Los 10 relatos mejor valorados

cojiendo con mi amigo de 11

Hola a todos los lectores de relato...

QUÉ QUIERES QUE TE HAGA

Soy Santandereano y bien conocida e...

MI ESPOSO ME CONVECIO DE PROBAR OTRO VERGA

MI ESPOSO ME CONVECIO DE PROBAR OTR...

descocado por mi perro

Descocado por mi perro lobo Hola mi...

Estacionamiento

Hola espero que te guste esta histo...

me iso el amor un san bernardo

Todo comenzo hace un par de años c...

amigas por accidente

mi nombre es karina les cuento este...

YUYI

Mi nombre es Obdulia... Pero todos ...

Me encantan los machos heterosexuales...

Desde que era un niño, tengo memor...

Un Trío maduro...Poblano

Hola que tal, les contare algo que ...



Ultimos relatos


Mi primera vez con un travesti..Nancy Leythe ¡¡¡Categoría: Transexuales

Por Alex | 2013-10-31 10:21:12 | 0 comentarios

Nunca pensé que cogerme a un travesti fuera tan rico y de lo mas cachondo...y pensar que solo había ido a cortarme el cabello; Nancy es una estilista travesti..alta, esbelta, de apariencia bastante femenina, operada de los senos, acinturada, piernuda..cabello largo teñido de Rubio platinado, de facciones suavizadas..si aparenta ser mujer, aunque todos sabemos bien que es hombre..
Bromeábamos mientras ella arreglaba mi cabello, tiene una manera de tocar mi cabello cada que lo arregla que me eriza la piel, verla maquillada y arreglada queriendo lucir tan femenina, con sus falditas tan cortas mostrando sus espléndidas piernas, sus firmes y redondas nalgas, ocultando su miembro de un modo que realmente parece mujer, sus pies bien cuidados y calzando siempre zapatillas altas y bastante provocativas, oliendo siempre a un perfume demasiado femenino..en fin que reíamos y ella decía que yo era muy atractivo a mis 45 y yo le decía que ella era muy femenina y sensual, de las bromas pasamos a decir las cosas mas en serio, nunca me había pasado por la cabeza tirarme a un travesti y de pronto..estaba bien exitado con la posibilidad de follarme a Nancy aun sabiendo que era hombre en realidad.

La Estética cerrada..tumbados en ese cómodo sofá que tiene nos besábamos con verdadero deleite, yo acaiciaba su cuerpo, esa piel suave que ella me ofrecía sin pudor alguno, con las ricas y duras tetas de fuera que yo lamia y chupaba con deleite, al tiempo que recorría exitado sus muslos firmes, ella gemía complacida y sobaba mi verga ya fuera de mi pantalón, dura, parada y bien caliente, su tono de voz suavisado y queriendo pasar por femenino, era un poco ronquito y eso le daba mas erotismo a lo que sucedía, mi cabeza ardía, entre el deseo y la culpa, pues al cabo de cuentas..no era mujer, era un hombre al que yo besaba y acariciaba,aunque aparentara ser mujer..pero estaba cada vez mas caliente y Nancy realmente sabe besar muy rico, muy cachondo, que rica boca tiene, que ricos labios carnosos y jugosos los suyos.
Cuando Nancy se hinco entre mis piernas y sujetando mi verga con sus esbeltos dedos de uñas extremadamente largas y bien cuidadas, mirándome con esos enormes ojos de pestañas postizas, largas, rizadas y con espeso rímel, los labios carnosos, gruesos y jugosos y con la punta de su lengua comenzó a lamer la cabeza primero, saboreando el liquido que ya escurría..yo bufe de placer, ver a Nancy paladear mi verga con esa cara de cachonda, sujetarla con esos dedos tan lindos y bien cuidados, acaricie su cabello largo y rizado, sus mejillas, su rostro, bufando, jadeando de excitación, nunca me había sentido así de caliente, la culpa y la excitación hacen buena mezcla..ver a Nancy abrir la boca y poco a poco tragar por completo mi verga fue maravilloso, nunca una mujer había tragado completamente mi verga, 18cm de gruesa carne que Nancy se metía a la boca por completo sin hacer gestos, como si fuera una consumada actriz porno y solo tiene 21 años, la veía maravillado comerse mi verga, mamarmela gustosa, golosa, contenta, antes de chuparla me decía que tenia una verga suculenta, sabrosa y rica.,que nunca pensó que yo estuviera así dotado y era una agradable sorpresa..
Nancy chupo golosa mi verga durante un buen rato, provocándome las sensaciones mas deliciosas hasta entonces conocidas, jamas me la habían chupado de ese modo tan rico, hubo un momento en que sentí explotar en la cara de ella, pero hábilmente ella me contenía..

Moviéndose como en un strip-tease.. Nancy se despojo de sus escasas ropas, de sus escasos vestidos, dándome la espalda se veía espectacular, con la breve cintura, las nalgas redondas y firmes, en su lugar, las esbeltas y largas piernas y calzando esas tremendamente altas zapatillas,me sonreía sabiendo lo que me provocaba, al dar la vuelta..no me sorprendí, incluso hasta me gusto lo que vi, la tanga pequeña apretaba dentro de ella su miembro, las tetas firmes, blancas como toda su piel, el rostro bonito, femenino y esa verga que se asomaba bajo su tanga..se paro frente a mi, no pregunto nada..solo hundió sus dedos en mi cabeza, jugando con mis cabellos, mientras bajando la delicada tela de su tanga y sujetando su pene me lo paso por la boca, sonriéndome traviesa, provocativa y cachonda, en la vida había siquiera imaginado verme tocando otra verga que no fuera lamia..pero en ese momento deje que Nancy me restregara su pene en la boca, me sujeto de la barbilla, yo abrí la boca...quería chuparselo, meterme en la boca ese pequeño pene, Nancy divertida metió en mi boca su verga bien afeitada, flácida aun, comenze a chupar, a succionar, de pronto descubrí que me era agradable, demasiado agradable y exitante meter a mi boca esa verga que poco a poco devido a mis chupadas se iba endureciendo y creciendo dentro de mi boca, Nancy me miraba placentera y gemía delicioso..mientras yo mamaba su verga, su rica verga delgada.
Se me monto cariñosa..después de lubricarse perfectamente el ano, entre mi saliva y el lubricante, su ano estaba muy mojadito, que rico lo abría y cerraba cuando yo detrás de ella lo lamia goloso, un precioso ano sonrosadito y arrugado..me puso las tetas en la boca que yo chupe con deleite, se opero y además utiliza hormonas así que se sentían suaves pero firmes a la vez, como las de una jovencita..coloco un condón en mi verga y se la acomodo en su rico ano, poco a poco se fue ensartando, soltando ricos y roncos grititos de placer, que rico me apretaba la verga, que rico la mordía con su FUNDILLO, que rico comenzó a menearse ensartandola solita una vez la tubo toda dentro, la sujetaba de la cinturita y la ayudaba a cabalgarme, que rico me aplastaban sus nalgas, que exitante era ver sus gestos, escuchar su voz ronca quejarse y decirme que era todo un macho, yo estaba mas que maravillado con esa nueva experiencia, el de follarme a una rica travesti..su verga se restregaba en mi estomago y se sentía tan rico eso también..Nancy aflojaba el esfínter cuando se metía mi verga y para sacarla lo apretaba bien rico, mordiéndome delicioso, yo bufaba y bramaba de placer y cada vez se la empujaba con mas fuerza, a duras metidas para que sintiera mi poder..ella me guió dulcemente..se acomodo boca arriba, ese cuerpo de mujer con verga lucia delicioso, abría las piernas de una manera realmente exitante, yo estaba maravillado, nunca creí que cogerme a un travesti fuera en realidad algo bastante exitante, puso sus afilados tacones en mis hombros, yo me tumbe sobre ella, sobre ese cuerpo realmente divino, busque su boca goloso, como me gustaba besar esos labios, esa boca de hombre con apariencia femenina, deleitarme con esa lengua traviesa suya, ella acomodo mi verga en su culo y se la deje ir con fuerza haciéndola pujar de contenta, mis guevos chocaban contra sus ricas nalgas, sus tetas se mecían sabrosas y yo no paraba de besarla en la boca, su maquillaje sabia tan rico cuando lamia su rostro, sujetándola de los tobillos y abriendo y flexionado sus preciosas piernas la penetraba mirándola extaciado, ella se retorcía, gemía, pujaba, se quejaba, gritaba de una manera realmente exitante yprovocativa, sus guevos y verga se mecían también..
La empine, ella dócil se acomodo..no se como podíamos caber en ese sofá tan pequeño, pero tan cómodo y apropiado para las relaciones sexuales, que rico paraba ofreciéndome sus ricas nalgotas redondas y firmes, con sus uñas tan largas se separaba las nalgas mostrándome su hoyito, un rico y hondo hoyo delicioso, la penetre con fuerza, con cierta violencia y ella gritaba pidiéndome que se la dejara ir toda de un solo golpe, que rico nos movíamos al mismo tiempo, no había sido tan difícil acoplarme a ella..a Nancy; esa linda y cachonda travesti, no se cuanto duro, pero fue hermoso, exitante y de lo mas caliente, le pedí permiso para eyacular sobre sus nalgas y ella accedió gustosa, me quite el condón y feliz como hacia tiempo no lo hacia..deje salir mi leche, calientes y espesos chorros de semen caían sobre sus espléndidas nalgas, que ella meneaba complaciente, que rico me vine..que rico le deje ir mi semen, nos besamos complacidos, Nancy me besaba contenta, le había gustado mucho mi desempeño con ella, acordamos continuar con la aventura, mas cómodos instalados en un Hotel ó su departamento, así que quede de pasar por ella cuando cerrara la Estética, ir a tomar una copa y a encerrarnos en un Hotel.

Ya en el Hotel..y disfrutando de ella, de su cuerpo y calentura, le pedí fuera mi nenita..ella acepto gustosa, pero advirtiéndome que ella era libre, que como yo..tenia algunos amigos cariñosos y que podía salir con ellos cuantas veces lo deseara, acepte encantado.. Tener una PUTITA travesti era de pronto de lo mas exitante, ahora le compro ropita sexy, zapatillas, maquillajes...de los caros, ella es un verdadero lujo pero lo que me hace en la cama vale mucho la pena, perfumes, la conciento mucho, soy un hombre adulto que ahora vive sexualmente pleno y todo gracias a una travesti.

Puntuacion: - Votos: 0

Leido: 1551 veces

la primera vez con mi madteCategoría: Sexo en familia

Por marcozzz3939 | 2013-10-30 18:03:46 | 0 comentarios

Me llamo toni y soy nuevo voy a contarles una historia verdadera lo que me susedio hace unos meses

Mi madre nunca estubo conmigo me dejo de pequeño, no nos veiamos seguido yo vivo con mis abuelos y mi tia y ella vive con mi padre pero casi no se llevan bien ellos vivien con un amigo de mi padre en una casa muy hermosa un dia mi madre me llamo y me dijo que si no me quedaba con ella en la casa porque mi padre y su amigo se hirian a mexico para trabajar una semana .
Le dije que si que iria como a las 8:00
Yo tengo 18 años y no les voy a mentir no soy guapo estoy un poco pasado de peso y mido aprox. 1.73 pelo negro y piel blanca jamas habia tenido sexo y ya me urgia
Llegue toque y me abrio
Ella mide como 1.48 tiene pocos kilos demas no muchos 40 años y pelo corto llevaba una blusa suelta color verde y un pantalon azul .
(ya habia fantasiado con ella unas veces )
Vimos la tele en el sillon un buen rato no platicamos mucho me dijo que le dolia parte del braso y luego luego conteste te lo sobo me dijo que si dando me la espalda le toque un poco el brazo le dije mejor porque no te acuestas en el sillon se acosto y me le encime con mis piernas debajo de sus nalgas (como si me la fuera a cojer por el culo)
Y ya que el sillon era suave mis rodijas se sumieron dejando mi paquete en sus nalgas traia pantalon de mezclilla haci que no se notaba tanto .la agare con los manos y la enpeze a masajear el culo se le veia bien parado me daban ganas de metersela toda . sentia toda su espada y el resorte del brasier baje un poco mas abajo y se me paro no se si lo sintio pero ella se movio un poco solo eso paso se levanto y se sento, como estaba cociendo una servilleta
Hacia como que se le perdia y la buscaba en el sillon para que le viera sus tetas no esta muy sabrosa pero las tetas las tiene muy ricas no se de medias pero sin exajerar las tiene como melones literalmente cada vez lo hacia mas frecuente y hasta duraba 50 seg haci yo despistaba y hacia como que buscaba el control pero le veia las tetas ella como que me alcaso a ver pero rapido voltie y no vi que gestos hacia no paso nada mas esa noche dormimos en cuartos distintos espere hasta las 1 :00 de la mañana para que estubiera despierta


Quieren que le siga les gusta
Cambio relatos envieme mail mrk36036036@gmail.com

Puntuacion: - Votos: 0

Leido: 516 veces

ME HE COGIDO BIEN RICO A LA PUTA DE ZULEIMA PEREZ MARTINEZCategoría: Sexo infieles

Por ME COJO A ZULEIMA PEREZ MARTINEZ | 2013-10-29 17:42:15 | 0 comentarios

HOLA VENGO A PLATICARLES COMO ME HE COGIDO A LA PUTOTA ESTA FUE UN DIA DE NOVIEMBRE HACE UN AÑO SU ESPOSO SE FUE A TRABAJAR A ESO DE LAS 10 DE LA MAÑANA CUANDO ESTA PERRITA HAMBRIENTA DE SEXO Y CON UNA MIRADA LUJURIOSA ME INVITO A PASAR A SU CASA CON EL PRETEXTO DE QUE LE AYUDARA CON UNAS COSAS YO COMO BUEN GARAÑON NO ME NEGUE Y DE REPENTE QUE SE ME DEJA IR A LA VERGA Y ME LA SACO CON UNAS GANAS QUE CREI QUE ME LA IBA A ARRANCAR SE LA PUSO EN LA BOCA Y EMPEZO A DARME UNAS RICAS MAMADAS DE ESAS QUE TE HACEN VER ESTRELLITAS FUE GLORIOSO ESTA PUTA SE LA COMIA ENTERITA ME BESABA LA BASE DE MI VERGA HASTA LA PUNTA ME BESABA LOS HUEVOS O DIOS FUE DIVINO TANTO QUE NO ME PUDE CONTENER Y ME VINE EN SU BOCA CREI QUE SE IBA A ENOJAR YA QUE LA EMBARRE TODA PERO NO EN CAMBIO SE LOS TRAGO TODOS MIS MECOS JAJAJA Y ME LA CHUPO TODAVIA PARA REGRESARLE EL FAVOR YO LE CHUPE SU CONCHITA TENIA POCO PELO PERO LO TENIA BIEN AFEITADITO SE VE QUE LE GUSTA TENER LIMPIO AHI ABAJO DESPUES DE OIRLA GEMIR DE PLACER Y YA RECUPERADO LA TOME DE LA CINTURA Y LE DEJE IR MI VERGA CON TODAS LAS FUERZAS ASI ESTUVIMOS HICIMOS VARIAS POSICIONES HASTA QUE ME VOLVIA A VENIR DE NUEVO DENTRO DE ELLA LE GUSTO TANTO QUE TARDE EN SACARSELA JAJAJA. YO CREI QUE AHI ACABADO TODO PERO NO NOS PUSIMOS A PLATICAR DE SU VIDA QUE SU MARIDO NO LA COMPRENDE Y ESAS COSAS, DESPUES DE UN RATO QUE ME LA VUELVE A CHUPAR PERO ESTA VEZ ME PIDIO QUE ME LA ENSARTARA POR EL CULO ME DIO INDICACIONES Y TODO QUE SE LO HICIERA LENTO HASTA QUE SE ACOSTUMBRARA SU COLITA A MI VERGA Y ASI ESTUVIMOS HASTA QUE ME VINE EN SU RICO CULITO, MI VERGA LA SAQUE CON ALGO DE CAQUITA PERO NO LE HACE ME GUSTO TANTO QUE CON GUSTO LO VOLVERIA A HACER JAJAJA

COMO ME GUSTARIA VOLVER A COGERME A ESTA PUTITA, NO LE HACE LE PONEMOS LOS CACHOS A TU WEY JAJAJAJA

Puntuacion: - Votos: 0

Leido: 346 veces

ROMPIÉNDOLE EL CULO A MI PRIMA SUSANA.Categoría: Sexo en familia

Por DarkFox | 2013-10-29 13:03:00 | 0 comentarios

Cierto día fui a un pueblecito alejado del bullicio de mi ciudad natal. Era el cumpleaños de uno de mis tíos que ahí vivía. Mucha familia llegó de otras ciudades y pueblos no tan lejanos. Llegó también con unos tíos muy queridos, su hija, mi prima Susana. Ella vivía en la misma ciudad que yo, pero ya tenía mucho tiempo de no verla, ya que debido a que ambos acabábamos de iniciar la universidad pues, las obligaciones escolares nos mantenían ocupados, distanciándonos considerablemente de la cordial y fraternal convivencia que años anteriores sosteníamos casi como hermanos.
Susana y yo casi somos de la misma edad, en aquél entonces éramos muy jóvenes, no hacía mucho, como dije, habíamos empezado nuestros estudios universitarios. Yo soy un tipo alto de complexión mediana. Mi prima, es ligeramente más bajita que yo, es morena de cabello largo y rizado, tiene un rostro dulce. Es delgada, senos pequeños pero bien torneados y un trasero bonito, no grande, pero hermoso. Todo inició normal aquel día, saludé con mucha alegría a todos los familiares que se habían reunido para el festejo de mi tío. Comimos y bromeamos juntos, recordamos viejas anécdotas, reímos de chistes nuevos y viejos, en fin, toda una feliz fiesta en familia.

Al caer la noche, estábamos reunidos todos los primos en uno de los cuartos de la casa de mi tío, platicábamos de nuestras cosas y actualizábamos los chismes y sucesos más relevantes que nos habían sucedido durante el tiempo que no nos habíamos visto. Después de una hora aproximadamente, algunos empezaron a salir de la habitación y otros aún se quedaban. Yo decidí salir a la puerta que da a la calle a tomar un poco de aire fresco, a lo que mi prima Susana y otro de mis primos me hicieron segunda. Después de unos minutos mi otro primo se metió a la casa y me quedé solo con mi prima en la calle.

Los dos platicamos de lo más normal, de nuestra escuela, de nuestra rutina diaria, todo normal. De pronto mi prima me dijo –Hace algo de viento aquí. –Y se pegó de frente a mi cuerpo, recostando su cabeza en mi pecho y, pues mi reacción natural fue cobijarla con mis brazos. No le tomé la menor importancia, dado que mi prima y yo, desde niños éramos muy dados a abrazarnos sin ningún tipo de morbo de por medio. Mi prima, también me rodeó con sus brazos. Yo le sugerí que si caminábamos entraría en calor a lo que ella aceptó. Así que nos dispusimos a caminar por aquella callecita oscura que colindaba con un inmenso terreno espeso de monte y hierba. Caminamos unos trecientos metros desde la casa de mi tío y nos ubicamos debajo de un árbol. Yo de pie, recargué mi espalda sobre el tronco del árbol y mi prima volvió a abrazarme indicando que el frío no se le quitaba. Le dije que si quería que nos regresáramos a la casa de mi tío, pero ella me dijo que no, que le gustaba estar ahí, así que esta vez, se puso de espaldas a mí, y recargando su espalda sobre mi torso, tomó mis brazos para que rodearan su delgada cintura.

Así, abrazados como si fuéramos novios, continuamos platicando y ella se re-pegaba a mi cuerpo lo más que podía. Se nos terminó la conversación, y el silencio sólo era interrumpido por las leves ráfagas de aire que circundaban la calle. Yo seguía abrazando a mi prima, sólo que esta vez, mi cuerpo había empezado a reaccionar. Poco a poco, mi miembro se iba poniendo erecto como consecuencia del roce con Susana, traté de controlarlo para que mi prima no se diera cuenta, pero era imposible, ella hacía con su cuerpo un ligero movimiento pendular hacia adelante y a hacia atrás, ocasionando que con cada impacto su nalgas chocaran con mi pene. No hay duda de que mi prima no tardó en darse cuenta de lo que estaba pasando, pero no me dijo nada. Sé que ella se percató de mi erección, pero ella sólo continuó en silencio refregando sus nalgas en mi miembro con un poco más de intensidad.

Entonces, decidí correr el riesgo, abrí un poco mis piernas para bajarme un poco a su nivel de estatura y así logré colocar mi miembro a la altura exacta de su trasero, y esta vez fui yo el que con fuerza apreté a Susana por la cintura contra mi cuerpo, al mismo tiempo que le ordenaba a mi cerebro que enviara a mi pene un fuerte espasmo muscular para que ella pudiera sentir mi erección aún más. Ella sintió el empuje de mi verga en sus nalgas, no dijo nada, solo acarició mis manos y empezó a restregar su trasero más y más intensamente sobre mi miembro erecto. Aún en silencio, y sin soltarnos, caminamos pegados, hacia la parte de atrás del árbol, en donde la penumbra era aún más densa y ahí continuamos en silencio, yo apretándola para que sintiera la erección de mi pene y ella moviendo su trasero como si quisiera devorarme el miembro por completo.

Aquella sensación era sublime y deliciosa, mi miembro estaba en su punto, y mi mente me decía que no podía irme de ahí sin apaciguar aquel ferviente deseo y la desbordante lujuria que mi prima había despertado en mí, y yo sé, que ella en su interior pensaba que tampoco quería irse de ahí sin que yo me la cogiera. Así que, aún si decirnos palabra alguna, bajé mis manos para acariciar sus piernas mientras ella seguía a lo suyo, aprisionando mi miembro con sus nalgas, sólo que esta vez, yo podía escuchar los ligeros jadeos de su iniciada excitación. Con mis dos manos subí su minifalda, y con delicadeza le bajé la tanguita hasta los suelos. Después, con una mano y con ella aún de espaldas a mí, empecé a acariciar sus senos para excitarla más, mientras con la otra mano me desabrochaba el pantalón para hacer saltar a la vista mi miembro palpitante y deseoso de poseer a mi prima. Ya con mi miembro de fuera y con mi prima sin braguitas, nuevamente, con cada una de mis manos dentro de su blusa la tomé de sus tetas y la re-pegué contra mí. Era maravilloso sentir como sus ricas nalgas aprisionaban mi miembro y me lo apretaban con intensidad mientras yo masajeaba con esmero sus senos redonditos. Percatándome de que sus pezones ya se encontraban duros y que ella estaba ya muy excitada, con una de mis manos empujé su espalda a hacia adelante, empinándola, así, de pié. Tan solo me atreví a decirle –Primita, abre tus nalgas. –Y ella, sumisa, sin decir palabra, accedió a mi petición. Con sus dos manos separó lentamente sus nalgas, dejando a mi vista aquella paradisiaca visión del pequeño y apretadito orificio de su ano que palpitaba, deseoso de que mi miembro también palpitante lo penetrara.

Tomé con el puño mi miembro erecto, y coloqué mi glande justo en el orificio del culo de Susana, con la otra mano, la tomé a ella por el vientre y la jalé un poco hacia mí. Mi prima separaba lo más que podía sus nalgas con sus dos manos y abría un poco las piernas para facilitar el ingreso de mi miembro en su culo. Su esfínter, a pesar de que palpitaba lujurioso, no cedía paso a mi miembro. Mi prima jadeaba de placer, y aunque no me lo decía, yo sabía que ella deseaba que ya le ensartara de una vez mi pene en su ano. Así que no pudiendo contenerme más, ubiqué nuevamente mi glande presionándolo lo más que pude contra el agujerito del ano de Susana, sin despegarme, tomé a mi prima por las caderas con mis dos manos, y despacio, pero con fuerza, la fui apretando contra mí, y esta vez, pude ver y sentir como mi glande se habría paso con cierta dificultad entre los pliegues de su ano. Solo le escuché a mi prima un ahogado “¡Aaaaaay!” y su esfínter le propició una deliciosa secuencia de espasmos y apretones a mi glande. Era glorioso contemplar aquel paisaje. Mis manos sujetando las deliciosa caderas y la esbelta cintura de mi prima, ella empinada de pié, abriendo con sus dos manos sus nalgas ofreciéndome su apretadito culo, y lo más glorioso, era ver como su ano engullía por completo mi glande y empezaba a devorar centímetro a centímetro el tronco de mi miembro hasta la mitad.

Ya con media verga dentro del culo de mi prima, me detuve un instante, quería ver la reacción de ella, no quería lastimarla, yo estaba disfrutando extasiado aquel divino instante y quería que ella también lo disfrutara. Ella jadeaba mientras seguía dando apretones con su esfínter a mi miembro, y continuando sin decir nada, ella solita abrió un poco más sus nalgas y se ensartó hasta engullir tres cuartas partes de mi verga, se quedó ahí inmóvil un rato, yo no hacía nada, ahora quería que ella controlara los movimientos de la penetración anal hasta donde ella considerara que su culo podía resistir. Nuevamente, ella solita empezó con un ligero movimiento de vaivén hacia adelante y hacia atrás, yo sólo me limitaba a contemplar atónito aquél divino espectáculo, viendo como mi prima reiteradamente, se sacaba y se ensartaba de nuevo con lujuria mi pene en el apretado orificio de su ano.

De pronto, empecé a sentir más libertad de movimiento por parte de ella, ahora sus gemidos ya no reflejaban el mínimo dolor inicial de la penetración, ahora sus gemidos eran de completa lujuria y placer. Entonces yo, con más confianza, sin despegarme de ella hice que giráramos, de tal forma que su cara quedó frente al tronco del árbol para que ahí ella recargara su torso, me acerqué a su oído para susurrarle nuevamente –Susi, ábrete un poco más las nalgas. –A lo que ella nuevamente me obedeció y ahora sí, tomándola esta vez con fuerza desde sus hombros con mis manos, saqué mi pene hasta asegurarme de que sólo la mitad de mi glande quedaba dentro, y, vislumbrando un poco de la mierda de su culo embarrada en mi miembro, le propiné a mi prima una furiosa embestida, ensartándole por completo toda mi verga hasta los más profundo de su culo. Nuevamente mi prima dejó escapar otro ¡Aaaaaaaaaaaay! Un poco más fuerte que el primero. Me quedé inmóvil por varios segundos con toda mi verga dentro del ano de mi prima, podía sentir como tanto mi pene como su culo intercambiaban deliciosos espasmos. Despegué un poco mi torso de ella para poder tomar con mis manos sus caderas y ahora sí, empecé a penetrar con más fluidez el apretadito ano de mi primita. Ambos nos dejamos caer sin límites al placer de aquella rica y suculenta enculada que le estaba dando a mi prima. En cada arremetida, sacaba casi por completo mi pene y nuevamente se lo volvía a enfundar hasta lo más profundo de sus intestinos. Podía también percibir en ocasiones, cómo su culito dejaba escapar sutilmente algunos pedos, y por alguna razón aquello hacía que yo me excitara aún más y le penetraba el culo con más fuerza. Me excitaba mucho también el sentir el aroma de su mierda embarrada en mi miembro. Cada vez que sacaba algunos centímetros de mi pene de su culo, me gustaba ver, el tronco de mi verga rodeado de los mundanos pero excitantes residuos de la caca de su ano, mientras la escuchaba a ella gemir y gemir cada vez con más lujuria y placer desenfrenado.

Ambos deseábamos que ese divino y glorioso instante que estábamos viviendo no terminara nunca, pero tanto ella como yo, sabíamos que no podía ser así. No sé si llevada por el placer o qué, ella, de manera un tanto lujuriosa y sucia me dijo -¡Aaay! ¡Por favor primo! ¡Lléname el culo con tu semen! –Yo, al escuchar esas dulces palabras sucias saliendo de la boca de mi prima, llegué a mi límite, me prendí de placer hasta más no poder y empecé veloz y ferozmente a taladrar con lujuria y desbocada fuerza el delicioso y apretado culo de mi prima, más y más fuerte, cada vez más fuerte hasta que por fin, cerré mis ojos dejándole ir por completo toda mi verga hasta el fondo de su culo y, mientras escuché el último y prolongado ¡Aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaay! de mi prima, casi pude vislumbrar el paraíso en mi mente, mientras sentía como mi miembro descargaba con vigorosos espasmos, hasta el último mililitro de semen en lo más profundo de los intestinos y entrañas de mi prima.

Me quedé por algunos segundos pegado a ella, sentía como mi pene se iba poniendo flácido aún dentro del culo de mi prima. Con delicadeza tomé mi miembro con mis dedos y empecé a retirarlo suavemente del interior de su ano. Ya que estaba fuera por completo, me di cuenta de que mi pene estaba bien embarrado de la mierda del culo de mi prima, por lo que tuve que quitarme un calcetín para limpiarme el miembro y lo tuve que tirar, y aunque mi pene quedó limpio aún despedía un ligero olor a caca, pero eso ya era inevitable. Hacía yo esto mientras mi prima se retiraba con sus dedos, algunos residuos de mi semen alrededor de su ano, nuevamente se puso sus braguitas y, una vez los dos estuvimos listos, nos quedamos mirando, mi prima dulcemente me tomó la mano y me lanzó una tierna y picaresca sonrisa diciéndome –Ya vámonos a la casa de tío, no tardarán en preocuparse por nosotros y saldrán a buscarnos.

Puntuacion: - Votos: 0

Leido: 516 veces

me culie a mi vecinaCategoría: Sexo infieles

Por rafael vergara | 2013-10-29 12:53:05 | 0 comentarios

Sexo con la esposa de un vecino
Mi vecina es una mujer de color trigueña, morena por el sol, unas tetas bien paradas y un cuerpo apetitoso. Un día cualquiera salió su esposo a trabajar y ella quedo en su patio con una bata roja de flores dejaba ver su transparencia… esas lindas tangas blancas y sus pezones apuntando como cuernos de toro de casta, me acerque para saludarla y ella me saludo pero con la mirada en el piso y queriéndose tapar su busto, se veía incomoda y me aleje, pero ella me llamo que si me tomaba un tinto…quede paralizado y emocionado pero le respondí sin mirarla para no incomodarla, me hizo seguir y ya estando adentro me invito a su sala y me senté ella salió para la cocina y me preparo el café, se sentó frente a mí y cruzo sus piernas dejando ver su pierna destapada, me pregunto por mi esposa e hijos y le comenté que estaba solo pues los niños estudiaban y mi esposa trabajaba, le pregunte por sus hijos y me dijo que tenía una hija ya preciosa de 14 años pero estaba en el colegio y que se sentía sola y no tenia con quien hablar, yo le confesé lo mismo se levanto abriendo sus piernas dejándome ver sus calzón blanco y se dirigió a la cocina me trajo el tinto y me lo alcanzo al dármelo se agacho dejándome ver esas tetas redondas y bien paradas no pude disimular el verlas y ella me dijo si no ves el pocillo te quemaras, me sonrojé y ella se burlo y me dijo le has sido infiel a tu esposa le dije que sí pero en pensamiento, lo sé y por la forma en que me mira cada mañana cuando salgo a despedir a mi esposo tu estas afuera verdad? Si usted es muy hermosa y me gusta pero no quise e incomodarla, me dijo no por eso lo invite, se levanto y se desabotono la blusa poco a poco dejo ver la mayoría de sus tetas y empezó a levantar su bata hasta dejar ver la punta de sus tangas..Me dijo te gusta, estoy aburrida con mi esposo que no me coge bien y me trata como una dama quiero ser una perra. De inmediato solté el pocillo y me le lance, pero me detuvo un momento quiero que me trates como una puta y me sometas, me cogió de la mano y me subió a su recamara me desvistió y empezó a besarme su respiración se subía sus mejillas se tornaron rojas me hacia daño con sus uñas clavaba fuerte en mi cuerpo y me saco la verga y empezó a mamar era tan fuerte que me dolía pero sentía mucho placer, me chupaba las huevas y hasta el culo mientras sus manos me pajeaban, me decía me encanta chupar la verga mi marido no me deja así que déjame que disfrute todo lo que quiera chupándola cógeme las tetas mientras te la chupo y bésalas chúpalas mmmmm. Sus pezones parados eran duros y grandes mi boca disfrutaba de su sabor amargo, se tiro en la cama y me dijo quiero que me la chupes y se quito la tanga y dejo al descubierto esa panocha húmeda y color rosa bien rasurada, me acerque y dije que puta eres bien caliente, y empecé a chuparle los labios suavemente, metía mi lengua en ese hueco húmedo ella temblaba y me decía muérdela mete la lengua hasta que me toque el útero, su clítoris crecía y yo chupaba mientras mis dedos los metía, le dije putica te romperé hoy esa vagina y culo, porque eres mi perra, si méteme todos los dedos que pueda mientras mordía la sabana y retorcía como culebra en incendio, estaba tan mojada que mis dedos entraban suave le cabían 4 ya el 5 le dolió y me lo saco con su mano, la puse en 4 y bese ese culo se lo abrí y le metí la lengua en ese culo así así nunca mi esposo me lamia el culo le daba asco ohhh si perra te meteré la lengua hasta lavarte tu ano con mi lengua, le lamia hasta la raja su vagina ya dilatada y roja, pero me grito no maldito sigue con mi culo..quiero que me lo rompas..le chupe ese culo y empecé a meterle los dedos pero me detuve y baje a su cocina y en el refrigerador busque un banano, zanahoria o pepino y saque un enorme pepino como de 30cm y grueso como la verga de un caballo, cuando subí se estaba masturbando..le di una fuerte palmada en ese culo que grito..ahhh ponte en cuatro puta, saque de su mesa de noche crema y unte en ese pepino, no que vas a hacer me romperás con eso..le di mas palmadas hasta que sus mejillas brotaron lagrimas de dolor, puta aquí mando yo o te amarro y desgarro su culo rojo bese y empecé a chuparle la vagina y culo mientras mis dedos mojaban ese culo con crema le ,metí suavemente el dedo y le puse el pepino en su vagina la fui metiendo solo aguanto la mitas 15cm y me dijo maldito me romperás mete mejor tu verga la saco y se volteo se me subió encima y se metió mi verga, maldito quieres violencia te partiré la verga y te dejare seco y empezó adarme cachetadas y sus caderas se movían fuerte que me dolían las huevas, toma toma , me chupo la verga y el culo cuando sentí un dolor me hundió el pepino en el culo salte de dolor y le dije hijueputa me rompió el culo maldita en forma burlona a y si me querías meter tu eso ves que duele..estamos a mano maldito así que ahora dame verga, le puse una almohada debajo de sus caderas y apunte mi verga a su vagina se la hundí hasta el fondo, le dije toma perra y le daba tan fuerte que mis huevas dolían al estrellarse con su culo, levanté mas las piernas y se lo hundí todo hasta hacerla doler, voltee un poco y se lo metí.. lo saque y unte de crema intentare por ese culo perra, me dijo pero si me duele sácalo mi esposo ni nadie me lo ha metido y si me duele al cagar a veces como será con esa verga, le apunte la verga en el culo y fui metiendo ella gemía y decía pasito pasito y de una estocada le metí la verga, grito ahhh me duele y dije cálmate y relájate no lo sacare, quiso sacarlo y le di dos metidas y sacadas duro antes que me empujara se lo clave en la vagina y empecé a culiarmela le di duro hasta que ella cambio su dolor por gusto, mis huevas querían reventar, toma puta mi leche te derramare en tu cara y tetas…pedía mas mételo más rómpeme ahhh de pronto sentí mi verga estallar y litros de semen bajaban lo saque y regué sus tetas y cara y puse a mamar, no quiso y la obligue toma perra, no quiero huele mal noo y la obligué se lo metí en la boca y empezó a chupar me saco la leche que quedaba, no está mal no es tan amargo, ahora tu chúpamela y baje a su vagina y empecé a chupar esa vagina llena de semen ahhggg chúpame el clítoris me siento venir de nuevo ahhh le chupe el clítoris y metí suavemente el pepino ohhhh si maldito mételo mas ya no me duele y mientras chupaba ese clítoris fui hundiendo el pepino hasta casi meterlo todo se retorcía y gritaba, toma puta trágate todo dame duro y chúpalo voy a llegar dame malparidooo.. sentí como bajaba e su vagina un liquido lechoso que me mojo toda la cara y sus piernas se abrían y cerraban que casi me ahogaba me cogió duro de la cabeza como queriéndome meter en su vagina me halaba el pelo qué dolía mucho pero estaba también muy excitado, salió de su boca un gemido y sus caderas empezaron a moverse cuando salió mas liquido y todo fue calma, ufff que polvo me has echado valió la pena esta primera puesta de cachos desde hoy seré tu perra cuando lo desees ohh no sabia que podía meterme ese enorme pepino..después de premio te lo dejo meter en mi culo ahora vete que mi esposó esta por regresar…..

Puntuacion: - Votos: 0

Leido: 523 veces

DESVIRGUE A LA NOVIA DE MI HIJOCategoría: Sexo en familia

Por CASANOVA69 | 2013-10-29 12:09:05 | 0 comentarios

Para empezar debo aclarar que soy divorciado y con mi ex esposa tengo dos hijos, un varón y una mujercita, aparte de que tengo otra nena con otra chica con quien vivo actualmente.
Sucedió en uno de los días de este mes de octubre que estuvo lloviendo por varios días. Venia del trabajo, ya por la tarde, serian como las 6:30pm. Llovía fuerte, venia en mi camioneta cuando mire que un camión que iba a gran velocidad por la costera delante de mí, mojaba de manera descarada a una chica vestida con un mallón blanco y blusa verde floreada. A la distancia mire la bella y escultural silueta de aquella chica, lo que para mis adentros pensé en lo exquisita que se veía empapada, ya que se le marcaba el color y formas de su ropa interior. Pero al irme acercando me di cuenta de que aquella chica era Karen, la novia de mi hijo. Aquí debo aclarar que aunque no vivo con mis hijos, él ya me había presentado a su novia y a quien ya había tenido el gusto de tratar en un par de ocasiones.
Sin pensarlo me a orille, baje la ventanilla y le pregunte que si iba a su casa, me contesto que si, le dije que se subiera, que la llevaría. Sin dudarlo se subió a la camioneta, dándome las gracias enseguida y diciéndome que ya tenía bastante tiempo ahí parada y que no pasaba ni el camión, ni el colectivo. Le sonreí y al mirarla pude apreciar atreves del mallón su pantaleta azul cielo y un brasier de media copa en el mismo color, lo que me provoco tremenda erección que ella no noto ya que iba hablando de un sinfín de cosas que le había sucedido esa tarde. Confirmaba lo que ya había notado en ella, era algo parlanchina y más cuando tenía confianza con alguien.
Enfilamos por la costera hacia la Colosio, pero al llegar a la base nos topamos con patrullas que tapaban el paso hacia las brisas. Pare el carro, me baje y le pregunte al oficial ¿Qué pasaba? me contesto que había derrumbes, por lo que estaba bloqueada la carretera y que la otra ruta también estaba igual, aparte de estar inundada así como el bulevar, entrada de la Colosio.
La lluvia arreciaba, me metí a la camioneta y le dije a Karen lo sucedido, me pidió mi celular para llamarle a su mamá para decirle que estaba bien, en eso estaba cuando se corto la llamada.
Se le notaba la preocupación a "mí pequeña nuera", le dije que nos refugiaríamos en un motel ya que no podíamos quedarnos ahí y mucho menos en las calles, ya que las corrientes que bajaban eran fuertes, aparte de que ya eran cerca de las 8:00pm. Ella acepto con preocupación, me enfile hacia el farallón, metiéndome a uno de los moteles de por ahí. Metí la camioneta, se me acerco la encargada, le dije que le pagaría la noche completa, ya que no pensaba salir y exponernos. Cerré la cortina y le dije a Karen que subiéramos, ella callada obedeció, iba titiritando de frio ya que estaba empapada, así como yo. Subió las escaleras por delante de mí, mire sus bellas, redondas y bien formadas nalgas, así como su pantaletita azul, su estrecha cintura y sus torneadas piernas, al mismo tiempo que pensé en el buen gusto que tenía mi hijo.
Ya dentro de la habitación, le dije que tendría que bañarse para lavarse el agua sucia que le había arrojado y empapado el camión, ella me miro un poco cohibida:
¿Pero y que me voy a poner? me pregunto.
Te envuelves en una toalla, porque no puedes quedarte así, aparte de que te puedes enfermar estas empapada de agua sucia. Le conteste mientras miraba por la ventana la fuerte lluvia que caía.
Luego de unos minutos de silencio vi que no me hacía caso, por lo que me acerque a ella.
Anda niña a bañarse. Le dije mientras la tomaba por los hombros, ella en silencio agacho la cabeza.
Mira, si tienes desconfianza me baño yo primero y me bajo a la camioneta, tú te bañas y te encierras ¿ok? le dije para que estuviera más tranquila.
No, mejor aquí se queda. Me contesto.
¡Ok! mira, me quedare en el sillón ¿de acuerdo?
¡Ok! me contesto.
Se metió a bañar, tardándose un poco, cuando por fin término, salió envuelta en una toalla, la cual apenas si podía cubrirle sus bellas nalgas, sus piernas y sus hermosas tetas. Trate de disimular mi excitación, por lo que enseguida me metí a bañar, al entrar al baño, mire tendida sobre el toallero su ropa, sus mallón, su blusa, brasier y su pantaleta, ropa que se notaba había enjuagado. Mi excitación aumento y mi verga se puso completamente erecta y dura, con agua fría trate de bajar mi calentura.
Cuando termine de bañarme, al salir envuelto en una toalla de la cintura hacia abajo, Karen estaba sentada en la cama, arropada con una colcha.
¿Tienes frio? le pregunte mientras miraba buscando su toalla.
¿Traes la toalla aun? le pregunte mientras me sentaba a su lado y la abrazaba para darle calor.
¡Sí!. Me contesto titiritando por el frio.
Quítatela porque si no más frio te va a dar. Le dije.
Sin destaparse se quito la toalla, se la pedí y la tendí sobre el sillón.
Acuéstate y arrópate bien. Le dije mientras trataba de disimular mi erección que amenazaba con asomarse atreves de la toalla. Dándole la espalda me dirigí hacia él apagador para apagar la luz y después con la idea de sentarme en el sillón.
¡bbbbbrrrrrrss!
Tenía frio, se notaba, decidí acercarme, me senté sobre la cama y la abrace sobre la colcha. El delicioso aroma de su piel me estaba embriagando, mi excitación iba en aumento. Es la novia de mi hijo pensaba, pero por otro lado, era una pequeña hembra deliciosa y bella, desnuda solo tapada por una colcha y solos ella y yo ¿quién podría enterarse de lo que pudiera suceder esa noche entre ella y yo?
¡Perdón! ¿Te molesta? le pregunta mientras la abrazaba.
¡No! contestaba aferrándose más a la colcha. Me acomode sobre la cama y la abrazaba para darle más calor, solo que mi verga empujaba sus nalgas al estar ella de espaldas a mí.
Su cabello mojado, largo, negro y ondulado olía a perfume así como el aroma de su piel joven. Titiritaba de frio, pero a la vez oía su respiración fuerte y agitada. Ninguno de los dos decía nada, afuera la fuerte lluvia lo decía todo, estaríamos ahí toda la noche.
Diablos, estaba enloqueciendo, estaba súper embriagado por ella ¿Qué podría pasar? ¿Qué me rechazara, que hiciera escándalo, que terminara pidiéndole perdón y me bajara a la camioneta?
La suerte ya estaba echada. Di un beso a su cabello y lo aspire suavemente, Karen lo pudo sentir, mas no dijo nada. Mi nariz busco la piel de su cuello entre sus cabellos, la aspire y le di un beso en su cuello cálido y aterciopelado, siguió callada, solo un suave y apenas audible suspiro se oyó. Sentí como giro un poco su cuello cuando volvía a darle otro beso, con mi mano comencé a acariciarle su hombro derecho, fui bajando por su brazo despacio hacia su cadera, la que acaricie hasta su muslo, luego su nalguita sin que ella se opusiera.
Me despoje de la toalla y la arroje al piso, levante la colcha y me tape con ella, abrace despacio a Karen, acercándole mi erecta y dura verga entre sus nalguitas donde de inmediato se acomodo. “Mi pequeña nuera” seguía callada mientras yo disfrutaba el contacto con su aterciopelada y cálida piel.
Deposite un beso en su hombro, luego otro, seguí besándolo despacio así como su espalda, mientras mi mano acariciaba su hombro, su brazo, su estrecha cintura, su cadera. Sus gemidos empezaron a oírse con más claridad cuando mi mano acaricio su cintura y subió hacia sus duros y redondos pechos. Los acaricie suavemente con la punta de los dedos todo su contorno llegando a su pequeño pezón al que apreté despacio y suavemente, ella gimió con más fuerza terminando en un largo suspiro. Pase a su otra teta igual de hermosa e igualmente disfrute en cada centímetro.
Karen no decía nada, no se oponía ¿miedo? no creo, lo que si es que poco a poco iba aflojando su poca o escasa resistencia. Con mis besos recorriendo su espalda fui bajando y metiéndome entre las sabanas hasta llegar a sus caderas, la coloque casi boca abajo, para poder besar sus nalgas duras y aterciopeladas que eran un manjar. Lamí cada milímetro de ellas, besándolas y chupándolas.
¿Sera que ya había estado con otro hombre? ¿Será que ya no fuera virgen? ¿Y si así fuera, lo sabría mi hijo? pensaba para mis adentros, mientras no dejaba de recorrer aquella exquisita y tierna fruta que no presentaba ya resistencia alguna.
Baje mis manos y acaricie sus redondas y duras nalgas en todo su contorno, sus piernas de arriba abajo. Apreté sus nalgas, las separe y lamí por toda su rayita, “mí pequeña nuera” ya no disimulo su excitación al gemir con fuerza. Separo ella misma un poco las piernas, dándome más libertad de poder disfrutar de ella y ella para disfrutar de mis caricias. Con mí lengua recorrí toda su rayita, de arriba abajo, una y otra vez y justo cuando con la punta hacia presión en la entrada de su culito un fuerte gemido escapo de sus labios, levantando más sus caderas hacia mi cara. Una, dos, tres veces más presione su culito y cada vez gemía con mayor ansia así mismo separando ella mas sus piernas. Baje un poco mas y bese sus muslos, uno, luego el otro para termina dándole una lamida de arriba abajo en toda su rayita llegando hasta su puchita que lamí con más fuerza al regresar. “Mi pequeña nuera” gimió con fuerza, entonces la tome de la cintura y la gire boca arriba, al hacerlo, sus brazos quedaron separados de su cuerpo, arqueaba su espalda y gemía dulcemente.
Me incline y bese sus senos uno a uno, primero el derecho luego el izquierdo, recorriéndolos centímetro a centímetro, chupando sus diminutos pezones y arrancándole a cada caricia mía un suave gemido. Baje besando su abdomen, lamiéndolo despacio, llegue a sus caderas, las bese mientras sus manos agarraban mi cabeza y la acariciaban. Quería comerme su tierna fruta, olía riquísima, pero deseaba hacerlo despacio, disfrutarla y que ella gozara. Despacio me acerque a su montecito de Venus, lo aspire, sople despacio Karen levanto las caderas al momento que gemía suavemente. Lamí sus delicados y escasos vellos púbicos una, dos veces, después baje un poco mas y lamí de abajo hacia arriba toda su puchita caliente que derramaba toda su dulce miel. Estaba empapada la puchita de Karen, brotaba su excitación por cada uno de sus poros.
Seguí lamiendo, presionando cada vez mas entre sus íntimos labios hasta que encontré su delicado botoncito que juguetee una y otra vez haciéndola que empujara mi cabeza con más fuerza entre sus piernas mientras no para de gemir y jadear. Chupe su botoncito, lo succione despacio, lo presione, era delicioso. Baje un poco mas y metí despacio mi lengua en su cuevita, estaba apretada, caliente y empapada, que delicioso manjar, se la metí hasta donde podía llegar, hasta donde podía alcanzar a disfrutar de aquella cuevita. Pero ya no aguantaba más y estaba decidido, me cogería a “mi nuera” esa misma noche. Deje de comerme esa frutita, subí despacio besando su abdomen, volví a chupar sus pechos y por primera vez bese sus labios, esos dulces labios sabor a fresa. Pero estaba ansiosa y ese beso tierno fue pasional, lujurioso. Tome mi erecta y dura verga, la centre en la entrada de su caliente cuevita y despacio fui empujando, subí mi mano y la abrace con fuerza, así como ella a mí, di un fuerte empujón y entro más de la mitad, en ese momento un fuerte gemido escapo de los dulces labios de Karen quien enterró sus uñas en mi espalda como queriendo arrancarme la piel, sus labios se aferraron a los míos, entonces di un segundo empujón y termino por entrar toda mi verga en su cuevita tocando por fin el fondo de ella, en ese momento sentí como rasgaba con fuerza mi espalda. Me quede quieto por un momento, estaba dulcemente apretada su puchita y yo súper excitado por la salvaje acción de ella. Subió sus piernas y rodearon mi cintura, entonces despacio comencé a bombearla mientras no parábamos de besarnos, poco a poco arreciaba en mis embestidas, quise levantarme y que cambiáramos de posición pero ella no quiso, así que así seguí embistiéndola ya con más fuerza mientras ella no paraba de gemir. Por fin llego el clímax y al mismo tiempo culminamos ambos, llene su rica puchita con mi semen mientras ella jadeaba por el final de su orgasmo.
Así nos quedamos por un rato, abrazados y besándonos, hasta que le dije que habría que lavarnos, entonces la levante y cargue hacia el baño, nos estábamos bañando cuando vi hilitos de sangre bajando por sus piernas, la mire y ella agacho la cara, comenzó a llorar despacio, la abrace, la seque y regresamos a la cama, ninguno de los dos dijo nada, nos acostamos y abrazamos, así nos dormimos. Al amanecer, no sabíamos que horas eran, aun llovía, la mire, se veía hermosa. Abrió sus ojos, me miro y nos besamos dulcemente hasta encenderse nuevamente y terminamos por coger una vez más.
Del motel salimos cerca de las 10 de la mañana, trate de llevarla a su casa pero aun no había paso, la entrada del bulevar estaba inundado, la marina resguardaba la entrada, no quedo más que llevarla a mi departamento, ya que estaba solo porque mi mujer había ido con su madre a pasar las fiesta patrias con mi nena. Las comunicaciones estaban caídas, ya en el departamento lavo su ropa y volvimos a coger con pasión. Al día siguiente que con dificultades ya había paso, por fin la lleve a su casa, entre lagrimas se abrazo con sus padres. Karen les dijo que había estado desde el principio con mi mujer, mi nena y yo, nunca dijo lo nuestro, sus padres me dieron las gracias y al irme ella se acerco y me dio un beso en la mejilla. Durante varios días no supe nada de ella, ni siquiera a mi hijo quise llamar. Justo un mes después ella me llamo una mañana de sábado, dijo que me extrañaba y que me necesitaba, nos quedamos de ver por la tarde. Al final nos fuimos al mismo motel, nos volvimos a entregar a la lujuria, ya cuando la llevaba de regreso a su casa me dijo que se iban a mudar a la Cd. de México el domingo, pero que deseaba seguir viéndome, aparte de que su mamá sospechaba que algo había pasado entre nosotros. Hace una semana que se fue, me ha llamado varias veces y hemos hecho planes para vernos pronto, mi hijo lo vi hace 3 días y me comento que había terminado con su novia porque se había mudado, claro, no le dije nada de lo sucedido aunque me siento con culpa por haber desvirgado a su novia.

Puntuacion: - Votos: 0

Leido: 470 veces