la genética).



Sofía ya se follaba, lo mismo a los tres perros, que a sus tres hijos mayores, que a su padre; la puta mujer tenía sexo, al menos, 4 veces al día y, los más, ¡hasta 10!; su vagina, a pesar de la edad y el uso, no estaba tan mal, ¡porque no dejaba el gimnasio!, sobre todo, el que le daba soporte al área genital; prácticamente todo el tiempo estaba escurriendo en esperma de atrás y adelante, con sabor a orines y semen en su boca, ¡y desnuda!, ya casi no salía, tomaba sus baños de sol en el jardín, y procuraba resistirse en los breves horarios de la servidumbre, para no meterse en más líos (no deseaba le fueran a quitar a sus niños, ¡aunque los aleccionaba muy bien para que no dijeran nada en la escuela!).



A los nueve años de su segunda pareja de gemelos, ¡Sofía hizo exactamente lo mismo!: Los inició como hombres, les incitó a follar cada vez más y mejor, ¡y se embarazó de ellos en el momento en que ella dispuso!, había logrado embarazarse, ahora, de sus hijos/nietos, ¡a sus 35 años!; tuvo otro niño.



Tuvo que comprar otro trío de perros gran danés, y amaestrarlos, porque los otros murieron por vejez; ¡pero qué vida llevaron!, mejor que mucha gente, ¡follando, durmiendo y comiendo!



Para no hacer la historia aún más larga, Sofía siguió igual, ¡pero ahora con 9 parejas sexuales!: Su padre, ya con casi 70 años (pero aún se le paraba); sus gemelos/hermanos; su hijo/hermano; sus gemelos/nietos; ¡y sus tres perros!; ¡pero aún tenía una última "misión" qué cumplir!: ¡Se preñó de su hijo/bisnieto!



La perra dio a luz a su hija tataranieta, ¡a penas al límite de edad!, pues ya tenía 45; le causó una inmensa alegría que fuera mujercita, ¡la única aparte de ella en la familia!; además, "La heredera de mi lujuria", pensó.



Su padre murió, ¡entre mamadas de su hija!; le dio un infarto cuando ella le chupaba el miembro y él consiguió eyacular, ¡casi a los 80 años!; dejó muy buen dinero a la familia, que no tendría que trabajar mucho.



Sofía follaba ahora con tres hijos/hermanos, dos gemelos/nietos, un hijo/bisnieto, y tres perros (creo que la tercer camada de gran danés, ¡su raza preferida! A sus 50 años era la perra más activa del mundo (más aún que una actriz porno): Follaba cada tercer día con sus animales; follaba tres veces por semana con sus tres hijos/hermanos, dos de 33 y uno de 31 años (cada vez que la visitaban, pues ya habían "volado del nido"); follaba a diario con sus gemelos/nietos, de 24 años; follaba a diario con su hijo/bisnieto, de 16 (un chamaco insaciable, que la solicitaba dos o tres veces cada día); e iniciaba, poco a poco, a su hijita de 5 años en la sexualidad y lesbianismo; "¡Tú serás mejor que yo!", le decía, "Tú tendrás tu primer hijo a los 13, ¡y follarás más que yo, porque tendrás tus propios perros desde los 7 años!"



Así pasaron muchos años de lujuria, perversión y depravación de la mujer "¡Más auténtica perra del mundo!".

Puntuacion: - Votos: 0

Leido: 586 veces

misterioso german 2Categoría: Sexo en familia

Por alfonso | 2014-01-15 20:08:28 | 0 comentarios

al otro día german andaba mas suelto, jodon , canchero y hasta sobrador pero no me molestaba ya que esa conversión era el logro de mi cogido culo.cuando podía le hacia lengua de víbora y el se frotaba los shorts a la altura del miembro. dos días antes de regresar la excursión mi compañera de pieza iría con sus padres a ver unos familiares de una localidad cercana volviendo al otro día, cuando le informe dijo te espero en mi pieza; para que coquetee yo,te hecho un polvo y te vas a dormir.tuve ganas de pegarle una cachetada e insultarlo pero me gustaba que mi gordo veterano deforme estuviera con ese animo me palmee la cola dándole las gracias.entre a su pieza sin golpear estaba sacudiendo su pija la cual veía por primera vez ya que en el encuentro anterior había ido derecho al culo.me quite la bata y quede en bolas, me abalance derecho a su pija chupándola como endemoniada, el empezó a retorcerse y después de unos minutos baje a las bolas y las trague por ratitos una a la vez y en otras juntas adentro de mi boca, ahí esta le leche que te vas a tomar me dijo; giro el cuerpo media vuelta y su culo quedo a pleno en mi cara, no lo pensé nada y empece a chuparle el culo a full,con la lengua se lo limpie y abrí sus enormes cachetes para hundir toda mi cara; el olor de la misma me resultado rico por la calentura que tenia el.me tomo de los pelos llevándome hasta su cara me babeo toda y bajo a mi concha, era buen chupador, al cabo de unos minutos se la refregaba por a cara hasta que dilato mi clítoris y no lo soltó mas,después de un rato le pedí se diera vuelta, para que pregunto, para chuparte la verga y hacer 69. dejate de joder ya me la chupaste y siguió en lo suyo sin ceder, después de unos meneos le pedí me cogiera pero no logre nada,no se en que momento perdí el control y empece a llorar a mares. se percato subiendo y penetrandome a pija pelada empezó a besar mis lagrimas pidiendo disculpas pero que mi concha es muy rica; lo rodee con brazos y piernas apretando si pija con mis labios vaginales lo mas que podía; hijo de puta le decía cogeme quiero ser la mas puta de todas, el no paraba de besarme y los cuerpos brillaban en sudor, pareces virgen me dijo, lo soy amor del corazón lo soy. me acabo en la boca y yo le limpie la pija con la lengua subí buscando sus labios y me beso de esa forma tan degenerada que lo hacia.me acaricio la cola y me dispuse a retirarme, me puse la bata y antes de salir se paro a mis espaldas pidiendo que abriera las piernas, cosa que hice enseguida, me empezó a manosear
concha y culo y sentí que retomaba la respiración agitada. se estaba pajeando. esto hacia todas las noches pensando en vos, le tome la leche de nuevo. me escupió la cara babeandome de vuelta y con una palmada en el culo me despidió yo iba ardiendo pensando en la paja que se clavo y en la que me haría yo.

Puntuacion: - Votos: 0

Leido: 268 veces

culie ami prima de 11 añosCategoría: Sexo en familia

Por ceistian | 2014-01-15 10:09:18 | 0 comentarios

era un dia que mi prima me dijo primo quiero ver tu polla
y mete mela al culo que era mui chi qui to

Puntuacion: - Votos: 0

Leido: 1341 veces