Los 10 relatos mejor valorados

descocado por mi perro

Descocado por mi perro lobo Hola mi...

MI ESPOSO ME CONVECIO DE PROBAR OTRO VERGA

MI ESPOSO ME CONVECIO DE PROBAR OTR...

Estacionamiento

Hola espero que te guste esta histo...

me iso el amor un san bernardo

Todo comenzo hace un par de años c...

amigas por accidente

mi nombre es karina les cuento este...

Kim: Mi primita... Mi putita (V)

" Despues de una buena temporada fu...

Mi prima numero uno

Era verano cuando ella llego, soy p...

mis compañeros de escuela

me llamo alex tengo 8 años soy de ...

Primera vez

Bueno esto que les contare es porqu...

YUYI

Mi nombre es Obdulia... Pero todos ...



Ultimos relatos


prmera vez segunda parteCategoría: Sexo primera vez

Por anabel | 2014-10-17 02:53:29 | 0 comentarios

bueno como ya comente en my primera parte lo que me avia hecho el amigo de my papa me gusto que cuando llego my papa y se fue a vañar como estábamos los dos solos my papa sevañaba con la puerta entre abierta y yo me lo puce amirar yo nosavia nada como era el palo solo avia probado achuparcelo al amigo de my viejo y de tanto mirarlo amy viejo agarre y entre al vaño my viejo sevañaba como yo soy chiquita agarro mecente hacer pis y yo lo miraba amy viejo quetenia bien reto su palo me acordaba el del amigo me hacerco amy papa y le agarro el palo y melo meto ala voca y my papa quedo sorprendido porque para miedad y le gusto melo enpeso hacer jugar en la voca un buen rato y me hiso agachar como soy chiquita mequeria poner en cuatro patita para lamerme my conchita chiquitano pudo hacy quece acostó en el piso ymecento en su cara y me enpeso alamer my conchita y me hacya cosquilla que me bolvi hacer pichi en su cara el agarro memojo bien con sus dedo my conchita me agarro me levanto upa y me llevo ala cama y me acostó boca arriba agarro me enpeso amojar bien my con chita me abrió bien medecia mamita teboy hacer my mujercita me abrió y semetio dentro de mis piernitas y me la apoyo en my conchita me enpeso ametermela despacito que me enpeso adoler my papa la tiene grande yo ledecia papa meduele mucho el medecia yaba apasar aguanta me la enpeso ameter cada vez mas que me ardia my conchita hasta que mela dejo entera adentro hay se en peso amover despacito un buen rato hacy y melasaco sentí un alivio salio bien roja y my conchita me havia quedado inchada me acarro me puso en cuatro patita y trajo una cremita me hecho toda my colita y me la corria con su mano y apollo su palo en my culito y me la hizo jugar en my sanjita y volvió de nuevo la coloco con su mano y medijo aguanta mamita y mela metio bastante fuerte que mme rompio my culito hay enpeso amoverce fuerte hasta que me hecho su liquido en my culo ymedijo bueno mamita ya te hice my mujercita ya terompi alos dos yo estaba con un ardor en my culo me llevo al vaño me vaño y hacy fue my primera esperencia sexual con my padree hiso llorar de dolor

Puntuacion: - Votos: 0

Leido: 290 veces

my primera esperecia sezualCategoría: Sexo en familia

Por maria | 2014-10-16 02:42:48 | 0 comentarios

hola les paso acontar como fue my primera vez me llamo maria nodoy mi edad solo digo soy una niña yo soy hija única tenemos la casa muy chiquita dormimos los tres en la misma avitacion yo siempre que apagamos la luz escucho cuando la cama se mueve de mi mamy y veo que my papa como lelevanta los pies amy mama yo nunca by un hombre desnudo hasta esa vez que paso acontarles como fue un dia my mama tuvo que hir acuidar a my abuelita que se enfermo mucho y yo tuve que quedarme encasa con my papa yo como hera chica nosavia nada my papa cocino y como el trabajaba hasta tarde el cocinaba hasta que quedara para la noche mientras el no estaba yego un amigo de el buscándolo y yo ledije no esta esta trabajando y my mama tanpoco no esta y me pidió permiso para hir al vaño mo el vaño esta adentro lo acompañe y yo quede a esperarlo en la cocina y cuando miro para la puerta de vaño veo que el sale sin ropa del vaño y yo como nunca avia visto hombres desnudo loquede mirando sin hacer nada el me agarro de la mano yo como era chica nosavia nada me levanto me also y me sento en la mesay me enpeso asacar my yorcito el medijo quédate quietita solo boy ajugar con tigo un ratito ya que estamos solos
me enpeso apasar la lenguita en my vajinita que me hacia mucha cosquillita de tanto lamérmela me hicie pis en su cara que mehacia reir de cosquilla yo me movia para todos lados como nunca avia sentido eso después me bajo de la mesa y me metio su palo en my boca yo noloqueria meter en my boca locentia salado hasta que me lo metio jugaba con el palo en my boca hasta que melargo una cosa blanca en my boca mela enyeno el medecia tomala queteva agustar mela tome toda y mellevo alvaño y mevaño bien amy y el tanbien y mevistio y medijo de esto nodigas nada otro dia seguimos jugando y sefue y yo quede pensando como aviamos jugadsbueno mañana les cuento como fue la primera vez espero que lesguste

Puntuacion: - Votos: 0

Leido: 502 veces

La fiesta increibleCategoría: Trios

Por Gala Montes | 2014-10-15 22:18:15 | 0 comentarios

LA FIESTA INCREIBLE
El sábado anterior mi esposo me invitó a una fiesta, que resultó totalmente diferente a lo que yo esperaba. La reunión se llevó a cabo en una granja muy grande y bonita que pertenece y forma parte de la empresa donde labora mi esposo que por cierto queda muy alejada del lugar donde vivimos, es por eso que pasa todo el día y parte de la noche fuera de casa.
Llegamos al medio día yo iba vestida muy formalita con un vestido de manga larga con un cierre por la parte del frente, desde arriba hasta el ombligo y lo llevaba casi hasta arriba pues no quería tener ninguna discusión con mi marido referente a mi manera de vestir, pero debajo llevaba una pequeña tanga tipo hilo dental y un brasier con un escote muy pronunciado, llevaba, aunque se realizaba en una granja llevaba unas botas con tacón y muy altas, mi secreto era que llevaba “puesta” mi bola mágica dentro de mi cosita, que cuando hago contracciones con ella me produce un gran placer y siento pequeños orgasmos, que la mayoría de las veces pasan desapercibidos para las personas que me rodean. Generalmente estas reuniones me resultan muy aburridas, pues asisten mayormente parejas, y la mayoría gente muy madura pues son los directivos de la empresa.
Grande fue mi sorpresa al llegar y darme cuenta que era una fiesta con numerosa concurrencia que incluía a los empleados de diferentes departamentos, ya que es una empresa muy importante de la zona, al llegar nos recibieron afectuosamente los propietarios del negocio y sus esposas, también se acercaron empleados que forman parte del departamento en que es el jefe mi marido, entre ellos dos o tres jóvenes que me resultaron especialmente atractivos.
Nos sentamos en las mesas principales desde donde se podían observar la mayoría de los invitados, así que pude observar a los asistentes, algunos de ellos me veían insistentemente, eso me gustó y pensé que no sería tan tediosa como otras reuniones.
Un aspecto que no había reparado y que resultó después vital para los acontecimientos por venir, es que los sanitarios se encontraban hasta el otro extremo de donde nos encontrábamos, y para llegar a ellos había que hacer un pequeño rodeo, que aunado al número de asistentes, provocaba que se tardaran varios minutos en ir y venir desde nuestro lugar en las mesas.
La reunión se desarrolló normalmente con una rica comida y variadas bebidas, yo me tomé alguno whiskies y me sentía muy relajada platicando con las esposas de asuntos triviales, pero sin dejar de estar observando a los empleados, sobre todo a aquellos que me miraban y se comentaban entre sí, lo que me provocaba un pequeño sudor en mis partecitas, los señores se reunieron para platicar asuntos de negocios y de deportes, temas que no me interesan en lo más mínimo.
Cuando la música empezó a tocar melodías alegres nos levantamos para bailar, pero después de varios tragos y bailes los señores se empezaron a cansar o aburrir y se fueron retirando a las mesas y prácticamente nos quedamos en la pista solo las mujeres y algunas parejas, después nos fuimos a sentar pero los señores nos dijeron que siguiéramos bailando y ellos tomando, a mi marido se le suben las copas muy pronto así que procura se cauto a la hora de beber, pero hoy se notaba diferente, al cuestionarlo a respecto, me comentó que le habían dado una buena noticia, pues lo ascenderían de puesto por su gran desempeño y responsabilidad y me pidió que me fuera a bailar a la pista con las otras señoras, lo que no se dio cuenta es que poco a poco se fueron acercando los jóvenes y nos veían de manera “cachonda”, algunas señoras se cortaron y se retiraron a sus mesas, solo nos que damos tres o cuatro, me fui acercando al lugar donde se habían concentrado cuatro o cinco jóvenes, coincidentemente dos de ellos eran los que me parecían más apetecibles, cuando giraba me decían muy quedo piropos que yo agradecía con una sonrisa, cada vez eran más atrevidos y me pedían si bailaba con ellos yo movía la cabeza muy coqueta diciéndoles que no y apuntaba hacia donde estaba mi esposo, la tarde ya se convertía en noche y los maridos seguían tomando y platicando.
Más tarde tuve la necesidad del ir al baño y le pedí a una amiga que me acompañara, a lo que accedió, me fije que nos fueron siguiendo los más atrevidos y creo que también los más tomados, primero entré yo al sanitario y después mi amiga, yo esperándola afuera, en eso uno de ellos me llama desde un lado y yo me acerco y sin decir nada me abraza e intenta darme un beso, yo haciéndome la digna le dije que no fuera atrevido , me pidió un beso , le dije que estaba loco, pero le deje una sonrisa pícara y me fui pensando cómo lograr mis objetivos de divertirme y pasar un buen rato.
Como sentía un poco de calor por los acontecimientos, me baje el cierre del vestido, hasta el borde de mis tetas que se dejaban entrever, lo que pareció agradarles a los hombres. Me regrese a la mesa y mi marido ya no estaba, al preguntar por el me dijeron que habían pasado a las oficinas junto con otras personas, pero que regresarían en un momento más, mi mente empezó a trabajar para aprovechar el momento, con la ayuda de mi amiga, nos dirigimos nuevamente a los sanitarios, pero esta vez por el camino más largo y obscuro, antes les hice una seña a los jóvenes , cerrándoles el ojo y brindándoles una sonrisa, captaron inmediatamente el mensaje y nos siguieron un grupito de cinco chicos.
Atrás de los baños había un espacio arbolado y semi-obscuro, pero antes de llegar ahí me baje un poco más el cierre y mis tetas se mostraban generosamente, mi compañera se alejó un poco más y con ella tres chicos, resulto más golosa que yo, por mi parte me quede con los chicos que más me habían gustado y se me acercaron y me empezaron a tocar, el más atrevido metió su mano bajo mi falda e introdujo su dedo en mi puchita pero no recordaba que no me había quitado mi bolita del placer, le pedí que me esperara para extraerla, lo que le extraño pero al mismo tiempo lo excito, el otro se dedicó a juguetear con mis tetas, yo por mi parte les tocaba sus vergas que ya se habían parado y se sentían enormes y deliciosas, me deje tocar por todos lados y yo a mi vez les pare sus vergas a los dos, se las extraje y las tome entre mis manos eran gruesas y muy húmedas, me llene mis manos con su agüita que le salía, de pronto escuche ruidos cercanos y me aleje de ahí a las mesas y me senté, me siguieron y se sentaron muy cerca de mí, yo me sentía rica al saberme deseada, estaba muy excitada. Tenía que hacer algo y pronto pues mi puchita demandaba ser atendida, volver al baño me parecía muy riesgoso pues había mucho movimiento, en ambos baños.
Para esa hora la mayoría de los invitados ya se habían retirado y solo quedaban unas cuantas parejas y algunos jóvenes solos, como el lugar era muy amplio había mucho espacio entre un grupo y otro, en eso llegaron los señores junto con mi marido, bastante tomados, las esposas ya se habían retirado y estaba con mi amiga que había regresado bastante feliz y satisfecha, los señores se fueron al baño, lo que aprovecharon los jóvenes para acercarse a mí y platicarme lo que le habían hecho a mi amiga y a ofrecerme el mismo tratamiento, les dije que yo quería con los dos con quien había estado, se acercaron y discretamente me empezaron a acariciar, uno llevaba una pluma en su sombrero, se la quitó y me empezó a pasar la pluma por todo el cuerpo, sobre todo sobre mis tetas que cada vez se mostraban más descaradas, después me subió el vestido y lo hizo en mi puchita, yo sentía delicioso, otro me frotaba su verga sobre mi espalda y brazos, cuando regresaba mi esposo se retiraban respetuosamente y yo con las ganas de seguir cachondeando. Siguió tomando y en un momento me dijo que se sentía mareado y que se iba a retirar un momento al carro a descansar un poco para el viaje de regreso, lo fui a acompañar, para asegurarme que se quedaba en el vehículo, se recostó y se durmió rápidamente, me baje del auto y ya estaban cerca mis jóvenes, se acercaron y me dijeron que cerca del estacionamiento había una pequeña bodega y que uno de ellos tenía llave, cuidándome de que no me vieran les dije que se adelantaran y que allá los alcanzaría, discretamente me dirigí hacia el lugar y me introduje, ya me esperaban ansiosamente, pero no eran solo los dos sino que estaban otros dos más, les pedí que solo quería coger con los dos que había designado desde el principio, que se esperaran afuera por si se me ofrecía algo, después de una pequeña discusión entre ellos se salieron y quede sola con mis dos jóvenes, lo primero que hicieron fue bajarme el cierre hasta la cintura, me sacaron mis tetas y las empezaron a mamar primero suave y luego ruidosamente, me encantaba que me mordían suavemente, les saque sus vergas y las empecé a manipular hasta que sentí su agüita, después me hincaron y me hicieron mamárselas alternadamente, yo volteaba a todos lados buscando un lugar donde acomodarme parar que me follaran, pero no encontraba, me pusieron de pie y ahora ellos me mamaban uno mi puchita y otro mi culito, me sentía divina, se subieron a unas cajas para que sus vergas me quedaran a la altura de mi boca y me pusieron a mamarles, lo hacía alternadamente hasta que estuvieron a punto de venirse, después así parada uno de ellos me metió su verga por delante, y el otro se frotaba por detrás en mis nalgas, picándome mi culito de vez en cuando, después se intercambiaron y con un poco de saliva logro meter la punta de su verga en mi culito, uno de ellos se sentó sobre una caja y me atrajo para que me sentara sobre su verga mientras el otro me hacía mamarle su verga y huevos, sacaron una colchoneta y uno se acostó y me pidió que metiera su verga en mi culo, mientras el otro me penetraba por delante, en ese momento yo me sentía como una perra en celo y necesitaba algo más, empecé a cabalgarlos hasta lograr que se vinieran casi al mismo tiempo, les pedí que salieran a descansar mientras se recuperaban, yo tenía la intensión de probar a los otros dos pues me sentía como una gran puta. Llame a los dos que habían quedado afuera, que eran un bajito muy moreno y otro alto y delgado, cuando entraron, rápidamente les bajé sus pantalones y les quite sus bragas, el delgado tenía una verga normal, pero con el bajito me lleve una sorpresa mayúscula, pues la tenía enorme, gruesa y muy larga y con unos huevos grandísimos que le colgaban y se balanceaban constantemente, intente metérmela en la boca y no cabía, así de grande era, entonces le empecé a mamar su punta, el tronco, los huevos y el culo, mientras sentía la verga del delgado bien adentro, pues me había penetrado rapidamente, me vine otra vez, después me saque la verga que tenía insertada y empecé a mamarlas, una por una, hasta hacerlas venir, fue un festín de semen, mientras descansaban un poco tome al de la gran verga y me puse a mamarla hasta dejarla nuevamente bien parada, lo que no me tomo mucho tiempo, le pedí que se acostara y yo encima de él, me empecé a metérmela lentamente, parecía misión imposible , pero con mi calentura, por fin lo logré, me parecía imposible haberme tragado esa enorme y deliciosa verga. Ya con ella adentro empezaron a acercarse los demás para que les mamara y les jalara sus penes, mientras tanto yo me venía nuevamente con esa verga adentro, poco después el que me tenía empalada se vació dentro de mi derramando una gran cantidad de semen dentro de mi puchita, cuando los deje satisfechos me fui directamente al baño a asearme, lo mejor que pude. Mi olor era de semen de varios machos.
Ya no quise ir a despedirme de nadie por temor a que descubrieran mis rastros de aventura, y me dirigí, directamente a la camioneta donde estaba mi marido todavía dormido, obviamente no podía manejar y yo no me atrevía a recorrer el largo trayecto hasta nuestra casa, así que tuve que buscar a alguien confiable para que nos trasladara a casa , que no hubiera tomado y que fuera buen conductor, se ofreció a llevarnos un empleado como de cincuenta y cinco años, delgado alto y canoso, pero que se conservaba físicamente bien, me dio confianza y le dije que sí, pasamos a mi esposo al asiento trasero, para que se recostara y siguiera durmiendo. Durante el trayecto, bastante largo por cierto fuimos platicando de diferentes temas, me pareció una persona inteligente, agradable y simpática, pero por más que evitaba, me afloraba lo caliente que todavía me sentía , la hacía algunos comentarios pícaros y se sonreía, me trataba con mucho respeto y atención, me entregó mis tangas que se había encontrado al subir a la camioneta, lo que me dio mucha vergüenza, me dijo que no me preocupara que era normal que una mujer tan hermosa como yo fuera asediada por los hombres, me pregunto si me había divertido, le contesté que mucho y que esperaba que la noche me reservara aún una sorpresa más, me volteó a ver entre sorprendido y sonriente, movió suavemente la cabeza y siguió manejando, como mi puchita estaba muy usada me ardía y sentía cierto malestar y escozor, pensé en agradecerle a nuestro amigable chofer sus atenciones, me acerqué un poco a él, procurando no estorbarle en su manejo, me bajé un poco el cierre y le mostré un poco mis tetas, le pregunté si le gustaba lo que veía y me contestó, que le encantaba, pero que no era necesario que lo hiciera, le dije que para mí era un placer mostrarle, le tomé una mano y me la acerque a mis tetas, me las empezó a tocar, yo sentía delicioso, pues lo hacía muy suavemente, diferente a todos los jóvenes que me habían cogido, quienes me habían tocado casi agresivamente, pero que me había encantado, sentía sus toques delicados y me acerque hasta apoyarme en su hombro, empecé a besarlo en el cuello y en sus oídos, noté que se estremeció y me calenté, bajé mi mano y empecé a tocarle su instrumento, lenta pero continuamente se comenzó a poner duro, le pedí que recorriera su asiento un poco hacia atrás, para que me diera un espacio mayor de acción, le bajé el cierre y le saqué su verga, la tenía totalmente rasurada y se le veía limpia y apetitosa, me agaché la olí y suavemente empecé a besarla, luego lamí su cabeza, su tronco y sus huevos, olía a limpio y me encantó, comencé a masturbarlo lentamente, cuando sentía que le empezaba a brotar un poco de líquido me lo comía y dejaba de jalarle y lo dejaba descansar un rato, mientras jugaba con su cuello y sus oídos, con lo que le hacía temblar, después continuaba con mi técnica de mamadora y así lo llevé, hasta que nos faltaban unas millas para llegar a casa le mamé con fruición hasta que se vino en mi boca, que fue insuficiente dada la cantidad de semen que le salió, cuando se vino, dio un acelerón a la camioneta que casi nos estrellamos, procedí a limpiarle totalmente su pija, hasta dejársela limpia y reluciente, también limpié con mi lengua lo que se derramó sobre los asientos y el tablero, me agradeció el favor con un beso profundo en mi lengua.
Después de eso ya no hablamos nada hasta llegar a la casa, me ayudó a meter a mi esposo a la casa y se despidió con un saludo de manos, yo lo abracé y le dÍ un beso, agradeciéndole todas sus atenciones, después me fui a dormir satisfecha, aunque muy adolorida de todas mis partecitas y hoyitos. BUENAS NOCHES.

Puntuacion: - Votos: 0

Leido: 446 veces

En el rancho mi primera vezCategoría: Gays

Por marichuy | 2014-10-15 20:08:44 | 0 comentarios

Crecí en la ciudad, más exactamente en la capital del estado. Sin embargo, mis papás me mandaban cada verano desde que tenía 10 años al rancho de mis abuelos, a unas 3 horas de la capital. El lugar era muy bonito: grande, con una extensa área de campo abierto; había una gran caballeriza con al menos 20 caballos pura sangre y un par de yeguas de cría. La casa estaba un poco alejada, y rodeada por hermosos árboles frutales que eran la adoración de mi abuela.

En ese entonces, yo ya comenzaba con indicios de mi despertar sexual, recuerdo que a los 11 años veía como los animales copulaban para la crianza, ver a esos sementales enormes y fuertes montar a las yeguas era impresionante y un calorcillo se alojaba en mi vientre cada que presenciaba un acto así.

Había varios trabajadores en el rancho, entre ellos obviamente el capataz, Gerardo, alias “El Rubio”, tenía un porte impresionante, era joven, pero aún así contaba con el respeto de todos en el lugar. Era un hombre alto, de espalda ancha y cuerpo fibroso, tenía unas piernas gruesas que hacían que lo viera embobado cuando montaba algún semental. Era muy masculino, con una barba cerrada muy tupida que recortaba finamente, con una tez blanca pero que se encontraba tostada por el sol, recuerdo que al principio cuando tenía entre 10 y 11 años El Rubio apenas y me miraba, yo era el mocoso hijo de los patrones que llegaba de visita y al que había que enseñar a montar. Pero el verano cuando cumplí 14 años las cosas empezaron a ser diferentes.

Yo ya sabía que me interesaban mucho más los hombres que las mujeres, y de todos los hombres que podría ver allí, el capataz era el que más llamaba mi atención. Podía pasar horas viendolo trabajar al sol, observando como las gotas de sudor escurrían por su rostro, y en aquellas ocasiones en que se quitaba la camisa por el calor, veía como éstas escurrian a lo largo de su pecho ligeramente cubierto de vello. No era un oso, pero sí un hombre muy masculino, con vello en el pecho, los brazos y las axilas, al igual que en las piernas. Un día durante esas observaciones él se había quedado solo reparando una de las cercas del rancho, y me descubrió detrás de un árbol viendolo no muy lejos, mis hormonas estaban descontroladas por lo que había comenzado a verlo más a menudo sin cuidar mucho que lo notara. Ese día, imagino que por estar solos, él me sonrio y me guiñó un ojo. Por supuesto yo me puse rojo y no hice otra cosa mas que correr lejos de ahí y meterme como el adolescente que era al cuarto directo a masturbarme furiosamente con su imagen.

Dos días despues entre a las caballerizas y él estaba allí solo. Acababan de irse todos a comer, y yo me había salido con el pretexto de ver a una de las yeguas que estaban preñadas. Él estaba cepillando a uno de los sementales cuando me vio. Me recorrió de arriba a abajo, debo decir que yo no era muy alto, medía si acaso 1.60, era delgado, y comenzaba a tener ciertos rasgos un tanto afeminados, mi cabello lo llevaba algo largo y mi culo era respingado, además la adolescencia mostraba que no iba yo a tener mucho vello corporal y mucho menos facial. Entre silenciosamente y me acerque a la yegua mientras él cepillaba al semental, tan nervioso estaba que ni siquiera note cuando él se acercó y se puso detrás de mí hasta que ya tenía su boca en mi oído...

¿Te gustan mucho los caballos verdad?- me dijo con una voz baja
Sí. Son animales fascinantes, muy grandes y...poderosos- todo eso lo dije sin voltearme, solo encogiendome un poco al sentir su aliento
¿Poderosos? Si, tienes razón, solo un animal poderoso podría montar bien a una yegua como esa...porque, una buena yegua necesita ser dominada, ¿no lo crees, precioso?- Cuando dijo eso sentí como el aire escapaba de mis pulmones, no sabía que contestar, estaba muy nervioso...
Sssí, sí claro. I-i-imagino que se necesita fuerza ¿verdad?-
Claro, un buen semental debe ser fuerte para coger a su hembra, tomarla bien fuerte - y como si quisiera ejemplificarlo puso sus manos en mi cadera y la sostuvo firmemente- necesita enfilarse bien detrás de ella- y se acerco unos pasos más a mi espalda, enseguida sentí su pecho recargado y algo duro rosarse en mis nalgas, mientras él seguía hablando suavemente a mi oído- para después de una estocada montarla y llegar lo más profundo que pueda con su herramienta- ante esto sentí un empuje de su cadera contra mi culo. Yo seguía sin moverme pero había cerrado los ojos
Y ¿qué necesita una hembra para... para atraer al semental?-
Bueno, eso depende, pero...lo más importante es que esté dispuesta. La hembra debe saber cual es su lugar, estar preparada para que el macho la monte cuando quiera y donde quiera- Su aliento era caliente, y poco a poco su agarre en mis caderas fue asendiendo a mi cintura y no pude evitar soltar un gemidito bajito, casi de dolor...
Y dime precioso, ultimamente he notado que la pasas fuera de la casa de los patrones, ¿se te perdió algo por aqui? ¿buscas...algo? Dime lo que quieres hermoso...tal vez yo puedo ayudarte a...conseguirlo...
Su agarre seguía siendo firme, y yo no sabía que contestar, sabía que sino le decía nada en ese momento, la ocasión tal vez no se diera otra vez y yo no estaba dispuesto a esperar hasta el próximo verano para ver si pasaba algo. Así que tomando impulso de no se donde me gire lentamente y lo mire con la cabeza inclinada y apenas subiendo la mirada un poco, una pose por demás sumisa.

El labio me temblaba cuando le dije con la voz baja y lo más tranquila que pude lograr ante mi ansiedad:
Yo...yo...quiero...quiero saber que se siente...- Ante mi declaración él sonrió y quiso hacerlo aún más difícil para mi, cosa que con el tiempo aprendí, solo lo exitaba más...
¿Que se siente qué precioso?, dimelo claramente...-
Quiero...quiero saber qué sienten las yeguas cuando...cuando son montadas- no era posible que estuviera más rojo del a vergüenza, mi cara se sentia caliente de la pena que estaba pasando.
O sea que tu quieres...-
Quiero un semental que me domine...por...por favor yo quiero...- las lágrimas comenzaron a acumularse en mis ojos sin yo poder evitarlo
Sssssh, tranquilo precioso, debes aprender a pedirle a tu macho las cosas, sino no será posible que las obtengas ¿entiendes?- todo lo dijo pasando una mano por mi rostro acariciando mis mejillas, de una manera dulce. - Cuando te pregunte algo, debes contestar Sí papito, has entendido?-
Sssí, sí pa-pa-papito- Yo estaba casi en shock no podía creer que ese macho tan viril me estuviera a punto de mostrar lo que yo tanto quería
Ese es mi niño...muy bien, ahora voy a hacerte unas preguntas y quiero que las respondas sinceramente... ¿Haz estado con alguien antes hermoso?-
No, no papito-
Bien...¿Te has explorado tu sólo? ¿Alguna vez te has metido algo en ese culito?-
Nnno papito, una vez lo intenté pero me dolía mucho, lo intenté con una zanahoria-
Mmmmm eso quiere decir que debes estar bien cerradito. Pero no te preocupes ya lo solucionaremos, la primera vez que te coja probablemente te dolerá mucho, pero ya veraz como lo disfrutas después...dime, ¿eso quiere? ¿quieres que te rompa ese culo hermoso que te cargas, mi niño? ¿Te gustaría que mi pene entre por ese agujero? ¿es lo que ansías?
Sssí, sí papito...-
Sí qué?-
Sí quiero que me cojas- y sin previo aviso unió sus labios a los mios. Sentía su lengua por toda mi boca, había entrado violentamente dándome con sorpresa. Su barba raspaba mi barbilla ligeramente, y yo sentí como poco a poco mi pene comenzaba a levantarse, de hecho unas gotitas se comenzaban a deslizar desde la punta, era demasiado sentir a un macho, ese macho que tantas veces habia visto e imaginado me estaba besando. Y así de rápido como empezó así se termino separandose él de mi boca pero sin dejar de sostenerme de la cintura.
Muy bien lindo, muy bien, quiero que me digas lo que quieres que te haga exactamente-
Quiero que me cojas papi, quiero que azotes mi culito y lo penetres con ese hermoso pene que tienes, quiero que me llegues bien profundo, muero por escuchar como tus huevos pegan coontra mi culo y sentir tu peso sobre mi cuando me tomes como un semental toma a su yegua- yo estaba en extasis con los ojos cerrados imaginando eso, esa era solo una de mis tantas fantasías
Sabía que te gustaba la verga hermoso, lo note desde que te trajeron por primera vez al rancho, eras un morrito de 10 añitos pero te veías tan dulce y apetecible, que te habría tomado en el campo si te hubiera encontrado solito- La respiración de El Rubio era cada vez más rápida- Quiero aprobechar mucho contigo hermoso, quiero enseñarte a mamarla y a que te tragues mi leche, pero eso será después, ahora lo importante es abrirte ese culo, tumbate al fondo, en el corral vacío junto a la yegua preñada...

Yo casi corri en cuanto me dejaron de temblar las piernas, no entendía como era posible que fuera a pasar eso. Me metí en el corral y vi que estaba lleno de paja, sin pensar me desnudé, quería que mi macho me encontrara igual de dispuesto que una yegua con su semental, moría por sentir sus manos sobre mi piel y poder observar lo que apenas y había sentido con su golpe de caderas en mi culito.

Él llego poco después y al verme desnudo sus ojos brillaron...
Pero mirate, si eres toda una hembra en celo, no pudiste esperar a que yo te quitara los trapos vdd?- y acercandose a mi me volteo y con violencia me arrojó sobre el suelo
Papi yo...- y mis palabras se vieron interrumpidas por el dolor. Había soltado un fuerte golpe en una de mis nalgas- Aaaah!!!-
Esto precioso...te enseñará a hacer las cosas solo cuando se te ordenen ¿entendiste?- y su mano se estrelló con mi otra nalga-
Sssí, sí papito, perdoname... Aaaah!!Nnno, no, no volverá a pasar- Después de una serie de golpes mi culo ardía, y una lagrima comenzaba a escurrir, creí que lo había arruinado todo, sin embargo El Rubio se agacho e inesperadamente comenzó a lamer suavemente mis rojeces
Ssshh, no llores hermoso, ya iras aprendiendo, mírate, tu culo parece ser dos manzanas rojas, hermosas, grandes y brillantes por mis lamidas, ¿te gusta esto lindura?
Siiii papito, por favor, te lo ruego, sigue, sigue...¡AAAAAAAAH DIOOOOS!- El Rubio metió su lengua en mi agujero, la metio así hasta el fondo de una sola arremetida, y comenzó a deslizarla dentro y fuera, mi cabeza daba vueltas....- ¡POR DIOS! ¡POR DIOS! ¿QUE ESTAS....? OOOOOH PAPIIIIIII SIIII QUE RICOOOOOOOOOO-
Hoy no habrá preparacion lindura, estoy demasiado duro ya, además creo que te gustará más y quiero que sientas durante días en tu culo tu primera perforación.
Sí papito, lo que tu digas y mandes, pero por favor, necesito sentirte dentro...
Y lo harás hermoso, recuestate así boca abajo y trata de relajarte, quiero que con tus manos tomes tus nalguitas y me muestres ese precioso agujero que llenare con mi leche

Yo ya no sabía que hacía, solo me tire y jale mis nalgas como él me había dicho. Mi macho se apoyo sobre mi, lo senti en mi espalda y mientras se apoyaba con una mano al costado de mi cabeza, con la otra enfiló su pene y me dejó sentir la punta que resbalaba con los escupitajos que esparcía por ella
Sientes eso hermoso? es la punta de mi verga, esta lista para ti, pidemela chiquito, pideme que te coja
Por favor papito, te lo ruego, no aguanto necesito sentirte, necesito...- y en ese momento empecé a llorar, era una desesperación enorme lo que empecé a sentir dentro de mi cuerpo, no pensaba nada, no registraba nada, ni el tiempo, ni el clima, ni nada, solo tenía una necesidad enorme por sentir mi agujero penetrado-
Muy bien hermoso quiero que tomes aire profundamente y cuando te diga lo sueltes ¿entendiste?
Sí papito
Bien, toma aire...ahora sueltalo lentamente

Y en ese momento cuando comence a soltarlo, El Rubio, ese macho que tantas veces había visto tan viril, fuerte, lleno de vitalidad, con el que tantas veces me había masturbado, dejó ir su herramienta muy profundo dentro de mi. A mi se me fue la voz, ni siquiera pude gritar, solo senti un dolor muy profundo y todo se quedó en blanco...hasta que mi macho comenzó a lamerme la oreja y a dar besitos por mi nuca. Al parecer perdi la conciencia por el dolor un par de minutos...

-Bien chiquito, eres un campeón, vamos...regresa poco a poco hermoso...- yo comenzaba a reaccionar, y un dolor agudo senti en mi culo en cuanto percibi un ligero movimiento de su pene
Bien hermoso, bien. Voy a moverme chiquito, y ya veras como poco a poco te acostumbras- y así comenzó...
Ppaa-papi...yo...dios, estás, estás dentro de mi...te siento- yo lloraba profundamente, grandes lagrimones se deslizaban por mi rostro y se fundian con mi saliba, no dejaba de babear el piso- Papito...siento, te siento...
Sientes mi verga hermoso? Siento como se mueve dentro de ti, dentro y fuera nene, perforándote, ¿te gusta?
Siiiiiiiii, siii, si me gusta papito,me encanta, dame más duro!! por favor, más rápido-
Si precioso, así, siente como te monta tu semental-
O DIOS SI!!!! SOY TU YEGUA Y TU ERES MI MACHO! DIOOOOOOOOS!! AAAAAAAHHHHHH!!!!!! PAPITO ME ENCANTA!!MÁS POR FAVOR!!!!
OOOh siiii nene, tu agujero me recibe tan bien, es tan estrecho, y te sientes tan húmedo, tan caliente, estoy dentro tuyo, a partir de ahora te montare cuando quiera y como quiera, porque eres una yegua que debe estar dispuesta para su semental- su respiración era muy agitada y sus huevos chocaban una y otra vez contra mí.
Siénteme nene, siente mi verga como palpita dentro de tu culo...te voy a preñar chiquito ¿eso es lo que quieres? quieres mi leche dentro tuyo?
SIIIIIIIII Sí papi!!! por favor, deja tu leche muy dentro de mi, necesito sentirla, oooooooohhhh siiiiii asíiiiii dioooos me vengo me vengo, no lo puedo evitar!!!
Así hermoso, vente, deja salir tu lechita, para que después sientas como me vacio dentro de ti
AAAAAAAAAAAAAAAAAHHHHHHHHH!!! MÁS! MÁS! QUE RICO! QUE RICO!!!- el éxtasis era brutal, comencé a venirme a borbotones, y comencé a convulsionarme ligeramente
Sí si lindura, así, ahora yo, ahora yo...AAAAAAAAAAAAAHHHHHH SU PUTA MADRE!!!!- mi macho dio fuertes envestidas, y de pronto senti algo caliente inundar mi canal, fue como un disparador para otro orgasmo, así de sencillo, comence a convulsionarme y otra vez todo se volvió blanco...y me desmaye.

Cuando volvi en mi, seguía tirado en el corral. Me encontraba desnudo y lleno de sudor. La paja se me pegaba y mi cuerpo dolía mucho, sobre todo mis nalgas y el culo, oí unos pasos pero no fui capaz de moverme para esconderme, afortunadamente era mi macho.

-Hola lindura, veo que ya despertaste- su mirada estaba cargada de lujuria, y yo comence a sentir una repentina vergüenza, que logró que él soltara una carcajada- Precioso, eso es lo que más me gusta de ti. Pero es hora de levantarse, llevas desmayado casi media hora más el tiempo que estuvimos aquí no tardarán en empezar a buscarte. Los demás ya comenzaron a trabajar, así que no puedes quedarte mucho tiempo aquí, vamos, arriba!

Y sin más me ayudó a incorporarme, sin embargo me temblaban mucho las piernas y comence a sentir como algo escurría por ellas, cuando intenté ver lo que era, me espanté, era una mezcla rosa, entre blancuzca y roja...
-Tranquilo chiquito, esa es la prueba de que fuiste una buena hembra, es mi leche con algo de sangre por se tu primera vez y de una manera tan ruda, pero no te preocupes, la próxima vez tal vez no sea tan rudo- todo lo dijo con una sonrisa
-Pro...proxima vez?
-Claro pequeño. Ahora me perteneces y cada vez que lo necesites aqui estaré para darte la leche que tu culito tanto ansía- y se tomo el pene que se dibujaba por encima de la ropa que ya se había puesto. Yo me vestí bajo su mirada, me sentia como en un sueño, del cual desperté en cuanto atravesando las puertas de las caballerizas él me dio una nalgada antes de salir. Mi vida había cambiado enormemente, ese día fui follado y pronto aprendería mucho más sobre el sexo que tanto me gusta practicar, gracias a mi macho y otros dos trabajadores del rancho. Fue un gran verano...

Puntuacion: - Votos: 0

Leido: 705 veces

Hijo que te pasa?Categoría: Sexo en familia

Por carpi76 | 2014-10-15 15:52:29 | 0 comentarios

Gilda 46 Toy 26 06/2011

Estamos en la casa de los abuelos, la abuela está enferma, mi madre la acompaña, vengo a visitar a ambas.

Mi abuela es viuda de mas de 20 años, lo mismo que mi madre pero ella solo hace cinco que lo perdió, al decir de ella lo ganó, porque en los últimos años fue un hombre un poco agresivo, sin cariño, sin buen trato, soy hijo único, recibido de abogado con estudio propio, con recursos económicos mas que buenos, con la gestión de divorcio encima.

Ella me adora, yo la amo y la deseo, ella no se si lo ignora, pero si es así lo di-simula muy bien, y lo digo porque cada tanto tenemos algún desencuentro por pavadas, de esas pavadas que tienen los chiquilines, estoy en el dormitorio de la abuela y la miro como se moviliza haciendo las cosas que tiene que hacer, tiene un vestido de una tela que se le adhiere al cuerpo de tal manera que marca sus formas y hasta la raja de sus nalgas esto es un regalo para la vista, me encanta, frente a mi se agacha para acomodar las sábanas de la cama consecuentemente muestra sus senos colgando, es otro espectáculo que no puedo dejar de admirar, ello me excita. Tenemos mas o menos la misma estatura, ella es blanca de cabellos negros, ojos también negros, no es gorda pero por naturaleza está bien rellena, se le marca demasiado bien, demasiado lindo su vientre que si fuera por mi haría demasiado tiempo que lo estaría lamiendo y besando, acariciándole la entrepierna…… bueno voy a abandonar mi imaginación porque la erección que tengo ya es demasiado visible, me entero de como está la enferma me acerco, ella me mira le clavo mis ojos, en su mirada hay un interrogante, me acerco le doy un beso en la mejilla me despido y vuelvo a mi estudio. Me recibí de abogado casado, ejerzo la profesión solo, soy delgado, de cabello rojizo, lindo rostro, me dicen que soy simpático, tengo atractivo entre las hembras, pero últimamente me he abstenido de recorrer la nómina de candidatas a pasar la noche, no me atraen.

Al otro día por la tarde la visita se repite, la abue sigue igual, mi madre vuelve ha hacer los mismos movimientos pero ahora tiene una pollera un poco mas corta y además de arreglar la cama revelándome sus senos hoy arregla frente a mi mostrándome sus piernas algo abierta y solo necesite inclinar mi cabeza para ver que tenia puesta una bombacha negra, fue otro regalo para mi vista y mi pasión se dibujó entre mis piernas, ella se sentó enfrente mis ojos la miraban con intensidad, ella seguía con un interrogante en sus mirada, me hizo seña para ale-jarnos, pasamos a la otra pieza, me preguntó “como marcha tu problema con tu mujer…….” “Esta empantanado, ella quiere lo que yo no le quiero dar así que no tenemos ninguna solución….” “Decime Toy que son esas miradas que me estas echando cada vez que vienes a ver a las abuela……”• “Gilda no te has dado cuenta…..”! “NO……” “Cada vez que te miro de esa forma te estoy diciendo que te amo….. que te quiero…….” ESTAS LOCO.. que estas pretendiendo……” “Quiero que seas mía…….” “Toy……. que es esto mi hijo….. ándate retírate…….. no quiero escuchar nada mas……” “hasta mañana mamá…….” En la casa siempre hay otras personas, enfermera, vecinos, amigos, otros familiares de tal manera que es inconveniente hacer algún planteo escandaloso, todo lo conversado es en voz muy baja.

Al otro día fui al mismo horario, ella no estaba, le había pedido a su hermano que viniera por unas horas, me interioricé del estado de la abue, me quedé unos minutos y me fui.

Al día siguiente a la misma hora estuve en el mismo lugar, Gilda se movía ner-viosa, seguí con mi idea de mirarla con inquisición, ella se dio cuenta, me miró como diciendo otra vez con lo mismo….. un gesto de enojo, se retiró, la seguí en la otra pieza estaba arreglando algo, me estacioné detrás la tome de la cintura le di un beso en el cuello, ella se retiró con cierta violencia, me miró severa. Le dije “No lo puedo evitar…… cada día te amo más…… tengo más deseos de estar contigo…..” “ ANDATE … no te acerques……” “Hasta mañana mamá……”

Gilda no estaba muy alterada, era mas lo que demostraba por su auto respeto, porque de solo recibir las miradas de su hijo ella sentía que se le humedece sus partes, siente cosquillas en su estómago.

A la hora acostumbrada estuve en el dormitorio de mi abuela, estaba mejor, mi madre no apareció…… la busque, estaba en la cocina con unas primas a quienes saludé, ella para disimular se levantó se acercó, me dio un beso, la invité a pasar a otra pieza se me adelantó la llevé de la cintura…. “Madre lo mío no es un capricho….. “Déjame…. Toy,….esto es una barbaridad,….. eres un atre-vido……” “Gilda mi amor….. esto no es reciente…. Empezó cuando tenía solo 19 años…. “ “En vida de tu padre??” “Es la razón del fracaso matrimo-nial……” ella tenía la cabeza baja “Ándate no quiero escucharte es una abe-rración…… que no puede ser…..” “Hasta mañana mamá.”

Por razones de trabajo llegué a casa de mi abuela entrada la noche…. Mi madre ya estaba en camisón, cuando toque el timbre se puso un salto de cama, le dijo a la persona que atendió que me dejara entrar fuimos los dos hasta el dormitorio de ella, mejoraba visiblemente, la enfermera estaba en un cómodo sillón al costado de la cama de mi abuela mirándola, me informó que estaba mejor pa-samos a la cocina, me ofreció un sándwich y un vaso de gaseosa mientras la mi-raba con toda profundidad, ella sentía mi mirada y se movía sensualmente, casi me pareció que era provocativa, se sentó enfrente de mi…… y hablamos de cosas sin importancia, ella sostenía mi mirada con algo de severidad, no se cu-brió la parte de su canal del entrepecho, eché un cubierto para agacharme a alzarlo y mirar sus piernas, no hizo ningún movimiento por cerrarlas, vi hasta el fondo, cuando me enderecé me pareció ver en su mirada algo así como “ te gustó lo que viste….” Me levanté para irme, llegamos hasta la galería allí intenté estrecharla para darle el beso, ella no sacó sus brazos del pecho, ofreció su ca-chete para el beso me fui.

Cuando llegué no tan entrada la noche como el día anterior la encontré muy bien vestida, se había pintado, bien peinada y perfumada, ella abrió la puerta, intenté besarla en los labios lo que no conseguí, fuimos al aposento de la abue, conversé con ella, estaba mucho mejor, me senté frente mi madre dialogamos los tres un rato, luego le hice seña con los ojos a mi madre para pasar a la otra pieza ella siguiendo mi juego me interrogó con los ojos entonce incliné dos ve-ces mi cabeza, ella se levantó y pasó a la pieza, yo detrás…… intenté abrazarla, ella puso sus brazos a los costados de sus senos intenté besarla en los labios solo me permitió que alcance su nariz…..”Gilda no te piensas dar una segunda oportunidad en tu vida para gozar, vivir plenamente como mujer………” “Cá-llate Toy….. no quiero escuchar…….” “madre estoy rendido a tus pies, solo deseo conquistarte, solo quiero que consideres mi propuesta……eres una her-mosa mujer, joven, con todo en su lugar, bien lujoso….. “ CALLATE…… “vamos madre, seguía estrechándola…. “ Ahora me empujó suavemente, me re-tiré le dí un beso en el cachete, entré a la pieza de la abuela le di un beso en la frente otro a mi madre me despedí, me fui.,

La abue averiguó como va la separación de tu hijo…..”Bien o mal mamá, bien según él porque no hay regreso y mal porque no se que va a hacer este mucha-cho… “• “Algo debe tener en mente. No es un tarambana que hecha todo por la borda,, vos lo conoces mejor,…… algo debe tener para tomar esta medida, seguramente hay otra que lo tiene de los pelos…..” Gilda la miró a la madre como preguntándose como sabes tanto? “ Es un buen muchacho, seguramente algo mejor debe tener en mente…”

Era sábado así que fui temprano, como estábamos en primavera próximo al ve-rano fui con ropa bien cómoda, llegué, había mucha gente, la abue tuvo una recaída, me arrimé a mi madre la estreché de la cintura, ella apoyo su cabeza en mi hombro, le indique que saliéramos, ella enfiló directo a la pieza de nuestros encuentros, pretendí acercarme pero fue inútil….. me relató lo que había pasa-do.me dijo que los médicos ya lo habían previsto, la invité a salir a cenar, no aceptó solo se retiró y volvió a decirme que los familiares que estaban preferían quedar en la casa, entonces nos acercamos y comentamos lo que hacer, es-tuvimos de acuerdo en que con unas pizas podríamos pasar la noche, me ofrecí mi madre me miró con dulzura “Te podes hacer cargo de esto…..” “Mama querés que vaya a buscar o pedimos que lo traigan……” se acercó “Pedí que lo traigan….. estaba junto a mi…. afectuosa

Hice el pedido a un cliente y solicité una cantidad abundante de pisas y empa-nadas, más unas cervezas y refresco para los mas jóvenes, previo averigüé si alguien quería vino, todos estuvieron de acuerdo con que con cerveza pasába-mos. Cuando el pedido llegó los más jóvenes recibieron, el repartidor se fue sin cobrar, lo que llamó la atención de algunos. Mi madre se entero y vino a preguntar que había pasado entonces le esplique lo que pasaba ahora era ella la que en su mirada tenia dulzura, le había pasado el mal momento, permaneció cerca mío….. la adoraba con mi mirada, tenía miedo que alguno pudiera inter-pretar mi mirada hacía mi madre por lo que trataba de no mirarla, cuando vi que iba para la cocina me acerque y la acompañé sin palabras ahora la estreche, se dejó…… Uno de los médicos nos dijo que tuviéramos cerca de ella que en cualquier momento podrá quedarse, así es que luego de haber comido unas empanadas y tomar algo los dos nos fuimos al dormitorio de la abuela, la man-damos a la enfermera que comiera. descansara y nos quedamos los dos. “Pór-tate bien…… “ entonces la abracé y le puse una mano sobre un pecho “Toy ……” “me dijiste que me porte bien, te estoy demostrando todo lo que te quie-ro, mi amor….” se sonrió pero no permitió ninguna caricia mas, pero mi mano quedó y mis dedos como si tocara el piano acariciaban el espacio lo que fui no-tando que se endurecía cada vez mas, le pasé la mano por la cara, le acaricie los labios con mi dedo….. se levantó y se fue….. a los pocos minutos la fui a buscar y la encontré sentada a la mesa conversando con su hermano, su cuñada, sus sobrina, la enfermera se posesionó en su lugar.

La abue a pesar de todo con sus 77 años mejoró..... se restableció para el martes ya estaba parada para ir al baño, se levantaba para acercarse a la mesa a comer, miraba tele, leía diarios..... estaba bien así que mi madre se fue a su departamento en el centro cerca de mi estudio.

Había estado averiguando sobre un departamento en las cercanías del edificio de mi madre, cuando el portero del edificio de mi progenitora me llamó por te-léfono y me comentó que unos de los propietarios deseaba vender su PH así que envié un emisario, con la misión de no dar a conocer quien era el adquirente, que cumplió con mis condiciones y en una semana se concretó el negocio, viviría en el mismo piso de ella, o sea era nuestro piso,.

En tanto esto ocurría mi relación con Gilda se mantenía tensa, ahora la comu-nicación por lo general era por teléfono, por la mañana y antes de finalizar las tareas del día.
Madre como despertaste estas bien?
Bien hijo, de lo mejor.....
Como pasas tu día en que piensas...... no tienes noticias para mí
Hijo por favor no empieces, no quiero escuchar esas cosas
Pero madre.....eres joven, hermosa, estas en la flor de la edad con 46 años, tienes derecho a vivir de nuevo
Pero estoy vieja......
Sin embargo no es lo que veo cada ves que te visito..... creo que debes mirarte de otra manera ver lo hermosa que sos, tenes un cuerpo divino
Toy voy a cortar....
No lo hagas Gilda......no me dejes sin escuchar tu vos..... te amo demasiado...... SE CORTO

Por la noche antes de cenar la llamé

Mamá como estas....... como fue tu día....
Bien hijo..... salí a hacer unas compras por la mañana, por la tarde fui a la ver-dulería y a la carnicería
Que estas por cocinar de rico, me vas a invitar........
Ya lo voy a ver..... vos estas comiendo bien….. como están tus cosas en relación con tu esposa….
Madre eso es asunto finalizado, ya decidimos la separación se están preparando los papeles…..
Pero Toy cual es la razón para que con esa mujer no acuerdes nada, no encuentre solución….
Madre eso será cuestión de tiempo, cuando corresponda te enterarás los motivos y circunstancias
Bueno entonces te espero esta noche a cenar…… pero con la exclusiva condi-ción que te comportes como un caballero, soy tu madre
A la que quiero con locura y algo más….
Ya……. No…….. y cortó
Era jueves a la noche y no podía ir, debía finalizar unos escritos para presentar el viernes a primera hora, si me iba de cena no volvería y me acostaría `por lo que a media tarde Alicia mi secretaría la llamo diciéndole que debí salir y que no podría ir a cenar, lo que me dolió pero si no lo hacia perdería un trabajo im-portante.

Así es que pasó el viernes sin poder hablar con ella, tarde ya me fui a mi depar-tamento y dormí.
Los sábados los utilizo para preparar las cosas para el lunes, ver las estrategia a aplicar en los juicios durante la semana y por la tarde ya estoy libre, en lo mejor que estaba en la tarea Alicia por el intercomunicador me avisa que está mi madre, apreté el botón de la puerta Alicia abrió y dio paso a mi madre, cerró la puerta, que no se abre desde afuera solo con llave que solo yo tengo, desde adentro con el picaporte, mi sorpresa fue muy grande, mi madre entró muy bien arreglado su cabello brilloso, prolijamente pintada, muy bien vestida con una blusa roja punzó que realzó sus rostro, una pollera amplia, medias de color oscuro, resaltaba la belleza de sus piernas y unos zapatos de talco alto que re-saltaban su hermosura…… me levante, me acerque ella tendió sus brazos para poner distancia lo mismo alcance a besarla, la invite a sentarse y lo hizo en una silla frente al escritorio, como si fuera una clienta,
Cual es tu problema Gilda
Pasaron dos días en que no me hablaste y vengo a ver que pasa
Nada mi amor…. tuve un poco de trabajo para ayer y hoy estoy arreglando para el lunes y la semana entrante así descanso bien el domingo.. en toda esta conversación mis ojos no dejaban de mirar su blusa, sus labios, seguramente mi mirada la atrajo a la realidad, no se intranquilizo, solo se movió en su silla – continúe- hay alguna decisión a mi propuesta… mi amor……
Toy no empieces con eso porque me voy, dijo cerrando los ojos y moviendo la cabeza en forma afirmativa
Me levanté ella me miró me ubique detrás de la silla le puse las manos en los hombros masajee un poco el cuello, lentamente fui bajando mis manos por de-bajo de la blusa, ella recostó la cabeza por la silla, me agache un poco, mi manos llegaron hasta sus senos, los tome con ambas manos, los acaricie, ella respiraba hondo, suspiraba, le dí un beso tomó mis manos y las apretó contra sus senos como pidiendo caricias mas fuertes, me di vuelta moví la silla de rueditas me arrodille le desprendí la blusa…….”Amor porque no me llamaste ayer, estuve esperando…..” la besé mientras amasijaba prácticamente sus senos, ella abrió las piernas para que pueda acercarme mas , la besé recorrí su cuello, sus senos, trabajé en su pollera pero volví a sus labios ella arreglo lo de la pollera sentada en la silla y también se encargó de mi pantalón…… le insinué que se levantara y se puso de pie nos abrazamos, estábamos contra la pared. Bajé mi mano, la pollera había quedado al lado de la silla, toque sus entrepierna mojada, me sacó la camisa, mi pantalón calló a los pies le saque el corpiño me miraba de manera cariñosa, entregada, deseosa…… gemía con los ojos perdidos mi miembro esta listo bajé su bombachita ella la hizo caer ahora acaricié en plenitud su vulva vellosa tupida, busque el lugar, ella estaba como tensionada pendiente de mis incursión en su vientre abrió las piernas, arrimé mi aparato ella lo tomó se lo pasó dos veces por la vulva para luego ubicarlo en la entrada “despacito mi amor……. despacito hace mucho tiempo que nada entra... asííííí ……siiiiiiiii…….daleeeeeee
Madre…… se me fue aaaaaaaayyyyyyyyyyyyyy dijo……. Quedo tiesa len-tamente movió su cadera……. Nos besamos apasionadamente estaba dentro de mi querida y deseada madre…….nuestra respiración comenzó a agitarse, como éramos mas o menos de la misma estatura nuestra pelvis quedaban enfrentadas, mi pene ajustado en la parte superior, hacia presión dentro de la vagina, mi pelvis hacía presión contra su clítoris…. Así es que en poco tiempo gimió mas fuerte y tuvo su primer orgasmo, el que no hizo ni mella en ella seguía reci-biendo y moviendo su cuerpo desnudo, solo las medias y el zapato le quedaban, para mejor alzó su pierna izquierda y la calzó sobre mi cadera, mi órgano entró un poco mas para goce de ella, me tenía abrazado desde el cuello con el brazo derecho, con el izquierdo me acariciaba la pierna, la cara, me metía un dedo dentro de los labios, me miraba muy apasionada……. Estábamos haciéndolo cuando el intercomunicador sonó y escuchamos que Alicia dijo “Me voy doctor hasta el Lunes…..” ni ella ni yo le dimos importancia ella me ofreció su pecho sin separar su pelvis……. Ajustándome se lo bese, se lo chupé…. mordisqueé con los labios para no herirla…… y empecé a cogerla con vehemencia, con fuerza ella empezó a gritar, a gemir.. “lo estoy haciendo otra vez… dale……… quiero todo…… asiiiiiiii…. Sácate el gusto de hacérmelo……. Mientras a mi me surgían unos ruidos guturales que desconocía, vacié mis testículos en la vagina de mi adorada madre quien mirándome de frene me dijo “mucha leche……. Mucha….. me gusta está caliente…….aaaaaaaaauuuuuuu uuu uuugggggggggg gggg que barbaridad……” nos besamos ella se empezó a correr contra la pared, hasta que quedó sentada sobre la alfombra, a su lado acariciándola la recosté, -inexplicablemente había eyaculado y aún seguía fir-me- ella se acostó y abrió la piernas como sabiendo que se la estaba por enterrar de nuevo y así lo hice…… con sus manos tomó mi cara y la atrajo para besarme, darme su lengua. Sostenido por mis manos levanté la cabeza miré sus pechos, miré mas abajo para ver como de enterrado estaba mi pene en su vulva ella también miró y ambos nos excitamos, enloquecidos dimos rienda suelta a nuestra pasión y cogimos con gritos palabras soeces, gemidos y el sonido de su vulva licuada con mi pene batiendo el lugar, había olor a sexo en el escritorio llegue a mi punto culminante descargue mientras lo hacía ella grito su gloria de un nuevo orgasmo, esta ves con eyaculación también, me quede encima besán-dola, la ayude a levantarse buscó su ropa se cubrió, tome la mía y nos sentamos en el amplio sofá, ella se echó y descansó su cabeza sobre mi lugar, donde estaba la camisa, mis manos acariciaban sus cabellos y sus senos…… dijo
“Sos un atrevido…… hacerle estas cosas a tu madre .-……. Jajajaja
“Soy un hermoso atrevido que le ha demostrado a su querida madre que puede darse una segunda oportunidad para coger cuando guste.
“Que vocabulario,…… jajajaja pero es cierto mi amor es un placer.
“Te va a durar mucho tiempo….. vas a poder hartarte o arrepentirte pero no te voy a abandonar jamás….
La dejé y me acomodé acostado a su lado frente a frente, nos besamos, nos mi-ramos, ella me mordía los labios, jugaba con su lengua y uno de sus dedos, sus ojos bailaban mi órgano dio síntomas de querer enderezarse, ella abrió grande los ojos…… ya está…… otra vez…….. bajó su mano, quiso buscarlo, lo tenía duro en su mano izquierda, solo fue empujarme, quedé boca arriba ella se subió y se lo calzó entró rápidamente, estaba inundada de los jugos anteriores, en-tonces yo alcé mi piernas, ella me miró, tome mis rodillas con mis manos, ella quedó en libertad para hacer lo que quiera con mi pija dentro de su concha….. y me cogió durante unos cuantos minutos, se canso de sacudirme, acabó dos veces mi órgano no daba señales de agotamiento
Quedo encima mío……le acaricié la espalda, le abrí las nalgas, pasé el dedo por su rajita……llegué hasta el anito ella respiro hondo…. Me beso ….es la primer caricia que recibo ese orificio mi amor… nadie solo mi mano lo tocó………. Te gusta???’’
Por ahora me encanta lo que me ofreces…. Esta muy linda, bien ajustada, lu-bricada, tibia, -me dio una suave palmada en la cara y un beso- todo lo demás es más hermoso de lo que me imagine, tus senos están mas duros que cualquier mujer de tu edad es como si tuvieras 30 años mi amor y la besé apasiona-damente…. Tome mi ropa “me voy a orinar….
Ella me miró de atrás y se rio, que lindas nalguitas tienes mi amor
Te gustan?? Luego te las presto para que me las acaricies….porque otra cosa no vas a poder hacer, lo que no pasa con las tuyas….jjajajja
Jajajjaa ella también rio, me siguió al baño pero fue mas descarada, la ropa la traía en las manos me ofreció la vista de su frente al natural, un bello e impa-gable espectáculo de sus senos y su monte de Venus, piernas cubiertas por me-dias oscuras.

Nos higienizamos, arreglamos nuestra vestimenta, nos retiramos del edificio, fuimos a cenar, estamos enamorados, había comprendido ella, la importancia de la segunda oportunidad, había gozado en ese primer encuentro mucho, mucho, luego de la cena fueron al departamento de ella a si cama matrimonial, donde luego de desnudarse serenamente, acariciarse con pasión, se entregaron al goce carnal que tanto ambicionó él, el que ella postergo y se negó durante meses, fueron plenamente felices, en un amplísimo departamento.

Puntuacion: - Votos: 0

Leido: 1186 veces

Diana y Alfredo: Amigos de verdad parte 10.Categoría: Sexo infieles

Por Dianita | 2014-10-15 13:19:50 | 0 comentarios

Una vivencia de lo más extraña y de lo más excitante que he tenido

Mis amigos lectores….mis confidentes más secretos.

No sé si culpar a mi marido al haber abierto su boca y haberme confesado su fantasía sexual o culparme a mí, por haber tomado muy en serio sus palabras y haber cedido a un momento!

Después de todo lo que he pasado y que ustedes han tomado su tiempo para leer, en cada uno de mis relatos, donde incluso, describo como he intentado confesarle a mi esposo, que su fantasía, ya es una realidad, he repetido nuevamente mis encuentros con mi amigo, pero cada vez los encuentros se vuelven más morbosos.

Debo decir que en un inicio, no todo era sexo con mi amigo, y nuestros encuentros, aunque distanciados, alimentaban momentos de placer, pero últimamente, nuestros encuentros íntimos, estaban siendo más recurrentes y sentimos que estábamos cayendo en un error, por lo que mi amigo y yo, tomamos la decisión de darnos un espacio. Sin embargo, no era nada fácil, debido a que cada que nos veíamos Alfredo y yo, un hormigueo recorría nuestra piel, y nuestras miradas buscaban una invitación para sugerir un encuentro íntimo.

Todo ese tiempo, mi amigo y yo, tuvimos un trato por demás, de solo amigos. En mi caso, trate de recuperar mi sexualidad con mi esposo aunque su cansancio y falta de respuesta en la intimidad, me hacía sentirme necesitada. Alfredo me confeso que le paso lo mismo, ya que su esposa, al trabajar en otro Estado, le generaba que a su regreso a la Ciudad, llegara cansada y sin más ánimos que los de estar con sus hijos y descansar.

Fue entonces que ese martes, estando en el trabajo, y Alfredo fuera de la oficina concretando más clientes, me llamó para pasarle un domicilio que estaba anotado en su escritorio, y al estar ahí, encontré una tarjeta de un centro nocturno ubicado en la colonia Lindavista y la tomé para verla y llevarla a mi escritorio. Más tarde llegó Alfredo y después de cerrar pendientes laborales, regrese a mi escritorio y ahí encontré la tarjeta y se la lleve para que la guardara, pero sin decirle nada Alfredo me dijo: -Guárdala Dianita, es que un cliente que me comentó que ojala algún día lo visitara. Guárdala y si se ofrece, me pasas los datos-.

Así paso la semana y el viernes por la mañana, Alfredo me habló cerca de la una de la tarde, para indicarme mis tareas para ese día, y solo me informó que se había encontrado a un cliente, quien lo invitó a ver sus oficinas y después a comer. Debo reconocer que las actividades de Alfredo fuera de la oficina, estaban ayudando mucho, porque nos generaba un distanciamiento, que nos sabían a gloria por el hecho de que las tentaciones se alejaban de ambos.

Estaban ya dando las 2 de la tarde de ese viernes, y estaba por salir por mis hijos a la escuela, cuando mi esposo me llamó, para decirme que acababa de hablar a la escuela y que una de sus hermanas pasaría a recogerlos. Le pregunte el motivo y solo me indicó que quería que ese día nos fuéramos a tomar una copa y disfrutar la noche con algo de música que nos permitiera platicar. Me comento que quería que disfrutáramos la velada y que le gustaría verme mucho muy guapa –yo ya sé que cuando me dice eso, quiere que me vista muy provocativa-.

Cuando le pregunte a qué hora pasaría por mí, me sorprendió su respuesta:

- Mi amor, quiero pasar a las 9 a tu oficina, porque ya sé que todos los viernes sales muy tarde. Ahí paso a recogerte, Dile a tu amigo si no tiene problemas en que dejes ahí la camioneta en su negocio y después pasas por ella-.


Para ese momento, mi esposo no sabía que Alfredo no había ido ese día al negocio, y jugando pero previniendo cualquier otra oportunidad, le comenté:

-Ok mi amor, espero no se moleste Alfredo ya que como sabes, todos los viernes, hacemos corte y aunque ahorita hay mucho trabajo, me acercaré con el para pedirle ese enorme favor……aunque es casi seguro mi amor, que este favor, me llevara a quedarme otro día más tarde ehhh…..seguro me lo va a cobrar, ……. le pediré a Alfredo me deje salir a las 9 cuando tu llegues, pero……..en lo que voy a casa a arreglarme…..a lo mejor perdemos tiempo no crees? -.

Y nuevamente mi esposo me sorprendió con su comentario:

-Mi amor, te propongo lo siguiente. Aprovecha ahorita en el horario de recoger a los niños, pero no le digas nada a tu amigo que otras personas recogerán a nuestros hijos, y aprovecha ese tiempo para pasar a la casa a arreglarte, tan bella como a mí me gusta verte….siempre muy bella…..siempre muy atractiva. Pero sabes?...........lo único que no me gustará es que tu amigo te vea llegar bastante atractiva, y no pare de comerte con los ojos……..eso me tendrá muy inquieto mi amor........tu sabes porque ....... -.

Al decir esto mi esposo, y sin saber la ausencia de Alfredo en la oficina, mi mente en ese momento respondió muy atinadamente.

-Ok mi amor, …. Tu solo disfruta imaginarme…….echa a volar tu imaginación y disfrutame en tu mente…….yo sabre arreglarme para gustarte….solo a ti mi amor!!!!......si te comen los celos, solo piensa que solo tu me gozas como tu deseas. Lo demás, déjamelo a mi….. nos vemos a las 9 aquí. Besos!-

Desde ese momento, mi mente brillo y en efecto, tome el teléfono y llamé a Alfredo, para decirle que ya estaba toda la producción concluida y que si tenía inconveniente en permitirme dejar la camioneta en su garaje, después de explicarle que mi esposo pasaría por mí al trabajo para llevarme a cenar. Lógicamente no tuvo inconveniente y solo me pidió que asegurara cerrar todo bien, ya que el seguía con el cliente y que su esposa ese día le habló para decirle que llegaría hasta el sábado en la tarde, por problemas en la carretera y que por ello, su cliente lo había invitado a tomar unas copas en su bar.

Ya todo estaba listo y sin problema, así que se cerraron las actividades y me fui a casa a arreglarme a las 6 pm. Ese día quería volverme loca y volver loco a mi marido, y como ya sé que le gusta exhibir la belleza de mujer que soy y más le gusta que me muestre coqueta, pues me dedique a un arreglo especial para ese día.

Después de ducharme, y asegurar tener mi conchita totalmente depilada, me perfume el cuerpo con ese channel número 5, y buscar como impresionar a mi marido. La temperatura en esas fechas, eran más que cálidas, por lo que me maquille con profesionalismo, y me coloque una tanguita sumamente pequeña, que incluso parecía no traía nada. Yo se que las minifaldas le encantan a mi marido - creo que a todos los hombres- y me coloque una minifalda blanca, que parecía pintada a mis caderas y la hacían lucir poderosamente en cada curva y línea de mi cuerpo. Arriba no me puse sostén y me coloque una blusa color roja semi transparente, con un escote pronunciado que develaba la unión de mis senos pero a la vez, la falta de sostén. Me puse unas zapatillas muy altas y blancas que hacían juego con mi minifalda y lo complementé con…..una pulserita en mi tobillo.

Estaba coquetísima y muy muy atrevida!!! No debo negar que me guste yo misma al verme así. Al mirarme al espejo, pase mi lengua por mis labios, ya que en verdad, me mire como toda una mujer que era una tentación y una invitación a ser cogida por cualquiera!!.

Estaban dando ya las 8:40 de la noche cuando le hable a mi esposo para ver donde andaba con el pretexto de que lo estaba esperando en la oficina. Me indicó que estaba en camino y que llegaría muy puntual por mí, y que estaba muy nervioso porque no le gustaba mucho saber que yo estaba vestida muy atrevida y sola con mi amigo en la oficina. Lo tranquilice y le hice saber que Alfredo estaba encerrado en su oficina, y sin dudarlo más, salí rumbo a la oficina de nuevo y como traigo el control remoto, abrí el garaje y metí mi camioneta, para esperar adentro a mi esposo. Justo estaban dando las 9 cuando mi esposo me llamo al celular para decirme que ya estaba afuera. No tarde mucho y rápidamente salí y ahí los ojos de mi esposo quedaron asombrados al verme y en cuanto me subí a su auto, me plantó enorme beso y me repitió mil veces que estaba hermosísima.

Cabe mencionar que la verdad no soy muy buena para tomar, lo que si es que el alcohol me pone muy caliente, y por eso creo que soy una excelente inversión con cualquiera que me invite unas copas, ya que con poca bebida, mi marido puede tener una excelente puta sin necesidad de gastar mucho. Por el contrario mi esposo es muy bueno para tomar, pero también le genera ir mucho al baño.

-Te ves bellísima mi amor!.....me encanta verte así de hermosa!- comentó mi esposo.

-Gracias mi amor, ya te esperaba con ansías, y temía que Alfredo no me dejara salir porque me estaba llamando a cada momento a su privado para pasarle unos informes y llegue a pensar que me pediría algún trabajo especial- Le comete a mi esposo con premeditada mentira, para encenderle los celos y hacerle pensar que mi amigo estuvo admirándome a cada momento. Creo que logré lo esperado porque de inmediato noté un cambio de gesto en el rostro de mi esposo, y se puso más serio. Para romper el hielo, abrí mi bolso y extraje la tarjeta del bar que había tomado del escritorio de Alfredo y se lo entregue a mi esposo:

-Mi amor, mi amiguita, me dijo que me recomendaba este lugar, para disfrutar una buena velada…..me llevas ahí?? -

-Claro mi amor- y volvió a quedar en silencio.

Como mi marido disfruta mucho en exhibirme y a mí me encanta hacerlo, pues aprovecho estas ocasiones para vestirme sexy y captar miradas; para ser sincera me sentía bien buena y me sentía muy segura de mostrarme ese día ya que iba con mi esposo y mi objetivo era putearle muy fuerte a él……..quería putearle para que algún día, si mi esposo se llega a enterar de mi infidelidad, no pueda decirme que fui más puta con otro que con él.

Así, entre miradas ocasionales de mi esposo a mis piernas que se lucían con esa minifalda blanca, y su silencio lleno de celos hacia mi amigo, llegamos al lugar que le propuse, justo a las 9:40 pm y en cuanto bajamos, de inmediato el mesero nos pasó en medio de una luz muy tenue, al interior del Bar y cubierto con algunas lamparitas en las mesitas. Desde que nos sentamos, notaba que seguía la seriedad de mi esposo y yo no le quitaba la mirada, últimamente, me he sentido demasiado puta con todo lo que he hecho, y por mi mente pasaban algunas preguntas, sobre si habrá descubierto algo en algún momento o si seguía viva la fantasía de verme coger con otro hombre.

Comenzamos con unas copas y mi esposo sabe que me gusta el Brandy, y me pidió una botella, la cual comenzamos a beberla. Poco a poco y gracias a la bebida, la actitud de mi esposo comenzó a tomar calor y la plática comenzó a ser amena y hasta muy abierta, y empecé a pasármela muy bien con mi esposo, ya que me gusta mucho su platica, y tal vez entre sonrisa y sonrisa, comenzamos a tomar más, porque en un momento, vi que el mesero me sirvió las ultimas gotas de la botella y mi esposo pidió otra botella más. Me la estaba pasando ya muy bien y ya medio tomada estaba entrando en ambiente. Estaban dando ya la media noche y me sentía muy caliente de la sangre por las bebidas que llevaba ya tomadas.

A mi marido le encanta que use ropa interior sexy, por lo que siempre uso tangas por lo mismo. Hay ocasiones que incluso le gusta que se me noten los tirantes de mi tanga por encima de mi pantalón o falda, o incluso me motiva a usar tangas con jean a la cadera, asegurando con ello, que la tanga se luzca en mis caderas.

Así que casualmente a medida que avanzaba la noche y de repente me daba algún beso, me tocaba el culo y sacaba mis tirantes de la tanga por encima de la minifalda, para que estuvieran a la vista, yo me dejaba hacer y me encantaba porque esos momentos, son justos los que me encienden y más cuando estoy con mi esposo porque me siento muy segura.

Tampoco puedo decir que soy tonta, porque me doy cuenta cuando estoy siendo blanco de miradas y ese día no fue la excepción, porque justo en la mesa de enfrente, había mucha actividad, ya que habían llegado tres hombres, bastante ruidosos.

Como les decía, casi no había luz y de hecho vi llegar a ese grupo de hombres pero no les preste mucho la atención porque llegaron de un lado de nosotros y mi esposo justo estaba en el baño cuando llegaron y yo revisaba mis mensajes. Pero a la 1 de la madrugada, elevaron un poco la luz y ya las personas se veían más claramente. En ese momento los dos hombres de enfrente clavaron sus miradas en mí y más que decentes, se veían sumamente indecentes y llegó a incomodarme como me veían constantemente. Desde donde yo estaba, la mesa de los vecinos me quedaba de frente, mi marido les daba la espalda, así que ellos aprovechaban la oportunidad de dedicarme constantes miradas, pero justo en un momento, la sangre se me heló de una manera muy intensa!!!. Esa sonrisa tan conocida, me enchino la piel. Y en un momento, el tercer hombre, el que estaba dándome la espalda, volteo y ……..era el!!!....era Alfredo!!!!. Nos vimos y nos comimos en nervios y no supimos que hacer!!!. El se puso serio y regreso su mirada a la mesa y yo hice lo mismo.

No escuche que le haya dicho a sus amigos y yo tome mi copa para casi vaciarla hasta el fondo, tratando de no decirle nada a mi esposo. Quise que mi esposo se fuera al baño y tratar de hablar con Alfredo pero no se podía.

En un momento dado tuve que ir al baño, y mi esposo me dijo que me acompañaba, ya que el lugar estaba lleno y el llegar al sanitario, y regresar era toda una odisea, sobre todo para ir al sanitario de las mujeres, el cual tradicionalmente se llena aún más. Como pude llegué, y me metí, dejando a mi esposo afuera. Y al salir el pasillo, estaba lleno y mi esposo me tomó de la mano entre la multitud y el juego de luces que no permitía distinguir mucho a la gente. En un momento mi esposo me soltó de la mano pero no le tome la importancia, y fue cuando me topé de frente con Alfredo, quien me miró y me sonrió, yo lo ignoré llena de nervios pensando en que mi esposo lo descubriría y me armaría un problema. Sin embargo, trate de pasar, como si no lo hubiera visto, pero el no se movía y yo lo tenía de frente, a pesar de que el pasillo estaba lleno. Alfredo pudo pegarse a la pared para cederme el paso y con un esfuerzo de su parte, fácilmente podíamos haber transitado él y yo sin problemas, pero no lo hizo, así que tuve que pegarme de espaldas a la pared y de frente a él, lo más que pude y tratar de pasar.

Así lo hice, pero el tamaño de mis senos me jugaron una mala pasada, así prácticamente le embarré mis tetas contra su pecho, quedando nuestras caras muy cerca. El sintió a la perfección la textura de mis senos y solo se limitó a sonreír, y a mí esto me causó mucho coraje, porque me estaba poniendo en una situación muy complicada, y al final no puede salir de la situación como lo hubiera querido.

Sin embargo al pasar algo me llamo la atención. Porque no pasó nada más? Porque mi esposo no replico nunca nada?? Porque Alfredo se mostró muy seguro de todo? Con el rostro agachado seguí mi camino hacia la mesa y al poco rato claramente vi a Alfredo, riéndose con sus amigos, supuse con certeza que estaba presumiendo lo que acababa de suceder, lo cual me hizo hacer un coraje mayor, porque nunca pensé que el pudiera hacerme esto, y pasó un poco más de tiempo y volví a mi asunto cuando vi que mi esposo estaba tomando asiento. Me quede extrañada y dejé de lado el tema y me volví a concentrar en pasármela bien, para solo preguntarle donde había estado. – Mi amor, justo estábamos pasando por el baño de hombres cuando tuve la necesidad de pasar y te solté la mano para meterme y aunque te trate de decir, no me escuchaste y me meti de inmediato-

En ese momento, tuve que levantarme para contestar una llamada que estaba esperando de mis hijos, así que le avise a mi esposo y me dirigí al baño, ya que ahí se podía escuchar mejor. De regreso, otra vez la misma historia, Alfredo enfrente de mi y la misma situación, lo miré con enojo porque sentía que estaba poniéndome en una situación muy incómoda al estar ahí mi esposo, pero por lo mismo, cambié de estrategia y traté de darle la espalda como si no lo hubiera visto y pasar de frente a la pared, pero fue peor ya que al pasar, le di la espalda a mi amigo y entre la gente, la oscuridad, y la música, me ha metido una manoseada descarada mi amigo, ya que sentí claramente sus mano sobre mis nalgas por debajo de la minifalda e incluso alcanzó a rozarme con su verga; su triunfo era completo, primero con mis tetas y luego con mi culo.

Estaba roja del coraje con Alfredo, y a mi regreso a la mesa, y mi marido me preguntó si todo estaba bien y yo contesté que no había problema, que solo es que había mucha gente y no podía escuchar bien.

El problema fue que mi marido una vez que va al baño por primera vez, tiene que ir constantemente; sucedió su primera visita y con ella vinieron varias.

Mi marido se levantó al baño y en cuanto me quedé sola en la mesa, las miradas de los tipos que acompañaban a Alfredo, continuaron más intensas, y de repente mi amigo se levanta y se acerca a mí

- Hola Dianita
- Que tal-le dije muy enojada.
- Quiero decirte que mis amigos no saben que nos conocemos, y me sorprendió mucho encontrarte aquí!!...Me he acercado para decirte que estas bellísimas y por mucho, la mejor mujer de todo este lugar
- Es todo Alfredo?? Te puedes retirar?? mi marido no tarda en llegar.

Alfredo solo sonríe y regresa a su mesa, yo me quedo verde del coraje esperando a mi marido. De pronto mi marido aparece y seguimos platicando, pero como el Brandy se acabo (la segunda botella), se me ocurrió pedir, una margarita. Las margaritas me encantan por su sabor y porque tradicionalmente son muy ligeras y frescas y para esa hora, el calor ya estaba muy fuerte al interior. Al retirarse el mesero, veo de reojo que la gente de la mesa de enseguida le llama al mesero, el cual compartíamos ambas mesas y Alfredo le dio algunas instrucciones.

Seguimos tomando y mi marido me besaba esporádicamente, me encantan sus besos, realmente me la estaba pasando bien, me relajaba y sentía el efecto de las margaritas en mi cuerpo, poco a poco me estaba desinhibiendo y porque no decirlo, sentía un morbo de tener enfrente a mi amante, y mi esposo agasajándome como me gusta, ya que esa noche quería dedicársela a mi esposo. El morbo corría por mi sangre ya que en mi enojo con Alfredo, trataba de darle celos con mi propio esposo, y me dejaba besar, tocar por mi esposo como el quisiera.

Nuevamente mi marido, en un momento se levanta al baño y otra vez la misma historia:

- Hola otra vez Dianita
- Hola
- Te he dicho en los últimos minutos que estas buenísima?
- Si gracias
- Porque tan enojada conmigo? Que te hice?..
- Tu lo sabes mejor que nadie no?
- Sabes Dianita……no aguanto más……este distanciamiento que nos hemso dado, me tiene muy inquieto…….quiero verte fuera de la oficina….me entiendes?
- Soy casada Alfredo, y lo sabes!
- No te pregunté tu estado civil!!!........te estoy comentando que un dia de estos, puedes acompañarme a una reunión con algunos clientes!....una reunión de trabajo no crees?
- Alfredo…….ya se el final de esa reunión con clientes tuyos ……ya te dijo que por favor te retires porque esta por llegar mi esposo y por eso estoy enojada…..me estas poniendo en una situación muy compometedora ehhh!!!......además solo salgo con mi marido y con mi Jefe pero en horas de trabajo
- Entonces tendré que buscar la manera de estar contigo a espaldas de tu marido? O pedirle a tu Jefe que me lleve a una reunión para estar contigo?

En eso noto que le hacen una seña a Alfredo y se para y otra vez la misma dinámica. Mi esposo llega, me tomo mi margarita de un trago y mi esposo me pide otra Margarita, algunos besos y yo me empezaba a calentar cada momento más, nuevamente mi esposo debe levantarse al baño y Alfredo se vuelve a parar de su silla para venir conmigo.

- Deberías de estar más contenta, salir y bailar, así todos podríamos ver mejor tus encantos no Dianita
- Si como no, por favor ya déjame en paz, no quiero problemas con mi esposo
- Sólo quiero decirte Dianita, que tu y yo sabemos que te encanta la verga y que la mía, además de volverte loca, está estallando nada más de verte

Me quede helada, ya que su lenguaje me sorprendía porque nunca lo había escuchado hablarme así, y solo alcance a decir:

- Que te pasa Alfredo??, no te me vuelvas a acercar o dirigirme la palabra por hoy!! Has tenido suerte de tener una mujer como yo pero eso no te da derecho a hablarme así ehhh!!!, que te pasa??....estas muy borracho o te estás dando valor enfrente de tus amigos???

- Tal vez

Y se marchó, sin inmutarse y tan tranquilo. Mi marido regresa y seguimos platicando. Yo ya no se cómo sentirme, porque realmente me estaba poniendo muy enojada pero mi piel me descubría que estaba poniéndome muy cachonda, no sé si por el alcohol o por las caricias de mi marido pero caliente ya estaba.

Eran ya las 3 de la madrugada, y yo con seis margaritas dentro de mí, y mi esposo lleno de vino por lo que a la siguiente vuelta al baño de mi marido, otra vez lo mismo, y sinceramente yo pensaba que después de mis palabras me había deshecho de Alfredo, pero parecía no tener límite y una decisión a toda prueba.

- Oye Dianita, discúlpame pero te puedo preguntar algo?
- Mmmh
- Sabes porque no fui a trabajar hoy?.....es que fui al doctor porque me sentía muy mal y me dijo que me estaba haciendo falta tomar más leche? Crees que puedas ayudarme?? Es una noble causa, puedo morir por ello ehhh……me compartes de la tuya?

La verdad es que no sé si sean las copas pero el comentario me causó gracia, me encantan los piropos, traté de mostrarme molesta pero no pude evitar esbozar una sonrisa y darle un sentido formal al tema al hablarle de usted a mi amigo:

- No gracias, tendrá que buscar otra candidata Señor!
- No me diga eso señora, usted puede salvarme de esta situación……se lo pierde ehh….tal vez mas tarde piense distinto
- No creo

Y nuevamente noto que le hacen señas y se para para dirigirse a su silla y al poco tiempo mi esposo regresa y ahora tenía que ser yo la que tenía que ir al baño, pero para estos momentos, ya no había preocupación por acompañarme, y me iba sola al sanitario, por lo que traté de aguantarme pero era imposible, y me levanté, pero de inmediato Alfredo se levanta de su asiento y aprovechando la oscuridad, el juego de luces y la cantidad de gente, y me topo con el nuevamente, situación que en todo momento mi esposo jamás se dio cuenta, porque estaba siempre de espaldas a ellos y yo hice todo por atraer su atención y evitar que volteara; entonces, en el pasillo de los sanitarios, me encontré a Alfredo quien se paro enfrente mio por lo que tuve que tomar una decisión al pasar……. y ahora? Por adelante o por atrás?? Que espectáculo le voy a dar??

Instintivamente le di la espalda, no se si la calentura, la simpatía de su ultimo piropo o porque realmente creía que el menor daño se daba dando la espalda. Nuevamente, en medio de la oscuridad, paso dándole la espalda y siento como sus manos me toman de las caderas, para hacerme pasar muy lentamente, y me restriega su paquete en toda su plenitud, el cual ya sentía un poco duro, sólo que esta vez el sentimiento no fue de enojo porque muy a mi pesar me gustó, y la verdad es que no sé si en algún punto paré un poco mis nalgas.

Regresé y le pedí a mi marido que nos fuéramos, la situación no me gustaba porque por primera vez me di cuenta que comencé a ceder a ese juego y corría el riesgo de que esa velada se echara a perder al dejarme llevar por un juego enfrente de mi marido, y la verdad yo ya estaba lista para coger, así que no tenia caso seguir ahí? Porqué no mejor ir a casa y coger como merecíamos mi marido y yo y no caer en un juego tonto?

- Por favor vámonos, estoy caliente y quiero verga mi amor-mi lenguaje también se torno vulgar.
- Espérame tantito amor, ya te pedi otra bebida y para mi otra……nos las tomamos y pido la cuenta, mientras voy al baño
- Otra vez?? No puedes ir en la casa
- Ya sabes como me pongo cuando tomo

Nuevamente mi “amigo” regresa a escena
- Al parecer tu marido quiere que te siga buscando
- Eso parece Alfredo!!!....Le he pedido que nos vayamos y tuvo que dejarme otra vez sola.
- Me encantas toda tu Dianita…..sabes que me encantan tus nalgas, y no he dejado un solo instante de admirarlas y mis amigos están locos por verte…..los traes locos sabes???.....quisiera que me enseñaras tus nalgas sin mirar a quien más vas a darle ese espectáculo!!!.....Quiero que me des ese gusto si??? no me las quieres enseñar??
- Y para que quieres que te las enseñe, si ya las conoces a la perfección y hace un momento te diste la agasajada de tu vida, al rozarme todita??

No sé porque dije esto, y Alfredo suelta una carcajada en lo que me dice:

- Mira vamos haciendo algo, vamos a aprovechar la oscuridad y el juego de luces, y quiero que te desabroches un botón de la blusa, y créeme que dejo de molestarte y no regreso, solo por el gusto de verte mejor y que me excites al excitar a los que te están viendo si??

Nuevamente la señal y mi amigo se retira para que al medio minuto, mi marido regrese y yo me quedo pensativa, si me desabrocho el botón será bueno o malo? Le quiero dar un panorama mejor de mis tetas? Cumplirá su palabra o solo está jugando conmigo? Quiero que me deje en paz??

Al final decido, realmente sigo caliente y enfrente de mi esposo, simulo mucho calor y me suelto un botón, la blusa además de semi transparente, era traicionera y ese botón hacia toda la diferencia, con esto daba un panorama excelente de mis senos, y entonces vi la mirada de mi esposo totalmente excitado, así como las miradas de Alfredo y de sus amigos…..sentí un escalofrío y ese momento me gustó.

Nuevamente una luz de cordura me invadió y me di cuenta que estaba cayendo en un juego peligroso, y le pedí nuevamente a mi marido que nos fuéramos, quería intentar que no me gustara lo que estaba pasando y lo que estaba sintiendo mi cuerpo, porque algo raro estaba pasando. Mi marido pidió la cuenta, pero al llegar el mesero y al querer pagar, el mesero nos dice que no estaba funcionando la terminal bancaria y no pasaban las tarjetas de crédito. Mi esposo se molesta pero no hay nada que puedan hacer por él, por lo que la situación era por demás desagradable, y ahora que hacemos?? Me comento si no traía conmigo efectivo pero aun asi no alcanzaba la cantidad.

El mesero nos dice que puede uno de nosotros ir a un cajero, sacar dinero y pagar, no hay otra opción y mi marido nunca me dejaría ir sola a una cajero en la madrugada a sacar efectivo, por lo que con mucho coraje me pide que espere y mientras pida una bebida más, ya que no sabe donde encontrar un cajero seguro a esas horas, y prefiere que vea el espectáculo del lugar en lo que el llega.

La situación me preocupa, ya que si con mi marido enfrente, Alfredo mostró que no tiene límites, que va pasar ahora que mi marido tenga que salir por un tiempo ilimitado? Mi marido me da un beso y voltea y llama al mesero a quien le dice que no deje de servirme mas margaritas en lo que el llega y sin decir más, se retira, y yo me quedó con una sensación combinada entre caliente y asustada, creo que lo segundo más que lo primero.

En cuanto me quedo sola, Alfredo regresa y se sienta en la mesa

- Quien te invitó a sentarte? No me dijiste que no ibas a regresar? Yo cumplí, tu no
- Tienes razón, pero lo he hecho por una cuestión de principios
- Principios??
- Claro, una mujer como tu no puede estar sola, hay aquí muchas cabrones que pueden querer abusar de ti, así que estoy aquí para defender los intereses de tu marido, no por gusto sino por una obligación de caballero

No pude evitar volver a sonreír

- Ah si, y de ti quien me cuida?? Si eres el peor de todos
- Es un riesgo que debes de correr, o no Dianita?
- Eso si pero por favor vete, no es correcto que este aquí. Déjame por ahora si?.....finalmente estas frente a mi mesa y yo se defenderme sola!!
- Me voy pero ahora si con una última condición y ya no regreso
- Y cual es?
- Que vayas al baño y te quietes la tanga
- Estás loco
- Tu dices

Se levanta y me quedó sola, caliente y con ganas de que llegara mi marido. Me segui tomando mi Margarita y de reojo veía a Alfredo como seguía sonriendo con sus amigos. No sé porque pero me levanté al baño, en el baño pensé en quitarme la tanga, fui fuerte y no lo hice, pero a la salida nuevamente mi amigo estaba donde antes, pero ahora no hubo corajes ni dudas de parte mía, y en cuanto lo ví, le di la espalda y pasé dándole la espalda, solo que ahora justo cuando estaba en la posición ideal para que su verga rozara con mi culo, me detuvo con sus manos en mi cintura y me pregunto la hora, y así duramos algunos segundos, en lo que yo, trataba de ver la hora en mi reloj, dejando pasar segundos en esa posición, en tanto yo sacando las nalgas y él arrimándome su verga.

- Disculpe pero no alcanzo a ver la hora…….ahhh si….son las 4:15……

- Gracias Dianita……ahora…..regresa al baño y quítate la tanga……

Dudé un poco, y así repegados, voltee mi rostro a verle el suyo, como recriminándole su orden, y me zafe de el, para meterme de nueva cuenta al baño y sin saber como ni porque, me quité la tanga, y al mirarme al espejo, también noté, como mis tetas se veían hermosas, grandes y mis pezones evidenciaban mi calentura, por lo que totalmente desnuda por adentro, salí y ya no lo ví en el pasillo por lo que regresé a mi mesa y me decepcioné un poco al no ver a mi amigo en mi mesa como esperaba, sino en la mesa de sus amigos y me desconcerté, pues qué no se había sentado conmigo?? Por qué regresaba con sus amigos, y ahora que hacía??

Regrese a mi mesa, y ya tenía otra margarita lista, y para mi sorpresa, mi amigo ahora no me hacían caso, justo ahora que estaba hecha una puta sin ropa interior y habia hecho lo que me pedía y ahora cuando tenía avances conmigo, me dejaba así!, Sería capaz de dejar a su presa justo cuando ahora tenía una posibilidad de cazarla??

Pasaron unos diez minutos y yo estaba enojada pero ví que Alfredo se paro de la mesa y regresó a la mía, y en ese momento, el corazón se me vino encima

- Ahora será al revés Dianita…… si quieres que regrese a tu mesa tendrás que levantarte y comenzar a bailar para nosotros…..no tengas temor…..los señores que están conmigo no saben nada de ti y solo piensan que te estoy conquistando,………si no te paras y bailas… no regreso

Seguí desconcertada, pero yo no pensaba mucho…… había pedido una última margarita para esperar a mi marido y me sentí mareada y cachonda. La Margarita se acabo y pedi otra más. La música estaba estridente y muy cachonda por lo que deje pasar unos minutos y finalmente me levanté y empecé a mover el culo, me agachaba y ofrecía una excelente visión de mis tetas y de mi culo a quienes podrían verme.

Mi amigo se levanta de su silla y acercándose a mí, solo me dice: -Ven Dianita-. Me toma de la mano y me lleva a una oficina justo en el segundo piso del bar, al subir las escaleras me hace pasar primero y sé que al subir tiene una excelente visión de mis nalgas, no me importa y yo las muevo lo más que puedo. Estoy que ardo.

Llegamos a la oficina y me pide que me desnude y en esos momentos, ya no pienso y así lo hago…. no vuelvo a decir palabra.

Alfredo se saca su verga, y yo estoy fuera de mí. Yo ya conozco esa verga y me sentía muy excitada, y más por la situación que se creó esa noche.

Sin recibir invitación, me acerco a Alfredo y comienzo a mamársela con fuerza y él solo gime y me dice:

- No que por hoy, no tendría oportunidad contigo Dianita?. Pues aquí te tengo hecha una puta y lista para que te coja; quieres verga??
- Si
- Si que?
- Si quiero verga, cógeme por favor Alfredo¡¡

Al poco tiempo, Alfredo se sienta en un sillón, y lo que desea, es que yo haga todo el trabajo, no sé si sea por su jerarquía o poder o porque me quiere tratar como una golfa, y entonces el ahí sentado, me espera y yo me acerco y me pongo de frente a el con las piernas abiertas y comienzo a sentarme y a meterme lentamente su verga y cada centímetro me vuelve loca y mis ojos se ponen en blanco y mis labios son lambidos por mi propia lengua. Primero lo cabalgo de frente, siento su verga gruesa dentro y me excita bastante, me vuelve loca volverlo a sentir después de un prolongado tiempo, y muevo mis caderas lo más que puedo y él toma fuertemente mis tetas con cada una de sus manos. La sensación es deliciosa, a pesar de que su verga no es tan grande no importa porque el grosor compensa muy bien el tamaño, estoy demasiado caliente, un orgasmo tras otro, no se que me pasaba, me sentía mojadísima

- Ahhhh que rico, más¡¡ mas¡¡¡
- Así te quería tener Dianita, echa toda una putita!!
- Siiiii que rico, Alfredo…..no se que hubiera hecho si no me insistes………me hubiera sentido mal……..que bueno que no dejaste de buscarme……..que rico me estas dando¡¡
- Te gusta??
- Me encanta ¡¡¡ no puedo dejar de terminar¡¡

Con sus manos me toma de las caderas y me coge fuertemente; yo busco su boca y lo beso con pasión, su aliento sabe a hombre y a alcohol, no es un sabor particularmente agradable pero es perfecto para una situación morbosa y llena de infidelidad. Todo en él forma parte de un mismo paquete, su aliento, su físico, su boca, su verga son excitantemente desagradables, son de macho, nada fino, nada elegante en ese momento y después de estar bebiendo por horas!.

Al terminar grito sin pudor

- Mas¡¡, Mas¡¡ Así¡¡¡ Así¡¡¡ Eres un cabrón, que rico¡¡¡

Con una mano me jala el pelo y con la otra me da unas nalgadas durísimas. Este cabrón que apenas hace unos minutos me acosaba enfrente de mi esposo, y hace mas de tres semanas que no me cogía, ahora me da un placer extraordinario, me hace sentir humillada y sometida, ya que esa noche asi de caliente como estaba, podría haber escogido a cualquier cabrón del lugar si Alfredo no hubiera coincidido llegar a ese lugar, y justo ahora, es el que me está sometiendo y tratándome como una puta vulgar….lo que es el destino!!! Yo lo evitaba y el me evitaba y ahora, el alcohol nos hizo coincidir en el mismo lugar, hora y silla…..y gracias a mi esposo!!!!.

Mi pide que me levante y que cambie de posición, me indica que ahora me quiere coger de espaldas, él sigue sentado en su misma posición y yo soy la que debo de cambiar, mover el culo e insertarme su verga.

Lo obedezco, al salir su verga de mi cuerpo, la veo, gruesa pero muy erecta y muy mojada por mis jugos, no puedo resistir la tentación de metérmela a la boca

- Te la puedo mamar antes corazón? Quiero limpiarla con la lengua antes de que me la metas nuevamente

Lo digo en el tono mas cachondo que puedo tener. Que hombre podría negarse a tal petición?, él solo asienta con la cabeza, su triunfo es completo…..me tiene para el completita¡¡ y yo que le gritaba hace unas horas que esa noche, no iba a tener una vieja como yo¡

La mamo por rato y me encanta, mientras la tengo en la boca gimo, él sigue sentado y yo de rodillas, la mamo ahora más desesperada, y al poco tiempo me retira y me pide que me la meta otra vez.

Me incorporo y me pongo de espaldas, para insertarme nuevamente esa verga que ya anhelaba, y comienzo a mover mis nalgas. Se perfectamente que este cabrón quiere una mejor visión de mi culo y no soy quien para negarle ese deseo, por lo que se lo voy a cumplir. En ese momento, pienso en mi marido y me lleno de placer el solo imaginarme que me gustaría que me viera así, ahí, en ese lugar, con toda la verga de Alfredo adentro y gritando como loca. Me excito mas y ya no sé si es un solo orgasmo largo o se presentan uno tras otro, me considero muy caliente pero esto es demasiado

- Te gustan mis nalgas verdad Alfredo?? Agárreme el culo¡¡ es tuyo mi rey¡¡ Así me querías tener cabrón??
- Si Putita…..tienes unas nalgas hermosas y todos quieren cogerte ehhhh!!!.....ahhhh. que rica!!! – no se si el estar bebidos, nos hace hablar más vulgarmente pero además, ese lenguaje me está excitando ahora mas!!
- Ahhhh……a poco si???.......no me he dado cuenta de eso ehhh!!!.....pero Como le haces cabrón?? Me has puesto súper caliente¡¡ Ahhh¡¡¡ Y mas con mi esposo a mi lado!!! Como es que nunca te vió??

Lo intenso de la seducción previa hizo que la cogida no durara particularmente mucho, pero eso no importó estaba tan caliente que estuvo delicioso, el morbo de que mi esposo y mi amante se encontraran en el mismo lugar, y finalmente mi amigo Alfredo, me tuviera de nueva cuenta con el, por lo que esa situación me hizo terminar y gritar como una perra.

-Ahhhhh…..cabroonnnnn…..que rico me cogessss…..mmmhhhh…..dame toda tu lechitaaaaa……damelaaaaa………quiero salir toda llena de tiiiii….ahhhhhhhhhhhh – y explote enormemente al sentir como disparo enormes chooros de semen dentro de mi, y casi nos desmayamos del placer……asi estuvimos largo tiempo sin medir minutos…….solo abrimos los ojos y nos paramos, nos besamos y nos depsedimos.

Al terminar me vestí rápidamente:

-Me voy, no tarda en llegar mi marido

Me dirigí a la puerta y antes de salir

- Oye Dianita……tengo que confesarte algo
- Que pasa?
- Mi cliente es el dueño del lugar, y hoy no fui a trabajar porque me invito a estar en su Bar, por eso ando muy tomado Dianita…..si en algo te falte al respeto, perdóname…..pero estas tan buena que no puedo ser decente con tan semejante hembra!!!!......Por cierto……las tarjetas de crédito no tienen problema, pero no tenía otro remedio……tenia que alejar a tu esposo unos minutos…….…….tu me comprendes verdad?

Solo sonreí y alcance a decir

- Cabrón
- Otra cosa, me dijo mi cliente, que tus margaritas tenían una elemento “extra” que al parecer acelera el lívido, que conveniente no?

No sabía que decir, ni que hacer, al final solo salí corriendo y alcance a decir

- A ver qué día de estos, tu cliente, nos invita y me das otra de esas margaritas….

Y lo mire con esa cara de puta que pongo cuando me pongo así de caliente, la verdad me había encantado, me fascina sentirme deseada y que alguien llegue a esos niveles para tener mis nalgas. Eso , es algo que me prende.

Al salir, apenas me senté en mi silla, y llego mi marido. Pago y el Bar le dio un importante descuento…..le argumentaron que por el problema de la tarjeta y mi esposo se puso feliz!!!........nos paramos y nos fuimos de inmediato………no puedo negar que en el camino……le di tremenda mamada a mi esposo, hasta hacerlo venir en mi boca como nunca, en lo que le contaba lo que me paso en el bar, y en todo momento pensó que era parte del juego y fantasía……..sin saber que todo fue real!!!.....Por cierto…….mi tanguita, el cabron de Alfredo, se la regaló al cliente del lugar…..nunca le dijo que éramos conocidos!!!

(Continuará…)

Puntuacion: - Votos: 0

Leido: 296 veces