Los 10 relatos mejor valorados

descocado por mi perro

Descocado por mi perro lobo Hola mi...

Estacionamiento

Hola espero que te guste esta histo...

MI ESPOSO ME CONVECIO DE PROBAR OTRO VERGA

MI ESPOSO ME CONVECIO DE PROBAR OTR...

amigas por accidente

mi nombre es karina les cuento este...

Kim: Mi primita... Mi putita (V)

" Despues de una buena temporada fu...

DISPUESTO A EXPERIMENTAR UN TRIO

Ya tenía varios años de relación...

EXCURSION FALLIDA QUE SALIO MEJOR DE LO ESPERADO

Tenia unos meses en esta nueva ciud...

la puta de mi esposo séptima parte

Agradecer vuestros correos fotos pr...

la puta de mi esposo Sexta parte

Holaaaaaaa continuó con mi histori...

la puta de mi esposo cuarta parte

Continuó Después de la orgía de ...



Ultimos relatos


¿ERES CHICO, QUIERES QUE TE LO CUENTE AL OÍDO?Categoría: Gays

Por gonzo | 2016-07-18 16:20:33 | 0 comentarios

Si eres chico te diré que yo también lo soy y si quieres que te lo cuente, entonces presta atención a lo que te voy a contar porque así paso:

Comenzare diciéndote que él es un hombre con una poderosa polla, muy imponente y dura cuando penetra, es un hombre que domina en la cama y sabe hacerme lo que él quiera. En cierta ocasión me tenía en su cama, apenas nos habíamos despertado. Ese día, eran primeras horas de la mañana, el me despertó tocándome las nalgas, sus manos se deslizaban cariñosas sobre mi culo, sabia como agarrarlas, como hacerme sentir que mis nalgas eran muy redondas en sus manos, mi miembro ya se estaba poniendo duro y firme; de seguro la de él ya lo estaba, No sabía exactamente lo que iba a hacer conmigo esa mañana, solo sabía que me iba a gustar y que me iba a poner bien cachondo como anoche que pasamos juntos.

Al percatarse que ya estaba despierto, destapo mi cuerpo de las sabanas, me tenía desnudo y a sus órdenes, se inclinó a ver mi polla paradita y me agarro de las caderas imponiendo su voluntad como él siempre lo hacía, me puso boca arriba con mi polla ya bien parada en alto, sin decir nada se acercó y tomo mi verga con su boca, se la metió toda y me dio una de sus chupadas que me dejan boquiabierto del placer, me arranco el primer jadeo no sé cómo, solo sentí que chupaba mi polla juntando los labios y la jalaba de una manera espectacular, tanto que al salir mi pene de su boca, salto como un resorte haciendo una especie de chasquido al soltarse de sus labios.

Al quedar mi verga libre de su boca sentí una sensación de aire entre mis nalgas, como si mi ano hubiera quedado libre y a merced del viento, una sensación deliciosa de la que pude reaccionar solamente cuando sentí que su mano agarraba firme mi verga para llevarla hacia mi vientre y su boca abierta se iba sobre mis pelotas, era la gloria, el sí sabía comerse mis testículos, lo hacía agradablemente con su enorme boca, chupaba, jalaba una a una mis bolas y se las metía a su boca chupando, era un verdadero demoledor de mis pelotas. Me hacía gemir, yo mismo ponía sobre esa mano que tenía sobre mi verga mi propia mano, para que me la agarrara con mayor firmeza y abalanzaba mi culo, pero sobre todo mis pelotas en su boca para que le cupieran bien adentro. En su boca mis bolas adquirían firmeza, salían más hacia afuera y el las succionaba como queriendo arrancármelas, ese ejercicio oral me tenía tremendamente excitado, me hacía sacar el culo hacia abajo con las nalgas bien abiertas mientras me dejaba comer los testículos.

Luego él se puso de rodillas sobre la cama, vio mi verga, le gustaba verla, de hecho me mantenía desnudo la mayor parte del tiempo solo porque le gustaba ver mi polla, mis bolas ahí abajo y mi culo claro, era un mirón, yo también lo soy no lo niego, me gusta su cuerpo, verlo desnudo disfrutar de todas esas cosas que me hace. Pero no me desvío más de lo que vengo a contarte, y solo te diré que, después de sentirme observado por él, lo vi ponerse de pie sobre la cama, subió hasta la cabecera de la cama, abrió sus piernas alrededor de mi cara, desde ahí podía ver su culo cerrado escondiendo su ano, sus pelotas que me gustaban tanto, y su polla erecta pero apuntando hacia mí, en ese instante se me hizo agua la boca, ya quería chupársela, sentir el sabor de su rica polla dentro de mi boca, me vio relamerme los labios y se puso a reír, entonces vi que cambió de idea respecto a lo que iba a hacer conmigo y se fue poniendo de espaldas, pero sin dejar de tenerme entre sus piernas, desde abajo vi como él se volteó y puso su culo en dirección a mi frente, sus testículos y su imponente verga mirando a mi pecho y se fue acomodando de tal manera que fue quedando sentado sobre mi cara con las piernas abiertas a mis costados.

Al principio, se hizo hacia adelante, sentí su pecho sobre mis piernas y pensé que iba a sacar su verga hacia atrás para metérmela en la boca y hacérmela tragar hasta atorarme como ya lo había hecho antes, pero no fue así, solo se acomodó lo suficientemente hacia adelante como para ponerme las pelotas en la boca y dejar que yo se las chupara, para tal efecto saque la lengua y empecé a lamérselas, primero una luego la otra. Pero después de un rato él quería que me las metiera a la boca y las apretó sobre mi boca, haciéndome abrir más los labios para recibir sus hinchadas testículos, chupe del medio, sentí como se abrían sus pelotas y como él agitaba su cuerpo para que se las chupara más, ni falta decir que se las chupe enteras, las mame, empero él era como siempre insaciable y se abalanzaba más sobre mi boca, me las metía con fuerza, a ratos me hacía sentir que me metía una de sus pelotas entera a la boca y luego él mismo la jalaba para que saliera de mi boca, pero no puedo negar que me la estaba pasando estupendamente bien chupándome sus pelotas, sintiendo su verga dura apuntando hacia abajo en medio de mi mandíbula.

Después de eso yo solté sus pelotas y él me metió entre sus nalgas, sí, ese hombre maduro me puso el culo en la cara, enterró mi nariz y mi boca entre sus nalgas y me hizo chuparle el ano, empecé desde abajo, casi donde terminan sus bolas que después de mis chupadas quedaron bien duras, y fui lamiendo y chupando hasta llegar a su orificio, cuando empecé a chupárselo él llevo una de sus manos hacia atrás y cogiéndome de los cabellos me jalo hacia su culo, me ahogue entre sus nalgas, pero no importaba nada, me gustaba hacerlo, deje que él me cogiera de los cabellos y me metiera en su culo, solo abrí los labios lo más que pude para recibir su ano dentro de mi boca y me puse a chupárselo porque sabía que eso era lo que estaba buscando, deje que él se recargara con todo su peso sobre mi cara, con la boca abierta sobre su ano y mi nariz enterrada entre sus nalgas me iba quedando sin aliento rápidamente, pero así y todo quise hacerle sentir lo mejor de mí y seguí moviendo mi boca alrededor de su ano.

Con fuerza se apoyó sobre la cama, me estaba ahogando entre sus nalgas, pero a él no le importaba, solo quería someterme y se vino con todo su peso sobre mi cara, estaba aprisionado entre el colchón y sus nalgas, él se meneaba con fuerza como queriéndome restregar el ano entre los labios, al poco rato me quede sin aire y me puse a patalear pero él no cedía con su peso sobre mí, hasta que me dio un leve respiro. Pero fue solo para acomodar mejor su culo encima mi cara, se agarró de mi pecho, me pellizcaba las tetillas, se apoyaba en mi pecho y colocaba con más ganas sus nalgas abiertas sobre mi cara, me tenía chupando, las pocas beses que se acomodaba me dejaba sacar la lengua para pasársela encima del ano, luego lo demás, lo que a él le gustaba, era sentarse en mi cara y dejarme metido entre sus nalgas hasta cortarme el aliento.

Sentía todo su peso encima de mi rostro, pataleaba intentando que me liberara pero a él poco le importaba, solo se acomodaba mejor y me decía no sé qué cosas, estaba tan ahogado por sus nalgas que ni lo escuchaba. Más tarde se fue con su pecho sobre mis piernas, al fin alivio, me sentí salir de entre sus nalgas, su ano lo tenía tan cerca que casi podía ver dentro, pero él se abrazó a mis piernas y fue delicioso, no podía precisar donde había ido a parar su verga pero sabía que la tenía pegada a mi piel, al igual que el tenia pegada a su cuerpo la mía.

Para cuando se apoyó sobre sus rodillas y sus manos, vi que su verga la tenía justo en mi pecho, pero ahora que se desprendía de mi cuerpo la veía colgando, también sus testículos. Sin embargo como era su culo lo que tenía próximo a mi cara se lo seguí lamiendo, vi como el metió la espalda y saco más el culo hacia mi cara para que se lo lamiera bien, sus nalgas se mantenían separadas por lo que le di a su ano mi lengua, empecé a lamérselo hasta dejárselo húmedo, su ano me gustaba, sus nalgas abriéndose hacia los costados también me emocionaban y se las lamí saliendo un poco de su ano. Al poco rato cuando le puse el borde de mi lengua justo en el ano, volvió a cogerme de los cabellos para tener toda mi cara metida en su culo, y yo me daba el festín de clavarle la lengua en el ano, de escupírselo, de chuparlo sintiendo en mis labios el borde arrugado de su fabuloso ano.

Luego fue perderme en su culo, el volvió a poner todo su peso encima de la cara y percibí como saco su verga hacia adelante para frotársela con una mano mientras cabalgaba con su ano sobre mi cara, prácticamente me hacía tragar su ano, habría las nalgas y se abalanzaba tan bien sobre mi cara que sencillamente tenía su ano metido en mi boca y él se estaba dando por delante una magnifica masturbación agarrándose la verga.

Con todo eso los dos gemimos, me cortaba el aire pero ya no me importaba solo lo dejaba cabalgar con su ano sobre mi boca, mi verga estaba reventando de placer y a veces él me la meneaba pero estaba más concentrado en lo que estaba haciendo con la suya que en un momento de esos, lo escuche gemir como cuando se está viniendo encima mi boca o dentro de mi culo, solo que ahora yo tenía su culo dentro de mi boca y su verga estaba afuera, hasta que ya no pudo más y dio verdaderos alaridos de placer, y lo sentí chorrearse sobre mi pecho, dejo caer su semen sobre mí y todo su peso sobre mi cara, me hubiera gustado verlo correrse como cuando lo hace en mi cara pero esta vez no me dejo hacerlo, como cuando lo hace dentro de mi culo. Como sea, acabo y se dejó el gusto de chorrearse en mi pecho. Cuando se dio la vuelta vi que su verga había quedado sucia, seguramente por el manoseo que se daba al momento de eyacular, me miro con picardía y supe que su verga iba a venir a dar a mi boca, que me iba a dejar limpiársela de todo ese semen con mi boca.

Y así fue, él se había dado la vuelta y sentado con las piernas abiertas a mi costados, solo para que yo le limpiara la verga con mi boca, se acomodó muy bien encima mío y yo no le deje moverse más, lo cogí de las caderas y deje que me metiera la polla en la boca, como siempre, la tenía bien tiesa y caliente, era una cosa dura entrando a mi boca hasta que yo la recibiera completa, por unos momentos sentí sus nalgas sobre mi pecho, pero luego las levanto y se irguió un poco hacia arriba de tal manera que su verga caía hacia abajo pero dentro de mi boca, yo tome su verga entre mis labios y comencé a chupársela, a limpiarla de todo ese semen que había dejado regado alrededor, en especial de esa piel que cubre la orilla, ese borde era rico, se clavaba ligeramente en mi garganta y todo el largo tronco de su verga iba hacia afuera y hacia adentro de mi boca, yo la recibía con gusto porque era la gloria tener su verga metida en mi boca, me gustaba cogerle las caderas, a momentos quería cogerle las nalgas mientras me clavaba la verga en la boca pero él no me lo permitía, como sea, estaba disfrutando de tener su pene en mi boca y dejárselo bien limpio después de la eyaculada tan rica que se había dado sobre mi pecho. En uno de esos momentos, puso sus manos hacia atrás para recorrer mi pecho y para jalarme las tetillas, en esos precisos instantes sentí que la punta de su verga se clavaba en mi paladar superior y él me la arremetía bien rico con esas ricas agitaciones que hacia dentro de mi boca

Sus pelotas enterradas en mi quijada y él apoyando sus nalgas en mi pecho iba acariciándome hasta llegar a sus nalgas, y aunque a mí no me dejaba acariciarle el culo él mismo se daba caricias, eso me gustaba, las veces que le vi tocarse el culo mi verga se endureció como acero, pero este no era el caso. Y después de un rato de dejarme lamer su verga, se hizo hacia atrás haciendo que su tiesa verga saliera de mi boca por completo, el sabor de su polla junto al de su semen había quedado en mi paladar, me relamí los labios del gusto, estaba acostumbrado a su sabor porque él siempre me lo ponía en la boca, de hecho ponía todo de él en mi boca y eso me gustaba, me gustaba también cuando el solo se acariciaba largo rato las pelotas y dejaba que yo le viera hacerse eso desde muy cerca, pero eso es otro cuento.

Ahora seguramente te preguntaras ¿Quién es ese hombre maduro que me deja delirando de placer? ¿Quieres que te lo cuente todo desde el principio y como lo conocí? ¿De él y de sus otros amantes con los que me compartió? ¿Quieres saberlo todo y quieres que te lo cuente solo a ti? Pues pídeme que te lo cuente en: ellibrodegonzo@gmail.com

Puntuacion: - Votos: 0

Leido: 64 veces

Por mi nietaCategoría: Sexo Maduras

Por lidia | 2016-07-18 15:09:31 | 0 comentarios

Quien lo hubiese pensado hace unos años; seguramente nadie, ni siquiera yo me imaginé que pudiese ocurrir lo que ocurrió. Pero que tonta soy, estoy hablando y aún no saben siquiera quien soy. Me paso a presentar, soy lidia Capdevilla, de 53 años de edad, nacida en Salta Capital, para más decir; hoy de excelente posición económica, no gracias a haber estudiado sino a esas cosas de la vida que a una la van formando… pero vamos por parte ya que la historia que quiero relatar, es mi historia y creo que a alguien puede interesarle ya que si bien a mí, económicamente hablando, me fue bien no le deseo lo mismo a nadie de allí que lo cuente.
Mi despertar sexual fue como el de casi todas mis hermanas a los 13 años, pero lamentablemente yo quede embarazada de allí que no habiendo llegado a los 14 años ya era madre de una niña; de allí que mis padres temerosos del que dirán hizo creer que la niña recién nacida era hija de mi madre, es decir mi hermanita, y como si eso no fuese suficiente me envió a la capital del país, para que ayudase a una tía que recientemente había sido mamá.
El tiempo pasó y yo casi me olvidé que también era madre, de allí que cuando conocí al que fue mi esposo no le comenté nada de la niña. Él era un hombre de treinta y ocho años y quedó prendado de mí el día en que fue a ver a mi tío para cerrar un negocio, cuando yo aún no había cumplido los veinte años.
Nos casamos a los pocos meses y en el viaje de regreso de Mar del Plata, lugar en el que transcurrió nuestra luna de miel tuvimos un accidente a resultas del cual mi esposo falleció y yo estuve varios meses internada; Si bien yo no fenecí como él quede imposibilitada de tener hijos de allí que me tuve que contentar con ver crecer a los hijos de otras, entre ellas a las de las enfermeras que me atendían. Lo cierto es que cuando llegue a los 27 años, recibí una carta de mi madre para que fuese urgentemente a verla.
Temerosa de su salud fui allí y para mi sorpresa mi madre me dijo: Cuidé de tu hija haciéndola pasar como hija mía, no obstante ella al igual que vos será madre antes de sus 14 años y yo ya no puedo hacerme cargo del niño pues ya nadie creerá que con 60 años he vuelto a parir, por ello es que te pido que vos te hagas cargo de la criatura, cuán grande fue mi desazón al verme ante tal circunstancia, pero comprendiendo que mi madre tenía razón tome a mi hija y con ella volví a Buenos Aires, aunque al llegar hice creer a todos que se trataba de mi hermanita. Cuando su hijo nació, yo como había hecho mi madre, me hice cargo del mismo, de la misma sería correcto decir, y mandé nuevamente a “mi hermanita” a Salta y yo seguí con mi vida en la gran ciudad atendiendo el negocio de mi marido como si nada hubiese ocurrido; no obstante y dado que la gente es mala y comenta me mude a San Isidro donde pude criar a mi nieta, lejos del cotorreo de las chismosas que por más alta alcurnia que tuviesen no dejaban de ser chismosas.
A mi nieta la crié como si realmente fuese mi hija, esa hija que no pude criar y a la cual solo había visto en dos ocasiones desde que vine de mi provincia natal.
El tiempo fue pasando y como quien no quiere la cosa, a mis cuarenta años, me encontraba con que aquella a quien llamaba hija se hizo mujer. Ese hecho me marcó mucho ya que, teniendo en cuenta mi pasado y el de mi hija verdadera, y no queriendo que a ella le pasase lo mismo, comencé a acompañarla a cuanta fiesta iba y traté de estar siempre a su lado, aun cuando a los ojos de los otros padres fuese una metida, una mujer que no sabía colocarle límites a su hija, o una madre que no tenía confianza en su descendiente. Lo cierto es que, como si fuese su hermana mayor, concurrí con ella a cuanta fiesta o baile fue y me hice amiga de sus amigas y amigos, a tal nivel que hacían la previa en mi casa y contaban conmigo como con una amiga de aquella que todos, incluso ella, creían que era mi hija.
Con Carla, así se llamaba mi nieta compartíamos todo, desde los zapatos hasta las remeras, pasando por los pantalones y las polleras; en muchas ocasiones íbamos juntas a comprar la ropa y comprábamos aquella que nos gustaba a ambas.
A pesar que una y mil veces le dije que no se fijase en chicos y se centrase en estudiar, no me hizo caso, lo cual comprobé el día en que me comentó que había, en el colegio, un chico del otro grado años que le gustaba y quería tener mi opinión sobre si le convenía o no, ya que si bien era muy buen estudiante era de su edad, y yo siempre le decía que estaba en la edad de estudiar. Le propuse que lo invitase a pasar el fin de semana en casa, ya que así con la excusa de disfrutar de la pileta yo podría evaluarlo y darle mi opinión.
Fue así que ese viernes no hicimos previa, y nos fuimos a dormir bien temprano; el sábado nos levantamos tipo 8 de la mañana, nos bañamos y desayunamos, a eso de las 10 llegó, acompañado de sus padres, el chico que tenía, a pesar de usar lentes e irle muy bien en la escuela, un aire de pendenciero, que hizo que no me cayese bien. Dicen que la primera impresión es la que vale, pero… tendría que fumármelo todo el fin de semana para darle a Carla la opinión que me había causado.
Sus padres resultaron ser amorosos, le recomendaron una y mil veces que se portase bien, que no hiciese lio y, antes de marcharse, me dejaron sus teléfonos por cualquier cosa y me agradecieron que lo hubiese invitado a pasar el fin de semana,
Pasamos unas horas en la pileta, luego almorzamos, jugamos con la play y volvimos a la pileta. Facundo, tal era su nombre, resulto ser muy simpático y amable y para nada desagradable como inicialmente me había parecido. En un dado momento, tipo 6 de la tarde, decido ir a buscar algo para tomar, por lo que voy a la cocina y preparo unos jugos, para los tres, pero antes de ir al fondo decido pasar por el baño y en él me encuentro a facundo, masturbándose, no me sorprendió el tamaño de su miembro, ya que era el común para un chico de 16 años, pero si me llamo la atención como se la movía. Cuando él vio que entraba luz en el baño abrió sus ojos y al verme no supo que decir, entonces yo, como adulta, le dije “no te preocupes pero deja ya de hacer eso y vete a la pileta”
Él se fue, yo orine y fui al fondo llevando los jugos como si nada. El resto del día transcurrió sin ningún altercado y pude comprobar que facundo no se había encerrado en el baño por mucho tiempo. A la noche al acostarnos estaba yo un poco caliente por la situación que había presenciado por lo que comencé a tocarme, pero al rato y ya totalmente mojada, decidí ver que estaba haciendo Facundo, por lo cual, e inconscientemente, fui a la habitación que le habíamos preparado, digo inconscientemente porque solo llevaba puesto mi camisón, sin corpiño ni bombacha ya que para dormir no los uso. Al abrir la puerta de su habitación me percate que estaba durmiendo, entonces me acerque a su cama y comencé a observarlo. El abrió sus ojos y al verme se asustó, pero yo tocándole el cabello le dije “Tranquilo no pasa nada solo estoy acá porque quiero hablar con vos”, entonces y tratando que mi nieta no repitiese las experiencias mías ni de su madre le empecé a decir que estaba mal que se masturbase pensando en chicas de su edad que no sabían ni siquiera lo que era un pene, que él como hombre debería pensar en mujeres más grandes y que se yo cuantas cosas. Mientras yo hablaba él no quitaba sus ojos de mis tetas y note como la sabana que lo cubría palpitaba, por lo cual mi vagina comenzó a mojarse aún más de lo que estaba y mis pezones a endurecerse.
En un momento dado le dije “lo que pasó quedará entre nosotros si me prometes que te transformaras en el hermano de Carla y cuidaras que nadie se acerque a ella” a lo que él acepto de buena manera. Decidí entonces irme a mi habitación a masturbarme, por lo cual le doy un beso en su frente, cuando se me ocurrió que podía satisfacer a ese muchacho y ver como se pajeaba, por lo cual le dije” si quieres puedes pajearte pensando en mis tetas que tanto miras“ a lo que me contestó, ruborizándose “perdóneme señora pero es que me las imagino amamantándome, y realmente estoy esperando que se vaya para hacerlo”, “hazlo entonces” le dije y el me respondió “pero es que usted está presente” a lo que le dije “no hay problema, puedes hacerlo tranquilo que no serás el primer hombre que vea pajearse” y antes de que terminase de decirlo ya había llevado su mano a su pene y empezó a pajearse, pero yo le dije “no así no déjame ver como lo haces, así si algo haces mal puedo corregirte” y le corrí la sabana dejando ante mí su polla parada agarrada por su mano. El continuo pajeándose y yo mojándome al ver como lo hacía, creo que era por el placer de enseñar a ese niño ya que su pene no era ni muy grande ni muy gordo, sobre todo comparándolo con las inmensas vergas que ya me había comido. En un dado momento veo que facundo pone sus ojos en blanco y comienza a eyacular, un poco de su semen cae en mi camisón y como una zombi llevo mi dedo hacia él y después de tomarlo lo llevo a mi boca, cerrando mis ojos y disfrutando de su sabor; pensé que facundo no me veía, pero cuando abrí mis ojos, vi los suyo, que grandes como platos, me miraban. Solo atine a decirle “es rica y nutritiva” como no dándole importancia y luego le pregunte si se sentía bien después de haber eyaculado, me dijo que si y entonces me levanté y le dije hasta mañana mientras le daba un beso en su frente, al agacharme para hacerlo veo que su pequeño pene esta nuevamente duro y sin poderme contener llevo mi boca hacia él y comienzo a mamárselo, que placer, poder llevarme un pene completamente a mi boca y sentir el sabor del semen que minutos antes había salido del mismo.
Levanto mis ojos y veo su carita de felicidad y le pregunto si le gustaba, a lo cual me dice que sí y yo le digo “ves esto una niña de tu edad no te lo hará pues no sabe”.
Me sentía una maestra frente a su alumno, y de hecho lo era, ya que le estaba enseñando lo que es el placer, y me moje aún más, mis pezones estaban a punto de romper mi camisón, de tan duros que estaban, y mi vagina drenaba liquido como si me estuviese orinando, creo que era el morbo de desvirgar a un pequeño lo que más me calentaba, ya que aun cuando me había comido gruesos y largos penes, nunca me había sentido tan caliente como me sentía en ese momento.
No pudiéndome contener más, me quite el camisón, me acosté a su lado, y abriendo mis piernas, mientras agarraba su violáceo capullo con una mano, con la otra lo hacía girar a él para que quedase sobre mí. Oriente su pene hacia la entrada de mi vagina, y cuando estaba en la entrada de ella, mirándolo a los ojos le dije “ahora eyacularas pero en una vagina, no en tu mano, recuerda que esto te lo daré siempre, si cuidas que Carla no lo haga” a lo que me dijo “sí, yo la cuidaré, ella no lo hará con nadie”, tuve que cerrar mis ojos porque casi me mareo cuando siento que, dejándose caer sobre mí, su pene ingresa centímetro a centímetro en mi caliente vagina, me pareció increíble sentir lo que sentí pero era como si ambos estuviésemos hechos para cogernos mutuamente, ya que parecíamos un engranaje perfecto.
Había disfrutado de penes que al ingresar en mi me dieron la sensación de partirme en dos, con éste no lo sentía, pero sentía algo distinto, algo más profundo, que aún hoy no puedo precisar que es, pero que me hacía feliz y me hacía gozar. Abrí mi boca para dejar escapar un quejido y lleve mi boca hacia la suya, saque mi lengua y la enrede con la suya, jugando con ella, quería tener lo máximo de él y sentirle plenamente.
Fue algo realmente hermoso que repetimos infinidad de veces pues él se comportó realmente como un guardabosque cuidando que ningún truhan se acercase a Carla. Hoy ella tiene ya 24 años, hoy si quiere ya está en condiciones de coger con quien desee, y de hecho lo hace, hoy ya sabe lo que es quedar embarazada muy joven, hoy ya no hay problemas si queda embarazada, lo cual es muy difícil ya que me ha contado que si bien se cuidada prefiere el sexo anal, algo a lo que ya aun no me he animado aunque estoy pensando en hacerlo Facundo, ya que se ha comportado durante estos años en un excelente amante y deseo darle todo de mí.

Puntuacion: - Votos: 0

Leido: 256 veces

- HD85512b - 41 - El Triforio.Categoría: Novela rosa

Por Hutor | 2016-07-16 12:23:08 | 0 comentarios

Diluvios / Antes del año 0 Romano.
1º - 12.780-10.540
2º - 16.165-25.481
3º - 31.120-32.485


...... A POCAS ESPACIOS (Menos 30 minutos actuales) DEL PRIMER DILUVIO UNIVERSAL.

Catal-Hûyük, ciudad prohibida situada en el extremo norte de la ancha y extensa llanura de Cilia Mersin (Tarso), al pie de los montes Tauro, paralela a la costa sur de 14,1 Beru (150 kms.) comienzos del nissanu del año 2262 A.C., faltan pocas horas para el amanecer.

Los Nigromantes habían colocado las ocho Flamas del Círculo Estelar y el resultado había sido aterrador, el Abismo se abriría. El Enum Isin (Sumo sacerdote) de los Nigromantes había anunciado los presagios al Ágora de los Enums. La conjunción de los planetas era inminente, cuando culminara la línea, se formaría el Triforio que según las creencias atravesaba el Gran Mar en toda su extensión y llegaba al cielo.
Pero ahí no terminaba, ese era el principio, los signos anunciaban más acontecimientos que sucederían cuando el Abismo se cerrara.

Los rumores empezaron a circular por la misteriosa ciudad y sus habitantes de mayoría Wardum (Esclavos) miraban con temor en todas direcciones, las noticias eran confusas y todo era opiniones contrapuestas que contribuían más a sembrar las dudas y el miedo.
El Zigquarratu Etemeshinak (Casa cimiento del Cielo y la tierra) iluminado por miles de antorchas seguía su ritmo febril de construcción, nunca se detenían ya fuera de día o de noche, fiesta o día normal, existía una orden del Agora de los Enums que no dejaba dudas, no existían motivos para detener la construcción.

La construcción atravesaba las nubes y se perdía de vista, las últimas plataformas que servirían de base a las dos columnas que sostendrían la torre central que llegaría al cielo, mejor dicho, a una de las antesalas de las puertas del cielo.
Estaba siendo construida con arcilla maciza y decorada con ladrillos de colores intensos, las plantas de la torre central estaban pavimentadas con cerámica vidriada de tonos azulados que conferían distinción.

El Templo Blanco estaba situado en la ladera norte del monte, en la cámara de Anu se encontraban los Manzaz Pani, Gershk el Shar presidía la asamblea previa al acontecimiento llamado Enuma Elish. Sobre la amplia mampostería de tonos rojizos había gran cantidad de glípticos de diferentes tamaños, situados en los bordes de la ara junto a cada hombre había dos aberturas de forma cilíndrica a ambos lados de un círculo vidriado.

El primer hombre sentado frente al Shar introdujo un glíptico en una abertura, se trataba del Shangu Nabb, segundos después del círculo vidriado del centro de la mampostería salió una luminosidad que llegó hasta el alto techo y se fue desplegando hasta llenar la amplia cámara.

Era de varios colores y mostraba varias esferas formando grupos, grupos densos rodeados de nubes y varias esferas fueron despidiendo luz, después los puntos iluminados se apagaron, quedaron las esferas iluminadas alumbrando a las esferas que tenían más cerca, entonces comenzaron a moverse.

Isin el Enum introdujo otro glíptico y una línea azulada se elevó en la oscura sala, marcó un puente entre varias esferas rodeando las esferas que desprendían luz, en varios lugares hizo un extraño recorrido y terminó en una determinada esfera.
Dadusha, era el Sakallu hizo lo propio y simultáneamente introdujo dos glípticos, a ras de la mampostería se fue llenando de una línea de color ocre amarillento, cuando rellenó la superficie negra en su base comenzó a perfilar los montes, ríos, ciudades, aldeas y puentes.

La sacerdotisa (Entum) Kurit hizo lo mismo con su dos glípticos y fueron apareciendo espacios exteriores fuera de las esferas iluminadas, segundos después las esferas comenzaron a moverse lentamente, la conjunción era evidente, las esferas estaban aproximando sus órbitas, dentro de pocos minutos formarían una línea cuyo eje central era el Sol, solo duraría escasos Bêru(12 minutos dobles), era el tiempo que permanecería abierta la Majestuosa, después se cerraría y las Flamas serán la luz que les guíe en el Gran Mar.

Enum Isin con un gesto llamó a la sacerdotisa, esta respondió bajando la cabeza, sumisión. Y de esa forma se acercó al sacerdote. Este le habló al oído, un siseo, como el de una serpiente. La sacerdotisa asintió varias veces, lagrimas fueron desprendiéndose de su ojos cerrados.

El sacerdote sonrió complacido ante la reacción, algo que la sacerdotisa no comprendía. El moriría pero ella no y tampoco ninguna de las mujeres ¿Qué ocurría?
La sacerdotisa disponía de muy poco tiempo, primero tenía que ser inseminada por el sacerdote, que deprisa se desprendía de sus ropas, y quedó desnudo mostrando su fuerza, el miembro iba levantándose deprisa, la causa era la desnudez de la sacerdotisa, y una vez que se desprendió de toda la ropa, saltó sobre ella, separó sus piernas y entró deprisa.

La sacerdotisa se quejó del daño producido, el pensó que era un gemido y arremetió deprisa, no importara que sangrara, y poco después la inundó llenándola de semen ardiente, el sacerdote gritó con fuerza y siguió embistiendo, la sacerdotisa lloraba debido al daño que sentía, el sacerdote dejó de embestir lentamente y poco después detuvo su movimiento, despacio retrocedió mirando su miembro erecto, sonrió de nuevo, rojo de sangre, el sacrificio se había cumplido.
Gritó varias órdenes y quedó solo, no se cubrió con sus ropas, quería disfrutar del placer obtenido antes de morir.

La sacerdotisa tan solo se cubrió el cuerpo y corrió en busca de las mujeres, afortunadamente había órdenes anteriores y casi todas estaban en sus alojamientos. Las puertas se cerraron y un ligero temblor movió a la estructura de la entrada.

Era el espacio oscuro situado por encima del monte Ararat que se eleva por encima de las montañas, cuya alta cumbre sostiene el cielo, su base toca el centro de los infiernos, un Triforio atravesaría el universo.

El Abismo se abriría al segundo día, el carro votivo “Enuma Elish” llevaría las ocho Flamas encendidas en su proa, colocado en línea junto al Shesgallu (guardián de las Flamas) por tanto solo podría estar presente en esos momentos, el soltaría las amarras del carro votivo, después el solo atravesaría la entrada del Triforio que les llevaría hasta el Awelu de los Dioses.

Las altas llamas de las hogueras iluminaban los puestos guardados por varios centinelas en sus rostros había preocupación y temor, llegaba un nuevo cataclismo, pero desconocían su naturaleza. Los más atrevidos opinaban que serían movimientos de la tierra y fuego del interior que saldría por las montañas, pero los sabios callaban, los presagios eran terribles.

El carro votivo era de la clase Kelex estaba suspendidos en el aire, los dos grandes nimbos situados a ambos lados destacaban sobre el cuadrángulo superpuesto con la estructura superior en forma de sagita, transparente de obsidiana verde, un escoben de forma hexagonal y que en la parte superior permanecía abierta, en esos momentos ultimaban las últimas instrucciones ya que todos los puestos estaban ocupados por los hombres, tripulación y mujeres inseminadas que emprenderían el camino, detrás de la Uruk había sido nombrado Tartânu kisir sharrûti (Jefe del ejército profesional), toda la tripulación había sido escogida ya que la misión era muy delicada, sabían el camino pero desconocían cuál sería su final.

Todos los preparativos estaban ya ultimados, solo faltaba el relleno de naptuguhlumurru (nafta, derivado del petróleo mezclado con alcohol y mirra) en los artaba (depósitos) de combustible para las primeras horas de navegación, en el Gran Mar no precisarían de ello ya que podrían desplegar las cabelleras y el viento del fuego sería suficiente para llegar hasta él, estaba cerca.

En la galería de nivel 3, que es la última están ajustadas las cuatro pequeñas naves de 147 metros de clase Cufte, estas naves son mercantes y no sirven para largas distancias. Las naves tenían el casco recubiertas con láminas de cobre templado martillado, las juntas son de cobre-arsénico-bronce liquidas.

La clase Kelex era un carguero de grandes dimensiones, el sistema de empuje está compuesto por seis inductores, formados por el devanado del estartor que induce corriente en el rotor, el campo magnético que se forma en la débil capa de aire entre el rotor y el estartor, este campo magnético produce rotación, según se va haciendo más grande la capa de aire, el rotor aumenta de velocidad en el giro, esto produce a su vez rotación del aire que en realidad es empuje, si se aplica el multiplicador espiras, este ocasiona un aumento gradual de la rotación, si se comprime junto con el combustible, según el tiempo eso ocasiona un efecto de estampido al desplazarse el aire comprimido y por tanto el empuje está aumentado, la potencia pasa por los nimbos y esto proporcionaría la fuerza de impulsión al carro.

Los dos nimbos circulares laterales llevan los rotores divididos en tres grupos, son rotores concéntricos, el primer rotor transmite al segundo y la suma de los dos al tercero. El interior del carro guarda un secreto que nunca ha sido descubierto, está dentro del tiempo que solo los elegidos pueden realizarlo, siglos más adelante los egipcios lo tuvieron en las cámaras reales de las pirámides, pero ellos lo ignoran.

Las llamas oscilantes de las lámparas de cerámica alimentadas con aceite de sésamo eran despreciadas debido a la luz que desprendían los puntos luminosos del ara, en las blancas paredes formadas por bloques de piedra vidriadas de color azul
Una franja se fue oscureciendo entre los puntos luminosos, iba de un extremo a otro, de oeste a este con una ligera inclinación, faltaba poco para que terminara de formarse, faltaban pocos espacios para que llegara el gran momento.

Según el Adapa (Hombre de gran sabiduría) minutos después de cerrarse el Abismo comenzaría el cataclismo, la alineación terminaría y cada estrella volvería a su lugar produciendo desorden en el orden y el caos, llegarían de nuevo las tinieblas.

EL LANZAMIENTO.
Todo se cumplió según el Adapa, las Flamas iluminaron el invisible Abismo se abrió el Triforio y las amarras fueron soltadas. El “Enuma Elish” entró en la oscuridad, no tuvo necesidad de impulso ya que el viento del cielo infló su vela vidriada desplegada y el carro votivo comenzó a ganar velocidad, Uruk no tuvo necesidad de dar ninguna orden, todos los glípticos de navegación estaban encendidos, no se apreciaba ningún error, la fuerza del viento tenía apretados a toda la tripulación contra los respaldos de sus sillones de piel, cada uno estaba sumido en sus pensamientos ya que no sabían cuál era su destino, solo Uruk disponía de información, en el oscuro Triforio invisible solo se podía distinguir una tenue claridad azulada que se estiraba y segundos después desaparecía.

Unos instantes antes de que el triforio comenzara a cerrarse, el Shesgallu soltó otra amarra y el segundo carro votivo entró por el mismo lugar que su antecesor, solo se diferenciaba del anterior en el nombre escrito a lo largo del casco con caracteres cuneiformes “Elippu”, de la misma forma su vela estaba desplegada y el viento del cielo la empujó.

El Shesgallu respiró profundamente cuando el Triforio se cerró, se sintió bien consigo mismo, con la satisfacción del deber cumplido y borró de su rostro las arrugas previas a la salida de los dos carros votivos, todo había terminado, volvió a la sala y observó por última vez las lecturas de la piedra, databan del año 28.282, estaban labradas en una piedra especial y después dirigió sus pasos hacia su aposento, allí esperaría a su destino.

El Shesgallu ignoraba que los carros habían tomado direcciones opuestas, ya que las rampas se habían colocado en dirección convergente al Abismo, debido a eso una tomó dirección este y la otra al oeste, pero ese detalle importaba poco ya que tampoco tenían medios de seguimiento y por supuesto de comunicaciones, al menos eso pensaba el Shesgallu.

Nada más cerrarse el Abismo el cielo comenzó a oscurecerse de forma repentina, el Shar, el Sakallu, el Enum, el Shangu y la Entum fueron extrayendo cada uno sus glípticos y la sala quedó solo con la luz de las lámparas de aceite, todos adoptaron posición de meditación y esperaron al destino, que avanzaba hacia ellos de forma inexorable ya que a unos miles de kilómetros se habían fundido los hielos de los casquetes polares del norte de Europa y América, meses después les llegó ese diluvio, pero fue “Local” ya que sus vecinos los Egipcios no sufrieron los mismos efectos.

Los soldados cerraron las puertas de las murallas y se encaramaron a las almenas con sus armas prestas para la lucha, pero más tarde se dieron cuenta de la inutilidad de su esfuerzo, las aguas llegaron primero lentamente, pero su fuerza fue aumentando y tuvieron que abrir las puertas para que el agua saliera por ellas, casi cubría las casas y templos, unas horas después Catal-Hûyük comenzaba a derrumbarse, los Ziguat se abrían y grandes bloques de ladrillos unidos caían desde más de doscientos metros de altura ocasionando bajas entre los asustados habitantes, pocas horas después la fuerza del agua había empujado y disuelto la ciudad convirtiéndola en barro que era arrastrado hacia la inmensa playa donde esperaba el mar.

Puntuacion: - Votos: 0

Leido: 51 veces

tres polvos sin sacarlaCategoría: Sexo Maduras

Por daniel | 2016-07-16 01:14:44 | 0 comentarios

Esa noche íbamos por dentro del parque roca con adriana que su apodo es lágrima es de cordoba ella mientras Caminábamos los dos veía como refusilaba el cielo asta que nos agarro la yuvia a los dos juntos y teníamos toda la ropa y el calzado todo mojado y nos metimos donde ella estaba parando por el momento abrió la puerta y entramos que ella en la oscuridad prendio una vela que tenia serca del colchón que tenia en el suelo nos sacamos toda la ropa mojada y ella se acosto boca arriba abriendo sus piernas y yo me acomode arriba de ella ya con la piña recontra dura y bien parado como un mástil ella acomodo su cuerpo para estar a la altura de mi pene y con una mano se lo metía en la concha y cuando se la metía despacio Asia un gesto de dolor por que tenia la concha muy estrecha al metérsela de a poco ya que avía empujado y le dije que la dejara que se la meta toda adentro empese a metérsela lento y despacio asta que mis cojidas eran mas fuertes que ella empezó a entenderlo y movía toda las caderas como queriendo devorarmelo toda completa se agarraba fuerte de mi cintura como si quisiera escaparse de mi pidiéndome que se la saque que la estaba partiendo al medio con terrible poronga dentro de su concha y ella me pedía que acabe y se la meta mas fuerte asta que sentía como explotaba mi piña dentro de su concha yenandola de leche y me decía ya acabaste todavía no le decía bueno dale seguí cojiendome y acabame me decía y en el juego de cojermela le eche otro chorro de leche en la concha y me decía acabaste no todavía no le decía ya falta poco le decía así que aselere mi cojida por la concha y le acabe lo ultimo dentro de su vagina que con tanta guasca se uviera yendo un vaso que uviera salido de su concha mojada y humeda

Puntuacion: - Votos: 0

Leido: 142 veces

sexo en barracasCategoría: Sexo infieles

Por daniel | 2016-07-15 22:50:00 | 0 comentarios

Esa mañana me desperté con ganas de cojer y como vivía en villa soldati me dirijia a la estación mas cercana para ir a barracas asta la estación de buenos aires cuando yegue me encontre con alguien que se llamaba verónica y le pregunto si estaba trabajando y me dice que si pero que la esperara pero entre que fui asta la plaza y estaba allí pero desia por dentro mio si no viene nadie me voy y la veo que yegara maria y le digo vos andas laburando si me dice que si pero nos metimos por un lado y yo la seguía pero aparecía victoria y hubo un cruze de palabras entre ellas pero me dice maria bueno vamos y nos fuimos juntos y me dice sentate y me saco lentamente el pene chupandomelo como una experta asta que la tuve bien parada y me dice maria la tenés re grande agarra y me dice tenés un forro si le digo pero yo quiero cojer le digo sin andar con vueltas y bueno me tendrás que dar otros cinco y me podrás cojer saque de mi bolsillo y se lo di se desato el pantalon de ella y se acomodo con las piernas abiertas bajándose el pantalón me agarro la pija y se lo metió en la concha cuando la tuvo bien adentro le metía y le sacaba a mi gusto asiéndole jadear mas que jadeos eran gritos no se cuanto tiempo estuve arriba de ella me dice que se la saque y lo primero que le mire fue la concha de ella que se la deje roja de tanta cojida que le metí y se pone en cuatro como una perrita y se la volví a meter en la concha me decía que le acabe rápido pero me costaba acabar asta que me dijo que se la saque se subió la tanga y el pantalon y se fue

Puntuacion: - Votos: 0

Leido: 87 veces

Una tarde como cualquieraCategoría: Trios

Por solis | 2016-07-15 10:18:34 | 0 comentarios

Empezare por decir que tengo un noviazgo muy normal en realidad, altas, bajas etc. La situacion es que cuando se trata de sexo mi pareja se transforma completamente. Siempre a sido muy accesible y todo el tiempo hablamos de hacer un trio, nos encanta tomar y al calor de los tragos se transforma por completo.
Ok, yo tengo 29 delgado, tez blanca, ella por su lado tiene 25, es bajita, tiene unos pechos hermosos y enormes y un trasero que deja locos a todos, cabe decir que es de esas chaparritas que tiene algo que llama la atencion, le encanta lucir escotes y ama los tacones altos.
En alguna ocasión ya entrados en tragos hicimos una apuesta en base a un juego de solitario que al final perdio, despues de mucho discutir como pagaria decidimos que seria con una botella mas para seguir la fiesta, salimos a buscar y resulta que ya nadie quiso atendernos por la hora. Le comente risueñamente, sino quieres seguir buscando vas a tener que pagar de otra forma!, No le acababa de decir cuando me dijo, ya sabes que yo cumplo! Ok vamonos a la casa entonces, en el camino y despues de tanto tiempo de hablar de eso le comente, que te parece si me pagas con aquel trio que nada mas no te animas!!! Ya muy tomada acepto.
Al dia siguiente con resaca por el dia anterior la casa estaba echa un desastre, pienso que creyo que yo habia olvidado la apuesta pero cuando aseábamos la casa le comente que algo me debia, yo aprovechando las circunstancias y ya habiendo pensado un poco las cosas le dije, las cosas van a ser asi, tienes que cumplir y hoy toca llenar el estacionario asi que yo mando y pagaras de esa maner. Incredula me miro como pensando si yo seria capaz.
no hbia mas estaba dicho, al medio dia las pipas de gas se hacian escuchar en la colonia, para esto ella ya traia un vestido amarilo con un escote increible, una tanga negra y unos tacones que levantaban increiblemente sus nalgas, yo no lo podia creeer, parecia que lo estaba disfrutando.
le llame al encargado del gas para indicarle la toma, le comente que yo estaria ocupado checando unas cosas en el garaje y que si necesitaba algo mi novia le atenderia, ella se aparecio y el encantado no hacia mas que mirarla, el tendria unos 50 años, desaliñado y nada bien parecido, en fin. Empezo a buscar la toma y hacer su trabajo, mientras mi novia quien por cierto ya se habia tomado unos tragos, se paseaba por el departamento, en el transcurso del trabajo yo me acercaba con un trago en la mano, hasta que al final unos 20 minutos despues y a la hora del pago mi novia le comento que me llamaria para girar la tarjeta. Poco tiempo despues ella les comento que yo estaba ya muy dormido a causa de los tragos que me habia dado comentandoles que estaba perturbada y apenada.
El encargado le dijo que no habia manera de negociar el pago, algo tenia que hacer ella. Rapidamente y como parte del teatro ella comenzo a llorar sobre la barra del comedor, dijo que no era la primera vez que me pasaba y que ojala lo entendieran, mas tardo ella en decir eso cuando el ayudante le comento que no habia problema mientras ella estubiera dispuesta a pagar, ella pregunto que como a lo que ellos respondiron, usted sabe.
recuerdo aun como le levantaron entre los dos el estido mientras tocaban todo su cuerpo, el mas grande se concentraba en sus carnosas y morenas tetas mientras el menor le comia el coño como nunca, ella lo disfrutaba y yo lo sabia siempre fue una perra, solo necesitaba que alguien le diera cuerda y era la situacion perfecta, mientras el grande le mamaba las tetas a placer el menor percibió que claramente lo estaba disfrutando asi que tomo el masillo que estaba en la cocina y comenzo a dar leves golpes en la cosita de mi novia, sabia lo que hacia por que al momento ella empezo a mojarse demasiado, mientras el otro la obligaba a mamarle la verga, ella escupia y se retorsia mientras el otro la penetraba con el maso de la cocina, asi estubieron un rato mientras ella gritaba y jadeaba hasta que el mayor no pudo mas y empezo a cabalgarla por sus enormes nalgas, le frotaba lass tetas desde atra mientras el ayudante los grababa, estubieron asi un rato hasta que por fin la empino sobre un sillon de la estancia, la vista era maravillosa, yo me hacia el dormido pero veia claramante a mi chaparra empinada, era un espectáculo fenomanal, sun enormes nalgas recibian por el ano la verga de encargado y por su papayita el maso de la cocina. nunca voy a olvidar cuando por fin se corrio uno dentro de ella y el otro en su cara, ok.
desde entonces nadie en el edificio paga gas, con eso le digo todo...

Puntuacion: - Votos: 0

Leido: 80 veces