Los 10 relatos mejor valorados

descocado por mi perro

Descocado por mi perro lobo Hola mi...

Estacionamiento

Hola espero que te guste esta histo...

MI ESPOSO ME CONVECIO DE PROBAR OTRO VERGA

MI ESPOSO ME CONVECIO DE PROBAR OTR...

amigas por accidente

mi nombre es karina les cuento este...

Kim: Mi primita... Mi putita (V)

" Despues de una buena temporada fu...

DISPUESTO A EXPERIMENTAR UN TRIO

Ya tenía varios años de relación...

EXCURSION FALLIDA QUE SALIO MEJOR DE LO ESPERADO

Tenia unos meses en esta nueva ciud...

la puta de mi esposo séptima parte

Agradecer vuestros correos fotos pr...

la puta de mi esposo Sexta parte

Holaaaaaaa continuó con mi histori...

la puta de mi esposo cuarta parte

Continuó Después de la orgía de ...



Ultimos relatos


De amigos a noviosCategoría: Gays

Por Ignacio Alvarado | 2016-07-31 00:36:25 | 0 comentarios

Me llamo ignacio y tengo 24 años, cuando entre a estudiar para pedriodista uno de las primera personas con las que forje una amistad fue con un chico llamado andres, el venia de una ciudad cercana, a diferencia de mi, que yo era nacido y criado e la ciudad.

El vivia con dos hermanas mayores, que por ser él el menor, lo consentian en todo. Llegabamos a su casa y nos recibian con pizza, suchi y otras comidas ricas, asi como tambien, siempre nos tenian cervezas bien helada y hasta a veces, nos tenian unos gramos de canabis para nuestro disfrute.

Todo transcurria lo mas normal por lo que duraba el cursar la carrera, siempre terminabamos de fiesta en su casa y como se me hacia un pcoc tarde, me tocaba muchas veces dormir con el en su cama. Al pasar el tiempo fuimos generando tal confianza que, ambos nos veimos en bolas y no habia mas problema, muchas veces el me presto su habitacion para cogerme una chica e incluso una vez cogimos cada uno a una chica simultaneamente en su cuarto. No contabamos todo, sabiamos a quien se habia follado el otro y nos aconsejabamos muchas como hacerla con una nena, a la que uno antes ya se habia follado, la confianza era tanta que, nos encargabamos comprar preservativos para el otro.

Todo transcurrio bien durante cuatro años, el quinto, cuando comenzabamos el procesos de titulación de nuestra carrera, las hermanas de andres se tienen que ir, una se vuelve para su casa, ya que quedo embarazada y su pareja vivia allá, y la otra, por razones de estudios, se va a otro país, como andres se quedaba solo en una casa grande, yo tome un poco de mis cosas y las instale en una de las habitaciones, puesto que me lo pasaba mas allá, que en mi propia casa. Seguimos con las fiestas, donde follabamos de lo lindo y ocurria de todo, harto sexo, droga y alcohol, a la casa nuestros amigos le llegaron a poner "La Paila" ya que mujer que entraba estaba frita. El era alto, moreno, buen cuerpo por muestras rutinas en el gimnacio y bien dotado, yo lo conocia entero, pero siempre lo habia visto como un amigo y nunca lo habia mirado en un plano sexual, yo tambien era alto, de tez mas blanco que mi amigo, con un poco menos de musculos que él y mucho mas peludo que mi amigo, quien era bastante lampiño. Un día por en que el se estaba bañanado, teniamos un examen en la u y habiamos estado de fiesta hasta bien entrada la madrugada, yo entre al baño y me meti a la ducha en donde el estaba, si bien nos habiamos visto e bolas muchas veces, nunca nos habiamos duchado junto, pero como teniamos 10 minutos para llegar a nuestro examen, lo hice para optimizar el tiempo, la ducha fue bien rara, si bien ambos apurado nos bañabamos, el rose de nuestros cuerpos mojados causo una sensación bien extraña pero agradable. No le pusimos mayor atención a eso y rauds nos fuimos a dar nuestro examen, despues de eso, hicimos una fiesta en la casa donde ambos nos agarramos a una mujer cada uno y al dia siguiente, cuando estas se habian ido, nos pusimos a ordenar la casa y comenzamos a hablar sobre como habia estado el examen y cuan rapido nos habiamos ido y de los reto de la profe (que por lo demás, a ambos nos atraia) por llegar atrasado, en eso mi amigo me comente, con cierta vergüenza, de que habia sentido una sensacion extraña en la ducha, yo le comente lo mismo, en eso comentabamos lo raro de la situacion, ya que habiamos vividos situaciones de mayor intimidad y no nos habia pasado nada, en ese conversar yo me quite los boxer que llebaba para meterme a la ducha, comence a caminar en bolas por la casa, buscando una toalla limpia para ducharme, en eso me doy cuenta que mi amigo me mira con una cara extraña, me dice que nunca se habia fijado cun grande se veia mi pija asi en estado normal, a lo que le respondi riendome, que como solo se percataba de ella cuando estaba erecta, el se rio y me pregunto si yo me habia fijado en la de el y yo le despondi que si, como todos los hombres, la habia visto para saber si la de el era mas grande que la mia y el sorprendido me pregunta que quien la tiene mas grande, yo riendome le digo nose, saca la tuya y la medimos, el rapidamente lo hace y se acerca a mi, ambos en bolas, frente a frente, toma mi pija la mide, ambas se veian del mismo tamaño, las diferencia debian ser menor, reconozco que en el momento que tomo mi pija senti algo raro, nunca nos habiamos tocado, el por la forma en que me miro, me di cuenta que igual sintio algo raro, avergonzdo me la solto y me pidio las disculpas, yo le dije que para mi no habia problema, pero una tension se tomo el momento y una mirada fija en sus ojos sin querer puse, el tocó mi rostro y me dijo que era impresionante la ralcion que habiamos forjado en este tiempo, yo le respondi que igual me impresionaba eso, fijas nuestras miradas, empezamos a hablar sobre lo que habiamos hecho juntos y las cosas buenas y malas que en las que nos habiamos compañados, un abrazo surgio expontaneamente y nustras pijas, ya desnudas, chocaron la una con la otra y sin pensarlo, de la nada nos comenzamos a besar, un sentimiento de placer comenzo a cruzar nuesros cuerpos y sin pensarlo, de repente nuestras pijas estaban enpalmadas cien por ciento, ardiendo y venosa, la observe y sin pensarlo me la meti en la boca, comenze a chuparsela a andres, nunca habia chupado ninguna pija, era mi primera vez, andres genia de placer y yo lo hacia, muchas veces me la habian chupado y sabia que era una sensacion extraordinaria, asi estube al rededor de unos minutos, cuando andres me toma y me levanta, me sienta encima de la mesa del comedor y me se hecha mi pija en su boca, yo hastiado del placer lo tome y lo hacerque al sofa y lo coloque de tal forma, en donde haciamos un 69, asi estuvimos hasta que me dijo que queria saber que se sentia que se lo metieran por el cula,asi fue como fui a buscar un condon y un lubricante que tenia en la mi mesita de cama y le eche en su ano, acariciandoselo con mis dedos, de vez en cuando le metia uno que otro y en un momento le pregunte si estaba preparado, el me responde que si, que le de con todo, y le meti mi pija que media unos 24 cm, a andres le dolio, yo me di cuenta, pero el no dijo nada, suavemente empeze a moverme y el acompaño con su culo, cade vez mas rapido comenzamos a movernos, adres gemia y lugo lo tambien empece a gemir del placer, asi fue hasta que me fui cortado y nos sentamos en el sofa, andres se masturbo y nos quedamos ahí, nos miramos y sin decir nada yo me meti en la ducha, el espero que saliera, para el hacer lo mismo y ambos nos encerramos en nuestros cuartos.

No nos vimos hasta la noche, ambos habiamos salido a hacer nuestras cosas y yo habia pasado por mi casa a ver a mi padre que estaba enfermo, cuando llegue a la casa, era todo bien raro, no habia fiesta, como si lo era casi todos los dias y andres estaba en el comedor avanzando en su memoria para egresar de la universidad, yo lo salude y empezamos a conversar sobre lo que el estaba trabajado para su memoria y lo que yo hacia como proyecto de egreso (iba un poco mas avanzado que el), comenze a preparar la cena y el me ayudo a colocar los servicios, al sentarnos en la mesa a cenar, nos miramos y el me dijo que teniamos que conversar lo que la noce anterior habia pasado, a lo que le respondi que yo no lo queria hacer, ya que mi cabeza estaba llenos de preocupaciones por lo de mi padre, el me dice que no me preocupe y que me que puedo contar con su apoyo en todo momento, yo le agradeci, por eso y por todo lo que me habia apoyado, terminando diciendole que lo queria, nos miramos y ambos supimos lo que queriamos, me levante y le dije que me iba para la habitacion, el se levanto y me siguio, nos desvestimos y nos metimos en mi cama, sin decirnos nada, nos besamos apasionadamente y el me metio su pija entera, al meterla, me dolio un poco, pero no duro mucho el dolor, a diferencia del dia anterior, andres me la metio sin condon, por lo que al momento en que see fue cortado, este me lleno de su leche calentita, luego yo me lo folle por el culo y asi estuvimos un buen rato, la sensacion de placer tan rica que tenia en ese momento, nunca la habia tenido.

Dormimos en mi cama ese dia, al dia siguiente, el sol entraba por la ventena llegandole a nuestros cuerpos desnundos encima de la cama, despertamos y yo le di un beso de buenos dias, nos duchamos juntos, en la ducha nos las chupamos varias veces y nos pajemos hasta irnos cortado y mientras nos vestiamos, el me agarra y me sienta en la cam y me dice que lo que ha sentido con los ultimos sucesos, ha sido mucho mas de lo que ha sentido follandose a mujeres en mucho tiempo, yo le respondo que me pasaba lo mismo, nos dimos un beso y dijimos vieramos que era lo que iba a pasa ahora en adelante. Esa noche hicimos una fiesta, yo me habia fumado unos caños estaba bien borracho, me fui a mi cuarto solo y comence a pensar en lo que habia sucedido con andres, cuando todo el mundo se fue, yo me levante y fui al cuarto de andres, el estaba borracho completamente desnudo, me saque los boxer que llebaba y me acoste al lado de el, al verme, andres me dio un beso y me follo para luego dormimos, de ahí en adelante, todas las noches ibamos al cuarto del otro, donde terminabamos follando y luego dormiamos desnudos, juntos abrazados, hasta que un dia un amigo se quedo despues de la fiesta en un cuarto que habia desocupado y nos sintió, a la mañana siguiente nos pregunto que era lo que sucedia, a lo que yo le dije que eramos novios, andres me miro con cara de sorpresa y nuestro amigo no nos creyo, a lo que sin pensarlo fui y le di un beso, andres le dijo que llevabamos unas semanas viviendo como novios y mi amigo con cara de shock, tomo sus cosas y se fue, ahí conversamos con adres y dijimos que ibamos a ser novios, hasta ver lo que sucedia.

llevamos tres años de novios, follando todos los dias, aunque de vez en cuando follamos con otras personas e incluso hemos hechos trios con otros hombres, e incluso, lo hemos hecho con una mujer de por medio

Puntuacion: - Votos: 0

Leido: 121 veces

Te espero en el barCategoría: Orgias

Por txuso | 2016-07-30 11:36:12 | 0 comentarios

TE ESPERO EN EL BAR
Yo estaba leyendo el periódico cuando la vi entrar con aquel vestido ligero de verano y venir hacia mi mesa.
- ¿Llevas mucho esperando? – Preguntó.
- Diez minutos, no te preocupes. – Respondí.
Ella se sentó a mi lado, en el extremo de la pequeña mesa, a cuarenta y cinco grados de mi posición. Nos besamos cordialmente, hacía seis meses que no nos veíamos, y ambos sabíamos que ese era mucho tiempo. Hicimos un gesto a la camarera para que nos tomara nota. Pedimos una bebida cada uno y poco después brindamos por el reencuentro. Ella me puso la mano en la cara interior del muslo derecho.
- ¿Me has echado de menos? – Preguntó coqueta.
Me encantaba verla así, receptiva. Le respondí que sí, que la había echado de menos incluso vestida. Ella rió la ocurrencia, que a su vez yo le había robado a un cantautor.
- ¿Y te has tocado pensándome? – Quiso saber mientras apretaba mi muslo.
- Mucho. Aún sigues provocándome esa fuerte debilidad que conoces.
- ¿Seguro? Mira que puedo ponerte el detector de mentiras.
- Ponlo, sabes que no suelo mentir.
Alargó un poco la mano por debajo de la mesa y la puso sobre mi bulto, que, efectivamente, estaba hinchado. Sonrió mirándome y haciendo un leve movimiento con la mano. Yo no pude evitarlo y deslicé mi mano bajo la mesa y la subí por la cara interna de su muslo izquierdo hasta, con la punta de los dedos, tocar su caluroso y acogedor chochito.
El bar estaba bastante desierto, salvo una mesa con cuatro personas y la camarera. El lugar en el que me había colocado estratégicamente estaba en la parte más aislada, con lo cual disponíamos de cierta intimidad. Así que seguí alargando la mano hasta deslizar mi dedo índice por su rajita y disfrutar de sus gestos, que era lo que más me estimulaba, ver el deseo y el placer en su cara. Ella apretó bien mi paquete y después bajó la cremallera metiendo la mano. Le resultaba difícil en esa postura bajar el bóxer para llegar hasta mi polla. Decidí facilitarle la entrada. Me eché hacia atrás y me desabroché el botón abriendo el pantalón. Después bajé el bóxer trabándolo bajo mis pelotas y dejándolo todo a su alcance bajo la mesa. Ella enseguida me la agarró y comenzó a masajearme suavemente. Seguíamos mirándonos a los ojos, que expresaban un sálvese quien pueda.
- Tengo que pedirte un favor - Le dije.
- ¿Cuál?
- Quítate las bragas y guárdalas en el bolso, me molestan.
Ella miró hacia el bar asegurándose de que no iba a ser excesivamente descarada. Después coló sus manos bajo la falda y levantando un poco el culo de la silla saco las bragas de su prisión. Luego las guardó en el bolso no sin habérmelas puesto en la nariz un par de segundos. Ahora tenía acceso libre a su centro vital. Volví a meter la mano y comprobé que su humedad iba en aumento, tanto es así que introduje un dedo en su coño sin esfuerzo alguno. De nuevo su cara expresó el placer y su garganta emitió un gemido que no alcanzó a los oídos de los demás. Seguí metiendo y sacando el dedo suavemente mientras con otro le acariciaba el clítoris. Me encantaba masturbarla.
Ella había friccionado bien mi polla y subía y bajaba la mano con densidad. Después retiró la mano y se la llevó a la boca, la empapó con saliva y volvió a mi glande, deslizándose hacia abajo y lubricándomela. Era delicioso sentir su mano así. Era un juego que siempre habíamos tenido, nos gustaba la masturbación recíproca.
Yo seguía metiéndole un dedo justo como a ella le gustaba y agitando en círculos su hermoso clítoris. En su cara se podía ver todo lo que un hombre desea para sí. Era hermosa, pero sintiendo placer era mucho más, era completamente arrebatadora.
- Si sigues así me voy a correr, y para eso la quiero dentro, hasta el fondo – Me dijo.
Yo miré el bar, la mesa ocupada seguía a lo suyo, supongo que se habían dado cuenta pero disimulaban muy bien. La camarera secaba los vasos del lavavajillas como dejando pasar el tiempo.
Eché un poco hacia atrás la silla y le dije que subiera encima. No lo pensó, lo hizo. Yo sentado y ella sentada sobre mí dándome la espalda y haciendo movimientos circulares, sentía como me estaba empapando. Se echó hacia atrás y le mordí una oreja.
- No te corras dentro – Me dijo.
- Córrete tú primero, quiero verlo.
Seguí masajeando su clítoris cuando sentí que se perdía. Le tapé la boca, la conocía bien. Su cuerpo se estremeció sobre mí y empezó a correrse. Sus gemidos eran enmudecidos por mi mano, pero no pude evitar que se le escapara un grito que hizo que la camarera, más cercana que la mesa, mirara hacia nosotros e hiciera un gesto de asombro. Disimuló apartando la mirada pero sé que no podía evitar echarnos una ojeada sorprendida.
Ella se quitó de encima y volvió a su silla. Me miró.
- Voy a correrte – Me dijo.
Se puso saliva en la mano y comenzó a agitármela rápidamente. Agregó la otra mano, sabía que me gustaba así. La camarera no dejaba de echarnos miradas esporádicas pero frecuentes, y yo estaba a punto de correrme, al parecer eso no se lo quiso perder. Cuando ella vio que mis facciones se contraían agachó la cabeza y se metió la polla en la boca, siempre le había gustado mi esencia, la trataba como un manjar exquisito. Empecé a eyacular agarrándome a la silla mientras ella tragaba. Me convulsioné, haciendo que mi polla entrara hasta el fondo de su garganta. Ella aguantó estoicamente y después me lamió bien los restos. Cuando se incorporó se lamió un par de dedos apurando el semen.
Ambos quedamos relajados, mirándonos con cara de quien desea que se repitan situaciones así.
Al rato bajamos a la barra y pedí la cuenta a la camarera.
- Son ocho euros – Me dijo.
Le entregué un billete de diez y fue hasta la caja registradora. Volvió y me entregó dos euros.
- ¿Les ha gustado el servicio? – Preguntó con sorna.
Sonreímos los tres. Miré la moneda de dos euros y se la entregué a la camarera.
- Por el trato recibido – Le dejé caer. Ella sonrió.
- Volved cuando queráis, yo estoy siempre en este horario.
Y salimos del bar.

Puntuacion: - Votos: 0

Leido: 107 veces

¡Tío!Categoría: Sexo en familia

Por P | 2016-07-29 01:58:08 | 0 comentarios

-Dios! Sí! Aaaah! Me corro!- gemí y sentí el orgasmo atravesarme.
Me desperté jadeante, con el pulso a mil y sudando. Había sido un sueño muy caliente, uno que ya se repetía constantemente. Era mi tío, el hermanastro de mi papá, el que me taladraba por dentro todas las noches en mis sueños.
Mi tío esta buenísimo tanto que debería de ser un pecado, grandes manos, grandes brazos, grandes nalgas, grandes abdominales, grande todo. Siempre nos hemos llevado súper bien, somos súper amigos y siempre han dicho que soy su consentida. Nunca lo había visto de esta forma hasta que hace como dos meses, una vez que me quedé a dormir en su casa, pasé por su cuarto para ir por agua y lo escuché gimiendo me asomé ligeramente y lo vi masturbándose, yo estaba impactada y corrí de nuevo a mi habitación con el pulso totalmente acelerado. Esa noche no pude dormir, sólo podía imaginar su enorme pene y su mano moviéndose de arriba a abajo. Excitandome mucho.

Vi el reloj y eran las seis de la mañana así que decidí empezar a arreglarme para ir a la prepa. Ya estaba en las últimas, estaba por terminarla.
Mi papá me dejó en la escuela y me dijo que no creía que pudiera pasar por mí ya que tenía un viaje de negocios, que tal vez mi tío vendría por mí.

Quería que terminarán ya las clases para poder verlo, siempre que soñaba con él follandome de esa manera necesitaba verlo, sólo para aplacar las ganas un poco.
Terminaron las clases y cuando salí él estaba recargado en su coche con los ojos en su celular por lo que lo pude observar cuanto quise, levantó la mirada y me vio dejando ver su perfecta sonrisa. Caminé, contoneando mis caderas, hacia él.
-Ey- lo saludé para después abrazarlo por el cuello mientras el pasaba sus grandes manos por mi cintura.
-Hola- susurró en mi cuello provocándome escalofríos.
Pasé saliva y sentí el calor subiendo por todo mi cuerpo.
-¿Ya me extrañabas, verdad?- pregunté separándome sólo un poco para poder verlo a la cara.
-Tú sabes que si- dijo y me dio un beso en la mejilla.
Me abrió la puerta del coche para que subiera para después él subirse al coche.
Traía un short que mostraba mis torneadas y morenas piernas y aprovechando eso empecé a acariciar mis piernas lentamente mientras conducía.
Veía como me veía de reojo y como se ponía nervioso, lo que me hacía sentir muy poderosa.
-¿Me prestas tu celular para poner un poco de música?- casi ronroneé, estaba llegando a extremos pero simplemente ya no me podía controlar lo deseaba y lo deseaba mucho. Necesitaba su cuerpo encima y debajo del mío.
Me dio su celular y puse una canción un tanto sensual, la cual empecé a bailar lentamente.
Él me miraba y pasaba saliva a la vez que sus manos apretaban más fuerte el volante.
Llegamos a su departamento y me ayudó a bajar, caminaba delante de él provocándolo, llevándolo al mismo límite en el que él me tenía.
Entramos y pedimos algo de comer.
El ambiente estaba muy tenso, él no se relajaba y se mantenía lo más alejado de mí.
Yo seguía seduciéndolo sutilmente. Y por lo que podía ver yo le gustaba tanto como él a mí.
Después de comer él se fue a su despacho para seguir trabajando diciéndome que volvería como a las ocho.
Yo no podía concentrarme en nada, sólo pensaba en él, en la forma en la que sus manos se amoldan a mí, en esa noche en la que él se daba placer propio.
Me quedé dormida pero el mismo sueño, él dentro de mí jadeando y haciéndome gemir de placer, me levantaron jadeando, vi el reloj y eran las nueve, salí de la habitación para ver si ya había llegado mi tío pero oh sorpresa cuando iba pasando por su cuarto escuché como gemía mi nombre, me asomé y lo vi masturbándose. Caminé dentro de la habitación totalmente excitada, no sólo por el hecho de ver como se acaricia él mismo sino también por como gimió mi nombre.
Él se dio cuenta de mi presencia y rápidamente se cubrió viéndome entre sorpresa, nervios y pena.
Sonreí recorriéndolo con la mirada para después caminar hacia él sensualmente.
-¿Por qué paras?- pregunté encima de sus labios y metiendo mi mano entre la cobija para acariciar su pene.
Su mano detuvo la mía rápidamente pero nunca apartó la mirada de la mía.
-¿Qué haces?- dijo ronco.
-Sabes perfectamente que es lo que hago, algo que tú y yo deseamos desde hace mucho tiempo- me arriesgué a decir.
Solté mi mano de su mano para volver a acariciar su pene.
-Esto no esta bien- dijo sobre mis labios para después besarme muy bruscamente pero a la vez sensualmente.
Me besaba mientras lo masturbaba y sus gemidos quedaban atascados en mi garganta.
Fui bajando lentamente por su torso dejando besos sin dejar ni un momento de mastrubarlo. Llegué a su pene para después meterlo lentamente a mi boca, acariciando con mi lengua la punta de su pene y con la mano jugaba con sus huevos, él enrolló su mano en mi cabello jalándolo hacia atrás. Yo chupaba y succionaban su pene.
-Voy a correrme- jadeo e intentó quitarme pero yo chupé más fuerte logrando que se corriera en mi boca. Me separé de él limpiando los restos de su semen de mi boca mientras lo veía. Me tomó de la cintura y me sentó a horcajadas sobre él para después quitarme la blusa al igual que el brassier, tomó mis pechos en sus grandes manos para después meter uno de mis pezones en su boca y succionar fuertemente provocándome escalofríos. Yo gemía ligeramente cada vez que mordía placenteramente mis pezones. Me tumbó debajo de él para quitarme el short y la tanga. Separó mis piernas lo más que pudo mirándome fijamente, se colocó muy cerca de mi entrada.
-Llevó soñando con follarme este coñito durante meses- dijo para después enterrarse completamente en mi interior provocando que me arquera por completo dejando a su merced mis pechos que besaba mientras me penetraba fenétricamente.
-¡Aaaaah!- gemía.
Arañaba su espalda mientras se hundía en mi interior provocando que los dos gimiéramos del placer.
Con su mano empezó a acariciar mi clitoris llevándome por completo al éxtasis.
-Correte para mí- susurró en mi oído y no tuvo que repetirlo, un descomunal orgasmo me sacudió violentamente y después de un par de embestidas más él también se corrió.
Se acostó y me atrajo hacia él dejando mi culo al aire.
-Tienes un culo espectacular- dijo dándome una nalgada que me estremeció por completo.

Puntuacion: - Votos: 0

Leido: 551 veces

Amamantando al bebeCategoría: Transexuales

Por Rosalinda | 2016-07-28 16:23:00 | 0 comentarios

Hola me llamó Rosalinda, soy travesti de closet, delgadita y medio gordita lo cual me hace gozar de un culo bien formado y de unas piernas bellísimas, con ayuda de ejercicios claro, soy del estado de guanajuato México y llevo aproximadamente 6años con esta fijación de vestirme como mujer....

Todo comenzó cuando empeze a tener mi cuenta de Facebook como travesti pero sólo lo abría muy pocas veces, sólo cuando estaba aburrida o cuando tenía ganas de una buena verga, soy como de relaciones fugases, había tenido novias pero por el poco interés terminaba cortándolas, tenía ganas de un novio pero nunca se dio la situación y sólo recurría a los tipos de mi facebook para calmar mis angustias de sentirme toda una hembra hermosa, muchos ya los conocía, había salido con unos en plan de amistad y con otros para follar bien rico pero en fin

Era una tarde de viernes, no tenía nada que hacer, estaba sola en casa y me transforme en nenita, aún así con eso me sentía aburrida entonces entre a mi facebook transexual, entonces tenía una nueva solicitud de un tipo, me metí a su perfil y era un hombre de unos 40 años muy joven, Atlético, guapo, tes guerita, cabello castaño, barba muy sexy y por sus fotos se veía alto, me intrigo así que lo acepte y al segundo me saludo, yo le respondí y comenzamos a charlar,era de mi ciudad, ah por cierto se llama Andrés , me pregunto que si era travesti y le dije que si, el se sorprendió por que nunca había estado con alguna, siguió la conversación y surgió el tema del sexo, yo le comenté lo que les decía que sólo había tenido sexo con algunos hombres pero no tenía una relación seria, yo le pregunté sobre el y me dijo que tenía algunas fijaciones peculiares en la Intimidad , eso me extrañó pero en fin, me agradó mucho Andrés y yo a el, me decía que no se me notaba que fuera hombre y era muy linda y sexy

Salimos muchas veces, yo siempre bien arreglado ya para el, pero nunca llegamos a nada más que unos besos y arrimones, ya que siempre que salíamos lo hacíamos en lugares públicos y me sentía muy bien por que siempre se ponía celoso de los hombres que me volteaban a ver , se podría decir que éramos como pareja pero nada oficial, hasta que una vez el me invitó a cenar en su departamento, me arreglé muy bien para la ocasión, me puse un conjunto de lencería muy sexy en negro, un brassier con relleno, unos cacheteros con encaje que se metía en mi rajita y resaltaban mis nalgas, me puse unas medias a media rodilla pero después de que me probe el vestido de lycra rojo y con mis tacones de aguja también rojos, decidibquitarme las medias, pues tenía mis piernas rasuradas y como les dije son muy sexys así que decidí presumirlas, me puse una peluca de color negro y lasia que me llegaba a mitad de espalda y me maquille muy bien , me puse un perfumito muy femenino y salí encaminada a su departamento en el camino muchos hombres me chiflaban y me gritaban piroopos, esto me iba calentando poco a poco, me gustaba sentir el aire pasar entre mis piernas desnudas y bajo mi falda del vestido, lluege a su departamento, entre y el casero no dejaba de verme todo el cuerpo, yo solo le dije buenas noches y el me dijo buenaaaasss... y me miró el trasero, subí por el ascensor y toque la puerta de Andrés, el abrió y se veía muy guapo pero pelo los ojos al mirarme, me invitó a pasar y no despegaba su mirada de mi trasero y piernas,

Me invitó a sentarme y me invitó vino y comenzamos a charlar en lo que la cena estaba lista
Andrés> wooow te vez hermosa Rosa
Yo> jiji muchas gracias, pero miraré tu eres todo un galán, te arreglaste así sólo por mi?
Andrés> claro, hoy es una noche especial
Yo> eso espero por qué hoy te daré una sorpresas

Había elegido esa noche para porfin entregarme a él, pero todavía sin llegar a eso nos la estábamos pasando muy bien, hablábamos de esto y de aquello sin parar, terminamos la cena y seguimos bebiendo vino, yo me pegué más a su lado para disfrutar su presencia, después de una larga plática, quedamos callados viéndonos fijamente hasta que el me tomo del mentón y me beso con gran lujuria y pasión, nunca nadie me había besado de esa forma y lo estaba disfrutando como loca, yo enrede un brazo en su cuello para besarlo más fuerte y con la otra iba acercando hasta su pene, cuando porfin logre tocar su gran mastil que lo tenía como piedra me detuvo y dejó de besarme

Yo>que pasa? Hice algo mal?
Andrés> no no es eso, es sólo que...
Yo> que pasó?
Andrés> recuerdas que te dije que tenía gustos peculiares en el sexo?
Yo>si lo recuerdo, pero que tiene?
Andrés> antes de decirte, se que es raro y difícil de asimilar, y no quiero que me juzgues, si quieres irte esta bien, pero no te vallas a llevar una mala impresión de mi...

Me preocupe cuando dijo eso, teniendo en cuenta de que yo era un hombre vestido de hembra debía ser grave o por lo menos muy íntimo

Yo> ya no me asustes y dime
Andrés> es que tengo una especie de trastorno o fetiche, veras... cuando yo tenía 3 años mi madre nunca me quiso, me trataba mal y siempre me culpaba de todo lo malo que sucedía, aveces me golpeaba y varias veces me decía que se iba a ir por mi culpa, hasta que un día lo cumplió, nos abandonó a mi y a mi padre y desde entonces cuando fui creciendo y descubrí mi sexualidad mi primera fantasía fue con mi madre y desde entonces eh vivido con esa fantasía que es muy fuerte...
Yo>ooooo entiendo, lo siento mucho pero que quieres Andrés? Que yo finja ser tu . madre?

Me miró fijamente a los ojos, con una mirada penetrante que nunca había visto en el, se tomó su pene con su mano y me dijo

Andrés> exactamente eso quiero

Me tumbo en su cama y comenzó a besarme con más pasión que la primera vez y comenzamos a tocarnos, el daba caricias lentas pero ricas en mis piernas y yo sentía su pecho de macho y entre mi vientre sentía su penesote poniéndose durisimo

Yo> esta bien acepto nene....... hijo mío hasme tuya
Andrés> madre eres toda una zorra
Yo> si hijo , soy una zorra que quiere pene
Andrés> quieres que te duro madre?
Yo> si hijo mío soy una puta hambrienta de leche de hombre y quiero tu leche hijo
Andrés> tienes que amamantarme primero

Me levanto y el me quito el vestido, yo me quite el brassier, no tenía tetas descomunales pero tenían un buen tamaño

Yo > uff tengo tanta leche que me van a explotar
Andrés> te las voy a dejar secas
Yo> ven con mamá

Andrés me miro y se abalanzó sobre mis tetas y comenzó a mamarlas como loco yo estaba súper caliente, las chupaba súper rico, de verdad pareciera que quería sacarme leche, me chupaba una bubi y con la mano acariciaba mi otra teta, estaba como loco yo no aguantaba más y empece a gemir como perrita en celo, acariciaba su pene encima de su pantalón, estaba durísima,el paro y se levantó, se quitó los pantalones, su camisa y su bóxer y libero a la bestia, era una vergota como de 20 cm súper gruesa yo me enamore de su pene, pero el continuo succionándole las tetas

Yo> ooo si hijo mío chuparme las tetas, sacame la leche aaashhhh.... aaaaahhh.... estas tetas son tuyas aaashhhh...

Parecía desquisiado no dejaba de chuparme las tetas yo lo masturbaba lento y gemía muy rico

Yo>aaaah siii así aaaahh que rico aaaah hijo mío que rico chupas las bubis de mamá

El se detuvo

Andrés> ahora si madre te lo voy a meter bien duro para hacerte gozar como la puta que eres
Yo> si hijo meteme tu pitote ahhh

El me acomodo en cuatro, me hizo a un lado el cachetero sin quitármelo y comenzó a lamer mi oyito , casi quería meterme su lengua en mi, yo gemía y gemía y no paraba de gemir, pensé que en cualquier momento iba a venir vecinos a callarnos o no se, ahí fue cuando tuve mi primer orgasmo de la noche, yo le grité que parara y me la metiera yaa, no me hacía caso y seguía lamiend mi año el orgasmo se hacía cada vez más fuerte y me vine encima de mi brassier, aún tenía puesto el cachetero y mis tacones hasta que ya le supliqué que porfavoooor ya no aguantaba quería sentir toda su verga en mi

Me voltio y quedé boca arriba

Andrés> eres la perra más caliente que conozco mamá
Yo> hazme sentirme mujer hijo hasme gritar tu nombre

Sentí como acomodo la punta de su pene en mi ano y comenzó a empujar y como me había lamido mucho entró con facilidad , yo solte un gran grito de placer y el comenzó a follarmr bien rico, me puso las piernas en sus hombres y como todo buen hombre me la metió más y más duro , empezó a besarme los pies y recorriendo mis piernas hasta llegar de nuevo a mis tetas y volvio a lamerlas yo no aguantaba más la excitación era descomunal. Jamás había gemido como lo hice esa vez el segundo orgasmo llegó acompañado del tercero, cuarto y quinto al mismo tiempo

Yo> por diiooos ahhh que macho, que hombre que rico macho es mi hijo aaaahh que ricooooo, follame así de rico hijo mío aaaaah aaaaaah aaaaahhh


Derrepente sentí como aumentaba su ritmo y me mordió una teta yo grite y sentí como se salió de mi culo y se acercó a mí boca masturbándose

Andrés> aquí está tu lechita puta

Me metí su enorme pene en mi boca y apenas lo roze con mi Lengua y se vino en chorros y chorros estaba bien calentita y el grito de satisfacción, lo dejé séquito y seguí chupando hasta que se puso flácida, el se acostó agotado y yo lami desde sus huevos hasta su pecho de hombre y me quedé acostada a su lado

Nos quedamos dormidos y al día siguiente me desperté temprano y le hice el desayuno, le dije

Yo> levanté a desayunar hijo

Después de desayunar me volvió a cojer dos veces en la cocina y otra más en su cuarto y desde ahí se podría decir que somos pareja pero en la Intimidad somos madre e hijo

Espero que les haya gustado este relato, porfavoooor digan me qué les pareció comenten y les mando besos

Puntuacion: - Votos: 0

Leido: 401 veces

Mi linda cuñadita suriCategoría: Sexo en familia

Por Jorge | 2016-07-28 14:15:23 | 0 comentarios

Hola mi nombre es joge y les voy a platicar sobre como mr cogi a mi linda cuñadita la verdad tiene un lindo cuerpesito y unas nalguitas deliciosa pues paso asi ya mi cuñada sabia q m gustaba pero se asi la inocente asta q m decidi a pedirle las nalgas todo comenso x mensaje y le dije q m gustaba que keria todo con eya y muy disimilada me dijo q no podia ser pues era hermana de mi mujer y le dije q yo no diria nada y pues eya tampoco si enverdad keria y si un dia fui asu casa ay estava eya con una faldita q se le marcaban bien sus nalguitas y paraditas yo m la saboreaba kera aserla mia y le dije q si q avia pensado con lo q le abia propuesto m dijo no respondio se qdo cayada m dio las espalda no aguamte mas y la abraze de x atras yo ya estaba con la verga bien parada y mas al sentir sus nalguitas q tanto de se besarlas y asta mordisquearlas eya al sentir mi verga solo suspiro y le empese a besar su cuello espalda le dila veulta y nos fundimos en rico besoycon mis manos acarisiava sus nalgas y su entre pierna x encima de su falda nos fuimos a su cuarto ay la segui besando mientras le kitava su ropa asta dejarla en calzon se le veian biela recoste en la cama le fui bajando su clazon yvpude apresiar su hermosa panochita nien rikisima con vello un poco resurado no aguante mas y le abri sus piernas y m puse a chuparle subrica rajadita eya pega unos gemidos bem ricos asta q le provoque un orgasmo se paro y m dijo me toca asertelo a ti m kite mi trusa mi verga esta al mil eyavse inco i senti su rica boca tragando se mi verga asi estubo un rato y la levante pues yo no queria terminar la a puse de espaldas y sin pensarlo se la fui metiendo eya ya estava mojada asi se le fue toda muy suavemente la cambie de pocision y le puse sus piernas en mis hombros no lo podia creer m estava cogiendo a mi cuñada la q con tantasvganas deseaba y se m iso realidad despues eya me monto y asi los dos terminamos viniendonos juntos y lueho m dijo q le avia gustado q ni su marido la asi venir xq solo se complasia el y q le gustaria repetir yo bien contento le dije q las veces q eya lo deseara q estaria encantado de complacerla al fin y al cabo a eya siempre la abia deseado le di un beso y m fui ya yevamos 8 mese cogiendo y todo normal sin sospechas de nadie.

Puntuacion: - Votos: 0

Leido: 534 veces

MARCELACategoría: Sexo infieles

Por Fermín Santiago Andujar | 2016-07-27 17:56:35 | 0 comentarios

MARCELA
La conocí casi de casualidad, mandando un mensaje de texto a un sitio de chat e intercambio de números de móviles. Un chiste va, una pregunta viene, un halago va… así fuimos entrando en confianza, hasta que le hice la pregunta de si quería que nos encontremos, para conocernos y charlar mejor. En esos días vivía yo en un pequeño pero lindo departamento de las afueras de mi ciudad. Entonces acordamos encontrarnos en mi domicilio una tarde de domingo. Era un 14 de septiembre pero, a pesar de estar a una semana de empezar la primavera, en nuestras latitudes, el clima es cálido, tórrido y, esa tarde en particular, ventosa y seca. Así llegó ella, marcela, lindo rostro, cabello negro lacio, ojos marrones rasgados, baja estatura, lindas gomas, algo rellenita, pero con un culo bien puesto y paradito… pasó y compartimos la tarde entre mates y conversaciones. Me contó que a pesar de estar casada y tener dos hijos, no era feliz, que le faltaba algo, que sentía el abandono al que era sometida por su esposo… me dije para mí “hummm… papita pa’l loro…” expresión típica de los argentinos que significa que ya la tenía, había caído en mi trampa… nos despedimos, concertando otra cita de nuevo en mi departamento. Pasaron los días en los que seguíamos intercambiando mensajes y chanzas… cuando llegó el día acordado, la recibí en la puerta de entrada de la casa donde estaba mi departamento, la hice pasar y al cerrar la puerta de entrada, la abracé con fuerza, sorprendiéndola, y le di un apasionado beso en la boca… pensé que ya se me venía una cachetada… muy al contrario, sentí como se relajaba, como se entregaba, su cuerpo la delataba, eso era lo que necesitaba, eso era lo que quería y en mí lo había encontrado: un poco de pasión, de ardor, de cariño, de atención (tomen nota los casados, que eso es lo que quieren las mujeres que se aburren en la rutina del matrimonio y, para conseguirlo, algunas se entregan al mejor postor) y yo soy un tipo que sabe aprovecharse de eso… así me va también, ya que hasta una bala con mi nombre me he ganado por hacer estas picardías.
Pero volvamos al relato de mi primer encuentro con marcela, luego de besarla, la guié al departamento, pasamos, nos sentamos a conversar… pero no pudimos, seguimos con los besos, abrazados en el silloncito del living… solo eran nuestras bocas, nuestros jadeos y nuestra respiración lo que se oía en el ambiente. Una mano bajó y desprendió el primer botón, otra se dirigió bajo la ropa a sus pechos, otra me frotaba el nabo por sobre el pantalón jean… no podíamos continuar allí, así que nos dirigimos, sin soltarnos, al dormitorio, donde nos desnudamos mutuamente. Una vez que la recosté en la cama, nuestros cuerpos desnudos se unieron en un abrazo de pasión y roces. Sin penetrarla todavía, juntamos nuestros sexos: yo la sentía mojada y ella me sentía enardecido en mi erección. Abandoné, de pronto, su boca y comencé a recorrer su cuerpo palmo a palmo con mis besos. Llegué a sus pechos blancos, turgentes, duros y firmes. Los besé con pasión y el aire se llenó de sus suspiros. Sus erectos pezones delataban su excitación… pero no me detuve mucho allí, continué bajando a su vientre, lamí su ombligo, continué a su pubis… y llegué al valioso tesoro escondido entre sus piernas: una hermosa conchita de labios rosados prominentes, todo perfectamente depilado. El aroma de sus flujos me enloqueció y comencé a sorberlos con gusto y pasión. Allí fue en que empecé a sentir como me tomaba por los cabellos y empujaba con fuerza mi cabeza contra su entrepierna, como si quisiera meterme dentro de ella. Pero lo que si entraba era mi lengua, que separando sus labios vaginales, alcanzaba las paredes internas y frotaba, de pasada, su clítoris. Y entonces explotó marcela en el primer orgasmo junto a mí. El salobre flujo de líquido vaginal llenó mi boca. Entre agitaciones, me hizo subir hasta su rostro: me miró en silencio, sus ojos se perdieron en los míos y, sin decir palabras, me empezó a besar y lamer todo lo que su vagina había mojado. Sus piernas, entretanto, ya me habían entrelazado por detrás y me sujetaban con fuerza. Entonces sentí como mi glande empezaba a rozar su vagina. Le advertí que ya estaba listo para petarla y que me iba a poner, antes, un preservativo (yo ya lo tenía listo en la mesa de luz junto a la cama). Ella me detuvo, tomó el sobrecito, lo abrió con los dientes y tomando el condón, bajó por mi abdomen para colocármelo, previa chupada, con su propia boca, haciéndome mientras, una preciosa mamada. Luego volvió a recostarse y me pidió que la penetrase… yo interpreté su gesto como que quería que lo haga despacio, pero de nuevo me entrelazó con sus piernas por la cintura y la espalda, lo que me obligó a empujar con fuerza mi entrada en su cuerpo. Cuando el impulso y mi peso me permitieron llegar al fondo de su ser, con mis 18cm. De gruesa carne peniana, ella suspiró como dejando escapar su vida. Con lágrimas en los ojos me dijo entonces:
-gracias, me haces mujer deseada de nuevo, me haces sentir viva, te amo, soy tuya.
Intenté calmarla, no me gusta que una mujer llore a la hora del sexo, porque siento que la estoy dañando, cuando es todo lo contrario, ya que busco su placer y que alcancen el goce que en otros brazos no tienen.
-shhh… tranquila, no llores… gozá el momento, sentí placer… sentite amada, sentite deseada, sentite mujer entera… no llores… sentí el amor que te doy… quiero que goces y te sientas feliz, si marcela, ¿¿¿siiii…???
-vos me das felicidad… nunca me había sentido así… ni siquiera cuando me desvirgó mi esposo… me siento en el cielo… soy toda tuya… ahhh… ahhh… ahhh… dame… dame más… ahhh… ahhh…
El movimiento de mete y saca que empecé sobre ella consiguió sacarle los suspiros que deseaba escuchar de ella, ese sonido inconfundible de una mujer que llega al clímax…
-me corro… me corro… ahhh… me voy a correr toda… ahhh… ahhh… ahhh…
Y terminó con un profundo suspiro el orgasmo que alcanzó en el momento en que yo también eyaculaba dentro del preservativo.
Prácticamente me desplomé sobre ella y me recibió con profundos besos de agradecimiento. El ligero sabor de su concha y el de mi pija se confundieron entre nuestras lenguas y salivas. Entonces sentí mi vientre, mi entrepierna y mi vientre mojados. “mierda –pensé- se me rompió el condón…”
-uhhh… mi vida, dejame que me pare…
A medida que fui saliendo de ella vi que el preservativo seguía intacto con mi flácida pija dentro.
-que enchastre hicimos, mi vida… perdoname… hace mucho que no me corro de esta manera y largué todo lo que mi conchita tenía contenida.
-guauuu… tenías bastante contenido… acabaste como una loca…
-es que vos me encontraste, mi amor… ningún hombre me ha hecho lo que vos… es como vivir de nuevo mi adolescencia… nunca pensé que podría gozar así… soy tu esclava mi amor, soy toda tuya.
Esas palabras me causaron gracia. Yo no soy un gran amante, soy un tipo común y corriente que solo sabe encontrar lo que las mujeres necesitan, nada más… y eso hice con marcela.
Luego de este primer encuentro, disimuladamente, le fui preguntando que tal la pasó (tomen nota, niños, es una forma de autoevaluarme para aprender de los errores y perfeccionar lo que hice bien) y nos fuimos a dar una ducha para higienizarnos ambos. Así pasó la tarde y la noche llegó junto con el autobús que la llevaría de regreso a su casa. Nos despedimos y desde entonces, vivimos cinco años de un tórrido romance de amantes fugitivos, hasta que nos separamos. En otras oportunidades, les contaré más sobre marcela y las locuras sexuales que hicimos, solos y con otras personas.
sgojugueton@hotmail.com

Puntuacion: - Votos: 0

Leido: 178 veces