Los 10 relatos mejor valorados

descocado por mi perro

Descocado por mi perro lobo Hola mi...

MI ESPOSO ME CONVECIO DE PROBAR OTRO VERGA

MI ESPOSO ME CONVECIO DE PROBAR OTR...

Estacionamiento

Hola espero que te guste esta histo...

me iso el amor un san bernardo

Todo comenzo hace un par de años c...

amigas por accidente

mi nombre es karina les cuento este...

Kim: Mi primita... Mi putita (V)

" Despues de una buena temporada fu...

sexo con mi sobrina de 9 años y sus lindas coletas

Bueno mi nombre es Raúl rengo 20 a...

Mi prima numero uno

Era verano cuando ella llego, soy p...

mis compañeros de escuela

me llamo alex tengo 8 años soy de ...

Primera vez

Bueno esto que les contare es porqu...



Ultimos relatos


Preñada y MastrujadaCategoría: Sexo infieles

Por Carmelo | 2014-07-21 21:29:37 | 0 comentarios

Una tarde lluviosa le llamó Gina a mi mujer:

- María, hace mucho que no nos vemos. ¿Cómo vas con tu embarazo?

- Gina, voy bien, tan solo me falta un mes. Pero dime Gina, puedes venir mañana a desayunar y le hablo también a Romina, para juntarnos las tres.

- Está bien María, quedamos de estar contigo a las 9:30; yo llevo un pastel.

La puntualidad de Gina estaba más que comprobada y a las 9:30 sonó el timbre del departamento en donde vivíamos mi mujer y yo.

- Hola María dijo Gina y le dio un beso en la mejía. Por su parte Romina quien llegó junto con Gina, por cierto vestía un tanto descocada para ser una reunión matutina de señoras, también saludó con mucho gusto a María.

María las sentó en la sala de la casa. Gina y Romina se refirieron al embarazo de María. No dejaban de hacer bromas, típicas en ellas, sobre todo Romina que no perdía oportunidad para dejar caer su comentario jocoso, picante pero tajante.

- Dinos María, en verdad ¿de quién es el niño?

- María respondió con una sonrisa, y luego les dijo. Se ve que no han cambiado nada.

Y es que yo siempre he dicho, "para putas mi mujer". Hoy tengo que reconocer que si había una señora más puta que María, esa era Gina. Gina tenía fama de haberse encamado con la mitad de los estudiantes de la Universidad, dicho esto en término figurado. Pero la fama la tenía, y si había algún marido que ostentara una enorme cornamenta, ese era Edgardo, esposo de Gina. Y bueno, qué decir de Romina, ella no cantaba más las rancheras.

Gina insistió:

- Dime María, ¿acaso no has visto nuevamente a Tony?

Antes de que yo contestara, Romina se adelantó y le dijo:

- No seas tonta Gina, qué no ves que no puede ocultarlo. Jajaja rieron las dos amigas de María y María misma también sonrió.


Y siguió diciendo Gina,


- No sabes la cantidad de señoras casadas que quedan panzonas y engendrán chamacos que les hacen sus amantes, otros hombres distintos a sus maridos, mientras ellos sin saberlo ni sospecharlo piensan que el producto lleva sus genes. La verdad es que no llevan la marca de la casa, se los hicieron fuera.



- Se equivocan conmigo - dijo María. Es cierto, tuve varios encuentros con Tony y no niego que de alguna manera ayudó en el proceso de la fecundación, pero esto fue solamente en términos de reducir los quistes que tenía. No hay la menor duda que el padre es Carmelo.



- ¿Cómo puedes estar tan segura?



- Lo estoy, porque hace más de un año que no me acuesto con Tony, así es que el calendario no miente.

Pero bueno, el tema de conversación era el típico de estas dos amigas de mi mujer. Hay que mencionar que Gina, por cierto, junto con Edgardo, fueron padrinos de Iglesia nuestra boda. Pero la fama de puta la tenía bien ganada, y por el lado de Edgardo, de ser un super-cornudo no obstante los pocos años de casados, también tenía un sólido fundamento.



Entonces María comentó:



- Recuerdo aquella vez en que nos reunimos en casa de Sandra, una amiga de la Universidad, y entonces llegó "el peruano" un amigo nuestro. Tan pronto llegó él, te empezó a meter mano Gina, manoseándote por todos lados enfrente de quienes estábamos ahí. Ya te agarraba las tetas, ya te agarraba las caderas, las piernas, te estrujaba las nalgas, etc.



María recordó, aunque no lo mencionó, que Gina tenía algo de sobre peso y este se notaba también en su busto, esto último para deleite de "el peruano".



- Después de cachondearse - continuó diciendo mi mujer, se fueron a una de las habitaciones disque con la excusa de enseñarte un instrumento musical que él había comprado, pero en realidad el único instrumento que te quería enseñar estaba ya totalmente erecto: su vergota, su instrumento follador. Todas rieron.

Yo me sé la historia porque María ya me la había contado, de cómo ella y Sandra salieron a la parte trasera de la casa, y por la ventana vieron como Gina estaba de rodillas mamándole la verga a "el peruano", quien en su rostro expresaba todo el placer que estaba sintiendo del acto de felación de la amiga de mi mujer, quien estaba ya a punto de contraer nupcias con Edgardo, pero eso no la detuvo.



En el relato María siguió diciendo:



- Luego vimos como explotó él en tu boca Gina, y no pudiste contener todos los chorros de mecos que salían de su verga, de hecho tu rostro quedó totalmente embarrado de mecos. Luego, no contentos con lo sucedido, y seguramente considerando que "el peruano" tendía varias semanas de abstinencia, te desnudó totalmente mi putita amiga y te dirigió hacia la cama, para luego recostarte y abrirte las piernas dejando a la vista de "el peruano" tu peluda puchita, y el cabrón sin miramientos introdujo toda su virilidad en tus entrañas y te hizo gemir de placer, y comenzaste a retorcerte como una puta en celo. Ya gemías tú, ya gemía y jadeaba él; y así encendidos se hicieron el amor por espacio de 15 minutos teniendo de testigos a Sandra y a mi; tanto que hasta nos calentamos de ver tan tremenda escena de sexo. Luego no tardó en escucharse un:

- OOOuuuugggggjjhhhh !!!!! OOOOOOuuuuuuuuugggggggggjjjjhhhhhhhh !!!!!



- Justo en el momento en que "el peruano" te vaciaba toda su leche, mojando tus putas entrañas. ¿Lo recuerdas Gina?, ¿Te acuerdas bien Gina cuando te acostaste con "el peruano" en la casa de Sandra? ¿Recuerdas como agujeró tu chocho?




- No, claro que no - contestó nerviosamente. Eso me lo inventaron ustedes.

- ¡Que si lo inventamos! Para nada Gina, te cogió y Sandra y yo fuimos testigos oculares y también auditivos pues gemías como una perra. Jajaja

Romina no tardó en preguntar por los detalles de aquella tarde, y María se los dió con santo y seña de todo lo que había sucedido, para que quedara constancia que la más puta de las tres (María, Gina y Romina) era sin duda Gina.

- No cabe duda, para putas tú Gina - dijo Romina.



Pero las tres eran hábiles en el manejo de las conversaciones, entonces Gina dijo:

- Está bien María, está bien Romina, lo reconozco, soy una piruja de lo peor y mi marido un cornuto de mierda. Pero aquello fue ya hace mucho tiempo. Ahora dime ¿Cómo te ha ido con Carmelo ahora que estás embarazada? ¿Te la está metiendo? ¿Ya te dió tu “mastrujada”?



- Mastru …. qué ¿?? Preguntaron María y Romina.



- Mastrujada idiotas, ¿qué no saben lo que es eso?



- Yo sé lo que es “masturbada” pero no “mastrujada”



- Bueno si serás mensa – replicó Gina; tú sí que estás masturbada.



Y ahora Romina aprovechó y cambió de tema; ahora fue ella quien contó que ya estaba en proceso de divorcio, porque su marido la encontró en la cama con Carlos su antiguo novio. Lo dijo con un quedo de nostalgia pero sobre todo de coraje.



- No es posible que porque me acosté con otro hombre mi marido haya decidido divorciarse de mi. Es un machista, vivimos en una sociedad machista en donde solamente los hombres tienen derecho al sexo, bueno hablando en términos extramaritales. Por más que le rogué a Federico, no me hizo caso, pero él se la pierde. No va a encontrar quien se la mame como yo sé hacerlo, quien le acaricie su miembro con la maestría que yo sé hacerlo. No va a encontrar una mujer tan cándida y cálida como yo, dispuesta a todo lo que me pide. Es cierto, con Carlos gocé como una ramera. Me metía su verga con potencia, me sabía tocar todos mis puntos G, los interiores que tengo en mi puchita, y los exteriores que tengo en mis caderas y en mis nalgas. Me llenaba de leche candente. Ese era Carlos mi amante, !Qué vergototota tiene el garañón! pero no es justo que mi marido me abandone de esa manera, es un desgraciado.



Dicho esto salieron unas lágrimas de sus ojos, y luego dijo:



- Pero eso ya está consumado, ahora lo que quiero es aprender que es eso de la “mastrujada”, así es que continúa por favor Gina.



- Déjenme y les explico nacas. Cuando yo estaba embarazada y un poco gordita, ……. – se hizo un silencio.



- Estaba acostumbrada a que alguien me la metiera, claro estoy hablando de Edgardo, perras. Y bueno, si no todos los días me tomaba, cuando menos cuatro o cinco veces a la semana, y algunos días hasta doble.



- Guauuuu !!! - dijeron Romina y María. Qué envidia nos das.



- Pero cuando me embaracé, al notárseme la pancita, mi marido dejó de hacerme el amor argumentando que podía lastimar al bebé, y yo en las noches casi sin dormir queriendo sentir el calor de un hombre, sus tanates rebotando en mi puchita, …. Ustedes saben.


-Cuando menos te entendemos bien – respondió Romina.


- Así amanecía mojadísima de mi rajita, me metía a bañar y me masturbaba constantemente, pero entre más días pasaban no se si a causa del embarazo, más ganas me daban, mi esposo cada día estaba peor a veces hasta me sentía humillada.



- Por esos días trabajaba con mi marido un señor de alrededor de 45 años de nombre Antulio y un ayudante veinteañero, ambos de Chiapas. Varias veces al día me acercaba a ellos para llevarles su comidas, a Antulio y a Marcelino, quien por cierto no era guapo pero tenia lo suyo, o quizás yo lo veia así por lo ganosa que andaba sobre todo por las tardes y ante las ausencias constantes de mi esposo, Don Antulio se acercaba a platicar conmigo casi tenia yo entre 8 y 9 meses de embarazo.


Y Gina siguió contando:


- En una ocasión sin querer vi orinando a Don Antulio, vaya verga! me excitó mucho su miembro. Recuerdo que pensé “este sí es un hombre de a deveras, no chingaderas”. Como el sábado por la tarde para no variar mi esposo se ausentó yendo al juego de futbol, yo me quedé platicando con Don Antulio y ya saben amigas, “el diablo nunca duerme”. Le empecé a preguntar que si en Chiapas a las mujeres les dejaban de hacer el amor cuando se embarazaban, él me dijo que al contrario que era cuando más ricas se ponían las hembras.


María empezaba a calentarse escuchando aquel relato de su amiga Gina. Seguramente lo mismo pasaba con Romina, aunque muy probablemente con menor intensidad.


Continuó Gina:


- También me dijo que les daban su “mastrujada” palabra que de momento no entendí y le pregunté que era eso. Me dijo que era una especie de apretuje que les daban a sus mujeres en sus tetas para que estuvieran aptas para amamantar a sus crías y que además el baño de leche en la pancita de las embarazadas era bueno para el bebé - y siguió contando: Esa platica me tenía más excitada de lo normal al grado que sentía mis pantaletas bien mojadas.


- Entonces Don Antulio me dijo que ¿porqué la pregunta? ¿Qué si a poco mi esposo no me lo hacía? Yo le dije que no y él me contestó


- Qué pendejo es tu marido. De plano el señor no sabe lo que es bueno.


- Luego me preguntó que si me gustaría hacerlo con alguien, ruborizada le dije que "sí", que sí me gustaría hacerlo con alguien, y que mi pepa papaloteaba por una verga; esto se produjo por la conversación con Don Antulio, y tan ganoza que me encontraba que no me dudé en aceptar.


- Al poco rato entraron los dos, Marcelino quien ya venía bañado y Don Antulio, y yo acababa de salir de bañarme envuelta con una toalla. Marcelino se quedó conmigo, mientras Don Antulio recorrió las cortinas, en esos momentos me sentí poseída por ese par de chiapanecos, de tal manera que tuve mi primer orgasmo. Entonces Marcelino me empezó a besar apasionadamente mientras sus manos rudas me despojaban de la toalla, mis tetas quedaron al aire, él me empezó a acariciar los pezones con la punta de la lengua lo que provocó que empezara a salir un liquido transparente de ellos, sus manos apretujaban mis nalgas levantándomelas hasta que mis pies quedaban de puntitas, luego me acosté en la cama y le abrí las piernas, Marcelino me chupaba rico la rajita metiendo su lengua entre mis labios vaginales, me la mamaba, lamiéndola, chupándola. mordiéndola suavecito mientras yo gritaba como puta, me quejaba, suspiraba y gemia de placer a cada momento, sentía como verdaderos chorros de líquido corporal caliente corrían por dentro de mi abdomen para fluir por mi vagina.


Ni Romina ni mi mujer querían interrumpir el relato de su amiga.


- Luego Marcelino me pido que se lo mamara, por lo que me senté a la orilla de la cama y él se paró frente a mí, te juro María que tan solo una vez con anterioridad le había dado sexo oral a mi marido. pero el pendejo no sabe de eso. Aquello fué riquísimo, el sabor saladito del líquido que salía por la puntita de la verga de Marcelino me sabía delicioso, se lo mamé suaveciiiiiito, jugueteándoselo con mi lengua y con mi boca. Después de un buen rato de sexo oral Marcelino se tiró en la cama boca arriba y me pidió que lo montara. Yo panzona como estaba me subí con cuidado y me dejé sumir en su virilidad, sentí su pene entrándome lentamente lo que me provocó estallar en un gran orgasmo que hizo estremecer mi cuerpo de pies a cabeza.


El relato era tan caliente, y Gina lo estaba narrando en forma tan cachonda que mi mujer estaba frotándose su puchita; se estaba sobando sus partes íntimas.


- Y luego, ¿qué paso Gina?, termina ya de contarnos de una vez por todas.


- No se impacienten chicas, que espero a ustedes también les den su “mastrujada” putas.


- Parece que nos encantaría – dijo Romina. Y María se rió con la respuesta de ella.


- Luego Don Antulio aprovechó, se acercó con su verga de hombre bien parada, de esas que ya no encuentras, y la mentió en mi boca, mientras Marcelino me chupaba los pezones. Claro que no puse ninguna objeción, ustedes me conocen, que se chingue Edgardo pensé, que se frote sus cuernos.


- Jajaja – rieron todas. Tu marido es un cornuto de mierda dijo María mi mujer, ya ni el mío.


- Tu marido sí que es un antílope, recalcó también Romina, se pasa de buey.Y el tuyo María, no curte mal las baquetas, parece un alce de Alaska.


- Pobre, con el frío que hace allá le va a dar una pulmonía a Carmelo.


- Jajaja – rieron todas.


- Que se chingue dijo Romina.


Y Gina siguió con el relato:


- Jamás me imagine que existiera tanto placer, de hecho a cada rato eran más intensos los orgasmos, mas cuando Don Antulio me penetró por delante y Marcelino por atrás; le dí mi chocho



- Sí que eres la más puta de todas – le dijo mi mujer. Putííísima !!!


- La verdad es que cuando Don Antulio me introdujo su miembro, me hizo ver estrellitas. Y es que el cabrón la tenía gruesa y dura como a mi me gusta. Supo hacerlo con delicadesa por el estado en que me encontraba, no quería lastimarme pero yo sentía a plenitud su miembro recorrer el camino de mi vagina hasta albergarla totalmente en mi interior, luego la sacaba suavemte. Adentro-afuera, adentro-afuera, yo gemía de placer, me estaba transportando a otro mundo, el mundo de los hombres de a deveras. El mundo de los hombres de poronga grande, de los que saben dejar huella en una, de los que nos hacen sentir su masculinidad sin contemplación alguna, nos dan duro sin tregua. Esos son los hombres que me gustan. Marcelino por su parte, más jóven y menos experimentado, no la tenía tan grande, pero me hizo daño al meterla por mi culito. Aquello fue una orgía, un arrebato de pasión, una ………………. Eran dos contra una, pero resistí como una verdadera puta. No me da vergüenza decirlo, aunque sea una señora casada.


- Por cierto los cabrones se vinieron varias veces dentro y fuera de mi, Don Antulio me dijo: te voy a mastrujar bien rico mamacita. Me sentó en unala la cama, se paró por mi espalda y me tomó mis tetas con sus manos grandes, manos rudas, manos ásperas; me los empezó a apretar primero suavecito de atrás hacia adelante, desde la base hasta la punta, sentí primero dolor pero el placer que experimenté al sentir sus manos callosas apretando y estrujando mis senos era una sensación de placer inenarrable. Así, primero empezaron a salir pequeñas gotas de leche, Don Antulio empezó a apretarlas más fuerte, lubricando mis tetas con la misma leche que me iva saliendo de pronto aventé un gran chisguete y de ahí me apretaba más y más, sacándome chisguete tras chisguete de leche. Sí, iba saliéndome más leche, y me levantaba los pezones bruscamente hasta apuntar a mi propia cara, y el chorrito de leche me la estaba mojando, escurriéndome por mi nariz, boca y cuello, hasta caer en mi cuerpo. Ya bien mastrujada, Marcelino se acercó para que yo les echara leche.

- Ya estás lista para amamantar me dijo Don Antulio.

- Mi recámara tenia un olor a sexo, semen, leche, fluídos vaginales, todo eso me enloquecía de placer. Otra vez pedi y supliqué como puta queridas amigas, que me ensartaran de nuevo, eran verdaderos hombres metiéndome su verga; y asé estuvimos casi hasta las 10:00 de la noche, cuando alcanze a escuchar cuando llegó mi marido. Don Antulio, viejo vergón, ni se inmutó: pues entendía su posición de supremo corneador. Por la ventana vi pasar a Edgardo semi-ebrio, como siempre que regresaba los sábados del estadio, y entonces mis amantes salieron despacito. Que manera de terminar “su obra”, que manera de cornear a Carmelo. Me dieron duro ese par de chiapanecos, me la dejaron caer, remojaron sus brochas en mis adentros.


- Al otro día se marcharon y la verdad solo dos cosas me dolieron. Una que ya no los volví a ver-


- Y la segunda Gina, ¿cual fue la segunda cosa que te dolió? – preguntó María.


- Pués mi panocha pendeja, ¡ qué no te estoy contando !


Cuando se marcharon Gina y Romina María estaba tan caliente que había empapado sus bragas. Estaba nerviosa, inquieta, desesperada, necesitaba verga, necesitaba que la mastrujaran así como se lo hicieron a su amiga Gina. No cabía duda, Gina era su amiga más puta, la más experimentada, la más salvaje; y Edgardo, seguramente pensaba María, me superaba en tamaño y puntas de cornamenta.


Se masturbó un par de veces pensando en Don Antulio, se imaginaba a un hombre rudo, de manos ásperas, un garañón salvaje, un coje-viejas ajenas, un hombre de a de-veras como dice Gina. Se imaginó a Don Antulio con su vergota bien erecta, con unos enormes tanates colgando, listos para enchufar a la mujer que tuviese enfrente, sería ella María, ahora le tocaría el turno a ella


- AAAhhhhhjjjjjj AAAhhhhjjjj !!!!! se vino fantaseándo con Don Anatulio.


No aguantó, agarró el teléfono y marcó el número que había jurado no iba a marcar de nueva cuenta: sabía que era una mujer casada, una ama de casa, futura madre y aún así, no aguantó, porque necesitaba verga, verga grande, verga gigante; verga dura, verga y más verga, su naturaleza se lo pedía y se lo exigía a gritos:


- Alóh ........., quiero que vengas a mastrujarme.


Y así, esa misma tarde María se arregló. Se posaría desnuda y panzona ante su amante. Solamente se aplicaría lápiz labia, lápiz de color rojo carmesí. Y así apareció ante su amte con los Labios de Rojo Carmesí, como siempre que quería sexo.

Ya en su lecho conyugal, tomó con su mano derecha esa enorme verga dura, bien parada, la jaló durante unos minutos para que tomara su mayor nivel, luego se subiò arriba de ella, todo con cuidado por su calidad de mujer embarazada, y dirigiò la verga hacia la entrada de su pepa para después lenta y suavemente ir hundiéndose en semajante pija la cual se iba introduciendo hasta alcanzar las partes más profundas de ella, no obstante lo ìncomo de la situación, María estaba feliz, gimiendo cual goloza es.


- AAAaaaahhhhhh, ya lo necesitaba, yaaaa !!!!


Tantos meses de abstinencia porque el pendejo de su marido ni mano le metía.


- Sssíííí Tony, ssíííí !!!! Hazme tuya otra vez, Tony, otra vez !!!!


Y Tony se dejaba hacer porque era María la de la iniciativa.Y así la zorra jadeo, gimió, gritó y hasta lloró de placer con la verga del Tony hundida en sus entrañas; hasta que el pobre no aguantó más:


- OOOOhhhh !!!! OOOhhhhh !!!! - y ella sintió una chorro de leche caliente y espesa inundando el interior de su pepa. Ya lo necesitaba, estaba desesperada, hay que tomar en cuenta que María es una ninfómana.


- Sssíííí, sssííí, papcito ! Vacíate tus tanates en mis adentros que para eso estoy, soy tu putita cariño.


AAAhhhhh Ahhhhh Tony me vengo !!!! AAAaaaaaaaahhhhhhhhh !!!! y mi mujer tuvo la serie de orgasmos más intensos de toda su vida; considerando el período de abstinencia que había tenido era de entenderse.


Después del éxtasis permanecieron abrazados el uno al otro durante un cuarto de hora.


- Ahora quiero que me mastrujes Tony


- No sé que es eso - y buen mi mujer le explicó con detalle lo de que se trataba.


Aquello fue al final de cuentas un intercambio de leches entre mi mujer y Tony. Así se amaron intensamente aquella tarde en mi propia cama.


- Eres un de esos hombres de a deveras - le dijo María a Tony. De esos que ya casi no hay.


Y claro, el ego de Tony se subió hasta las nubes, sabiéndose todo un garañón; y gandaya porque se parchó a mi mujer.


- Y me encanta que le pegues al cornudo de mi marido. que le duelan los cuernos por pendejo, por tenerme sin sexo todo este tiempo.


- No te preocupes María, que de ahora en adelante yo me voy a encargar de que no te falte verga.


- Jajajaja se rieron los dos, y se dieron un tierno beso de despedida.


Antes de salir Tony de casa de su amada María, ésta le peguntó.


- Tony, ¿cuándo había sido la última vez que cogimos?



- No sé María, ¿porqué lo preguntas?



- No, nada más, estaba haciendo cuentas. Tú no te preocupes.



La verdad es que las cuentas no daban !!!!



Y así es que se fue Tony de nuestro departamento.



Yo no supe esta historia sino hasta mucho tiempo después, como siempre el marido engañado ni cuenta se dá de los cuernos que ya lleva acumulados.


Cuando María me contó lo que sucedió durante su octavo mes de embarazo avanzado, ya panzona a punto de dar a luz, me quedé pasmado. Mi reacciòn fue de molestia.


- Eres una puta - le dije. Una zorra insaciable, no tienes remedio.


- Y tu un cornudo pendejo, mira - y con sus dos dedos índices puestos a ambos lados de su frente representaba los cuernos que me había puesto, tal y como lo había hecho su prima con anterioridad.


- Deberías de agradecerle a Tony la ayuda que nos ha brindado.


- ¿Ayuda? dije yo en tono de asombro


- Sí ayuda Carmelo.

Bueno esa es la historia que quería contarles. Por cierto si alguna señora desea hacerme algún comentario, alguna experiencia suya o sobre mi condición de marido engañado puede enviarme una nota a eduardo.mainfiel hotmail.com

Puntuacion: - Votos: 0

Leido: 719 veces

La tienda de mascotasCategoría: Zoofilia

Por Linda | 2014-07-21 18:05:13 | 2 comentarios

Scarlet termino de llenar el formulario para formar parte del equipo de cuidados en una famosa tienda de mascota:
- Esta lista Scarlet?!
- Sip!
- Pues ponte el uniforme...! Allá están los vestidores.
- Esta bien! Ahora vuelvo!
( Una hora después )
- Lo único que tienes que hacer es alimentar a los animales, cuidarles, enseñárselos a los clientes y atender el turno de noche con Jake, Sofía, Mike y Katy. Vale?!
- Vale!
- Pues mira...! Aquí vienen algunos...! Hola Sr. Smith! Hola Taffy! Que están buscando?!
- Un hurón!
- Que lindo! Scarlet! Enséñales a los mejores hurones...!
- Ahora voy!
( Seis horas después )
- Con que tu eres la nueva! Eh?! Dijo Sofía
- Sip! Que no es obvio?!
- Y muy contestona nos salio la niña! Dijo Katy mientras acariciaba a un pequeño conejo. - Creo que hay que enseñarle nuestro juego! No es asi Jake?!
- Tienes razón...!
- De que se trata su " juego "?!
Cuando termino de decir eso, Katy metió tres dedos en el ano del pequeño conejo:
- Que demonios estas haciendo?!
- Estos animales son nuestros juguetitos! Ahora solo mete tu dedo en la vagina de la perra y solo goza o sino le diremos a nuestra jefa que le robas y violas animales! As que juega un rato...!
Rápidamente lo hizo y en su mente y cuerpo se creo un insaciable deseo de violar animales.
( Seis dias despues )
" En la famosa tienda de mascotas EverFree Acres fueron encontrados por Becky Summerhill dueña del lugar, a sus empleados violando animales incluidos Scarlet Jones una de las chicas que salieron bajo palabra hace seis días. Esperamos que siguan aquí para mas noticias. Soy Alice Cooper reportando a Sparks Notice ".

Puntuacion: - Votos: 0

Leido: 3325 veces

CartasCategoría: Violaciones

Por Linda | 2014-07-21 17:23:21 | 0 comentarios

" Querida Amy:
Te escribo desde Kansas City por que nuestro padre hizo que me fuera. Te preguntaras que me hizo! Jeje! Te vas a sorprender! Me violo...! No creo que te siga escribiendo... Mejor te mando un E-Mail. Adiós hermana...! "

" Querida Mackenzie:
Como puedes decir eso de nuestro padre?! Acaso estas loca?! El es un buen hombre. No como Parker! El era un estupido que solo sabia embarazar a todas nuestras compañeras! Recuerdas a Hanna?! Tu mejor amiga! Resulto embarazada. Adivinas quien fue?! Parker!
Espero que recapacites! Y vengas a pedirle una disculpa. "

" Querida Amy:
Se que te sientes dolida por lo que te digo hermana, pero debes salir de esa casa. En cualquier momento te atacará! Tal vez no leas este E-Mail pero solo quiero lo mejor para ti. Adiós hermanita... "

( Nueve meses después )

" Querida Mackenzie:
Tenias razón! El era un pervertido! Ahora tengo dos hijos: Una se llama Sherry que es la mayor y la menor se llama Mackenzie. Como tu! Espero que seas feliz, por que aunque no lo creas yo si lo soy! Adiós hermana y que te vaya bien...! "

Puntuacion: - Votos: 0

Leido: 628 veces

Mi prima perfecta y yo virgenCategoría: Sexo primera vez

Por pamfilo | 2014-07-21 05:38:51 | 0 comentarios

Hola que tal, el mejor suceso de mi vida hasta ahora me acaba de ocurrir este fin de semana, mi primer experiencia sexual fue con mi prima... Tengo 17 años voy a pasar a 5to semestre de prepa, mido cerca de 1.80 mts y estoy con la seleccion de basquet de la escuela ademas todo el equipo tiene membresia en un gimnasio asi que todo el tiempo o estoy entrenando o estoy en el gimnasio, ahora vamos con lo importante: mi prima... Tiene 20 años y esta en la uni (la prepa y la uni estan juntas asi que la veo todo el tiempo) ella esta con el equipo de voly asi que imaginense a una mujer castaña perfecta con ojos oscuros y grandes cabello hasta los hombros muy fina de sus facciones como nariz, barbilla y pomulos, sus cintura es un afrodiziaco puro pues resalta su redondo y grandioso trasero pues no es grande simplemente perfecto, y obviamente un par de piernas esplendidas y bien trabajadas sus tetas estan de tamaño medio pero ella las luce de una manera ideal, y pues verla de licra y camiseta pegada mientras juega voly amerita una buena paja... Ella no es nada coibida, ni timida, pero sigue siendo muy muy femenina no se como explicarlo... A ella le encanta probocarme, cuando estamos en casa con la familia le gusta acomodarse el sosten mientras la estoy mirando o ajustarse el pantalon hacia arriba para que se le marque bien su trasero, aveces ella elije las combis mas llenas para que cuando estemos apretados adentro me ponga su trasero en mi pija y me dice que es para que la "cuide" se me pega tanto que es inevitable que no sienta la dura ereccion que me provoca pero no me dice nada, tambien siempre que puede me abraza y se asegura de que yo sienta bien sus senos en mi cuerpo y me besa tambien casi en la endidura de mis labios lo cual me dejaba muy confundido y caliente, y recurria a las pajas.


 Bueno pues este fin de semana toda la familia se puso deacuerdo para ir a unas cabañas en un pueblo lejano, y pues ya estuvimos ahi... Comimos, jugamos los primos (somos 8 ella y yo somos los mas grandes) hacia frio asi que no uso ropa probocativa pero detodas maneras mientras jugabamos aprovechaba para tocarle accidentalmente las tetas y el trasero y ella se estaba dando cuenta pero no me decia nada, y pues ya paso y llego la hora de dormir, como habia sido jn viaje de 6 horas todos querian dormir, habia un cuarto en donde se dormirian los papas y otro donde estariamos los primos... Y me dispuse a dormir... Mi prima uso de pijama una licra que apenas cubria su glorioso trasero y una mini camiseta que marcaba sus pezones en el relieve...


Entrada la madrugada una rica sensacion me hizo despertar tome consciencia y me di cuenta de que mi pene estaba siendo masturbado abri los ojos y me encontraba boca arriba y adivinen... Mi prima con la que habia soñado y tantas veces pajeado pensando en ella... Estaba metida en las cobijas conmigo recostada a mi derecha, con su mano derecha me estaba masturbando y con su mano izquierda me estaba tapando la boca, apesar de que yo tenia pans su mano me apretaba de tal manera que el placer era inmenso yo estaba petrificado, atonito, lo que me estaba ocurriendo era real yo no movia mis manos... Lentamente sin hacer ruido se sento encima de mi acomodandose mi pene entre su vajina aun con ropa... Ya encima de mi con su mano derecha me hizo la señal de "shhh" con su dedo y en cuanto me quito su mano izquierda de la boca pego sus labios inmediatamente a los mios al tiempo que empezaba a frotarse lentamente con mi pene era tan delgada su licra y mi pans que podia sentir como mi pene abria sus labios vaginales... Ella misma se levanto la camiseta tomo mis manos y las puso sobre sus perfectos senos que colgaban firmes y redondos cerca de mi pecho, el sudor comenzaba a correr lo haciamos lo mas lento para generar el minimo ruido posible porque los demas primos estaban en las camas durmiendo, despues ella tuvo su primer orgasmo y se acerco a mi oido y me dijo "vas a ser mio" y mientras se quitaba su licra yo rapidamente me deshize de mi pans...con su mano Puso la cabeza de mi pene en la entrada de su vagina, se tiro encima de mi con sus senos frotandose con mi pecho y sus manos se entrelazaron con las mias continuo besandome y comenzo lentamente a meterse mi pene en su vajina y estaba tan caliente y suave ahi dentro que por poco y me vengo en ese momento, pero no lo hize, se sacaba y se metia todo mi pene tan lento como podia y yo veia como sus ojos se perdian cuando lo tenia hasta adentro y yo tampoco podia evitar perder la mirada ante tal suceso tan delicioso elevo un poco la velocidad del movimiento de penetracion solo como su cuerpo se lo pedia para su segundo orgasmo pues apretaba mis manos y sus piernas apretaban mi cuerpo y temblaban y su boca hacia forma de grito pero sin sonido.. entonces decidio cambiar de posicion se acosto a mi derecha dandome la espalda levanto su pierna izquierda y la penetre denuevo en camara lenta mientras mi mano izquierda destruia su clitoris y mano derecha la rodea por la espalda y masajeaba esas tetas que ponen loco y mi boca mordiendo y besando su oreja y su cuello lo hicimos tan lento y tan rico que su esfuerzo para callar su orgasmo fue casi sobrehumano mientras yo hacia mi maximo esfuerzo para no rellenarla por dentro con tanta sensualidad de la que estaba siendo testigo... Con su perfume corporal perfecto, su piel tersa y suave sin imperfecciones sus pezones parados y viendo hacia arriba y con su magnifico trasero golpeando silenciosamente mi pubis y con sus jugos mojando mi pene y mis dedos... Y volvimos a cambiar de posicion ahora ella se acosto en el centro de la cama y se puso boca abajo y cerro las piernas y yo me puse encima de ella pegue mi cuerpo a su espalda y mi pene entre sus maravillosas nalgas entrelaze nuestras manos al tiempo que le mordia y besaba el cuello y todo lo que podia frotaba mi pene entre sus nalgas lo cual fue simplemente indescriptible veia su cara absoluta de placer y ella miraba la mia ella me movia el trasero para que la penetrara denuevo... Separo un poco sus piernas y se la meti completa denuevo y ella volvio a cerrar las piernas yo bombeaba lento pero con mucha fuerza para levantar su trasero y que se marcara bien redondo en mi pubis hasta lo mas cerca de mi ombligo que pudiera los hicimos lento y duro mucho tiempo estabamos mas que sudados y exitados, entonces me acerque a ella y le dije "no voy a resistir mucho mas" y ella me contesto "damelo adentro mi amor" entonces meti mi mano derecha entre la cama y su cuerpo hasta llegar a su clitoris y la exite hasta que tuvimos el orgasmo juntos y la llene por dentro con todo lo que tenia, su mirada se perdio mientras una inmensa sonrisa aparecia en su cara... Se volteo para quedar boca arriba y frente a mi su mano izquierda me tomo de la cabeza y me sigio besando mordiendome los labios mientras su mano derecha exprimia lo poco que ya le salia a mi pene medio muerto y se lo untaba en toda la vagina me dejo de besar y me susurro "al fin soy tuya" se volvio a meter mi pija y empeze a comerme denuevo esos pechos y mientras la escuchaba respirar fuerte e intentar gemir sin sonido ya me estaba empezando a poner duro denuevo cuando escuchamos la alarma de las 6 am en el cuarto de nuestros papas nos despegamos rapido y ella se puso rapido su licra humeda de orgasmo y se acomodo su sudada camiseta nos besamos y me pregunto "lo haremos otra vez verdad?" a lo que yo respondi con un beso y un si y ella salio rapido a bañarse, yo me hize el dormido ya cuando todos estaban despertando... Ayer en la tarde volvimos a la ciudad y estamos planeando vernos para hacerlo denuevo. 
Por cierto yo era virgen hasta la madrugada del sabado...

Puntuacion: - Votos: 0

Leido: 588 veces

Sebastián me cogió en la montañaCategoría: Gays

Por Lalo | 2014-07-20 00:44:03 | 0 comentarios

Esta historia es la continuación de un relato verídico

Por el camino Juan Luis (15 años) y Sebastián (21 años) compran dos garrafas de un licor cristalino llamado miche. Me llevaron montaña arriba por 1 hora, hacia mucho frió, llegamos a casa de sus tías, al rato salió JL y volvió, dice

– tía vamos donde Braulio y nos quedamos allá.

– ¿Y el niño? Acuéstalo primero antes de irte.

Ellos se miran y Sebas responde

– tranquila tía, el sute va con nosotros, mire vea, yo lo cuido, lo acuesto allá en una cama.

Fuimos lejos de todo hasta un rancho grande de madera.
Adentro ya tomaban miche 2 hombres de 20 años Julio y Leo (primos de Sebas y JL), con su típico acento riendose dijeron que lindo esta el néné.

Oían música vallenata, cantaban, bebían y fumaban, yo temblaba de frió.

Sebas me sentó en sus piernas y me dio un poquito de miche que me quemo la garganta y no podía respirar, ellos rieron de mi y siguieron disfrutando, Sebas me dio otro trago corto.

- beba pues, aprenda a ser hombre de chiquito vea,

Sentí la erección de Sebas en mi colita,
Leo veía como meneaba mi colita a Sebas y dijo venga acá néné que yo también le puedo poner calentito, risas.

Sebas me dijo: Ve, pero yo le abrace, no quise ir.
El me sentó mejor sobre su paquete y de cara a él, me quitó la chaqueta, tomo otro trago y me dio a beber de su boca.

JL, Leo y Julio se paran a bailar sueltos y cantan dramatizando, las canciones me las dedicaban.

Al rato Sebas se paró, JL tomó mis manos bailando me integro con el grupo.

Sebas puso Regatón y pronto todos bailábamos en rueda, yo en el centro.

Fue el inicio mi desnalgue.

JL bebió miche y medio de su boca, julio toma mi cintura, me matraquea, yo tomaba confianza con los nuevos amigos y miche también.
Disfrutaba sentir sus vergas erectas en mi culo, la estábamos pasando bien.

JL juguetea pegando mi cara en su güebo y en los güebos de los otros panas, ya prendido y en ambiente, sin pena sentía esos bultos en mi cola y hacían se los agarrara sobre la ropa.

Sebas eróticamente contó como en su batallón gozan cuando entre varios soldados cogen a un curso gay, ese cuento me éxito más y dio ideas, fantasías locas.

Leo agarro bien rico mi colita y dijo

– El néné va a ser hoy como ese curso suyo.

Todos reímos. yo más que feliz,
Todos tocaron mi culo en ese momento, creía seria todo eso chévere.

Leo alegre gritaba, úa, úa… úa, úa … sacando la correa del pantalón. Los otros seguían úa, úa… yo coreaba también.

Pasadas las 10 pm se ponía más caliente lo cosa.

Sebas hizo un stripper quedando en bóxer frente a mí. Los demás bailaban e iban desvistiéndose pasando sus trozos por mi colita.

Yo gozaba sintiéndoles la erección.

JL bailando me desvistió, (subí mi interior cuando me lo bajo, pues me dio pena) sacó su güebo bien erecto, me agarra la cabeza y me hace mamar al son de la música cogiendo mi boquita,

al rato mete mi mano en el bóxer de Leo quien se lo bajó y echó miche a su güebo para que yo lo chupara también a él.

Ya todos estaba en bóxer, bailan y voy mamando al grupo. cada 5 minutos +- me dan tragos pero lo sirven en sus penes para que los lamiera, es un juego divertido que excitante estar en fiesta de adultos .

El pene más grande Sebas 23 cm x 7 cm, exageradamente grande válgame la cabeza ancha como la parte más gorda de una gran berenjena pero blanca, leo 20 cm x 5 cm curvo de lado como un pepino, JL 18 cm x 5 cm, el glande como un hongo cabezón y julio 17 cm la verga del grupo que más babea.

Al rato me montaron sobre un catre quede en 4 cual perrita, solo tenía mi interiorcito de Ben 10, los chicos se masturban frente a mí esperando turno de mamada.

JL empezó a agarrar mis nalgas, me saca el interior y pone la verga allí en el sitio, – Ya quiero coger culo. (Dijo a Sebas)

Sebas – “eso no es así, tienes que dilatarlo bien y él es un niño con el culo virgo”, movió a JL y empezó a mamar mi orto. – Ratas le dan con cuidado vea! esta virgen”. JL y Leo juntos me ponen a mamarles a la vez.

Julio se inspiro con mi trasero un buen rato, me mordía las nalgas, escupía mi culo y pasaba su güebo. Yo estaba a mil. (Ya mi culo pedía polla)

Julio notó que yo estaba bien excitado, mi orto latía, palpitaba entonces guiña el ojo a Sebas para que mire, Julio me cargo hasta una habitación y me lanzo en la cama, se acostó sobre mí, intento penetrarme de una vez.
Me dolió Grite ¡ahiiií! Apreté duro.
Por eso el pene no me entro y como sentí dolor feo ya no quise más así y menos con julio, le entre a golpes.

Sebas manda a buscar mantequilla y me la unto full en mis nalgas y huequito, con “amor” tierno decía – ya, ya nene. El burro de Julio, no sabe coger culo.

Masturbándose se puso mucha mantequilla en la vara que estaba prensada, venosa y bien dura.

Acomodó la almohada bajo mi vientre, quede con las pompis empinadas, metía suavemente más grasa en mi hoyito con sus dedos.
Me relajo.

Mando salir a todos y poner música a todo volumen.
Cuando oíamos fuerte la canción me monto como el machote que es, empezó a besarme apasionadamente, divino chupaba mi cuello, yo suspiraba de placer, sentía como apuntaba a mi pepita con su trozo sin penetrar.

(Sebastián tiene mí confianza, porque me gusta todo él, lo que me hace y además es tan bello. Estoy enamorado de él)

Al son de regeton con sus piernas estiro las mías y las abrió como tijeras, también pasaba la lengua en mi oreja y hablaba a mi oído varias veces preguntaba:
- ¿Te gusto?
- Sí
- Déjate llevar.
- Sí
Seguía excitando más intenso todas mis partes hasta el pipi me agarraba, cuando más gozaba me abrazo tipo llave
toma con la mano su enorme güebote lo dire a mi hoyito
Sin avisarme, lo clavo con fuerza.

No, no. S A C A S A C A L OO.

Había entrado solo ½ cabeza,
Se quedó quieto 5 segundos que para mi fueron eternos y desesperantes,

Se movió para hundir más y metío toda la cabeza (7 cm de gruesa), QUE DOLOR tan terrible, con todas mis fuerzas intente zafarme, fue inútil.

Grite -¡nooo!

fueron los peores minutos de mi corta vida: Porque Sebastían se convertía en otra persona, en salvaje animal, en un sádico

TODO CAMBIO DESDE AQUÍ CON RUDA ACTITUD Dijo:
- tate quieto y aguanta.

Sin piedad. Hundió más su güebo en mi orificio.

(Sentí como cuando giran una llave y la cerradura cae un su posición)
Trackcc, plac, pac, así sentí su verga AL ENTRAR TODA LA CABEZA, al ir avanzando el troco va reventándome más por adentro.

Sentía que me rompía, me cortaba, que me estaban partiendo en dos. No aguantaba más.

Sebas por 1 minuto paro de hundirlo “trato calmar mi llanto”.
- Tranquilo, ya esta…
- SACAMELO (yo lloraba, triste)
- Ya va, no tranquilo, ya se te va a pasar el dolor, solo te metí la cabeza y un poquito, pa’q te acostumbres, deja que te voy a meter hasta la mitad y se te quita el dolor.

- No. No sácalo, por favor me duele mucho. No más, y más adentro no.
- Aguanta

Me dio nalgadas y hundió, fue tan terrible el dolor creía que paso todo el palo pa´dentro.
- Gritos: No, no, mama, mami…ayudaaaaaa

- Ya, ya, me voy a quedar así hasta que aflojes, ¡Afloja! (dijo molesto) me lo vas a partir.
- Ya, ya sáca.
- Aguanta que te falta la mitad.
- ¿QUEEEEEEEEEEEEE?

(Que maldito hombre. Verdad, que perro. Hoy día me doy cuenta lo que me hicieron- Perdón, continúo.)

Saco un poco el güebo (Inocente creí se había apiadado y todo terminó)
Al contrario, lo hundió pa' dentro sin piedad alguna,
todo un palo rigido de 23 de largo x 7 de ancho. Como una berenjena

Sentí el peor dolor de mi vida,
Impotente me entregue a morir por la puñalada de carne encajada en mi culo, exhale de puro dolor
- puuusssh
creo que perdí la conciencia unos instates, cuando reaccione,
Él decía: es todo, viste bla, bla.. no entendí. Estaba ido hasta que Sebastián dejo caer su cuerpo sobre mí derrotada humanidad,
al hacer eso, me hundió más reventado aun mas mi culo.
Y Yo respiraba entre cortado
- Grarrr urrr, fuerza para tomar aire uup! uup!
Sereno y dueño de la situación, me dijo:
- Anda afloja.
- Sácame eso ya. No AGUANTOOOooo
(ahora es cuando más me dolía, muchísimo, yo con todo ese güebo adentro mas todo el peso de ese tipo sobre mí, estaba pálido, blanco como papel)

- Respira, ya! relájate bebe. Me beso, (creo, ya ni se)

- Por mi mama, ya, ya sácalo, (llanto).
- Tipo ya, pobrecito. Dijo Leo.
– Se lo voy a saca. Dijo sebas
- afloja las nalgas, que no se mueve. Afloja, anda, así, rico vez.

Pase 1 minuto así tratando relajarme y dejar de sufrir el dolor
El mueve sus brazos por mis hombros como para que no pueda zafarme.

Aun con el dolor sentía que iba saliendo lentamente el puñal de carne tiesa que me está partiendo en dos.
Salía lentamente por lo presionado pero iba pa´afuera.

Al topar mi esfínter con lo más grueso, o sea, la base de la cabeza se detiene la salida brevemente y yo exhale para aflojar y saliera.

él halo hacia afuera pero dejó la cabeza aun a mitad de salida, cuando sentí que ½ volvía a cerrarse, o sea, a comprimirse mí ano termine exhalar (tipo película saben creí por fin, el final)
Triste ya que de inmediato y raudo arremetió de nuevo contra mi ano, reventándolo despiadadamente,

- Ahí! Ahí! Ahí! Ahí! AAAh!

Ágil cruzo un brazo entre mi pecho y espalda, me movió brusco, me puso tal como quiso y comenzó un brutal y criminal mete y saca, mete y saca.

Yo – no, no, ya, ya…ah, ah, ah

El hombre oía mi suplica y sadicamente gozaba, los otros ya estaban preocupados por mí

Él era un vicioso a todo placer con un niño de 7 años.

Además de dolor me ardía su mete y saca.

Exclamo varias veces lujurioso e inspirado
– ¡Que gusto, néne rico!
Wuao! Que culo tan caliente. Wuao!,
Que virgo,----- que culito tan apretadito. uhss!

(Claro, la fricción del palo en mi pared anal fundió cada vez más la mantequilla, dejando pasar el güebaso, que iba resbalándose cada vez mejor por mi ano más y más profundo)

Ya aunque apretara el esfínter -cosa que ya ni podía hacer,- ese güebo igual entraba y salía, entra y sale, una y otra y otra vez, con el dolor y ardor que nunca cesó.

Pasado 5 minutos dale y dale pidió un trago, tomo y me hecho en la boca que a juro trague.

Me torturo 10 minutos más con sus arremetidas saca mete, dale y dale, luego como ya no me quejada, aunque si me dolía.

COMENZO A CLAVARME A TODO FONDO,

Aaahhiiiii!

Se echó todo sobre mí espalda, afincaba DU RO y movía más y más fuerte como para traspasarme y decía:
- Esto es para que nunca te olvides de tu marido, este soldado que te desvirgó.

Se levanto solo para acomodarme semi acostado perrito y me volvió a clavar abrazando mi cadera, como los perros Mete saca mete saca,.
Yo sin fuerzas, ya gritar no podía.
- Lo va a matar. Dijo uno.
- Apúrate que yo también quiero culo. Dijo JL.
- Ya voy acabaaa. Aaaah

Orgulloso varias veces sacaba todo el machete y lo clavaba a fondo, mostrando a todos como se coge un culo carajo!
Sebas - Que culito tan rico….. Diooos
Azotó el orto 2 minutos sin parar hasta que acabo.

Yo sentí dolor terrible hasta que lo saco y me dejo quieto.

Sebas tomo un gran trago celebrando dijo: Desvirgue Duro un culito de 7 años bien cerradito como un candado. No fue fácil. Lo destruí, lo deje bien cogido y lleno de leche je je. Otro trago.

Me dio cachetadas en las nalgas y las beso, con dos dedos prensó mi boca haciendo que la abra, me hecho un chorro de miche (me ahogo) y dijo moviendo mi cara rudo:
Te desvirgue, bien rico. puta.
Te duele ese culo. ah?
Mira puta como me pelaste el güebo mira,

Mostró a todos su güebo enrojecido irritado y manchado de sangre.

Yo adolorido caí semi desmachado sobre la cama. (me dejo Doliéndome er culo, recto, colon, hígado, vejiga, próstata, barriga, nalgas, espalda, Todo, me temblaban las piernas) ni apretar el recto podía porque me dolía, se los juro quede así, comenzó a chorrear liquido tibio entre mis piernas.
NOTA: no goce al rato del mete saca como muchos dicen en sus historias.

¿Sería por lo grande del pene o por lo tanto que dura la cogida?
Esa misma noche me cogieron 4 hombres más en contra de mi voluntad.

Continuará.

Puntuacion: - Votos: 0

Leido: 414 veces

Erika, Límpiale Aquí…Categoría: Sexo Maduras

Por faboles72 | 2014-07-19 13:00:55 | 0 comentarios

Erika, fue por muchos años la esposa de un compañero de escuela y andanzas, tiempo después ellos decidieron divorciarse, el partió en busca del sueño americano y a Erika la vida no le sonrió para nada, teniendo que hacerse cargo de sus dos hijos Antonio y Joselyn.
Tiempo después al mudarme a la nueva oficina tuvimos la necesidad de contratar a una persona que nos ayudara con la limpieza, así que puse anuncios en el diario; siendo esto totalmente infructuoso, una tarde cuando pasaba a visitar a mi madre mire a Erika caminado por la acera, detuve el auto y le ofrecí llevarla a su casa.
Durante el corto viaje ella me comento que estaba pasando por muchos problemas económicos y de trabajo, siendo esta la oportunidad de ayudarle dije.
- Erika, en la oficina hay un trabajo disponible pero no sé si lo aceptes, es de limpieza…
Ella sin dudar un segundo, respondió.
- Claro que sí, cuando comienzo?...
Acordamos que comenzaría al día siguiente. Ella se presentó conmigo como se había acordado, le indique cuál sería su sueldo y las actividades que tendría que realizar en la oficina y gustosa se quedó a su primer día de trabajo.
Más tarde ese día mientras Erika limpia mi oficina, se inclinó para asear un librero y ahí fue cuando me di cuenta de su enrome trasero, el cual estaba enfundado en unos jeans color blanco muy ajustados, me tome un tiempo para observarla y note que sus senos eran grandes, aun que tenía unos kilos de más eso no importaba, su cara era la de una mujer madura la cual había sido maltratada por los años y la vida, sin dejar de ser atractiva, su cabello hasta el hombro ondulado y teñido de color rojizo, ojos grandes café, boca pequeña y labios delgados. Como la relación con ella era bastante buena y nos llevábamos poco pesado dije.
- Y quien te riega las macetas amiga?...
- Jaja, pues… un chavo… me las anda regando amigo pero como que está muy chavito y no sabe muy bien es 12 años más joven que yo…-respondió con desenfado-
- A la madre… en serio… -dije con un poco de asombro-
- Porque me preguntas te ofreces a regarme el jardín… o qué?-pregunto en tono de broma-
- Jajaja, pues como quieras gordis, ya sabes que tengo para todas…-respondí-
- Na, no te hagas wey, si la que se te antoja es mi hermana… o ya no?-pregunto-
- Mmm… esa Zaira… se me fue viva…-dije en respuesta a su pregunta-
La conversación quedo ahí ya que mi teléfono sonó y atendí la llamada, Erika salió al terminar de asear mi oficina y la volví a ver cuando salió, pasando a despedirse de mí.
- Ya me voy amigo. Gracias por la oportunidad, no te vas a arrepentir…-dijo Erika y salio de la oficina-
Pocos días después llegando a la oficina, mire un enorme culo asomándose por el hueco de las escaleras, ese día había amanecido con ganas de llevarme algo al plato, así que me acerque y al notar que el culo pertenecía a Erika; me coloque detrás de ella y dije.
- Así te quería poner… amiga…
Ella salto hacia adelante y volteando a verme respondió.
- Ándale síguele y un día te voy a dar una cogida a tu tamaño...
- Jajaja, pues cuando quieras amiga… ya sabes dónde está mi oficina…-respondí en tono retador.-
No sé si ella también andaba ganosa o solo fue el momento pero al pasar a su lado me palmeo las nalgas y rio al hacerlo.
Normalmente Erika hacia el aseo de mi oficina primero pero ese día no fue así, el día transcurrió y ella no hizo su labor, entro casi a las 13:30 hrs. Y comenzó a realizar la limpieza yo atendía una llamada en ese momento y deje que ella hiciera su trabajo, al terminar con la llamada dije.
- A ver a qué horas…
- Ahí… amigo… pues me entretuve en otras cosas…-respondió-
Miraba sus gordas y grandes nalgas balancearse de una lado a otro con cada movimiento que hacia al barrer mi oficina, así siguió pasando el tiempo; hasta que la voz de los chicos me regreso a la realidad y me di cuenta que ya era hora de salir a comer.
- Bueno amiga, llego la hora de la comida, vas a salir o traes comida?-pregunte-
Lo que respondió Erika, me dejo sin palabras por un instante.
- A dónde vas amiguito, si aquí tienes mucha comida…-dijo tocándose las tetas y las nalgas-
- Jajajaja en serio… o estás jugando… amiga de verdad quieres coger…?-respondí-
- Pues si no… vamos a echarnos un coito de amigos… no?-respondió acercándose a mí-
- Segura?... no te vas a arrepentir…-respondí mientras ella se acercaba más-
La respuesta fue clara, sus manos tomaron mi pene por encima del pantalón y lentamente su lengua se paseaba por sus labios.
- Ando caliente amigo… me ayudas con eso?...
Comenzó a desabotonarme la camisa y el pantalón. La detuve un momento y Salí a cerrar la puerta con llave
- Ahora si amiguita… te voy a dar una cogida… que vas a ver las estrellas…-dije mientras le pedía que se desnudara-
Lo primero en salir fue su blusa, sus grandes pechos cubiertos por un brasier blanco se tambaleaban con cada movimiento que hacía, al tiempo que yo terminaba de quitarme la ropa dejando solo mis boxers, Erika saco su pantalón por debajo de sus pies y un gran pubis se dejaba ver debajo de un panty del mismo color de su brasier.
- Nada mas no mires mi panza… amigo… es que me quedo así después de los embarazos-dijo tratando de cubrir su abdomen flácido-
- Acércate Erika…-dije estirando la mano-
Ella se acercó y la senté en la silla de mi escritorio, la mire fijamente y dije.
- Me dejas meter mi verga en medio de tus nenas…
- Aja… hazlo…-respondió despojándose del brasier-
Sus grandes senos se colgaron un poco y ella los tomo con las manos separándolos un poco; en espera de mi pene. Baje mis boxes y al ver mi pene Erika exclamo.
- Hay dios… donde guardas esa cosa amiguito… mira nada más…
Tome un poco de saliva y la unte sobre mi pene, me acerque a los senos de Erika y coloque mi pene en medio, ella lo aprisiono con sus senos y comenzó a masturbarme con ellos.
- Oooo…Erika… ummm!!... son muy suaves tus tetas… mami…-dije al sentir sus senos en mi pene-
- Te gustan amigo… quieres que te chupe la puntita cuando salga…-dijo Erika-
- Aja… chúpame un poquito… porque no tenemos mucho tiempo…-respondí-
Su boca se abrió lentamente y mi glande se introducía en ella cada vez que aparecía de entre sus senos.
- Mmm, amigo… que buena herramienta tienes, oo, oo, oo, así sigue así… cógeme las tetas…-decía Erika-
- Ooo!!... mmm!!... amiga… que buenas están… dame más lengua en la cabeza…-dije mientras miraba como su lengua pasaba por mi glande-
Así estuvimos por vario minutos, hasta que dije.
- Gordis, quiero cogerte… me dejas…
- Mmm!!... si… méteme esa verga en la cola y el culo amigo….-respondió-
Saco mi pene de en medio de sus senos y se puso de pie bajándose los pantis.
- Donde y como que quieres… corazón…?-pregunto Erika-
- Recárgate en el escritorio, gordis… quiero ver ese culote en todo su esplendor…-respondí mientras me untaba un poco de lubricante en el pene-
Ella se colocó como le dije, cuando me coloque detrás de ella paro las nalgas y separo un poco las piernas.
- Dámelo ya… no me hagas esperar… cógeme duro… hazme gritar con esa verga…-dijo Erika-
Coloque mi pene en su vagina, pero como la diferencia de estaturas era mucha, tuve que flexionar mas rodillas para lograr la penetración, ella ayudo subiendo una pierna al escritorio y abriendo una de sus nalgas para que mirara donde se lo clavaba. Lentamente le hundi mi pene y exclamo.
- Ooouuu!!... bebe… mmm!!... te gusta… te gusta mi cola…?
- Aja… caliente y humeda… como me encantan…-respondi-
Una vez que mi pene se deslizo todo dentro de Erika, comencé a darle sin piedad a su vagina, provocando que los sonidos de sexo surgieran en la oficina.
- Pap, pap, pap, pap, pap, pap, pap… ou, ou, ou, ou, así, así, bebe así… cógeme más… uuuyyy!!... no te detengas… méteme la verga hasta el fondo… uyy… pinche gordis estas que ardes… que colota tienes se traga mi verga como un caramelo… -decíamos y gemíamos los dos-
- Prométeme que esto se queda entre nosotros… mmm, aa, aa, aa, aa, aa, aa, aa… claro que si… no te preocupes… mmm, aa, uyy, pinche Zaira de lo que se perdió… aa, aa, aa, aa, aa…-decíamos sin parar de gemir-
Aquellas penetraciones infernales a la vagina de Erika, siguieron por espacio de unos 20 minutos, variando la velocidad y dureza de las mismas. Al cabo de ese tiempo el sudor de mi frente comenzó a caer sobre sus enormes nalgas y espalda. Así que Erika dijo.
- Te me estas cansando bebe, déjame mamarte la verga… un poquito… quiero sentirla completa en mi boca.
Saque mi pene de su vagina y ella giro poniendo se de rodillas en el piso y tomando mi pene comenzó a propinarme tremendas chupadas de miembro. A causa del placer que me provocaban sus labios y lengua la sujete de los cabellos y le clave el pene entero en la boca, pude sentir como se hundió hasta el fondo y mi glande choco con algo, en ese momento lo saque y ella tomo aire…
- Hay, no mames… me llego hasta las anginas… pff, pff… dámelo gug, gug, gug, guuuuggg!!!... uuuugaaaggg!!!... pfff… pfff… -mamaba y decía Erika-
Sus ojos se llenaron de lágrimas producto de la asfixia que mi pene en su boca provocaba. Después de unos momentos de estar ensalivando la pija, le pedí que se colocara de nuevo en posición de perrito pero ahora en el sofá. Ella se colocó sobre él apoya brazos del sofá y dijo.
- Ven métemela de nuevo y cógete mi culo también… no me la saques hasta que te vengas… quiero tus amiguitos en mi boca…
Así que volví a penetrarla duramente por la vagina. Mientras mis manos se aferraban a sus enormes nalgas separándolas.
- Aaaaa!!... si, si… bebe, cógete a tu gorda putona… me gusta tu verga… dámela toda…-dijo Erika al sentir que mi pene se hundía en su sexo-
- Uyy… gordita… estas empapada… mami… aja… aja… dame más… escúpeme en el culo para que me la metas ya…-decíamos los dos-
Junte toda la saliva que aún me quedaba en la boca y la deje caer sobre su culo, separando un poco más sus nalgas, mire aquel agujero obscurecido y en forma de asterisco, se notaba cerrado y apretado.
- Ya te la metieron por ahí… gordis…?-pregunte-
- Aja… muchas veces… no te preocupes… aaa, aa, aa, aa, aa, aa, aa, aa… ya métemela en el culo bebe…-respondió Erika-
Atendiendo a su demanda, saque mi pene de su vagina y lo coloque sobre su ano, empujando y sin mucho esfuerzo mi glande se clavó en él.
- Uyyyy!!... bebe… dámelo, dámelo todo… métemela toda sácame los pedos bebe…-decía envuelta en placer Erika-
Así que me dispuse a enterrarle todo el pene en el ano, una vez que este cumplió con la perforación de aquel agujero, comencé a meter y sacar despacio mí pene.
- Aa, aa, aa, aa, um, um, um, más duro… me gusta duro… dame duro bebe… no importa que chille… dame durooo!!...-dijo Erika-
Ni hablar al cliente lo que pida… violentamente deje que mi pene entrara y saliera de su ano, al hacer esto miraba como el esfínter de Erika se hundía y salía con cada penetración que le daba.
- Pap, pap, pap, pap, pap, pap, pap… ou, ou, ou, ou, así, así, bebe así… cógeme más… uuuyyy!!... no te detengas… cógete mi culo… aa, si, si, mmm, um um, aaaa!!... se siente riquísimo… tener tu verga en mi culo… sigue, sigue…-gemía Erika-
- Uy, gordita… que rico culito… tienes mami… esta sabroso… te gusta, bebe… te gusta… me encanta tu culito… gordita… -decíamos ambos-
Duramos varios minutos así, hasta que mi pene ya asfixiado por el ano de Erika, comenzó a decirme que quería respirar…
- Mami, me voy a venir… me vengo gordita…, espérate… sácamelo… déjame voltearme… espérate…. No te vengas….-dijimos-
Saque mi pene de su ano y ella se giró rápidamente quedando recargada en él apoya brazos sobre sus hombros y clavándose mi pene en la boca solté dos grandes chorros de semen inundándole la boca de semen, ella logro tragar la mayor parte y el resto se derramo por sus labios, siguió chupándome el pene hasta dejarlo limpio y sin rastro de semen.
- Que rico, que rico… mmm, bebe… que rico me cogiste… de verdad que me hiciste ver las estrellas… que se repita… más seguido no?-dijo Erika mientras lamia mi pene-
- Ok… la clave será que te diga… “Erika, límpiale aquí.” –dije-
Los dos nos vestimos de nuevo y Sali a abrir la puerta de nuevo, ahora cada que podemos y con solo decir Erika límpiale aquí… ella sabe que quiero sexo con ella…
Fin…

Puntuacion: - Votos: 0

Leido: 455 veces