Los 10 relatos mejor valorados

descocado por mi perro

Descocado por mi perro lobo Hola mi...

MI ESPOSO ME CONVECIO DE PROBAR OTRO VERGA

MI ESPOSO ME CONVECIO DE PROBAR OTR...

Estacionamiento

Hola espero que te guste esta histo...

me iso el amor un san bernardo

Todo comenzo hace un par de años c...

amigas por accidente

mi nombre es karina les cuento este...

Kim: Mi primita... Mi putita (V)

" Despues de una buena temporada fu...

sexo con mi sobrina de 9 años y sus lindas coletas

Bueno mi nombre es Raúl rengo 20 a...

Mi prima numero uno

Era verano cuando ella llego, soy p...

mis compañeros de escuela

me llamo alex tengo 8 años soy de ...

Primera vez

Bueno esto que les contare es porqu...



Ultimos relatos


Mi primo me enseñó a masturbarmeCategoría: Gays

Por andresvergara | 2014-12-15 08:46:10 | 0 comentarios

hola soy Andres, actualmente tengo 21 años, piel trigueña., soy delgado y en general tengo buen cuerpo, además de ojos y cabello negro; Este es mi primer relato, espero que lo disfruten.
La historia que voy a contarles sucedió cuando apenas tenia 9 años, vivía al lado de la casa de mis tíos, y siempre estaba jugando allí; un día en la mañana, mientras estaba allí, mis tíos salieron a trabajar y me quede solo con mi primo Esteban de 12 años, que al igual que yo tiene piel trigueña.
Como era tan temprano, ninguno de los dos se había bañado y el me dijo que si quería bañarme en su casa, lo que yo acepte, porque en mi casa no había agua caliente, pero en la suya si, por eso fui hasta mi casa por ropa limpia y volví.
Cuando llegué, él me pregunto que si no me molestaba que se bañara con migo,a lo cual yo respondí que no, pues era normal bañarse entre primos, o al menos lo sería hasta ese día.
esteban entró primero al baño y me invito a pasar, a lo que yo accedí sin problema, ya estando dentro, cerramos la puerta y nos quedamos en boxers, recuerdo que él tenia unos azules con dibujos de perritos y yo tenia unos verdes; ya antes había visto otros hombres en ropa interior, por lo que no me pareció extraño, sin embargo, antes de que entrara a la ducha, él dijo que tenia muchas ganas de orinar y y se sacó el pene por encima de los boxers y empezó a orinar, yo nunca le había visto su miembro, así que me quede mirándolo mientras lo hacía.
cuando terminó,se percató de mi mirada y me pregunto que si acaso nunca había visto uno, y yo ignoré la pregunta y le dije que mejor nos bañáramos´así que abrí la puerta transparente de la ducha y entré, pero él me dijo que no me debía bañar en ropa interior, pero yo respondí que sentía vergüenza de estar desnudo ante otra persona, a lo que el contestó que no debía sentirme mal porque eramos primos y que para que me diera mas confianza, se bajo sus boxers, por lo cual yo no encontré inconveniente en quitarme los míos.
Mi pene era un poco mas pequeño que el suyo, y estaba muy flácido, pero el suyo estaba algo diferente,ya tenia los primeros vellos saliendo y parecía duro, por lo que le pregunte que porque el mio no era así y ,él me explico que era debido a la edad y que por eso el suyo era mas grande, pero que si quería el me iba a enseñar como hacer que se me pusiera duro como a él, lo que yo acepte complacido.
Así que mi primo retrocedió un poco y me dijo que hiciera lo mismo que él, primero empezó a sobarse un poco, mientras yo repetía lo mismo, cuando notó que ya lo tenia algo duro me dijo que me lo agarrara firmemente con la mano derecha, lo cual yo hice inmediatamente, y luego empezó a sacudirlo de adelante hacia atrás rápidamente, lo cual no pude igualar, porque yo lo hacia lento, por lo que él me dijo que debía hacerlo mas rápido para que se sintiera mejor.
Por mi parte, experimentaba un placer que no había tenido nunca antes en la vida, y continuamos así por un rato, y en un momento el paró y pude ver que le salia un poco de liquido blanco de su pene, por lo que le pregunte de que se trataba y el me dijo que era semen y que le salia a los hombres cada vez que se sobaban el pene, por lo que yo empece a hacerme mas rápido para que a mi también me saliera, pero al no salirme le pregunte por qué y él me explico que para eso faltaba algún tiempo, que yo aún era muy chico y me pidió que no le contara a nadie lo sucedido.
Después de un rato de jalarmela, y con el pene rojo de tanto movimiento, sentí una electricidad que recorría mi espalda y un placer inimaginable. Finalmente Estaban entro a la ducha y la abrió, ambos nos duchamos y nunca contamos esto a nadie.

Puntuacion: - Votos: 0

Leido: 303 veces

En el Rancho...Categoría: Gays

Por usa-chan | 2014-12-15 00:52:01 | 0 comentarios

Crecí en la ciudad, más exactamente en la capital del estado. Sin embargo, mis papás me mandaban cada verano desde que tenía 10 años al rancho de mis abuelos, a unas 3 horas de la capital. El lugar era muy bonito: grande, con una extensa área de campo abierto; había una gran caballeriza con al menos 20 caballos pura sangre y un par de yeguas de cría. La casa estaba un poco alejada, y rodeada por hermosos árboles frutales que eran la adoración de mi abuela.

En ese entonces, yo ya comenzaba con indicios de mi despertar sexual, recuerdo que a los 11 años veía como los animales copulaban para la crianza, ver a esos sementales enormes y fuertes montar a las yeguas era impresionante y un calorcillo se alojaba en mi vientre cada que presenciaba un acto así.

Había varios trabajadores en el rancho, entre ellos obviamente el capataz, Gerardo, alias “El Rubio”, tenía un porte impresionante, era joven, pero aún así contaba con el respeto de todos en el lugar. Era un hombre alto, de espalda ancha y cuerpo fibroso, tenía unas piernas gruesas que hacían que lo viera embobado cuando montaba algún semental. Era muy masculino, con una barba cerrada muy tupida que recortaba finamente, con una tez blanca pero que se encontraba tostada por el sol, recuerdo que al principio cuando tenía entre 10 y 11 años El Rubio apenas y me miraba, yo era el mocoso hijo de los patrones que llegaba de visita y al que había que enseñar a montar. Pero el verano cuando cumplí 14 años las cosas empezaron a ser diferentes.

Yo ya sabía que me interesaban mucho más los hombres que las mujeres, y de todos los hombres que podría ver allí, el capataz era el que más llamaba mi atención. Podía pasar horas viendolo trabajar al sol, observando como las gotas de sudor escurrían por su rostro, y en aquellas ocasiones en que se quitaba la camisa por el calor, veía como éstas escurrian a lo largo de su pecho ligeramente cubierto de vello. No era un oso, pero sí un hombre muy masculino, con vello en el pecho, los brazos y las axilas, al igual que en las piernas. Un día durante esas observaciones él se había quedado solo reparando una de las cercas del rancho, y me descubrió detrás de un árbol viendolo no muy lejos, mis hormonas estaban descontroladas por lo que había comenzado a verlo más a menudo sin cuidar mucho que lo notara. Ese día, imagino que por estar solos, él me sonrio y me guiñó un ojo. Por supuesto yo me puse rojo y no hice otra cosa mas que correr lejos de ahí y meterme como el adolescente que era al cuarto directo a masturbarme furiosamente con su imagen.

Dos días despues entre a las caballerizas y él estaba allí solo. Acababan de irse todos a comer, y yo me había salido con el pretexto de ver a una de las yeguas que estaban preñadas. Él estaba cepillando a uno de los sementales cuando me vio. Me recorrió de arriba a abajo, debo decir que yo no era muy alto, medía si acaso 1.60, era delgado, y comenzaba a tener ciertos rasgos un tanto afeminados, mi cabello lo llevaba algo largo y mi culo era respingado, además la adolescencia mostraba que no iba yo a tener mucho vello corporal y mucho menos facial. Entre silenciosamente y me acerque a la yegua mientras él cepillaba al semental, tan nervioso estaba que ni siquiera note cuando él se acercó y se puso detrás de mí hasta que ya tenía su boca en mi oído...

¿Te gustan mucho los caballos verdad?- me dijo con una voz baja
Sí. Son animales fascinantes, muy grandes y...poderosos- todo eso lo dije sin voltearme, solo encogiendome un poco al sentir su aliento
¿Poderosos? Si, tienes razón, solo un animal poderoso podría montar bien a una yegua como esa...porque, una buena yegua necesita ser dominada, ¿no lo crees, precioso?- Cuando dijo eso sentí como el aire escapaba de mis pulmones, no sabía que contestar, estaba muy nervioso...
Sssí, sí claro. I-i-imagino que se necesita fuerza ¿verdad?-
Claro, un buen semental debe ser fuerte para coger a su hembra, tomarla bien fuerte - y como si quisiera ejemplificarlo puso sus manos en mi cadera y la sostuvo firmemente- necesita enfilarse bien detrás de ella- y se acerco unos pasos más a mi espalda, enseguida sentí su pecho recargado y algo duro rosarse en mis nalgas, mientras él seguía hablando suavemente a mi oído- para después de una estocada montarla y llegar lo más profundo que pueda con su herramienta- ante esto sentí un empuje de su cadera contra mi culo. Yo seguía sin moverme pero había cerrado los ojos
Y ¿qué necesita una hembra para... para atraer al semental?-
Bueno, eso depende, pero...lo más importante es que esté dispuesta. La hembra debe saber cual es su lugar, estar preparada para que el macho la monte cuando quiera y donde quiera- Su aliento era caliente, y poco a poco su agarre en mis caderas fue asendiendo a mi cintura y no pude evitar soltar un gemidito bajito, casi de dolor...
Y dime precioso, ultimamente he notado que la pasas fuera de la casa de los patrones, ¿se te perdió algo por aqui? ¿buscas...algo? Dime lo que quieres hermoso...tal vez yo puedo ayudarte a...conseguirlo...
Su agarre seguía siendo firme, y yo no sabía que contestar, sabía que sino le decía nada en ese momento, la ocasión tal vez no se diera otra vez y yo no estaba dispuesto a esperar hasta el próximo verano para ver si pasaba algo. Así que tomando impulso de no se donde me gire lentamente y lo mire con la cabeza inclinada y apenas subiendo la mirada un poco, una pose por demás sumisa.

El labio me temblaba cuando le dije con la voz baja y lo más tranquila que pude lograr ante mi ansiedad:
Yo...yo...quiero...quiero saber que se siente...- Ante mi declaración él sonrió y quiso hacerlo aún más difícil para mi, cosa que con el tiempo aprendí, solo lo exitaba más...
¿Que se siente qué precioso?, dimelo claramente...-
Quiero...quiero saber qué sienten las yeguas cuando...cuando son montadas- no era posible que estuviera más rojo del a vergüenza, mi cara se sentia caliente de la pena que estaba pasando.
O sea que tu quieres...-
Quiero un semental que me domine...por...por favor yo quiero...- las lágrimas comenzaron a acumularse en mis ojos sin yo poder evitarlo
Sssssh, tranquilo precioso, debes aprender a pedirle a tu macho las cosas, sino no será posible que las obtengas ¿entiendes?- todo lo dijo pasando una mano por mi rostro acariciando mis mejillas, de una manera dulce. - Cuando te pregunte algo, debes contestar Sí papito, has entendido?-
Sssí, sí pa-pa-papito- Yo estaba casi en shock no podía creer que ese macho tan viril me estuviera a punto de mostrar lo que yo tanto quería
Ese es mi niño...muy bien, ahora voy a hacerte unas preguntas y quiero que las respondas sinceramente... ¿Haz estado con alguien antes hermoso?-
No, no papito-
Bien...¿Te has explorado tu sólo? ¿Alguna vez te has metido algo en ese culito?-
Nnno papito, una vez lo intenté pero me dolía mucho, lo intenté con una zanahoria-
Mmmmm eso quiere decir que debes estar bien cerradito. Pero no te preocupes ya lo solucionaremos, la primera vez que te coja probablemente te dolerá mucho, pero ya veraz como lo disfrutas después...dime, ¿eso quiere? ¿quieres que te rompa ese culo hermoso que te cargas, mi niño? ¿Te gustaría que mi pene entre por ese agujero? ¿es lo que ansías?
Sssí, sí papito...-
Sí qué?-
Sí quiero que me cojas- y sin previo aviso unió sus labios a los mios. Sentía su lengua por toda mi boca, había entrado violentamente dándome con sorpresa. Su barba raspaba mi barbilla ligeramente, y yo sentí como poco a poco mi pene comenzaba a levantarse, de hecho unas gotitas se comenzaban a deslizar desde la punta, era demasiado sentir a un macho, ese macho que tantas veces habia visto e imaginado me estaba besando. Y así de rápido como empezó así se termino separandose él de mi boca pero sin dejar de sostenerme de la cintura.
Muy bien lindo, muy bien, quiero que me digas lo que quieres que te haga exactamente-
Quiero que me cojas papi, quiero que azotes mi culito y lo penetres con ese hermoso pene que tienes, quiero que me llegues bien profundo, muero por escuchar como tus huevos pegan coontra mi culo y sentir tu peso sobre mi cuando me tomes como un semental toma a su yegua- yo estaba en extasis con los ojos cerrados imaginando eso, esa era solo una de mis tantas fantasías
Sabía que te gustaba la verga hermoso, lo note desde que te trajeron por primera vez al rancho, eras un morrito de 10 añitos pero te veías tan dulce y apetecible, que te habría tomado en el campo si te hubiera encontrado solito- La respiración de El Rubio era cada vez más rápida- Quiero aprobechar mucho contigo hermoso, quiero enseñarte a mamarla y a que te tragues mi leche, pero eso será después, ahora lo importante es abrirte ese culo, tumbate al fondo, en el corral vacío junto a la yegua preñada...

Yo casi corri en cuanto me dejaron de temblar las piernas, no entendía como era posible que fuera a pasar eso. Me metí en el corral y vi que estaba lleno de paja, sin pensar me desnudé, quería que mi macho me encontrara igual de dispuesto que una yegua con su semental, moría por sentir sus manos sobre mi piel y poder observar lo que apenas y había sentido con su golpe de caderas en mi culito.

Él llego poco después y al verme desnudo sus ojos brillaron...
Pero mirate, si eres toda una hembra en celo, no pudiste esperar a que yo te quitara los trapos vdd?- y acercandose a mi me volteo y con violencia me arrojó sobre el suelo
Papi yo...- y mis palabras se vieron interrumpidas por el dolor. Había soltado un fuerte golpe en una de mis nalgas- Aaaah!!!-
Esto precioso...te enseñará a hacer las cosas solo cuando se te ordenen ¿entendiste?- y su mano se estrelló con mi otra nalga-
Sssí, sí papito, perdoname... Aaaah!!Nnno, no, no volverá a pasar- Después de una serie de golpes mi culo ardía, y una lagrima comenzaba a escurrir, creí que lo había arruinado todo, sin embargo El Rubio se agacho e inesperadamente comenzó a lamer suavemente mis rojeces
Ssshh, no llores hermoso, ya iras aprendiendo, mírate, tu culo parece ser dos manzanas rojas, hermosas, grandes y brillantes por mis lamidas, ¿te gusta esto lindura?
Siiii papito, por favor, te lo ruego, sigue, sigue...¡AAAAAAAAH DIOOOOS!- El Rubio metió su lengua en mi agujero, la metio así hasta el fondo de una sola arremetida, y comenzó a deslizarla dentro y fuera, mi cabeza daba vueltas....- ¡POR DIOS! ¡POR DIOS! ¿QUE ESTAS....? OOOOOH PAPIIIIIII SIIII QUE RICOOOOOOOOOO-
Hoy no habrá preparacion lindura, estoy demasiado duro ya, además creo que te gustará más y quiero que sientas durante días en tu culo tu primera perforación.
Sí papito, lo que tu digas y mandes, pero por favor, necesito sentirte dentro...
Y lo harás hermoso, recuestate así boca abajo y trata de relajarte, quiero que con tus manos tomes tus nalguitas y me muestres ese precioso agujero que llenare con mi leche

Yo ya no sabía que hacía, solo me tire y jale mis nalgas como él me había dicho. Mi macho se apoyo sobre mi, lo senti en mi espalda y mientras se apoyaba con una mano al costado de mi cabeza, con la otra enfiló su pene y me dejó sentir la punta que resbalaba con los escupitajos que esparcía por ella
Sientes eso hermoso? es la punta de mi verga, esta lista para ti, pidemela chiquito, pideme que te coja
Por favor papito, te lo ruego, no aguanto necesito sentirte, necesito...- y en ese momento empecé a llorar, era una desesperación enorme lo que empecé a sentir dentro de mi cuerpo, no pensaba nada, no registraba nada, ni el tiempo, ni el clima, ni nada, solo tenía una necesidad enorme por sentir mi agujero penetrado-
Muy bien hermoso quiero que tomes aire profundamente y cuando te diga lo sueltes ¿entendiste?
Sí papito
Bien, toma aire...ahora sueltalo lentamente

Y en ese momento cuando comence a soltarlo, El Rubio, ese macho que tantas veces había visto tan viril, fuerte, lleno de vitalidad, con el que tantas veces me había masturbado, dejó ir su herramienta muy profundo dentro de mi. A mi se me fue la voz, ni siquiera pude gritar, solo senti un dolor muy profundo y todo se quedó en blanco...hasta que mi macho comenzó a lamerme la oreja y a dar besitos por mi nuca. Al parecer perdi la conciencia por el dolor un par de minutos...

-Bien chiquito, eres un campeón, vamos...regresa poco a poco hermoso...- yo comenzaba a reaccionar, y un dolor agudo senti en mi culo en cuanto percibi un ligero movimiento de su pene
Bien hermoso, bien. Voy a moverme chiquito, y ya veras como poco a poco te acostumbras- y así comenzó...
Ppaa-papi...yo...dios, estás, estás dentro de mi...te siento- yo lloraba profundamente, grandes lagrimones se deslizaban por mi rostro y se fundian con mi saliba, no dejaba de babear el piso- Papito...siento, te siento...
Sientes mi verga hermoso? Siento como se mueve dentro de ti, dentro y fuera nene, perforándote, ¿te gusta?
Siiiiiiiii, siii, si me gusta papito,me encanta, dame más duro!! por favor, más rápido-
Si precioso, así, siente como te monta tu semental-
O DIOS SI!!!! SOY TU YEGUA Y TU ERES MI MACHO! DIOOOOOOOOS!! AAAAAAAHHHHHH!!!!!! PAPITO ME ENCANTA!!MÁS POR FAVOR!!!!
OOOh siiii nene, tu agujero me recibe tan bien, es tan estrecho, y te sientes tan húmedo, tan caliente, estoy dentro tuyo, a partir de ahora te montare cuando quiera y como quiera, porque eres una yegua que debe estar dispuesta para su semental- su respiración era muy agitada y sus huevos chocaban una y otra vez contra mí.
Siénteme nene, siente mi verga como palpita dentro de tu culo...te voy a preñar chiquito ¿eso es lo que quieres? quieres mi leche dentro tuyo?
SIIIIIIIII Sí papi!!! por favor, deja tu leche muy dentro de mi, necesito sentirla, oooooooohhhh siiiiii asíiiiii dioooos me vengo me vengo, no lo puedo evitar!!!
Así hermoso, vente, deja salir tu lechita, para que después sientas como me vacio dentro de ti
AAAAAAAAAAAAAAAAAHHHHHHHHH!!! MÁS! MÁS! QUE RICO! QUE RICO!!!- el éxtasis era brutal, comencé a venirme a borbotones, y comencé a convulsionarme ligeramente
Sí si lindura, así, ahora yo, ahora yo...AAAAAAAAAAAAAHHHHHH SU PUTA MADRE!!!!- mi macho dio fuertes envestidas, y de pronto senti algo caliente inundar mi canal, fue como un disparador para otro orgasmo, así de sencillo, comence a convulsionarme y otra vez todo se volvió blanco...y me desmaye.

Cuando volvi en mi, seguía tirado en el corral. Me encontraba desnudo y lleno de sudor. La paja se me pegaba y mi cuerpo dolía mucho, sobre todo mis nalgas y el culo, oí unos pasos pero no fui capaz de moverme para esconderme, afortunadamente era mi macho.

-Hola lindura, veo que ya despertaste- su mirada estaba cargada de lujuria, y yo comence a sentir una repentina vergüenza, que logró que él soltara una carcajada- Precioso, eso es lo que más me gusta de ti. Pero es hora de levantarse, llevas desmayado casi media hora más el tiempo que estuvimos aquí no tardarán en empezar a buscarte. Los demás ya comenzaron a trabajar, así que no puedes quedarte mucho tiempo aquí, vamos, arriba!

Y sin más me ayudó a incorporarme, sin embargo me temblaban mucho las piernas y comence a sentir como algo escurría por ellas, cuando intenté ver lo que era, me espanté, era una mezcla rosa, entre blancuzca y roja...
-Tranquilo chiquito, esa es la prueba de que fuiste una buena hembra, es mi leche con algo de sangre por se tu primera vez y de una manera tan ruda, pero no te preocupes, la próxima vez tal vez no sea tan rudo- todo lo dijo con una sonrisa
-Pro...proxima vez?
-Claro pequeño. Ahora me perteneces y cada vez que lo necesites aqui estaré para darte la leche que tu culito tanto ansía- y se tomo el pene que se dibujaba por encima de la ropa que ya se había puesto. Yo me vestí bajo su mirada, me sentia como en un sueño, del cual desperté en cuanto atravesando las puertas de las caballerizas él me dio una nalgada antes de salir. Mi vida había cambiado enormemente, ese día fui follado y pronto aprendería mucho más sobre el sexo que tanto me gusta practicar, gracias a mi macho y otros dos trabajadores del rancho. Fue un gran verano...

Puntuacion: - Votos: 0

Leido: 299 veces

PAREJITA PAJERITACategoría: Trios

Por gonzo | 2014-12-15 00:48:30 | 0 comentarios

Salgo a la calle, agarro el paso.

Delante de mí va una pareja de amantes cual Adán y Eva. Yo por detrás les sigo el paso observándoles nada más que por mirar. Indeciso y distraído por lo que pienso hacer más tarde.

Al meneo de las caderas de ambos al caminar, me parecen más jugosos los glúteos de él que te ella.

Retomando mi propio paso para poderlos rebasar, y al estar ya a la par de ellos, su caminar apacible y coordinado no deja de llamarme la atención. Entonces al inclinar la mirada hacia ellos, veo como ella trae en la mano el miembro de él, y a la par de marcar el ritmo del paso lleva también el ritmo en la mano.

Al final termino de rebasarlos por completo y llego a la esquina, desorientado sin saber qué rumbo tomar, llevó mi mano al mentón y miró a ambos lados de la calle, aún incluso decidido voltear, resuelto a buscar con la mirada aquella parejita que he dejado atrás en el camino. A considerable distancia veo que se han detenido y mantienen la conversación al respecto de algo, ella ha dejado de tomar con la mano el miembro de él y por lo erecto que ha quedado, mientras él habla efusivamente el miembro le bailotea como si rebotara de un costado al otro, pero ella también mantiene la conversación enérgicamente y aunque no se le nota enojada si se le mueven los senos mientras dialoga. A momentos ambos senos juntos se le van a un costado, luego se devuelven a su lugar, y a ratos como en suave y lento rebote se le van arriba y vuelven abajo.

Cuando ya han pasado un buen rato discutiendo en medio de la calle, a lo así se aproxima una anciana que hace poco acaba de pasar por mi lado; cuando está a punto de rebasarlos, repentinamente ella detiene a la anciana, y ahí comienza una conversación entre los tres, aparentemente algo de suma importancia le va preguntando ella a la anciana, de repente la anciana dirige su mirada a él y lo mira de abajo hacia arriba y termina mirándolo extrañada. En eso, ella le toma nuevamente el miembro delante de la anciana, pero esta vez se lo toma solamente de la punta y sólo un instante como si tuviera que ver con lo que se está refiriendo en ese momento, la anciana mientras escucha atenta lo que ella le dice, se va agachando pausadamente sacando hacia atrás el culo blanco que tiene, hasta quedar agachada con el rostro al nivel del pene en cuestión y espera a que ella termine de hablar para tomarlo con un par de dedos y metérselo a la boca para engullírselo rápidamente hasta meterlo completamente a su boca, y acabar dándole una buena chupada; mientras ella espera a que la anciana termine, cruzando los brazos aprisiona sus pechos al nivel de los pezones de tal manera que se apelotonan hacia arriba. La anciana concluye con la felación, y prosigue la conversación, en pero la anciana da sus últimas palabras como sí diera un veredicto y retoma el paso alejándose de la pareja.

Ella desdobla los brazos liberando sus senos y ambos (ella y él) retoman el paso hasta cruzarme por un costado, pasando la calle se detienen enfrente de una puerta, ella se pone del lado de la puerta mientras que él queda enfrente suyo; y mientras van hablando, ella vuelve a tomar su miembro con la mano, removiéndolo hasta suspenderle el escroto por completo hacia atrás dejando su punta expuesta y nuevamente hace que se ponga bien erecto, a lo así se dicen adiós y ella se mete dentro de la casa.

El avanza hacia la calle alejándose de la puerta, y no sabiendo qué hacer con su erección decide sentarse al borde de la calzada, quedando en frente mío ya que me he quedado ahí parado al final de la cuadra. Y tomando él su miembro con toda la mano, cerrando sus dedos alrededor, decide batirlo frenéticamente de atrás hacia adelante haciendo algunas pausas para descansar la mano, pero al final le da un ritmo más contundente a su mano hasta que sale a borbotones la secreción mientras él lanza un quejido; y luego de expulsarlo todo, dejando salpicada la calle, se queda ahí y yo veo cómo le tiemblan los muslos y las rodillas, y como él se queda ahí sentado a recuperar el aliento.

Si quieres leer completo éste y otros lujuriosos relatos incluidos en mi libro digital: “El semen que lubrica la ciudad” escríbeme a mi correo: ellibrodegonzo@gmail.com

Puntuacion: - Votos: 0

Leido: 127 veces

Sueños que se hacen realidad...Categoría: Gays

Por usa-chan | 2014-12-15 00:00:35 | 0 comentarios

Eric y yo nos conocímos cuando estabamos en la secundaria. Los dos hicimos amistad rapidamente. Él siempre ha dicho que fue porque se dio cuenta que eramos iguales, yo más bien pienso que fue una coincidencia de la vida, el caso es que a los 15 años y teniendo una amistad más que consolidada (pasabamos mucho tiempo juntos y nos contábamos todo) los dos nos dijimos mutuamente lo que ya sospechabamos: eramos gays.

Y bueno, que tampoco fue la gran confesión, en realidad era algo que ambos ya sabíamos pero se sintió bien decirlo con todas sus letras. Así fue como además de las cosas de la escuela y la familia comenzamos compartir secretos de amores.

Los dos estabamos en el closet, él porque no quería tener problemas en la escuela, ya que en su casa no había problema puesto que sólo vivia con su papá, que había enviudado cuando Eric tenía 10 años, y yo no quería decirlo porque en mi casa era una situación contraria, con 3 hermanos más (todos mayores) y mi padre siento el típico macho que espera que sus hijos dejen embarazadas a las mujeres sólo mirandolas, no era la mejor circunstancia para sincerarme y llega con mi padre un día con un: “hola papá! Soy puto!” Ni loco.

Y fue precisamente esa situación la que hizo que a los 17 Eric ya hubiera tenido relaciones sexuales y yo siguiera siendo una “virgen recatada”. Lo de recatada era una burla de Eric, porque decía que seguía así porque era demasiado callado, todo lo contrario a él que era muy abierto y le encantaba salir a los lugares de ambiente a los que sabía lo dejarían entrar aún siendo menor de edad. Yo en cambio no salía mucho, pero no porque no quisiera, sino que con mis hermanos era difícil porque en algún momento me preguntarían a que lugares iba.

Así que de ese modo estaba yo, disfrutando de mi miserable estado de virgen a los 17 cuando mi mejor amígo ya había tenido algunos encuentros bastante calientes, según me contaba. De hecho Eric salía con alguien en esos momentos, no era algo muy formal pero casi se podía decir que eran novios, y yo…machacándomela solo.

- Bueno amigo, lo que tu necesitas es coger y pronto, pero con esa actitud es difícil, no sales, ¿cómo esperas conocer a alguien?, pero para qué son los amigos sino es para compartir los problemas?- Eric estaba muy animado ese día, estabamos en su casa perdiendo el tiempo, ya que era el primer día de vacaciones
- Ya, lo dices como si fuera lo más fácil del mundo, además no se si me daría por hacerlo con cualquiera, me gustaría que fuera con alguien a quien ya conozca- todo sea dicho, yo era muy tímido para las cosas relacionadas con el sexo, si bien no era de esa idea del amor eterno ni nada, si quería que fuer algo especial, en donde el hombre con quien estuviera me hiciera sentir lo que quería, lo que yo sabía que necesitaba, esa dominación en la cama que me haría disfrutar plenamente
- Bueno, mientras pienso que hacer, lánzate por las chelas que estan en el refri, que seguro ya se enfriaron, mientras entraré un rato a Internet, quien quita y en el chat te encontramos galán- me dijo riéndose…
- Si claro, se nota que me pones atención- yo sabía que Eric tenía las mejores intenciones, pero no pensaba que diera sus frutos.

En fin, que baje a la cocina, y cuando iba saliendo me encontré de frente con Gustavo, el padre de Eric. Era un hombre en sus cuarenta, había enviudado cuando Eric era muy niño y siempre me llamó la atención que no se casara nuevamente. Gustavo tiene ese magnetismo que llama tanto a hombres como mujeres, creo que de él heredó mi amigo su carácter, siempre con una sonrisa, y qué sonrisa!, era alto, delgado, iba al gimnasio por lo menos 3 veces a la semana por lo que se mantenía en forma. De cabello castaño claro y tez blanca, pero lo más impactante de él eran sus ojos y su voz. Tenía los ojos verdes, de un verde oliva muy raro. Y su voz…dios, si hay algo que nunca le he dicho a Eric es que la primera paja de mi vida fue con la voz de su padre. Me la machaque por primera vez con la voz del padre de mi mejor amigo!!!! Una voz fuerte, profunda, muy de hombre, incontables veces imaginé esa voz hablándome al oído, susurrandome cosas mientras…

- -Lolo!! Como estás? No sabía que andaban en la casa- Me sonrió con esa sonrisa que me derretía, y llamandome por el apodo por el que Eric siempre me había llamado desde que nos conocimos de adolescentes
- Hola Gustavo, que gusto verte, si pues, pensando que hacer el resto de las vacaciones… Dejame ayudarte – Gus venía entrando a la casa con bolsas y diversos paquetes en brazos
- Si bueno, toma las bolsas, gracias, las cajas están pesadas…
- O no importa, yo puedo…- Y estúpidamente me agaché a recoger una caja que evidentemente estaba muy pesada porque no la aguanté y la solté dando un grito
- ¡Lolo! – Gustavo corrió a ayudarme, y yo terminé en el suelo con un dolor de espalda impresionante, con el grito Eric bajó corriendo a ver que sucedía, yo quería que me tragara la tierra, el hombre que se había convertido en mi amor platónico me estaba viendo seguramente pensando lo patético que era. Por que era evidente que no habría podido cargar eso ni aunque me pagaran. Yo era de constitución más bien pequeña, delgado, de máximo 1.63 de estatura, con el cabello hasta la nuca, tenía una apariencia un tanto delicada, motivo de burla constante entre mis hermanos y mi padre. Gustavo fácilmente me sacaba por lo menos 20 cms. Y era mucho más corpulento que yo
- ¡Por Dios Lolo, te dije que dejaras eso!- Me sorprendió escuchar su tono de voz, ya que Gustavo nunca me había hablado de esa manera, incluso con Eric tenía una relación tan buena que rara vez se peleaban, no se que me pasó en realidad, que escuchar como me hablaba de manera tan dura me dejó helado y no pude decir nada, solo aparte la vista y juro que moría de ganas por llorar
- Papá porque no llevas a Lolo a que se acueste y lo revisas, probablemente fue un tirón muscular, iré a la farmacia a ver si encuentro algo vale?- Eric se fue antes de que su padre siquiera contestara, y de pronto lo impensable hizo que saliera del shock en que me encontraba, Gus … ¡me levantó en brazos! ¡al más puro estilo princesa!
- Gus… Gus qué, qué haces? Yo puedo caminar, no creo que …
- ¡Callate! ¡no debiste hacer algo así, pudiste lastimarte seriamente!- Cuando dijo esto me miró y yo sentí que moría. Tenía esos hermosos ojos verdes viendome intensamente y casi ni me di cuenta como iba subiendo la escalera llevandome hasta su dormitorio. Lentamente me depósito en la cama, la verdad es que ni dolor sentia casi, fue más el esfuerzo al momento lo que me causó dolor y ya casi no sentía nada.
- Date vuelta pequeño- que me hablara de esa forma me derretía, ya no alzaba la voz, sino que hablaba bajito, como si temiera que alguien escuchara, yo como un autómata me volví quedando boca abajo. Ese día vestía unos jeans muy ajustados, con los que mi culo quedaba más alzado, me encantaban, y Eric bromeaba dándome nalgadas cada que los usaba. Arriba sólo tenía una playera cualquiera de color blanco.
- No..nnoo te preocupes Gus, creo, cre cre creo que es estoy estoy bien-
- Tranquilo, voy a masajear tu espalda, no me gustaría que se inflame. Me asustaste Lolo, pensé que te habías lastimado seriamente-
- Yo… lo lamento – inconscientemente escondía mi cara en la almohada, me daba mucha pena haber hecho a Gustavo pasar por esto, seguramente pensaba que era un tonto, no pude evitar derramar una lágrima por eso – Perdóname, seguramente piensas que soy un tonto –

Él no respondió, de repente comencé a sentir como subia mi playera hasta sacarla por completo. En silencio, solo un susurro cortó el momento cuando me dijo: - alza las caderas pequeño- y yo lo hice, lo cual permitió que comenzara a quitarme el pantalón, sin embargo recordé de súbito que con esos pantalones no solía ponerme ropa interior…
- Espera, yo…- intenté retener los pantalones, pero Gustavo no me hizo caso y los bajó de un tirón
- Bueno, no te preocupes, yo también suelo ir así de vez en cuando

Y de lo más normal, doblo los pantalones y playera en una silla al fondo de la habitación. Era una escena irreal, yo estaba desnudo en su cama…en la cama del padre de mi mejor amigo!! Y mi amigo estaba por llegar de la farmacia!
Y como si lo invocara, Eric atravesó el umbral y se quedó como estatua en la puerta del cuarto…

- Pasa hijo, y quita esa cara, necesitaba quitarle la ropa a Lolo, y no me dirás que nunca lo has visto así verdad?
- Eeee, si bueno si, pero, vaya hombre que uno no todos los días entra al cuarto de su padre para encontrarlo en la cama con otro, jajaja, que si querian coger avisarme y me quedo fuera del cuarto…
- Erick!!!!!- yo no podía tener un color rojo más profundo en la cara…
- Ya, ya amigo, tu tranquis, aquí esta la pomada, pero que si necesitan lubricante me dicen jajaja- y dale con la broma, Eric se quedó viendo fijamente a su padre y sonrió- bueno, me voy para mi cuarto, tu dale papá que Lolo necesita una buena tallada…
- Eric!!-
- Jajaja, por el tirón amigo, por el tirón – y echandome un guiño salió rapido del cuarto
- Tu tranquilo Lolo, que no te voy a comer…todavía-

Y bueno, que esos dos disfrutan haciendomela pasar mal. Yo ya no sabia que hacer ni que pose tomar, pero Gus se encargo de eso
-Bueno Lolo, bien estiradito en la cama-

Yo solo me deje ir, me estire en la cama boca abajo, consiente de mi desnudez ante los ojos de Gustavo. Era un momento impensable, con ese hombre que había sido mi amor platonico durante años, detrás mio, pasando sus manos por mi espalda, de repente sentí una palma fría sobre la curva entre mi espalda y el culo y no pude evitar gemir quedito
- Aaaah-
- Shhhh, ¿está muy fría pequeño?- Gus susurraba
- Sssí, sí algo…-
- Ya se pasa, hay que frotar muy bien el área, no pienses en el frío, piensa en otra cosa, vaya Lolo, te noto más delgado, incluso un poquito más alto…
- Yo, yyoo, no soy tan alto como Eric- Mi mente comenzaba a salir de mi, solo sentía las manos de Gus masajeando lentamente
- Bueno, eso es cierto, pero aún así, cada quien tiene lo suyo, imagino que ya tus novios te lo habrán dicho-

A mi casi me da algo en ese momento, en mi vida habría pensado que el padre de Eric me diría algo así de manera directa, el sabía perfecto que tanto su hijo como yo eramos gays, incluso llegó a pensar que eramos pareja hasta que Eric le dejo claro que sólo somos amigos. Yo sentía que mi verga poco a poco respondía con sus caricias y el morbo de la situación fue lo que me impulsó a decir lo siguiente…
-Yo no, no he tenido novio, de hecho yo… nunca he estado con nadie- Hubo un silencio total después de mi confesión, y lo que pasó después casi me hizo saltar. Gustavo se montó detrás mio, pasó sus piernas a mi alrededor encerrándo mis caderas entre sus muslos y siguó la conversación como si nada..
- Bueno, pero eso es increíble Lolo – sus manos masajearon desde mis hombros y fueron bajando por toda la espalda, cuando llegó a la cintura se recargó levemente y sentí su aliento en mi oreja derecha- Con todo esto yo no dudaría en levantarte precioso- y así como vino se fue, de pronto se quitó de encima y yo sentí más frío que nunca.- ¿Te molesta si me quito la ropa? Así estaré más comodo, sigo teniendo la camisa y el pantalón de la oficina y no puedo moverme bien para masajearte
- Sí claro- Y si, seguramente más de uno pensará que era un ingenuo, porque yo imaginaba a Gus en boxer, y tal vez con una camisa de interior masajeándome, pero cuando me di cuenta, ese macho hermoso estaba parado completamente desnudo. Y dios! como agradezco esa vista de la cual no me olvidaré aún estando viejito y senil… el hombre era absolutamente hermoso, era un sueño, su pecho estaba totalmente lampiño, después me enteré de que era porque a él así le gustaba llevarlo, porque en realidad no lo era. En la base del pene tenía una considerable mata de vellos que se ensortijaban a su alrededor. Tenía un largo normal, como la media de los hombres, pero su grosor si era considerable. Ese pene hermoso, grueso, que tantas veces había imaginado se encontraba en semierección justo ante mis ojos.
- Bueno Lolo, deja de mirarme y volteate como estabas- y se acercó para ponerse otra vez sobre mí.

Las cosas habían cambiado totalmente. Ni siquiera mi ingenuidad era capaz de pasar por alto lo que estaba pasando allí. Y la verdad es que con todo y los nervios, yo ansiaba eso. Gustavo era el macho ideal al que entregarme por primera vez. Mi deseo por él era más que evidente, así que decidí que él llevara las riendas de todo. Comencé a sentir nuevamente sus manos por mi espalda, y ahora su pene en semierección se recostaba levemente sobre el canal entre mis nalgas. Yo comencé a emitir gemiditos cortos y bajos cuando sentía sus manos llegar a mi cintura y sus pulgares rosar mi culo.

-Así Lolito, flojito, eeeso, relájate, ya vas a ver lo bien que vas a sentirte. Te pondré un poco más de aceite para que resbale mejor ¿Te parece?-
-Ssssí- contesté bajito
-No te escuché hermoso, habla fuerte quieres?- su voz variaba entre esos momentos casi susurrados y la voz fuerte y potente
-Sí está bien Gustavo- respondí un poco más firme
- Muy bien lindo, pero porqué tan serio? No me digas “Gustavo” llamame Gus como sueles hacer, o bien de alguna otra manera que te guste…-
-Yo…puedo…puedo decirte…pap…papi?- No podía creer que me atreví a decir eso
- Claro que sí precioso, sabes que puedes hacer lo que quieras, dime, ¿te duele todavía? Quiero asegurarme de que te masajeo bien, pero mira nada mas…no entiendo como no has tenido a nadie Lolito, si estas nalgas están para comerse- y a la par de eso último comenzó a lamer lentamente mis nalgas una a una
-AAAAAh, papi, si, te juro, nadie ha tenido eso, soy virgen papi-
- Mi Lolito hermoso, dime chiquito, quieres que arreglemos eso?- me dijo mientras masajeaba mis nalgas lentamente. Abarcaba cada una con cada mano.
- Ooooh Papi siii, lo deseo-
- Sí chiquito? Quieres que papi te enseñe? Quieres que te desflore?- poco a poco Gustavo iba apoyandose a todo lo largo encima de mi.
- sSSsí, sí Papi, por favor…
- Bien, chiquito, dimelo, dimelo con todaas sus letras, no quiero lastimarte Lolito, dime pequeño, quieres que papi te posea? Quieres que yo sea tu primer macho? Tu hombre?- lentamente pasaba su nariz por mi cuello, Gustavo sabía que hacer y qué fibras tocar para que por mi cuerpo sintiera como si pequeñas descargas lo recorrieran
- Si, por favor Gus, te lo ruego papi, he soñado con esto desde que te conocí, yo…- pequeñas lágrimas de desesperación iba soltando- yo…has sido mi sueño papi, he soñado con tus brazos abrazándome, con tu boca besándome, te he imaginado tantas veces recorriendo mi cuerpo, saciandote conmigo…
-Dios!! hermoso, no sabes como me pones, desde que eras un crío que te veo, mme senti tan mal tantas veces por pensar en tenerte, por recorrer tu cuerpo, besarte, acariciarte, he imaginado mi boca recorriendo tu espalda mientras esas nalgas redondas se abren poco a poco para mi…

Yo vivía en una nube para ese momento. Mi erección estaba encajada totalmente contra el colchón, dolía pero era un dolor que me provocaba muchas cosas. Gustavo me abrazó, y fue tan hermoso eso, ansiaba sentirlo, pero ese abrazo era íntimo, personal, fue un momento para compartirnos mutuamente en cuerpo y alma, nunca sentí tanto cariño de parte de alguien.

-Yo nunca habría imaginado…-
-Sssshh, lo se precioso. La verdad es que desde muy joven me relacione tanto con hombres como con mujeres, después la madre de Eric quedó embarazada y nos casamos, yo la quise, mucho, y lloré su muerte, pero después de ella la verdad es que mi hijo fue lo primero, de vez en cuando salia con amigos y amigas, y cuando lo necesitaba pues tenía algo con alguno, pero cuadno Eric te trajo por primera vez…Dios! me sentia tan mal! Eras un niño, de hecho ahora…
-Sssssh, ahora no importa Papi…no soy un niño, y ansío sentirte, por favor, no hablemos más, dejame sentirte, quiero tenerte muy dentro de mi-
- Sí mi niño, tu tranquilo, relajate y veras como lo disfrutas- mientras decía esto, Gustavo comenzó a ir hacia abajo – Ahora chiquito, vas a extender tus manos y tomar el barandal de la cama, entiendes? No lo suelte, sujetate fuerte y levanta un poco el culo-

Yo hice rápidamente lo que mi hombre me indicó, me tomé fuertemente de las barras del cabecero de la cama, impulsandome con las rodillas pare un poco el culo, y casi inmediatamente senti las manos de Gus abriendo mis nalgas y claramente escuché como aventaba una escupida en mi fruncido agujero…
-Aaaah!!- Un dedo comenzó a esparcir la saliva, rosaba mi ano suavemente y de repente comenzó a entrar lentamente. Era una sensación rara. Mas que dolorosa era molesta
- Chiquito, estas muy cerrado mi amor-
- Eso es porque nadie ha entrado antes papi, por favor, ten piedad y hazlo ya…
- Estas muy estrecho mi vida, te puedo lastimar…
- No…no importa yo lo quiero ya!!- de repente sentí el ardor de una nalgada fuerte en mi lado derecho, eso me cortó cualquier cosa que quisiera decir…
- Mi niño necesita aprender a tener paciencia…será cuando yo diga, se entendió??? – Había regresado ese tono duro que tanto me exitaba, mi pene había cmenzado a gotear la cama con el precum, así que decidí seguir así, explorar a donde me llevaba…
- NO!
- ¿Disculpame?- Gustavo se había detenido un momento, al parecer muy sorprendido
- Lo quiero y lo quiero ya! Quiero que…- zaz!!! Otras dos nalgadas esta vez seguidas, además de un jalón del cabello que hizo que arqueara mi espalda y que Gustavo pusiera su boca en mi oreja
- ¿Qué dijiste hermoso? Aquí…quien…decide…soy…yo!- Y sin esperarlo Gustavo comenzó a nalguearme una y otra vez, eran golpes fuertes que fueron enrojeciendo el área, y cuando a punto estaba de empezar a llorar paró.
- ¿Quieres verga realmente mi amor? Mmmmm?? Sientela – y me la comenzó a restregar por todo lo largo- Notas lo dura y gruesa que está? Así la quieres hermoso?
- Por…por favor Papi, te lo ruego-
- Así lindura, así se piden las cosas, siente mi cabeza, siente como punteo tu agujero…- daba golpes continuos en mi culo, Gustavo comenzó a alternar entre pegar con la punta y deslizar un dedo dentro, no paso mucho rato cuando comenzó a meter tres dedos. Mis nudillos estaban blancos de lo fuerte que me aferraba, de pronto jaló mi cabello con una mano mientras con la otra metía y sacaba lentamente los tres dedos
- Sienteme pequeño, sienteme!!!!- y los dedos comenzaron a entrar y salir muy rápido, dolía, pero a la vez mi culo palpitaba en la espera por sentir su verga, así que comence a gritar sin poder evitarlo, cuando el borde de su uña alcanzó a rosar algo dentro de mi
- aaaaaaaaaaaaaah!!!! Aaaaaay Dios, si!!! Siiiii, asíiii más!!-
- ¿Me quieres Lolo? ¿Quieres sentirme? – Gus jadeaba, él tampoco podía esperar más
- Síiiiiii si, por favor Gustavo hazlo, te lo ruego papi, hazmelo!
- Muy bien mi chiquito, mi Lolito, voy a hacer que no olvides este momento, aferrate fuerte y no te sueltes, relaja el culo mi amor, estas listo?- apenas había dicho eso cuando sentí como mi culo se partía, mi macho había entrado de una sola estocada, se aferró a mi cintura y me atravesó fuertemente
- AAAAAAAAAAAAAH!!!! AAAAAAH!!! – Las lágrimas escurrian por toda mi cara, parte de dolor, parte de felicidad, apenas y fui consiente cuando la puerta de la habitación se abrió. Era Eric, estaba parado en la puerta del cuarto mirandonos, se fue acercando poco a poco a la cama con pasos cortos..
- Dios papá, perdóname, no pude evitar venir, el grito de lolo se escuchó por toda la casa- estaba allí junto a la cama viendo el lugar en que su padre y yo nos uníamos
- Hijo…dios…es…es magnífico. Es tan apretado- Gustavo sudaba a mares, se veía que le había costado entrar y le costaba mucho estar dentro de mi con lo apretado que seguía

Eric se agachó y me limpio las lágrimas con sus manos, me sonrió dulcemente, tal como su padre
- Oh Lolito, te ves tan lindo así, estiradito, sientes la verga dentro de ti? Verdad que es una sensación maravillosa? No llores lindo, pronto pasará, papá cuidará bien de ti, verdad papá?- y volteó a ver a su padre
- Si hijo, Dios…no se como nunca lo has probado, es tan rico, mato por empezar a moverme
- Por…por favor papi, mue…muevete, yo, quiero sentir más…me has desflorado mi amor..
- Oh Lolito…mi amor…mi chiquito, estas tan estrecho, tu culo aprieta mi verga fuertemente, sienteme mi niño, siente como te parto…- y tomando impulso, se apoyó en los dos brazos y se dejó ir. Gustavo entraba y salía de mi jadeando fuertemente, su verga era como un pistón que entraba y salía de mi culo, mi ano estaba rojo y muy estirado, yo no coordinaba nada, me sacudía entre gemidos. Mientras, Eric se sentó a mi lado en la cama y mientras se masturbaba acariciaba mi espalda y mi cabello, estaba presenciando como su padre me desvirgaba! Y la vdd es que su presencia allí en lugar de incomodarme hacía todo más especial. De repente Gustavo dejó caer su peso sobre mi y el cambio de posición hizo que su verga presionara mi próstata
- Aaaaah!!! AHÍ!! AHÍ MI AMOR!! Sigue pegando ahí! Más más más!!! AAAAAAAAAAAAAAAAAH!!!!!!!- mis ojos se pusieron blancos y comencé a entrar en un extasis del que no había vuelta
- Lolito…mi lolito…voy a llenarte chiquito, mi leche va a entrar duro y profundo, voy a marcarte precioso, no aguanto más, no aguanto, nooo…NOOOOOOO! YA NOOOO!! YAAAAAAAA- Mientras eyaculaba, Gustavo me mordió en la parte detrás del cuello, fuertemente, y eso aunado a su corrida me hizo dar con lo último y me vine fuertemente, eso hizo que alzara mi cabeza y Eric aprovechó para besarme profundmente introduciendo su lengua dentro mío. Por un lado, tenía a su padre profanando mi ano, y mordiendo mi cuerpo para marcarme como suyo y por otro tenia a mi mejor amigo besandome como poseso.

Cuando comencé a reaccionar, Eric estaba acostado a lo largo a lado mío mirándome con una sonrisa y una mirada de tranquilidad en el rostro. Gustavo seguía sobre mí y daba pequeños besitos en mi cuello y hombros.

-Como te sientes lolito? – Me preguntó Eric
- Bien, me siento…completo…tú…no estás molesto conmigo?- tenía miedo que después del placer Eric se enojara por haberme acostado con su padre
- Molesto? DIOS! jajaja, Lolo, te adorooo eres como un hermanito, te quiero muchísimo hombre, gracias por no pedir que me fuera, quería estar contigo en un momento tan importante
- Dios Eric!! Te quiero mucho mucho!- y entre lágrimas y con el peso de Gustavo detrás, logre estirarme un poco y comencé a repartir besos en el pecho de Eric, que era lo unico que alcanzaba.
-Bueno, que yo me voy a poner celoso- Dijo Gustavo y volvió a jalarme del cabello fuertemente, fue cuando me di cuenta que su pene seguía dentro de mi, y apenas comnzaba a ponerse flácido
- Mi amor…mi Gus, gracias, muchas gracias, o, soy tan feliz-
- Mi precioso, gracias a ti por permitir que fuera tu primer hombre chiquito, eres una cosita hermosa, sentir mi verga siendo presionada dentro de ti fue sublime, sientes como se pone dura otra vez sólo de recordar?
- Y ahora?- yo tenía miedo de sentirme echado y utilizado después del sexo, la experiencia había sido maravillosa
-Ahora? Ahora tienes mucho por aprender hermoso, y yo me voy a encargar de enseñartelo, además, Eric también debería demostrarte su amor no crees?
- Te gustaría Lolito? Te gustaría compartir con ambos estas nuevas experiencias? Yo nunca he estado con papá, pero lo amo Lolito, como te amo a ti, son las personas más importantes de mi vida-
-Claro que quiero, Dios si, por favor…
-Muy bien mis niños, esto es sólo el principio…

Puntuacion: - Votos: 0

Leido: 185 veces

alguna pagina porno infantil online?¿Categoría: Violaciones

Por ss | 2014-12-14 20:40:26 | 1 comentarios

alguna pagina porno infantil o video asi descargo -- dejen el ligs en un nuevo relato gracias

Puntuacion: - Votos: 0

Leido: 836 veces

Envieme videos por favorCategoría: Sexo primera vez

Por Zack | 2014-12-14 12:33:57 | 0 comentarios

Les pido que me envíen ya que se me a formateado mi computador y e perdido todo, mi correo es zackjackson007@gmail.com

Puntuacion: - Votos: 0

Leido: 191 veces