Los 10 relatos mejor valorados



Ultimos relatos


HALLAZGO 1/2Categoría: Sexo en familia

Por carpì76 | 2014-06-19 15:30:26 | 0 comentarios

HALLAZGO 1/2

Dorotea 56 Toribio 41

Estoy sentado en el bar frente a mi lugar de trabajo, como siempre, tomando un café, viendo pasar la gente que va y viene de compras, haciendo trámites, se ven de todo tipo de personas, mujeres muy lindas, hombres muy ensimismados en su ocupaciones, algunos gesticulan o hablan solos, hasta que la veo, apareció otra vez esa mujer que me impactó, está bien vestida, sin lujos, casi humilde, tiene buenas formas, un lindo cuerpo, ya debe estar cerca de los 60 pero me atrae, la sigo con la vista, no camina apresurada, mira vidrieras, pasea, si no me acerco ahora la pierdo otra vez, tengo que saber quien es, me atrae, salgo del lugar, sin pagar de todos modos el mozo me conoce y sabe que regresaré, rápidamente cruzo la calle, me acerco la miro con detenimiento, tiene lindo rostro algo ajado, con algunas marcas o señales del paso de los años pero me sigue cautivando, la sigo, lindas caderas, buenas piernas, al ponerse de perfil veo su parte delantera, sus pechos son abundantes, no exagerados, algo me empuja a tratar de entablar conversación con ella, me sostengo muy cerca ya la acompaño a dos o tres metros, mis ojos clavados en ella hacen que “sienta” mi mirada se da vuelta busca quien es, se encuentra con mis ojos, me mira firme, se sonríe, baja algo la cabeza y continua su lenta caminata, hace unos metros vuelve su mirada, ahora me mira con fijeza, como interrogándome, soy yo quien debo mirar a otro lado, pero es inútil mi interior no me deja alejar, ella está parada frente a un vidriera me acerco y saludo
---Buenos días señora, como está usted
---Buenos días, estoy bien, usted me está siguiendo señor
---Si señora pero no tengo intensiones extrañas, me permite que la acompañe y conversar
---Si como no -continúo caminando ahora estoy a su lado
---Lindos días primaverales estamos gozando no le parece?
---Si, así es
---Está de compras señora?
---No señor, salgo a caminar para ejercitar algo mis piernas no quiero quedar en mi casa sentada
---Me alegro y mas me alegro que haya decidido andar por este lugar gracias a eso la encontré
---Sorprendida -Como que me encontró
---Si señora hace unas semanas atrás la vi y goce con un feliz arrebato que me produjo su vista
---por favor,
---Señora me llamo Juan Carlos, muchos me dicen Juanca, si usted gusta puede llamarme como quiera, si no es un atrevimiento la invito a tomar algo así podemos conversar mas tranquilos.

Los ojos de ambos escudriñaban la personalidad del otro, querían saber que intenciones habían en el trato principalmente en el de él. Aceptó fuimos a un bar-restauran que estaba a pocos metros, entramos, la ayu-de a tomar asiento, se acomodó bien en la silla,
---Juanca me llamo Dorita así me dicen mis familiares y amigos
---Que bello nombre acorde con su figura, es usted una dama encantadora
---Por favor, reserve esos comentario Juanca
Pedimos café, ella pidió un cortado mediano, le ofrecí si quería acompañar con facturas, yo las pedí para ambos.

Comenzamos a dialogar sobre las cosas cotidianas, que sucedían en la ciudad, mas lo que hacíamos ambos en nuestra rutina diaria, por ello llegue a saber que vivía en un barrio algo retirado de donde nos encontrá-bamos, el trato fue sencillo, abierto, franco, feliz, simpatizamos, luego de un buen rato allí, salimos y se-guimos caminando, ahora ya mas juntos, ella averiguó sobre mí le conté que estoy en las inmediaciones donde tengo un departamento de dos ambientes en un quinto piso, que todas las mañanas y parte de la tarde la paso en estos lugares, que realizo operaciones inmobiliarias fortuitas, escuchaba con interés, se-guimos hablando ahora ya estábamos en la parte personal, le pregunte por ella me explicó que era viuda de casi 15 años, que tenía una casita recibida de herencia, tuvo dos consortes, de su marido al que había cuidado en los últimos cinco años de vida, luego de su viudez, él le había pedido que se casaran estando enfermo, ella estaba sola lo cuidaba, conociéndolo que era un buen hombre sin familia decidió acom-pañarlo,
--- y usted Juanca,….. Así fue la pregunta para conocer mi estado civil
---Dorita soy soltero, sin ningún compromiso, vivo solo: una señora limpia el departamento, arregla y asea mi ropa, hace ya seis años, no tengo otros compromisos y no tengo familia , me interesé por la de ella a lo que respondió que estaba sola en la vida, que era muy larga su historia para contarla, además que no era muy feliz recordándola, le contesté que habría oportunidad y tiempo para escucharla, sonrió, pero ahora se impone un almuerzo, habíamos pasado mas de dos horas y media de conversación sin darnos cuenta, ella buscó un argumento para no aceptar, con suavidad la tomé del brazo, la levanté de la silla y la fui empujan-do hacia el lugar del restauran, ahora estaba mas distendida, aparecía como mas radiante, pedimos la co-mida, un buen vino, un excelente postre, mientras continuamos conociéndonos, hasta llegué a preguntarle si quería conocer mi departamento, ella me miró con una sonrisa pícara y me hizo un comentario de que iba demasiado avanzado, insistí con la promesa de que lo conociera y después hiciera lo que quisiera, pero que me encantaba que ella estuviera en él. No obtuve respuesta categórica, solo debí explicar que mi actividad empresarial era muy ignota ya que no tenía oficina, la administración era la mesa del café desde donde la vi, pero que tengo un muy buen pasar con mis ingresos,

En medio del almuerzo ella preguntó por mi edad a lo que respondí tengo 46, ella no creyó expresando que mis facciones indicaban no mas de 38 años, el interrogante no se hizo esperar, con delicadeza me dio a entender que sería mejor que yo la evaluara a lo que dije que debí contar con no mas de 45 o 46, bajó la cabeza, dijo 49, viste –la tutee- no estamos muy lejos si parecemos mellizos sonó una carcajada, seguimos con nuestras inquietudes sobre cada uno, ella en confidencia dijo que su origen fue muy humilde, con algunos sinsabores fuertes, pero que pudo sobreponerse y con voluntad pudo salir adelante, entre los comentarios dejó claro que en su vida hubo solo un hombre que por razones familiares no se comportó del todo bien, pero que eran jóvenes, chicos y no se lo podía culpar, las circunstancias fueron adversas para ellos.


El interrogante que vi en sus ojos me indicó que debía hacer referencia a lo mismo y comencé a desnudar mis antecedentes, diciéndole que desde muy chico quedé solo con mi padre que era un muchachón, mis abuelos me criaron y que pase por muchas privaciones, ya siendo joven, trabaje y economice al extremos, había conocido la extrema pobreza, no quería regresar a ella, luego un golpe de suerte me permitió avanzar en mi establecimiento económico.

En este diálogo vi en Dorita algunos movimientos., unos mohines de dulzura, demostración de cariño, afec-to, me agradó, me hizo sentir como que iba por el buen camino de conquistarla, porque desde que la había visto dos semanas atrás mi inquietud, excitación no me había dado tregua sentía vibraciones extrañas, prin-cipalmente en el sexo.

Luego de la sobremesa quedamos a tomar un café, ella pidió un te, continuamos con nuestra conversación, ahora el tuteo era recíproco, había una muy buena sintonía, se creó una corriente de simpatía inexplicable, para ambos, es lo que tratamos de aclarar antes de levantarnos, ya eran las 15:30 se nos había pasado el tiempo sin darnos cuenta.

Al ponernos de pie, supuse que se alejaría, pensé rápidamente como impedirlo, me dijo “Juanca muéstra-me tu departamento, quiero verlo” se me abrió el cielo, “Por supuesto Dorita, estamos cerca” me tomó del brazo acercó a mi oído y me dijo “podemos ir en taxi, tengo necesidades y el baño del bar no me da tranquilidad” “por supuesto mi amor…” me salió sin darme cuenta ella se sonrió con picardía, ubique un coche, llegamos inmediatamente, subimos en el ascensor, venía pegada a mi cuerpo, abrí el departamento entramos fui directo al baño lo abrí y se lo ofrecí….. “Es todo tuyo Dori”

Mientras estuvo en el baño preparé un mate, ella salió me acerque, la acompañé, mientras que calentaba el agua, le mostré la cocina, el lavadero, el dormitorio de huéspedes que nunca fue usado y mi dormitorio, al verlo dijo “parece que recibís visitas…” “Dori, es que me gusta descansar cómodo, al departamento por razones de seguridad no son muchas las personas que entran, te aseguro que eres la cuarta, mi colaborado-ra, dos amigos y tu, nadie mas ha entrado ni lo conoce, la invitó a sentarse en la cocina o en el hall, ella acepta la cocina, nos sentamos en el mismo lado de la mesa, ella toma el mate se levanta y comienza cebarlo, trae el apoya pava, la pava y se sienta a mi lado como si fuera lo acostumbrado, como si estuviera en su casa, lo mas sencillo.

Esta mujer me está excitando mas de lo que creí, es una mujer distinta, me atrae mas de lo que imagine cuando la vi, cada momento que pasa la veo mas bella, mas excitante, mas sexy, estoy acelerado.

Ella ha tomado la iniciativa de llevar adelante esta amistad, que según sus costumbres esto es muy raro, se siente muy a gusto junto a este hombre, no siente ningún reparo, mas se siente segura y protegida, le gusta estar a su lado, lo encuentra atractivo, siente algo en su estómago, pero no le da importancia, es un cosqui-lleo feliz que no ha sentido antes.

.-Te agrada mi departamento Dorita?
.-Es muy lindo, está bien cuidado y bien ordenado, limpio, está muy bien
Se ve que la señora que te atiende es buena y que sos ordenado porque ella no se cuando vino o cuando se fue pero todo está prolijo, me gusta….
.-Vivirías en él
.-Silencio
.-Estoy en el centro de la ciudad, lo que necesito está cerca, hasta los restauran, todo lo tengo a mano, aho-ra me toca a mi conocer tu casa, Dorita
.-Si en algún momento vas a poder llegar
.-Linda te noto algo decaído, he hecho algo mal
.-No, no, es que mi casa es tan humilde que es posible que no te guste
Me acerque la tomé del brazo, inclinado, ella me miraba desde el rabo de su ojo, le comenté
.-Nací en la pobreza Dori, fui muy pobre mis abuelos hacían bolas de Fraile para que vendiera, con eso yo comía, ayudaba a ellos, mi padre se alejó de la casa de ellos y me dejó, así me críe, fui a la escuela, trabajaba por la noches cuando fui mas grande, tuve un empleo en supermercado con el que ayudé a mis abuelos hasta que murieron cuando yo tenía 22 años, a los 24 tuve el golpe de suerte desde allí comencé la nueva vida, que es la que llevo, por ello no me asusta la pobreza, la respeto.

Al terminar mis palabras inclinó su cabeza para donde estaba, consideré sugestiva esa inclinación, entonces acerque mis labios y la besé en el pómulo, siguió cebando el mate, acerqué mi silla,

.-Que pasa linda, no estás tan feliz y alegre como en el restauran??
.-Juanca no me siento del todo bien aquí sola contigo,
.-No está en mi faltarte al respeto, de ninguna manera, si te sentís mas cómoda vamos donde quieras cari-ño…. ella se sonrió mas tranquila
.-Si, así es ya son las 16:30 es hora que me acerque a mi casa, ha sido un día muy lindo, te agradezco….
.-No, no Dorita, no me voy a despedir de ti aquí, así que si te vas te acompaño,

Ella fue dejó la pava sobre la cocina, el mate buscó donde limpiarlo, le dije que lo deje así, tendió el repasador sobre la mesa, demostración de una ama de casa ordenada, se aproximó, no tanto, insinúo dirigirse a la puerta de salida la seguí, abrí la puerta salimos llamamos el ascensor, estamos algo distanciados, había surgido un espacio de cuidado, bajamos salimos a la calle, el portero nos saludó, le Dije “Roberto esta es una señora amiga se llama Dorita, es una persona que aprecio.” “Muy bien don Juanca, encantado de conocerla señora Dorita” dijo el portero.

Ella me miró y le aclaré podes venir cuando quieras él te va a dejar entrar, si no te hubiera presentado el no te admitirá. AAAAHHHHH

Caminamos unos metros paré un taxi la invité a subir,
.-A donde vamos
.-A tu casa Dorita, o no puedo acompañarte, hice ademán de abrir nuevamente la puerta del vehículo, la maniobra tenía varias interpretaciones.
.-No, no, si por favor como no vas a poder ir,
Le dio la dirección emprendimos el viaje, ella se aproximó, me tomó del brazo, apoyo su cabeza en mi hombro
.-Que cosas que suceden a veces, hoy de mañana vine sola a caminar y esta tarde todo un caballero me lleva de regreso salí desamparada y vuelvo acompañada,
.-La vida tiene giros extraños Dorita, hay que seguirlos a veces, como hice yo esta mañana cuando mi ins-tinto que guió hasta ti, -acerque mis labios a su frente, la bese-, no estoy arrepentido de haberte seguido, la atracción que sentí fue genuina, eres una buena mujer que se merece mi respeto, me gustas Dorita, -la miré y me sonrió, le había tomado la mano, se la acariciaba-
.-Parece que la simpatía es mutua Juanca-me besó en el pómulo, ahora nuestras manos estaban enlazadas por nuestros dedos, se la apreté suavemente, con cariño.

Llegamos al barrio indicó al chofer donde ir y nos bajamos, pagué.
.-No te vas?, como vas a volver?,
.-Como vas vos al centro
.-En colectivo
.-Yo también cariño o me puedo quedar a dormir
Me miró sorprendida no reímos juntos, entramos a su casa, está prolijamente ordenada, hay una fragancia sutil, un olor particular agradable, estoy satisfecho dentro de estas paredes, me agrada aún sin haber visto nada

Me mostró la casa, el dormitorio con cama matrimonial, el comedor y la cocina, el baño, todo prolijamente arreglado y limpio, estamos juntos ella dijo
.-No se parece a tu departamento
.-Sin embargo tu casa es mas cálida que mi departamento estábamos mirándonos de frente, nuestros ojos bailaban mirando los labios del otro, un impulso acerque mis labios, ella no los retiró, cerró los ojos, la besé muy suavemente
.-Me esperas me voy a poner mas cómoda –entró a su dormitorio, la puerta quedó entreabierta
.-Dorita, linda, que te parece si vamos a cenar al centro –se mostró por la abertura de la puerta en ropa interior, sentí la primer sensación en mi pájaro-
.-Juanca ir al centro, luego volver es mucho gasto, no te parece?
.-Dorita cariño, no importa lo que cuesta, si quieres ir a cenar vamos no te preocupes por otra cosa.
.-No se –salió del dormitorio con un salto de cama, hasta las rodillas, se veían sus hermosas piernas, conversemos un poco –vení siéntate a mi lado- lo hice
.-Juanca, necesito decirte algo importante, me has dado dos besos, los he aceptado porque desde que me di cuenta de que me seguías –tenía las manos de ella entre las mías, estábamos muy cerca- me ha pasado algo que nunca pensé que sucedería, me atraes, me agradas siento que te conozco, que debo estar a tu lado, -aproveché para rodearla con mi brazo, la atraje, la besé en los labios pero fue mas intenso, mas apa-sionado que el anterior, ella solo se dejó besar, no quise ser imprudente, no avancé.
.-Que vamos a hacer Juanca?
- Dorita, cariño, hace semanas atrás cuando te vi sentí mas o menos lo mismo que me acabas de contar, desde esa fecha esperé hasta hoy, así que te propongo dejarnos llevar por nuestros instintos, nuestros de-seos, seamos felices, ya no somos unos chiquillos, somos personas mayores que sabemos donde vamos, por lo menos yo se que te quiero que deseo estar a tu lado, -ella acercó su cara, le acarició la nuca se besaron.

.-Vamos a cenar a otro lado, los vecinos, si nos quedamos murmurarán, mas tarde regreso, -rápidamente se cambió, se embelleció, salió con ropa adecuada, mostraba mas sus senos con una blusa abierta, ajustada pollera con tajo al costado, zapatos de tacones altos, estaba mas hermosa que a la tarde y solo había tarda-do unos minutos en arreglarse.

Salimos caminando, me tomó del brazo, hasta una avenida allí logramos un taxi, nos ubicamos muy estre-chamente, ella me retiró la mano de entre sus piernas sobre la pollera
.-Despacito cariño
.-Te amo –le dije al oído – se sonrió ampliamente
.-Gracias parece que es recíproco –la besé

Llegamos a la cercanía de mi departamento, fuimos directo al restauran
.-Juanca, vas muy apresurado cariño, estamos cerca de tu departamento
.-Dorita, mi amor, a nuestra edad no podemos engañarnos, estamos juntos estamos bien, no te faltaré al respeto, si no quieres estar a mi lada solo tendrás que decirlo o solo darlo a entender, pero si sentís lo mis-mo que siento no podemos desperdiciar tiempo, debemos ir a los hechos, mi paquete estaba formado,

Este hombre no pierde el tiempo, es práctico y directo, ya me hizo humedecer, me gusta, creo que lo voy a pasar bien, pensó Dorita

Sentados a la mesa, en una esquina, hicimos el pedido de la comida y un buen vino, conversamos mucho, de diversos temas, es una mujer que está actualizada, de buenos modales, simpática, buenas formas, relle-nita, como me gustan, que tengan que acariciar, ella lo tiene arriba y abajo, es evidente que nuestras mira-das dicen todo, las mías son calientes, las de ella son excitantes, le veo chispas en los ojos, parece que quie-re comerme, pasamos casi dos horas, tomamos mas de una botella de vino, estamos chispeantes, puede suceder cualquier cosa. Eran las 23 horas habíamos hecho la sobremesa, era la hora, así que ella dijo,
.-Es hora de descansar, cariño, no descansé esta siesta y me encuentro algo cansada
.-Por supuesto Dorita, lo que quieras –en vos muy baja cerca de oído
.-No necesitas ir al baño movió la cabeza afirmativamente
.-Pues vamos, luego te llevo a tu casa

Fuimos al departamento, directo al baño, en la sala la aguarda, salió se había arreglado la cara y el cabello, se acercó nos miramos fijamente, di dos paso la tomé de la cintura nos besamos con apasionamiento, la abracé fuerte, ella me estrechó desde el cuello, me acarició la nuca, después del beso, siguió la incursión de nuestras lenguas, ella no puso reparos para recibir mi caricia, sentí la necesidad de mover mi pelvis, bajé mi mano derecha presione sobre sus nalgas, cedió separó algo las piernas, nos separamos para respirar me miró a los ojos, me acarició la cara
.-Me parece que te quiero de toda la vida mi amor, me siento tan a gusto entre tus brazos, con tus caricias, no se que es lo que siento amor, pasión

Otra beso pasional, parados en el medio de la sala de estar, abandone el beso para dedicarle unas caricias a su cuello, mis manos, ahora las dos presionaban sus nalgas, juntó su cara a la mía, se dejaba tocar, subí una mano a los senos, hizo lugar sin separar la cara, sentí un suspiro, cubrí sus rostro de besos mientras mi mano presionaba su pecho, ella tiró su cabeza para atrás me prendí de su cuello.

Pretendí llevarla al dormitorio, se opuso, entonces la llevé al sofá triple, nos sentamos, mis manos buscaban todo, la otra teta, le puse la mano en la rodilla, la bajé por debajo de la pollera entre los muslos que ella no cerró, me excitó la suave y calida piel de su entre pierna, se recostó
.-Juanca despacio cariño, estoy bloqueada, esto es imprevisto amor
.-Sientes que algo está mal cariño, quieres que pare
.-No que vayas más despacio, que pueda pensar

Mi mano llegó hasta el lugar de su jardín del amor, está húmeda, presiona con mi mano, abrió un poquito sus piernas para que pueda calzar mi palma, así presioné su vulva, sentí suspiros y gemidos, no me soltaba el cuello, mantenía mis labios en su cuello, mordía su lóbulo, levanté la pollera, la palma de mi mano pre-siona y acaricia su jardín.
.-Mi amor, eres bella, hermosa, serás mía?, te deseo, -ahora abrió mas las piernas,
.-Si mi amor seré tuya -

Me paré, le tendí las manos ayudando a ponerse de pie, la bese le indiqué mi dormitorio, al entrar se colgó de mi cuello me mordió el labio, junto a la cama le bajé la pollera ella se sacó la blusa, me sacó la camisa, bajó el pantalón siempre unidos por los labios, quedé en slip, me separé en la penumbra distinguí su cuerpo con un sostén y una trusa haciendo juego, estaba magnífica, la invite con movimiento a la cama se recostó, me puse a su costado, comencé el juego del amor, besos, en los labios, en el cuello, saqué una copa del corpiño ella sacó la otra, luego desprendió el corpiño mientras me dedicaba a mimar sus pechos con delicadeza, mi mano se metió por debajo de su trusa directo al Monte de Venus, estaba mojada, invité a que me acariciara, con timidez tomó mi aparato con slip y todo, uummmm fue la expresión, lo acarició, mis dedos jugaban en los bellos saturados con los jugos vaginales, le retiré la prenda ella colaboró me saque mi slip quedó mi órgano expuesto, ella lo miró en la penumbra se sorprendió lo que vio, me ubique entre sus piernas, poco abiertas, bajé, con el glande acaricié su clítoris, suspiró, recorrí toda la longitud de la unión de sus labios vulgares, al llegar al final presione, entró el glande, sentí como su mano presionó mi espalda, suavemente empujé

.-Así mi amor, despacito, está cerrada, mucho tiempo sin gozar, despacito amor

Ya estaba entrando todo, con mis rodillas indique que abriera mas las piernas, ahora lo hizo con amplitud permitiendo una penetración total suavemente, me quedé quieto, nos besamos sus pechos aplastados por mi cuerpo, me daban un sensación de placer que, a mi me pareció nunca había sentido con ninguna otra mujer, quieto sobre y dentro de ella gozamos de ese momento

.-QUE LINDO, AMOR, ME GUSTA, ASI CON PLACER. ES GRANDE, ME GUSTA

Lentamente comencé el movimiento propio de apareo, ahora la respiración era mas agitada, mi movimien-to sacudía su cuerpo, que solo recibía mis potentes sacudones, empujes, sentí el estremecimiento
.- AAAAYYYYY QUE RICO AMOR aaaaaaaajjjjjjjjjjjjjjjjjjjj soy tuya, toda tuya
Continué con mi ejercicio ella ahora bajó las manos a mis nalgas para acompañar mis movimientos, sus caderas se ubicaban mejor para recibir, lanzó un nuevo gritito
.- OTRA VEZ MI AMOOOOOOOR
Mis embestidas ahora eran mas veloces y potentes, comencé a roncar, pegué dos o tres golpes fuertes quedé hundiendo mi pájaro en lo mas profundo de su vagina
.-JUANCA QUE FELICIDAD SENTIR LA TIEBIEZA DE TU SEMEN AMOR……
La besé profundamente, me quedé sobre ella que me sostenía abrazado por la espalda, no dejaba que baja-ra
.-ASÍ CARIÑO, QUEDATE ASÍ ARRIBA MIO PAPITO QUERIDO
Sentí como los músculos de su vagina oprimían suavemente mi falo, así lo repitió varias veces
.-TE GUSTA MI AMOR LO QUE TE HACE TU AMANTE, TU MUJERCITA
.-ES EXTRAORDINARIO DORITA ES DE UNA SUAVIDAD EXTRAÑA

En medio de este diálogo mi amigo dijo presente ella se prendió de mi labio me excitó, comencé a darle nuevamente, ahora ella dejó de abrazarme para buscar apoyo en el respaldo de la cama, se prendió con ambas manos para acompañar con su cuerpo mis movimientos, sus caderas adquirieron potencia, ayudan a gozar, gime con fuerza, casi sin inhibición, habla mas fuerte diciendo cuanto le gusta, al cabo de unos minu-tos somos los dos los que gemimos, roncamos, hubo un orgasmo simultaneo, estamos cansados, traspira-dos, jadeantes, respiración agitada, quedamos en reposo, ahora me liberó, me puse a su costado con mi amigo chorreando sobre sus piernas, ella las cerró, así estuvimos unos diez minutos, ambos somnolientos, ella me dijo
.-cariño me voy a bañar
.-te acompaño

Puntuacion: - Votos: 0

Leido: 199 veces

HALLAZGO 2/2Categoría: Sexo en familia

Por carpi76 | 2014-06-19 15:27:01 | 0 comentarios

HALLAZGO 2/2

Dorotea 56 Toribio 41

Con sus manos cubría su vulva para impedir salieran los líquidos que no obstante el cuidado corría por sus piernas, fue directo a la bañera, abrí la lluvia aguardamos el agua tibia tome el jabón la enjaboné en todo su cuerpo, su vulva y su vagina recibió mi mayor dedicación
.-QUE LINDO AMOR, nos besamos con fervor
seguí con su higiene, a su vez ella me masajeaba donde podía, no desaprovechó la oportunidad de hacerlo en mi palito, también lo miró detenidamente así como estaba le cubría la palma de la mano, le llegaba mas allá de su muñeca, ES MUY LINDO, dijo, terminamos, busque las toallas nos secamos mutuamente, mis ojos no dejaban de acariciar ese cuerpo, que no era nada extraordinario, pero que me atraía con fuerza, me gusta, lo necesito terminamos fuimos a la cocina saque fiambre, una botella de vino le indique donde encontrar galletitas y nos pusimos a comer, ambos teníamos hambre, dialogamos sobre lo hecho, estamos sin remordimientos, somos felices, no hacemos mal, así que le dije
.-Te quedas a dormir aquí, mañana veremos, me miró se sonrió
.-Que cambio mi amor, hoy de mañana salí a caminar, encontré un amigo y un buen amante y ya duermo junto a él antes de 24 horas,

Nos acostamos juntos, ella usó solo su ropa baja, sus senos estaban a mi disposición, nos estrechamos, besos, caricias, dulces palabras de amor, así nos fuimos relajando hasta que quedamos dormidos.

En la mañana juntos nos despertamos, ella fue al baño y regresó, en la penumbra nos acariciamos, mi herramienta esta dispuesta, así que unas cuantas caricias en sus senos, un jueguito con la mano y los dedos en su vulva, en el ingreso de su vagina, mientras ella estiraba el salame de entre mis piernas, resumiendo antes de unos pocos minutos lo tenía todo dentro, con las piernas bien abiertas recibió a su querido y calmante amigo dentro de su vagina tibia, jugosa, dispuesta a los masajes del apareo, tuvimos una hermosa sesión de sexo matutino, “es nuestra luna de miel mi amor” dijo Dori segundos antes de lanzar gemidos, suspiros, exclamaciones de placer, tuvo un orgasmo al que acompañé, llenándole nuevamente sus órganos de semen.

Sonó el timbre de la puerta él fue al portero le dijo a la colaboradora que se tomara el día, que viniera mañana.

Los dos mientras desayunaron siguieron charlando, durante la mañana ella continuó conociendo el departamento solo en ropa interior, bombacha amplia, corpiño haciendo juego, luego comiendo muy juntos, por la siesta bien repuestos tuvieron nuevamente sexo con amplios juegos previos, por la tarde se vistieron, salieron él la llevó de compras, ropa interior, blusas, polleras, vestidos, todo lo que necesitaba le compró, ella rechazó muchos artículos, no la escuchó, los compró, después de tres horas volvieron al departamento, ella al dejar los bolsos, paquetes de las compras, se abalanzó sobre él y lo estrujó con abrazos,. besos, caricias, se desnudaron mutuamente y se entregaron, ahora en la sala de estar, en el sofá a gozar de sus cuerpos en plenitud, así fue transcurriendo el día, los días a medida de que se iban ampliando los conocimientos de cada uno.

Al quinto día ella decidió ir sola hasta su casa a controlar, volvió a las pocas horas.

Las relaciones que mantenían eran normales, clásicas, ella era conservadora, no deseaba innovar, así que los ejercicios coitales no pasaban de acariciarla, mimarla, subirla, hacerle el amor, conversar avanzando en el conocimiento intimo de cada uno, lo principal fueron sus historias de vida.

En pleno período de apareamiento, dando paso a sus necesidades, a demostraciones de cariño, pasión.

Así pasaron los días cada vez profundizando algo mas en sus intimidades las que aparecen en la medida que se sumergen en los hechos de sus existencias, conociendo, ambos, las circunstancias que mas marcaron sus conductas, así por ejemplo ella comentó lo de su matrimonio casi infantil, sus vínculos posteriores, hasta la última unión con un hombre mayor que solo la quiso como ser humano, como compañía hasta el fin de sus días.

Avanzaron en su conjunción de tal manera que resolvieron alquilar su casa, la de Dorita, ella vendría a vivir al departamento, como una forma de mayor unión, de más intimidad, además de seguir sumando las historias de cada conociendo sus hechos más sobresalientes de su vida.

Él contó que era hijo único de un matrimonio que se disolvió siendo muy niño, que su madre se había alejado de su crianza dejándolo al cuidado de su padre, el que falleció al poco tiempo, quedó al cuidado de sus abuelos quienes lo educaron y criaron, que luego de trabajar en distintos lugares, de haber sufrido necesidades, tuvo el golpe de suerte con un importante premio de lotería que le permitió comprar tres departamentos, con lo que inició su crecimiento patrimonial al vender uno pequeño más ahorros adquirió uno más grande, así fue juntando unidades ahora ya tiene 12 propiedades en alquiler con lo que puede vivir con comodidad, hacer ahorros, luego nuevas adquisiciones, ella lo escucho con atención, demostró su admiración, lo elogió, sintió orgullo por el hombre que había aceptado, sintió que su ego se henchía por la elección que hizo.

Así lentamente fueron desgranando sus experiencias, hasta que una tarde haciendo esas confesiones ella le dijo que se había casado siendo casi una criatura con un muchacho mayor, pero que sus padres no lo quisieron y a los pocos meses del nacimiento del niño la llevaron a otra ciudad no permitiéndole volver a ver a su hijo, lo que le causó un gran dolor en el alma, que hasta el día de hoy desea conocer a su hijo querido, en este punto Juanca se acercó la estrechó en un abrazo, sostuvo por un momento el cuerpo de esa mujer tan querida que sufría con el recuerdo de aquel hecho lejano.

La convivencia era cada vez más feliz, la intimidad se intensificaba con la apertura de sus almas hacia el otro, se amaban con frecuencia.

Una tarde en medio de estos intercambios él le preguntó si lo amó a aquel muchacho que la sedujo, a lo que contesto que fue el amor de su vida, que lamentó siempre el haber perdido contacto con él, luego averiguó como se llamaba el hombre que la hizo madre, ella agachó la cabeza, con dulzura dijo ASDRUBAL.

Esto sorprendió a su compañero, vio como abrió desmesuramente sus ojos, palideció, la miró con tanta sorpresa, salió de su garganta
.-“sos DOROTEA”

Dorita tan sorprendida como él lo miró, dijo ”SI”
.-Soy COLO...llllll se hizo un gran silencio, ella se dejó caer en un silla con su rostro demudado, asombrado, los ojos vacíos, la boca abierta en una exhalación dijo
.- entonces vos sos..........................................TORIBIO MI HIJO
.- MAMAAAA dijo él.

Pasado el asombro se acercaron se estrecharon en un fuerte abrazo, al separarse se miraron fijamente y en un arrebato de amor y pasión se besaron en los labios con una fuerza que no habían conseguido anteriormente, apareció una nueva y renovada instancia en esta unión, la pasión tomó otra dimensión, ante el hecho de realizar una acción prohibida


Guardaron silencio, quedaron sentados con las mentes vacías, ambos vencidos, caídos, así estuvieron muchos minutos, hasta que ella se levantó como una zombi lentamente fue al dormitorio se tendió sobre la cama, su brazo izquierdo cruzó su cara a la altura de sus ojos, así quedó.

Por su parte Juanca, Toribio o Colo, se retiró a la habitación de huéspedes también quedó tendido, abrumado por el acontecimiento.

Ambos daban vueltas al punto de que resultaron madre e hijo, de cómo llevarían la vida de aquí en adelante, que propondría el otro, así estuvieron hasta el mediodía siguiente en que ella tomó su decisión, había hallado a su hijo y no lo iba a desechar, lo esperó demasiado tiempo, muchos años deseando conocerlo, por otra parte encontró al hombre que era el verdadero compañero de vida, además la satisfacía con mucha pasión, cariño, amor sus necesidades, tampoco lo quería perder, preparó un almuerzo rápido, liviano, ambos tenían hambre

Se acercó a la puerta de la habitación dijo
.-Juanca está listo el almuerzo, venís?
.-Voy Dorita, voy

Pasó por el baño se higienizó, se peinó fue a la cocina allí estaba su amor, porque después de haber dado muchas vueltas al asunto llegó a la conclusión que la quería más como mujer que como madre, ella era la mujer que durante todo su vida estuvo buscando para unirse por el resto de sus días, su calor interno no mermó, mejor aún se intensificó, surgió una nueva y muy caliente pasión ante el hallazgo de su madre.

Estaba parada al lado de la mesa redonda con mantelitos individuales cercanos, vestía un salto de cama transparente mostraba apenas sus senos, sin corpiño, más la trusa que llevaba, esta visión lo exaltó, él se acercó para besarla, así lo hizo con una suave unión de sus labios, eso fue todo, deseaban conocer las consecuencias de sus descubrimientos.

Fue ella quien a los pocos bocados expresó, Juanca, cariño no sé a qué conclusión has llegado, de mi parte debo decirte que acepto esta situación como la planteamos aquella mañana en la vereda, un encuentro de un hombre y una mujer que se conocieron por una acción circunstancial, la vida nos encontró a ambos, vos tuviste la visión y de mi parte tuve la intuición de que eras mi hombre, o sea te quiero como mi HIJO, como mujer amo al hombre que es mi cría, al terminar esta expresión notó que sus senos estaban rígidos, sexo está mojado, se excitó. Él escuchó con mucha atención, las palabras que renovaron su interés, su deseo.

No contestó de inmediato, lentamente tragó el bocado, ingirió otro, la miraba directamente a los ojos con una visión intensa, cariñosa, llena de algo parecido al furor, no se levantó se inclinó, clavó su rodilla derecha al lado de la silla de su madre, le tomó la mano, ella se dio vuelta en la silla para enfrenarlo,

.-Madre, mi amor, he revolcado en mi mente en las últimas horas lo ocurrido, llegue la conclusión que lo mejor que pudo haberme pasado en la vida ha sucedido, -por haber escuchado el razonamiento de su amada más lo que dejó en claro, su hombría floreció con renovado impulso, estaba muy excitado- encontré a mi madre y también a la mujer que buscaba para compartir mi existencia, -su mano acarició el seno, mientras aproximó su cara, eres el amor de mi vida y no cambiará en nada el amor que te tengo.

Dicho esto la tomó de la nuca y le dio un beso que sus dientes lastimaron los labios, ella lo abrazó, se estrecharon con una unión labial que no habían gozado anteriormente, el morreo que sostuvieron los llevo a accionar las manos como una extensión de su inquietud pasional, él metió una mano por entre las piernas, las abrió cuanto pudo permitió que él quede en medio, se prendió de la trusa para sacarla a tirones que entregó con sus movimientos de caderas, mientras ella desataba el nudo del pijama y bajaba junto con el slip, eran dos jóvenes enamorados, apasionados, entregados al gozo, el armamento de su hijo apareció más grueso, más grande que de costumbre, se corrió en el asiento, ubicó el glande en la puerta de su vagina, mientras el beso continuaba, él dio un feroz golpe de caderas que produjo una queja en su amor que abrió la boca como para tomar aire y poder respirar, la penetración fue torpe, grotesca, algo dolorosa -lo que después valoró como una sensación muy agradable- ella para poder ayudar se corrió en el asiento permitiendo que su amado ajustara la penetración hasta producirle un orgasmo extraordinario, seguía con la boca abierta, la cabeza hacía atrás, se dejó manipular, él la atrajo -mientras sus labios apretaba el pezón de sus pecho-, se terminó el asiento cayó sentada entre las piernas de él, así sentada, penetrada, comenzó a cabalgarlo, gimiendo, gritando el placer que le causaba su amoroso hijo, sus pechos bailaban frente a la vista de su amado que se sentía incentivado por ello, hasta que ella en el colmo de su éxtasis decía
.-mierda, mierda, que bueno, mierda, me gusta, hijoooooooooo
Sus pechos saltaban, ante el peso sobre sus piernas él retiró la silla la recostó en el suelo, apoyo sus manos a los lados de los senos, comenzó un bombeo que ella demostraba el placer que le causaba al mover sus caderas acompañando el movimiento del apareo salvaje que llevaban a cabo, la vista de los senos de ella bailando al compás de la serruchada causaban más placer en él lo que se traducía en un agrandamiento, endurecimiento de su pistola para gozo de la mujer que demostraba lo que se deleitaba, mientras sus órganos no dejaban de producir sacudones electrizantes que deleitaban su cuerpo, cuando observó cómo su pareja comenzaba a ponerse rígido, sus músculos se exteriorizaron con esplendor, recibió tres cuatro golpes de pelvis que la hicieron gritar más fuerte que antes, a la vez que notó la descarga tibia de los líquidos que segregaba el macho que la poseía, quedó quieto, se reclinó para besarla en los labios, luego lamió los senos de su madre.

Ella en aquella posición, soportando el frio del piso lo que nada significaba, porque distinguió los latidos del corazón de su amado a través del caliente, grueso miembro que rellenaba, agrandaba, con creces su vagina, se mantenía firme en la vagina de su madre, lentamente comenzó otro accionar ante la mirada interrogante “otra vez amor?” y placentera de su amada que se prendió de los brazos de él llegó hasta sus labios se lo mordió mientras gemía y gritaba al percibir una nueva descarga de su hijo
.- Dios mio, que gran cogida me estás dando mijo, esto no tiene comparación, -perdió la calidad que había mantenido durante estos meses de placer, nunca se expresó en estos términos-
.-Mamá desde ahora vamos a coger mejor que antes y dentro de un ratito voy a entrar por tu trasero
.-Te lo doy con gusto amor, recibirás con orgullo la desfloración de tu madre
Mientras lentamente se produjo el desenchufe sexual por la reducción natural de él, ayudó a ponerse de pie a su amada y ambos quedaron sentados en la silla, ella en la falda de él, apoyó la cabeza en el hombro, acarició la cara del amor, lo beso en los labios
.-Estuviste muy bien mi amor, nunca goce como hace un momento, fue lo máximo.

Su convivencia se extendió hasta el fín de sus días, previo unirse en matrimonio civil a los pocos días del gran acontecimiento.

Puntuacion: - Votos: 0

Leido: 172 veces

mi sobrinita, de 14Categoría: Sexo en familia

Por sobrina | 2014-06-17 15:53:59 | 0 comentarios

Bueno lo interesante es lo q paso hoy,
Yo Salí a pasear en mi moto, y me la encontré como a un km. De su secundaria iba con dos amigas, me pare a saludarla, y me dijo que las llevara a la escuela, a lo q respondió ok. Si no les importa ir amontonadas, dos atrás de mi y una en el tanque, las amigas de inmediato dijeron q ellas atrás, por lo que mi sobrina se fue en el tanque, pero por la presión de sus nalgas en mi pene, se me paro de una forma brutal, no dije nada, y me limite a disfrutar el corto trayecto, ella no parecía importarle, cuando llegamos a su escuela, se bajaron, y cuando se retiraron sus amigas le dije:

Discúlpame por lo de ahorita, pero no lo pude evitar
-por qué?
-Por lo de ahorita.
-Si, pero que??
-Que venía excitado
-A, eso¡¡ no te preocupes, lo que pasa en nuestra burbuja, en nuestra burbuja se queda
Me dio un beso y corrió con sus amigas.
Te imaginas como estoy????

Dany.dany.hdz@gmail.com

Puntuacion: - Votos: 0

Leido: 547 veces

El mejor dia en la casa de mi tiaCategoría: Sexo en familia

Por juan postre | 2014-06-17 11:06:59 | 0 comentarios

Hola yo tengo 16 años de edad, soy alto(1.87), de buen cuerpo y unas buenas piernas por jugar futbol

Un dia llegue a la casa de mi tia con intencion de pedir algunos libros de mi primo, que me servirian para el colegio.
Al llegar a la casa de mi tia, toque la puerta y me habrio mi prima ella tiene 20 años, es guera y chaparra muy buen cuerpo. Estaba con un short y una camiseta que se le notaban sus pezones, le pregunté por mi tia y me dijo que no estaba, pero que le habia encargado darme unos libros, y me invito a pasar, me ofrecio un vaso de agua y acepte cuando me dio el vaso pude notar sus pechos grandes y firmes, eso me excito, me pasó los libro y yo me iva a retirar y ella me dijo

- que no te quedaras a platicar?

- le respondi- claro, un rato porque tengo clases.

Empezamos a platicar, cuando de repente note que miraba entre mis piernas, como llevaba un short blanco y se transperentaba un bulto (mi pene) eso me gustó mucho, a la medis hora me levante para despedirme, ella se rio y le dije:
- De que te ríes?
- De ese bulto en tu short
Le respondi- es mi pene, no has visto alguno? ( se me salio de la boca, de tan excitado que estaba)

Ella sonrió y me dijo- claro eh visto varios, pero no se si el tuyo es mas grande.

Eso me excito demasiado y se me empezó a erectar, ella solo vio que el bulto se hacia cada vez mas grande.

Ella me dijo - Acaso se te paro, muestramelo y te digo si es el mas grande.

No lo pense 2 veces y me baje el short y ella me dijo: si que estas bien dotado primito, y ya has tenido a una mujer contigo?
Eso me calento a full, y le dijr que no, ella solo sonrió.

Y se agacho y me empezó a mamarlo yo solo cerraba mis ojos, despues como a las 15 minutos ella se paro y me dijo

Asme tulla, hasme tu perra rompeme la vagina con ese pene.

Yo sin pensarlo la desnuede la puse en 4 y le empeze a meter y sacar mi pene, ella gemia y vi que le gustaba, sus pezones estaban duro como una piedra asi tardamos como 30 minutos, al terminar ella me dijo, yo siempre estare para ti sere tu perra y dejare que me penetres como quieras y le dio un beso a mi pene.

Puntuacion: - Votos: 0

Leido: 345 veces

SEÑORA REMILGONACategoría: Sexo en familia

Por carpi76 | 2014-06-16 14:14:29 | 0 comentarios

SEÑORA REMILGONA

Gilda 46 _Guido 23

Mi padre hace diez años que falleció de un infarto, mi madre GILDA es una mujer con criterios propios, alejados del común de las personas, es funcionaria judicial, es alta bien formada, algo entrada en carnes por los efectos de los años, pero nada desechable, es mas, su presencia atrae, excita, incita, su vestimenta en sus labores son blusas muy ce-rradas, polleras hasta mas debajo de la rodilla, zapatos bajos.

A pesar de los “ofrecimientos” que ha tenido, los ha rechazado a todos, no quiere nueva experiencia matrimonial, porque solo así se conseguiría llegar a ella, pero tampoco lo quiere, ya conoció lo que debió, no desea nuevas experiencias, a pesar de que sabe, le consta, que en su unión no tuvo las mas amplias experiencias que puede tener una mujer, aun así no quiere probar.

Soy Guido el hijo de Gilda, estoy estudiando abogacía, soy algo mas alto que mi madre, tengo un cuerpo bien formado, practico deportes, hago natación, remo, en fin, no me falta nada mi padre al fallecer dejó unos buenos seguros, una pensión aceptable que con los ingresos de mi madre nos permite vivir con mucha comodidad, cambiar de auto todos los años si así lo quisiéramos, pero en ese sentido ambos somos algo conservadores, hasta hace algunas semanas no tenía problemas de ninguna índole, ni hablar de mujeres, mi madre rezonga en contra de las actuales hembras porque dice son muy “busconas” no se respetan así mismas, se entregan fácilmente, muestran sus intimidades, las niñas son en cierto modo y según su criterio las causantes de tantos proble-mas sexuales, violaciones y atropellos.

Soy Gilda, viuda, pero no agotada, por mi personalidad ahuyento a los halcones que quieren seducirme, pero no tengo intenciones de zaran-dear mi buen nombre y honor con las experiencias que pueda lograr con hombres sin principios morales bien aceptables, si consiguiera que alguien llegara a mi corazón, a mi sexualidad, con intensidad, es posi-ble que acepte un intercambio, pero debe reunir las condiciones que le imponga, cosa muy difícil en nuestra comunidad, llevo viviendo con mi hijo toda la vida no pienso abandonar este bienestar por un deseo ca-prichoso del cual puedo prescindir, faltaba mas, mi hijo bien vales este sacrificio.
.
Es el caso de que en una conversación con amigos en un bar, uno de ellos, hablando de mujeres, dijo que las mujeres que conocen el “palito de la felicidad” no pueden prescindir de él, que todas lo quieren o lo necesitan según sea su preparación intelectual, hay algunas que no lo reconocen pero que invariablemente se consigue doblegar las decisio-nes en contra, ello trajo a colación un comentario de otro de los amigos que comentó de un joven que con un buen tratamiento consiguió convencer a una familiar de mantener una unión indebida porque el esposo no cumplía con sus obligaciones matrimoniales, ante esta irre-gularidad él tomó cartas en el asunto y la convenció.


Este comentario me orado la conciencia, hace pocos años tuve algún aproximación con Gilda pero su señorío sofocó de cuajo todos mis sa-nas intenciones de proveerle algo de felicidad, lo que ahora desde un tiempo atrás me había vuelto a revolcar mis pensamientos en busca de ese acercamiento, porque veía en ella a la mujer de mi vida, empecé a distraer mi tiempo de estudio en dar lugar a como debe ser el cuerpo de esta rubia y señorial señora en la intimidad, para ello comencé por no salir tanto, andar en ropas livianas, acercarme para acompañarla en las tareas hogareñas, ayudar en lo que pueda; ella notó esto, que quiso ser un sutil cambio, sin decir nada aceptó la colaboración que le ofrecí de buen grado, es así que le empecé a ayudar a cocinar, no quiso que toque la ropa para lavar o lavada, eso no, “es de mujeres”, pero coci-nar, limpiar pisos eso si aceptó.

Así estamos en casa, intento algunos roses, algún tocamiento, temeroso de que me llame la atención voy con sumo cuidado, hasta ahora o no se ha dado cuenta, estoy siendo muy suave, o estoy equivocado en lo que respecta al autoritarismo de ella.

Guido ha estado últimamente por demás simpático, atento, se ha co-medido a ayudarme, se ha acercado, lo tengo siempre muy cerca, me ha rosado en más veces de las necesarias y hasta alguna vez sentí su mano en un lugar inapropiado, pero vaya a saber que pasa, deberé es-tar más atenta, no para negar sino par devolver.

--Madre porque vistes tan fríamente, porque no usas ropa mas ajusta-da, mas femenina….
--Cariño… tú sabes que yo estoy en contra de las demostraciones físicas para atraer al otro sexo, ello es contraproducente, surgen agresiones incontrolables de los cuales los atacantes, en un sesudo análisis sería meros sujetos incitados al mal.
--Bueno si….estoy de acuerdo pero los extremos no son buenos, se puede ser algo más alegre y feliz
--Que me propondrías, Guido
--Acá dentro de casa diría que podrías circular en ropa más liviana y no esos pesados vestidos largos
--Decime querido hijo, soy una mujer de cerca de cincuenta años, que crees que puedo mostrar….
--Gilda lo has dicho… eres una mujer, la edad te la pones vos porque bien vestida, sensual, atractiva no tienes mas de 40 años..
--Jajajajaja, no mi amor…… por mas que cambie de ropa no voy a ser mas joven..
--Ves esa es una de las pautas que tienes que desterrar en tu creencia, eres mas joven de lo que te piensas, posees un cuerpo muy vistoso, muy buenas formas, no eres gorda, tienes una cara agraciada pero acompañada de un rictus de dignidad que establecen distancia con quienes te quieren ayudar en tu soledad….
--Amor quien te ha dicho que me siento en soledad, ves, estas equivo-cado, tu presencia llena lo que llamas soledad, estoy muy conforme con tu cercanía, así que es otro punto que no acepto.
--Hay soledad y soledad, podré estar a tu lado pero existe un lugar en donde la falta de compañía es una demostración de soledad.
--Ajaaaa así que si no tengo a nadie a mi lado a la hora de ir a dormir
--Bueno esa es otra de las posibilidades, no estas muy desacertada viste querida madre – al llegar a este punto estaba frente a ella extendí mis brazos y la estreché en un fuerte abrazo que aceptó y compartió.

Quedé asombrado, creí que me rechazaría sin embargo participo del agasajo.

Mi hijo me acaba de dar una buena explicación de lo que ve en mi, es-taré equivocada??

Los momentos familiares transcurrieron dentro de un encuadre de muy buenas relaciones, con algo de apertura por parte de Gilda, la que es-taba mas propensa a dialogar, a charlar, interesarse en las circunstan-cias que vivía lo que hizo que me preguntara, como lo hizo en muy contadas veces, que cual es mi vinculo con el sexo femenino, si no pensaba establecer un acercamiento, a lo que le contesté que los acer-camientos los tenía, no había establecido intimidad, pero que amigas tenía para sobrellevar la vida, además que estaba muy cómodo en el lugar, que en tanto no me exigieran que abandonara el espacio pienso seguir ocupándolo. Ella rió como pocas veces la escuché.-

Un atardecer mientras ambos arreglábamos parte de la casa la invité a que cambiara su vestuario, que lo llevara en otro colorido mas juvenil, mas entallado, acercándome le dije y toque, esta parte, es digna, aris-tocrática, le pasé la mano por debajo de su abdomen rozando su zona pélvica, ella suavemente me tomo el brazo lo levantó, con la palabra es suficiente: es cierto pero las caricias no son malas: puedes acariciar por otras partes si quieres, ni corto ni perezoso me ubique detrás le cruce los brazos por debajo de sus pechos y la apreté, estando así ella colocó sus manos sobre las mis, quedamos juntos, mi aparato hizo acto de presencia ubicándose en la zanja de sus nalgas, respiraba cerca de su oído, la fragancia de su cabello me inundó con el consiguiente agrado le dí dos besos en su cuello, ella dio lugar para eso, suavemente levan-té las palmas de mi mano, junto a las de ella, al llegar a sostener sus pechos, otra vez con delicadeza me sacó las manos……se dio vuelta y me dio un beso en la mejilla, lentamente se alejó haciendo comentarios de lo bien que estábamos trabajando en la casa.


Ayyyy caramba que sofocón recibí con las caricias de Guido mas su miembro en mis nalgas, por Dios no se que pasa, si hasta sentí revolo-teos en mi vientre, es, es,…estoy en al baño, me miro al espejo, real-mente mi figura no es despreciable, tengo buenas formas, estoy relle-nita pero no gorda, tengo buenos pechos, -me miro de reojo- unas hermosas nalgas, muy lindas piernas, y si claro debo usar unas cremas para mejorar mis rostro, limpiarlo, pulirlo, arreglar, mirando mas abajo que peluda estoy!!!! Pero es de un color oro encantador, me satisfice yo sola.


Ella no está tan negativa como antes, aceptó mi acercamiento, habrá sentido lo mío??

Me comunicó que el viernes de la siguiente semana tenía una reunión social a la que debía concurrir, que no estaba dispuesta a aceptar otra compañía que no sea la mía, para no despreciar a uno y quedar mal con el otro, a lo que le respondí que con gusto la acompañaré con la condición que renueve parte de su vestuario. Se arregle el cabello y concurra a una sala de belleza para resaltar su belleza, lo que sonó fue una sonora carcajada, así que con condiciones; Si madre, quiero que los otros sientan envidia de tu hijo….mas carcajadas, lo harás Gilda?? Por una vez voy a intentar satisfacer tu deseo, querido hijo: Haaaa sa-bes que; también vas a cambiar tus zapatos por algo mas apropiado, me acerqué la abracé de atrás, le toque los senos mientras le decía al oído….. aprovecha y renová tu ropa íntima. Esto no causo gracia, ni el toque ni mis palabras, no vas a decir que me ves en ropa interior?? No Gilda si vos no me dejas, veo la ropa tendida solamente…… AAAAAA

Este hijo….. su toque en mis senos me hizo vibrar, su aproximación por detrás me agrada, no me sorprende es tan delicado….. bueno tendré que ver que hago con su cuestionamiento de la ropa, tendré que salir de compras.

Así lo hizo al otro día, fue a una casa en la que venden ropa de calidad y adquirió ropa de salir, pero no una sino tres conjuntos y un vestido, luego pasó por otra casa de primer nivel se entrevistó con una buena vendedora que la fue ilustrando sobre las distintas prendas, por ejem-plo le mostró distintos tipos de sostenes, para sostener, para levantar, para juntar, lo mismo para la ropa inferior dándole otras explicaciones, compro unos zapatos de medio taco pero mucho mas lindos que los que usaba, le dejan mas bella las piernas, antes de regresar pasó por una casa de belleza le dieron turno para el otro día, pero ya le dieron unas cremas para que se las aplicara. Por su cuenta compró cremas para los bustos, para las piernas y el abdomen…. Lo que se dice una restauración de primera.

Con los días fuimos acercándonos charlábamos mas y lo mas importan-te estábamos mas cerca, cuando me acercaba ella no se retiraba, cuando debía inclinarse lo hacía asía mi lado, era intencional o….. sus ropas empezaron a ser mas abiertas, no tan pesadas, en la casa co-menzó a usar blusas mas escotadas, polleras mas cortas, ahora cantaba cuando hacías sus quehaceres, no se desesperaba por ir a trabajar por las tarde, siempre nos sentábamos en el mismo sillón uno a lado del otro para leer los diarios o para mirar la tv. Cuando ella estaba ha-ciendo los quehaceres, antes no se agachaba, se ponía de cuclillas, ahora se agacha apuntando, cuando se asienta sobre sus talones trata de enfrentarme, cuando estas cosas suceden mi herramienta canta “presente” en alguna oportunidad llegó a ver mis partes mas volumino-sas.

Mi otro ser me está traicionando, estoy dándole a mi hijo muestras que antes no hice, dos veces me dí cuenta de que mi exhibicionismo lo alte-ra, su paquete ha crecido a la vista, lo que pasa es que me gusta ha-cerlo, he sentido calores en el “lugar”, me gusta ver que aún soy motivo de excitación para un muchachito como mi hijo, esto ha producido un cambio en mis criterios en los últimos días he sentido la necesidad de pensar en jugar alguna carta para tratar de probar si es cierto que en mi unión no se consumaron todos los juegos y poses que ilustran los libros de sexualidad, según lectura y en conversaciones con amigas, compañeras de labor, me han quedado algunas experiencias sin cum-plir, las pocas satisfacciones que logré han dejado abierta estas inquie-tudes muy naturales por otra parte. Así estoy pensando no me parece que esté mal, según veo los vuelcos de la sociedad, las personalidades públicas y del espectáculo que cambian de esposos, compañeros, con-cubinos o como quieran llamarlo la hacen pensar a uno que debe haber algo bueno y valioso en esos cambios, porque no probar?? Porque no darnos una segunda oportunidad? Quién lo impide? Tengo pensamien-tos obscenos, cuando me acuesto pienso en mi Guido, como será su órgano, de chico parecía normal, sabrá manejar el juego sexual o será otro igual al anterior que subía y bajaba cuando quería, este, mi hijo seguramente ya debe tener experiencia, debe saber acariciar los senos, las entrepiernas, en esos pensamientos se me hace que lo siento dentro de mi, me mojo, me retuerzo, lo deseo, paso momentos sofocantes con esas ideas, que ahora me entusiasma.

Durante los días previos a la reunión Gilda modificó su comportamiento, se acercó mucho mas, deja la puerta del baño entreabierta cuando se baña, se traslada hasta su dormitorio cubierta con la toalla, se seca el cabello mostrándose, una de las noches que estaba por acostarse el espejo de su placar la estaba enfocando y desde mi lugar en el living alcancé a verla de perfil desnuda, miró al espejo y lógicamente vio que estaba mirando, me miró a través del mismo me saco la lengua y me guiño el ojo con una sonrisa. Mi aparato estaba a mil, así es que me acerqué y dulcemente le pregunte….Necesitas algo Gilda?? Insinué con movimiento de cadera a lo que me refería…… No cariño…. estoy bien…
De eso no me quedan dudas, te quedas corta estas MUY BUENA, BE-LLISIMA. gracias amor, no obstante me dijo no necesitaba nada entré, se calzó un salida de baño, me enfrentó “que haces…..” “dar amor, fe-licidad a mi querida Gilda……” “ eso no se rechazas, gracias amor, pero hijo me gusta mas que me digas mamá, lo de Gilda es tan frio, distante no te parece amor” me miraba a los ojos con una actitud casi desafian-te por lo que extendí mis brazos la tomé de la cintura, puso su manos sobre mi pecho para amortiguar mi vehemente intención de abrazarla, solo lo hizo mas suavemente, la quise besar adivinó la intención y me ofreció su frente, sin embargo me permitió que pusiera una pierna en-tre las de ella, se echó para atrás su pubis se pagó a mi pierna, mien-tras la sostenía abrazada movió levemente sus caderas, besaba su cue-llo, ella levantó los brazos los puso sobre mis hombres con su mano derecha acarició mi nuca, sentí su respiración agitada, suspiro conteni-do, me apretó mas, bajé mis manos con fuerza me prendí de sus nal-gas, mi salame estaba metido en el lugar indicado, justo entre su vulva y su pierna por lo que tuvo noción de la magnitud de la erección y del tamaño, movió mas perceptible su cadera, mas agitada la respiración, mordisque su clavícula, aproveché para bajar mi cara con intenciones de posicionarme en sus senos, puso distancia se besó el dedo índice lo apoyo en mis labios, “anda que te estas pasando…”

Estoy perturbada, lo dejé avanzar demasiado…. Pero se siente tan bien la ser querida, con esas demostraciones de afecto, cariño, mi órgano está más lubricado que lo normal, la cosquilla fue más intensa, me satisface este cambio en mí.. me gusta sentir sus manos en mi cuerpo, en mis nalgas fue intenso….. mas ese pedazo de, parece un palo lo que tiene mi hijo..

Ella se debió dar cuenta de mi erección, que linda que esta, me atrae mas que cualquiera de la que tuve a mis disposición, es un sensación distinta tenerla abrazada, creo que me produce mas pasión, el deseo de poseerla es mas fuerte, pensará que quiero terminar en su cama??
Con estas novedades me auto convencí de que estábamos en la misma sintonía, que ella también gustaba de una experiencia intensa, de pro-funda respiración, mas ejercicios físicos intensos.

Estábamos a jueves por la noche, la incité a que se probara la ropa que llevaría a la reunión.

Comenzó por el vestido, estaba muy bueno, bien entallado, mostraba todas sus redondeces, las sobresaltaba, el zapato le dio otras figura a sus piernas, se las hizo mas sexy, mas intensas, sugestivas hacia arriba, la aplaudí…. Me sonrió me mandó un beso con su mano, se inclino de tal manera que mostró el canal de sus senos, fue maravilloso, me dejó excitado.

Al mostrarle a mi hijo como me quedaba el vestido he visto tanta in-tensidad en sus ojos, en sus miradas que me derritió mi zona, quedé mojada por la energía de su presencia, me gustó la experiencia, es sa-tisfactoria, me doy cuenta que lo estoy arrastrando hacia mi cama, lo sabrá él??? Experimentaré el ejercicio que otras mujeres practican, con un joven en la cama.

Cuando me lo estaba sacando sentí que entraba al dormitorio con mo-vimiento reflejo levanté el vestido, me cubrí, él entró, me tomo por la cintura se dedicó a besarme por toda la cara, luego el cuello y como tenía el vestido suelto con poco esfuerzo bajó la pechera me acarició con ternura y pasión mis contornos de los senos, no hice nada, solo lo miré, me agité, mi pecho violentamente subía y bajaba, lo retiré. vuel-ta mi entrepierna a humedecerse, mis colores en la cara fueron mas intensos, seguía abrazada por él, cerré mis ojos algo aflojé y llegó a mi pezón lo lamió, gemí fuerte, me retiré sorprendida por mi acción.
--hijo retírate….. ya no mas….. no puede ser…
--madre hace años que vivimos bajo el mismo techo, no creo que sea conveniente suspender lo que sentimos, debemos darnos riendas suel-tas a nuestros cuerpos…..
--Salí…. Anda a tu dormitorio, por favor, no puede ser lo que decís.

Obediente se retiró no sin dejar bien presente su duro falo entre mis nalgas, lo que me dejó alterada, descentrada, con la sensación de ha-ber procedido equivocada.

El viernes por la noche prontos a descansar mi hijo entró a bañarse, se estaba sacando la ropa aproveché para medir u n conjunto blusa, po-llera, me quedaba muy bien, estaba seductora, mis pechos se veían destacados pero no exagerados, mis caderas estaban bellas, el conjunto era una magnifica cola, en eso estaba cuando él salió del baño en slip, al pasar por la puerta de mi dormitorio me vio, se detuvo, regresó me miró, resoplo, silbó, entró,
--estas magnífica mamá…. Que linda ropa
--te gusta hijo??
--si pero mas me gusta el contenido lo dijo acercándose y estrechán-dome por la cintura desde atrás, nos vimos en el espejo, lo que vi me subyugó, me excitó, me besó en el cuello, sin mediar palabra extendió su brazo hacía abajo levantó la pollera, metió su mano directamente a mi entrepierna, fue tal mi sorpresa, o mi subconsciente me traiciono, que no dije nada solo cerré los ojos gozando de las caricias de mi hijo v sobre mi monte, apretaba los labios vulvares, retiró el elástico de la pierna introdujo su mano directo sorbe mi vulva, siempre besándome, me decía de lo tanto que me quería, del tiempo que me deseaba, de que me debía dar el derecho de gozar, de que no lo podía hacer sufrir mas, su mano no deja de masajear mi sexo para mi felicidad y alegría.

Al sentir las caricias, sus cariñosas palabras, sus exigencias pasionales me fui aflojando y sin darme cuenta estaba admitiendo las caricias no solo en mi vulva sino en mis senos, estaba entregada, su miembro lo sentía por mi vertebras sacras, moví mis caderas, me moví hasta alcan-zar la llave de la luz y cortar la energía quedamos en penumbras me dí vuelta me saque la blusa y la pollera, todo cayó al suelo, el parecía que tenía seis manos, las sentí por todo mi cuerpo, ello me apremiaba mas a facilitar la continuación de la entrega, la integración al juego, al ejer-cicio, me sacó el corpiño se dedico a acariciar de mil formas mis tetas, mientras me sacaba la bombacha, luego le saque el slip, me dedique a acariciar su falo, robusto, cabezón, duro, me dio vueltas para tenderme sobre la cama, lo ayudé, mis piernas quedaron colgando, el se posicio-nó entre ellas se arrodillo, desde el ombligo hasta mi monte recorrió con sus labios mi piel, como estaba gozando de estas caricias, no las había recibido, era la primera vez que un macho me agasajaba de tal manera, abrió mi piernas, no opuse resistencia, sentí su respiración en mi órgano, temblé, me reubicó en la cama, se ubicó encima de mi, co-menzó a buscar la forma de entrar, no buscó mucho, lo ayudé y sentí como esa masa me entraba a la cueva gozosa de mi vagina que tanto tiempo estuvo sin recibir visitas, esta era mas apropiada que la conoci-da era mas gruesa y larga, sentí cada milímetro que se hundía, lo hizo con delicadeza, llegó al lugar que nadie llegó, sentí que toco un punto que me dio un golpe de energía seguido de sacudones involuntarios, también sentí que mi vagina orinaba, él producía leves movimientos de sus caderas, en mi sexualidad cada movimiento lograba mas sensacio-nes de placer, goce, así estuvo unos minutos hasta que sentí que me tomaba las piernas, las levantaba permitiendo mayor apertura de am-bas y grité de gozo, los golpes eléctricos eran una seguidilla de sacu-dones en el cuerpo que me hacían jadear, gritar, gemir y decir cosas que alguna vez escuché, pero que no era capaz de repetir, esta fue pa-ra mi la demostración de una liberación, de quitarme de mi ser un pru-rito de mojigatería contraído en la crianza familiar, sentí la aceleración de los movimientos del hombre para eyacular, casi pierdo la razón fue cuando sentí la voluminosa descarga de semen de mi hombre en mi vagina, que hermoso placer, que alegría también la de sentir el cuerpo de un hombre sobre mi…. Que cosas hermosas me estaba perdiendo…. Había razón en quienes comentan que es lo mejor de la vida.

Cuando la tenía en el borde de la cama comprendí que debía proceder con mayor cautela por lo que la ubique en el centro de la cama, la monté, sentí su tetas, sus duros pezones en mi pecho me excitó mas, como pude con su ayuda le fui hundiendo mi órgano en el suyo lenta-mente, que cosa tan rica sentir la tibieza de su cueva, el aterciopelado ajuste de su vagina estrecha por falta de uso, mi placer fue muy pero muy superior al goce que tuve con otras hembritas jóvenes, esto era superlativo, es el goce máximo de un hombre, hacerle el amor a su madre no hay forma de medir el placer de ambos, porque mamá gozo muy bien por lo que me dijo, por lo que sentí de ella.

Quedé tendido sobre ella, sus piernas abiertas al máximo, me estre-chaba con sus brazos, nuestra respiración edra agitada, así y todo pude escuchar dulces palabras de felicidad
-como he gozado este momento mi amor, no lo había echo así nunca tampoco nunca sentí el agotamiento que tengo ni lo orgasmos que tu-ve, que me produjiste hijo, soy inmensamente feliz papucho…. Te quie-ro, cuando tengas ganas sabes donde hay una mujer que te desea.
.-mamá, esto es el comienzo de una vida, no es una noche de placer, de ahora en mas será mi mujer, mi esposa, mi compañera y también cuando quieras sabes donde encontrar un salame que te dará gozo.
--jajajajajaj a dúo, pero estaba encima de ella y mi herramienta no ha-bía decaído totalmente, mientras me acariciaba la nuca, me besaba en los labios dijo
--me parece a mi o es que estas pretendiendo hacérmelo otra vez hi-jooo.. el falo se estaba hinchando, su cabeza se dilató, ella clavó los pies en el colchón levantó su concha como poseída se lanzo a cogerme era la locura la cama gemía como nunca parecía que se quebraba, la acompañé en los movimientos así estuvimos uno minutos, ella se que-jaba, fruncía el seño, abría la boca, se pasaba la lengua sin dejar de mover todo su cuerpo, sus tetas hacían de colchón, decía:
-- que rico, que placer mi amor….. aprieta fuerte, tené cuidado me duele en el fondo, que rico dolor seguí dándome hijo….. te adoro sos mío solo mío para mi solita,
Volví a descargar, luego ella gozo de otro orgasmo mas descansado, quedamos agotados, agitados, traspirados pero muy felices, me acosté su lado, le puse una mano sobre su pecho mientras besaba su cuello y su clavícula, así estuvimos unos largos minutos, la cama se había ensu-ciado ante la falta de precaución, pero de nada servia ante el maravi-lloso goce de ambos, nos levantamos como a la media hora y fuimos al baño, ahora juntos, se cubrió la cabeza, su cabello, estuvimos bajo la lluvia tibia mas de diez minutos dejándonos acariciar por ese fino, tibio chorro de agua mientras nuestros labios no dejaban de estar unidos y nuestras manos higienizaban sendos sexos.

Nos acostamos a descansar, ella cruzó su brazo sobre mi pecho y su pierna sobre mi falo, acomodó su teta sobre mi costado, así estuvimos escuchándonos de lo feliz, del goce que habíamos logrado juntos, hasta que dijo:
--voy a dormir un ratito….. se dio vueltas, dándome la espalda, ofre-ciendo sus nalgas lo que no quise desaprovechar con tan mala suerte que al acomodarme junto a sus nalgas el “hombrecito” se empaló se ubicó en la unión de ambas nalgas para satisfacción de ambos, ella rá-pidamente levantó la pierna metió la mano ubicó el glande en el orificio natural gimió, se rio,
--otra vez papacho lo quieres hacer???
--sentí algo que te haga suponer eso jajajaja fue su risa,
--dale, cuando quieras, me tomó la mano y se la llevó a las tetas
--si quieres hacemos otra cosa, le pedí que se arrodillara en la cama, la cabeza contra el espaldar, me ubique detrás se la fui hundiendo lenta-mente con expresiones de felicidad de su parte, gemidos suspiros, ex-halaciones, mientras me dedique a fornicarla con todas mis fuerzas, otra vez la cama parecía romperse, en el dormitorio prevalecía el olor a sexo, los gemidos y grititos saturaban la casa, bajé una mano le acari-cié el clítoris con la otra le acaricie el orificio trasero suavemente, su cabeza, su caderas su cuerpo vibraba una barbaridad, esta enloqueci-da, permanecí quieto, ella hacía todo hasta que apoyó la cabeza contra la cama empezó a llorar a lágrima partida……por mi parte seguí con mi misión mientras le decía al oído que me gustaba su cuerpo, su vulva, su vagina, sus tetas, sus labios, dejó de llorar para reír mientras des-cargaba una nueva ración de semen en sus órganos sexuales, hasta la almohada sintió el goteo de mi líquido.


Este fue el inicio de mas de siete años de placer sexual continuado para ambos, luego él se casó tuvo tres hijas, pero su madre siempre tuvo su ración cuando lo quería.

Puntuacion: - Votos: 0

Leido: 221 veces

El mejor dia del padreCategoría: Sexo en familia

Por Mara | 2014-06-16 04:26:59 | 0 comentarios

mi nombre es Mara tengo 17 año y pase el mejor dia del padre hoy sere franca mi papi es un chulo hombre de 37 años me encanta como hombre es guapo muy bien parecido no es alto pero si tiene un atractivo que desde que tengo uso de razon me atrae, el es divorciado de mi mami el prácticamente es libre es mujeriego podríamos decir le e conocido algunas zorritas pero prácticamente el es de las personas que solo pasan el rato me xcaen mal esas tipas por que le sacan dinero a mi papi malditas interesadas.

Mi papi y yo estamos consciente que el me atrae y lo sabe incluso hace unos meses tuvimos un beso en la boca que prácticamente estuvimos a punto de hacer el amor pero me arrepenti me dio miedo, pero hoy rompi el hielo mi familia como siempre se reunio para hacer nuestras fiestas pero mi papi casi no toma mucho por lo que tiene que manejar le prepare una de mis sopitas de pollo que se hacer para que se le pase.

No les hare esto largo esta noche fue la mejor son las 4 de la mañana y tuve la mejor noche que pude haber tenido con el me senti amada querida yo creo que lo mismo que sintio mi mami lo sentido yo me siento en las nubes e tenido relaciones con mis ex pero con mi papi fue wuaoo especial no encentro palabras para describir la fantastica noche que acabo de pasar con el e hecho el amor con mi papi y lo quiero seguir haciendo no me importa que sea mujeriego y tengas esas mujerzuelas, es mi papi y sere suya cuando el quiera lo amooo

Puntuacion: - Votos: 0

Leido: 432 veces