Los 10 relatos mejor valorados



Ultimos relatos


ESCRITURACategoría: Sexo en familia

Por GABRIEL | 2015-12-08 22:05:40 | 0 comentarios

DEBERIAN EXIGIR QUE QUIEN ESCRIBA LO HAGA EN FORMA MAS CORRECTA POR DIOS QUE HORROR COM ESCRIBE ESTA GENTE NO ASISTIERON A UN COLEGIO??'COMO TANTA BARBARIDAD ESCRITA MAL POR FAVOR SRES DEDIQUEN UN POQUITO DE TIEMPO A REVISAR LO QUE ESCRIBEN SI ESCRIBIERAN IGUAL COMO SON DE CALIENTES YO CREO QUE LO HARIAN MUY BIEN

Puntuacion: - Votos: 0

Leido: 378 veces

Mi Padrasto el Doctor.Categoría: Sexo en familia

Por Alejandra | 2015-12-04 14:35:09 | 0 comentarios

Mi nombre es Ana lo que les voy a relatar es  un hecho real, tengo 18 años y segun dicen un lindo cuerpo, caderas anchas, nalgas grandes y tetas copa C, siempre llamo mucho la atencion cuando voy con mi mama y mi padrastro a cualquier lugar, aunque no ande ropa muy pegada mis curvas me delatan y mi figura se marca de cualquier manera, este año inicie la Universidad y comence a fallar a Matematicas, pero sin embargo pase la clase aunque con el minimo de calificación, el siguiente periodo en la universidad la historia fue la misma cuando lleve finanzas, por la cual mi padrastro que es medico despues de unos regaños por que es el quien paga mis estudios, decidio que me daria tutorias de finanzas todas las tardes, llego el dia en el que comenzariamos a estudiar asi que como siempre me puse comoda al llegar a casa, poniendome unicamente una camiseta vieja que tome hacia tiempo de mi padrastro, esta camisa me llegaba a la rodilla y me quedaba grande lo unico que se me marcaba eran lo pezones por que siempre que llego la casa acostumbro a quitarme el sosten, pues llegue a la sala y el me pidio sin siquiera mirarme ya que es muy respetuoso que nos sentaramos  a la mesa de comedor para comenzar a estudiar, comenzo explicandome unos ejercicios simples y luego me puso a que los practicara, yo estaba muy apenada por que no entendia muy bien asi que avanzaba un poco y luego borraba , el al cabo de una media hora ya parecia molesto con mi inseguridad y me miraba fijamente con mala cara, cosa que me ponia muy nerviosa por lo que decidi levantarme a tomar un vaso con agua, le ofreci agua a el y se la  lleve, al entregarsela quede parada frente a el y el sentado a la altura de mi pecho, al hacerlo note rapidanmente que el miraba fijamente mi busto, asi que rapidamente mire hacia abajo y me di cuenta que la camiseta que usaba tenia un ollo justo en el pezon y hacia que mi pezon quedara de fuera, senti que moria de la verguenza, en ese mismo momento el con voz seria me dijo: "no deberias andar sin sosten mira como se te ha salido el pezon no es correcto", yo intente moverme para ir al cuarto a ponerme sosten pero el me dijo, Ana sientate y sigamos debo admitir que me senti un poco caliente al pensar que el queria seguir viendome las tetas asi que decidi hacer como que nada sucedia, sin embargo seguia nerviosa y en un movimiento deje caer el lapiz hacia el lado derecho de la mesa asi que me levante y me agache enseñandole todas las nalgas a mi padrastro pero juro que no lo hice con mala intencion, sin embargo el al verme me dijo quedate asi como estas Ana que te he visto algo en la pierna y quiero verlo de cerca, yo me puse mas nerviosa pero me quede aqui con las nalgas arriba y las manos en el suelo el se acerco y con un dedo toco un poco abajo de mi nalga en mi pierna y me pregunto es este un lunar acaso Ana ? Ya te lo habias visto ? Yo al sentir que el me toco me super calente y mas por que es un hombre bastante atractivo ademas es moreno y me encanta ese color de piel, en el mismo momento  le respondi no sabia de ese lunar, pero decidi llevar mas lejos la situacion y decirle que si me habia visto un lunar en un labio de mi vagina que era redondo y oscurito y se sentia al tacto como una pequeña pelotita y que no le habia dicho por que me daba pena, el me regaño y dijo que debi haberselo dicho antes , asi que me dijo quedate asi voy a revisarte, en ese momento me senti morir de la calentura que me provocaba saber que me iba a tocar mas cerca de mi vagina, levanto la camisa y me dijo, lo siento Ana voy a hacer a un lado tu ropa interior para ver si puedo sentir lo que tu dices que tienes y con sus grandes dedos hizo a un lado mi pantie y con cuidado empezo a pasar su dedo por mis labios vaginales, yo sentia que me moria estaba mojadisima y aunque la situacion me apenaba queria seguir dejar tocandome de el aunque no queria que sintiera que me tenia mojada, de repente senti que rozo mi clitoris al abrir mis labios y senti morir un cm mas y sentiria mi inundacion , yo me movia como incomoda, pero lo hacia para sentir sus dedos deslizandose mas cerca de mi huequito, el con una mano me tenia agarrada de la cadera y con la otra mano revisaba, de repente me dijo " lo siento Ana no puedo encontrar nada asi que tendre que bajarte un pantie unn poco para poder revisar mejor, yo sentia que iba a desmayarme de la excitacion, bajo mis panties y los dejo en mis rodillas, yo en 4 patas de repente escuche que me dijo "Ana necesito que pares bien los gluteos y disculpa lo que te hare pero tendre que separar tu gluteos para poder ver mejor ya que son muy grandes y me quitan visibilidad", no alcance a responder cuando con sus dos manotas separo mis nalgas y senti como acerco su cara a mi culo sentia su mirada y pude sentir su respiracion en mi humeda vagina, no se si fue por mi excitación pero hubiera podido jurar que senti un rozon de la punta de su lengua en en mi ano, con una mano sostuvo una nalga y con la otro procedio a esculcarme pasando su mano clompleta por mi blanca y totalmente depilada vagina, pero sin tocarme nada mas que los labios y sentir mi humedad,  no pude mas y me retorci, el me dijo tranquila Ana no te apenes no he encontrado nada externo sin embargo me preocupa lo que dices de que sientes una pelotita y debere de revisar a profundidad, mi cabeza daba vueltas no podia ni responder, me dijo humedecere  tu vagina para revisar quise detenerlo pero senti como se escupio la mano y me embarro su saliva en mi vagina y emitio un pequeño y casi inaudible gemido, yo ya no podia sostenerme mas sentia que caeria de bruces al suelo, comenzo a meterme un dedo, luego dos, luego no pude evitar empezar a mover las caderas como perra en celo, de repente me detuvo diciendo "Ana que haces ponte de pie, me ofende tu comportamiento  mujercita y yo de la excitacion no podia entender lo que sucedia como pude me incorpore y me puse de pie intente dirigirme a mi cuarto sientate aqui el estaba sentado de nuevo en el comedor y me indicaba que me sentara en su pierna, yo no entendia nada estaba en shock asi que no me movi por lo cual el se levanto y me jalo hacia el y me sento en sus piernas de espaldas a el, apretandome contra el sosteniendome por la cintura, luego me dijo al oido hoy si hijita te voy a revisar toda para que no te me vayas a enfermar y menos teniendo de papa un doctor, y en el mismo momento me metio la mano en la vagina y con la otra se fue deslizando hasta mis tetas, y comenzo a meterme los dedos con su mano izquierda y a apretar mi seno derecho y pezon fuertisimo, yo gemia del dolor y de la excitacion que me producia la situación, no se en que momento el se desabrocho su pantalon por que de pronto senti que el se bajaba el pantalon con una mano y con la otra seguia apretandome las tetas y entonces mire hacia un lado y vi la verga mas deliciosa y grande que nunca antes habia visto, el vio que la mire con asombro y  me dijo, te gusta lo que ves?  por que si te gusta lo que ves ya vas a ver lo que vas a sentir cuando te la meta hasta el fondo puta tetona, y me levando de su pierna me quito la camiseta y me pidio que me subiera sobre el y quedara viendole frente a frente, comenzo a chuparme las tetassss riquisimo a modermelas y mientras eso pasaba, yo sentia la punta de su vergota rozar con mi vagina moriaaaaaaa por dejarme caer en su verga, pero el me la quitaba cuando yo la buscaba para metermela, y seguia chupandome las tetas, de repente me levanto agarrandome de las nalgas y unicamente levantando todo mi peso hacia arriba me bajaba poco a boco sobre su pija bien parada y dura y me dejaba metermela unos milimetros, me tenia loca, asi que le pedi por favor papito dejame caer por favor, te lo suplico, metemela por favor, dejame caer y escuchando eso, el me dejo caer y cai sembrada en su verga, senti como toda esa carne me partia los labios, fue el momento mas exquisito que he vivido, no queria ni moverme para sentirla toda asi de grande y caliente partiendome en dos,  estaba extasiada, y fue alli mismo que me comenzo a chupar las tetas como loco y yo como una puta en celo a montarlo, senti como sus dedos me penetraban el ano y despues de unos minutos de cogerme me dijo estoy a punto de venirme y llenarte la cuca con mi leche, eso me matoooo y no pude contenerme y me  vine de una manera tan fuerteeeee que tuvo que taparme la boca para que no se escuchara mi gemido, terminamos al mismo tiempo y senti como su verga deliciosa punzaba dentro de mi estrecha vagina, ufffff me encanta recordarlo espero les haya gustado.

Puntuacion: - Votos: 0

Leido: 1124 veces

Haciendo cornudo a mi marido con nuestro propio hijoCategoría: Sexo en familia

Por Haciendo cornudo a mi marido con nuestro propio hijo | 2015-12-02 10:12:59 | 1 comentarios

Solo espero que no nos juzguéis con mucha severidad por lo que estamos haciendo mi hijo Samuel y yo al encamarnos cada vez que podemos, incluso cuando mi marido está en la casa. No podemos detenernos, como si una fuerza superior a nuestras voluntades se hubiera adueñado del destino compartido.

Muchas veces mi esposo Pedro está bañándose, durmiendo la siesta o reparando su auto en el garage y ya Samuel arremete contra mí o yo le busco para que me haga el amor del modo más rápido y sigiloso posible, imposibilitados de contener nuestros ardores pecaminosos. Ni siquiera esperamos que se ausente y hasta él se arregla para masturbarme bajo la mesa con el dedo gordo de su pie durante el almuerzo, cena o desayuno. Y cuando Pedro va a su trabajo, lo primero en que pensamos es en ponerle el pestillo a la puerta y poner un video porno de incesto filial en el televisor, pues eso nos pone terriblemente calientes y hemos tomado práctica para acabar sincronizadamente con los actores de la película, lo que os debe dar un indicio de lo que gastamos Samuelito y yo en esta relación tan culposa como excitante. Ensayamos las posiciones que muestra el video y eso es un aliciente en nuestra relación de amantes. Demás está decir que con tan tas películas de incesto que hemos compartido, nuestro repertorio de guarrerías es casi infinito.

El pobre de mi esposo ni parece sospechar el incendio que ocurre delante suyo y ni siquiera se percata del largo tiempo que llevamos él y yo sin tener sexo, tan anodino resultó ser como macho. Seguro es que cree que las otras personas son tan asexuadas como él mismo y que se las arreglan perfectamente sin follar. Pues qué sorpresa se llevaría si uno de estos días por accidente presenciara los "trabajos" que su hijo y su mujer realizan diariamente apenas da vuelta su cara. Imagino su sorpresa si le viera a Samuelito lamiendo mi vagina con la avidez de un perro alzado, o penetrándome de pie contra la pared como gusta hacerlo, o si me viera masturbándole bajo la ducha e incitándole a viva voz a que me entregue su semen. Si entrara en la habitación cuando nuestro hijo me tiene mancillada como a una perra en celo o cuando el semen del jovencito chorrea por mis muslos mientras voy al baño a asearme tras recibir una nueva descarga, mientras Samuelito permanece boca arriba en el lecho matrimonial con su falo todavía rígido, listo para más. Qué reacción tendría este pobre hombre si me viera sentada sobre la verga de nuestro hijo, tan cómoda como en un trono. O si viera lo que hacemos en la pileta, cuando practicamos sexo al nadar (sí, parace increíble, pero logramos hacerlo.

A veces queremos que se entere de lo nuestro para que alce sus maletas y se marche, pero tambien nos parece que sin el peligro de ser descubiertos disfrutaríamos menos del incesto tan enfermizo que nos consume.

Comenzamos a tener sexo con mucha culpa y nos arrepentimos y dejamos de hacerlo por intervalos, hasta que una recaída moral nos arrastraba de nuevo a la cama (o al sofá o al piso). Sufríamos y gozábamos por partes parejas y recuerdo bien que los primeros orgasmos que me provocó Samuelito eran mezcla de llanto y ruidos de hembra acabando a más no poder. Recuerdo que esos episodios ponían al chico muy loco y que entonces su fuerza se incrementaba y me penetraba con la energía de un toro, provocándome para que le hablara mientras él me clavaba a fondo, pues eso sí que le excita y le saca de sus casillas, según pude comprobar. Cuando el desempeño sexual de mi hijo está bajo, lo único que debo hacer es largarle un par de zafadurías y ya se pone loco. En realidad mi hijo nunca se sintió muy culpable, pero yo sí. Tal vez eso es lo que avivaba la pasión. Por mi parte, durante el sexo nunca pude sustraerme al carácter sucio de lo que estábamos haciendo así que siempre en mis sensaciones durante el coito con mi hijo había el sentido culpable de madre degenerada buscando que el hijo le diera lo que el marido no brindaba. Samuelito en cambio estaba enamorado de mí, como madre y como mujer y no hacía distingos entre una y otra, naturalizando que pudiera usar a su madre como hembra y tener al mismo tiempo la protección maternal y el ardor de mujer. Al hablarme durante el sexo, la palabra mamá se cargaba de morbo. Él la pronunciaba distinto que en ocasiones normales y en mis oídos sonaba como una caricia directa a mis zonas íntimas. Era escucharle decirme mamá en esas ocasiones y ponerme muy loca, al borde del orgasmo. Si yo reaccionaba (y siempre lo hacía), Samuelito ya no paraba de decirme cosas sucias con la palabra mamá mezclada en ellas, sabiendo que era el mejor afrodisíaco disponible. Terminé obligándole a decirme mamá una vez tras otra durante la eyaculación, com lo que yo misma termino acabando maravillosamente.

Notarán que lo que nos ocurre a mi hijo Samuel y a mí es algo muy profundo e imposible de desarrollar en un simple post, pero si les interesa, seguiré dándoles detalles, lo que sin duda nos servirá a Samuelito y a mí para elevar la intensidad sexual de nuestra relación leyendo juntos estos capítulos que comienzan de esta manera.

Puntuacion: - Votos: 0

Leido: 2002 veces

Mi sobrina NadiaCategoría: Sexo en familia

Por saymeT | 2015-12-01 14:00:43 | 0 comentarios

Para empezar describiré mi situación, me llamo Roberto, aunque mis cercanos me llaman Rober, tengo 26 años y tengo un puesto de trabajo que me permite vivir muy bien, trabajando pocas horas al día y desde el estudio de mi casa. Mido 1,84, de pelo castaño y dado que tengo mucho tiempo libre estoy bastante musculado de ir al gym. Tengo una casa grande, un horario perfecto y plena libertad dado que vivo solo aunque en una ciudad distinta a mis padres y hermanos.

Acababa de entrar el verano, cuando un domingo por la mañana, mientras estaba tirado en el sofá, me llamó mi hermano mayor, que él y su mujer tenían que ir a un congreso en Madrid y que no se podían llevar a la niña, además nuestros padres estaban de vacaciones en el sur por lo que solo les quedaba yo. Como solo iban a ser unos días acepté con resignación.

El martes por la tarde llegó mi hermano con una maleta y su hija, Nadia; les diré como es Nadia, es una niña de 12 años de pelo negro, como su madre, que le llega hasta media espalda y unos ojos de color caramelo que supuestamente son de mi abuelo paterno(no le conocimos así que no lo puedo corroborar), es de constitución delgada y medirá alrededor de 1.30, ya se le empezaban a notar los primeros despuntes de la pubertad. Mi relación con ella era bastante amigable, ya que me encantan los críos y en todas las reuniones familiares se ponía a jugar conmigo.

Cuando se fue su padre la mostré su habitación, la ayudé con la maleta y la enseñé la casa que era nueva para ella. Poco después cenamos, estuvo viendo la TV y se fue a dormir.

A la mañana siguiente la fui a despertar a eso de las 9, hacia un día soleado y pensaba en llevarla a la playa. Cuando la destapé me di cuenta de que dormía totalmente desnuda, ella me miraba sin entender mi reacción cuando la volví a tapar y me fui de la habitación. Estaba desayunando cuando bajó ella con una camiseta de tirantes que le llegaba casi a la rodilla, al terminar el desayuno le pregunté:

y-Tanto calor tenias que te quitaste la ropa para dormir?
N-No, en casa vamos siempre sin ropa, se me olvidó que no estaba en casa
Y-ah que sois nudistas, no lo sabía
N-siempre que hay visitas nos vestimos, pero el resto del tiempo vamos sin ella, en invierno subimos la calefacción al bastante y ya está.

La conversación se quedó ahí, la dije que cogiese bañador y toalla y nos fuimos a la playa, comimos fuera y sobre las 7 volvimos a casa, mientras ella se duchaba yo fui metiendo a la lavadora toda la ropa de playa. Cuando Nadia salió del baño entré yo, cerré la puerta, pero sin cerrojo como acostumbro a hacer, encendí el agua, me metí y al poco entró Nadia a por el secador. En mi baño tengo mampara de cristal, con lo que mi sobrina me vió desnudo, únicamente tapado con el leve vapor del agua, me miró de arriba a abajo, cogió el secador y se fue como si nada.

Después de cenar Nadia vino a hablar conmigo con cara compungida:
N-Rober, te puedo pedir una cosa?
Y-Si, que te preocupa?
N-Puedo ir desnuda como si estuviese en mi casa?

Esa petición me dejó bastante tocado, dado que no sabia como responder sin azorarme. Ella insistió y la dejé, total, que daño iba a hacer que estuviera sin ropa en verano si acostumbraba a hacerlo. Al momento ella se quito el vestidito, las braguitas y los calcetines, quedando ante mi totalmente pura. La pubertad empezaba a despuntar dado que sus pechos tenían un leve hinchazon y tenía 4 pelos negros en su entrepierna.

N-Tio, tu también tienes que desnudarte.
Decía con un tono cercano a una orden. Así que me dispuse a desnudarme, aunque me quedé con los calzoncillos puestos.
N-entero
Y-por hoy vale así-dije, ella pareció recordar que estaba en mi casa, me sonrió, dio media vuelta y se fue a su cuarto saltando.
Yo me dispuse a recoger la cena, después de ordenar recogí mi ropa y la suya en un montón y lo lleve al cubo de la ropa para lavar, sin darme cuenta tenía sus braguitas a la altura de mi boca. Con el calentón fui a mi cuarto y me masturbe pensando en mi sobrinita.

El día siguiente lo pasamos en casa, ya que llovía; cumpliendo lo dicho fui a despertarla desnudo e intentando que ningún pensamiento lascivo pasase por mi cabeza, desayunamos; mientras yo trabajaba en mi estudio ella se puso a jugar al ordenador.

Cuando acabé era la hora de comer, al terminar pusimos una peli, yo me senté en un extremo del sofá y ella en el otro, pero poco a poco se fue acercando hasta recostarse sobre mí.
Al final ella se dio cuenta de que yo estaba empalmado, tenía la polla como nunca antes dado el morbo que producía en mi la situación, después de mirarla un rato me dijo:
N-A papa también le crece el pito así
Y-Y que hace en esos casos?-pregunté por la excitación del momento
N-se va con mama al cuarto, cuando vuelven el pito de papa está normal y a veces mama vuelve despeinada o acalorada
Yo que sabía perfectamente lo que hacían, respondí-les has visto alguna vez?
N-sí, mama se mete el pito de papa en la boca y lo chupa hasta que sale un liquido, luego lo limpian y vuelven. Tú no tienes a nadie que te lo chupe?
Y-no- le dije automáticamente y sin pensar
N-Te lo puedo hacer yo?
Y-no deberías
N-quiero hacerlo, papa quiere mucho a mama porque lo hacen casi siempre, se lo he oído a un chico de clase
Y-Pero...- y mirando esos ojos acaramelados no pude sino ser débil-Si quieres, hazlo

Ella sonrió, se arrodilló entre mis piernas y con cierta timidez me cogió del miembro, y se metió la punta en la boca, la sensación era brutal, su boquita húmeda y caliente envolvían mi prepucio, yo la dejé hacer, no era mala del todo para ser su primera mamada. A los pocos minutos me corrí en su boca, ella se sorprendió, pero no dejó de chupar, me separé lentamente de ella; Nadia me miró con una media sonrisa picara:
N-está salado, no sé si me gusta o no

Y como si nada se volvió a ver la peli, mientras yo estaba entre el inmenso placer después de una mamada y el remordimiento de que solo fuera una niña, además de ser familia.

A las 2 horas dejó de llover y fuimos a dar una paseo, a la vuelta yo ya estaba pensando en la escena anterior, así que nada más llegar y verme todo empalmado se ofreció a chupármela.
Y-Solo si ante me dejas chuparte a ti?
N-Como si yo no tengo pito?
Y-Tú tranquila, túmbate en el sofá, te va a gustar
Se tumbó y yo lentamente le fui abriendo las piernas sin dejar de mirarla a los ojos; estaba preciosa con las mejillas sonrojadas; así que empecé, primero la besé los labios vaginales, con lo que se removió un poco, cuando paró, empecé a lamer su coñito suavemente para ir cogiendo ritmo. Ella sin darse cuenta empezó a gemir y a retorcerse, contra más se retorcia más rápido lamia yo, la metí medio dedo, con lo que empezó a suspirar y dar pequeños botes, al poco solto un grito, se quedó rígida y se levanto corriendo tapándose la entrepierna
N-me hice pis
Y-no, te corriste, es lo mismo que sueltan los hombres por su pito cuando se la chupan-dije

Intentando calmarla, me acerqué y la abracé. Ya mas tranquila, notó mi pene erecto contra su espalda, se arrodilló y empezó a chupar. Iba bastante más rápido que antes, pero yo podía aguantar más por lo que la enseñé distintas posiciones para chuparla, cuando intentó la garganta profunda se atragantó y volvió a chuparla normal. Me volví a correr en su boca, nos sentamos en el sofá y nos dormimos abrazados.

Así paso la semana, yo le comía su coñito y ella me mamaba la polla siempre que estaba erecto.El domingo por la mañana me desperté de golpe, Nadia estaba chupándomela sin pedírselo yo, la agarré y la hice poner su coñito en mi cara mientras ella chupaba.

La vendrían a buscar sobre las 7 de la tarde por lo que aproveché al máximo, poco después de comer ella me miró y me dijo:
N-quiero probar otra vez lo del otro día
Y-el que?
N-cuando me atraganté chupándotela

Sin más miramientos la cogí de la cabeza y se la fui introduciendo en la boca hasta el fondo, lentamente, notando como llegaba a su garganta, como ella se atragantaba y ponía una leve resistencia, ella aguantó el primer enviste y seguimos con la garganta profunda, cuando estaba a punto de correrme se la saqué de la boca, apunté a su cara y ella sonriendo recibió la lluvia de semen, en el pelo, los labios y en el cuello.
Con la polla flácida, la cogí en brazos y la lleve a la bañera, nos metimos los dos y la empecé a enjabonar entera. Ante la visión de su culito me puse otra vez palote, así que fingiendo un descuido, tiré la esponja al suelo, ella se giró a cogerla; nada más verme sonrió y se la llevó a la boca, sin pensarlo la cogí de nuevo de la cabeza y se la metí hasta el fondo de su garganta,ella se dejó hacer, como acababa de correrme estubimos un buen rato ella sin parar de chupar y yo rozando el cielo al notar su lengua, esta vez me corrí muy poco, pero directamente en su garganta.

Salimos, nos vestimos y esperamos a que llegaran sus padres, cuando llegaron, Nadia me dio un beso en la mejilla y un abrazo fuerte, me preguntó si podría venir más veces a la de verano como la empezó a llamar, yo sonriente acepté; y así es como cada verano hay una semana en que mi sobrina viene, hasta que no cumplió 16 contuve las ganas y no me la follé, a partir de entonces se volvieron frecuentes las visitas de mi sobrina Nadia.

Puntuacion: - Votos: 0

Leido: 1367 veces

Mi tio me dio mi lechita a los 6 añosCategoría: Sexo en familia

Por Dulce Luna | 2015-11-28 19:07:30 | 0 comentarios

Relato 1: mi tío, me dio mi lechita a los 6 años Dulce
Presentación: todos mis relatos son verídicos y son cosas que me han pasado.
En este primer relato que por fin me he decidido a escribir, describir un poco de mi vida y las cuestiones y vivencia que desde muy pequeña me llevaron a descubrir mi sexualidad y que han marcado mi vida, espero que les gusten estos relatos y mi único objetivo es hacer que el lector pase un buen rato al leer mis historia, con ellas no quiero ofender a nadie ni es mi intención solo lo hago porque me gusta escribir y me gustaría contar parte de mi vida, sin más espero que sea de su agrado este primer relato.
Dulce…
El Espacio De Las Pequeñitas… Emoticón colonthree …
¡HOLA! Mi nombre es Dulce, actualmente tengo 13 años pero mis vivencias comienzas desde mucho más joven, antes que nada comenzara a describir mi situación familiar, que siempre ha sido en lo económico buena, en lo que es de cuestión de atención no mucho, esto porque afortunadamente mis dos padres son profesionistas mi papa es doctor y trabaja en un hospital, mi mama es recesionista en un hotel y también trabaja gran parte del día, soy hija única y esto solo porque mis papa me tuvieron cuando ellos eran muy jóvenes, en realidad nunca lo planearon soy lo que se puede llamar una locura de una noche, y también la razón por la que terminaron casados.
Entonces por este motivo nunca me ha faltado nada, solo una cosa mucha atención ya que de pequeña la que me cuidaba es mi abuelita por parte de mi papa, ya que ninguno de mis papa quiso dejar su profesión, mi abuelita aunque no es tan vieja pues esta apenas por cumplir 55 años, no es de las típicas abuelas que le guste cuidar los nietos pues ella es mas de las señoras que les gusta divertirse y solo me cuidaba porque mis papa le pagaron un sueldo que le daban, pero a pesar de todo esto no lo hacía mal, pues aunque no estaba muy al pendiente de mí, no había muchas cosas que pudiera hacer en las casa y siempre ha sido una niña obediente con los mayores y algo penosa y tímida, así que no era muy complicado cuidarme.
Prosigo a describirme, desde muy peque he sido una niña muy bonita, soy blanca y de buena altura para mi edad, mi cabello es liso semi rubio, mis pechos son pequeños pero bien formados, (aunque la historia que les voy a relatar me paso antes que tuviera pechos), mis facciones faciales siempre han sido muy definidas y coquetas, soy la típica pequeñita con cara de coqueta, lo mejor de mis atributos es mi trasero, ya que este aunque pequeño desde pequeña a estado bien formado y paradito (respingón), mis piernas son largas y muy blanquitas, y tengo una rosita y una miradita muy coqueta, ya que mis ojos son de un color café y verdad que los hace lucir muy bonitos, (pero para que no les cueste tanto imaginar les voy a ir dejando una de mis foto en cada uno de mis relatos), en ese entonces mucha gente le decía a mi abuelita o mi mama cuando salíamos a la calle que yo era una muy bonita niña, que parecía una muñeca, eso a mí me hacía sentir muy bien, además podía ver como algunos hombres me volteaban a ver cuando salía a la calle, yo no sabía en ese tiempo porque, pero yo suponía que era porque me veía bonita, (lo que no sabía es que esa belleza e inocencia de niña que la naturaleza me había regalado, despertaba en muchos hombres una gran excitación y que eso me iba a llevar por un mundo lleno de emociones que a muy temprana edad iba a comenzar a recorrer).
Mi primera vivencia fue cuando tenía apenas 6 años de edad, no fue la gran cosa, (pero para mí fue el primer detonante que me hizo experimentar cosas que nunca pensé al igual que propiciar situaciones sexuales no adecuadas para una niña de mi pequeña edad), todo comenzó porque llego a la casa de mis papa un tío de él y que por lo consiguiente también era mi tío, (era como mi tío abuelo), aunque al principio mi papa y mi mama se negaron a recibirlo, pues no era de los familiares favoritos, además era bien conocido en mi familia porque era una persona muy pervertida, (ya saben en la familia nada se puede esconder), y no la querían cerca de mí, pero como no tenía a donde ir y además mi abuelita insistió (claro por ser su hijo), mi papa acepto que se quedara solo por unos días en la casa.
Los primeros días fueron normales, el me abrazaba y me decían que era una linda princesa, pero nunca pudo hacer algo porque toda esa semana mi abuelita y mi mama no me dejaban de vigilar, por lo que ya mencione de mi tío, para esto mi tío le dijo a mi papa y a mi abuelita que solo estaría una semana con nosotros en lo que se arreglaba la situación con su esposa, pero todo el tiempo que estuvo se lo pasaba en la cada encerrado en su cuarto, viendo televisión y películas, en algunas noches salía a las calles y regresaba ya noche, pues mi tío a pesar de ser mi tío abuelo, no es tan viejo, tenía en ese entonces como 36 años y era delgado y alto.
Era muy alegre conmigo y pues a mí me parecía algo gracioso, el tiempo paso y pronto se llegó la hora en que mi tío tenia que irse de la casa, era un sábado por lo cual yo no tenía que ir a la escuela, en ese entonces al kínder, y mi papa tenía que hacer guardia en el hospital y él era así un sábado trabajaba y otro no, mi mama trabajaba todos los días menos los domingos y esos días los pasaban arreglando sus cosas, entonces la que me cuidaba era mi abuelita.
Pero eso domingo sería muy diferente para mí, recuerdo que me desperté muy temprano y prendí la televisión y me puse a ver las caricaturas, estaba viendo las caricaturas cuando escuche que alguien abría la puerta del baño de arriba de la casa, y yo pensando que era mi abuelita Salí de mi cuarto para darle los buenos días, pero gran sorpresa que me lleve el que estaba saliendo del baño era mi tío solo con un shock, y él se apresuró a decirme.
-. Buenos días princesa, como estas
-.Bien tío, gracias. Conteste con la carita agachada
-.y tu abuelita. Me pregunto
-. No sé. Conteste a la pregunta
-.ok
-.quieres ir a mi cuarto a ver las caricaturas. Me dijo
Yo quede un ratito pensativa, pues no sabía que contestar, ya que me daba mucho pena decir que no pero con un gran esfuerzo conteste.
-.no, tío, ya estoy bien las caricaturas en mi cuarto. Le dije
Él se quedó viendo y con una voz un poco más animada me dijo
-.vamos princesa, veras las caricaturas que yo tengo son de lindas princesas y valientes príncipes, eso no lo puedes ver en la tele, además aprovechando que estará en mi cuarto te voy a dar de desayunar, ¿Qué dices?, Me pregunto con una voz más elevada.
Yo al ser una niña pequeña pues solo tenía 6 años, y además estaba acostumbrada a hacerle caso a los adultos le conteste.
-.si tío vamos.
Él se apresuró a tomarme de la mano y rápidamente me llevo hasta su cuarto que estaba al fondo del corredor de la casa, su puerta estaba semiabierta, así que entramos y después él se volteó miro para ambos lados y cerró la puerta, su cuarto estaba algo oscuro porque tenía las cortinas bajas y son de esas cortinas que no dejan entrar mucho el sol, lo único que iluminaba el cuarto era el resplandor de la televisión, yo rápido asistí a sentarme a un borde de la cama para poder ver la tele, mi tío fue asía su mochila de viaje y saco unas bolsas en donde tenía películas, saco una y la puso en el DVD, y después se sentó a un lado mío mientras se reproducía la película.
-.mira Dulcecita, esta película te va a gustar mucho. Me dijo con una voz un poco ronca
Yo solo moví la cabeza asistiendo a su afirmación, la caricatura comenzó, y efectivamente era de una princesa que gobernaba un reino, pero la caricatura avanzo y de pronto la princesa del cuento comenzó a hacer unas cosas que yo no conocía y que nunca había visto en las caricaturas normales, (hoy sé que esas películas se llaman Gentail del tipo xxx) pero en ese entonces la sabía nada de eso, mi tío al ver esta imágenes llevo su mano asía su entre pierna, de eso me pude dar cuenta por estar a un lado de él, que se sobaba con ritmo semilento, yo observe un poco y después me dispuse a ver la tele en donde el espectáculo de la princesa continuaba, de pronto sentí que mi tío ponía su mano sobre mi manita, la cual está en mi pierna, y me dice con una voz algo bajita.
-.princesa me ayudas a rascarme, es que tengo mucha comezón. Me dijo tomando mi mano
Yo no conteste nada solo me quede cayada y esto supongo que él lo interpreto como si fuera un sí porque levanto mi mano y la llevo en medio de sus piernas, justo donde él se estaba sobando antes y comenzó a hacer lo mismo, pero ahora con mi mano, yo podía sentir algo duro y caliente que se sentía por debajo del shock de mi tío, y que yo con el ritmo que este me imponía sobaba cada vez más con fuerza, de pronto mi tío comenzó a ser sonidos raros, mientras su respiración parecía más agitada, y en un momento sentí mojada mi manita, yo quite mi mano y mi tío me lo permitió, para limpiarme mi manita con las sabanas de la cama de mi tío, el cual callo por un lado de mí y dijo.
-vaya princesa, era la mejor, tenía tiempo que no tenía una corrida a si de buena, estoy exhausto.
Yo no respondí nada pues no sabía que me estaba diciendo, después de un rato que estuve hay sentada y mi tío acostado por un lado de mí, sin decir nada y aun con el shock mojado, le dije.
-bueno tío ya me voy.
En eso me tomo del brazo y me dijo.
-espera pequeña aún no hemos terminado, te dije que te iba a dar de desayunar no, bueno dulce, lo que te voy a dar de desayunar va a ser lechita, pero no es cualquier leche, (aclaro), con voz entre cortada.
- Esta lechita te va ayudar a crecer muy grande y saludable, además es la que tomas las niñas buenas y que quieren ser más lindas, porque sabes esta lechita, solo la toman las niñas bonitas y obedientes como tú, ¿tú eres obediente y quieres ser bonita o no?.
Y yo moví mi cabeza, contestando que sí, pues a esa edad que niña no quiere ser bonita y obediente.
-ok mi amor. Dijo mi tío.
- entonces mira lo que tengo para ti. Se bajó su shock y me mostro su pene.
Yo nunca había visto uno, puesto que soy hija única y no tengo hermanos ni amigos varones que hagan esas cosas y mi papa era muy cuidadoso en esos aspectos, así que me quede viendo eso que nunca había visto y que estaba parado y apuntaba justo a mí, mi tío dejo que lo viera por un rato, supongo que disfrutaba de mi carita bonita y de mi mirada impávida ante esa cosa, y después de unos minutos toma mi mano y me dice.
-Anda pequeña tócalo.
Me tomo mi manita y la puso en la cabeza de su pene y después comenzó a moverlo hacia delante y hacia atrás, yo solo podía sentir su cosa bajar y subir por mi manita y después como se llenaba mi mano con algo parecido al sudor, de pronto me soltó, y yo aproveche para limpiarme mi manita con mi pijama, (que aun traía puesta), después él me dice con una voz más calmada.
-Haber dulce saca tu lengüita. Y yo lo hice.
Después el comenzó a pasar su cosa por la punta de mi lengua, que esta fuera de mi boca, para mí eso era extraño, pues no me sabia a nada, pero después de unos minutos me llegaba un olor a sucio que era expedido por mi tío, pero un olor que nunca había olido hasta ese entonces.
-haber pequeña, abre bien tu boquita, voy a guardar esto en tu boquita para que puedas tomar tu lechita, te la tomas toda e, y no quiero que me roces con tus dientes o que sierres tu boquita, porque me puedes lastimar e Dulcecita. Y yo solo moví mi cabeza afirmando su indicación.
Después de eso me tomo de mi cabecita y me agacho un poquito, (porque yo soy un poquito alta para me edad y le llegaba solo un poquito más arriba de la cintura a mi tío), y metió hasta la mitad su cosa en mi boquita, la intento meter más, pero yo se le impedí, metiendo mis manitas en sus piernas, después de eso comenzó a sacar y meter su cosa en mi boca, yo solo estaba hay como una muñeca de plástico, no me gustaba nada el sabor, e incluso cuando lo metía mas me daban ganas de vomitar, pero cuando lanzaba una arqueada mi tío lo sacaba y me dejaba respirar tantito para después volvérmela a meter, así estuvimos sacando y metiéndome su pene en mi boquita un largo tiempo, no sé cuánto pero a mí me pareció mucho, en unas de esas arqueadas que di mi tío saco su pene de mi boca para dejarme respirar y yo que no estoy acostumbrada a hablar mucho y menos a mis mayores, junte las poquitas fuerzas que tenía para decirle a mi tío esto.
-Tío, creo que tu este, (así lo llame), tiene frio, porque no mejor lo guardas. E intente con mis dos manos subirle el shock a mi tío.
Pero este me detuvo y me dijo.
-Cual frio, tú no puedes decir nada porque eres mi zorra. Entonces volvió a tomar mi cabecita y la jalo hacia él, yo solo volví a abrir mi boca, pero esta vez el metió su pene, con muchas fuerza.
Comenzó a meter y sacar su pene de mi boca con mucha fuerza, a pesar que yo tenía mi mano en sus piernas para evitar que me entrara todos, esta vez cada vez que su pene entraba, me provocaba una arqueada, pero mi tío ya no me daba chance para respirar, mi comentario de hacer un rato lo había puesto muy caliente, después de unos cinco minutos mi tío comenzó a metérmela aún más fuerte y hacer unos sonidos muy extraños, por mi parte ya está muy cansada de mis bracitos, pues tan solo tenía 6 años no podía aguantarle el ritmo a una persona adulta, cuando baja mis bracitos cansados mi tío pudo meter mi pene hasta casi mi garganta, me daba mucho asco a casa envestida pensaba que iba a vomitar, pero ya no tenía la fuerza para levantar mis brazos.
En una de esas sucedió, su pene comenzó a expulsar una gran cantidad de semen, (bueno es ese encontrones no sabía que era, inundando por completo mi boca y provocándome una gran arqueada, haciendo que parte de este se me resbalara por una cachete, en eso mi tío me dice.
-tomate toda tu lechita, es para que te pongas más bonita, no la vayas a tirar porque si no te voy a castigar.
A pesar que no me gustaba nada el sabor salado que sentía en mi boca y lo caliente que este estaba, pues siempre he sido una niña muy obediente, así que aun haciendo gestos me los bebo todo, después de eso mi tío me dice, con voz cansada.
-haber Dulce abre tu boquita para revisar que te lo hayas bebido todo. Y yo la abrí lo más que pude.
-muy bien pequeña, vas a ver que te vas a poner más bonita de lo que estas. Me dijo mi tío, después de esto él me dijo, ya te puedes ir a tu cuarto y abrió la puerta del suyo.
Yo camine hacia la puerta aun sintiendo el sabor salado en mi boquita, antes de salir me detuvo en la puerta y le dije.
-gracias tío. A lo que él respondió de nada princesa.
No sé por qué hice eso, supongo que porque era muy pequeña y estaba a acostumbrada a decirle gracias a los adultos que me daban algo y yo realmente pensaba que mi tío me había sado lechita y por eso le dije gracias, (que tanta e inocente verdad), , mi tío nunca me dijo que no dijera nada pues él sabía que era una niña muy callada y que casi no hablaba, entonces pensó que no habría necesidad, y tenía razón porque nunca he dicho nada hasta el día de hoy, bueno que no lo estoy diciendo de viva voz lo estoy escribiendo verdad, me fui a mi cuarto y estuve sentada como 15 minutos viendo la televisión, hasta que llego mi abuelita y me dijo, Dulce vamos a desayunar, y yo lo conteste que no que ya me había dado la desayunar mi tío, y ella me pregunto qué, que me había dado de desayunar, y yo lo conteste que lechita, mi abuelita se quedó pensando un momento y después dijo, está bien y salió de mi cuarto.
Esa fue mi primara experiencia sexual a la edad de 6 años y era solo el comienzo de muchas que faltarían y de un mundo excitante y peligroso que está apunto de recorrer y todo por mi pena y mi inocencia, aunado a mi belleza era una mala combinación, en su mayoría de mis vivencias era con hombres mayores, pero son relatos que contare más adelante, adiós y besitos .

Siii les guto este relato y quieren leer relatos parecidos a este les dejo un grupo de Facebook, para que me envíen solicitud aqui yo y mis amigas, contamos nuestras historias.. comentes su opinión de los relatos…

https://www.facebook.com/groups/1648438575415017/?fref=ts
es el de arriba.

Puntuacion: 6.00 - Votos: 1

Leido: 1699 veces

Mi tio me hizo mujer a los 14Categoría: Sexo en familia

Por Sandra | 2015-11-24 00:11:45 | 0 comentarios

Hola soy de Monterrey N.L., soy una hembra de estura normal 1.63 piel blanca ojos verdes de caderas amplias y por lo tanto un trasero que a los machos hace voltear cuando paso.
Bien les contare como es que uno de mis tios me desvirgo, todo comenzo cuando a la edad de 13 años jugabamos Mi hermana , mi hermano y yo con otros dos vecinitos y uno de mis tios el tendria entonces aproximadamente 16 o 17 años , el caso es que en ocaciones a mi me tocaba con el y pues todo era muy normal solo nos pegamamos y rozabamos con la ropa que traiamos puesta.

Sin embargo la cosa se comenzo a poner mas interesante despues, recuerdo bien que en la casa de mis abuelitos, papas de mi tio, que es donde vivíamos, hacia demasiado calor en verano asi que casi todos se acostaban a dormir en la azotea , solo yo me quedaba abajo, recuerdo bien que por las noches cuando dormia profundamente sentia que algo muy duro, pero de piel suave, que me rozaba la cara y en ocaciones me lo dirijian a la boca , enseguida me tomaban una de mis manos y me la ponian en aquel trozo de carne moviendomela mano lentamente para que la masturbara. yo por supuesto me hacia la dormida, aunque a veces si la apretaba suavemente, despues me soltaba y escuchaba unos jadeos y ligeros gemidos como por 10 a 15 minutos hasta que se dejaban de escuchar y se marchaba.

Las visitas continuaron y tambien fueron subiendo de tono , por su puesto yo sabia que era mi tio, entonces comenzaba a meterme la mano entre la blusa y a acariciarme mis pechitos y despues bajaba y me manoseaba mi panochita por encima, claro siempre tratando de desabrochar el pantalon. y bajarme los calzones hasta que en una ocacion yo le ayude sumiendo mi vientre y levantado la cintura entonces el entendio que yo le habia al fin su tan ansiosa entrada. a lo que ya encueradita me dedeo bien rico mientras me acercaba su rostro al mio y en la medio de la oscuridad de la madrugada yo le meti mi lenguita y el la suya, disfrutando como me dedeaba despues el se dirijio con su cara a mi panochita y la empezo a lamer, yo me asuste pero no les niego que me gusto mucho, se comenzo a jalar la verga y en cuestion de minutos se vino de rodillas mamandome la panochita y jalandose su verga.

Despues durante la tarde nos hibamos solos a la azotea y formabamos casitas con pacas de carton que entonces habia y ahi me cojia siempre por detras...hasta que en una ocacion que me le pregunte por donde me la quieres meter , el me dijo que por delante. a lo que yo forme un corazon con mis manitas y le abri mi panochita entonces el se monto sobre mi y me empezo a penetrar.. su verga entraba y salia solo un tercio ya que entonces yo tenia una panochita muy estrecha pero el cabron lo sabia y me penetraba haciendo movimientos semicirculares para ir aflojandomela, su verga comenzo a entrar cada vez mas y veia una exitacion y placer inexplicable en su cara, solo me decia mas..mas..mas, hasta que senti que me comenzaba a doler y le dije gimiendo de placer y dolor ..ya sacala…sacala tio.

Lo raro es que mientras le decia eso lo abrazaba y lo empujaba hacia mi hasta que senti que me entro su verga de chingazo como decimos en monterrey , comenze a llorar y a empujarlo pero era ya tarde yo estaba a su entera disposicion..me estubo gozando unos minutos hasta que senti como saco su verga chorreando su semen hasta entonces por primera vez pude apreciar la cara de satisfaccion de un macho viniendose eso fue muy exitante, para ese entoces yo me habia ya convertido en una mujer.

A partir de ahi nuestros ecuentros fueron seguidos hasta que cumpli los 18 años y deje de permitirle que me cojiera pues ya tenia un novio , con el que actualmente estoy casada con tres hermosas niñas de las cuales solo una es de el ..las demas son de alguno de mis amantes,que que conoci en el jardin de niños, pues el cabron nomas no me sirvio para satisfacerme.

Puntuacion: - Votos: 0

Leido: 1921 veces