Los 10 relatos mejor valorados

descocado por mi perro

Descocado por mi perro lobo Hola mi...

MI ESPOSO ME CONVECIO DE PROBAR OTRO VERGA

MI ESPOSO ME CONVECIO DE PROBAR OTR...

Estacionamiento

Hola espero que te guste esta histo...

me iso el amor un san bernardo

Todo comenzo hace un par de años c...

amigas por accidente

mi nombre es karina les cuento este...

Kim: Mi primita... Mi putita (V)

" Despues de una buena temporada fu...

Mi prima numero uno

Era verano cuando ella llego, soy p...

mis compañeros de escuela

me llamo alex tengo 8 años soy de ...

Primera vez

Bueno esto que les contare es porqu...

YUYI

Mi nombre es Obdulia... Pero todos ...



Ultimos relatos


Cumpliendo su deseo...Categoría: Trios

Por Lidia | 2014-08-28 20:24:51 | 0 comentarios

Cumpliendo su deseo...

No podia imaginarme en brazos de otro, por mas que daba vueltas al asunto, no lo asimilaba...pero debo admitir que la idea me exitaba demasiado, era tanta la insistencia de mi marido pero a la vez.
Me parecía algo loco que el quisiera verme en la cama con otro, pero siempre que cogíamos hablaba de eso y traía películas donde una mujer era gozada por varios hombres y pues tanta agua va al cántaro que empece a imaginar lo interesante que seria vivir una experiencia similar.
Al final acepte probar y me dio la opción de elegir quien seria el afortunado, opte por un compañero de trabajo quien siempre me pareció muy agradable y ademas era casado, pues no quería complicarme la vida con un soltero, ya que seria simplemente una experiencia nueva sin ataduras ni compromisos, solo sexo por diversión.
Fue hermoso estar en los brazos de otro hombre en una cama, delante de mi marido, un pene diferente en sabor, textura, tamaño, rendimiento, no digo que fue mejor o peor, solo diferente y ahí estaba el morbo de lo que estaba haciendo. Me gusto tanto que lo repetimos cuantas veces pudimos pues como el era casado no habia ningun problema.... y luego empece a probar a otros...hasta que un día se dio la oportunidad de estar con tres al mismo tiempo, un amigo de mi marido había organizado el encuentro, me cogieron de todas las formas posibles, me hicieron doble penetración y hasta tuve dos penes en mi vagina, no se cuantos orgasmos tuve ni cuantas veces acabaron los tres dentro de mi...
Hubo de todo...caricias, baile, bebidas hasta que terminaron despojandome de mi ropa y pase por cada uno de ellos...estaba tan exitada que lo unico que me importaba era satisfacerme a mi misma, me hicieron sentir una autentica puta.
Poco a poco me volvi una adicta al sexo...ansiaba los fines de semana, para salir a algun bar, luciendo mi silueta, con ropa provocativa, depilaba mi zona vaginal, mis piernas para estar suave y sedosa...al principio mi marido era mi acompañante...pero luego por cuestiones de trabajo, me dejaba sola, y era cuando daba rienda sulta a mis instintos...simplemente me dejaba llevar por esa pasion y por ese fuego...con uno o con otro, pero siempre terminaba con alguien en la cama...apagando mi fuego, ese fuego que habia despertado en mi, el, mi propio marido, y cuando llegaba de sus viajes, me sumergia en sus caricias...contandole mis experiencias y de lo mucho que habian hecho gozar todos esos hombres...atormentandolo con mis caricias, exitandolo y enloqueciendolo con mis palabras, torturandolo con mi cuerpo, un cuerpo que ya no era exclusivo de el, un cuerpo al que ahora pertenecia a varios...porque el asi lo habia deseado...fundiendonos en uno solo sellando nuestros sexos con nuestro propio jugo y apaciguando ese fuego que llevavamos por dentro...y sobre todo cumpliendo su deseo...

Puntuacion: 10.00 - Votos: 1

Leido: 339 veces

MI SOBRINA DE 16Categoría: Sexo en familia

Por SAUL | 2014-08-28 19:18:21 | 0 comentarios

MI NOMBRE ES SAUL TENGO 23 AÑOS
MI SOBRINA ES CECY TIENE 16 AÑOS, ESTO SUCEDIO ASE POCO CUANDO UN DIA EN EL CHAT BROMEANDO CON MI SOBRINA,LE DIJE QUE SI NOS ECHAVAMOS UNAS CERVEZAS ELLA DIJO QUE NO PUES MI CUÑADA NO LA DEJARIA, YO LE DIJE QUE A LO MEJOR SU NOVIO SERIA QUIEN NO LA DEJE,ELLA COMENTO QUE SU NOVIO LA AVIA DEJADO DE VISITAR PORQUE ELLA LE ABLO MUY MAL PUES EL SE QUERIA PROPASAR...

YO LE DIJE: QUE ESCANDALOSA ERES, COMO SI NUNCA UVIERAS VISTO UN PENE JEJEJE
NO TIO AUNQUE NO LO CREA NUNCA E VISTO UN PENE...
COMO MIJA NI EN VIDEOS???
SI TIO PERO PERSONALMENTE NO LOS CONOSCO
YO LE MANDE UNA FOTO DE MI PENE POR EL CHAT Y LE DIJE MIRA MIJA ESTE ES EL MIO QUE OPINAS???
ELLA DIJO QUE NO LE AVIA LLEGADO LA FOTO PERO YO SE QUE SI
AL DIA SIGUIENTE FUIMOS A SU CASA MI ESPOSA Y YO DE VISITA Y AL VERLA ME ACORDE DE LO DE UNA NOCHE ANTES EN EL CHAT..
ME DIRIJI A SU CUARTO Y LE PREGUNTE DE LA FOTO NO CONTESTO NADA
ESA NOCHE NOS QUEDAMOS A DORMIR HAY CON MI CUÑADA PUES YA ERA NOCHE PARA REGRESAR A CASA Y AL DIA SIG SE IRIAN DE COMPRAS....
ESA NOCHE SALI AL BAÑO A LAS 11:00 PM AL SALIR DEL BAÑO ESTABA MI SOBRINA ESPERANDO SU TURNO Y YO AL TRAER UN BOXER DE LICRA NOTO MI PENE ERECTO Y ME DIJO: TIO PERO,PERO QUE ES ESO PORQUE LO TIENES ASI??? SIN CONTESTARLE BAJE MI BOXER DEJANDO VER MI PENE ERECTO 19 CM APRXMTE, ENTRO RAPIDAMENTE AL BAÑO Y CERRO LA PUERTA..Y YO FUI A DORMIR..
AL DIA SIG CUANDO NO ESTABA NADIE ME DISPUSE A BAÑARME DEJANDO LA PUERTA DEL BAÑO ABIERTA PUES SABIA QUE SOLO ESTABAMOS LOS DOS..DE REPENTE ESCUCHE QUE ALGUIEN ENTRO PENSANDO QUE ERA MI SOBRINA MI PENE SE PUSO DURO AL ABRIR LOS OJOS VI A SU AMIGA DE15 AÑOS NO QUITQBQ LA VISTA DE MI PENE...TERMINE DE BAÑARME Y EN ESO ENTRO MI SOBRINA Y SACO A SU AMIGA DE LA CASA UN POCO ENFADADA POR LO QUE ISO AL BESTIRME SENTI UNA MANO QUE DETRAS DE MI TOCO MI PENE Y DIJO NO ME LO MUESTRES NADAMAS TIO DAMELO POR COMPLETO...ELLA NO PERDIO TIEMPO Y SE ARRODILLO Y ME LO MAMABA AUNQUE NO SABIA ASERLO ME GUSTO...
LA LEBANTE DEL PISO LA SUBI ALA CAMA SE LO APUNTE EN SU COSITA Y SE LA DEJE IR DESPASITO ASTA SENTIR SU LIQUIDO Y ALGO ROJO QUE SALIA DE HAY ELLA LLORANDO ENTRE GEMIDOS ME DECIA ..TE QUIERO TIO Y ME ARREPIENTO DE NO AVERTE CONOSIDO TU PENE ANTES TEMINAMOS Y DE VEZ EN CUANDO LO ASEMOS A SOLAS ...

Puntuacion: - Votos: 0

Leido: 611 veces

Consiguiendo trabajo:Categoría: Transexuales

Por andrea | 2014-08-27 20:27:04 | 0 comentarios

Consiguiendo trabajo:
Tenía yo 22 años, me llamo Rafael, nunca conocí a mi padre, vivíamos solo con mi madre de 50 años y ella trabajaba como empelada de oficios varios, a mí me daba pena que a esa edad ella me mantuviera, llevaba tres años buscando trabajo, salía como siempre a las 6:30 a.m., a dejar hojas de vida.
Un día mire en una ventana que se necesitaba un auxiliar, pregunte de qué se trataba y era en oficios varios y mensajería para una modista Carmen, deje mi hoja de vida, y al final me dio trabajo, me dijo que la paga sería la mínima, que tendría que hacer varias cosas, desde servirle el café, hasta llevar su agenda, servirle de mensajero, lo que ella necesitara.
Yo acepté, empecé a trabajar, ella trabajaba mucho empezaba a las 7 y salía a las 6 pero ella seguía después del trabajo, como ella era una persona ya de unos 45 años muy amable, yo empecé a quedarme hasta tarde haciéndole compañía y ayudándole con algunas cosas.
Ella me comentó que estaba muy endeudada por su ex esposo que le empeñó hasta la casa y después se fue con otra mujer y por su hijo que estaba estudiando en otra ciudad.
Ella hacía de todo, un día estaba cociendo un vestido de noche para una de sus clientas y yo torpemente tire el maniquí que tenía para tallar el mismo se rompió, ella no me regañó ni nada pero se notaba muy desesperada, yo no paraba de disculparme y le dije que si pudiera hacer algo lo haría.
En un momento ella me quedó mirando y dijo sabe me da vergüenza pero si puede ayudarme usted es muy delgado, es como mi clienta y si pudiera ponerse este vestido para mirar si talla, con eso me ayudaría.
Yo me avergoncé y le dije claro póngamelo, ella dijo pero con ropa no lo puedo tallar tienes que quedarte en interiores, como yo tenía la culpa lo hice, así que me probó el vestido era un vestido rojo de coctel muy ceñido y con un escote en la espalda y una abertura en la pierna.
De abajo el vestido talló perfecto pero del pecho obviamente quedaba mal, ella me dijo Rafael me puede hacer un favor se puede colocar un sostén un momento para con un relleno ver si el vestido quedó bien, yo no pude decirle que no, total era mi culpa.
Cuando me puso el sostén y el relleno, ella pudo mirar que había unas partes que no entallaban y las arregló, pero a mí me tocó estar así puesto el vestido y el sostén casi 45 minutos frente a un espejo, yo no pensé hasta ese momento que podría tener cuerpo de mujer, porque de hecho el vestido se me miraba sexy.
Bueno por fin terminó, ella me agradeció el vestido quedó bien y la clienta quedó contenta, ella me dijo que si le podía ayudar cuando debiera tallar algo, como el día anterior.
Yo le dije que sí, así fue que el mes que siguió a veces le ayudaba para que tallara ropa de hombre y a veces ropa de mujer como faldas, blusas, cuando debía tallar blusas, camisas o chaquetas de mujer me pedía que usara el sostén, eso se volvió tan común que a veces yo pasaba tres o cuatro horas con sostén y cuando me lo quitaba sentía frio o como que sentía extraño no sentir las tiras.
Así que seguí ayudándole, la mujer del primer pedido seguido le pedía ropa y siempre era entallada y sexy, eran blusas, minifaldas chaquetas talladas en la cintura, yo poco a poco me fui acostumbrando a verme vestido de mujer, peor nunca lo miré como algo sexual menos homosexual.
Sin embargo, un día mientras la señora salió a entregar un paquete de una clienta y se entretuvo conversando, yo me quede en el taller puesto una minifalda pegada al cuerpo una blusa y el sostén, ella no recordó que había pedido pollo a domicilio para cenar y cuando llegó el repartidor como miró abierto siguió, cuando entró y me miró así yo me sentí muy avergonzado y el sorprendido porque como yo estaba de espaldas dijo señorita aquí está su pedido y cuando voltee miró que yo era hombre.
Después de que llamamos a la señora Carmen, ella le explicó y él se rio y dijo pues si consiguió una buena modelo, ella le pagó y él se fue, después de esa vergüenza si empecé a pensar que yo realmente me miraba muy femenino por mi cuerpo.
Otro día que pedimos pollo a domicilio, llegó el mismo mensajero yo salí a abrir y el me entregó el pedido me dijo tenga linda, yo le dije yo no soy mujer, él dijo si lástima que no lo sea se mira como una muy bonita.
No sé por qué pero me pasó un corrientazo por todo el cuerpo, para ese entonces ella me había enseñado a coser y a mí me empezó a correr por la cabeza una idea loca, como la de tener una minifalda propia, yo cuando pensaba en eso me recriminaba me decía yo no soy gay, opinaba que debía dejar de pensar estupideces.
Entonces la señora Carmen debía salir de la ciudad por una semana por que debía ir al grado profesional de su hijo y me pidió el favor de que si yo podía ir a ayudarle a terminar unos trabajos, al segundo día pedí pollo para cenar y cuando llegó el mensajero dijo que por que pedía algo individual le dije que estaba solo, él dijo jum tan solita y tan bonita no la puedo acompañar este es mi último pedido voy entregó el dinero y quedo libre, y se presentó dijo que se llamaba Adrián.
Yo le dije que no era gay y que no se confunda, él se fue pero a los 45 minutos regresó, dijo le traigo una cerveza para disculparme si lo ofendí viejo, yo lo deje seguir, él dijo que lo disculpara pero que el sí pensó que yo era gay, por el cuerpo que tenía y por la forma en que me encontró vestido, además por la forma como yo ese día posaba ante el espejo.
Él me dijo que yo el día en que entró por accidente estaba posando como toda una reina y que en realidad me miraba como una, eso me dejó bien pensativo y excitado, yo le dije que en realidad por mi trabajo no lo miraba como sexual sino con normalidad y que era común que le sirviera a la señora Carmen de tallador de ropa femenina.
Él preguntó que si yo había usado prendas íntimas femeninas y él dijo lástima, me dijo si ya las hubieras usado ya sabrías que tú deberías ser una linda mujercita y yo me reí, él me dijo que si me animaba a probar que él me podía comprar un conjuntico, yo le dije que no hable cosas locas y él dijo tu dirás si te animas.
Al día siguiente yo no pude dejar de pensar en lo que dijo y me la pase puesto una minifalda que estaba haciendo coser la clienta de mi jefa, cuando timbraron miré por la ventana y era el mensajero, traía un par de paquetes, yo le dije que no había pedido nada, y él dijo que solo traía una piza pero que si no quería entendía.
Yo andaba con hambre así que acepte lo deje seguir, comimos tomamos nuevamente unas cervezas y después me dijo mira mi regalo era un conjunto de brasier e hilo, yo solo en ese momento caí en cuenta que estaba en falda, como andaba con ganas de ponerme ropa de mujer acepte, cuando me puse eso volví a sentir un corrientazo por todo el cuerpo, lo mire a él y andaba todo excitado, en ese momento se pasaron mil cosas por mi cabeza, lo miré y noté que el tipo no era nada feo y que debía ser de mi edad.
Miré que él estaba vestido con un pantalón jean negro, una camisa con los dos botones superiores abiertos se miraba una camisilla, y unos tenis, además la correa.
El tipo me empezó a tocar y yo lo paré le dije que no era mi casa, que no podía ser tan abusivo, y él me dijo que si quería vaya a su pieza, yo le dije que esa ropa tampoco era mía, él dijo que me la compraba, y me jalo me llevo al baño, allá me dijo tócame.
En el baño me dijo quítame la correa, así lo hice dijo ahora la camisa, perrita, también lo hice, se quedó en camisilla, después me hizo quitarle los zapatos, las medias, y el pantalón, quedándose en bóxer, me puso a mamar su verga, yo le dije que nunca lo había hecho, pero el empezó a dominarme a decirme que yo era su chica, que era su mujer, que sería su putica.
Yo sentí un sabor salado de su pene, me dio asco pero él lo metió más y me dijo que pronto me encantaría, en un momento me colocó en cuatro contra la tasa del inodoro y empezó a chuparme la cola, yo esa noche estaba trasformado, no sé cómo o si tantas horas mirándome al espejo con ropa femenina, ahora tenía en la mente ser una.
Quería sentirme como la clienta sexy de mi jefa, así que empecé a gemir, él me decía que si quería verga, y yo le decía dame papito, él me dijo que zorra resultaste y eso me excitó aún más, así que empecé a empinar mi culo y a pedirme que me hiciera su mujer que me desvirgara.
Él me decía que despacio porque me dolería o me lastimaría, y yo le decía que quería ser poseída por él, le decía que me toque el pecho, que me bese fuerte, entonces empezó a besarme de tal manera que me hacía morados en el cuello y yo gemía de placer, de pronto empezó a meterme los dedos en la cola yo de lo caliente que estaba no sentía dolor solo placer.
En un momento voltee y empecé a besarlo la boca metiendo mi lengua y probando la suya, y en los respiros le decía que quería ser su puta, dijo que si quería sentirme puta debería atarme y me ato contra las varillas de la ventana del baño, yo estaba excitadísimo.
Cuando me tuvo sujetado, entonces si me hecho saliva a la cola y de un tirón me metió su verga a mí me dolió muchísimo y me apague le rogaba que lo saque, sentí como si me apuñalaran, él me dijo que las putas no se quejaban y siguió a mí me dolía muy fuerte pero a los 5 minutos ya no sentí más dolor.
Cuando empecé a gemir nuevamente de placer, el empezó a decir sabía que eras una mujer, me sacó la verga se puso frente a mí y empezó a morderme los pezones, después me cargó de tal manera que me penetro de frente, yo no quería que parara.
Después me desato fuimos a la cama, puso mis piernas en sus hombros, el arrodillado de frente a mí y yo recostado boca arriba, en esa posición yo me corrí y él al mirarme también se corrió en mi cola, en ese momento sentí mucha culpa lo hice vestir a las careras y le pedí que se fuera.
Yo sentí demasiada culpa una semana y no quería saber nada de lo ocurrido ni acordarme, pero dentro de mí también me sentía decepcionado de que él no volvió en una semana, la que si regresó fue mi jefa, yo le dije que no quería trabajar más y ella sorprendentemente me dijo que si era por la ropa de mujer no me preocupara que si me incomodaba no me pediría mas ser su tallador puesto que había comprado uno nuevo.
También me dijo que si lo que pasaba era que me había gustado vestirme de mujer que ella no tenía inconveniente con eso, yo le dije que por que decía eso, y ella dijo que por la forma como me miraba yo en el espejo cuando me tallaba la ropa.
Yo como le tenía mucho cariño y confianza a Carmen le confesé que era por que empecé a sentirme bien vestido de mujer, ella me dijo que no renuncie que le colabore y que si quería en su casa podía pasar el tiempo vestido de mujer, que ella me apreciaba como un@ hij@, yo le di un abrazo pero no le conté lo ocurrido.
Ya dos semanas después de regresar mi jefa pidió pollo a domicilio, y allí estaba Adrián con muletas diciendo que apenas ese día se había reintegrado que se había accidentado en la moto y que por eso no me había llamado que tenía muchas ganas de charlar conmigo.
Si les gustó este relato, califíquenlo y escriban sus comentarios al correo albesalo2010@hotmail.com

Continuará…

Puntuacion: - Votos: 0

Leido: 445 veces

Mi clienta!!Categoría: Sexo Maduras

Por Pablo | 2014-08-26 07:00:44 | 0 comentarios

Por ser de profesion jardinero(40) paso por distintas casas don de generalmente estan las señoras solas o las empleadas domesticas solas y siempre hay alguna mirada insinuante pero uno se debe contener para evitar problemas.
La cuestion es que un dia llego a una casa ingreso al jardin como de costumbre comienso a trabajar y la Sra sale a pedirme un favo:
-buen dia Pablo,
-buen dia Sra
-podrias venir a darme una mano con algo que tengo que mover
-con todo gusto
ingrese a la casa, ella estaba ahi, la note con el rostro algo mal:
-le sucede algo Sra?
-no te hagas problemas, cosas que ocurren en las familias
-si en algo puedo ayudarla solo tiene que decirmelo
-gracias, mira tengo que mover algo que yo no puedo sola, si me acompañas te muestro
-la sigo
ella fue hacia el lado de las habitaciones, ingreso a una donde habia muchas cajas y me dijo:
-si puedes apilarlas me harias un gran favor mientras yo preparo lo mas dificil
-no hay inconveniente
comense a apilar las cajas, ya casi habia terminado cuando escucho
-Pablo!!
-si Sra
-puedes venir aqui, a la ultima habitacion
´-voy Sra
al ingresar veo que junto a la cama matrimonial estaba ella envuelta en un toallon blanco y por lo que vi estaba totalmente desnuda, solo el toallon cubria su cuerpo
-pasa pasa no te quedes ahi, ven aca
-que sucede Sra?
-este mujer madura(65)tendras que moverla para sacarle todas las penas que guarda
-pero Sra, esta segura de lo que hace
-claro que si, como veras mi cara no es la de siempre, la discucion familiar con mis hijos y marido han lastimado mucho a esta mujer que siempre vivio para ellos y hoy me di cuenta que de nada valio, solo me siento usada
dicho esto irrumpio en un fuerte llanto
camine hacia ella la tome de sus brazos, la mire a ese rostro desencajado y la abrace
ella me abrazo y su llanto mojaba mi rostro y sonaba muy fuerte en mis oidos
-Sra no se ponga asi,
-no tengo otra forma de estar, me siento una infeliz, ayudame a vengarme
bese su rostro, acaricie su cabeza y busque su boca, ella la brio y me beso muy fuerte, cosa que me puso la pija a mil. hasta ese momento yo no habia sentido nada pero ese beso fue el inicio de una calentura enorme.
Nos besamos desaforadamente, poco a poco fui sacando el toallon que cubria su cuerpo
Ahi estaba totalmente desnuda, una mujer madura, con algun kilo de mas pero nada del otro mundo, tetas gordas con pezones bien parados y una aurela grande. Su cola solo la podia tocar y se notaba grande
fui dejando su boca y busque esas tetas que sentia junto a mi pecho
las tome y comense a lamer luego a succionarlas, ella comenso a gemir me decia:
-continua asi Pablito, continua
la fui llevando hacia la cama, don de la recoste con las piernas hacia el piso, abri las piernas, me arrodille y comense una mamada como nunca antes la habia echo
-haaaaaa ...haaaa dale dale chupa chupa esa concha ... dale nene dale... ayudame a vengar
luego de un par de minutos se vino en una catarata de jugos que empaparon mi rostro
pasados unos segundoa me pare, ella tambien, y comenso a desnudarme, cuando logro su objetivo, tomo mi pija me miro y me dijo
-que belleza y bien durita, me la voy a comer
y me realizo la mejor mamada que recuerde, y no por lo que hacia en si, o sea lamerla, tragarla chuparla etc, sino por la calentura que tenia, con la fuerza que lo hacia, decia cosas mientras la chupaba que no alcanse a entender
cuando estaba por acabar se lo dije pero fue mas fuerte su calentura y prefirio que acabara en su boca
Ese dia no pude cogerla porque la hora indicaba que estaba por llegar gente a la casa
pero mis vicitas de trabajo debian continuar en la casa y el camino para un nuevo encuentro estaba abierto

Puntuacion: - Votos: 0

Leido: 389 veces

Boda ProhibidaCategoría: Gays

Por Dark Magician | 2014-08-26 00:47:16 | 0 comentarios

Aquella noche habíamos bebido mucho y he querido pensar que esa fue la principal razón de todo lo que ocurrió después. Aunque obviamente ya en este punto, esa no puede ser una excusa y mucho menos teniendo en cuenta todo lo que siento ahora.
Mi padre era un hombre sumamente hostil, serio y mandón. Las cosas que él decía se hacían porque sí y no había quién lo hiciera cambiar de opinión. En ocasiones lo detestaba, porque ese carácter me había hecho muy inseguro de mí mismo desde pequeño. Me regañaba constantemente, me hacía sentirme mucho más temeroso de equivocarme que feliz por haber hecho algo bien y ese sentimiento me acompañaba en todo lo que hacía. Nunca entendí por qué no había podido ser como los otros papás y acariciarme y protegerme como normalmente se hace con los hijos. No, él siempre fue diferente y ahora que yo ya tenía 16 años era un poco tarde como para que comenzara a cambiar.
Mi madre nos había abandonado ya muchos años atrás y no sabíamos nada de ella desde entonces y ni nos importaba. En casa, a pesar de la mala actitud de mi padre, mi hermana y yo crecimos y disfrutamos de nuestra mutua compañía. Hasta que ella se casó, esa misma noche en el que la vida comenzó a cambiar para mí.
Me dí cuenta de que a mi padre le pasaba algo desde el momento en que Laura, mi hermana, y su ahora esposo bailaban su primer vals. Él tenía una mirada que nunca antes le había visto, parecía querer llorar. Pero no me lo creía, mi padre era muy macho, de esos que nunca dicen lo que sienten y nunca lloran. Y por alguna razón, todo eso me encantaba.
Sí, mi padre siempre me había parecido atractivo, desde que me acuerdo. Nunca podía quitarle la vista de encima cuando salía del baño sin playera y notaba su cuerpo ejercitado por su trabajo, pues él era conductor de un camión que transportaba barrotes de madera y se la pasaba cargándolos para subirlos y bajarlos de él. Sus bíceps eran enormes y musculosos, al igual que sus piernas, y aunque no tenía un estómago plano sino uno con un poco de barriga por la cerveza y los refrescos, a mí me fascinaba. En ocasiones, sacaba su ropa sucia antes de echarla a lavar y la olía para sentir de cerca su aroma tan varonil que se quedaba impregnado en sus bóxers y sus camisas. Muchas veces me robé alguna prenda para llevármela a mi cuarto y masturbarme oliéndola y siempre conseguía venirme a chorros mientras imaginaba que mi padre estaba ahí conmigo, dándome todo ese amor que yo necesitaba tanto.
En ocasiones me sentía culpable por desearlo tanto, pero siempre me excusaba pensando en que él tenía la culpa, por ser tan idiota conmigo y nunca demostrarme ni aunque fuera un poco de cariño. Sabía que no me odiaba, pero parecía nunca querer demostrarme que yo era especial por ser su hijo, al contrario, se encargaba de hacerme sentir que no valía lo suficiente para serlo. Siempre me molestaba preguntándome por qué no tenía novia, por qué estaba tan flaco, por qué no hacía ejercicio o comía más para tener un “cuerpo de hombre” y no esa figurita escuálida de un mariquita y en ocasiones hasta me reprendía por no tener ni una piza de vello, a diferencia de él que mantenía una selva de vello en su pecho, brazos y piernas, cuando yo ni siquiera podía hacer nada al respecto. Me regañaba por usar pantalones tan ajustados, pues decía que parecía querer que me miraran las nalgas como si fuera una puta, y que los hombres no hacían eso. Pero yo los usaba de adrede porque me encantaba que me miraran las nalgas. Y sobre todo, porque quería que él las mirara.
A pesar de todo, mi hermana y yo lo queríamos mucho, yo tal vez un poco más de lo que debería y aunque él nunca nos lo decía, estaba seguro de que sentía lo mismo. Aquella noche, durante la boda pude comprobarlo cuando su mirada se posaba en su hijita que ya se le iba de las manos para hacer su vida. Mi padre siguió bebiendo toda la noche y nunca se levantó de la mesa más que para bailar una vez con mi hermana e ir al baño. Y al terminarse la fiesta, me dijo que me subiera al coche.
Yo también había tomado, ya que él siempre me daba una cerveza cuando tomaba en la casa o íbamos a algún lado, esa era su forma de incluirme a su mundo porque eso era lo que “los hombres hacen”, según él.
A mí no me agradaba mucho el sabor de la cerveza, pero no me gustaba discutir con él y menos cuando ya estaba borracho, así que acepté sin más y también se me subieron un poco las cervezas. Uno de mis tíos se oreció a llevarnos porque ambos estábamos muy borrachos como para manejar y al llegar a casa y cruzar el umbral. Mi padre trató de cerrar la puerta y se cayó al suelo. Un poco asustado, me agaché para levantarlo y vi que él se reía, ahí tirado en el suelo mientras me decía “me caí, hijito”. Una sonrisa se me escapó de la cara. “Hijito”, nunca me llamaba así.
Le dí mi mano para ayudarlo a levantarse, pero en eso, con una fuerza increíble me jaló hacia él y le caí encima. Nuestras caras quedaron muy juntas y él me miraba fijamente con esos ojos tan cafés que siempre me hipnotizaban. De pronto sus brazos estaban rodeando mi delgada figura. Se veía tan galante con su traje negro, esa barba bien delineada y sus gruesos labios entre abiertos. Y de la nada, empujó mi cara contra su pecho y me dio un reconfortante y cálido abrazo. El primero que podía grabar en mi mente. Sus manos recorrían suavemente mi espalda y las mías estaban posadas en su frondoso pecho. Nunca me había sentido tan protegido y amado en mi vida. Y sin quererlo, comencé a tener una erección que no tenía idea de cómo no hacer notar. Además, podía sentir como la respiración de mi padre cambiaba lentamente y se hacía más y más rápida mientras que un bulto duro palpaba mi pierna derecha. Fue entonces cuando sus manos, bajaron cada vez más por mi espalda hasta llegar a mi par de nalgas y ambas fueron apretadas por sus inmensas y varoniles manos.
En ese momento, levanté la mirada y lo miré fijamente, sin apartarme mucho de él y moviendo su cabeza hacia adelante, acercó sus labios a los míos y comenzó a besarme. El sentir su barba tocar mis labios, hizo que mi erección se saliera de control y mientras yo tocaba su cara con ambas manos, él tenía una en mi nuca para evitar que me apartara y la otra acariciaba mi culo con gran deseo. Lentamente sentí su lengua chocar con la mía y juguetear dentro de mi boca, su mano seguía apretando mi culo hasta que de pronto se sentó sin dejar de besarme.
“Mijo, me gustas un chingo. Siempre esperé el momento en el que viviéramos tú y yo para poder estar contigo” –me dijo. “Ya no hallaba cómo hacer para que no te acercaras a mí hasta que pudiéramos hacer esto sin que nos molestaran”.
No podía creer nada de lo que escuchaba y tampoco me pude imaginar desde cuándo mi padre estaba interesado en mí.
“Tú también me encantas, papá” –le dije, esbozando una sonrisa y tocando sus brazos y abrazándolo columpiándome en su nuca para seguir besándolo.
“Mi amor, quiero que seas mi esposa. ¿Te casarías conmigo?” –me dijo.
“¡CLARO QUE SÍ!” –le contesté sin pensarlo.
Entonces me propuso algo, en su cuarto tenía guardado el vestido de novia de madre, el cual seguramente me quedaría perfecto pues yo tenía exactamente su misma figura… aunque sin sus senos, obviamente. Me dijo que me lo pusiera y me arreglara lo más rápido que pudiera, que él me esperaría ahí en la sala. Yo encantado, subí al cuarto y comencé a arreglarme lo más rápido que pude, viendo que el vestido me esperaba encima de la cama. Él lo sabía y ya tenía todo preparado.
Me veía divina, no podía creerlo. Estaba a punto de casarme con mi papá y me encantaba la idea. Como ropa interior, me había puesto alguna de la lencería que mi hermana dejó olvidada y al bajar las escaleras, los ojos de mi padre se iluminaron. Se acercó y me dio un gran beso para después decirme que yo era la novia más hermosa de todas y que él prometía hacerme muy feliz a su lado.
Después de decirnos los votos, nos besamos, dándonos nosotros mismos la bendición de Dios. Y luego, él me tomó entre sus musculosos brazos y me llevó escaleras arriba, a su cuarto que ahora era nuestro. No me soltó hasta posarme ligeramente en la cama y no dejaba de sonreírme.
“Ahora sí tendrás todo ese amor que nunca te dí, hermosa”.
Mi padre se comenzó a desvestir, quedando solo en bóxers frente a mí. Yo estaba excitadísimo mientras él se acercaba y metía sus manos debajo del vestido. Me sentó en sus piernas y comenzó a besarme como antes. Me quitó el velo y entonces besó mi cuello, pasando su lengua por todo lugar que tocaba y yo gemía al sentir su barba recorriéndome todo. Cuando menos lo esperé, ya me había quitado el vestido y ahora me tenía debajo de él, solamente en la ropa interior de mi hermana.
“Eres una nena hermosa” –me dijo mientras me quitaba el sostén y besaba mis tetillas, tratando de succionar la leche inexistente que pudieran guardar.
Yo acariciaba su espalda y su cabello, mientras me retorcía del placer que me causaba todo aquello y luego me dio la vuelta, me quitó las bragas y las arrojó lejos. Se subió encima de mí, y así pude sentir el enorme calor que su cuerpo irradiaba, su sudor y los vellos que rozaban mi lampiña piel. Él apretaba mis nalgas para luego dividirlas y comenzó a comerse mi ano. Moviendo su lengua por todas partes, llenándome de un deseo irrefrenable por tenerlo dentro de mí.
“¡Ya cógeme!” –le grité en total desesperación.
“Aquí se hace lo que yo digo”, me respondió antes de morderme una nalga y darme la vuelta.
Acercó su velludo miembro a mi boca y me dijo: “Mama toda la leche que tiene papá para ti”.
Sin dudarlo, comencé a succionarlo todo, me sorprendía mi agilidad para hacer que me entrara sin atragantarme. Ese trozo estaba muy grueso y delicioso que sentía que me iba a venir yo de seguir comiéndomelo. Cuando ya estaba bien mojado, tomé su tronco con una mano y comencé a masturbarlo mientras mi boca seguía disfrutando de la deliciosa cabeza de su pene. Él gemía y jugaba con sus tetillas a la vez que me acariciaba la cabeza. En eso pude sentir como su pene se ponía todavía más duro dentro de mi boca, él me empujó hacia atrás y me dijo: “cambio de planes”.
Me puso en cuatro y lanzó un escupitajo a mi hoyito, que ya de por sí estaba deseoso de recibirlo dentro de mí. Y así, de un momento a otro, su grueso trozo de verga entró a través de él, haciéndome lanzar un grito que él ahogó con un beso. Yo intenté soportarlo y mientras él exploraba con su verga mi interior, el dolor se fue mitigando dándole lugar a un placer inconcebible.
“¡Ay, tus nalguitas están deliciosas, mi amor! ¡Papi te va a dejar toda su lechita dentro!” me gritó mientras seguía cogiéndome como un animal salvaje y yo sentía como la temperatura en mi ano incrementaba y su pene se ponía más duro y grueso en mi interior. No quería que se detuviera nunca.
“¿Quieres que te embarace, preciosa? ¿Quieres que papi te haga un hijo?”
“¡Sí, por favor!” –le respondí, gimiendo como una puta en celo.
Sus manos sobre mi cadera me apretaban más y más mientras sus movimientos se volvían más feroces y una vibración recorría todo mi cuerpo, haciendo que me estremeciera y sintiera un cosquilleo delicioso en mi verga. Él se acercó a mi oído y me gemía mientras me decía que le encantaba mi culo, que era la mejor mujercita que pudo haberse cogido y que quería que fuera su esposa por siempre. Yo aceptaba todo, le dije que lo amaba, que mi cuerpo era suyo por siempre.
Entonces sentí un ardor en mi ano y él no pudo evitar gritarme en el oído mientras su lechita inundaba mi interior y mientras escuchaba sus gritos de placer, mi pene dejó salir lo suyo también. Mi padre disminuyó sus movimientos hasta que se vació y dándome besos en el cuello y en la espalda, nos acostó en la cama y permanecimos ahí, abrazados. Yo tenía mi cabeza recargada en su velludo pecho y él me rodeaba con un brazo. Me besó y me dijo que me amaba, que nunca me dejaría ir y que quería que fuera su esposa a partir de ese momento. Se disculpó por sus torpezas de antes y prometió compensarme todo el tiempo en el que no me demostró afecto. Yo lo perdoné y ahora soy su mujer. Él llega a casa del trabajo solo para desvestirme y hacerme suya en la habitación o en cualquier otro lugar y yo disfruto de mi hombre siempre, deseando ser la mejor esposa que él pudiera tener.

Puntuacion: - Votos: 0

Leido: 333 veces

Me dejo muertoCategoría: Sexo Maduras

Por cacho | 2014-08-25 10:49:03 | 0 comentarios

Mi gecina tiene 61 años y su marido 62. Toda la vida la vi como una familia normal, sus hijos fueron alumnos mios(55). Ella de es estatura normal 1,70m, morocha, ojos, marrones y muy charlatana.
Pero voy a los echos, en la familia habia un gran secreto que nadie sabia hasta que un dia hablo su hija y confeso a sus hermanos y madre que siempre habia sido abusada por el padre. No se como fue pero el tema fue noticia en pocos dias en todo el barrio.
Yo 3en particular senti una gran pena por la hija pero una gran bronca por su padre. Tambien se comentaba que la madre sabia algo y se callo. Esto tambien me llevo a que no la saludara porque me deba mucha bronca.
Un dia vpoy a salir en mi auto y ella estaba cerca, me saludo y la salude sin pensar en el tema
. Ella se acerco y me dijo:
-que sucede que no me saluda vecino?
-mira solo que hoy lo hice sin darme cuenta, pero vos sabes que siento bronca por todo lo que se comenta
-comentarios, pero cuando vos quieras te puedo explicar todo
-pues te espero esta tarde en donde quieras y me contas
bien, a las 15 hs en la esquina de ....
-ok te espero
A la hora prometida yo estaba, ella llego abrio la puerta del auto subio y dijo:
-vamos lejos
-a algun lugar en especial?
-donde quieras
donde yo quiera?
-si si eso he dicho
Asi que sali rumbo a la ruta y me acerque a un Motel
-te par4ese que podemos hablar aqui adentro?
-si, no esta mal
Ingresamos, ya en la habitacion me acerque a ella, frente a frente, la tome de la cintura y le dije:
-me cuentas ahora o despues?
-ya te cuento
me abrazo, me dio un beso en la mejilla y me dijo al oido
-es cierto, yo me entere hace poco tiempo y desde ese dia me dije que no me acostaria mas con mi marido pero lo haria el cornudo mas grande de todos
-y ya lo has hecho cornudo?
-si, una vez
-y yo sere el segundo?
-dejame a mi y tendras la respuesta
me dio un beso interminable, nos desnudamos nos tiramos en la cama y comenso una mamada impresionante, me acabe en su boca y se la trago toda
se tendio a mi lado abrio sus piernas y me ordeno que le chupara su consha
no me hice esperar y comense una lamida de critoris, mordiscones y poco a poco mi lengua hiba mas adentro, a ella le gustaba, mis manos acariciaban sus pechos, hasta que senti como sus jugos empapaban mi boca. Poco a poco fui subiendo, bese su vientre , chupe sus pechos y llegue a besar su boca, ella persubia su sabor en mis labios y me lo hiso saber:
-mmmmmm que gustito tenes en la boca
-es todo tuyo
y ella abria sua piernas y yo metia mi pija lentamente en su interior
primero fue todo muy suave pero poco a poco fue pidiendo mas y mas, se movia muy bien y decia:
-mas , mas, cojeme!!! quiero ser bien puta... llename de leche, dale mi gida dale
-toma toma miputa hermosa, mi viejita bien puta, hagamoslo bien cornudo a este hijo de puta
hasta que me abrazo muy fuerte, sus piernas paradian acalambrese y descargo un chorro que no solo nos empapo, sino que tambien empapo las sabanas
Luego de ese polvo, iniciamos una charla que era acompañada por mimos caricias besos...
En un momento coloque mi mano entre sus piernas y paulatinamente trate de ir buscando su cola hasta que llego al ano, alli trate de dilatarlo paulatinamente, lo mojaba en su concha y abria lentamente su culo. ya en su interior jugaba en el y ella quedo en silencio, comenso a moverse lentamente como siguiendo con el juego
le pedi que se diera vuelta:
-dale papito, ponemela despasito, la quiero sentir entrar
-asi mi viejita puta, asi despacio
-si si despasito, dale , un poqco mas, asi falta poco
-casi esta
y en eso llego a ponerla toda
-haaaaaaaaaaaa dale apura un poco mas
-asi?
-si si mas mas mas, rompemelo bien sacame todas las ganas dale mi machito, que placer, tenia un machito tan cerca y no lo sabia cojeme
asi llegue a descargar todo en su interior
La cosa no termino en eso, no se con cuantos hara cornudo al marido, pero yo la yudo todas las semana, los dias martes de tarde es nuestra tarde!!!

Puntuacion: - Votos: 0

Leido: 360 veces