Los 10 relatos mejor valorados

cojiendo con mi amigo de 11

Hola a todos los lectores de relato...

QUÉ QUIERES QUE TE HAGA

Soy Santandereano y bien conocida e...

MI ESPOSO ME CONVECIO DE PROBAR OTRO VERGA

MI ESPOSO ME CONVECIO DE PROBAR OTR...

descocado por mi perro

Descocado por mi perro lobo Hola mi...

Estacionamiento

Hola espero que te guste esta histo...

me iso el amor un san bernardo

Todo comenzo hace un par de años c...

amigas por accidente

mi nombre es karina les cuento este...

Primera vez

Bueno esto que les contare es porqu...

YUYI

Mi nombre es Obdulia... Pero todos ...

Me encantan los machos heterosexuales...

Desde que era un niño, tengo memor...



Ultimos relatos


MI ESPOSA Y YO, NUESTRA PRIMERA VISITA A UN BAR SWINGER EN BOGOTACategoría: Trios

Por Andrex Bogota | 2014-04-01 20:44:40 | 0 comentarios

MI ESPOSA Y YO, NUESTRA PRIMERA VISITA A UN BAR SWINGER EN BOGOTA

El taxi nos dejó en la esquina a solicitud nuestra y caminamos hacia la mitad de la cuadra donde era el lugar. Era viernes y llegamos a eso de las 940 pm. Bastantes nervios sentimos al entrar al bar swinger ubicado en el norte de Bogotá. Era la primera vez que asistíamos a un sitio como éste. Aunque seguro de lo que hacía, yo revisé la página web antes, llamé telefónicamente y me aseguré que el sitio fuera de buen estrato, que asistieran solo parejas, que no hubiese desnudo desde el inicio y que no fuera un lugar de mala muerte.

En la puerta confrontamos miradas con una pareja un poco mayor que llegó detrás, el personal del bar nos requisó, tomaron mi nombre y nos invitaron a seguir.

¡Bueno ya estamos aquí!, pensé mientras ingresamos cogidos de la mano hechos un mar de nervios. Fuimos recibidos por una joven, bien arreglada y amable. Yo me adelanté diciendo que éramos novatos, era la primera vez que entrábamos y que nos explicara el lugar. Ella nos habló del funcionamiento del sitio, el consumo mínimo por pareja y la distribución de la casa. Siempre guardando una prudencia, distancia y amabilidad extraña para nosotros. Nos invitó a un salón bien iluminado donde predominaba el rojo y en frente una pista de baile. Nos ubicamos en un sofá de cuero sintético rojo de dos puestos En el salón varias parejas ya acomodadas hablaban en vos baja y consumían algún tipo de licor o bebida energizante. La llegada nuestra alerto algunas miradas tímidas y nosotros simplemente las correspondimos como una especie de azar.

Con el pasar de los minutos y algunos tragos, el sitio se empezó a llenar más y mi esposa me invitó a la pista de baile. Primero me negué y finalmente acepté en breve, ya que no se justificaba haber pagado el ingreso para quedarse sentados mirando que pasaba a nuestro alrededor. Salsas y vallenatos, predominaban sobre uno que otro regueton. Sobre las 11 de la noche, se nos acercó la mesera y nos mostró el segundo piso que ya se encontraba habilitado. Con dudas quizás decidimos subir y conocimos los casilleros de hombre y mujer, un turco, un sauna, una especie de sala con mesas plásticas y un gran cuarto oscuro, con una cama mayúscula en el centro. Ésta habitación se caracterizaba por ser oscura, fría por el aire acondicionado, de luz muy tenue. Éste gran cuarto, tenía escaleras que finalizaban nuevamente en las mesas del primer piso donde nos encontrábamos primero.

Con el pasar del tiempo quise analizar a las parejas, algunas serias otras más sueltas y risueñas, de 30 a 55 años de edad quizás, muy seguramente de estratos medios y altos…me llamaron la atención algunas mujeres que estaban con vestidos bastante ceñidos, cortos e insinuantes, tacos largos y escote. Al pasar a la pista de baile, pude determinar cómo varias mujeres cruzaban las piernas o hacían poses sensuales e insinuantes a propósito quizás, pero… ¿no estábamos en un bar swinger? Pensé.

Sobre las 12, el disc-jockey anunció el show de Streapthese. Con el cambio de música, se asomaron desde la parte de atrás un hombre musculoso, de mucho trabajo en el gimnasio, vestido de bombero y una atractiva mujer de cabello largo liso café con labios sobresalientes por su brillo y color, ambos de unos 30 años tal vez. Ya en la pista hicieron el típico baile donde lentamente se quitan algunas prendas. Los dos alternaban su desvestir mientras bailaban insinuantes y se acercaban por un corredor hacia las mesas. Con el pasar de los minutos el show fue cambiando de tono y al quedar los streapers en interiores se acercaron decididamente para interactuar con cada una de las parejas. La música no dejaba de sonar y ésto si fue una sorpresa porque iban a interactuar con todos los presentes ¿Qué voy a hacer si se me acerca esa mujer? Pensé…qué dirá mi esposa?... Con la típica sonrisa nerviosa observamos como las diferentes parejas se insinuaban e interactuaban…Hubo mujeres atrevidas que se quitaron la camisa quedando en brasier…ellas lo tocaban, besaban y bailaban con el bombero…a algunas el streaperya en calzoncillos les insinuaba sus partes íntimas sobre su cara mientras su pareja veía o aplaudía. Hasta el momento el show más emocionante que excitante pero cuál sería el límite? Nosotros muy tímidos tratamos de disimular nuestra primiparada pero no pudimos evadirlos. Primero la streaper me bailo un poco muy pero muy cerca…luego el bombero hizo lo propio con mi esposa.. ella tímidamente lo tocó en el pecho… yo con las manos congeladas tomé mi cerveza y al conectar mi mirada con la streaper que yacía sin sostén, se me vino como una especie de bala danzante y tomándome atrajo sus grandes pechos hacia mi cara… quedé inmutado y solo me limité a respirar en medio de ellos por unos segundos …la música seguía y era el turno de montársela a otro… ¡Es mejor no demostrar que estamos nerviosos! le dije a mi esposa…!ellos se la pillan y nos la montan…toca seguirles la corriente!…ella asintió cuando me manera aireada se acercó el bombero tomó a mi esposa de las manos, y la puso contra uno de los muros. Al tomarle las manos se las puso en su cintura y continuó con su baile…ví como el streaper puso la mano de mi esposa sobre su nalga izquierda y levantó su pierna derecha, acercó su pelvis y lo puso a su altura…él había quebrantado el espacio personal de todos pero ambos sabíamos que no iba a pasar nada y que en fín eso no era un baile sexy en un bar swinger? Posteriormente mi esposa me contó que el bomberito le quería quitar el pantalón que llevaba puesto pero ella no lo permitió… ¡bastante intensa la situación! pensé…

Con el devenir de la noche, las parejas se ponían cada vez osadas, descomplicadas y picantes. Hombres le tocaban las mayúsculas posaderas despojadas a la streaper mientras ella les bailaba…finalmente la música se acabó. Eso sí estuvo bueno afirmé…

Al poner la luz de la sala más sombría y hacer un nuevo cambio de música por algo de reguetton…!llegó la hora swingerrrrrr! profirió el disc-jockey …!es tiempo de baile! Le dije a mi esposa. Muchas parejas se arrojaron a la pista de baile…los tragos ya hacían efecto…unas bailaban muy cerca, se abrazaron, acariciaron entre sí mientras se atornillaban en un beso que no impedía mantener el ritmo de la música…Algunos tomaban los senos de sus mujeres, apretaban sus nalgas, le acariciaban la pelvis, pero no había nada de intercambios ni cosas de esas, cada pareja con su pareja…. Nosotros miramos desde nuestra silla al principio y después decidimos bailar también…la circunstancias nos habían calentado un poco y en cada descuido yo tocaba a mi esposa mas de la cuenta, “jejejeee, que importa todo el mundo lo está haciendo”…ella se alejó ante la insinuación y finalmente accedió a una que otra tocada del seno… El bar en el primer piso estaba al borde del límite, y varias parejas habían decidido abandonar el primer piso y emigrar hacia el segundo.

¡Todos están yendo al segundo piso!…le insinué a mi esposa…vamos a mirar? Ella al principio no accedió, pero finalmente lo hizo…decidimos subir, cambiarnos porque arriba solo se permitía estar desnudos con toallas y conocimos más de cerca todo el ambiente…La duda siempre con la razón, finalmente iba a ver y sentir parejas teniendo sexo en vivo muy cerca y ‘’eso seguramente nos excitará mucho’’, pensé.

Al subir al segundo piso todo volvió a cambiar de tono…varias parejas semidesnudas caminaban, hablaban y tomaban licor. Al fondo, a través de un televisor pantalla plana se presentaba una película porno. “Para qué eso si todo está en vivo” le dije a mi esposa respetando que varias parejas miraban mientras conversaban.

Decidimos entrar al tal cuarto oscuro, muchas parejas estaban teniendo sexo, cerca de 15 parejas lo hacían de manera diferente al tiempo. La imagen era muy fuerte, confusa y nunca antes vista en vivo…no se detallaban bien los rostros por la oscuridad. Finalmente dubitativos escogimos un apartado del colchón, mi esposa se sentó y me hizo sexo oral de una manera introvertida…aproveché para tantear el ambiente, ver otras parejas haciendo lo mismo y otros penetrando…unos mayores otros de nuestra edad…al otro extremo se escuchaba una mujer pegando alaridos seguramente de placer... A nuestro costado izquierdo a menos de 50 cms una pareja se arrimó, el hombre se quitó la toalla, se acostó y su esposa devoró su pelado miembro de un sorbo. Mientras mi esposa me hacía lo mismo, traté de detallar la boca de dicha mujer haciendo sexo oral, tratando de excitarme, pero fue imposible.. mi lado analítico no dejaba que la pasión tomara el control. Cambiamos de posición, mi esposa se recostó, quise desnudarla, quitándole la toalla y besarle la vagina, pero ella no accedió…no estaba cómoda y lo respeté. Vamos a ser francos, no es fácil desnudarse en una cama gigante con varias parejas desnudas y uno tener sexo como si nada. Aunque la pasión lo impulse a tener sexo no es fácil hacerlo delante de otros, bueno eso es lo que nosotros pensamos al respecto.
Pensé que ver sexo nos iba a excitar de tal manera que íbamos a ser capaces de hacerlo allí, pero no fue así… “no sé” me decía llena de dudas, faltaba algo…sensualidad sería? en un arrebato ella me pidió que saliéramos de la sala y yo asentí entendiendo la situación y quizás dándome también un respiro por la situación nueva para nosotros.

Nos acercamos al sauna para ingresar y al abrirlo, mi esposa me ordenó que lo cerrara pronto ya que estaba ocupado…Desobedecí y lo abrí de nuevo viendo tres parejas totalmente desnudas teniendo sexo…cada una con su pareja, no había intercambios, tríos ni nada por el estilo. Quizás alguien hubiese levantado la mirada para ver quien ingresaba pero no me atreví a sostenerle la mirada y cerré inmediatamente.

Nos sentamos en unas sillas dentro del turco de al lado, que estaba muy caliente. “Esta situación es muy fuerte para mi”, expuso mi esposa. En breve entró una pareja quienes nos miraron, se sentaron en la misma banca pero del lado opuesto y sin mediar palabra, la mujer se quitó la toalla, se volteó, se puso en cuatro mientras su pareja se lo empezó a meter rítmicamente. Mi esposa quedando de espaldas, no vió que el jinete nos miró buscando complicidad y sincronía, aprobación o participación pero nosotros ya nos habíamos parado y salido de la sala, al tiempo que mi esposa me señalaba que era hora de irnos y que no estaba cómoda con lo ocurrido.

Regresamos a los casilleros, nos vestimos, pagamos cerca de 200 mil pesos y pedimos un taxi que nos trajo a casa, eran las 2 am cuando llegamos. Debo advertir que ese fin de semana tuvimos mucho sexo, mucho como en años anteriores, incluyó en algo dicha experiencia?

Quizás los nervios, los escrúpulos y la razón no nos dejaron entender y disfrutar al máximo la la experiencia y esto es algo que concluí después.

Finalmente mis amigos algunas reflexiones al respecto:
Si quieren ir a un sitio como estos, les recomiendo hacerlo teniendo en claro muy claro lo que puede pasar, lo que podría pasar y lo que ustedes como pareja están dispuestos a aceptar que pase. Nosotros teníamos claro que íbamos a conocer, a saber cómo era eso, no íbamos a intercambios sexuales, orgías, bacanales, tríos, ni estábamos en búsqueda de amigos.
Una vez estas adentro, todo lo que está allí se maneja con mucha discreción y educación. Todo el mundo está en su cuento individual, tú no eres el eje del sitio ni nadie está pendiente de lo que hagas o digas.
Que si alguien nos propuso directamente hacer un intercambio? No… ¿que si alguien nos envió un mensaje insinuándonos directamente algo? No… pero debo reconocer que en este mundo de miradas y lenguaje de los gestos, soy muy miope y estoy seguro que me habría costado entenderlos.
Se nos ocurre que el sitio tendría más éxito en parejas como la nuestra si exploraran mas el erotismo y la sensualidad entre las parejas.


No me arrepiento de haber ido, pienso más en lo a experiencia y la hazaña que hicimos para romper con la rutina.

Muchas gracias por tu lectura y hasta una próxima.

Hasta Pronto.

Puntuacion: - Votos: 0

Leido: 474 veces

Mi amiga tetoncitaCategoría: Sexo primera vez

Por Mi amiga tetoncita | 2014-03-31 22:56:55 | 0 comentarios

Yo y ana somos amigos desde hace mucho, ella tiene 15 y yo 16. Ibamos a tener examen de mate pero yo no entendia nada! Desde la clase observaba que ana me miraba con una mirada muy caliente. Ana se acerco a mi y me pregunto te ayudo al examen? MIentras me acarisiaba el cuello y yo le conteste que si pero que en mi casa no podia y ella me dijo que en su casa estaba bien.
Cuando llegue a su casa me abrio y ella traia una blusa muy escotada en donde mostraba todas las tetas grandes que tiene que de hecho le crecieron mas estos últimos mesesy le pregunte: y el carro de tus papas? Y ella me contesto que se habian ido a una conferencia en otra ciudad y volvian en dos dias. Yo no dejaba de mirarles las tetas y me la imaginaba desnuda chupandoselas todas.
Nos sentamos en el piso con los cuadernos y empezamos a estudiar, ella me empezo a hacerme cosquillas y yo tambien le ise pero aprobeche para tocarle las ricuras que se cargaba.
Me dijo quedate a dormir hoy, mis papas llegan el lunes y pues yo acepte. Nos acostamos en su cama y ella no dejaba de verme la verga entonces se subio arriba de mi y comenzo a besarme con sus ricos labios carnosos, me exitaba tanto en la forma en la que me acariciaba asi que no me resisti y le agarre las tetas, ella comenzaba a bajar su mano sobre mi pecho, le quite la blusa y tenia puesta una lenceria roja exquisita que fue lo que me prendio mas; ella me empezo a quitar la blusa y me besaba los pesones y mi abdomen, le desabroche el brasier y se dejaron caer las tetas sobre mi verga todavia con el pantalon. Empezo a lenguetearme desde el abdomen hasta los labios mientras me desbrochaba el pantalon.
Le empeze a lamber sus pezones paraditos mientras ella decia mmmm y me acarisiaba mi verga bien dura, me bajo los boxers y me la empezo a mamar con mucha ricura y sensualidad tambien me chupaba los huevos y me los acarisiaba. Le baje su apretada pantalon y tenia puesta una linda tanguita roja y me dijo ooh refriegamela entonces se la refrege entre su culazo de alli me baje hasta su vagina bien afeitada y se la acarisiaba y ella gritaba mas y mas, mientras le frotaba la conchita la acoste de piernas bien abiertas y se la chupe toda hasta que se mojo bien rico, yo se la seguia chupando y frotando y ella seguia mas y mas gritando.me dio otra buena lambida de verga y me dijo con mucho fervor metemelaaa! Ya que se volvia loca, se la meto bien duro y gemia de placer y yo se metia mas y mas y le metia los dedos por el culo.
Me tiro a la cama me da un besote mordiendome el labio que hasta me saco sangre y me lambia la cortada. Que rica verga tienes me decia mientras ella estaba encima de mi y cojia como una fiera. Solte mi leche sobre su cara y se la comia como un rico gusto. Despues de terminar todo nuetro placer nos metimos a bañar juntos en el baño de sus papas y me susurro al oido: desde cuando te traía ganas.....

Puntuacion: - Votos: 0

Leido: 278 veces

me cogi varias avesCategoría: Zoofilia

Por beto | 2014-03-31 02:12:01 | 0 comentarios

hola yo soy Alberto y tengo 34 años. Lo que voy a contar lo hago porque necesito hacerlo. Pues me causa vergüenza. Yo vivo con mí esposa en un pueblo de México y tenemos muchas gallinas y patos y gansos pero teníamos también una guajolota. Bueno, la hembra del pavo porque así les decimos en México. Resulta que llego un tiempo que sé echaba en la tierra pues como no tenía un macho que la pisara pues apagaba su calor o yo no sé qué, Pues no sé mucho de eso. Algunas veces sé echaba cerca de donde yo estaba o me buscaba y sé echaba a mis pies. Y le gustaba que yo pusiera mí zapato sobre ella. De verdad esto es real. Aunque parezca raro. En una ocasión mí esposa sé fue con mis hijos a la casa de sus padre y sé quedo allí por una semana. Un día mientras estaba sentado afuera de la casa. la guajolota llego como siempre y sé echo a mis pies. Me quite las sandalias y la empecé a acariciar con mí pie. La verdad me excite y con mí dedo gordo del pie le empecé a picar su culito. La guajolota se acostó de lado y dilato su culo haciendo a un lado las plumas que lo cubrían. Yo me excite más cuando vi que cerraba sus ojos mientras yo picaba su ano. Me puse nervioso y me fui para adentro de la casa. Estaba sentado en la sala de la casa cuando la guajolota entro y sé hecho sobre mí pie. Mí verga ya estaba demasiado parada y no pude resistir y empecé a generar la posibilidad de culearme a la guajolota. Cerré la puerta y busque vaselina la guajolota sé dejo cargar y saque mí verga y la intente penetrar pero la guajolota pataleaba y hacia él intento de zafarse. Fui por un trapo largo y la amarre dándole vuelta al trapo para que no sé pudiera mover. La verdad aunque estaba bien caliente trate de no lastimarla. la puse sobre mis piernas por cierto en ese momento yo ya me había quitado él pantalón. le puse vaselina en él culo y empecé a meter mí dedo. Rápido paro su culito y lo descubrió haciendo su plumas a un lado. Yo le estuve metiendo mí dedo y ella cerraba sus ojos como si estuviera gozando. Cuando su culo estuvo completamente dilatado. Me levante y la puse sobre la mesa para empezar a penetrarla. Sé lo hice con cuidado pues tenía miedo de lastimarla. Lo metí despacio y cada vez entraba más adentro, hasta que llegó un momento donde le entraba toda la verga, de verdad hasta él fondo. La verdad su culo estaba calientísimo y eyacule muy rápido, dejándole él culo lleno de semen. Después la solté y la saque de la casa. Después fui al baño a lavarme bien la verga. Me sentí bien avergonzado y pensé que no me gustaría que alguien supiera lo que hice. Salí al patio para ver si guajolota estaba bien porque me preocupaba que estuviera lastimada. Esa noche casi no dormí, por lo sucedido. Como a las 6 de la mañana salí afuera de la casa u fumarme un cigarro y la guajolota llego casi volando a donde yo estaba. Me meti a la casa y ella me siguió la verdad no me pude controlara y haciendo al mismo procedimiento del día anterior me la volví a coger pero esta vez le decía palabras obscenas y le dije, eres bien puta pinche guajolota y me provocas para que te meta la verga. Eso es,, siente como te la meto toda. Nunca me imaginé que fueras tan puta. En esa ocasión me tarde como 10 minutos en venirme y puedo decir que sentía mucho placer porque podía sentir su culo demasiado caliente y nunca había sentido tanto placer sexual. Como mí familia estaría afuera unos días más Salí a la farmacia y compre condones porque estaba dispuesto a seguir disfrutando del culo de mí guajolota. Yo también tenía vacaciones pero no acompañe a mí familia porque tenía que cuidar a las aves. Es increíble pero la guajolota llega solita y sé metía a la casa con toda confianza y sé echaba a mis pies. Yo supuse que era por puta, porque le gustaba que me la cogiera. Mí mente estaba dando vueltas y también decidí cogerme algunas gallinas y esperaba a que terminaran de poner su huevo y las agarraba y las metía en la casa y me las cogía también me meti al corral de los patos y escogí algunas hembras t también me las cogí. Esas hembras eran bien escandalosas pero no me quería quedar con las ganas y quería saber que sé sentía con ellas. Uno de eso días cayo una tormenta y fui al corral de los gansos y escogí una hembra que casi nunca ponía huevos. Igual hice él mismo procedimiento pero esta gansa de verdad gritaba muy fuerte pero él fuerte aguacero ahogo sus gritos. Bueno nada más grito al principio porque después sé acostumbro. Creo que con la gansa disfrute mejor porque su culito era más caliente y profundo. Incluso solo tenía que meter la punta de mí verga y su culito absorbía mí verga y sé le iba hasta él fondo. Esa semana cogí como nunca lo había hecho. Creo que como 10 veces al día. Cuando mí familia regreso y yo tuve que empezar a trabajar. Deje de cogerme a las aves pero era como si hubiera tomado un segundo aire y empecé a cogerme a mí esposa como loco. Incluso le pedí él culo porque nunca sé lo había hecho así. Esto es todo, la verdad creo que siento bien al escribir esto

Puntuacion: - Votos: 0

Leido: 628 veces

Me rompió el culooCategoría: Gays

Por XXX | 2014-03-30 22:26:17 | 0 comentarios

Esto pasó en un tiempo en que no había televisión y ni se soñaba con internet. Las hormonas revolvían nuestros cuerpos que entraban en la adolescencia. La nquietud por el sexo era general entre los grupos de amigos, e impensable hablar de estas cosas con las chiquilinas. Sólo mirarlas y admirarlas y soñar con lo que tenían entre la piernas. Lo que nos valía era conseguir, de contrabando y gracias a algún amigo mayor, alguna revista donde se mostraran las mujeres en pantaloncillos cortos (shorts) y corpiño. Actrices de cine. A las películas. "atrevidas" (franja verde) no podíamos entrar. En mi pueblo no había, ni por asomo, cines porno como en Montevideo, y la mayor osadía erapasar a ver a las putas que esperaban a los camioneros a lo largo de la carretera.

En ese ambiente y con las hormonas revueltas, lo que hacíamos era masturbarnos con las fotos provocativas de las actrices de revistas, y con alguna foto o revista pornográfica. A veces mastubarnos en grupo, y si estábamos seguros, mostrarnos los penes y como lo hacíamos, mostrarnos las nalgas, y eso con lo que soñábamos hacer con las niñas.

Uno de esos días de vacaciones, cuando había salido a andar en bicicleta por el pueblo, topé con un muchacho mayor, conocido del club deportivo al que iba, y con quien, mas de una vez, había coincidido en las duchas de este club. Mas de una vez allí habíamos charlado de sexo, nos habíamos visto desnudos, y me había llamado la atención el tamaño de su pene y la cantidad de pendejos en su pubis. Mas de una vez, charlando de que había ido al quilombo (prostíbulo) y lo que había hecho con las prostitutas, había hecho que se parase mi pene y me masturbase al llegar a casa. Ni decirlo, era mi proveedor de material erótico pornográfico.

Esa tarde me invitó a ir a su casa ya que había recibido nuevas fotografías espléndidas! y que, como estaba solo, podría disfrutarlas tranquilo (hacerme una buena paja)l. or suupuesto accedí y ya en su casa comenzó a mostrarme toda una colección de fotos de mujeres buenazas en diferentes poses ymas aún fotos de parejas haciendo sexo. Por supesto qe me calente y, de común acuerdo, nos quitamos pantaloncillos y boxeres, para estar mas cómodos y masturbarnos. Tomamos algun vaso de cerveza y en un momento dado, con su mano comenzó a pajearme y me pidió que hiciera lo mismo. Me acarició los huevos y la nuca. Como hacia calor nos quitamos las camisas y vi que tenía duros los pezones; comenzó a tocarme los míos y, que sensación, me los besó y chupó.

Yo seguía amasandole la pija y el me la besó, y me pidió que hiciera lo mismo. Con un poco de asco lo hice y me la metió en la boca.Tuve que chuparla y me gustó. Entretanto empezó a acariciar mis nalgas y decirme que le gustaban. Yo estaba caliente y el tenía la pija dura. Me pidió que le tocara el culo e hizo lo mismo conmigo, yo sentí una sensación rara, y siguió con el dedo mojado en mi raja. yo estaba por acabar y el dedo me volvía loco.me ofreció sus nalgas para acabar y lo hice, por fuera de su hoyo. Me dió vuelta y comenzó a frotar su pija entre mis nalgas,. me tomó de las piernas y comenzó a empujar en mi culito, mojadito con saliva y aflojado por el dedo que me había metido. Me hizo fuerza y sentí como la punta de su glande se insinuaba en mi ano, haciéndome doler. le dije que me soltara y acabara afuera, lo que hizo fué empujar mas y mas, y mas mientras me tenía agarrado. Cuando la cabeza llegó al esfínter vi rayos y centellas, aullé de dolor, lo putié, y de un golpe me metió la cabeza del todo. Me partió el culo! Setí que me desgarraba y un dolor inmenso.. Arreció y me la metió loda de golpe. Sentí que me llegaba al estómago, que me llenaba el vientre de pija. Mim culo sangraba y tenía dolor y unas ganas enormes de cagar. Y empezó el mete sy saca. Mimclo se fruncía.Mi tripa me daolía hasta el estómago.Por suerte fueron dos o tres empujones y acabó, llenandome la panza de leche caliente.

Me la sacó e hizo plop y lo cagué todo. Mi culo expulsó sangre, leche y mierda. Me dolía todo el vientre y no podía pararme. Como pude me fuí al inodoro a terminar de cagar su leche y mi mierda, Cuando me lavé, noté que mi culo había quedado abierto y que sangraba. Me dolía horrores y no podía aguantar la mierda, me cagaba parado. Esa tarde me tuve que quedar en su casa y el muy hijo de puta me cojió de nuevo, haciéndome ver la estrellas y de vuelta llenándome la barriga de leche. Para irme me tuve que poner un higiénico de su hermana. Al otro día ya no sangraba pero me siguió doliendo, mas que nada al caminar y al cagar.

Por supuesto, despuès de este estreno, no me he dejado cojer ni tocar el culo, Nunca mas.

Puntuacion: - Votos: 0

Leido: 409 veces

Nuevamente LorenaCategoría: Gays

Por Jéssica | 2014-03-30 22:18:08 | 0 comentarios

Luego de regresar a casa no quedo otra que disfrutar de los últimos días del verano y de preparar el regreso al colegio, uno de aquellos días conocí a Joaco, acababa de llegar a la villa donde vivíamos, tenía mi edad, iríamos al mismo colegio y además era más puta que yo. Estando ya en la escuela compartíamos durante los descansos, como nuestra relación de amistad fue casi al instante, la confianza había ido creciendo, algunos muchachos seguían llamándome la culona y ahora más, porque al parecer las metidas de pico que me había dado Felipe, habían sido una especie de abono con el que mi trasero fue creciendo y adquiriendo una forma mucho más femenina de lo que yo hubiera deseado. Joaco era un desvergonzado, no escondía sus manera finas y su caminar femenino, a sus 16 años, me contaba que su experiencia sexual había comenzado a los 12 acostándose con un vecino adulto, pero que había probado pichula cada vez que podía, se cuidaba mucho, obligaba a sus machos a usar condón, yo me había sincerado con él, por lo que estaba al tanto de mi gusto por los hombres, como mi primo, y que mi postura favorita era la de estar boca abajo, pues así sentía de mejor manera la dominación que ejercía mi hombre sobre mí.
Había vuelto a mi costumbre de masturbarme, ahora recordando al tipo que me rompió la raja, y de introducirme el viejo envase de desodorante untado en crema. Un día Joaco se acerca hasta mi casa para pedirme que lo acompañe a ver un partido de futbolito, en el que estaba jugando uno de sus hermanos, en realidad era la excusa para ver hombres lindos para nosotras. Fue en aquel juego en que mi amigo se acercó a dos muchachos, Juan de 23 años y Erick de 21, el primero de 1,80 metros aprox, de cuerpo perfecto y el segundo un negro más alto que Juan, un poco más delgado, pero de músculos marcados por los ejercicios, yo me marginé de aquella amena conversación, me preocupé de que notaran mi condición de mariconcito, como seguro ya habían notado la de Joaco, mi familia criticaba mi amistad con él, mis hermanos se encargaban de envenenar a mis padres, entonces surgía en ellos ese sentimiento homofóbico que surge de la ignorancia y de la cultura machista que indica que un hombre es un hombre, porque no logran entender que a veces un hombre puede también desarrollar su lado femenino y que en definitiva eso no lo hace menos, porque siempre debe prevalecer su condición de Ser Humano.
A Joaco sus dos nuevos amigos lo invitaron, para el día siguiente a la casa de Juan, sin pelos en la lengua verían películas porno, la invitación quedaba extendida para mí también. Me hice de rogar, primero me negué rotundamente, No!!!¿No te das cuenta que nos quieren cachar?, sí, me doy cuenta y estoy segura que tú quieres lo mismo, ahora si no te gustan los muchachos te vienes para tu casa, pero, por fi, acompáñame, ya… está bien, iré contigo.
Al día siguiente fuimos al liceo como de costumbre, Joaco se encontraba entusiasmado por ir a reunirse con los muchachos, ellos habían acordado el encuentro para luego de la salida de las clases diarias, sonó la campana, hasta mañana, salí lentamente como esperando que mi amigo se aburriera de esperarme, me daba vergüenza que esos bellos ejemplares se enteraran que me gustaba el pico, pero tenía que cumplir por amistad. Nos encontramos fuera del colegio, como era el acuerdo, nos dirigimos hacia la casa de Juan, la que era relativamente cerca, un par de cuadras, mi entusiasmo que era muy poco, iba en descenso aún más y los cuestionamientos que me hacía también, Joaco intentaba calmarme y me decía que disfrutara, ¿qué crees que Felipe no va a culear más porque tú estás aquí?, me comentó que llevaba puesto un calzoncito que había robado a una de sus hermanas, llegamos hasta el lugar, golpeamos la puerta, Erick nos abrió, ingresamos Juan estaba en el sofá, ya estaban mirando películas xxx, Erick usaba un short de esos que llegan a las rodillas, pero su erección era evidente, Joaco fue a sentarse inmediatamente al lado de Juan, yo me senté sola y Erick intento ubicarse a mi lado de píe, veía la película pero la erección de Erick era impresionante y no podía evitar de darle una ojeada de vez en cuando, Joaco y Juan estaban súper calientes también, yo lo estaba la película era espectacular, pero intentaba disimular, fue entonces cuando Juan habló diciendo si nos sentábamos en parejas y que nos masturbáramos unos a otros, Joaco y Erick asintieron sin pensarlo, yo dije que no, entonces Juan y Joaco que estaban sentados juntos se desvistieron, mi amigo mostró su calzoncito, mientras Juan acariciaba su culo, el pene de Juan era impresionante unos 22 cms y grueso, lo de Joaco más cerca de lo mío pequeñito y delgado, mi amigo masturbaba a su pareja, Juan había olvidado masturbar a mi amigo, intentaba tocar su culo, Erick me pidió que hiciéramos lo mismo, en realidad estaba tan caliente que quería, pero una especie de remordimiento lo impedía, finalmente tomé valor y le dije que sí, yo me desnudé completamente, Erick de la cintura hacia abajo, nos sentamos Erick era dueño de un pico muy grande, un poco más grande que el de su amigo y del mismo grosor, yo tomé su pene entre mis manos, comencé suavemente, cuando él se dispuso a tomar mi pito le dije que no, esa era mi condición, él aceptó encantado, luego puse saliva en mi mano, para facilitar el movimiento, subía y bajaba desde la enorme cabeza negra hasta su grueso tronco, había comenzado a disfrutar el pajazo que le estaba proporcionando a mi nuevo amigo, los tres disimulaban mirar la película, sin embargo yo miraba fijamente esa belleza de chuto extasiado, pensando en que eso me iba a entrar luego por el culo, fue entonces cuando Erick me señaló que estaba pronto a terminar, entonces comencé a masturbarlo un poco más rápido, su pico aumento en tamaño y se puso más duro, entonces ante su sorpresa me incliné para meterme su pichula en la boca y tragarme todo lo que él tenía guardado para mí, al mirar a Joaco le vi boca abajo recibiendo una buena culeada, mi amante del momento fue a buscar una crema, la que comenzó a introducir en mi ano, le dije que no, pero el insistía, puse mi mano para evitar, entonces me dijo no te vayas a poner difícil ahora, fue entonces que me abofeteo fuertemente, quise llorar, parar e irme, pero la situación me calentó mucho más, me volteó sobre el sillón y me nalgueó fuertemente, entonces me untó la crema y posteriormente me lo metió suavemente y luego que hubo ingresado más de la mitad, lo sacó para incrustármelo violentamente, di un pequeño grito de dolor, pero inmediatamente ese pico inmenso comenzó a entregarme el placer que extrañaba, su movimiento era suave y continuo, guau que rico sentía, me gustaba mucho, trataba de levantar mi poto para que él pudiera clavarme más, sin embargo entraba lo que debía entrar, en el otro sillón Joaco recibía una buena descarga de semen de parte de su amante ocasional, el mío comenzó a moverse mucho más rápido, sacaba un poco más su chuto de mis entrañas y luego violentamente bajaba, me enloquecía, quería que me diera más, pedía a gritos más, entonces recibí parte de mi recompensa, una gran cantidad de semen dentro de mi dilatado poto.
Erick sacó su pico de mí, entonces Juan le dijo: ¿qué tal?...rica, le respondió su amigo, yo continuaba boca abajo, entonces Juan se montó sobre mí, aprovechando lo abierto que me había quedado el culo, me lo metió sin ninguna precaución, que rico sentía nuevamente, dame duro, dame duro, por favor papito dame duro, repetía una y otra vez, Juan obedecía al pie de la letra y se dejaba descargar una y otra vez sobre mí, sus manos acariciaban mis nalgas y sus labios besaban mi cuello, a ratos pasaba su lengua, me desesperaba la situación, entonces nuevamente recibía la esperma caliente de un hombre. Descansé un instante, luego me vestí y me fui hasta mi casa, Joaco había quedado con gusto a poco y se quedó esperando más de aquellos dos inmensos chutos.

Puntuacion: - Votos: 0

Leido: 237 veces

Encuentro Fantastico Con Un MaduroCategoría: Gays

Por Esclavo Sexual | 2014-03-30 20:50:55 | 0 comentarios

Casi llegaba a la dirección que me había dado unos instantes antes. El sol casi se ocultaba tras las montañas. Estaba algo nervioso, aunque no era mi primera relación sexual con otro hombre, si resultaba mi primera aventura con un hombre maduro.
Llegué a la casa que correspondía según la descripción que me dio por Internet.

De inmediato oprimí el timbre para ver si se encontraba en casa. No tardó mucho tiempo en salir un hombre de estatura normal, vestía un pantalón de mezclilla, camisa de cuadros y una gorra roja algo usada.
- ¡Hola! Soy el amigo del...

No terminé de decir estas palabras cuando me invitó a pasar a su casa. No estaba tan
bochornoso como afuera. No obstante, afuera si hacía algo de calor.
- ¿Casi no te tardaste? me dijo con una voz amable y pausada.
- Es que estaba en el trabajo y me quedaba algo cerca esta colonia.
- Muy bien, soy Pablo mucho gusto en conocerte.
- Igualmente, me llamo Ramiro.

Nos sentamos en su sofá y empezamos a platicar un poco de nuestras previas experiencias.
- ¿Tienes novio o alguien que sea tu compañero sexual permanente? me preguntó.
- No por el momento ahora no.
- Oh! Entiendo.

Tenia ganar de ir al baño así que le pedí permiso para entrar. Ya en ese lugar pensé en desnudarme y presentarme ante el. Me desvestí por completo, quedando desnudo. Me dirigí hacia el sofá. Pedro tenia una gran expresión de deseo y lujuria que no podía ocultar.
- Tenia mucho calor y pensé en andar mas cómodo. ¿No te incomoda?
- Claro que no, eres mi invitado de honor y esta es tu casa puede hacer lo que mas te agrade. ¿A poco esas nalgas son naturales?...
- Por supuesto y son todas tuyas...

Sin perder tiempo, me recosté en el sofá, abrí las piernas para que tuviera mas campo de acción. Sentía sus dedos entrar en mi ano, lentamente, era todo un gran experto.
- ¿Te gusta como te los meto en el culo?
- Si se siente bien rico. Riquísimo.
- Casi no estas muy abierto, ¿No coges muy seguido?
- Solo cuando alguien me gusta y en verdad me atrae.

A Pedro se le notaba el bulto en su pantalón. Era una polla de gran tamaño y de buen grosor. Aun cuando ya rebasaba los 50 años de edad. Me moría por estar disfrutando de esa gran falo y saborearlo con mi boca muy despacio. Creo que se dio cuenta que deseaba darle una buena mamada.
- Pedro quiero chuparte la verga. ¿Si puedo?...

No me contestó solo me dio un beso largo y delicioso. Que ambos disfrutamos al máximo en esos instantes. Mis manos recorrían su cara, mientras las suyas apretaban mis tetillas de una forma sensacional y fantástica. Me levante y nos seguimos besando apasionadamente. Le quitaba su ropa sin dejar de darle besos, después de unos minutos estábamos los dos desnudos.

Era un gran espectáculo ver aquel inmenso tronco, media por lo menos alrededor de unos 18 centímetros y tenia un gran grosor. Se encontraba algo flácido pero yo me encargaría de ponerlo a tono. Abrí mi boca lo mas que pude y me dispuse a comerme aquel excelente manjar. Sobra decir que el sabor era muy rico y apetitoso.
- Antes de que empieces, dejarme acostarme para chuparte el culo, mientras me mamas la verga.
- Bien pensado. De esta manera los dos gozaríamos. Nos acomodamos como planeamos.

Mi lengua recorría cada centímetro de la verga. La cabeza brillaba con cada pasada que le daba con mi lengua, esto con el fin de ponerla más dura y lista para entrar en acción. Por otra parte, Pedro hacia lo propio con mi culo que ya estaba ardiendo por una buena cogida. Pasamos así un buen rato hasta que decidimos estar listos para el platillo principal.
-¿Te gusta mucho la verga, verdad? dijo Pedro.
- Claro es mi postre favorito desde hace mucho tiempo.
- Empezamos con la posición "de perrito"
- Si...es mi favorita.
- Vamos a la cama, allí estaremos mas cómodos.

Nos dirigimos hacia su recamara que se encontraba casi al final de la casa. Casi estaba oscureciendo para esa hora.
- ¿Te gusta ser mi esclavo light?
- Si un poquito...contesté sin saber de lo que se trataba muy bien.

En la cama tenía preparado unas cuerdas. Me coloqué en la cama y Pedro procedió a amarrarme de las manos para no poder defenderme y ser una víctima a su merced. Además de esto me puso una mordaza en la boca. Me acomodó para estar listo para ser penetrado por su enorme y grueso falo.
- Ahora si puto, vas a saber lo que es una verdadera cogida.

Al decir esto metió todo su falo en mi ano, grité. No obstante, mis gritos no se escuchaban por la mordaza. Una y otra vez me penetraba conforme pasaban las embestidas era mayor el placer y menos el dolor. Su verga entraba como cuchillo en mantequilla en mi culo ya bien dilatado.

Cuando se aburrió de esta posición se acostó a mi lado, puso su verga en mi agujero y me la dejo ir. Le gustaba coger a pelo, es decir sin condón. Me besaba el cuello y su mano pellizcaba mis tetillas muy cachondas. Sentía cada embestida mas fuerte que la anterior. Era algo fuera de este mundo. Sabía lo que estaba haciendo y de que forma me hacía gozar del sexo en toda su magnitud.
- ¿Estas listo para el gran final, puto? Pienso que si.

Se levantó, me quitó la mordaza y me obligó que me tragara todos su mecos. Estaba lleno de semen en los labios y parte de mi cara. Nadie que hubiera conocido me hizo gozar de la manera como Pedro lo hizo. Mi culo estaba adolorido pero bien satisfecho de lo que recibió. Vaya que si esta feliz con lo que había sucedido.

Pedro me liberó de mis cuerdas y de nuevo nos dimos un gran beso con mas pasión que el anterior para darnos cuenta que eramos amantes y seguiría siendo su esclavo sexual hasta que mi Amo Pedro pensaba que sería pertinente. Ya era de noche cuando nos despedimos sin antes hacer una cita para la siguiente semana y seguir con nuestros encuentros sexuales a todo tope.

Y todo esto paso por una cita por Internet y con un maduro que por lo mucho deseaba una mamada de verga y ya. No tardaría mucho en hacerla una chupada de verga e irme con mis amigos a ver el jugo de fútbol. Las agradables sorpresas que da la vida. Y continuamos con mas cogidas, estas se las contaré mas adelante.

Puntuacion: - Votos: 0

Leido: 289 veces