Los 10 relatos mejor valorados

cojiendo con mi amigo de 11

Hola a todos los lectores de relato...

QUÉ QUIERES QUE TE HAGA

Soy Santandereano y bien conocida e...

MI ESPOSO ME CONVECIO DE PROBAR OTRO VERGA

MI ESPOSO ME CONVECIO DE PROBAR OTR...

descocado por mi perro

Descocado por mi perro lobo Hola mi...

Estacionamiento

Hola espero que te guste esta histo...

me iso el amor un san bernardo

Todo comenzo hace un par de años c...

amigas por accidente

mi nombre es karina les cuento este...

Primera vez

Bueno esto que les contare es porqu...

YUYI

Mi nombre es Obdulia... Pero todos ...

Me encantan los machos heterosexuales...

Desde que era un niño, tengo memor...



Ultimos relatos


Viuda y triste(2)Categoría: Sexo Maduras

Por Jardinero | 2014-09-19 06:11:13 | 0 comentarios

Me tomo de la mano y fuimos a su cuerto. Alli la cama de dos plazas, muchos almohadones sobre ella, quedamos de pie besandonos y poco a poco nos fuimos dejando caer sobre la cama. yo le decia mamita!! y ella respondia mi hombre!! por fin un hombre!!

fue una tarde que nunca olvidare, porque el amor que me dio esa mujer fue unico y sera motivo de otra historia
Asin terminaba la primera parte de aquella primera vez de mi acercamiento carnal con aquella mujer tan especial.
Nos fuimos dejando caer sobre la cama, los cuerpos se unian buscandose uno a otro, las bocas no se separaban ni un instante, mi mano buscaba su piel bajo su ropa y ella tomaba mi rostro con ambas manos.
desabroche su corpiño, saque su seno, levante su camisa y lo acaricie. Mis desdos jugaban con su pequeño pezon, quise desabrochar su camisa para poder llegar bie a sus dos pechos pero ella dijo:
-perdoname pero esto es suficiente, no corras , dame un tiempo, es hermoso pero hasta aqui solamente
-pero que es lo que sucede, te sientes mal? estas arrepentida?
- para nada estoy arrepentida, solo pido que comprendas que esto es muy fuerte para mi, muchos años de soledad a la que me fui acostumbrando
-esta bien, no me opongo, te respeto..... sos una gran mujer
me aparte de ella, y cuando me estaba por ponerme de pie, me tomo de la mano y dijo que
-no te enojes!!!
-es que no me enojo, solo que ante tus palabras trato de poner distancia por respeto
-pero quedate a mi lado, abrazame, no me dejes sola esta vez
-aqui me quedare a tu lado acompañandote
-gracias
y le di un suave beso en la boca, la abraze y me recoste a su lado, asi estubimos unos minutos hasta que beso va beso viene mi pija se puso a mil y ella lo tono
-que te pasa con esta vieja?
-lo unico que me puede pasar con una MUJER HERMOSA
-pero soy una vieja para vos, como puede ser?
-te lo dije... sos una mujer y como si fuera poco muy llena de amor
-hay mi lindo....que puedo hacer para agradecerte tanto amor
-ya me dijiste que todo no pasaba de estos besos y abrazos
-si pero te noto muy exitado y no quiciera que te pongas mal
se poso de costado sobre la cama como en posicion fetal, me desabrocho el cinto, busco mu bulto, lo saco de su encierro y comenso una muy suave paja. Si mi pija estaba dura ahora se ponia como un riel del ferrocarril, estaba que estallaba
me puse de rodillas junto a ella para que pudiera hacerme la paja de mejor forma y solo cerre los ojos, era una de las mejores sensaciones que habia tenido. Esa mujer mayor, me hacia una paja con tanta dulzura esra increible, hasta que siento que la paja disminuia, pero a cambio le dio un beso en la punta despues la apreto consus labios
-adentro mamita .. adentro
y se la trago de una sola vez, comenso una chupada muy buena y seguia en esa posicion fetal, Con una mano acariciaba su cabeza y con la oyta su pola y poco a poco la fui metiendo adentro de su pantalon hasta que logre acariciar sus nalgas, se movio algom al setir mi mano, la acricie, busque y logre llegar hasta su concha donde note lo mojada que estaba, con los dedos asi mojados busque su ojete, continuava chupando y comensaba a moverse como intentando que mi dedo etre en ella. Logre entrar y solo se movio para acomodarlo, unos segundos despues dije
-me voy mamita me voy
meti el dedo bien adentro y le descarque toda mi leche en su boca, No dijo nada solo comenso a limpiarla con su lengua, la saco y me dijo
-meteme otro por favor!!!no seas malo
-tranquila mi amor tranquila que ya va
puse un segundo dedo y se movio como nunca antes lo habia echo
un par de minutos despuesse abraso a mis piernas y me edijo -ya esta sacalos
le hice caso, me acoste a su lado bese su boca que se abrio en un beso para que las lenguas se unan y ...
-es todo lo que pude hacer en esta cama, no me pidas mas, son muchos los recuerdos, los años de soledad, mis tristesas, pero esto ha sido unico... gracias!!
-para mi fue magico, mucho amor muy tierno lo tuyo, es una pena que todo quede en esto pero yo tambien te doy las gracias
-quizas despues de quedar sola con mis pensamientos puedo tomar otra desicion
y un gran beso sello ese encuentro

Puntuacion: - Votos: 0

Leido: 23 veces

Mi vecina (62)continuacionCategoría: Sexo Maduras

Por Mi vecina (62) continuacion | 2014-09-18 05:15:38 | 0 comentarios

El regroso a la cama fue inolvidable. Maria venia con una cara de mujer deseosa de amor,se le notaba que estaba muy a gustocon la experiencia vivida en el Yacussi. llego primero y se metio entre las sabanas, yo la imite, nos colocamos frente a frente, la abrase, me miro y me dijo:
-no lo puedo creer , nunca imagine esto, otro hombre en la cama , un hotel, el yacusi....y ahora que me espera?
-ya lo sabras..
inicie un beso en su boca muy suave, ella respondio abriendo su boca, las lenguan jugaban y a medida que el tiempo pasaba abria mas su boca, se arrimaba mas a mi cuerpo, coloque una pierna entre las suyas y con suave movimiento mi rodilla rosaba su monte de Venus. En un momento dijo:
-aqui tienes mis pechos, me encanta que los chupen.... son tuyos
-si mamita, tu bebe se encarga de ellos
tome uno con mis manos lleve la boca hasta el y comense a pasar la lengua pue su aureola, note que el pezon estaba duro pero preferi contunuar con mi lengua recorriendo la aureola, tocar despacio el pezon y asi seguir, como para hacerla desear un poco, mientras ella habia iniciado un movimiento de caderas que permitia que su contra tubiera mas roce con mi rodilla. Todo estaba bien hasta que:
-mamame la teta por favor, no doy mas
y mi boca se trago gran parte de ella, se estremecio me apreto muy fuerte:
-asi asi dale asi mi vida dale, chupa chupa mi bebe ... que hermoso segui no pares
yo pasaba de una a otra y ella mas se enloquecia, poco a poco fuimos cambiando de posicion hasta que en un momento yo estaba chupando sus tetas y arriba de ella
Sola fue habriendo sus piernas, y besandonos locamente le puse mi pija en la puerta de su concha hasta que en un momento con un solo movimiento fui hasta el fondo de su cuerpo, solo pude escuchar un:-ASiiiiiiiii siiiiiiiiiiiiiiii
yo entraba y salia y ella comenso un pequeño movimiento de cintura hasta que me apreto muy muy fuerte con sus brazos , sus piernas parecian estar acalambradas y un chorro de jugos inundo su concha, habia acabado de una manera increible, me continuaba abrazando y decia:-gracias gracias, al fin pude......
Yo no habia acabado, asi que me dije esto esta para disfrutarlo, sin dejar de abrasasrla inverti la posicion y la hice que comensara a cabalgar sobre mi, primero estaba algo acostada sobre mi pero poco a poco la fui llevando hasta que quedo sentada con mi pija adentro, comenso a cabalgar cada vez mas ligero y a gritar:
-ahhhh ahhhhhhhhh asi asiiiiiiiii.... huy si me vieran mis hijas dirian que soy una puta, no me importa nada mas que esto, segui segui
tomaba sus tetas que se movian al compas de su cuerpo hasta que no pude mas y la llene con mi leche, fue un chorro impresionante de semen:
-huyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyy me vas a reventar con tanto mi amor!!
fue la primera vez que me dijo mi amor, la pegue a mi cuerpo y le dije al oido:
mi amor? que bien suena eso mi viejita trola...
-trola no!! tu puta tu puta tu puta, si eso tumPUTAAAAAAA
me beso fuerte y se fue a lavar al baño
a su regreso me limpio con la una toalla que trajo se acosto y me dijo ;
ahora me toca a mi, y tomo mi pija que ya estaba descansando, la levanto con sus manos, puso su cara muy cerca de ella y comenso a lamerme los huevos, de manera muy suave, acariciaba su cabeza y ella lamia, mi pija comenso a responder y la llevo a su boca, la introdujo de a poco, mas era un juego de lengua y labios hasta que cuando la noto bastante parada la metio adentro y comenso a chuparla, no era una maestra pero a mi me pudo a mil. Cuando logro que este bien parada se me acerco y me dijo:
-si soy tu puta pedime que queres que te haga...
-dame la cola
-no no eso no mi amor eso no, me duele mucho
- pero lo hago suave, y si duele la saco
-lo hice pocas veces porque me duele
-dejame que lo intente sera sin que te des cuenta
-y como?
-continua chupandome la pija
bajo, y continuo, cuando en un momento tomo mi pija y le pego con ella en la cara, primero se sorprndio, quedo casi inmobil pero despues como que le gustaba entonces :
-toma toma mi putita hermosa, es tuya es tuya ... hace lo que quiera con ella
-haaaaaaaaaaaa segui ,,,,me gusta asi asi
y en esa pelea de pija contra cara y cuando se puso muy loca me incorpore, tome una almohada, la puse bajo su vientre, me puse por detras y bese sus nalgas, poco a poco puse mi lengua en su orto, luego moje un dedo en su concha, lo lleve a su aujero comense a dilatarlo, primero estaba casi inmobil, despues con el dedo como que se movia buscando que estre, despues fue mi pulgar el que llego a entrar, dio un pequeño hayyy y poco a poco lo fui moviendo hasta que ella comenso a moverse.
fui poniendo mi pija cerca hasta que la cabeza estubo en la puerta y mientras sacaba el pulgar intete entrar hasta que meti la punta:
-hayyyyyyy
-quedate quietita que yo lo manejo, dejame
-hayyyyyyyyyy
poco a poco entre, deje quieto mi mienbro hasta que le dije que se moviera lentamente
y asi lo hiso, despues comense yo la tome por la cintura hasta que comenso a gosar:
-haaaa asi mi amor asi, despacio... esto es hermoso, que bien que bien...
-asi mi putita asi
-si si cojeme , rompeme bien el ojete asi,esta vez no duele tanto... cojeme mi amor
me fui tendiendo sobre ella, giro su cabeza y busco mi boca, las lenguas jugaron y ya la tenia casi como para acabar, la abraze fuerte y le dessarge todo lo que tenia en su ojete
-haaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa que chorro mi amor me vas a ahogar
- que hermoso polvo mi putita que hermoso
-quedate asi mi amor, esta vieja puta goza mucho con vos,nunca pense en esto, que falta me hacia.....
-si te vieran tus hijas en esta posicion....
-que me vean.. que me importa esoto es unico
la tarde transcurria y teniamos que irnos pero esta no seria la unica vez.....

Puntuacion: - Votos: 0

Leido: 36 veces

Mi Ex!Categoría: Sexo infieles

Por Violeta | 2014-09-16 14:26:53 | 0 comentarios

El como encontré esta página y como decidí relatar lo siguiente no contare, lo que si es que desde q la encontré e leído bastantes relatos y me masturbo de vez en cuando con sus historias y por fin el día de hoy viví una experiencia q no quiero dejar pasar. Las edades y la historia son completamente real, cambie únicamente los mi por motivo de seguridad pero el de el es el real.

Me nombre es "Violeta", tengo 19 años y vivo en un pequeño estado de México, mido aprox 1.60, mis medidas no las se pero tengo unos pechos, una cintura y un trasero q me hacen ver muy bien para mi edad y estatura, mi rostro la verdad es muy lindo, mi piel es liza sin agne y soy morena clara.
La historia comienza hace dos semanas, el protagonista es mi ex, el se llama Alberto pero sus amigos y yo le decimos beto el tiene 23 años y es abogado de profesión.
El actualmente se encuentra de novio con una muchacha que la verdad no me importa. Y hace dos semanas me lo encontré en una de las principales plazas de mi ciudad, iba con su novia y no pude saludarlo pero me lanzo una mirada matadora.

Ese mismo día en la tarde recibí un whatsapp, en donde me decía que me veía muy linda y que en disculpa a que no me había saludado. Me invitaba a su depa a desayunar a lo cual yo acepte.

Ese encuentro se postergó en distintas ocasiones ya que el trabaja y además le era difícil escaparse de se novia, pero el encuentro por fin llego el día de hoy 16 de septiembre, ya que en mi país es un día patrio y festivo así que ninguno de los dos tenía compromiso, yo le dije a mis padres q iría a ver el desfile de las escuelas y el había logrado persuadir a su novia.

Al llegar a su depa todo parecía normal (aunque yo sabía como terminaría), desayunamos tranquilamente y después me invito a su sala de tele donde empezamos a platicar y recordar viejos tiempos. Entré diferentes temas llegamos al tema de sexo, con el fue mi primera ves y aunque ya e tenido dos novios con los cuales también me e enrollado, ninguno me a llenado como el.
Durante la plática el intento besarme en distintas ocasiones a lo cual yo me quitaba recordándole que tenía novia, pero en un momento el me tomo de las mejillas y me pidió q lo mirara fijamente al tiempos que me decía q lo mirara a los ojos y fue entonces cuando no pude resistir más y nos fundimos en un delicioso beso que vino acompañado de excitantes caricias por nuestro cuerpo.
En un momento me sentí culpable por su novia, trate de separarme pero fue entonces q beto metió su mano dentro de mi pantalón llegando a mi vagina y quede completamente a su merced.
El noto que ya estaba exitadisima porq en verdad estaba muy mojada, y comenzó a desvestirme y al terminar empece a desvestirlo, al bajar su pantalón me encontré con su pene, testigo de mis excitantes orgasmos de quinceañera, y sin poder resistir lo hice desaparecer en mi boca haciéndole un delicioso sexo oral que tanto le encanta!
Creo q estuvo apunto de venirse pero se detuvo, me levanto y me llevo a su cuarto tendiéndome de un brinco en su cama y abriendo las piernas para recibir a su majestad.
El sin dudarlo se lanzó sobre mi buscando con su pene la entrada a mi cuevita, el la tiene como de unos 19 o 20 cm y más gruesa q la de mis otros ex, así q pese a mi lubricación natural le costó un poco entrar, pero mi chiquita lo esperaba gustoso así q en un abrir y cerrar los ojos ya estaba en un misionero increíble, con un va y ven fenomenal.
En pocos minutos ya me tenía en un éxtasis, quise por la excitación del recuerdo y lo prohibido fue q mi primer orgasmo no tardo y el al notarlo me pidió q cambiáramos de posición y le seguimos con la del perrito y después yo lo monte y fue entonces q después de dos orgasmos míos el me inundo las entrañas con su néctar de hombre!
Después de esto último nos tendimos uno junto al otro, fueron dos o tres palabras antes de besarnos nuevamente y ahora iniciamos un 69 maravilloso y después se levantó yo me inque y con un poco de ayuda de su mano salió nuevamente su néctar a hinundar mi boca.
El recibió una llamada, al parecer era su novia porq salió del cuarto, ese momento aproveche para vestirme y cuando regreso se le borró la sonrisa, eran ya medio dia y tenía q volver a mi casa porque según mis padres solo iría a ver el desfile, el accedió y se vistió y me trajo a mi casa. Me pregunto q si se repetiría, y yo le dije q no sabía ( en verdad no lo se ) pero de repetirse se los cuento en otra historia mientras me iré a bañar este olor a sexo... Besitos


"Violeta"

Puntuacion: - Votos: 0

Leido: 27 veces

mi amiga miriamCategoría: Sexo primera vez

Por n | 2014-09-16 13:33:12 | 0 comentarios

mi amiga se llama miriam y tiene un culo enoooome cada vez que la veo me da ganas de meterla la pinga puta que rico culo, con respecto a sus tetas son pequeñas pequeñitas pero ricas, una vez se embriago y me la tire y me wurede con su lindo calzon morado que hasta ahora lo tengo

Puntuacion: - Votos: 0

Leido: 43 veces

HD85512b/Planeta ZH. Cap.- 14 – Legión y la nueva falange.Categoría: Novela rosa

Por Hutor | 2014-09-16 06:38:25 | 0 comentarios

Mis sentidos se habían alertado, orden de despertar, me mantuve inmóvil, tuve que pensar, recordé el juicio y la sentencia, condenado a escoltar las caravanas del agua, después de la entrega de los carros, debía de personarme en control de sentencias, allí me darían las órdenes necesarias así como llevarlas a cabo, hacer el relevo, pero…

Seguí con los ojos cerrados y fue cuando me di cuenta que algo me había despertado, instinto animal pensé, le desarrollé en las selvas de aquel maldito país en el culo del mundo, me habían herido en un pie, tuvieron que abandonarme a mi suerte, el teniente me recordó que harían conmigo si me capturaban, no era necesario, vimos los cadáveres despellejados en una operación de rescate…, fallida, diría que se comieron parte de ellos.

Les imité, aquel libro que me regaló “Petalosrojos”, el arte de la guerra me enseñó mucho, sobreviví gracias a sus conocimientos sobre la guerra, me convertí en uno de ellos, olía como ellos, vestí como ellos, lo peor fue el sol, me tostaba todos los días, tan solo una tía descubrió la falsedad del color de mi piel, sabía distinguir un penetrador de un blanco y fríamente y sin motivos personales, mientras me la follaba le corté el cuello, y debo de reconocer algo sorprender y terrible, su vagina tuvo cierto estremecimiento en el momento de la muerte, extraña experiencia me dijeron los dos pilotos que meses después me rescataron, uno de ellos tenía tetas.

Olfateé a hembra no hostil, que cosa más rara pensaba, todas son hostiles y ahora más, han sido condenadas a muerte, parece que la naturaleza se volvió contra ellas, muy complicado para mí y mi cabeza no estaba para esta mierda..

Tenía el rostro pegado al extraño suelo color café, abrí el ojo izquierdo que estaba pegado al suelo y pude ver parte de su sombra, no era Tyu, Azit, algo debía de ocurrir, no tuve más remedio que abrir el otro, efectivamente era Azit, posiblemente hubiera hecho algún ruido que percibió mi mente pero no quedando registrado en mi cerebro. Me incorporé sentándome en el suelo.

- ¿Qué ocurre? – Pregunté con voz ronca, no reconocí mi propia voz.
- Señor, la otra falange está formada en el callejón, espera desde hace dos horas y algo. Pensé que debías saberlo, señor. Los vigilantes están raros y de vez en cuando pasan por delante de puerta murmurando, la china me ha dicho que tienes algo pendiente con ellos, quizá sea una forma de recordatorio.

- Iba a decir que se jodan, pero no lo diré, busca a la cocinera y dile que afile sus cuchillos, los va a necesitar y no para cocinar precisamente ¿Tenemos forma de saber cosas?

- Si, sigo escarbando en el sistema y archivo cosas.
- ¿Existen legiones?
- Lo miré, lo dijiste y luego el magistrado también lo repitió ¿Quién te lo dijo?
- Nadie, no sé cómo lo solté, estaba fuera de control, todo me ha sobrepasado, sigo bastante confundido.
- ¿Quizá el abogado?
- Azit, no, el abogado no pronunció esa palabra, mi mierda de cerebro me dice que pude ser inducido, percibí extrañas presiones en mi cerebro, pienso en el harén del magistrado, deben ser harpías, putas harpías a su servicio y pienso en sugestión o algo peor.

- De la legión he averiguado que se remonta al siglo VII Ac., pero hay dudas en esa fecha, no hay datos. Lo que se conoce es la falange macedonia, sin embargo el mundo griego sufrió de derrotas importantes, una 197 Ac., y la otra en el 168 Ac. Aunque hay dudas, parece que fue reemplazado todo por la legión romana, que no llegaba a los 1.000 hombres, 800 es la cifra que más se aproxima.

- Buena lección de historia, aunque sigo sin comprender que pretenden.
- La legión no existe en blindados, pero hay más cosas extrañas al margen de todo eso, señor. Tienes miles de seguidores, y de detractores, tienes cerca del millón de FEAs y como la mitad y aldo de FNMs., me explico.

Las Frecuencias Especiales de Apoyo, son las buenas, tus seguidores y las Frecuencias Negativas de Muerte, son las negativas, algunos de sus mensajes pueden ser considerados delito, por tanto condena a muerte, pero si tu denuncias ya que debes aportarlo como prueba.

- ¿Has abierto algún mensaje?
- Si, el 0337992369 de las feas y el 11147192758 de fnms. El de las feas, quiere unirse a tu falange a pesar de la condena, pueden hacerlo, y el negativo, dice algo muy desagradable, dice que se van a unir a tu falange, lo hace por comodidad para matarte por la espalda, lo hará en combate, el mensaje uno lleno de ceros por delante se llama así mismo “Cadenadecobardías”, ¡Ah!, el otro el bueno, se llama “Yellowball”.

- Creo que debo hablar con el teniente, que manejen nuestras mentes me aterra y parece que pueden, ¿y las chicas?
- Uniformadas y esperando órdenes, saben cómo estás, todas hicimos lo mismo, entramos a controlar, algunas pensaban que te matarías, menos la tullida, dijo que la habías encadenado y no quiso moverse, aunque no vi cadena alguna.
- ¿No durmieron?
- Sí, pero ha pasado mucho tiempo. Me he fabricado un reloj un poco raro.

He construido una rueda, un diente por segundo, es decir, al activar la función de giro sobre el eje, a ese diente le di un segundo imaginario, pienso que son dos o tres, el tiempo que tardé en la ejecución de la animación circular. Fue cuando la rueda comenzó su giro, evidentemente la rueda lleva una línea de horas, que tardé una hora terrenal, supuse, claro que no puedo probarlo, aun así puede ser un reloj terrenal fiable en un 80%.

En un cuadro de ayuda, mostraba la forma de añadir ruedas de dimensiones inferiores así como el algoritmo secuencial para que señale lo que precise, he de reconocer que será más fiable.

- ¿Cuándo nos entregan los carros?
- La orden está por llegar, lo primero según las órdenes es tomar el mando de esa falange, que por cierto son doce, no sé cómo los vas a meter en dos carros.
- ¿Y cómo son tantos?

- No lo pregunté y por cierto, a pesar que no existe ese rango, les dije que me habías ascendido a soldado de primera, una de ellas, que no te gustará nada, me dijo que debería llevar un distintivo y lo más extraño, es que hay un tipo que no manda, es como ellas.

- Llevas razón, busca la forma de hacernos con algunas piezas finas de metal. Y tengo una idea al respecto, no importa que no quepan en un carro.

Tenía una pobre sospecha, hasta ahora que ese ahora es una unidad muy pequeña de tiempo, solo había visto tres tipos de uniformes, carros, vigilantes y de la magistratura ¿No hay infantería?, solté aire deprisa, me agobiaba yo solo.
- Esta estación o como se llame, es una metrópoli gigantesca, aunque le cae mejor nación, no puedes hacerte idea del tinglado que hay montado.

- ¿Existe alguna moneda o algo parecido? – Hice la pregunta sin recordar lo que estaba diciendo.
- De momento, nosotras, mujeres, sobre todo las preparadas para la lucha cuerpo a cuerpo, esas peleas es como la tele en la tierra, y por otro lado, cosas que puedas conseguir fuera de las normas y leyes, en nuestro caso Hielo, además con mayúscula, pagan mucho por el hielo azul y no se la causa, algo me huele mal.
- ¿Por qué? – Pregunté despertando del todo.

- Me sorprende que tengan como castigo esa protección de las caravanas del agua, las fuerzas del orden deben de conocer todo.
- No estés tan segura, yo estoy sumido en un mar de dudas, es como en la tierra, ¿por qué nacemos?, ¿y donde nacemos?, y lo más importante ¿Quién lo decide?, aquí pasará algo parecido.

- Señor, tu aspecto es horrible, debes mostrar lo mismo que en el juicio, esa falange parece conflictiva, aunque te conocieron por el juicio, dudan y es el momento de desequilibrarles, que pierdan confianza.

- ¿Un tiro en la cabeza a esa que mencionas?
- No estaría mal, pero no disponemos de armas…, aun.
- Puedo ofrecérsela a los vigilantes en lugar de la cocinera, por ejemplo.
- No sé, me parece un poco cruel – Retrocedió Azit.
- Eso te enseñará a no juzgar tan deprisa, pienso que tienen miedo, yo en su lugar lo tendría, los perros ladran por miedo a lo desconocido, no por otra cosa.
- Sí señor, lo siento, me retracto de todo lo que he dicho.
- No importa Azit, no importa.
- Te diré algo que no debía, quizá me sienta vulnerable, mi pobre cerebro no da para más, pero quiero que lo sepas. Eres la número 1 debido al viaje, aunque no encuentro algo que lo justifique, y me he perdido, bueno, me voy a lavar un poco y a enfrentarme a un nuevo problema.

Azit salió deprisa, en el fondo no me había molestado, en estos momentos me costaba pensar y me siento agotado a pesar del sueño, demasiadas cosas y lo que me aterra es que tienen poder, pienso en ese harén del magistrado, la tía buena de rojo y yo nos miramos mucho tiempo a los ojos ¿Fue ella?, ¿el fiscal?, también le fulminé con la mirada…, ¿o el abogado?, este tipo es muy fino y deja caer las cosas, algunas palabras encierran secretos al pronunciarlas ¡Joder que mierda!

Metí la cabeza debajo de la ducha y dejé que me empapara, agua muy fría y pensé en el hielo azul, no sé por qué me extrañaba, en la tierra le había de ese color, hasta que te acercabas, el reflejo de la atmosfera le da ese color en su base, pero es mentira, lo que sí es verdad es el color negro de suciedad, de mis ojos escaparan lágrimas que se mezclaron con el agua, estaba depresivo, quería mi casco, encerrar mi cabeza en él y olvidarme de todo, la muerte es la única salida, no existe otra ¿Dónde ir?.

Azit volvió de nuevo, llevaba una enorme toalla y me secó la cabeza, me senté para facilitarla el trabajo, me miraba de vez en cuando con cierto rubor, supongo que pensaba en la metedura de pata, debía de quitárselo de la cabeza.

- Señor, te veo raro.
- Azit, no pienses en tus palabras de antes.
Detuve sus movimientos con la toalla situándola delante de mí, le dije que se arrodillara delante de mí, quedó situada entre mis piernas separadas, y lentamente le fui quitando la parte de arriba del uniforme, por último el sujetador militar y sus pechos quedaron a la vista, posiblemente sea una alucinación óptica por mi parte, pero sus pezones me sonrieron.

Me eché para atrás y quedé atravesado en la cama, tiré de ella y sus pechos quedaron a la altura de mi rostro, y me dediqué a lamer sus pezones y mordisquear sus pechos, Azit mostraba asombro más que otra cosa, pero claro, otra parte de mi cuerpo crecía de forma automática, y Azit medio sonrió poniendo su mano abierta encima, luego buscó la forma de hacerse con él, y cogiéndole con el cuerpo algo torcido, me dijo.
- Señor, es un poco tarde para esto, te esperan.

Asentí con la cabeza mientras me apartaba de sus endurecidos pezones. Azit se escurrió y mirándome desde abajo se introdujo el penetrador en su boca, lo hizo profundamente, sentí el final de su boca, pero cuando me empecé animar, cogí su cabeza con ambas manos deteniendo sus movimientos.

- Me gusta, pero eso que haces, les corresponde a las forenses, con ellas tengo un acuerdo verbal y debo verlas, ese combate me asusta y pienso que puede ser una salida – Dije mirando a los ojos a Azit.

- No comprendo, piensa cuando se cobraron, seguimos en el mismo día terrenal de la llegada.
- Tienes que buscar un sistema donde podamos escribir sin que lo controle el sistema, no puedo dejar muchas cosas a la memoria y menos esta.
- ¿Por qué ese acuerdo?

- Me curaran de los primeros si resulto herido en combate, lo que ellas no saben, es que yo lo haré extensivo a algunas de vosotras, a pesar de que seáis malas.
Azit mostró sorpresa, incluso había enarcado las cejas, no le di más tiempo y le dije siguiera otro ratito, que sabía hacerlo muy bien, y sorpresa con su respuesta.
- Señor, la primera lección que recibí con doce años fue esa, se la chupaba a mis amigos y compañeros de instituto, incluso en las tardes cuando hacía buen tiempo, hacía pajas en un jardín, y allí uno de ellos me dio una idea, cobrar y sí, me hice con un montón de cosas, lo que más les gustaba era la lengua-paja.

- ¿Qué es eso?
- La paja no es igual en todos vosotros, en cada uno funciona de una forma. Lo que más gusta, es que le mires el penetrador mientras le pajeas con la mano y yo ideé un sistema que me proporcionó subir el precio.

La paja hecha despacio con la mano, suele ser la mejor, aunque ellos, una mayoría, quieren que vayas deprisa, y los que aguantaron la paja despacio, para ellos el final era demasiado.

El penetrador cobra vida, es decir, la uretra se abre más, y el glande se dilata a su vez, y lo que hacía era que con la punta de la lengua, buscaba en la parte donde el frenillo forma como una Y, ahí rozaba despacio y hacía que ellos miraran, aunque la mayoría estaban a punto de correrse y cerraban los ojos.

Los que me hacían caso y no los cerraban, podían ver como se corrían, la salida del semen, incluso algunos de ellos quedaban exhaustos, temblaban y perdían el control, y sobre todo si terminaba la paja metiéndomela en la boca.
- Es cierto, el primer impulso que sientes es el mejor.

- Puedo hacerlo, no tardaré mucho..
- No, no me tientes. Llevas razón.
Era una forma de quitar hierro al asunto, aunque yo estaba completamente perdido, desorientado y lo peor, ninguna gana de seguir lar órdenes, pero tenía que hacerlo.
Nos vestimos y procuré fingir en mi rostro, intenté evitar la apatía sin conseguirlo, en estos momentos es cuando la muerte te sonríe, te llama y algunas veces lo consigue, yo le llamo “Cansancio de material” y salimos al pasillo. La falange formaba corrillos y charlaban, pero al verme el silencio se adueñó del pasillo, me miraban expectantes.

- Señor, esperan tus palabras – Me susurró bajito desde atrás.
Despacio, fueron formando una hilera, no miraban al frente, habían adoptado una postura relajada, incluso Icer tenía las manos en los bolsillos.

- Seré breve, no estoy para charlas, esta mierda de sistema parece que es peor que el que dejamos en la tierra. Tenemos compañeros a la fuerza, pienso que puedan ser como nosotros, pero lo que si tengo claro es que me ha asaltado una duda, y seguramente cuando os la diga, dudareis como yo.

Hablo de un motín, no disponen de fuerzas para desfenderse ¿Por qué están tan seguros?
Sonrisas veladas y miradas a otro lado, no entendí lo que veía.
- ¿He dicho algo gracioso? – Pregunté molesto.
- Señor, no entendemos por donde vas.
Respondió Ctox procurando no sonreír.
- ¿Y? – Pregunté perdido.
- Señor ¿Qué es fenderse?, mejor dicho, ese quitar a fenderse.
Miré a Azit perplejo.
- Señor, has pronunciado desfenderse.
- Bueno, quise decir, defenderse, aunque a la mierda todo esto, vamos a ver a la falange que espera.

Azait rozó la pared y el portón se fue desplazando hacia arriba, y por debajo y lentamente pude ver las botas de la hilera, por detrás pasaba gente.
Desde adentro vi parte de la falange, permanecían firmes y mirando al frente, me sorprendió y que debían de llevar casi tres horas terrenales o poco más, si me viera le sargento mayor me forraba a hostias, eso no se hace, es abuso de poder y merma el respeto en la cadena de mando. Yo le respondería que yo no era oficial de carrera, es un soldado de campo, como un francotirador en territorio enemigo pero sin una Barret.

- Tenemos sus nombres – Pregunté sin moverme, el portón con un pequeño chasquido se detuvo.
- Si señor – Dijo Azit tendiéndome una pequeña pantalla, ese cristal líquido que yo digo, cuando no lo es.

Azit presionó en una barra de herramientas en la parte superior, que por cierto son signos raros. Azit rozó con su dedo en una P mayúscula en cuyo interior había una pequeña x y luego en una K acostada, parecía un cóncavo con una raya encima. Y una lista de nombres se fue desplegando, había columnas con extraños signos ¡Vaya con esto!

Salí despacio, fingí mirar la pantalla, pero lo cierto es que miraba sus rostros, ese poder que tengo, puedo ver 180º delante mí sin mirar. Aunque no me importaba mucho, estaba ml y todo esto me sobrepasaba, hubiera preferido un sueño inducido, cerrar, así de simple.

- ¿Quién es la que parece que manda? – Pregunté a Azit que me seguía.
- La primera de la izquierda.
Miré al tipo, conté con el dedo en la pantalla, su nombre era Row, me detuve frente a él, su rostro enrojeció.
- ¿Qué haces en esa posición?
Pregunté por preguntar, me importaba una mierda.
- Señor, un acuerdo con el alto mando.
- ¿Sabes dónde puede ver ese acuerdo?
- Sí señor, en su pantalla, pulse el eslabón que habrá en una columna junto a mi nombre.

- ¿Cuándo has llegado? – Pregunté casi furioso.
- Señor, veinte vanos y noventa espacios.
- ¿Sabes traducirlo a horas terrenales?
- No señor, pero si orden numérico de llegadas. Catorce.
- Supongo que habrás combatido, pienso – Dije a medias.
- Sí señor.

Miré la pantalla, se había desplegado un texto, breve, claro y conciso. Había perdido su rango debido a proteger a una mujer con su vida, su hermana. Su nombre ILI, fotografía de ambos junto a una cadena de un carro de combate, serios.
Repasé los rostros de cada una de ellas, estaba la última, había poco parecido con Row. Le miré de nuevo.

- Entonces, pienso y espero no equivocarme que has puesto la pelota en mi tejado ¿Es así?
- Sí señor, pero no era mi intención.
- ¿Y qué dijo el deforme al mando?
- Se cobraba, a cambio, yo siempre era la cabeza de puente en combate, el lugar de más riesgo y el ganaba rango a mi costa y por otro lado, tenía a mi hermana de esclava sexual.

Ahogué y reprimí una exclamación. Estaba mostrándome lo que somos los deformes al mando. Me lo había escupido a la cara sin mirarme, seguía mirando al frente.
- Veo que eres directo, cuando naciste el repartidor de inteligencia no fue a trabajar.

- Señor – Dijo mirándome a los ojos – Nada ha cambiado, ese tipo era una mala bestia, incluso alguno de los suyos le temían, tomaba lo que le daba la gana, el coronel miraba para otro lado, él le llevaba mujeres e incluso inventaba con ellas juegos sexuales para el coronel, él le permitía todo, incluso que mi hermana no corriera peligro alguno, aunque a veces me lo he preguntado, y mi respuesta ha sido, que si yo fuera ella, me reventaría la cabeza con una abrazadera.

- ¿Qué es una abrazadera?
Pregunté con torpeza por mi parte, Azit me dio un patadita por detrás en el talón de la bota.

- Señor, tal y como su nombre indica, es una abrazadera pero cumple dos objetivos, sujeta y mata, es decir, te la pones en la frente y sueltas el seguro, no encontrarán ningún resto de tu cuerpo, señor.

Pero esa palabra, señor no me gustó, si pude darme cuenta de su desprecio hacia los deformes, en la tierra pasaba los mismo, la mujer del piloto mostraba algo parecido, solo le interesaba el penetrador, decía con sorna que no todo estaba mal en nosotros.
- Entiendo, la supremacía ante los deformes, seguro que piensas que no deberíamos haber nacido ¿Es así?

- Señor, tú lo has dicho, no yo.
- No importa ¿Qué eras o que hacías en la tierra?
- Manejaba el dinero de gente importante.
- ¿Y hacías ganar mucho dinero a la gente importante?
- Sí, no te podías permitir fallo alguno, por leve que fuera.
- Ya veo, un tipo listo ¿Qué perspectivas ves?
- No comprendo, señor.
- En cuanto a ti a y tu hermana. Vamos a ser directos, como a ti te gusta.
- Supongo.., que nada cambiará – Levemente titubeó.
- Haces lo que el magistrado, juzgas y sentencias sin pruebas que lo afirmen, nada de peleas callejeras.

- Lo siento, señor.
- No lo sientas, y que sepas, incluso afirmo, que tus preocupaciones en la tierra te impedirían follar como es debido, el nivel de miedo es acumulable, como en el campo de batalla, sobre todo en la guerra sucia, en la cual he participado ¿Sabes de que hablo?

- Sí señor.
- No necesito esclavas sexuales, tranquiliza a tu hermana, si te diré que vuestro futuro es incierto, sois moneda de cambio y desde luego no vas a crearme problema alguno, aunque si te diré algo, una realidad que tú ves debido a tu egoísmo, le destino de ella le señalas tú, no nosotros los deformes, piensa por un momento si al alférez deforme hubiera sido uno igual que tu ¿Qué destino hubiera sido el vuestro?

- No lo sé, señor, lo siento.
Me dirigí al principio de la hilera, su nombre Qel., ese tipo me había jodido bien, aunque en el fondo no pensaba hacer nada, demasiado trabajo para mi cabeza, me falta de todo. Qel de reojo me vio acercarme, miró al frente deprisa.
- Qel, parece nombre de tío – Dije a modo de saludo.

La tía no dijo nada, se mantuvo silenciosa, normal por una parte, pensaba que ahora iba a pagarlo con ella, pero se equivocaba totalmente, mi mente estaba cansada y además Apatia, sin tilde, esa cabrona de mujer que se mete en mi cerebro, favorecía a no buscar venganzas pobres.

- ¿Qué sabes hacer?
- En la tierra trabajé en una cantera, granito, manejaba una perforadora, hacía los agujeros previos para la obtención de piedra con medida ajustada. Aquí sirvo para todo, no creo problemas a los jefes.
- ¿Te has hecho…, con el mando? – Dejé caer mientras hacía que miraba la pantalla.

- No exactamente, pero corríamos peligro, si hubiéramos llamado la atención de alguno de los oficiales, seguramente la falange hubiera sido utilizado para el beneficio de alguien, era mejor que se notara que había mando.
- Todos saben que no hay mando en esta falange.
- Sí, pero debes encontrarnos, nos movíamos siempre, hacer que hacíamos, señor, perdón señor.

Dijo de forma atropellada, había olvidado algunas normas y supongo que pensó por mi mirada, pero los problemas crecían, aparecieron, los vigilantes aparecieron, el jefe y otro que le hizo la pelota en la oficina de control, el jefe de los vigilantes mordía de forma indolente un palillo y miraba de forma socarrona, supongo que había advertido mi gesto de contrariedad ante su aparición.

- ¡Vaya, vaya!, Alférez tus problemas crecen, necesitamos a la luchadora, faltan pocos espacios, y es requerida por la administración de ocio.
- Ait – Casi grité sin volverme.

Ait se salió del grupo de la falange que estaba detrás, junto a la entrada. El jefe de los vigilantes perdió el palillo mordisqueado cuando vio a la luchadora.
- ¡Oye tío!, no va a durar ni dos minutos, perderemos todas las apuestas, queremos apostar en contra de la bestia.
- Es la luchadora ¿De qué arma dispone para defender su vida?
- Un cuchillo de combate.

Respondió con sequedad mirando con asco a Ait.
- Ait ¿Tu qué quieres?
- Señor, un cuchillo de cocina, me gustaría escogerle, no es de los grandes. Señor – Dijo torciendo el morro mirando a los dos vigilantes.
- ¿Es posible? – Pregunté mirando al jefe de los vigilantes.
- Sí, es posible, pero cuando la vea su enemigo, se va a tronchar de risa ¿No apostarás? – Preguntó mirando al caído palillo.
- No tengo con que apostar.

- Sí que tienes, haz tu apuesta con tus mujeres. Valen más las que tienen buen tipo y que sean guapas, y sobre todo que sepan follar muy bien, eso lo debes de asegurar tú. Si quieres, me puedo llevar tu apuesta, y puedes seguir con las órdenes que ha recibido ¡Eh!, solo te cobraré una tía, para un rato, un polvo rápido, bueno, dos, otra para este.

Por el rabillo del ojo izquierdo vi movimiento junto a la puerta, era Tyu, sabía que la había visto. La definición del cobarde, eso fue lo hice, giré la cabeza y la miré.
- Tyu, coge al tipo, a su hermana y cuatro más, no quiero saber sus nombres. Dispón de ellas, y separa a dos para los vigilantes, una que sea la hermana de ese cabrón, si ha sido esclava sexual de un deforme, servirá, tú sabes bien como funcionamos los deformes.

- ¡A la orden, señor!, pero…, - Le corté.
- No repliques o te incluyo en el grupo.
- ¿Cuál es tu apuesta? – Preguntó mirando a la china con asco.
- Seis, me juego a la cinco mujeres y al tipo ¿Qué ganaré?
- No seas iluso, pero bueno, depende del número de apuestas, cuando la vean descenderá su nivel, y si gana te forrarás, y puedes ganar un montón de mujeres y otras cosas no definidas, se hace por debajo de cuerda, pero lo mejor es que los jefes y oficiales se fijen en ti, pueden hacer que tu vida mejore o que sea una pesadilla…, por cierto, a que se dedicaba esa tía.

- Cocinera.
Se partieron de risa, incluso de las dos falanges hubo quien hizo lo mismo, pero el tipo se mantuvo serio e incluso había palidecido, vi odio en su mirada, debía matarle en cuanto pudiera, a él y a su hermana.
- ¡Un momento!!Hay cambios! – Grité de nuevo.
- Alférez, eso me convence más, esta tía café con leche hará bajar las apuestas ¿Qué cambios?

- Luchará este tipo – Dije acercándome a él.
- Tú vuelve a tu lugar, veremos qué sabes cocinar.
- Azit, añade otra en su lugar.

Parecía que se iba abalanzarse sobre mí, sus puños se habían cerrado, y mirar sus puños hizo que viera las estrellas. Vi un chispazo y me hundí en la oscuridad.
Abrí los ojos, primero vi el techo, la cúpula codificada, sabor a sangre y molestia en la boca, repasé los dientes y no vi nada mal, luego mi mente me recordó mis fallos y un poco apartada vi una sombra y algo que limpiaba mi boca.

- Ya vuelve en sí.
Dijo esa sombra, mientras un fino rayo de luz hería mis retinas.
- Estoy bien – Respondí mientas me incorporaba y me sentaba en el suelo.
Pegado a la pared estaba Row, con grilletes y sangrando por varios lugares de su cabeza, tenía la mirada perdida, no me gustó, se habían ensañado con él, y su hermana gimoteaba junto al grupo seleccionado para la apuesta, tenía un arañazo en la mejilla, algo debió de hacer que no gustó a los vigilantes.

El jefe de los vigilantes se sentó a mi lado, el muy guarro había recogido el palillo y lo tenía de nuevo entre los dientes, me miraba sonriente y cogiendo el palillo y señalando al tipo me dijo.

- Si quieres, antes de entregarle le damos una somanta., para que recuerde que no puede pegar a un oficial.
- ¿Le pegáis con una manta?, supongo que mojada – Dije como un gilipollas.
De nuevo risas y algunas veladas, otras descaradas. Los dos vigilantes rieron con ganas mi deformación cerebral.
- Algo parecido, pero no con una manta, se hace con una fina vara de hielo, flexible, parece una serpiente ya que se enrosca y es cuando corta, hace una fino arañazo que escuece lo suyo.

- No, no voy a presentar denuncia alguna.
- Bueno, es tu orden, al menos eso pondremos en el informe.
Yo no lo vi, pero Tyu me dijo más tarde que Row sonreía procurando ocultar su rostro, al escuchar mis palabras, eso hizo que me cabreara más, pero de nuevo recordé a Sun Tzu, Tyu me dijo que olía a pelea callejera.

- ¿Y si te pido que haya informe? – Dije pensando en el siguiente paso.
- Eso te puede costar tres mujeres y dosis de hielo azul.
- No puedo darte mujeres, cuenta con el hielo azul.
- No seas iluso, el hielo azul es difícil de conseguir y además costoso, no tienes ni idea de lo que dices.
- ¡No entiendo! – Respondí perplejo.
- El lugar donde se encuentra el hielo azul, a mano, en superficie, tiene un nombre.
- Lo supongo, una coordenada – Dije seguro de mí mismo.
- No tío, no, su nombre y codificado como tal, es “Callejón Infernal” ¿Cómo lo ves?
De nuevo me vi sumido en la ignorancia, todo parecía más complicado de lo que creía.
- ¿Habrá que combatir para conseguir agua? – Pregunté depresivo.
- Un poco para conseguir agua, pero el hielo azul tiene precio, y algunas veces es alto o muy alto. Debes saber que algunas veces han vuelto los depósitos vacíos y no todos. Es decir, destruyeron a la escolta y a parte de los vehículos depósito que forman la caravana del agua.

- ¿Los nativos? – Pregunté con preocupación.
- Si, aunque con reservas, las malas lenguas apuntan a otros invasores como nosotros.
- ¿Cómo son?
- Nuestros ojos están incapacitados, no les vemos, pero no significa que sean invisibles, los humanos tenemos esa mierda de costumbre, todo lo que no vemos es invisible.
- Entiendo que se les puede detectar.
- Algo así, pero precisas a una de esas tías raras, son huidas y nosotros las matamos cuando las descubrimos.

- No comprendo, si ellas si pueden verles…
- Es muy complicado de explicar, empieza a andar y aprende, sé que llevas muy poco tiempo en la estación, pero aquí la vida es muy corta, demasiado corta.
- Bien, amigo bien. Mientras hablábamos he tenido una idea, pregunta si es preciso, busca otro para luchar con la bestia y prepara un enfrentamiento entre ese tipo y yo, de esa forma no habrá pelea callejera.

Dije mirándole de lado y en voz alta para que me escuchara. Volvió la cabeza, no supe descifrar su mirada.
- No sé si el ejército permite ese tipo de enfrentamientos, lo preguntaré, vaya cambios que tenéis los deformes, en un espacio has cambiado de dirección varias veces.

- ¿Puedes soltarle los grilletes?, quiero hablar con él, a solas.
- Si le machacas no podré llevármele.
- Tan solo será un cambio de impresiones.
Me puse en pie.

- Azit, una vez que entremos, cierra, no quiero testigos de nuestra conversación – Dije empujando a Row dentro del pasillo.
El portón se deslizó silenciosamente hasta el tope a ras de suelo, el pasillo estaba en la más absoluta oscuridad.

- Ahora veremos si puedes repetirte – Dije moviéndome deprisa ya que mi voz denuncia el lugar donde me encontraba.
- Te espero, mequetrefe de mierda, yo en la tierra os hubiera exterminado, pero en el vientre de vuestra madre.

Patada lateral percutante que encontró costillas y de nuevo sentí un chispazo, me hundí en otras sombras más oscuras. De nuevo se repitió la escena anterior, parecía un corto repetido, la sombra agachada y de nuevo dolor en la boca, sabor salado y esta vez un fuerte dolor en la parte frontal de la cara.

Cuando abrí los ojos sentí dolor hasta en las pestañas, todas me miraban a hurtadillas, vi gesto de sorpresa, como era posible que ese tipo me hubiera noqueado dos veces casi seguidas, debía de tener conocimientos especiales.

Me puse en pie con dificultad, sentí un ligero mareo, Tyu me sujetó ante la mirada reprobadora de Azit. Llegamos a mi agujero y me sentó en la cama.
- Mi señor, debes tumbarte, quizá tu cerebro se haya resentido del golpe – Dijo Tyu poniendo su mano en mi pecho para que me acostara.
- Ese tipo me golpeó con algo.
- No debiste luchar en la oscuridad.
- ¿Sabes algo? – Pregunté debido al tono empleado por Tyu.
- Mi señor, Row ha utilizado un arma que aprendimos del enemigo.
- ¿Qué arma?
- Su nombre es Zehro, se le conoce como “Puñadas”, en su mano cerrada tenía una pequeña piedra. En este planeta existe una piedra de fuerza, parece que entra en conjunción de fuerzas, es decir, se suma al esfuerzo que nuestro corazón impulsa, dicen que incluso es interferida por nuestro cerebro.

- Eso no es posible – Balbuceé.
- Sí que lo es, hay más pero no tengo más información.
- ¿La utiliza contra el enemigo?
- No lo sé, aunque lo dudo, ellos también disponen de esa fuerza, son de aquí.
- Ahora comprendo su seguridad, pero te hago una pregunta ¿Cómo no lo utilizó en contra de su jefe de falange?

- Sencilla respuesta, deforme, mi señor eres deforme y no llegarás lejos. Su jefe, ese que matamos no es correcto, el magistrado estaba equivocado como la mayoría de los presentes, ese deforme tenía a Zehro, sin embargo se le volvió en contra, por eso se mató el mismo, pudo partirme en dos con su peso y sin embargo aquí estoy. Pienso que dos enfrentados con piedras debe de ser mortal, pero no para uno, los dos morirían, pienso que ellos lo sabían.

- Maldita china, me has sumido en la mayor de mis confusiones, no entiendo nada, no me creo nada, y por otro lado ¿Cómo no me hablaste de esa fuente de fuerza?
- Mi señor, tu no me has preguntado, desde que me uní a tu falange, he sido una servidora de sexo, soy tu esclava…, voluntaria.

- Tyu, si te doy una orden, una tajante orden ¿La cumplirías?
- Mi señor, si es mi contra, podría pensarlo.
- No te afecta en nada, no tiene que ver contigo.
- Es posible que obedeciera, mi señor.
- No Tyu, exijo obediencia ciega, ejecutar la orden sin más.
- ¿Hay riesgos para mí?
- No, tal y como yo te ordenara.
- Entonces sí, obedeceré ciegamente, tal y como exiges, mi señor.
- Suponte que te ordenara mi muerte.
- No lo entiendo, mi señor.
- Tyu, no se seguir, estoy vencido, acabado, no tengo interés por esta mierda de vida.

- Mi señor, olvidas el sexo, te gusta, piensa en las mujeres, dispones de muchas.
Solté aire deprisa, estaba sumamente reventado, abatido y derrotado por este maldito exoplaneta.

- Mi señor, tienes los síntomas del mal del espacio, los astronautas los tenían a su vuelta, de eso no informaron a la gente, muchos de ellos terminaron con su vida, creo que estás contagiado. En la tierra, los diseñadores de videos juegos, esos que solo se pueden utilizar en las consolas, le pusieron un nombre muy acertado. La niebla de la guerra.

Puntuacion: - Votos: 0

Leido: 13 veces

Mi vida como Carla. Capitulo 2Categoría: Transexuales

Por Mi vida como Carla | 2014-09-15 22:18:58 | 0 comentarios

Capitulo 2:
Mi vida como Carla
Como pase de ser un putito para convertirme en una putita.

Al día siguiente de que me había desvirgado Carlos, me paso a busca a la facultad como habíamos quedado, subí a su auto y fuimos a su departamento.
Ya en el ascensor empezamos a besarnos y tocarnos, entramos al departamento nos desnudamos casi en la puerta.
Estábamos los dos muy calientes.
Fuimos al dormitorio y empezamos a coger.
Esa tarde me hecho cuatro polvos tres en mi culo y uno en mi boca. Me fui muy llenito esa noche a mi casa.
Así continuamos durante varios días, menos los fines de semana que el tenia que pasarlos con su familia, yo los sábados y domingos sufría la falta de mi pedazo.
A los quince o veinte días me dio la llave del departamento, para que yo fuera solo y lo esperara.
Me gusto mucho su actitud y yo le respondí ocupándome de mantenerlo limpio y lavando la ropa sucia (siempre llena de semen).
También tenía tiempo de bañarme y hacerme mi enema diaria, para mantener mi culito bien limpio.
Porque algo que aprendí a hacer, era que cuando me acababa en el culo luego se la limpiársela con mi boca.
Carlos me cogio de todas las formas: parado, sentado, acostado, agachado, levantado con sus brazo con mis piernas en el aire y en todos los lugares imaginados: en la cama, en el sillón, en el piso, sobre la mesada de la cocina, etc. Éramos lo que se dice una maquina de coger.
Más o menos al mes paso algo que cambiaria mi vida.
Carlos esa tarde trajo una película porno para que la viéramos, por supuesto era un video gay.
La trama de la película era tonta, pero bien caliente.
Trataba de un joven que entraba en una universidad de Estados Unidos.
En la universidad se lo cogieron todos, desde su compañero de cuarto, hasta el director terminado enfiestado con los cinco jugadores de básquet. Unos morochos bien dotados que se turnaban para acabarle primero en el culo y luego en su boca.
Quedo de cama el pobrecito, pero muy feliz.
Bueno, mientras veíamos la película tuvimos que hacer dos pausas para coger.
Primero fue perrito y luego con mis piernas levantadas sobre sus hombros.
Ya mi culito estaba dilatado de tantos pijazos que me comí ese mes, solo necesitaba una chupadita de mi culito mientras yo le chupaba su verga. Hacíamos unas sesenta y nueve hermosas.
Terminamos de ver la película y me pregunto si me había gustado, le respondí que si pero que estaba envidioso del protagonista.
Me pregunto:
- ¿Por las cinco pijas que se come al final de la película?
- Bueno, (me ruborice) y le dije algo de eso habría. Pero lo que envidio, es que empezó la película con un chico vestido de varón y termino como una mujer total – vestida y con tetitas) en realidad al principio las tenia pero las ocultaba muy bien.
- ¿Te gustaría vestirte de mujer y tener tetas?
- Si, le dije.
- ¿Y porque no lo haces?
- ¿Con que? Con la mísera mensualidad que me da mi padre apenas me alcanza para pagar mis estudios. Y nunca pude usar ni siquiera la ropa de mi madre, porque es ropa de vieja. Así que, ni siquiera una bombacha podría cómprame. Además siempre sentí vergüenza el pensar en ir a una tienda para comprarla.
Bueno, dijo, y se levanto de la cama poniéndose una salida de baño y fue al living.
Yo me quede acostado descansando.
De repente me pidió que le preparara un café.
Obedecí (como siempre que me pedía algo, me encantaba realizar sus pedidos)
Fui a la cocina, mientras el estaba sentado en la computadora. Yo estaba acostumbrado a verlos haciendo sus negocios.
Me pregunto:
- ¿que talle sos?
No entendía que me preguntaba.
Le dije:
- ¿Qué?
Me contesto:
- ¿Que talla de ropa sos? S, M, L.
- Ha, respondí soy talla M. ¿Porque?
- Y ¿Cuánto calzas?
- Treinta y siete.
Serví los cafés y me dirigí al living.
Fue grande mi sorpresa al ver lo que estaba haciendo con la maquina.
Estaba en una página PORNO SHOP, comprando de todo.
Lencería, vestidos, zapatos, botas, bijouterie, cremas y cosméticos, pelucas (tres, una rubia, una morocha y otra pelirroja), disfraces (uno de bebota y otro de colegiala).
Estaba cargando el carrito de compra con todo lo que veía.
Le dije: Pero, yo no voy a poder pagar esto.
No importa, te lo voy a regalar, para realizar tu sueño. Y siguió cargado cosas.
Me calentó la idea.
Para agradecerle me metí por debajo de la mesa y empecé a chuparle la pija.
El se quejo que así no podía seguir, pero se le puso dura y tome mi ración diaria de leche.
A los dos días, me envió un mensaje que decía que el portero del edificio había recibido un montón de cajas sin remitentes y las había guardado en el hall del edificio.
Le respondí y volé al departamento.
Hable con el portero y juntos cargamos las cajas en el ascensor.
Las baje en el piso y las entre al departamento.
Estaba alucinando, no lo podía creer.
Empecé a abrir una a una las cajas y descubrir todo lo que había en ellas.
Encontré prótesis de silicona símil tetas, tangas para travestís con un bolsillo para esconder el pene, cremas depiladoras, cremas con hormonas femeninas, ligueros, medias de lycra con puntillas, minifaldas, vestidos largos y cortos, zapatos, sandalias con tacos, baby dolls (uno negro y otro rosa), maquillajes, bijouterie (collares, aros, pulseras), perfumes muy sensuales, corpiños para las prótesis, bodis abiertos por delante y por detrás, corsettes con porta ligas incluido y hasta había un consolador grandote, casi como la pija de Carlos.
No sabia por donde empezar, enfrié mi cabeza y me dije que lo mejor era ordenar todo.
Guarde todo en el ropero de la habitación, sobre la cómoda puse las pelucas, la bijouterie, las cremas y los perfumes. En la mesita de luz guarde el consolador.
Bueno era hora de comenzar mi transformación.
Me desnude y guarde mi ropa de hombre.
Tome la crema depiladota y fui al baño y me la pase por todo mi cuerpo. Así elimine los pocos pelitos que tenia en mi pecho, axilas y piernas.
Comencé a depilarme mi entre pierna y por supuesto mi culito. Pase la espátula y retire gran parte de bellos.
Pero note que quedaban algunos, entonces utilice una maquinita de afeitar.
Me duche y verifique en el espejo que estaba detrás de la puerta del baño (de un metro mas o menos) si quedaban pelitos.
Descolgué el espejo y lo acosté en el suelo. Me pare frente a el, abrí mis piernas y me puse en cuclillas sobre el, para poder ver bien mi culito.
Me lo afeite bien, como así también la distancia entre mis huevitos y mi augerito.
Me hice mi enema de todos los días y ya estaba LISTA.
Me seque bien y fui a la pieza, donde empecé por pintarme las uñas de los pies.
Luego me coloque una crema en todo mi cuerpo que dejo mi piel como de porcelana.
Me pegue uñas postizas en mis dedos y los pinte (el esmalte que elegí fue uno rojo tomate).
Mientras esperaba que se secaran las uñas me pare frente al espejo del dormitorio que me mostraba de cuerpo entero, escondí mis órganos sexuales entre mis piernas y no podía creer lo que veía era el cuerpo de una adolescente que esta empezando a ser mujer con mis pequeñas tetitas, esto me éxito, pero decidí seguir adelante con la transformación.
Me coloque la crema con hormonas sobre mis pechos, pensando que pronto crecerían.
Me perfume y me maquille, primero la boca rojo fuego, luego los ojos, me depile un poco las cejas, me puse rubor, delinee mis labios y mi ojos.
No sabia que peluca colocarme, estaba la rubia que me llegaba hasta los hombros, la morocha que era larga hasta la cintura, y la pelirroja muy cortita.
Me decidí por la morocha, me hacia la cara mas puta.
Me mire de nuevo al espejo y me encanto lo que veía, no me reconocía como hombre sino era una mujer. Estaba que volaba mi pija pedía a gritos una paja.
Fui a la mesa de luz y saque mi juguete nuevo lo puse sobre la silla y lo unte bien con la crema para penetraciones anales, también me lubrique bien mi culito.
Me senté despacito sobre el y me enterré todo.
Me masturbe parándome y viéndome de reojo en el espejo como tenía metido todo el consolador en mi culo.
Por fin acabe y limpie todo el semen caído en piso y el consolador también. Mi culo apenas lo limpie por fuera, quería que quedara lubricado para cuando llegara mi PAPI.
A partir de este día cambiaron dos cosas: primero, empecé a hablar de mi persona en femenino y segundo lugar a Carlos empecé a llamarlo PAPI.
Bueno, ahora mas tranquilo tenia que decidirme que ropa usar.
Me decidí por una tanga roja, unas medias largas blancas con puntillas que se ajustaban donde empezaba mi colita, unas sandalias rojas con tacos altos y finos, una minifalda roja, una camisa blanca que anude a mi cintura encima de mi ombligo, un corpiño rojo con sus respectivas prótesis de tetitas.
Me vestí y empecé a caminar para aprender como hacerlo con tacos altos.
La peluca morocha hacia resaltar mis ojos verdes. Realmente parecía una chica de quince o dieciséis años con carita de putita.
Sentí que se abría la puerta y dije con vos femenina
- PAPI sos vos
- Si, contesto.
- Serra los ojos, y no hagas trampas le dije.
- Bueno ya están cerrados, me contesto.
Despacito me deslice hasta donde estaba parado y le dije.
- Abrí los ojos
Los abrió y no podía creer lo que estaba viendo.
- Guau, que linda nena que sos
- Te gusto PAPI
- Si, estas hermosa.
Me abrazo y me beso, metiéndome toda su lengua en mi boca, bajo sus manos hasta mis nalgas y me levanto, cruce mis piernas sobre su cintura.
Estábamos los dos muy calientes.
Me bajo y me agache, desprendiéndole su pantalón y bajándoselo junto con su calzoncillo. Me metí toda su pija en mi boca, mientras el se sacaba la camisa. Cuando estuvo desnudo me pare y fui al sillón.
Me saque la tanguita y me monte a caballito sobre el apoya brazos dejando mi culito al aire con mis nalga abiertas.
El vino por detrás y le pedí que me la metiera toda por favor.
Apoyo su cabecita en mi augerito y me dijo.
- Lo tenes lubricado
- Si PAPI, me tuve que meter el consolador porque no aguantaba mas y vos no estabas.
- Y te lo metiste todo. Mientras me metía toda su pija.
- Si PAPI
- ¿Y te gusto mas que mi pija?
- No PAPI, tu pija es insuperable.
- Me vas a mostrar como te metes el consolador y te haces una paja.
- Si PAPI, si queres mientras me lo meto y me masturbo te la chupo para que me acabes en la boquita.
Esta última frase los calentó más.
Mientras me cogía, yo fregaba mi pijita en el apoya brazos subiendo y bajando, ayudándole a que me entrara hasta el fondo.
Acabe tres veces, cuando el me lleno con su lechita caliente y por supuesto cuando me la saco me di vuelta y se la deje bien limpita con la lengua.
Fui al baño y me limpie el culito, mientras mi PAPI fue al dormitorio y se acostó.
Sin desvestirme me acomode al lado de el.
Al ratito empezamos de nuevo pero esta vez decidí yo como quería hacerlo.
Cuando se le puso bien dura me pare y abrí las puertas del placard donde estaba pegados dos espejos uno en cada una de las puertas.
Me pare levante mi pollerita entre medio de los dos espejos y lo invite a que penetrara mientras me miraba en los espejos.
A mi PAPI le encanto la idea y lo hicimos así de paradito.
- ¿Te gusta mirarte cuando te cojo? Me dijo.
- SI PAPI me encanta verme como si fuera una mujer que esta siendo bien cogida.
- PAPI me gusta, me gusta mucho sentir tu pijon adentro mío y verlo entrar y salir.
Me besaba y me apretaba contra su cuerpo hasta que acabamos.
Después de limpiarle con mi boca su pija y limpiarme, mi PAPI me prometió llevarme a un hotel alojamiento para verme en muchos espejos como me cojia.
El tercer polvo que me hecho fue en la boca, pero mientras me metía el consolador en el culo. Mi PAPI me ayudaba a entrarlo y sacarlo.
Me lleno la boca con semen que trague todo y yo me acabe hermosamente.
Luego nos bañamos y vestimos y me llevo a mi casa. Antes de despedirnos me pregunto:
- ¿y como tengo que llamarte ahora, porque tu nombre masculino no pega con lo que vi hoy?
Pense un minuto, y le conteste:
- PAPI como vos fuite mi mentor, mi descubridor de lo que realmente soy, me gustaria que me llames CARLA en honor a tu nombre.
- OK, respondio.
Y este fue el nacimiento de CARLA.
A partir de ese día, yo iba al departamento como un hombrecito (bien putito) y me vestía de nena (muy putita), lo esperaba a mi PAPI para empezar la fiesta.
Un día le pregunte si su mujer no se daba cuenta que el llegaba a su casa con los huevos bien vacíos porque yo me encargaba de exprimirlos. Me contesto que su matrimonio era una farsa e inclusive dormían en habitaciones separadas. Esto me ilusiono mucho, pues vislumbraba un futuro junto a el.

Próximo capitulo:
Mi vida como Carla
Como pase de ser una putita para convertirme en una reputa.

carlita.traviesa01@gmail.com

Puntuacion: - Votos: 0

Leido: 27 veces