Los 10 relatos mejor valorados



Ultimos relatos


me cogi a mis vecinasCategoría: Sexo en familia

Por redigosa | 2015-06-10 09:50:17 | 0 comentarios

hace años tenia como vecinas a lupita montzi , su hermana angeles y a su mama lupita mayor !! en aquel tiempo yo tenia de secretaria a angeles y lupita venia luego a verla a la oficina y recuerdo que ella siempre vestia falditas cortas y tenia sus pechos bien paraditos pues ella no llegaba a los 15 años y desde aquel entonces ella me decía que quería me la llevara al hotel y yo pues le zacateba porque en aquel entonces sus padrastro y sus tios eran algo agresivos y yo le decía como crees ??? tu hueles a ministerio publico el caso es que como a los 8 mese si me la coji porque supe quien se la cojio primero y me gano la tentación y vaya que sabia coger rico me la mamo primero y después se introdujo la verga en su aun apretada panochita y me dijo cojame en posición de perrito y asi me la empece a coger algunas veces y después cuando renuncio su hermana angeles porque se caso como al mes vino a buscarme a pedirme un consejo porque decía que su marido que ella tenia la piel como de vibora muy fría !!! el caso es que le invite a comer y platicamos y al salir detuve mi coche alla por Zaragoza pero como paso un par de patrullas y se nos quedaban viendo le dije si no había inconveniente en irme de ese lugar y me dijo que no entonces me meti al motel agua caliente y como no me dijo nada le invite a que se diera un baño de burbujas en la tina de hidromasajes y asi lo hizo y cuando le vi su precioso cuerpo se me paro la verga y le dije que si me podía meter en la tina y me dijo que si y allí empezó todo pues le di masaje en sus piernas y le empece a besar su cuerpo y de plano le meti la verga en su preciosa y rica panocha y asi la saque cargando de la tina bien trabada con la verga dentro de su panocha y me la lleve a la cama y allí siguió todo lo demás me movia en círculos para que sintiera bonito y le gusto !!! luego le permiti se subiera de a caballito pues se que casi a todas las mujeres les gusta montarse en la verga y asi terminamos y después como a los 3 meses me anduve cojiendo a su mama y esa si que sabia para que le pusieron la panocha era una super experta !! les platicare luego de ella

Puntuacion: - Votos: 0

Leido: 609 veces

mi hija de 10 años y yoCategoría: Sexo en familia

Por rafel lugardo | 2015-06-09 22:01:00 | 0 comentarios

tengo 40 años mi esposa 38 maestra de secundaria mi hija de 10 años. todo se inicio desde hace dos años mi esposa es maestra y le dieron una suplencia de directora en una escuela fuera de la ciudad por seis meses minimo ese dia que la fuimos a dejar a su nuevo empleo volviamos yo y mi hija solos en la noche a nuestra casa, al llegar a la casa cada quien se fue a su habitacion
era sabado como alas diez de la noche y mi hija va a mi habitacion y me dice papi tengo miedo puedo dormir contigo, si mi amor puedes hacerlo se acuesta conmigo y solo traia una batita para dormir me abraza y me dice que rico asi tu y yo solos podemos hacer lo que quieramos no esta mi mami.
en ese momento siento una buena erecion mi pito se endurece con ese comentario siempre me atrajo el incesto pero nunca habia habido la oportunidad perfecta para realizarlo.

la abrazo y le dijo pero hija quisa no todos esten de acuerdo en que duermas conmigo ya eres una mujercita muy hermosa y estas muy linda.
y eso por que papi pro que no quieres que duerma contigo
yo si quiero que duermas conmigo siempre amor pero quisa a tu mama no le guste que lo hagas
pues muy facil papi no le decimos nada sera nuestro secreto que dices quieres papi
yo si mi niña pero jurame que no le diras andie que duermes conmigo y te prometo enseñarte y hacerte muchas cositas muy ricas mi niña,
como que cositas podemos hacer papi


si te las dijo y hago juras no decirle a nadie mi niña, si papi lo juro
mi niña estas preciosa y siempre te he deseado como mujercita me gustan tus tettas chiqiuitas tus piernas tan hermosas quisiera besarte y acariciarte todo tu cuerpo
mi niña
y entonces la abrazo y empiezo a acariciar sus manos su cara y ella solose deja que lo haga beso sus labios solo rosandolos suavemente ella solo se deja amar se deja acariciar
poco poco la beso, beso su cara su cuello despacio acaricio sus piernas y poco apoco le quito la batita siento su cuerpo tibio calientita con su respiracion y corazoncito aguitados pidiendo mas caricias mas besos toco sus nalguitas las acaricio y meto mi mano entre sus piernas rozo su rica y limpia panochita ya mojadita poco a poco introduzco un dedo y empieso a masturbarla despacio suavecito ella se aguita mas y mas cada ves su respiracion agitada y su corazoncito latiendo rapidamente siento sus deseos de mas caricas de cosas mas fuertes y beso sus labios e introduzco mi lengua en su boca siento su saliva rica caliente
bajo asu pecho y empieso a mamar sus tetitas duritas pequeñas muy pequeñas siento como su cuerpo se arquea esta ya caliente exitada bajo y llego asu sexo y habro sus piernas y empieso amamarle su panochita sin vellos casi limpiecita rosita suevecita olorosa a miaditos
sigo mamandole su panochita y tocandole sus tetitas con mis manos
bajo una mano y le dijo mi amor te va adoler un poco pero no te preocupes soloes un poco y meto undedo ensalivado en su culito apretadito duro coloco mas saliva y meto otro dedo ella solo da un suspiro y se queja un poco pero no se retira para nada
asi ensalivo mas mis dedos y dejo que su culito se dilate
poco apoco se dilata mas y mas hasta que siento que mis dedos entran facil
ella ya muy exitada solo pide que le haga mas y mas mamaditas en su panochita
le dijo mi amor deja que papi te coja por tu culito quisa duela un poco perosera muy rico mi niña
ella solo dice si papi hasme lo que tu quieras papi
la volteo con su culito contra mi y poco apoco meto mi verga solo un poco y la saco y la dejo descansar un momento y otra ves meto mi verga un poco mas
esta ves un poco mas la vuelvo asacar y la dejo descansar un momento otra ves
vuelvo a ensalivarla mas y la vuelvo a meter esta ves casi toda la dejo un momneto dentrode su culito y la saco y la dejo descansar un momento mas
esta ves la meto toda y ella pega un pequeño gritito papi me dolio mucho pero solo eso nose la saca la deja dentro de su culito
entnces poco apoco la meto y la saco asi por un rato quisa quince minutos y termino rico en su culito algo muy exitante poder tener asi ensartadita por su culito ami niña
enseguida se la saco y me pongo amamar su pancohita hasta que logroq ue tenga su priemr orgasmo en mi boca
esa fue nuetsra primera noche juntos ahi vendran ma smcuha smas hasta que ella cumple 14 años

Puntuacion: - Votos: 0

Leido: 1932 veces

Me encanta tener sexo con mi primaCategoría: Sexo en familia

Por el invisble | 2015-06-08 20:11:13 | 0 comentarios

Hola a todos, les relatare la historia de pasión entre mi pequeña prima de 15 y yo, actualmente tengo 20 años, mido 1.69, cabello chino, ojos cafés, no soy muy delgado y tengo espalda ancha, tengo unas piernas bien marcadas debido a que desde pequeño he practicado distintas artes marciales.

En fin, la historia comienza desde hace varios años cuando ella era todavía más pequeña de tan solo 10 años, mi prima se llama Lizbeth ella es hija única y mi tía es madre soltera por lo que frecuentemente la deja al cuidado de diferentes personas para cuidarla, y cuando era pequeña durante las vacaciones se la pasaba en casa de mis papas con mi abuela para que no se aburriera, yo tengo un hermano por lo que mi prima se divertía cuando venía, pues Se la pasaba jugando con nosotros. A mi prima le gustaba mucho salir a la calle a jugar con nosotros y con nuestros amigos, pero ella le tenía miedo a un perro que siempre estaba merodeando por ahí, así que cada vez que lo veía ella se me trepaba al cuello y me pedía que la llevara a casa, eso me molestaba bastante pues yo quería seguir jugando, pero no tenia de otra pues ella estaba a mi cuidado

Cuando regresábamos a la casa le preguntaba que quería hacer a lo que siempre me respondía que jugar algún juego de mesa, y pues nos poníamos a jugar, ella era muy cariñosa así que solía darme besitos en la mejilla mientras jugábamos, al estar solos en la habitación, me empecé a calentar un poco, así que sin pensarlo mucho comencé a acariciarle las piernas, al ver que no me decía nada, le toque sus pequeñas pompis, y después de un rato le toque su pequeña vulva, ella no decía nada así que continúe por un rato, pero al sentir nervios deje de hacerlo, en los días siguientes me daba miedo de que mi prima le dijera algo a mis papás o a mi abuela por lo que evite repetir la acción, pero pasaron los años y en el transcurso era cada vez más frecuente que le tocara sus nalguitas y sus lindos labios, había veces que la tocaba mientras íbamos juntos en el asiento de atrás de algún vehículo, en alguna ocasión la masajeé mientras estábamos en un balneario, han sido varias veces en reuniones familiares con nuestra familia cerca.

Cuando ella tenía 14 yo ya tenía novia a la que veía muy frecuentemente y a Lizbeth no le agradaba. En una ocasión que como siempre estábamos solos en mi habitación jugando, estaba haciéndole cosquillas y ella termino debajo de mí, al ver su mirada me emocionó pero trate de contenerme pues yo a era mayor de edad y no quería meterme en problemas, así que simplemente decidí dejarla y recostarme bocarriba del otro lado de mi cama, lo que sucedió después no me lo esperé, mi prima se levantó y se sentó sobre mi entrepierna y dijo:
-No te preocupes yo ya se de estas cosas, así que no tengo problema, continua…

Sus palabras jamás me las podré sacar de mi mente pues me encendieron al instante (para ser sinceros aun lo hace), le dije que tenía que ir al baño por lo que la quite de encima mío y fui directamente al baño a masturbarme para bajarme la calentura, pero no lo logré y termine regresando con ella, ya con toda la excitación recorriendo mi cuerpo agarre a mi prima y le baje ligeramente su pantalón, lo suficiente para poder ver bien sus pequeños labios, suavemente la empecé a acariciar y ella solo se dejaba manipular por cada contacto y movimiento que le ofrecía, por primera vez le mostré mi pene, ella lo vio y no supo que hacer por lo que la tome de la mano y le mostré como debía masturbarme, sus movimientos eran torpes pero se compensaba por lo suave de sus manos, en esa ocasión tuvimos que interrumpir lo que hacíamos por la llegada de mi abuela que apenas nos dio tiempo de medio componernos, medio arreglarnos, no noto nada raro pero los dos quedamos con mucha excitación recorriendo por nuestros cuerpos, por lo que en lo que al día siguiente en cuanto tuve oportunidad le bajé su pantalón y empecé a lamer su clítoris, ella lo disfruto bastante pues empujaba mi cabeza hacia ella, yo pasaba mi lengua por sus suaves labios, mordisqueaba ligeramente sus muslos. Quería penetrarla pero no me atrevía, además de que tenía que estar atento de que nadie nos pudiese atrapar, para no penetrarla lo que hacía era pararla, que me abrasara por el cuello, la levantaba y ponía mi pene entre sus muslos y movía mis caderas para satisfacerme y dar placer a su pequeño clítoris que rosaba con mi miembro.

Solo pudimos pasar tres días de esa forma. Después de esa ocasión casi ya no nos veíamos por lo que solo pude volver a tener entre mis labios esa pequeña vulva en otra ocasión cuando ella tuvo su primera menstruación, la cual ella no había notado hasta que yo la hice notarlo, a aquella vez fue la primera ocasión en la que le hice un oral a una mujer en sus días. Paso casi un año sin que nos viéramos, pero cuando la volví a ver su cuerpo se desarrolló increíblemente, ella se había estirado, sus caderas se ensancharon, su pequeño trasero aumento considerablemente, sus pechos aun eran pequeños pero también crecieron un poco, ahora ya eran redonditos y muy suaves. La vez que nos volvimos a ver fue en la fiesta de su mamá por lo que no pude hacer más que disfrutar de la vista un poco sin que nadie me notara.

Pasaron unos días y fui investigando sus horarios de clases, a qué hora llegaba de la escuela, y que hacia después de clases, después de tener esa información, un día decidí ir a verla con el pretexto de que ella me había dicho que solía aburrirse por estar sola. Ese día llegue pocos minutos antes de la hora que me dijo que llegaba y me senté a esperarla en unas bancas que están en un parque que queda cerca de su casa desde donde podía ver si llegaba, al poco rato llegó un coche del que bajó ella y un par de amigas, el coche se fue y yo alcance a mi prima antes de que abriera la puerta, ella al verme se sorprendió pero no dijo nada, en aquella ocasión no pude hacer nada debido a la presencia de sus amigas, que se fueron hasta la noche poco después de la llegada de mi tía, yo me quede un rato más platicando con mi tía para no levantar sospechas y me fui sin poder hacer nada, eso me desilusiono un poco pero a los ocho días después lo volví a intentar, y volví a aplicar la misma fórmula para esperarla, en esta ocasión llego sola y al verme se alegró un poco, entramos a su casa y empezamos a platicar, empezamos a preparar de comer y mientras tanto yo aprovechaba para darle unos rozones a sus pompas, ella no decía nada y yo intente abrazarla pero ella me evito, por lo que no seguí insistiendo, comimos tranquilamente y después me pidió mi cel, yo se lo preste y se acostó bocabajo sobre su sillón, yo solo miraba ese tremendo culo que posee, ella entro a youtube y empezó a poner algunas canciones de reguetón donde hablaban de tener sexo salvaje, entonces capte la indirecta y me fui acercando poco a poco, puse mi mano sobre su pierna y empecé a moverla lentamente en círculos , la moví hasta llegar a sus nalguitas las sobe un rato y al llegar a su espalda ella se dio media vuelta, me miró fijamente:

-¿Qué pasa?- le pregunte
-No te enteres
No entendí su respuesta, trate de abrazarla de nuevo pero otra vez me rechazo, le toque los pechos y se volvió a dejar tocar,
-¿te gusta?- le pregunte
-No te enteres- ¡que rayos significaba eso!- No te enteres

Repitió mientras su respiración se hacía más lenta, y su pulso se aceleraba, ya no me importó más y yo me avente sobre ella, bese sus pechos y tocaba sus piernas, después la lleve hasta su cuarto donde le levante su blusa y su brasier lamí sus suaves pechos, absorbía un pezón con la boca mientras con una mano le daba un masaje al pecho libre, le baje su pants, besé su cuello y fui bajando lentamente pasando por sus pechos, su abdomen, su pelvis y llegando finalmente hasta su vagina, olí su dulce fragancia, pase mi lengua lentamente por todo ese precioso manjar, ella dejaba soltar unos pequeños gemidos de satisfacción, y tomaba mi cabeza y la oprimía contra ella, mi pene estaba que reventaba, estaba completamente parado, como nunca antes lo había estado con otra mujer, la levante y procedí a voltearla para poder ponerla en cuatro, saque mi miembro de mis pantalones y empecé por frotarlo contra su rajita, tome su virginidad al meter mi pene solo un poco, después poco a poco fui introduciendo la punta procurando no lastimarla demasiado, ella se estremecía mientras yo iba entrando dentro de ella pero no se retractó, estaba muy estrecha y mi pene se sentía muy apretado

Finalmente cuando ya estaba totalmente dentro de ella tome sus pechos los apreté suavemente, empecé a moverme lentamente de adentro hacia afuera y viceversa lentamente hasta que se fue acostumbrando y ella fue moviéndose por su cuenta, le agarraba un seno mientras con la otra mano frotaba su clítoris, seguimos por más de una hora, cambiando a varias posiciones y avabando varias veces. Estábamos en pleno éxtasis cuando escuchamos que su mama abría la puerta de entrada, moviéndonos como nunca antes logramos vestirnos sin que nos pillaran, yo tenía la respiración acelerada y empezaba a sudar así que me arreglé lo más que pude para que no se notara y mi prima hizo lo mismo, tan rápido como pudo mi prima encendió la tele e hicimos como si no hubiéramos escuchado cuando mi tía entró, ella llego al cuarto de Liz y yo la salude como si nada, nos fuimos a la sala, platicamos un rato, cenamos y ya más noche me fui, esa aventura no fue la última, se repitió varias veces, algunas veces solo me la mamaba, otras veces hacíamos cuanta cosa atravesara nuestra mente, incluso llegue a comprar algunos vibradores y condones de sabores para los juegos previos , en la mayoría de las veces casi nos han atrapado pareciera que cada vez nos arriesgamos más, pues algunas veces hemos seguido cuando mi tía se mete a su recamara.

Últimamente tengo la idea de decirle a mi prima que invite a alguna amiguita para que juegue con nosotros y así hacer un trio, pero todavía estoy en el proceso de decirle, también quiero ver si logro tener sexo con mi tía pues la verdad no está nada mal a pesar de sus 38 años conserva un buen cuerpo, muy contraria a su hija ella tiene unos pechos enormes, además de que ella también es muy cariñosa conmigo y recientemente termino su relación, pero ya sea que logre una cosa o la otra ya les contare en otra oportunidad

Puntuacion: - Votos: 0

Leido: 466 veces

Todo en familiaCategoría: Sexo en familia

Por Alondra Gina L.L. | 2015-06-08 16:06:41 | 0 comentarios

Hola a todos, mi nombre es Alondra, acepte relatar toda esta experiencia porque un amigo que conoci en un chat me invito a platicarlo a mas personas.
Bueno todo esto sucedió dentro de la casa donde vivíamos. Somos una familia de cuatro, mi mama, dos hermanos y yo. Tengo mi papa pero el se separo de mi mama cuando yo tenia 9 años y se regreso a vivir a Veracruz y alla ya tiene otra mujer e hijos. Cuando mi papa se vino a Guadalajara a vivir por su trabajo pues se trajo a mi mama y a nosotros tres y al poco tiempo se vinienron con nosotros mi tia hermana de mi mama y su pareja y una prima mas chica que yo. Mi tio agarro trabajo de repartidor de una empresa y mi tia y mi mama lograron el cambio de base como enfermeras en hospitales del IMSS de Guadalajara. Bueno todos vivamos en la misma casa yo tenia 11 años y todo comenzó una vez que estábamos sentados a comer. Mi tio la pareja de mi tia entro al baño como a orinar y no cerro la puerta completamente y la rendijita se miraba donde yo estaba sentada comiendo y veía como mi tio estaba parado en el sanitario y a momentos volteaba su cabeza para mirarme y que los demás no pudieran mirar hacia adentro del baño. En un momento mi tio se me quedo mirando y se dio la vuelta hacia a mi y vi como se estaba agarrando su verga que la tenia parada y se la acariciaba mostrandomela. Yo pues me asuste en ese momento y me voltie para otro lado y mi tio en un ratito se salio del baño y se sento también a comer como si no hubiera pasado nada de eso. Después que terminamos de comer ya se me había pasado el susto y comencé a recordar todo lo que le mire me entro un morbo tremendo y me puse muy caliente.
Otros días yo ya estaba morbosa de todo eso y procure sentarme en la misma silla para comer porque solo en ese lugar se podía mirar para adentro del baño ya que otros lugares quedaba oculto mirar hasta el mismo sanitario, al segundo dia sucedió lo mismo que entro mi tio al baño y repitió mostrando como se la acariciaba pero esa vez ya a ratitos se la miraba como se la acariciaba. Posteriormente sentí claramente como una vez que el estaba mirando la tele pase cerca de el y me toco la cadera y bajo su mano hacia tras casi en mis sentaderas. Entonces a veces procure pasar cerquitas cuando nadie estaba cerquitas y me comenzó a hacer caricias a la pasada, senti su mano en mi espalda y bajaba hacia mis nalgas, en mis piernas, en mi ombligo en mi cara y una vez paso su mano en mis nalgas y sentí como la bajo hacia entre mis piernas, cuando sentí entre mis piernas y toco allí sentí que me volvia como loquita, jajaja. Bueno eso paso algunas veces. En una ocasión estaba mi mama, uno de mis hermanos, mi tio y yo mirábamos una película un sábado en la noche y estaba haciendo frio y mi mama trajo para taparnos todos una cobija grande mientras mirábamos la película. Mi mama se quedo dormida y abajo de la cobija comencé a sentir como la mano de mi tio se ponía en mi pierna y yo comencé poco a poco a abrir las piernas mientras comenzaba a sentir sus caricias. Yo esa vez traía un chort poquito ancho y senti como comenzó a deslizar sus dedos por abajo del chort y haciendo aun ladito la pantaleta para tocarme entre las piernas con sus dedos por debajo de la ropa. después de un ratito asi mi mama como que se despertó poquito y nos pidió que ya nos fueramos a la cama a mi hermano y a mi. Mi tio me dijo despacito que si por la mañana cuando mi mama y mi tia se fueran al trabajo el se regresaba a la casa y nos subíamos al cuarto de la azotea nosotros solos nadamas y le dije que si, yo estaba que me quemaba por dentro. El domingo por la mañana mi mama y mi tia se fueron al trabajo muy temprano y mi tio, tenia que llevar a uno de sus jefes al aeropuerto y cuando regreso trajo un Xbox que rento para mi hermano Luis y el mas grande se iba todo el dia desde temprano pues ayudaba en un club deportivo que estaba cerquiras de mi casa. Por fin mi tio regreso conecto el Xbox y mi tio y yo nos subimos al cuarto de la azotea donde lavamos la ropa sucia. Hay un sofá viejo en ese cuarto donde aventamos la ropa sucia que lavamos y hicimos un lugar en el sillón. Cuando cerro la puerta mi tio me abrazo y me comenzó a besar la cabeza el cuello la cara los pechos y la boca, yo sentía muchas ganas de que nos besaramos en la boca pero se me quitaron porque el fumaba y sentí como cenicero su boca jajjaa. Bueno pero si me deje acariciar y besar donde el quería, yo me le pegue a su cuerpo para sentir la bola que tenia abajo del pantalón y me pregunto que si queria tocarla se la podía sacar y le dije que si. Cuando se abrio el pantalón y se bajo el box vi como casi brinco hacia afuera del box y la mire super morenita y gruesa y la toque y la sentí muy caliente su piel de su verga, eso me volvió loquita jajaja. Me dijo chupamela un poco para que la pruebes, no me atrajo mucho la idea pues con ella orinaba jajaj, pero me atrevi pero sentí que no me cabia en mi boca, la sentí muy gruesa pero si la probe y guacala las gotitas saldas que le salieron de la puntita me hicieron sentir asco en ese momento y me la saque de inmediato, mi tio noto que algo no me gusto y me pregunto que sucedia y le dije que sabia salada y no me había gustado en la boca. Le dio risa y me dijo que no había problema que nadamas hiciera las cosa que si me gustaba hacer. Luego me pregunto, tenias ganas de acariciarla verdad ¿Te gusto eso? y le dije que si mucho, te gusta que te acaricie en los pechos y le dije que si, en tu culo, si, que te abra las piernas y te toque allí , le dije que si, Me dijo ahora yo te voy a probar entre tus pernas un poco para que veas que vas a sentir bonito allí. Me sento el el sillón arriba de un monton de ropa y levanto la falda y me quito la panty, me abrió las piernas me acaricio con sus dedos un ratito y luego se acerco para chuparme entre las piernas. Cundo sentí su boca allí sentí una sensación tan intensa que no lo resisti, me desespere muchísimo que casi sentí que me salían los orines en su misma boca y lo empuje para alejarlo de mi vagina. Hasta la fecha no resisto que otros hombres me chupen mi vagina. Cuando lo aleje me pregunto que si me había dolido y le dije que no pero que eso no aguantaba sentir. SE levanto del piso y se sento el en el sillón y me sente frente a el como para abrazarnos sentados y sin ropa los dos en la parte de abajo, me abrazaba y me besaba el cuerpo y me acariciaba la espalda las nalgas y los pechos y me preguntaba si me gustaba como era sentir asi y le decía que si me gustaba y ya me dijo que eso no se lo podíamos decir a nadie porque no se permitia hacer eso entre nosotros y me dijo que si quiera aprender a hacer sentir bien a los novios que tuviera y le dije que si. El me enseño a masturbar a los hombres con la mano hasta que tuvieran su orgasmo. Me hizo poquito para atrás sentada en sus piernas y saco una botellita de aceite de bebe y me puso en las manos y poquito en su verga también y me fue enseñando como se la agarrara con las manos y masajear de arriba y hacia abajo sobre todo a la altura de su cabecita y asi arriba y abajo y cuando ya estaba cerquitas de salir su semen me dijo que me esperara un momento y que no me asustara de lo que le iba a salir al final. Le dije que no me asustaba y lego me dijo sigue masajeando arriba y abajo despacito apretandola con las dos manos mas fuertecito pero mucho no y le segui haciendo mientras me agarraba poquito fuerte mi cintura y fue cuando mire como se salía a un hombre su semen brincando para afuera, me brinco alto su semen y le brinco junto a su ombligo y también mancho poquito mi blusa. Me pregunto si me había asustado y otra vez me dijo que no le podía decir ni a mi mejor amiga de eso. Agarro una toalla sucia y nos limpiamos todo se vistió y yo me puse la pantaleta y ya nos bajamos y Luis ni en cuenta de lo que habíamos hecho nosotros arriba. Esa fue la primera vez que hice algo con alguien. Bueno ya platique esto espero si les guste mi correo es alondraamar@hotmail.com, me dicen que les gusto mas si quieren. Bye

Puntuacion: - Votos: 0

Leido: 661 veces

DesinhibicionesCategoría: Sexo en familia

Por Crusnik | 2015-06-03 02:29:40 | 0 comentarios

Desinhibiciones

Recuerdo a mi prima con sus lentes de carey y brakets cuando tenía 15 años fue el día en que los acompañé a despedir a mi tío en el aeropuerto, quien se iba al extranjero atrabajar y enviaría remesas para mantener a su familia.
Habían pasado cinco años. Mi tía me había llamado para que fuera su pareja en la fiesta de promoción de su hija y ayudarla con los arreglos de su casa.
Por alguna razón desconocida tengo la habilidad de sondear la mente de las personas, hallar sus pensamientos reprimidos, sacarlos a la luz y en base a esos oscuros pensamientos controlarlos.
Cuando llegué a casa de mi tía ella vestía un vestido de tiras, de tela ligera de color negro con flores estampadas que dejaba ver el nacimiento de sus grandes pechos me abrazó y al hacerlo se levantó un poco su vestido, mi mirada bajó y vi un short de jean que tenía puesto bajo el vestido. Mientras que mi prima, Mariana, quien está en la flor de su juventud, con sus 19 años, con un top el cual deja ver su ombligo me hizo dar cuenta que había crecido mucho estaba junto al sillón jugando en el Wii, tan entretenida que no se percató que su chompa dejaba ver el nacimiento de sus tetas, grandes y firmes las cuales se bamboleaban con sus movimientos en el juego. Desde esa vez dejé de verla como la niña mocosa y llorona que venía a mi casa, para verla como la mujer que se había convertido y empecé a desearla.
Mi tía se mostró afectuosa en todo momento. Sondeé su mente y en la profundidad de sus pensamientos se sentía sola, estaba cachonda. Cinco años de abstinencia sexual habían hecho merma. Y me veía a mí, a su sobrino de 22 años como una pareja deseable. Por lo que sería fácil dominarla.
Una vez que mi prima se fue al instituto de educación —con su uniforme, el cual consistía en un vestido largo hasta la altura de sus rodillas, medias largas de color blanco y una blusa gruesa con su cabello atado en un severo moño— me quedé a ayudar con las labores domésticas a mi tía, quien llevaba puesto otro de sus vestidos de una sola pieza.
Era el momento perfecto de actuar. Derribé la barrera mental del pudor, ella en el fondo quería ser dominada. Luego le dije:
- Tía, ¿cómo te sientes?
- Bien, sobrinito precioso.
- Desde hace cuándo no lo has hecho. —Mientras acariciaba sus hombros.
- Desde que se fue tu tío. —su respiración se aceleró.
- Quieres ser tocada, deseas ser tocada.
- Sí, sobrinito precioso. —Nos dimos un beso francés.
- ¿Quieres que te haga el amor? —besaba su cuello y rostro mientras acariciba sus caderas.
- Sí, sobrinito precioso. —con voz entrecortada.
- Vamos tu cuarto. —moví la tira y el vestido se deslizó hacia el suelo.
- Vamos, cariño. —se había quedado en ropa interior, salvo por el short.
- Bésame. —A la luz del cuarto podía ver sus carnes, ligeramente subida de peso pero con sus grandes tetas y caderas.
- Sí, bebé lindo —me acarició mientras lo hacía, mientras desabrochaba mi camisa y pantalón.
- ¿Estás cachonda? —abrí y deslicé el short mientras tocaba sus bragas
- Sí, sobrinito precioso. —su respiración era muy acelerada y podía sentir la humedad de sus bragas, las cuales acaricié.
- Ahora yo soy tu señor y te harás lo que te pida. Besa mi cetro. —eso la excitó más. Sus bragas ya estaban completamente mojadas y la humedad se resbalaba por sus piernas.
- Sí, mi amo. —con una sonrisa pícara y con gran ansiedad.
- Empieza —se puso de rodillas y empezó a mamar mi verga.
- Uhhhmmm. Mmmunmnmmmmmm —acariciando mis piernas.
- Puedes masturbarte. —mi respiración estaba más agitada con la espectacular mamada.
- Gracias, mi señor —levantó la cabeza para decir eso. Y empezó a mamar con más ganas. Con su lengua chupó alrededor de mis huevos y se metió el capullo completo a su boca.
- Eres muy guarra. Seguro has hecho esto muchas veces. —yo estaba en la gloria por la pasión de mi tía.
- ¡No! Ughggh. Nun –ghh- ca -mmmmmhh —sin sacar la boca de mi verga.
- Ahora te haré mía. —la tiré a la cama y le quité el sostén y las bragas empapadas. Deslicé mis dedos comprobando la humedad de su concha y me acerqué a ese olor embriagante, empecé a besar su cueva y a jugar con sus pendejos.
- Oh, ahhhhhmm, m,mmmm —Mi tía se retorcía en la gloria. Deseaba ser empalada de una vez de forma violenta y salvaje, pero en su estado de sumisión no podía pedir nada.
- Ahora abre las piernas maldita ramera, voy a clavarte.
- Sí, hazlo. Muerooooo de ganasssss mmmmmm —Su vagina estaba muy lubricada, apretada y caliente. Por lo que mi pene luego de entrar con facilidad en su cueva, pero lo aprisionó la estrechez, podía sentir su vulva palpitante y quemante, la contracción de sus músculos vaginales.
- ¡Tómalo!, ¡tómalo, tía! —Empecé con un mete-saca cada vez más rápido hasta que acabé dentro. Un mar de semen inundó sus entrañas e hizo que se corra. Su cara estaba deformada por el placer y la abstinencia.
Luego fuimos al baño a ducharnos y lo hicimos nuevamente en la ducha. Me encantaba tenerla como perra, así que la puse en cuatro patas y la empecé a clavar de forma violenta. Luego casi al terminar la puse boca arriba y le hice una cubana hasta que me corrí en sus tetas.

Descansamos y empecé en con las labores de la casa. Mientras mi tía hacía el almuerzo.
- Puedes ponerte tu vestido, pero sin nada más abajo. —De esa manera podía cogerla cuando quisiera y de manera rápida.
- Sí, sobrinito precioso —me besó en la boca y sus ojos estaban brillantes. Su rostro tenía una expresión completa de felicidad e incluso en su andar habría cobrado más sensualidad.
Pasaron las horas. Había movido parte los muebles de la sala y los tapé con plástico para pintar el techo y las paredes de la sala. Desde donde estaba podía ver a mi tía con su vestido. Ya sin el brasier se notaban sus pezones erectos. Terminé de pintar rápido y mientras secaba la pintura me dirigí a la cocina.
Mi tía estaba inclinada en la cocina moviendo la olla con el guiso. Se podía ver la parte alta de sus piernas. Me excitaba el pensar que no tenía nada debajo del vestido.
Levanté el vestido a la altura de sus caderas y las acaricié, así como sus glúteos y la selva peluda de su concha, a la cual metí dos dedos y los movía de manera circular. Mi tía empezó a jadear.
- ¿Alguna vez lo has hecho por el culo? —La expresión de mi tía fue de consternación.
- ¡No! ¡Nunca! —su voz tenía un aire de miedo. Mientras tanto con mi mano libre había agarrado el aceite de oliva.
- ¡Entonces, te estrenaré! —Unté el aceite de oliva en mis dedos y despacio lo puse en el hoyo de su ano con movimientos circulares, hasta que se fue relajando y pude meter un dedo. Seguí masajeando hasta que se relajó y pude meter otro dedo más. Lo saqué y vi como el agujero que me había costado en abrir se estaba cerrando.
- Ahhhhh! Sigueeeeeeee!!!!! ¡Qué delicioso morbo! — jadeaba mi tía. Mientras que con mis dos dedos seguía masajeando en su interior con movimientos circulares y con la otra untaba aceite en mi verga.
Sin esperar una señal y sin que no lo note, se lo clavé. Su culo era estrecho y parecía que fuera a romperse, pero luego las embestidas se hicieron más fáciles porque mi tía ya estaba agarrándole el placer.
- ¡Rómpeme! —dijo mi tía, mientras que mis embestidas se hacían más rápidas. Ella se agarró de la cocina y bamboleaba sus caderas de arriba hacia abajo para incrementar el placer de ambos.
- ¡Me corro dije! —Mi tía se movió. Sacó la verga de sus entrañas, se agachó y empezó a lamer mi pene con sabor a aceite de oliva y el sabor ácido de su ano. Hasta que me corrí tragándose toda mi leche.
Mi tía estuvo tendida unos minutos en el suelo. Se levantó y siguió cocinando con una sonrisa de oreja a oreja. Me fui a la sala a descansar y recuperar fuerzas, ya que mi trofeo era mi prima.

Desinhibiciones II

Alrededor de la 1:30pm mi prima Mariana regresó del instituto. Como dije anteriormente su uniforme consistía en un vestido largo hasta la altura de sus rodillas, medias largas de color blanco y una blusa gruesa con su cabello atado en un severo moño. Además su instituto tiene una férrea política con respecto al sexo. Por lo que su mente presenta muchas barreras mentales en el tema de la sexualidad. Ya había dicho qué hacer a mi tía Marisol, ya que mientras entraba en su mente no podía moverme ni Mariana tampoco.
Sólo requiero de una grieta en el muro de su mente para doblegarla. Sondeé su mente y vi que tenía varias restricciones: sobre cómo vestir, a qué hora salir y regresar y qué cosas hacer. Así que se me ocurrió ofrecerle lo que quería: Doblegar a su madre. Su madre la obedecía en todo.
Nos sentamos a la mesa para almorzar, Mariana se fijó que el vestido de su madre translucía sus pezones y por lo tanto no tenía ninguna prenda interior debajo.
Conversamos sobre cosas casuales y luego hicimos un diálogo de sobremesa, ese fue el momento que aproveché para romper las barreras sexuales impuestas por las monjas de su colegio.
Mi prima de 19 años, nunca había sólo había tenido su primer beso y no tenía enamorado. Nunca se había masturbado. Quería ser virgen hasta el matrimonio. Puse en su mente imágenes de sexo en su cabeza, ella trató de cambiarlos por oraciones y clases de religión, en su mente puse imágenes de esas monjas educadoras en una orgía, asustada quiso sacar esos malos pensamientos.
Mientras tanto su madre le estaba acariciando las piernas y abriéndole la blusa dejaba ver el grueso sostén de algodón.
Las imágenes mentales se hacían más constantes y fuertes. Puse una imagen chupándole la concha, en el plano mental, mientras que en plano físico su madre se encargaba de acariciarle el coño en movimientos circulares y masajeando su vientre. Ahora las imágenes iban a acariciar las diversas partes de su cuerpo: hombros, piernas, pechos, glúteos, vagina y demás. Su madre hacía lo propio en el mundo real. Hasta que Mariana dejó escapar un gemido, el cual era la manifestación que las barreras mentales se habían roto y la lujuria había corrompido su mente: Es mía.
Coloqué a madre e hija juntas y les ordené que se desnudaran completamente, salvo por los lentes de Mariana. Me gustaba verla con sus lentes. Se quitó todas sus prendas y para el final se desprendió de su moño: su cabello voló libre y salvaje cayendo en uno de sus pechos. Dándole una imagen de amazona.
Comparando el cuerpo de madre e hija pude apreciar:
Marisol, mi tía, tiene 36 años bien llevados, su tez es un poco oscura y su cabello original es negro, aunque ella se lo haya pintado de rojo, con ojos color caramelo y una estatura pequeña (1.55mts). Su hija, Mariana, tiene 19 años, tez clara y pálida, cabello de color castaño y ojos color caramelo como los de su madre, los cuales se ven un poco más grandes por los lentes, con una estatura de 1.65mts.
Marisol tiene los pechos más grandes con aureolas grandes y pezones oscuros, pero un poco caídos. En cambio, las tetas de su hija son más pequeñas con pezones erectos y de color rosado y sus senos presentan unas cuantas pequitas.
La cintura de Mariana es fina y de abdomen plano. En cambio, su madre tiene un poco de vientre y está un poco subida en carnes dándole una cintura y culo más agarrable que el de su hija.
Su coño de Marisol es una maraña de pelos lacios con labios violetas. Mientras su hija presenta escasos pelos castaños y labios vaginales gruesos y cerrados de color rosado.
Como leí en la mente de Mariana, sus oscuros instintos quieren dominar, ella quiere dar las órdenes, está cansada que los mayores siempre decidan por ella. Así que mi primera orden es que en la casa Mariana decidiría sobre su madre, especialmente sobre cuestiones sexuales y mientras más se excitara su hija también se excitaría su madre. Pero sería yo quien me impusiera sobre ambas. Asimismo, ellas sentirían placer tocándose unas a otras pero quien más las encendiera sería yo.
Nos sentamos a ver televisión, de más está decir que estábamos desnudos, y la primera orden de Mariana fue que le lamiera el coño. Eran caricaturas inocentes que contrastaban con lo que le ocurría en su entrepierna, Mariana jadeaba de placer y su cara estaba deformada. Sin embargo, de vez en cuando ella se reía con lo que ocurría en la pantalla y su mamá se detenía para ver qué pasaba a lo que mi prima sólo empujaba la cabeza hacia abajo.
Luego de que Mariana tuvo su primer orgasmo y cayó rendida en el sofá y a sus pies mi tía cubierta de fluidos decidí entrar en acción y penetrar a mi prima. Era lo que esperaba que estuviera relajada y conociera el placer del sexo para desflorarla. La penetré de a pocos su himen estaba cerrado y apretado y sabía que le dolería. De poquitos le clavé la cabeza de mi pene y fue entrando, gotas de sangre chorreaban por la entrepierna de mi prima, pero le luego le fue agarrando el gusto hasta que tuvo un orgasmo múltiple, ya que su mamá no quería perderse el juego y aprovechó para lamer sus tetas y poner su coño en la cara de su hija. Cuando anuncié que me iba a correr mi tía se detuvo y empezó a lamerme la verga. Su hija presenciaba como lo hacía e imitaba los movimientos.
- ¡Córrete, sobrino precioso! ¡Quiero probar tu leche! —mientras sacaba la lengua.
- ¡Quiero probarla yo! —con esa orden mi tía se detuvo, de todas formas ella obedecía resignadamente a las órdenes sexuales de su hija. Gotas de semen salieron disparadas a la cara de boca y cara de mi prima. Era tanto que le chorreaba por la boca y no lograba tragárselo. Así que su madre intervino y le lamió la cara limpiando todo rastro de semen que resbalaba por la cara de su hija.
- Ese es el sabor más rico y sexi que han probado. —les dije.
- ¡Sí, sobrinito precioso!
- ¡Sí, primo lindo! —Asintieron ambas al unísono con una sonrisa a flor de labios.
Luego fuimos al cuarto y dejé que mi prima cumpla sus fantasías con mi tía, mientras me sentaba a ver. Me había corrido muchas veces, pero mi lívido es más fuerte que mi cuerpo.
Ordené a ambas hacer un 69 lésbico hasta que queden desfallecidas.
La vista era espectacular: sus cuerpos brillantes por el sudor, moviéndose como máquinas folladoras, el cuarto lleno de gemidos y olor a vagina. Mientras sus lenguas y dedos jugueteaban, sus pechos se bamboleaban con los pezones erectos. Lo hicieron hasta quedar extasiadas, cansadas y con una sonrisa de par en par. Pero no se quedaron dormidas, había mucho que hacer: luego de lavarse, mi tía se levantó a lavar y cambiar las sábanas y mi prima a hacer los deberes del colegio.
Yo avanzaba con los arreglos de la casa y la colocación del papel tapiz y luego entre los tres ayudamos en la preparación de la cena. Luego moví la cama de mi prima al cuarto de mi tía y la junté con la suya. Era la forma en que la pasaríamos de ahora en adelante: los tres follaríamos juntos hasta quedarnos dormidos.
La primera noche fue genial: mi tía empezó a montarme, mientras mi prima me morreaba con su lengua. Luego ordené a ambas colocarse en cuatro patas, una al lado de la otra, mi prima a la derecha y mi tía la izquierda, y con cada una de mis manos las fui follando, primero dos dedos, luego, tres. Era lo máximo que resistía mi prima, pero a mi tía le clavé los cuatro. Me gustaba escucharla suplicar, joderla hasta casi morir.
Luego que estuvieron debidamente lubricadas las clavé de forma intercalada. Hasta que les di una orden a mi prima de poner su cabeza debajo de mi tía para que lamiera su coño mientras yo le rompía el culo. Su culo era apretado y parecía que iba a romperse. Mi tía estaba en la gloria disfrutando por ambos agujeros, pero no podía hacer mucho ruido ya que su hija había conducido su cabeza a su coño y estaba ahogando en los jugos de su hija. Para terminar saqué la verga de su culo y la clavé en su concha mientras mi prima me sobaba los huevos con su lengua y dedos. Me corrí en las entrañas de mi tía, pero la cogí de los hombros en posición de sentarse en el aire. Un poco de semen resbaló de las entrañas de su coño y fue a dar en la boca de su hija.
- ¡Delicioso! —dijo mi prima mientras hacía círculos con su lengua y buscaban con sus dedos todo resto de jugos en las entrañas de su madre.
Jugamos un poco más hasta quedarnos dormidos: Yo en el centro y mi tía y prima a los extremos de la cama, abrazados, con sus cuerpos sudorosos y el olor embriagante del sexo inundando la habitación.
Por la mañana sería otro día. Nos despertamos tempranos, cada quien se metió para hacer sus deposiciones y lavarse los dientes, pero los tres nos metimos en la ducha. Con el agua cayendo enjabonando el cuerpo de uno con el otro.
Era una pena que en unos cuantos días terminarían mis vacaciones y ya no podría disfrutar tan seguido de esa panacea. Pero aún faltaban días y la noche principal de la fiesta de promoción de mi prima estaba por llegar.
Tomamos desayuno sentados y comiendo, salvo mi tía que estaba bajo la mesa masturbando mi pene y lamiendo el coño de su hija, luego intercambiaba; lamía mi pene y masturbaba con sus dedos el coño de su hija. Hasta que ella disfrutaba de un desayuno nutritivo en leche de hombre con jugos femeninos.
De más está decir que mi prima tenía la orden de no decir nada y actuar con normalidad en la escuela. Igual que mi tía al hacer las compras al mercado.
Hasta la 1:30pm que llegara mi prima, desnudándonos rápidamente para disfrutar un poco de sexo antes y después del almuerzo. Luego al ver televisión mi prima le dijo que se coloque en cuatro patas, pero en lugar de darle la orden de follarla o que lamiera el coño simplemente coloqué sus piernas estiradas sobre la espalda de su madre usándola como mesa. Hasta el momento de los comerciales que le ordenaba colocarse boca arriba y jugaba con los pezones de su madre mientras le clavaba objetos en el coño.
La malicia de mi prima había salido a la luz y le gustaba hacer esperar a su madre, que sienta la tortura del no tener el placer en el momento que quiera, las ganas de obtener el tan ansiado orgasmo prolongarse por un estúpido programa.

Puntuacion: - Votos: 0

Leido: 386 veces

mamá se masturba viéndomeCategoría: Sexo en familia

Por Juan | 2015-05-28 22:51:47 | 0 comentarios

Hola a todos mi nombre es Juan soy de Distrito Federal y tengo 22 años soy un chavo normal no soy muy alto pero tampoco chaparro soy muy delgado y dicen que mi mayor atractivo son mis ojos y mi pene ya que lo tengo muy grande y grueso actualmente estudio la universidad me encantan los relatos eróticos desde los 14 años y creo que ya es hora de hacer el mio este es el primero que hago y espero les guste.
Esto que les cuento fue algo real Todo empezó hace 2 años aproximadamente eran como las 12 de la noche estaba haciendo tarea las luces de mi casa estaba apagadas según yo ya todos se habían ido a dormir entonces fue qué me decidí a poner una página porno en la computadora con vídeos de colegialas eran vídeos que la verdad me prendieron mucho me empece a exitar y mi pene ya estaba duro caliente y mojado asi que me baje el pantalón y mi calzón y me recosté en la cama y empecé a sobar mi pene lentamente estaba tan mojado que mi mano se lleno de ese liquido transparente y se me facilitaba mover mi mano arriba y abajo estaba demasiado exitado me quejaba en silencio para no despertar a alguien ya estaba apunto de correrme y derrepente escuche un ruido afuera de mi cuarto pero no me importaba lo que ya quería era venirme empecé a mover mucho más rápido mi mano hasta que logré soltar chorros grandes de semen que cayeron en mi estomago solo me quejé pero quería gritar fue una gran corrida así que me quede tendido y me empecé a limpiar los restos de semen en eso que escuchó como si hecharan un chorro de agua en el piso me espanto tanto que rapido me puse mi pantalón corrí a ver que pasaba y cuál fue mi sorpresa mi madre estaba con el vestido hasta arriba con las piernas abiertas en eso le grite a mi mamá "que haces porque hay tanta agua en el piso" solo ella se paro del sillón y me dijo "no es nada" y corrió al baño en eso vi que el sillón en la parte de la orilla donde uno se sienta estaba empapado y olía a sexo la verdad eso me saco mucho de onda porque eso queria decir que mi madre se exito conmigo y mucho peor se masturbo hasta correrse y dejar empapado todo la verdad todo eso me daba entre miedo impacto pero a la vez me exitaba saber que mi propia madre se masturbo viéndome al salir ella del bañó se fue directo a lavar su vestido empapado con sus fluidos y después lavo el sillón.
Paso el tiempo y mi madre me trataba diferente a cada rato buscaba la forma de tocarme las nalgas o darme nalgadas cosa qué es raro entré madre e hijo poco a poco eran más veces hasta que ya no lo hiso pero nunca se me olvidara ese momento
Espero les haya gustado esta vivencia que tuve espero sus comentarios

Puntuacion: - Votos: 0

Leido: 842 veces